• Richard Albacete
ralbacete
-
-
  • País: España
 
En campos insólitos              florece tu cuerpo:             A veces herido                    A veces, curado.            Como si alguien te hubiera plantado en semilla:            Como si, desde siempre, a él le pertenecieras.            Pero no es así: se contradice                   quien quiera que germines en llanto.            Levántate para mí desde la risa               yergue tu cabellera de claroscuro.            Nace de una veta de la peña.            Nace sin esperar una acechanza.            Por el agua dulce que cruza el promontorio,              desemboca en mí, con tu melena etrusca.            Sé fija idea que amanece               en mis surtidas plantaciones de geranios.            Que desde tu ómbligo sople un viento cárdeno                que empuje mi velamen en zozobra.             Haz que cante el mirlo para mí.                Haz que me sienta alegre de estar vivo.              No me mires desde los enfados                apiádate de aquel que te desea.             Remolino de gasa y de tules:                 ven a ponerle blancos a mis noches. 
   Pido       no, la redención:       sentir al mundo           en las manos calientes.      Oír la quietud del rugido.      sentir la paz que merodea a la ola.      Piedo ser la detención, la pausa                    el inmóvil murmullo          que acompaña a una ristra de jadeos.       Pido sentir al silencio cruzarse              ser la consonante que no suena.       Ser la vocal que ve congelada          en la mínima detención que da el segundo.         Y que sobre tu frente caiga un río             que sea de soliloquios y de abrazos.        Pido ser la emanación del subsuelo              que calienta a tu talle desbordante.             
Pido
Autor: Richard Albacete  160 Lecturas
        Yo te perdí en la brisa,                                     yo te perdí en la playa,         en la ola celeste del mar que se hace orondo.         Yo te perdí en un pueblo de mi extraviada tierra:         Allí, fue el tedio que daban los banales         y el vino que cedía a la copa estancada.         Llevabas un sombrero amarillo, como de paja lenta.         Llevabas esos ojos que carga la esmeralda.         El pie casi desnudo, el collar instantáneo         que quería acceder a tu alma desnuda.         Parecía que todos deseaban juntarnos         como dos ramos vivos saltando en la maleza.         A la hora silvestre del acuartelamiento         iba mi corazón a colgarse en encinas         por el toque de queda que aviva a la metralla.         Por el salitre ronco donde caen las bocas        y se vierte la sangre en definitiva pérdida.        Tú eras aquella que venía a mi imberbe        morada, donde los reptiles hicieron su palacio        y la feroz iguana desgajaba los huevos        que el tiempo bochornoso dejó en oscuridades.        Era el momento insólito de los besos extremos,        era el mismo lugar que merodeaba el buitre,        donde dos locas lenguas ya de por si melladas        buscaban el descanso de una tregua nocturna.        Las palomas seguían mirando  el agua dulce        que manaba de ti y tu saliva tibia.        Yo te perdí  en el momento en que mis ojos fueron        llamados a la guerra por albinos reclutas.        La dentellada allí me llenó de tragedia        y no vi más que muertos, muertos diseminados,        sobre los pozos yertos y la colina adrede,        con un ojo en la muerte y la bala en el otro.        Y cuando yo volví, como estaciòn o renuevo        tu sombra y tu figura se fueron en bandadas        de otro, que corrió para sedimentarte        y confiarte un amor que caló en tus zapatos.        
Ante el teclado     recuerdo que es Lunes:    No es hora de corolas ni de espigas,    no es hora del segador sin yelmo.    Quizá, el humor deba colarse    por entre los enrejados de mis sienes.    Quizá, deba desnudarme y apartarme de todo:    de la luna que ya retoza en la alfombra,    de la vasija cruda con semblante de ánfora,    del tiempo indefinido que me asalta los ojos.    Del sueño de la secretaria insinuándose en las escaleras,    de los extremos casi heréticos de una ígnea lujuria.    Quizá, deba colgarme, como ropa, en la percha,    o sentirme mis viejos botines de charol.    Para escapar de la enormidad de esta celda de tedios,    y de los sordomudos que, de cierto, me espían.    Dejar los secretismos que tengo con la cerveza.    Abandonar las congregaciones macilentas del puro.    Subir, subir allá, a domados azules    y sentir algún puño de paz y de esperanza. 
Ante el teclado
Autor: Richard Albacete  106 Lecturas
El azul buscaba al rojo       en las componendas del amarillo.    El negro se había deslizado al gris,             robándole un poquito al blanco.     El marrón se mantenía marrón          porque tenía pereza de mezclarse.     Algunos colores se insinuaban en los otros,      y los demás pasaban desapercibidos.     El violeta quería ser flor transparente        y el bermeyón, usurpar el amanecer.      El arcoíris era como de cuarenta tonos:       Tonos que eran de por sí, ambiguedades.     Los colores se enfrascaron en pelea        para ver quién era el mandamás.     Pero las cosas los veían exiguos        y los contemplaban como simples percepciones.       Los elementos no entraban en batalla:        Su batalla era ser existencia.      La fuente iba del infrarrojo al ultravioleta,       como si fueran surtidores cambiantes.       Cosas que se ven en sus ludísmos         y tienden a llenar de sueño mis rincones.        Peleas de los colores y las letras         son las que sobran cuando me sé dormido. 
        El equilibrista bailaba        en los puentes de la risa.        Iba titubeando leve        por las redes del insomnio.        Brotaba de las palomas        tendidas en las palabras.        Bailoteaba en merenderos        en sus sogas de peligro.        En sus botines calaba        sigilos y melodía.        Entraba por la ventana        como la luz multiforme.        El equlibrista era        sustentado por vacíos,        absorbido por el cielo.        Cuerpo en movimiento inmóvil         sobre los chopos disueltos.        El aire le daba varas        lo sostenía en su mano,        era crepúsculo y viento        que se adentraba a mi frente        donde ardían las ideas        desde mis cuevas mentales.        Pensaba el equilibrista        que de materia era hecho:        No era más que una pausa        en los pilares del cráneo,        allí donde duerme el tiempo        y se juntan laberintos        que siempre están yuxtapuestos. 
El equilibrista
Autor: Richard Albacete  245 Lecturas
Dudo de ti               dudo de mí                   dudo de las disipaciones de la risa                      que pueden envestir lo inesperado.                        Dudo de la veracidad de la savia                         en querer darle vida a un arbusto.                              Dudo de la tierra que se adhiere al árbol                                 para sentirse tierra.                     Dudo de los antifáces que se las dan de caras.                     Dudo de los coloquios entre seres ambiguos.                          Mi reticencia está aquí y me acompaña                           y es más veraz que mi líquida sombra. 
Dudo
Autor: Richard Albacete  255 Lecturas
      Pestañea el viento: tú te formas           de entre el vaho errante.          Te levantas de la niebla del camino            mientras las luces cruzan a tu lado:           Oscilas, mariposa de tiempo            en lo largo de tu cintura firme:           Veo que vienes como rosa incipiente,               a llenar los rezagos del vacío.           Tus ojos son dos libélulas verdes             que alumbran los cruces del asfalto.            Cruzas la calle y las cosas se asombran:            Es tu respiración, lo que yo inhalo.             Te has fraguado de sólidos alientos                 y los rubores te recorren la falda.             Todo se cubre ante ti y tu sonrisa:               Suenan campanas sobre la faz del mundo.             En la cima de mi éxtasis te espero               para enterarme en tu cabellera nueva. 
          Todo se renueva             como un himno laureado         que busca reconstruírse de sus semillas.          Tu piel, de dos aguas tiznadas moja al mundo          y da un calco de tus suaves matices.          Te has inciado ya, más allá de la tierra,          blanca,blanca, balquecina, como las columnas de plumas.          Vienes como de un cielo constelado o un insinuación religiosa.          Tu cuello es de cristal fino, de boscajes de diafanidades.          En tus  hombros están tatuados bellos farallones líquidos           y la paz certera del rompeolas se acredita lo dulce de tu frente.           Como partiendo el mar en seis partes, te caminan océanos           y la escritura del amor es indeleble en el follaje de tus senos.           Ondulas en una roca pilimentada y vítrea,            Ondulas en la movilidad de un mundo semi inquieto.            Llevas la carga honrosa del amor a la vida.            Los pájaros te cantan las canciones que compuso la rosa            y, en una homilía de pétalos, danzan en la mañana.            Tú lo renuevas todo con azulada tinta verde,            sacando a retozar tu color y el aroma de tu flora.            Tu espalda está nutrida por las sendas en que andan las melodías.            Haces las cosas nuevas: mapamundis, plantas, arquitecturas            y te vas como un velero, con tu feminidad hecha de sonrisas            a bañarte en cascadas de ámbar y racimos de ríos,            mientras el universo gira alrededor de tus costumbres y ritos.  
Todo se renueva
Autor: Richard Albacete  178 Lecturas
Caligrafías del viento              sobre la piedra arañada:              con manos de musaraña              el viento esculpe a la peña.         Caligrafías del viento               sobre el dorso de las olas.               palabras que no son nombres               y tampoco, sentimientos.          El viento toro rasguña               árboles de frágil rama               y, sus rostros, despedaza.           El viento, sobre mi espalda               golpea, merma, mutila               con sus aceradas garras.               La escarpadura no puede               escapar a sus navajas.               Golpea mi frente y me quema               el viento, con sus peleas. 
          He venido a saludar a mis muertos:           A aquellos que perecieron en cama           y a los que vieron mil escaramuzas.           A la tía Petra, la partera.           Al tío Juan, cazador de dádivas.           A los primos de gestos congelados           que no sabían de la ausencia ni el nombre.           A Juanita, mimosa degollada           por una mano, desde la densa umbra.           A los tataranietos de mis tatarabuelos,           que mendigaban por pan en las iglesias.           A los amigos ruinosos, que en el parque           tenían olor a lánguida tragedía.           A los que aún tenían sus premolares           y adoraban el té y los bocadillos.           A todos los ajusticiados por el desgobierno           que convino, un día, el hampa rampante,           en una tierra que no tuvo dolientes,           o, si los tuvo, eludieron sus lazos.           También a los pájaros azul grana           que perecieron en su horca de laureles.           A los muertos tartamudos de otra generación           que nacieron para exaltar al onanísmo.           Aprovecho para mirar los nichos           donde el sol largó tremendamente           a suicidar un alijo de citas           que yo escribiera, sobre mi mesa sucia.          
                                Vine para rasgarte entre las cosas                                  mientras la tarde mostraba dentelladas:                                Vine con un pincel de luz alegre                                 para tatuar tu nombre en las constelaciones                                 de árboles, arrimados a la más negra tierra                                   donde los dioses se dan por constituídos                                      y las raíces se clavan en la inminecia                                       de un mundo que se bambolea, asentado.                                    Como la música que sueltan los violines                                       y en la que tienden a arrolarse las mandrágoras                                           quise rasgar tu velo, tu cintura                                          pintarte de rojos los labios tan alegres                                      Entre columnas y alveolos de humo                                         y las dispersaciones de las campanadas                                          que suben, rajándo litorales                                         allá donde el cielo es una terna viva                                         Inmensa catarata de los cúmulos                                            que no se pormenoriza en el levante                                          quiere caer en tu sitiada piel:                                          hecha de las virtudes de tu verde.                                       Intenté pincelar tu linda cara                                         como quien aspira a ver lo inaccesible.                                         Bordee las moléculas que formaban tu rostro                                           más bello que los lujosos alminares                                            tu mentón estaba asido a la luna                                              y tu mirada redonda me veía.                                           Entonces, retrocedí hacia el norte                                           hacia un lugar de marañas y  trópicos                                              donde vela una muerte anaranjada                                               y las sombras vibran en sus anillos.                                           Eras tu blanquecino racimo de colores                                             la magnificación del arte en las breñas:                                                 la forma intimidante de la gloria                                                  que se concentra en lo rosa del óvalo:                                            Ahí senti que yo caía                                                 en las cascadas que me habías arado                                                 antes de ser yo, ser perceptivo                                                   y mi linaje no era más alto que lo polvoriento.                                                Desapareciste de tus apariciones                                                 a la hora misma en que nace en Simún                                                     y goteaste sobre mí, llovizna mansa                                                   presentando mi alma como muy desvalida                                                     pasaron luego lagares y fogonazos                                                       rios de dulce miel y millares de almendras                                                   la grave anochecida del milagro                                                     hasta que renaciste, como yedra sinuosa                                                      demostando que yo hacia de necio                                                         y no llenaba las peticiones de tu ombligo.                                                                                                                                                                                      
                           Llamar la vida por su nombre: vida                              y no dejar que se pierda una mirada                            asirse a las cosas, como a un compromiso:                            cumplir con la miés y su faena.                               Sentarse en las  raíces con un canto                             que no ofenda ni time en lo absoluto.                              Disfrutar la embriguez vasta del cielo                                y la danza de estrellas delirantes:                              Darle al momento lo que el momento pida                               sin sentir sus presiones en las vértebras                                  oler la marejada en la corola                                 que le entrega a su amada algún amigo.                               Palpar la sencillez que dan las manos                                  del obrero que labró piedras vivas.                                mojarse con las aguas de los ríos                                   que perforan el lecho de la yedra.                                Frotarse los brazos tras las vaguadas,                                 mientras el malvavisco se cocina.                                 Dejar la furia y dejar al enemigo                                  para que brote la carcajada amena.                                 Y aunque las cosas se despeñen encima                                   y quieran abrirse fosas cárdenas                                 perpetuarse en los labios de la amada                                    con un sabor a beso indescifrable.                                  Cargar la poesía por fanega                                      entrar en la entraña misma del cereal,                                    moverse entre las ondas de la espiga                                     como un mar de sensaciones ya concéntricas                                      Seguir al buho de alas pálidas                                      hasta la fuente de todos los hechizos                                    rogarle a la bella lavandera                                    que me preste su fragancia por un día.                                     Caminar por caminos despedidos                                         llevando en el regazo una fanfarria                                      de feria, con sabor a pueblo manso                                      donde frente a la higuera se monten los templetes:                                       Ser abstracción ante las péñas pétreas                                        y regalarte un puñado de diamantes.                                       Mantenerse de pie, sobre la eslora                                        del día que se vuelve amasijos                                         y que ve a los torvos de reojos                                        como el machete a la víbora presente.                                        Sentir que el corazón tiene reparos                                         mientras el mundo se interna en sus falacias                                         Ser congruentes con nosotros mismos                                          mientras la simplicidad nos merodea                                         Abstenerse de volverse preludio                                         para luego decantarse en memorial.                                          Disfrutar de las mieles en tu pecho                                           y deambular por tu ombligo promisiorio                                          dejar los ardides y tomar el laúd                                           para cantar junto a ti, tu savia nueva.                                                                                                
Llamar la vida
Autor: Richard Albacete  192 Lecturas
                                  Participé de los veranos                                  en el mismo boscaje de tu cuello:                                Te subía a la boca un bello verde                                  acentuado por la premura de un sáfico:                               En las mesetas de tus hombros pardos,                                la mano a tientas de las constelaciones                                     chupando la carne primorosa:                                  dando mordiscos en tu pulpa santa.                                 La voz del trueno ( siempre inaccesible )                                    bajaba hacia tus escarpaduras:                                  hacía tus senos en rotundo levante                                   queriendo serenarse en lo pacífico                                     y en tu vientre de ola cabizbaja                                      donde el peso de lo mullido hace                                     que se destiñan las letras en cúfico                                      la desembocadura de dos deltas                                        Ríos escarlatas en tu amazonía:                                        Allá, en lo profundo del manglar                                           el connotado vientre                                         macerado por las naciones de la lumbre:                                        Lugar tranquilo, donde nace la vida.                                         Como quienes vienen a Timur                                          en alegres y vastas procesiones                                          la punta de tus pies sedimentada                                            en las raíces de la tierra mística.                                          Tal cual la hoja que cae del jolgorio                                            para cubrir los flancos de la nieve                                             mi mirada en torno de ti:                                           Ladrona réproba que en una sacristía,                                             robó una legión de huesos mansos.                                           En el repoblamiento de la tierra:                                             mi mirada acechando tu mirada:                                               tus promontorios de miel en lejanía:                                             aquello que desata en mí la sed profunda:                                              más que los gritos que toman la laringe                                                 y perforan mis vocales en asaltos,                                                 así desearía uncirme a ti                                                para cabalgar por yeguas de gemidos:                                                 Para exhalar la vida en tus orejas:                                                   para verter en ti el sémen pálido                                                    En el mismo lugar donde Armonía                                                    colocó tu centro incandescente:                                      ¡ Más frescas que los desiertos que dan paso a los fríos !                                       ¡ Húmeda como el lirio en que suelo regodearme !                                              El amor en ti y a ti en su finiquito:                                                El amor que quiere tatuarse para nacer de nuevo. 
       Rasgo un muro:                     Se muestran sus vacíos.        Rasco mi cabeza                      y sangra sobre un manto.         Rasco mis piernas                      y manan cicatrices.                   Toco la electricidad                         y en ella me transformo.                   Piso al tiempo:                        perforo sus paréntesis.              Palpo el aire:                         se alza en manotadas.               Giro a los nortes de la aguja magnética.                 Viro hacia los murales que se abren en murmullos:                 Oigo las hipótesis de la niebla y al alfabeto en vicio.                 Por las páginas de un cuento se extravía un canario.                 Suben las poleas y me colocan manos:                 los cigueñales paren mis muslos y mis sienes.                 Un aluvión lejano contiene mi presencia:                 reticencias que en el alba se van desbaratando.                  Por donde quiera que vago, las cosas se disipan y migran                  como pájaros de fuego en el regazo de un relámpago. 
Rasgo un muro
Autor: Richard Albacete  152 Lecturas
                   ¿ Y la noche ?:                        La noche desuella los aullidos del coyote.                       Lanza piedras ciegas a las lápidas de brumas.                       Se discierne y se cierne en residuales cementerios                       donde la lava sólo busca reencontrarse con la última mirra..                        que quemaron los esclavos, incinerados hasta el jadeo                           debajo de la raíz constelada: es su ataúd petrificado.                        La noche pasa con sus manos sobre las casas ululantes                       llevando, sus ramas por pies negros, sus molinos tétricos:                        La noche se infiltra en los tuétanos de los seres más abandonados                           que soñaron con derramar su sangre para paliar sus hambres:                            Cuelga de las campanas con sus sigilos invisibles                             y entra en los paladares mismos de los enigmas:                          Se reinventa y rehace en los molares de los lobos                            y tiende a derribar al búho con cinismo:                            Cuando los hombres callan, la noche se levanta en lenguas                               colocando sinuosos estupores en las hojas del jade.                             Quien ora al pie de una higuera en un abierto plenilunio                                no sabe que está convocando una estampida de sombras. 
¿ Y la noche ?
Autor: Richard Albacete  345 Lecturas
                                 A mi lado se despliega:                                larga y extensa utopía                            Tu cuerpo de cereal, tu pelo de avena                           almibarada por un rumor de encajes y de ensueños:                          Llena del sedimento loco del que te concibió y te trajo                           a este lugar de álbumina, de rubores, de amores atrapados                           de astros que se miran como caciques coléricos                             y quieren sacar el hacha de las quimeras para degollarse,                          para morir en ti y por ti, al pie del anclaje de tu ropa:                           hacer enclave donde militas, balbuceando ante tu mirada                            sin el voto secreto de los que hacen celibato:                            Aullando, dando gritos, cayendo en un mar sórdido                             sólo para llamarte la atención y decir: " estoy aquí "                           Tú la bella, la indómita,  la eterna, la predestinada                             a llenar con tus encantos y tu amor los ojos que te contemplan,                             a hacer ladrar al hombre envuelto en sus pasiones                               hasta que se precipite hacia la muerte en una estepa mustia                          Eres la que me hace desvariar por los llanos de la incomplacencia:                             La escultura tallada en carne y en hálitos de suceptibilidad,                               ante la que me reconozco como un diminuto alfeñique                          y no puedo pensar en algo más alto sino en tus labios constelados.                                Yo, del basalto, de las quebradas piedras, de la arena raída:                           Daría la vida que me queda por considerarte mi prójimo y amante                                  y derramarme, como petróleo sucio, a tus pies de alborada                           buscando las sendas en que pueda asirte con mis despojos y ruinas                                como un ángel más arriba del ángelus último,                                  como aquella que trepó y enamoró con sus cantos al Buda.                                     Terreno de raíces, alas, bulbos, plumas elásticas:                                      Lugar donde puedo escalar hacia tu ser ceremonioso. 
                                   Vivir día a día y descansar                                   de sus visiones y de sus goces;                                   comer con la amada una frutilla                                  y ver el chocolate que la mancha:                                   colocar las manos en la arcilla                                    y ver como se crea la vasija:                                   Acceder al calor y repartirlo                                entre los hermanos y desconocidos                                   reír en los puntos cardinales                                y velar profundo al pie de algún féretro:                                 Defenestrarse con el que se defenestra                                   al punto que se llegue al mimetismo:                                   Trepar por los cuerpos como druidas                                  y cerrar la llaga que a almas desangra;                                  Darse totalmente al absoluto                                    de explayarse en los pliegues de tu cuerpo:                                  Cortar la baraja y desmembrarla                                    con los amigos, en la sobremesa:                                   Dejar de lado las confrontaciones                                 para que desaparezca de adentro lo opaco                                    Jamás tentar al Dios que da el aliento                                     y recogerá al cuerpo bajo el palio:                                  Abstenerse de codiciar a la mujer ajena                                    para que no codicien lo que tienes:                                   Ir por la vida agradeciendo todo:                                     los avatares, la brisa, la ventura,                                    la vianda que se extiende en el mantel                                     sabiendo que es providencia Santa.            
Día a día
Autor: Richard Albacete  171 Lecturas
                                     Un silencio de aire, brizna y cielo                                     avalanzado en un canario: canto lento.                                     Un millar de hebras quebradizas                                     era el día, en los remansos largos:                                     Temblaban el espacio y la memoria,                                     y las pirámides ajadas del sol duro.                                     Las cosas al segundo, quebradizas,                                     eran tan solo manchas en las piedras.                                     Cabalgaba el día con sus luchas                                     destazando la paja en los bohíos:                                     En cada elemento, la virtud vibraba,                                     y era su aliento un cántico primario.                                     Encima de toda reverencia,                                     el lagarto entre dos girasoles                                     y las defloraciones de los cauces                                     cayendo a la tierra, desde mi boca:                                     Yo, entre verduzcos sapos,                                     siendo a la vez, sugerencia de olvido.                                      
Imagen
el árbol !!!
Autor: luna austral  210 Lecturas
                            Es una calle: densa y larga                            en la que pisa mi pie ciudadano:                            piso la sombra y piso sus molestias                            y la dureza de la calle impávida:                            Los mismos ruidos siempre me persiguen:                            ruidos que son rumores de lamentos.                            Sobre los periódicos que piso                            mueren las letras y las frágiles imágenes:                            Si alguien me sigue no lo veo: respira                            y esa exhalación absorben mis pulmones                            cansados de la crudeza del tabaco,                            hastiados de vivir en lejanía:                            Entre las fuentes embrionarias                            altas similitudes al Mar Caspio:                            la conjugación de un cardúmen de palomas,                            despliegues astrales de almas fosilizadas.                            También veo a los dientes blancos                            de la luna, comiendo cementerios:                            No hay noción de fosforecencia ni hidalguía                            en la desmemoria misma de los postes:                            Si tropiezo, me levanta mi sombra                            y cae tras mío el que me perseguía.                                                
                                    Reticencias, apariciones, disipaciones:                                    Todo fluyendo desde un Yo cristalino.                            Las apariencias: engañándose en sus agonías instantáneas                                  sobre vastas yuxtaposiciones, soplan luz y sombra.                            Las líneas se encaraman encima de la montaña y la dibujan.                              El corazón de los truenos golpea en su mismo universo.                         Virutas verdes, racimos petrificados, remolino de pámpanos.                        Bosques de estupores donde se detiene a preguntarse el viento.                       Emparrados de tristeza, vacíos de rumores, frágiles consolidaciones.                              Canta el nopál, canta el arce y el humo se pone taciturno.                              El mundo se ha ido a la misma dispersión de las horas                               Catedrales tornasoladas al pie de los mismos naranjos.                           Todo está vacío, como los cuerpos despojados de su alma.                            El norte se extravía al sur, se pierden el este y el oeste.                            La añoranza del silencio supera a la añoranza de existir.                              Los géiseres se vacían y se vuelcan los cántaros.                        La lluvia ha durado los treinta y cuatro segundos preconcebidos                             y, sobre la tierra calcinadas, las hierbas beben en exceso.                          He aquí la precipitación de las cosas a ser borradas por el agua.                           esa misma que diluye los estigmas y los tumores del imberbe.                             Todos los apocalípsis se dan cita en un único acabose                             y las pirámides de nieblas muestran a un mundo incoloro                              arrebatado por miradas que siempre van de tránsito                                                        levantadas en su misma No presencia, como amuletos embriagados.                                 
                                              Pareo en movimiento                                                 rostro amado                                       Sativa de los seres que te piensan:                                         Por ti, mis ojos caen, fluyen                                         en las conjugaciones de las aguas.                                       Ajuar de la cadera: ardiente luna                                      lluvia de besos y astros cenicientos                                     Tu forma de cristal me transparenta:                                      fondeas sobre mí, fontana blanca.                                       En las dispensaciones de la arena                                       tu pelo haciendo largos revoltijos                                         ondulante, como fiera marea                                       color súbito en mi enrojecimiento.                                       Con uñas agresivas tu me abates                                        bajo una marejada de cobaltos.                                        Cielo de cielos, hacia ti trasmigro                                        en lo sedoso que pueda ser mi canto:                                      Salud bendita que se desparrama                                        en mi lengua, tatuada de deseos                                        Brizna que quiero llevar a la boca                                  legión de mis sueños, todos sucedáneos                                        ondulan las brazadas del poniente                                       sobre la cresta inmensa de tus ojos:                                     río de latidos donde yo renazco,                                      manjar que quiero degustar ahora.                                  Fresca, como la aurora que se entrega                                     y el panal que busca ser conspicuo                                   emerges junto a mí como migajas                                    de Pan de sueño, apenas sugerido. 
                                      Mar de espumas negras                                    mar de dolores ¿ Cúanto ?                             ¿ Cuánto afán de dolores alegre, sustrajíste                                a las tripulaciones de barcos destruídos ?                           ¿ Qué odio no escaló la la altura de tu odio                                  cuando tomabas cuerpos para hacer tus asaltos ?                            ¡ Cuánta rabia engendraste, cuánto luto y tristeza                                 en aquellos que supieron, tragabas su garganta!                             Apóstol de todas las religiones intangibles                                     que sujeta a la víctima y le muele la entraña.                            ¿ Cuánto hubo de gritos en esas piras húmedas                                     donde los navegantes encontraron tu saña?                             Sugerente en tus rizos que doblan rompeolas:                               Tienes caras hipócritas en tus columnas falsas.                               No amas la virtud, la piedad ni el anhelo                                de la nana que llevas atada a una cadena                               ¿ De qué constelación inmunda es que has venido                                     para dar una cara que siembra constristamiento?                               Mar de dentelladas, te acercas a los hombres                                    para consolidarles tus ardores de muerte.  
Mar de espumas
Autor: Richard Albacete  155 Lecturas
                                       Tu frente                                   terraza de vértigos                                   es la cima sedosa                                 que prefieren los astros,                          para desembocar en preeminencias                              y dejar sus raciones de besos                             Tu frente, ámplia y sediciosa                                  es el lagar completo                         donde el sol anhela hacer sus vinos                          y mi boca busca acercarse con aciertos.                        Tu frente nació para las esmeraldas,                            para ser poseída por diademas                          para ungírla con aceites de olivos                                    y ser frente de reina                           para los alevosos labios míos                            y motivo completo de mi halagos                             y mil cantos rojizos y húmedos                            que eliminen de mí el celibato.                         Por ella, levantaré una espada ígnea                            y guerrearé para tener tu encanto                           como una frescura que se entrega                             a  aquel que la ha ganado. 
Tu frente
Autor: Richard Albacete  186 Lecturas
                                       Torre que cae hasta sus cenizas:                                       muros desolados entre raíces gélidas.                                       El precipicio abajo, entre las neblinas,                                       piedras borradas por la cólera del tiempo:                               Lo caído es subterráneo, se envuelve en un submundo:                                     Todo termina por extraviarse entre enigmas.                                     La pirámide, el terraplen, el residuo zodiacal                                 dieron su último alarido en exterminio postrero.                               Voces mudas nacían, ¿ desde cuándo, desde dónde ?                                 y sólo eran oídas por las marejadas del inframundo.                                   La sal era sepelio propuesto entre los fosfatos                              para un pueblo bárbaro que moría en desvanecimiento:                       Las alas de la visión subieron a mis ojos y me sembraron prúrito:                    Cosas mismas desarraigadas en el lugar en donde se empalaba al lagarto.                          Con frío ignominioso, como sentencia de fusilamiento                                fuí a las cuevas mismas al pie de los ocasos                            para convencerme que los tiempos estaban desvanecidos                              y que los falsos dioses murieron al margen del relámpago.          
Torre que cae
Autor: Richard Albacete  209 Lecturas
<< Inicio < Ant. 1 ... 13 14 15 [16] Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales660362
Textos Publicados4964
Total de Comentarios recibidos6148
Visitas al perfil193123
Amigos462

Seguidores

36 Seguidores
Mauro
Gerardo Llamozas
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
vladimir
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

462 amigo(s)
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Luz Margarita Cadavid Rico
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Marìa Vallejo D.-
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
ALFREDO MENDIOLA
estefani
Enrique González Matas
Greta Etura
Uriel Delgado Méndez
Ro
virgos
María de Montserrat Zenteno Palacios
Laura María
GRACIELA BRASCA
LIHUE
lorf
Karla   Figueroa
luna austral
wendy gutierrez
marlyn ruiz
Ignacia
noelia andrea
Julián
Mariana Silva
Nereida Rubí Deâk
 
ralbacete

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  Marité
  Mía Luna
  Florrta
  MONICA DENIS
  dani briam
  esmebueno
  aidee aguirre
  germariels
  lucianaalfonzogarcia
  ykpisu
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 47 Próx. > Fin >>