Ruleta
Publicado en Jul 06, 2009
Prev
Next
Image
Esta mañana decidí morirme. Llamé a mi hermano Juan para que fuera testigo. Lo elegí porque no existe en el mundo nadie en quien confíe más.

Nunca he entendido cómo es que lo quiero tanto, somos tan distintos.
A él le gusta hablar, yo prefiero los puños; a él le gustan los ángeles, yo siento más atracción por los demonios.

Lo cité a las 11:30 de la noche en mi casa, había preparado todo y cuando se lo platiqué, se rió, me dijo que nunca acabaría de madurar.
No sabe que ésta ha sido la decisión más madura y coherente que he tomado en mi vida.

Suena el timbre, debe ser Juan; son las 11:08 de la noche. Abro la puerta y después de saludarnos efusivamente me comenta sonriendo que está listo para verme partir de este mundo, que no puede esperar más.

Lo invito al desayunador de la casa y lo siento frente a mí; del cajón de los cuchillos saco la pistola que me vendió el Negro y la pongo en la mesa envuelta en un paño rojo.

Juan cambia la cara al ver el arma y se acomoda lentamente en su silla.

Saco el revólver, descubro el barril donde van las balas y meto una, hago girar la cámara con fuerza y, al azar, elijo un momento para cerrarla. No sé en dónde está la bala. Me siento en la mesa, justo frente a Juan y me pongo la boca del cañón en la sien. Él está blanco y con la boca abierta. No puede emitir un sólo ruido.

-Adiós- le digo y aprieto el gatillo.

Escucho el sonido metálico del percutor golpeando una recámara vacía de la pistola. Ahí no está la bala. Juan grita y eso lo hace reaccionar, me dice que no tengo porqué hacer estupideces y a media voz me pide que baje la pistola. Vuelvo a abrir el barril del arma, repito el giro y nuevamente no sé en dónde quedó el proyectil. Aprieto el gatillo y obtengo el mismo sonido, la bala se vuelve a esconder. Siento rabia porque ya fallé dos veces y las manos me empiezan a temblar. Vuelvo a apretar el gatillo, ahora sin girar el barril, y la bala sigue escondida. Juan está petrificado y me suplica que me detenga. Tiene los ojos llenos de lágrimas y desde aquí sentado, lo veo como cuando éramos niños y él quería evitar que peleara contra algún extraño.

Se me sale la frustración en un grito furioso y azoto la pistola en la mesa.
Finalmente se escucha la detonación que tanto esperaba, pero la bala equivoca el camino y se va a incrustar en el pecho de Juan. El impacto lo avienta hacia atrás y se golpea la cabeza con la estufa de la cocina.
Ahora soy yo el que no puede cerrar la boca, el que tiene lágrimas en los ojos, el que suplica que se detenga y que no haga estupideces.

Traté de arreglar su tumba como a él le hubiera gustado verla. Hice colocar un enorme ángel de piedra en su lápida que tiene un brazo extendido señalando hacia el oeste, hacia donde se duerme el sol.
Tardé un rato en darme cuenta que aquel ser alado apunta en dirección a mi casa.
Es como si Juan señalara, desde la tumba, a su asesino.
Página 1 / 1
Foto del autor Arturo Palavicini
Textos Publicados: 57
Miembro desde: Jul 06, 2009
35 Comentarios 2702 Lecturas Favorito 4 veces
Descripción

Palabras Clave: Bala Arma Asesino Suspenso Muerte Cuento hermanos

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos


Creditos: Fotografia Image Bank

Derechos de Autor: Texto: Arturo Palavicini


Comentarios (35)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 3 4 > 

Arturo Palavicini

Pilar:

Increíblemente tarde, pero te agradezco mucho tu comentario y el tiempo que le dedicaste a leerme.

He estado muy distanciado de Textale por asuntos familiares y estoy tratando de ponerme al día.

Felices fiestas para ti y tu familia.

Arturo Palavicini
Responder
December 29, 2009
 

Pilar Roy

Muchas veces no somos conscientes de las posibles consecuencias de nuestras acciones que pueden volverse contra nosotros. Me gustó mucho tu manera de explicarlo.

Un saludo!!
Responder
November 15, 2009
 

Arturo Palavicini

Doris:

Agradezco mucho tus palabras, admiro mucho tu trabajo y eso hace muy especial lo que me dices.

Te mando un fuerte abrazo desde México.

Arturo Palavicini
Responder
September 08, 2009
 

doris melo

Querido amigo no pense nunca que el arma se dispararia pero la paradoja de la vida es que a quien mas querias un ser inocente que no queria morir ni que se muriera su hermano fue muerto con la bala equivocada. Un final espectacular me parecia estar presente , eres en realidad un buen escritor que impacta y atrapa en los relatos. Saludos.
Responder
September 08, 2009
 

Arturo Palavicini

María Ester:

Te agradezco muchísimo tu comentario. Me llena de satisfacción que hayas disfrutado tanto este cuento.

Te mando un abrazo muy grande y la admiración es recíproca.

Arturo Palavicini
Responder
September 08, 2009
 

Mara Ester Rinaldi

Arturo: Cómo puedes resumir en tan pocas líneas, un relato fantástico, aterrador, inesperado.... Realmente estás entre los Grandes, amigo, mi admiración es total... me enmudeces...
Me lo llevo a Favoritos !!!
María Ester.
Responder
September 07, 2009
 

Arturo Palavicini

Sebastián:

Muchísimas gracias por pasar a leer este cuento. Qué bueno que te gustó, quiere decir que cumplió su cometido.

Un abrazo desde México.

Arturo Palavicini
Responder
August 29, 2009
 

Sebastian Rodriguez Cardenas

Dios!!!, fue como estar presente, sentir la angustia, el temblor, un momento para arrepentirse y después ya nada...simplemente espectacular, felicidades.
Responder
August 29, 2009
 

Arturo Palavicini

Gabriel:

Amigo, me dejas mudo. Gracias por tantos halagos, te juro que no sé qué más decir.

Te agradezco que sigas visitando mis escritos.

Un abrazo hermano.
Arturo Palavicini
Responder
August 29, 2009
 

Gabriel F. Degraaff

waw waw waw waw waw!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Arturo, te pasaste... estoy temblando, ya eres terrible...... un genio!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! nooo lo puedo creer, me erizaste la piel chabón!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! waw!!!!!!! ufff!!!!!!! el mejor o uno de por ahí.... terrible, fantástico... un abrazo
Responder
August 29, 2009
 
 1 2 3 4 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy