• Cristofer G
antic
(diciembre 1989)

twitter: @anticristofer
-
  • País: Ecuador
 
 Delante de mis sueños, años atrásEstabas al frente mío y aun así asomadaEn castaños risos, me ocultas:La delicadeza de un día que se rompe. Y pienso, que al guardarte quedaría:Un poco del atardecer, del siguiente esfuerzo,De lo que explote de tu sonreír. Y me dio igual al saber que lo compartías, Hice de eso silencio, unas alas tras de míQue miraban alejarme. Y con ese camino tan adversoLa noche se tornó de búsquedas,De pronto al cómplice encajeDe mi irregular deseo,No me dieron más que indiferenciasCon los abrazos,Y de entre esas un cumplido. Ya sin lo incierto voy conmigo mismo,Lo que me daba igualDonde habitaba tu gentileza Se torna como el papel que no duró mucho. Pero casi al frente tuyo, Tú y esas alasVieron alejarmePero sentí que las arrancabas Que a su lívida encontraste abrigo No solo me invitaste,A lo cálido de los nuevos sentires,De lo que se puede dejar atrás,Lo que no estuvo guardado:No hay atardece como antes, Hay mucho por esforzarse Compartir es volver a empezar.Caminando entre su fragilidad,En este mundo por seguir,Vas con esas alas arrancadasJunto a mí para no estrellarnos.
Años Atras
Autor: Cristofer G  525 Lecturas
Piano oscuro ¿a quién atisbas con tu sordera que me oye, con tu madurez que me asorda? Cesar Vallejo   Juntos emergemos de la arena, Hacia el cemento de silencio, Dejaron su paseo Quienes de entre arena fría y luces, Nos contemplan.     Entre nubarrones, nuestras sombras se mantienen quietas Hay un silencio muerto, sigue de un matiz en picado Vuelve a morir, al movimiento de los cristales Que retratan la oscuridad.     Mas estos pasos no van a ninguna parte, Se oyen, Y solo traen atardeceres de ayer, Ideas que se tornan en caos, Unas horas más de esta noche, Se juntan las armonías     Sabemos de la imperante quietud, Entre la arena y el vacío, Bruma que va hacia lo lejos, Solo encuentra el amanecer, No hay huellas oscuras, Lo cristalino es más silencio   Juntos, Con el brisar de dios; En la morada: con el sol en despedida, Se oye un renacer.
¡Crusoe! Esta noche, cerca de tu Isla, el cielo que se aproxima loará al mar, y el silencio multiplicará la exclamación de los astros solitarios. Saint-John Persé   Se inclina la tipografía Ala de sombras, puerta entrecerrada, Un punto que reposa, una luz que se lee, Que vigila las  salidas, las llegadas, Nos invita a quedarnos; Después de leída, se pasa a otra luz contenida en cerraduras, alegría cercada, Está la voz, el fervor de la gente, No hay una escapatoria solo es una salida entre los destellos Afuera el cielo y sus nubes, No te cierran el camino, Son reflejos que gritan  el seguir de esta ciudad, Solo esperan la noche... __________________________________________________________ ¿Hacia dónde se va cerrando la arquitectura ahora?, Guardiana del lujo, afuera donde se ha excedido la soledad, Ha perdido la orden de vigilar; Es el mismo camino de los rayos de luz de la sombra después. Se calla el reflejo, no devuelve andares, Llega la noche, Nadie mira la pared que palidece, Ha perdido sus sombras, Nadie mira la tipografía.   --------- Azul por toda vista, El sol surca.   Las líneas que intentan llegar a la orilla Una manta que se evapora en la arena.   Líneas en que ahora nadie pone tesituras No ven su llegada, su flotar es tan perdido.   Juraba en ellas escuchar: la espuma hacerse nada, Nácares y piedras todas acomodándose en el fondo, Peces que se retuercen entre cada bocanada, La primera sinfonía.   ¿Y ahora cuáles voces pasajeras, No han formado cada grito de los pasos Qué saltan al vapor, descansan en la nada Abrazan las huellas, duermen en la blancura? Protegidas de arquitectura.   Líneas que viven una vez Entre descansos, llegan entre recuerdos, A lo largo cada andar nos regocija, Hacen cada sinfonía.
Salida del vacío
Autor: Cristofer G  431 Lecturas
del libro: Ángeles SodomizadOs [Grilla de Éxodo]Para hablar de la muerte me levanto temprano,como un sordomudo al que estorba el silencio.Jorge Enrique Adoum-J-Habrá que reinventar el canto en las cimientes de las calaveras y los balazosUn ángel remó mar abierto,llegó a mí.Hicimos el amor, el nos deshizo.El amparo del titanio lunar que sobrevive en los muellesdetuvo lo complexo de la armonía.El criador enmudeció, crujían sus uñas.El hambre desapareció de la tierra.Las églogas acamparon en el infierno. -L-Ningún poema tiene final,porque todos mueren antes de tiempo:la herida sigue hirviendo y supurandoel agua porosa y estrelladaque recoge la historiografía de la moral sobreél.El saxofón rellenando mis pulmonesde la respiración abatida del testigoque un día morirá en la excusa del progreso.Así que para que todo siga en la jaula[muerto y crasamente suave como este poema]como un racimo de uvas secas en las manos del juramento circulartuvimos que descubrir el ímpetu en los ojos del álgebradentro del cero que es la potencia del sexopuesto que lo negro no existe, hay que retornar a lo negro.Esto será un minero rasguñando mi sufrimientotraspapelados mis dedos en el repudio:hágase la mujer[artificio innecesario, reencarnación, paloma muerta].Luis Franco González 1988, Santa Rosa, Salinas, Santa Elena, poeta y promotor cultural, ha publicado los poemarios Sueños Inconstantes (2010) y Ángeles Sodomizados (2012).Organizador de las ediciones de los festivales Marejada y Sumpa Vive I y II, entre otros eventos culturales que se acercan en este 2013, como la tercera edición del festival latinoamericano Sumpa Vive. y la I Feria de Editoriales Cartoneras Latinoamericanas.
—Por qué con tus encantamientos infernales, me has arrancado a la tranquilidad de mi primera vida... El sol y la luna brillaban para mí sin artificio; me despertaba entre apacibles pensamientos, y al amanecer plegaba mis hojas para hacer mis oraciones. No veía nada de malo, pues mo tenía ojos; no escuchaba nada de malo, pues no tenía oídos; ¡pero me vengaré!
del libro: Esmog 100 grageas para morir de pie, por Huilo Ruales Hualca.     Piazza Dante. 24h30. Estaba durmiendo de pie apoyado a un poste, cuando una enana vestida de luces y pieles subida en un dóberman negro se acercó a ofrecerme sus servicios. Hola precioso ¿no te apetece una chupadita? Yo cerré los ojos para cambiar de sueño, pero la enana de mierda no era un sueño. Se bajo del perro y se acercó moviéndose como palmera bonsái sometida a un viento cadencioso. Soy experta en la materia, tesoro, dijo enrollando su piel de marta a su cuello y encendiendo un cigarrillo con una larga boquilla de nácar. Me levante las solapas, hundí mi cabeza y cerré con mas fuerza los ojos bien apoyados al poste. Hasta me imaginé que yo era el personaje desolador del oleo titulado Calle 14, de Camilo Egas. Soy inventora de la mitad de las felaciones conocidas y, además, soy inventora de otra mitad que todavía es inédita o, mejor dicho, que es mi servicio exclusivo, qué dices miamor. Yo no dije nada y seguí intentado cambiar de sueño. Pero la mano menuda de la enana empezó a hurgarme debajo del abrigo desde las rodillas hacia arriba. Gimiendo como gata, la enana siguió con su perorata y su manoseo. Tienes cara de no saber nada de lactancia penística, miamor. Nojodas, gruñí, retirando su mano con la rodilla y cerrando los ojos como puños. Ay, niño, no seas así, yo no caigo del cielo todos los días. Mira que no se trata de simples chupadas, yo te ofrezco por lo menos de tres clases que a su vez se subdividen en tres clases que a su vez se subdividen hasta el infinito: la labial sin lengua ni dentadura, en espiral, periférica o de arriba hacia abajo o mixta, la lingüística sin o con labios y sin o con dientes, la salival con o sin labios y con mucha lengua, mira esta lengua, lo que me falta de talla me sobra en lengua, míramela dormilón ¿conoces la chupada de la mosca?, no, no conoces nada, tontito.Y la mano menuda de la enana subiendo la bragueta y abriéndola y encontrando lo que buscaba. Ay, miniño esto es un hierro candente, déjame aplacarlo y bluf, izada en sus tacones plateados, se lo metió en la boca. Los autos pasaban aplastando a fondo sus cláxones. Sin embargo el doberman hecho un ovillo dormía a un paso de su ama la Enana Emperadora del Amor Oral. Inventora de un sinfín de cosas, como pude comprobarlo cuando se mudo a mi casa.
Roma y la reina oral
Autor: Cristofer G  566 Lecturas
Mi padre no accedió a comprarme un muñeco de Bart Simpson. Y eso que mi madre sí quería, pero mi padre no cedió y dijo que soy un caprichoso.–¿Por qué se lo vamos a tener que comprar, eh? –le dijo a mi madre– . No tiene más que abrir la boca y tú ya te pones firme a sus órdenes.Mi padre añadió que no tengo ningún respeto por el dinero, que si no aprendo a tenérselo ahora que soy pequeño, ¿cuándo voy a hacerlo? Los niños a los que les compran sin más muñecos de Bart Simpson se convierten en mayores en unos maleantes que roban en las tiendas porque se han acostumbrado a conseguir todo lo que se les antoja de la forma más fácil. Así es que en vez de un muñeco de Bart Simpson me compró un cerdito feísimo de cerámica con una ranura en el lomo, y ahora sí que me voy a criar siendo una persona de bien, ahora ya no me voy a convertir en un maleante. Lo que tengo que hacer a partir de hoy, todas las mañanas, es tomarme una taza de cacao, aunque lo odio. El cacao con nata es un shekel; sin nata, medio shekel, pero si después de tomármelo voy directamente a vomitar, entonces no me dan nada.Las monedas se las voy echando al cerdito por el lomo, de manera que si lo sacudo hace ruido. Cuando en el cerdito haya tantas monedas que al sacudirlo no se oiga nada, entonces me regalarán un muñeco de Bart Simpson en patineta. Porque como dice mi padre, eso sí que es educar.El caso es que el cerdito es muy lindo, tiene el hocico frío cuando uno se lo toca y, además, sonríe al meterle el shekel por el lomo, lo mismo que cuando sólo se le echa medio shekel, aunque lo mejor es que también sonríe cuando no se le echa nada. Además le he buscado un nombre, le he puesto Pesajson, como el hombre que tuvo nuestro buzón antes que nosotros, un buzón del que mi padre no consiguió arrancar la etiqueta. Pesajson no es como mis otros juguetes, es mucho más tranquilo, sin luces ni resortes, y sin pilas que le derramen su líquido por la cara. Lo único que hay que hacer es tenerlo vigilado para que no salte de la mesa.–¡Pesajson, cuidado que eres de cerámica! –le digo cuando me doy cuenta de que se ha agachado un poco y mira al suelo, y entonces él me sonríe y espera pacientemente a que yo lo baje. Me encanta cuando sonríe; es sólo por él que me tomo el cacao con la nata todas las mañanas, para poderle echar el shekel por el lomo y ver que su sonrisa no cambia ni una pizca.–Te quiero, Pesajson –le digo después–, y para ser sincero te diré que te quiero más que a papá y a mamá. Además siempre te querré, pase lo que pase, aunque atraque tiendas. ¡Pero si llegas a saltar de la mesa, pobre de ti!Ayer vino mi padre, agarró a Pesajson y empezó a sacudirlo salvajemente boca abajo.–Cuidado, papá –le dije–, a Pesajson le va a doler la panza –pero mi padre siguió como si nada.–No hace ruido, ¿sabes lo que quiere decir eso, Yoavi?Que mañana vas a tener un Bart Simpson en patineta.–¡Qué bien, papá! –le dije–. Un Bart Simpson en patineta, genial. Pero deja de sacudirlo, porque haces que se sienta mal.Papá dejó a Pesajson en su sitio y fue a llamar a mi madre. Volvió al cabo de un minuto arrastrándola con una mano y agarrando un martillo con la otra.–¿Ves cómo yo tenía razón? –le dijo a mi madre–, ahora sabrá valorar las cosas, ¿a que sí, Yoavi?–Pues claro –le respondí –le respondí, porque la verdad es que así era, pero a los pocos minutos mi padre se impacientó y me espetó:–¡Venga, rompe el cerdito de una vez!–¿Qué –exclamé yo–. ¿Romper a Pesajson?–Sí, sí, a Pesajson –insistió mi padre–. Anda, venga, rómpelo. Te mereces ese Bart Simpson, te lo has ganado a pulso.Pesajson me brindó la melancólica sonrisa de un cerdito de cerámica que sabe que ha llegado su fin. Al diablo con el Bart Simpson, ¿cómo iba a darle un martillazo en la cabeza a un amigo?–No quiero un Simpson –dije, y le devolví el martillo a mi padre–, me basta con Pesajson.–No lo has entendido –me aclaró entonces mi padre–, no pasa nada, así es como se aprende, ven, lo voy a romper yo. Alzó el martillo mientras yo miraba los ojos desesperados de mi madre y luego la sonrisa fatigada de Pesajson, y entonces supe que todo dependía de mí, que si no hacía algo, Pesajson iba a morir.–Papá –le dije sujetándolo de la pernera.–¿Qué pasa, Yoavi? –me respondió con el martillo todavía en alto.–Quiero un shekel más, por favor –le supliqué–, deja que le eche otro shekel, mañana, después del cacao, y entonces lo rompemos, mañana, lo prometo.–¿Otro shekel? –sonrió mi padre, dejando el martillo sobre la mesa–. ¿Ves, mujer?, he conseguido que el niño tome conciencia.–Eso, sí, conciencia –le dije–, mañana. –Y eso que las lágrimas ya me ahogaban la garganta.Cuando ellos ya habían salido de la habitación abracé con mucha fuerza a Pesajson y di rienda suelta a mi llanto. Pesajson no decía nada, sino que muy calladito temblaba entre mis brazos.–No te preocupes –le susurré al oído–, te voy a salvar.Por la noche me quedé esperando a que mi padre terminara de ver la tele en la sala y se fuera a dormir.Entonces me levanté sin hacer ruido y me escabullí con Pesajson por la galería. Caminamos juntos muchísimo rato en medio de la oscuridad, hasta que llegamos a un campo lleno de ortigas.–A los cerdos les encantan los campos –le dije a Pesajson mientras lo dejaba en el suelo–, especialmente los campos de ortigas. Vas a estar muy bien aquí.Me quedé esperando una respuesta, pero Pesajson no dijo nada, y cuando le rocé el morro como gesto de despedida, se limitó a clavar en mí su melancólica mirada. Sabía que nunca más volvería a verme.

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales4359
Textos Publicados7
Total de Comentarios recibidos7
Visitas al perfil46570
Amigos319

Seguidores

3 Seguidores
Misa
juliette roman rodas
Senior
 

Amigos

319 amigo(s)
Magnolia Stella Correa Martinez
**Leticia Salazar Alba**
María Paz Olguín Leyton
Jonathan Ibarra Luman
Veronica Molina Diaz
aida carmona
Juliana Saavedra
El rincon de la Chelita Aguilar
Giam Elaten
Jorge Franco
IVONNE RAMIREZ GARCIA
maria del ...
Crupier
Anne Poe
Eve V.Gauna Piragine
Q
Maria Bareiro
Ignacio Salinas
José Orero De Julián
Nooemar Hevia
aidee montserrat aguirre varela
Lolis14
Mayra Lana
italo
lupacho
Fanny Padilla Diaz
Raisa Morros Green
OSVALDO ROJAS
Cecilia
German Karel Hanisch
Juan Alvaro Quintero Ramirez  JOMBO
Cande
Micaela
wesleepforever
un sentimiento
Andrea Natalia Henao Valencia
..
Juan Carlos Maldonado García
Silvana Chavez
Agustina Aguirre
Carlo Trejo
Diego Marino
gabriel falconi
Andy C. Revilla
celma llamas
@Soy1Aca
Sadako
Nathalie
Almendra
NELMAR
Lucas S.
Alice Lusty
Darío Espinoza
Maria Gabriella Párraga Espinoza
JALRAIN
Cindy Lorena Mora Alvarado
Angeline Sylva
vladimir
olegario
Rocio Alem
Gesc
Mónica Patricia
Lay Black
Guiller
mariajo
Artorius
Eleonora Valentini
Jeanka
Nicole Bass
Gabriela Robles
Sofia
Rocio Romero
Papel Mojado
esmeralda
Alejandro
Ingrid lorena
Luisa Fernanda Restrepo Duque
Alejandra
Añete
DEMOCLES (Mago de Oz)
Carolina Aguilar Vélez
Marìa Vallejo D.-
Silhouette
Esteban Patolzin
Isaí de León S.
Karmen HG
Alejandra Mora Lopez
Mariana de Jesús
atzu
Oscar Ruano
Elian
Nikol Salazar
german valva
Sebastián Guerrero
maribel gonzalez navarro
Hugo Nelson Martín Hernández
Daniela osorio
soñadora
Christian Morana
Alizia Froyd
 
antic

Información de Contacto

Ecuador
(diciembre 1989)

twitter: @anticristofer
-

Amigos

Las conexiones de antic

  magnolia correa
  Puente de Triana
  MaripiLucy
  Jonathan Ibarra Luman
  veromolina
  caramelo17
  JSoul95
 
  Giam
  hesselive
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 32 Próx. > Fin >>