Carta a mi amado indolente (Sueo trgico)
Publicado en Oct 02, 2013
Prev
Next
Corrí lo mas rápido posible, necesitaba aislarme de todos, aquel sitio perseguía la demencia de una manera tan desesperada y agobiadora.
No había mucho por decir, lo e vivido en carne propia, a lo lejos, en la nada, existe una gran mansión llena de criaturas horribles, es despreciable lo que le han hecho a aquellas criaturas, es algo inexplicable.
La dueña es una joven hermosa, con un cuerpo realmente estructural, cabello rubio, ojos encantadores y una sonrisa hermosa, en cuanto camine por ese sitio me sentí confundida, un aura llena de tristeza rodeaba el sitio, me acerque un poco.
En la entrada estaba ella, sentada en un escalón, parecía estar tan triste y molesta consigo misma; salude sin esmero y en afán de respuesta obtuve una sonrisa, una invitación a pasar.
Camine lentamente tras atravesar la entrada, mis ojos se deslumbraron con tanta belleza. Era la mansión más hermosa que había visto en mi vida. La estructura era totalmente blanca, Las plantas eran verdes, ninguna parecía florecer, en el centro del segundo piso se hallaba una piscina, aun mas azul que propio cielo.
Tras ganarme la confianza de aquella hermosa joven, me obsequio una pequeña criatura, simulaba la silueta de un hada, un hada  realmente asombrosa, me explico de que manera podía “utilizarla” allí. . . en dicho momento te vi.. Parecías estar lleno de vida, entraste a la mansión, besaste a la chica; ella, poso la perla en tus manos y una criatura hizo su aparición.
No comprendí lo que sucedía, pedí permiso para ir al tocador. . Erre de puerta, de piso.. y entre a un oscuro sitio, era tan siniestro, las paredes estaban sucias y decoloradas, en la parte de abajo había pequeñas puertas y detrás de ellas monstruos sumergidos en agua.
Al mirar que uno cruzaba la puerta por una ranura pequeña, corrí lo más rápido posible, no pude verlo claramente, la piel era lisa y negra, parecía una babosa enorme.
Al llegar a la superficie, una mujer susurro algunas palabras “dile a la señorita que ya pueden comer en el” mi confusión me hizo retroceder para preguntar el sitio, pero esta no repitió lo que había mencionado, en cambio me obsequio un postre dulce y con una sonrisa malévola grito es hora de que te marches de aquí, es hora de que abandones esta vida”
Camine hacia la piscina, continuabas allí junto a ella, aparentaban una disputa por ver que criatura era mejor que la otra, en un abrir y serrar de ojos un silbido escapo de sus labios; aquella horrible criatura con forma de babosa se presento a un costado de ella, ya no era una babosa, si no un pequeño cachorro de perro.
Mi confusión se hizo notoria ante ella ya que un grito escapo de mis labios y ella simplemente explico, que hace algún tiempo descubrió la manera de transformar seres vivos en seres magníficos y tras sumergirlos en aquellas aguas pestilentes después de cierto tiempo los transforma en esto.. Seres de batalla.
Ahora comprendía el aura oscura que rodeaba aquel sitio, aquella hermosa chica en realidad era un demonio, un hermoso demonio lleno de tristeza, soledad y demencia. Tu, simulabas la actitud de ella y aquella pobre criatura, penetro mi alma con tan solo una mirada.
“Márchate ahora. . . No esperes a que ella te consuma completamente”
Baje las escaleras lo más rápido posible, pero ella me alcanzo, -te marchas sin despedirte?, -cruzo los brazos, mirando con gran tristeza- Mis labios se secaron por completo sin soltar palabra alguna.
-Aun no lo comprendes, cierto?. . . Tu.. Tu eres yo.. Somos una misma, esto que miras, solo es una ilusión, algo que realmente deseas poseer y el.. El es lo único que destruiré por tu bienestar.
Aterrada corrí lo más rápido posible, llegue a un pequeño pueblo en el cual encontré a mi mejor amiga, me estrecho y desapareció. Confundida continúe mi camino. –Soy un demonio, -Me dije a  mi misma-
Solo causo daños a otros seres vivos, llenándome de dolor y soledad.
Al llegar a una parada de autobuses, te vi nuevamente, esta vez era distinto, me culpe de haberte hecho eso que ahora eras, te pedí que te alejaras de mi y con brutalidad soltaste una bofetada en una de mis mejillas, el golpe no dolió. . . Lo que dolía era saber que eras tu, quien lo había hecho.
Me solté en llanto. –Lo hechas a perder, ahora debo terminar contigo o tu parte oscura terminara conmigo.. –No lo hagas! Por favor, yo te amo!!..
Tus oídos se hicieron sordos y comenzaste a golpear mi cuerpo con afán de destruirlo. Este era mi más triste adiós. –La manera perfecta de concluir tu existencia es mis manos, amada mía.. –Presionabas mi cuello fuertemente- .
Una idea atravesó mi mente; no eras tú del todo, eras manipulado por mi otro yo.. no debía morir así, no aun.. Después de todo, soy la parte que un te ama. Reuní fuerzas desde lo más profundo de mi ser y me levante, dándote un fuerte empujón, corrí hacia la parada de autobuses pero esta vez, no estaría sola.. Grite!!.. Grite lo más fuerte que pude y desesperadamente golpee tu cuerpo como si fuese el de un desconocido.
Las personas del autobús miraban asustados, un par de jóvenes te sostuvieron mi entras yo corría sin mirar atrás, subí al autobús.. Una vez que subí, un estruendo horrible se escucho atrás de mi...
Sin embargo no me detuve a mirar. . . Sentía temor, Temía ver tu cuerpo tendido ante mí, sin vida..
Me llene de tristeza. . . Las lagrimas humedecían mis mejillas; El único ser al que había amado, intento concluir mi existencia.. y mi parte oscura había logrado demostrar el grado de maldad que hasta la fecha poseía, lo cual me parecía tenebroso. Cerré los ojos con gran tristeza y espere a que el autobús me alejara de aquello que posiblemente seria mi destino.
Página 1 / 1
Foto del autor Luz Areli Ramirez Chavez
Textos Publicados: 26
Miembro desde: Mar 01, 2013
0 Comentarios 407 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Nuestros mas grandes temores, son aquellos que ocultamos en la oscuridad a pesar de que estos se encuentren ante la luz del da.

Palabras Clave: Tragedia

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Personales



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy