VIAJE AL ACANTILADO.
Publicado en Nov 09, 2009
Prev
Next
Image
              Le pareció extraño que la esquina de Los Álamos con Chijo se viera tan desierta a esa hora; era el tiempo de salida de colegios y oficinas, y por lo general siempre ha habido bastante gente en ese lugar. Todos se agrupan en un gran bloque, esperando capear el frío mientras esperan la locomoción que los llevará a sus casas.
 
              Alto Hospicio siempre ha sido una comuna fría, pero pareciera que este otoño había dejado paso al invierno si oponer resistencia. La neblina, a esa hora de la media tarde ya se dejaba ver y, poco a poco, el asfalto comenzaba a mostrar los primeros indicios de humedad. ¿Sería que por el frío la gente se fue antes?
 
              Se paró en el lugar de siempre y pensó en sacar su cámara fotográfica para revisar las fotografías que, había tomado en el taller de baile para personas con depresión. Hizo un movimiento rápido con su espalda y llevó la mochila a su pecho, sin embargo, no concretó la idea. No estaba dispuesto a correr el riesgo de que alguien viera en su máquina un objeto de deseo. Prefirió mantenerla guardada y esperar a estar sobre el bus para revisar las imágenes cómodamente sentado, a cambio, sacó el diario local y miró su titular: “Desaparece joven familia”, no le interesó. Fue a las páginas deportivas y casi en un acto de extremo masoquismo se dispuso a leer las opiniones sobre el descenso del equipo de fútbol a segunda división.
 
              Al cabo de un rato un hálito gélido que subía por entre el pantalón y sus piernas lo sacó de la lectura y antes de levantar la vista vio como una nubecilla gris pasaba lentamente entre sus ojos y la hoja del diario. Levantó la vista y con sorpresa se dio cuenta que la neblina lo cubría todo. Era espesa, muy gris y húmeda. No podía distinguir la esquina y mucho menos vislumbrar la venida del bus. Pensó en una catástrofe avisada con anterioridad de la cual no estuviese informado, pensó  en los efectos de los cambios climáticos, pensó en que esa situación lo estaba intranquilizando. Doblo nuevamente el diario, lo puso bajo el brazo, subió el cierre de su campera y con las manos ya en sus bolsillos, se dispuso a esperar. Fumó.
 
              Habían pasado escasos y eternos 10 minutos cuando, comenzó a sentir el motor de un bus que se acercaba; vio la hora y se dio cuenta que no correspondería al bus que realmente le servía, pero aún así estaba dispuesto a tomarlo y evitar seguir en medio de la nada. El sonido se acercaba pero no podía distinguir luces, todo seguía gris y húmedo y el sonido parecía estar sobre él. Fue en un instante, casi en un pestañar que vio el bus parado frente a sí, abrió la puerta y sin pensarlo dos veces se subió. Mientras con la mano izquierda se aferraba al pasamanos para no caer, con la derecha buscaba en el fondo de su bolsillo, el dinero para cancelar su pasaje. El bus estaba lleno, tal cual un día normal, sólo al final había un asiento desocupado, junto a la ventana.
 
              El bullicio en su interior parecía no distraerlo, tranquilamente dio una mirada al gentío y se detuvo en el parabrisas. Marcado con tiza en el costado derecho se podía leer claramente: 3B, era su bus. Le pareció raro por la hora en que lo abordó, confundido miró su reloj para comprobar la hora de su parada y se dio cuenta que marcaba la misma hora de hace un rato, extrañamente había dejado de funcionar; eso lo explicaba todo. Seguramente había abordado el bus más tarde, por eso no había gente en la parada. Tomó su mochila y sacó su cámara fotográfica.
 
              La fauna variopinta al interior de bus lo motivo para hacer unas fotografías, después de todo, estando ahí en el fondo tenía una linda panorámica del interior, más aún con el bus rodeado por la densa y húmeda neblina que empañaba los vidrios dando un efecto de mosaico. Fotografió al niño desmechado que lo mirada desconfiado contra el respaldar, también hizo una foto del pasillo, con la hilera de maletines y mochilas de los estudiantes a un costado, tomó otra de lsa caras reflejadas en la humedad de los vidrios, una general y otra de una adolescente con cara de niña que le recordó al personaje de Novokov, “Lolita”. Finalmente se acomodó en su asiento y comenzó a revisar las fotografías del taller de baile para personas con depresión. Lentamente fue pasando una a una las fotografías, borró algunas y anotó el número de las mejores para enviarlas como testimonio del trabajo realizado, finalmente la última y abrió la nueva carpeta para ver las fotos del bus.
 
              Sintió que su columna se helaba y un pequeño temblor se apoderó de su cuerpo, levantó la cabeza, miró la gente en el bus, pasó a la foto siguiente, y a la otra. Tembloroso tomó otra fotografía general del interior del bus y la revisó de inmediato: no había nadie en la imagen, el bus se veía vacío salvo por el chofer. Agrandó la imagen y en el espejo retrovisor se veía la cara sonriente del chofer que lo miraba fijo con ojos brillantes; en el horizonte un acantilado que cada vez se hacia mas cercano.
 
              Comenzó a caminar hacia el chofer, sentía sus piernas de papel.  La sonrisa del conductor se transformó rápidamente en una risotada sonora y espeluznante, el terror casi le impedía caminar, finalmente al lado del chofer  intentó hablarle a pesar de las carcajadas que se hacían estruendosas, ahora todos se reían en un coro infernal; todos menos el niño desmechado que lo seguía mirando.  Lleno de pánico tomo al chofer por el hombro y levantó del asiento… sólo alcanzó a preguntar ¿Qué broma es esta? ¿Qué pasa?, antes de que el índice huesudo de la mano derecha del conductor le mostrara como el acantilado se metía bajo las ruedas del bus.
 
              Alto Hospicio es siempre una comuna muy fría y en la esquina de Los Alamos con Chijo, hay un joven que espera locomoción mientras lee el diario local: “Joven profesional desaparecido”.
             
 
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor Glen E Lizardi F.
Textos Publicados: 6
Miembro desde: Aug 07, 2009
1 Comentarios 308 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

uN VIAJE BREVE SIN RETORNO.

Palabras Clave: TERROR MISTERIO

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Terror & Misterio



Comentarios (1)add comment
menos espacio | mas espacio

Miriam

GLENBUENISIMA HISTORIA,MANTIENE LA ATENCION HASTA EL ULTIMO INSTANTE,LLENANDO DE SUSPENSO A QUIEN LO LEE,ME ENCANTO LEERTE,NO HABIA TENIDO EL PLACER DE HACERLO ANTES,ME ALEGRA HABERTE ENCONTRADO,CARIÑOS Y ESTRELLAS
Responder
November 10, 2010
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy