***Solo amigos... ***
Publicado en Oct 04, 2020
Prev
Next
Image
“La amistad es un amor como todos los demás”.
                                          Juan C. Reyes  (mi profesor).
                                        
Éramos solo amigos;  lo confieso absolutamente.
Nuestra amistad se remonta a nuestros días de infancia, desde el día que, con mi familia, llegamos para vivir en el barrio, justo al lado de su casa. Tenía él tres años más de edad que mí y ya, entonces, era un atractivo jovencito de doce muy atractivo para todas las muchachas de la vecindad; yo me incluí.
Caucásico, de hermosos y verdes ojos de mirar cariñoso; siempre despeinado y eternamente sonriente; inquietamente locuaz y dueño de una voz grave que al oírle por primera vez intimidaba, pero al continuar oyéndole, subyugaba.
Todos quienes le conocían terminaban queriéndole por su grata personalidad; sin embargo, para las chicas de su edad tenía un ingrato defecto: Era demasiado mujeriego y, prácticamente, no había una en el femenino círculo de amistades que no hubiese tenido una aventura amorosa con él… Excepto yo, que aprendí, precisamente de sus particularidades,  a ser solo su amiga… y la  mejor: Conseguimos respetarnos en nuestras inquietudes, a compartir lo material y lo secreto, a consolarnos, a comer de un  mismo plato y a reír sin dudarlo de las mismas estupideces que se nos presentaren.
Hemos sido como verdaderos hermanos y considero francamente que nuestra relación ha sido muy hermosa; por lo demás, yo he tenido bien asumido que el interés sensual que alguna tuve por él, se transformó, en definitiva, en un auténtico y puro sentimiento fraterno.
Lo único que siempre diferenciamos entre ambos, fueron nuestras vidas amorosas.
El día de la velada de fiesta de mi matrimonio, cuando para mí el festejo había llegado a su fin, incluso me había ya cambiado el vestido de novia por uno formal y me disponía,  junto con mi esposo, a abordar el auto y partir a nuestra luna de miel, pero apareció intempestivamente mi impredecible y querido amigo, me arrastró con sumo cariño hasta uno de los balcones de la sala, donde quedamos solos, lejos de la muchedumbre y del festivo ruido, y entre unos sermones sobre su gigante deseo para mi felicidad y unos emotivos abrazos, me confesó que él jamás iba a tener la dicha de experimentar lo que yo gozaba en ese instante como  increíble tesoro; y le pregunté extrañada por qué me decía eso.  Me respondió cabizbajo:
      -Porque jamás seré capaz de dejar de amar a todas las mujeres que tenga a mi lado,  y al unirme con una sola de ellas en sagrado matrimonio, terminaré haciéndole un infame daño, ya que le sería constantemente infiel… Sería un maldito canalla.
Dicho eso, tomó resuelta y sutilmente mi barbilla con su mano y me besó en los labios suave, larga, e increíblemente.
Luego, sin decir adiós, abandonó el lugar con su magia acostumbrada y yo quedé ahí sola, anonadada y estática, como  petrificada.
Hoy día hemos continuado siendo amigos como siempre… Y ya han pasado treinta años desde que nos conocimos.   
 
Página 1 / 1
Foto del autor juan carlos reyes cruz
Textos Publicados: 96
Miembro desde: Oct 12, 2019
5 Comentarios 221 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Una fantasa de mis letras

Palabras Clave: amigos

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Pensamientos



Comentarios (5)add comment
menos espacio | mas espacio

Magnolia Stella Correa Martinez

Pues no es mi tipo ideal... yo creo de no lo es para ninguna mujer...
Gracias Maria Jose.
Responder
October 06, 2020
 

Mara Jos Ladrn de Guevara

Debo entender que la amistad mujer/hombre, para ti, no puede existir.
Saludos, Magnolia.
Responder
October 07, 2020

Gustavo Adolfo Vaca Narvaja

Pobres almas a aquellos a los que les han arrancado todo hasta la capacidad de sentir” Berger

Un ensayo interesante y un tema que se manifiesta muchas veces en la vida de todos. La diferencia entre amistad y amor entre un hombre y una mujer que crecen desde su adolescencia, comparten secretos, emociones, temores o conquistas en forma casi diaria, es un paso o un escalón que lleva un sinnúmero de situaciones en donde generalmente debe ser uno de los dos, quien en algún momento, tome distancia con sus validas excusas que son en definitiva, parte de su propia defensa y renunciamiento inconsciente. El preciso momento en que toma el compromiso que marca el fin, aparece abruptamente la duda. Los vínculos de tipo afectivo que naturalmente llevan estas situaciones producen en el tiempo un reconocimiento que siempre hubo entre los protagonistas una relación secreta y cercana, pero con renunciamientos implícitos que puede llamarse respeto o temor. El final de toda esta historia –la caricia y el beso-justamente es el sello de esa ruptura, con una confesión sin palabras del real sentimiento que hubo y que se reconoció finalmente y en forma tardía en la sorpresa que debe haber sido dolorosa. Décadas después esa amistad regresa convertida en algo más maduro y responsable; pero siempre habrá un vínculo más allá de la amistad. Los vínculos dados en esa amistad de cercanía tan estrecha siempre son estresantes en su final, donde las dudas establecen una angustiosa relación entre pasado y presente y donde los sentimientos dormidos acuden a cubrir esos vacíos como si el vivir, fuese el único destino que cubre la tierra donde una negación dejo de habitar esa relación. La razón y la mesura se impusieron a la indecisión, y era predecible tal vez el final y tal vez correcto y sano.
Felicitaciones María José

Responder
October 06, 2020
 

Mara Jos Ladrn de Guevara

Si entre la gente del mundo existiera permanentemente esa nítida forma de entender cada punto de todo y cada sentimiento del otro, como tú lo demuestras en éste maravilloso comentario, nos acercaríamos lo adecuado para vivir satisfechos y en paz todos.
Un abrazo, amigo.
Responder
October 06, 2020

FLORIMAR DAVILA - TALEPCIO

Una fantástica historia a la que ya nos tienes atrapados como lectores, me he quedado pensando en que quisás el amigo había estado enamorado de tu yo(lietarl) y nunca quiso estropear esa amistad que habían creado.
Responder
October 05, 2020
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy