La mancha de café
Publicado en Dec 25, 2010
Prev
Next
La mancha de café.
 
 
 
A la una y cuarto en punto pisó el umbral de la puerta. De pronto por el pasillo corrió una voz que provenía de la boca abierta del segundo salón. Lo llamaban a rendir. Entró. Con mirada inquietante midió al tribunal y a los demás examinados. En su interior los nervios le jugaban una mala pasada.
La hoja del examen contenía preguntas inquietantes. El resto del papel padecía de amnesia temporal. Su mente estaba en blanco. Se relajó con un suspiro que intentaba ser de alivio. Los minutos herían sus ojos, cuando miraba el reloj.
A la hora exacta entregó su examen. Estaba tranquilo, como la tarde, abrazado a una ilusión, esperando un resultado.
La portera entró. Traía una bandeja con blancos pocillos y café. La depositó sobre la mesita. Sirvió una taza a cada docente y se retiró.
La mirada de la profesora sobrevoló por encima de los anteojos, divisando la silueta blanca que esperaba en el banco. Extendió el brazo y la cruel mano le jugó una mala pasada cuando tomó el recipiente. El movimiento en falso hizo planear unas gotas de negro presagio.
Con un grito, que sonó a desperdicio, vio como el líquido y la hoja se unían en la indiferente tabla del pupitre.
Otro derroche verbal acompañó a la mano, al intentar corregir la falta cuando la sumatoria de aciertos le anunciaba un complejo e inquietante resultado.
La rabia coqueteaba en su rostro. Revisó nuevamente, palmo a palmo, el examen y observó como la mancha de café escondía celosamente un veredicto.
Los minutos pasaban y la duda se instaló dentro y fuera del aula.
Un rayo de sol atenuó la palabra y el brillo de una decisión quedó colgado en el ambiente…
¿Qué hacer?.. Nunca había pasado algo así.
La directora, preocupada, entró al salón, comunicó que la reglamentación era clara, no daba lugar a dudas…
Un suspiro terminó con el problema mientras la bronca danzaba en su rostro.
La tarde se dormía entre un tropiezo que, al día siguiente, entraba en el recuerdo sin memoria y se hacía pasado.
 
 
 
Héctor Hugo Lattuada.
 
 
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor Hector Hugo Lattuada
Textos Publicados: 7
Miembro desde: Apr 12, 2009
1 Comentarios 579 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

La duda, la incertidumbre, la mezcla de emociones puestas en un esperanzador número, en una posibilidad de terminar con una situación incómoda...

Palabras Clave: Examen; Nervios; Bronca; Ilisión; Desilución.

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Personales



Comentarios (1)add comment
menos espacio | mas espacio

norma aristeguy

Muy buena, buenísima manera de reflejar la importancia del tiempo que perdemos en cosas que hoy son de vida o muerte y mañana , que ya es hoy, no existen más.
Son las jugarretas del tiempo que nos suele tender esas trampas.
Muy bueno tu trabajo y te cuento que encuentro parecido tu estilo a un buen amigo que también escribe en esta web.
Un saludo afectuoso.
Responder
February 20, 2011
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy