BOCAS CALLADAS
Publicado en Jul 27, 2015
Prev
Next
BOCAS CALLADAS
(cuento)

Su mentirosa voz se hizo verdad, tal como sucede con las voces que encarnan el poder. Mientras su codicia escondía, a mayor profundidad, el progreso de la gente. Solo sus arcas recibían el resultado de las medidas de austeridad implementadas por su gobierno.
La angustia en la cara del pueblo cual un vil estampado, amenazaba hacerse una en consustancial mezcolanza con su faz. En sus gestos se advertían vestigios del paso de miedo que le dispensaban, en grandes dosis, los esbirros del sistema: con sus asesinatos, con sus apresamientos y torturas; o con sus infamias y burlas.
La gente, en las calles, caminaba cabizbaja. Temían hablar y equivocarse ante una de esas "paredes" ;cuyo rol social era tan solo tener oídos. No valla a ser que una interpretación interesada de sus palabras, los llevara a dar con sus huesos a la cárcel. O aun peor, a morir en vida en una sociedad atada por las narices en una loca danza social, que parecía no tener fin.
En esas y otras cosas pensaba don julio aquella mañana cuando la policía se llevó al mello. Aquel muchacho callado, delgado, decidido e inteligente que vivía en su casa desde la muerte de Eugenio o geño, su mejor amigo y compadre, en una prisión en extrañas circunstancias .Un joven tan valiente que tuvo la osadía de ser diferente.
Don julio, a pesar del amor que sentía por él ,no tuvo el valor suficiente para enfrentarlos. La costumbre de obedecer sin chistar, le susurraba al oído la palabra cuidado.
No era su hijo. pero como si lo fuera. Su papá, antes de morir le encomendó cuidarlo y guiarlo por el buen camino y el pensó que era de justicia decirle lo sucedido con su padre; le enseñó a creer que la verdad flotaba luego de un tiempo. Como los muertos en la profundidad de las aguas. Le enseñó a luchar por la libertad, creyendo que le estaba haciendo un gran favor. Por eso, aquella mañana, sintió una leve culpabilidad al verlo esposado en la parte trasera de aquella mazmorra móvil que usa la policía.
La noticia se regó con prontitud, aun con la boca cerrada, la gente comentada a través de su mirada:
-¡Ese muchacho no es delincuente! (Si es que, aun, pertenecer a un partido político no es un crimen) -comentaban todos, sin emitir sonidos a través de sus labios.
-¡Lo tienen preso por su ideología, es un preso de conciencia!. -Gritó alguien en el parque. Nadie lo escuchó pues, su voz estaba proscrita y se ahogaba en el silencio de su propia prudencia.
La suerte corrida por el mello visitaría, a intervalos,le tocó a cada uno de los directivos de: El Club Libertad, cuyo solo nombre había molestado bastante, al comandante del cuartel local.
La gente dejó de saludar a la familia de todos aquellos jóvenes revolucionarios. temían ser asociados con ellos. Se sabe de gente que recibió amenazas tan solo por regalarle una sonrisa a la niña del mello; tan graciosa y simpática,con su carita redonda y sus risitos; con su hoyuelos en las mejillas, inocente y tierna. Llegaron al colmo de negarle la atención medica, en una ocasión en que le subió calentura.
También tuvieron que sacar a los mayorcitos de la escuela pues hasta los mismos profesores los hostigaban durante las clases y en el recreo los alumnos sobrepasaban la natural crueldad de los niños cuando se trataba de ellos. Jamas fueron invitados a un cumpleañito del barrio. Su abuela fue despedida del empleo; don julio, de repente, y después de mucho tiempo cobrandola sin disturbios, comenzó a confrontar problemas con su pensión.
Un día, temprano en la mañana, se escuchó algo de ruido en dirección a la casa de don Julio Villanueva
Jamás se sabría de ellos. solo que el viejo julio cargó con sus motetes, hacia un destino desconocido. Llevándose al resto de la familia, e igual hicieron otros de los que estaban en ascuas con el gobierno.
Yo me he quedado aquí, en las calles , con la boca cerrada. Pero, gritándole al pueblo para refrescarles la memoria de aquellos días cuando en sus facebook siempre pedían otro Trujillo. Hoy ya no tenemos Internet, esta prohibido, al igual que una serie de modernidades que tuvimos hasta que se instaló éste dictador.
Estamos en el 2030. Y ahora, más que nunca, se hace necesario que este zatrapa tambien termine aquella villa en san cristobal en donde una doncella, tal vez, servirá de carnada. mientras algunos de nosotros, esperaremos en la avenida, en la oscuridad y con las bocas calladas...Mas, no las manos...ni los gatillos.
Autor Marino Santana
(Todos los derechos reservados)
 
Página 1 / 1
Foto del autor MARINO SANTANA ROSARIO
Textos Publicados: 183
Miembro desde: Nov 10, 2010
2 Comentarios 442 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

RELATOS

Palabras Clave: CALLADA BOCA

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos


Creditos: MARINO SANTANA

Derechos de Autor: MARINO SANTANA

Enlace: elrenegado@hotmail.com


Comentarios (2)add comment
menos espacio | mas espacio

Mara Vallejo D.-

Hola Marino
Se ve venir . . .
Tremenda historia, amigo mío y la has plasmado perfectamente, las imágenes a bordo, llevan una realidad que se extiende hasta el final. . .
Grato leer tus textos.
Abrazos
María
Responder
July 28, 2015
 

MARINO SANTANA ROSARIO

¡Muchas gracias, amiga mía...!

Fuerte abrazo
Marino
Responder
August 12, 2015

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy