• Richard Albacete
ralbacete
-
-
  • País: España
 
                        Me encontaba yo de paseo en casa de unos amigos, Bucaramanga, bella ciudad del Oriente Colombiano y bastante cercana a la frontera con Venezuela. Era el primer día de mi estadia allí y me disponía a salir a cenar cuando uno de mis amigos me dijo: " Vamos a Casa de Federica " La Grande ". De inmediato mi mente comenzó a rememorar los textos que había leído sobre " Catalina  " La grande " ", zarina ( Emperatriz ) de todas las rusias. No dudé en aceptar, entusiasmado que se tratasé de una gran mujer de belleza impositiva y de hermosas galas. Partí con mi amigo. Luego de media hora de camino, llegamos a una zona de ranchones pobres y, en frente a uno de ellos, se veía una mujer esmirriada, horrorosa de facciones y sumamente fea. Parecía algo así como un espanto recién levantado, pero algo peor que eso.                      Cuando la vi, un sudor me corrió por la espina dorsal: era la primera vez que presenciaba semejante adefesio en mi vida. Mi amigo me dijo: " Anda, bajate del auto para que la conozcas ". Fuertemente aturdido, descendí. Me dirijí a mi compañero, y le pregunté acerca de esa marramucia que hería mis ojos. " ¿ Es esta la Federica de la que me hablastes ?. Me respondió en tono asombrado " NO !!!! ". Allí, una vez dentro del ranchón que se caía a pedazos, me presentaron a una serie de hermanas. Oscilaban entre los dieciséis y los veintidos años. Todas sumamente mal vestidas y hediondas. Cada una competía con la otra en fealdad. Cuando mi amigo me presentó a la mayor, casi quedé boquiabierto del susto: Era la misma rencarnación de la Pelona, pero menos favorecida que la sayona. Acto seguido, me desmayé.                      Cuando volví en mí, mi amigo me dijo: ! Ala, al fin te despertaste !. Alcancé a susurrar una pregunta: ¿ Cuál de ellas es Federica " La grande " ? Y oí la respuesta antes de volver a desvanecerme:  ¡ Ala, no seas bobeco, es la Mayor ! ¿ Que no ves que las otras son MENOS FEDERICAS QUE ESTA ???                      Tuvieron que devolverme a Venezuela en una aeroambulancia, antes de internarme en el manicomio desde el que les escribo....                                                                         R.A                            
                          Si son ciertos los números de la O.N.U. de que hay aproximadamente el mismo número de hombres que de mujeres en el planeta, la proporción lógica sería entonces:                             A "1" hombre le corresponde "1 "mujer.                                  Si la relación es " uno a uno ", entonces: ¿ De donde salen las " Mujeres " que tienen los hombres, según las féminas ?                           Hasta que nadie me de una explicación racional a esta pregunta, debe suponerse que " no existen hombres mujeriegos ", pues no hay mujeres disponibles para hacer tan terrible aseveración.... Se aceptan sugerencias para esclarecer el enigma.                                                 Gracias de antemano !! 
                                            El creador calló:                                             se abrieron las pautas.                                        Se disolvieron en las sales los silencios.                                         Te asomaste a los preludios de tu antojo                                         con una cabellera verde filosofal.                                            Los vértigos aprendían a mirarse en tus ojos:                                           De repente, se cuajaron en tu boca las sílabas.                                          Mandaste al mar a que soltara a las gabarras.                                         Exigistes al cielo que moderara sus temperamentos.                                          En tus manos se hizo el colibrí.                                            Disparastes salvas de geranios:                                         Andabas en el día, inventando las cosas.                                          todo era azul, risueño y sencillo.                                             En los ecos de los laberintos labraste tu canto                                         hasta satisfacerte, rosa y oblea mía.                                         Me incorporé del sueño y caminé hacia ti,                                     hacia los pequeños puentes de sangre que te eran por pies,                                        sobre los que te elevabas para hacerte absolución y triunfo:                                  lugar que acoge a aquel que viene endosado de maltratos                                     recogiéndolo en tus brazos y serenándolo, silvestre.                                          
El creador calló
Autor: Richard Albacete  192 Lecturas
                                       Para comer                                             con mermelada                                      una sabrosura:                                                Rachel Mac Adams ! 
                                      Pienso en ti, árbol de melena frondosa,                                      de raíces apegadas a ternura expansiva.                                 Pienso en el cobre que absorbe el fondo de tus ojos                                   en las múltiples sinrazones en que a veces te ríes:                                  Tu mirar es castaño y suave, de montes, de laderas                                      de caminos que recorren mis dedos al trasluz                                       queriendo despojarte del corpiño molesto.                                   Oblea dorada horneada para mi boca:                                      pan brillante que quiero consumir para siempre.                                    En esa plenitud donde alojas tus hombros                                       deseo adorarte entre mieles y azúcares.                                      Tu contorno es de claro mediodía adulado:                                     Al fondo de tus ojos me miras como lince.                                   Cázame ahora con las cadenas etéreas de tus brazos.                                    Empújame mar adentro con tu ola atractiva.                                    Para que caminaras con tus pies en la arena                                     fue que me hice playa y me extendí ante ti.                                     Suave amor de unos labios de turbar ruboroso                                      que desatan marejadas cuando a nado te cruzo.  
Pienso
Autor: Richard Albacete  338 Lecturas
                           En materia de cocos, siempre es bueno comerlos de dos en dos. Con dos me siento cómodo, con cuatro estoy más que bien, pero ya de seis en seis tienden a empalagar...Queda al criterio del catador el probar lo que es mejor para él...O para ella.                                                                                     R.A.    Nota importante: Para que el deguste sea pleno, se recomienda llevar la boca a los cocos y no los cocos a la boca, pues puede originarse dolores de espalda debido al manejo de peso excesivo. 
                                El tiempo, la piel, el mirar transparente,                              la distancia, el segundo, la milla que se cruza                                Tu ser latiendo en una estancia, yo en la otra,                             las dos orillas del páramo, la vehemente avenida,                               dos respiraciones, los momentos distintos,                             el tráfago, las ideas, la voz que nos pronuncia,                             los estratos sociales, las mañas, los inicios:                             La religión de otrora, la forma en que soñamos,                              el pantalón, la falda, los mismos imposibles                             tienden a separarnos con sus muros de sombras:                            la cicatriz que llevo, el llanto en el que rompes,                             diferencia de edades, perspectivas, las calles                             aquellas que caminamos con falsa indiferencia:                                 Acércate a mí, océano de atracciones                             copa de luz bulliciosa, follaje en el que brillas:                               De tanto separarnos vestimos mismos tiempos,                              decidos a vencer obstáculos tan fijos.                                Ven a tenderte aquí mujer de porcelana                                blanca diadema abierta a compartir la paz.                              Entre violines que tratan de asaltar a tus formas                                 y una musiquita que se antoja a mi oído                                una abstracción mental en que te traje y tengo:                                Dame de tus jazmines olor a infancia nueva:                               Qué plenitud al borde de tu boca obsesiva:                                 Tronamos sobre todos los cuerpos separados:                                Tú y yo y más nadie que quiera inmiscuirse                                  como dos caracolas unidas en el cieno.                               Mariposa de verdes: refulge y sé mi oráculo.                              Conquistame del todo con tus uñas y dientes.
                                  Dame a mi lo que de siempre acreditas                                     al son de tus estragos y los gritas                                  mientras te va asediando la malaria:                                   lo que es menester quitarte de ese rostro                              añejo, nacido para berrear y para hacer congojas                               cuando en un lado, embriagado, ronque un viejo.                       Tendrás por desventura, verte esmirriada, seca, impura                                bajo los agujeros blancos de tus pelos                                en los que feliz se anidara una araña                                 dejándote alegre, calva y con tus mañas.                                Arrojándote a los pies de cuasimodo:                                 miraste  su joroba en bello modo.                            Contarán los ángeles que vieron mis consuelos                                  arrastrándote tú por ese suelo.                               Permíteme trepar a un horizonte santo                             mientras te cubre el bigote una terrorífica nube                                 mirándome mancebo ante los cielos.                             Tu ser de cuasimodo pleno de enojos                                  dejará desternillarme a mis antojos                               cuando lo arranque la tierna mano del querube,                                  sintiendo tu calzón mancharse el suelo.                                 En la terminología de tus gritos                                  habrás de sepultar a los contritos                                   que murieron al ver el sacrilegio                                  de una cara espantosa                                        despojada de risas, horrorosa,                                      como un mirar de flacuchentos sapos.                                    Tendré por suma ventura                                         verte desgañitarte en desventuras                                       con espantajos del todo hilarantes.                                    Concédele a aquel que no te satisfizo                                          arrancarte las costras y de paso                                         darte de cachetadas                                      arrojándote al piso, tras nalgadas,                                     haciendo de tu cabeza un mingitorio                                      rodando como un tiesto a un locutorio                                    donde hablen los seres olvidados:                                      los leprosos que fueron asustados                                      por tu presunta cara                                                     hibrida y contrahecha:                                                               Descansarán                                       allí los desconsuelos fatuos.                                      Trepa por unos palos encebados                                           mientras yo me acredito                                        el título del más puerco entre cerditos                                        añorando pisotearte en andanadas                                            en el lugar ensuciado                                          donde los monstruos te dejaron en cinta                                           y un bigotón cornudo entró en andanzas                                          triturando en tu ombligo duras lanzas                                           para matar al dios de los insectos                                          que en ti crecía y que crece ahora:                                         Señora inmunda de todos los venenos.                                          No podrán esconder las apariencias                                           lo que el sabio ya ha descubierto con su ciencia                                              y es que vienes de la jirafa y del erizo:                                          Al paso de tu joroba se molesta                                               ese morrón al que robaste pezuña y cresta                                           llamado por los árabes, camello:                                                Junto a su tecitura de ser bello.                                              Desparrámate al lado de borregos,                                              venga a lamente un pobre perro ciego                                            hasta los cielos se oirán mis alabanzas                                               si la cirrosis la toma con tu higado                                            mujer peluda y forma de culebra                                                donde el cáncer se asoma de a poquito.                                          Te  arrojará un tuerto a un crater infinito                                              para quemarte y ya salir de la taredez                                               de verte perseguir a los bellacos                                               a esos entufados que les molesta el saco                                               llevado de parranda                                                    con olor a jujuy y a Maluranda:                                              Par de borrosos que de noche inflaman                                                 y tienden a auscultar las mamas                                                    de pequeños jamelgos                                                       y locadias por todos manoseadas.                                                dame tus desapariciones esta noche                                                para correr como correcaminos                                                     a esas tabernas donde sirven buen vino                                                  trasnochándome sabiendo que no existes:                                                 mujer perturbadora que siempre te vendiste                                                     al mancebo obsequioso                                                       en su simple placer de ser molesta:                                                      Dama de los tarados:                                                   No más te cremen me daré por pagado.                                                                    
                                        " Dios, si es que existes,                                          salva mi alma..............                                          si es que la tengo........                                          Y si es verdad que existe el diablo                                          llévalo lejos                                          de mis pellejos !  "                                                                      R.A.  
                           Quiero compartir con todos, el poema " El  Sueño ", de Francisco de Quevedo. Para muchos estudiosos y doctores, este es el más grande poema jamás escrito en lengua española en todos los siglos. Personalmente, pienso que sí lo es: Nadie jamás podrá calzar los zapatos de Quevedo.                                       Poema el Sueño.                             ¿Con qué culpa tan grave,sueño blando y süave,pude en largo destierro merecerte,que se aparte de mí tu olvido manso?Pues no te busco yo por ser descansosino por muda imagen de la muerte.Cuidados veladoreshacen inobedientes mis dos ojosa la ley de las horas:no han podido vencer a mis dolores 10las noches, ni dar paz a mis enojos.Madrugan más en mí que en las auroraslágrimas a este llano,que amanece a mi mal siempre temprano;y tanto, que persuade la tristezaa mis dos ojos, que nacieron antespara llorar, que para verse sueño.De sosiego los tienes ignorantes,de tal manera, que al morir el díacon luz enferma vi que permitíael sol que le mirasen en Poniente.Con pies torpes al punto, ciega y fría,cayó de las estrellas blandamentela noche, tras las pardas sombras mudas,que el sueño persuadieron a la gente.Escondieron las galas a los prados,estas laderas y sus peñas solas;duermen ya entre sus montes recostadoslos mares y las olas.Si con algún acentoofenden las orejas,es que entre sueños dan al cielo quejasdel yerto lecho y duro acogimiento,que blandos hallan en los cerros duros.Los arroyuelos purosse adormecen al son del llanto mío,y a su modo también se duerme el río.Con sosiego agradablese dejan poseer de ti las flores;mudos están los males,no hay cuidado que hable,faltan lenguas y voz a los dolores,y en todos los mortalesyace la vida envuelta en alto olvido.Tan sólo mi gemidopierde el respeto a tu silencio santo:yo tu quietud molesto con mi llanto,y te desacreditoel nombre de callado, con mi grito.Dame, cortés mancebo, algún reposo:no seas digno del nombre de avariento,en el más desdichado y firme amante,que lo merece ser por dueño hermoso.Débate alguna pausa mi tormento;gózante en las cabañas,y debajo del cielolos ásperos villanos:hállate en el rigor de los pantanos,y encuéntrate en las nieves y en el hieloel soldado valiente,y yo no puedo hallarte, aunque lo intenté,entre mi pensamiento y mi deseo.Ya, pues, con dolor creoque eres más riguroso que la tierra,más duro que la roca,pues te alcanza el soldado envuelto en guerra;y en ella mi almapor jamás te toca.Mira que es gran rigor: dame siquieralo que de ti desprecia tanto avaro,por el oro en que alegre considera,hasta que da la vuelta el tiempo claro.Lo que había de dormir en blando lecho,y da el enamorado a su señora,y a ti se te debía de derecho;dame lo que desprecia de ti agorapor robar el ladrón; lo que desechael que envidiosos celos tuvo y llora.Quede en parte mi queja satisfecha,tócame con el cuento de tu vara,oirán siquiera el ruido de tus plumasmis desventuras sumas;que yo no quiero verte cara a cara,ni que hagas más casode mí, que hasta pasar por mí de paso;o que a tu sombra negra por lo menos,si fueres a otra parte peregrino,se le haga caminopor estos ojos de sosiego ajenos.Quítame, blando sueño, este desvelo,o de él alguna parte,y te prometo, mientras viere el cielo,de desvelarme sólo en celebrarte.    
                            La sombra es sombra en sí misma                                  y la duda la acompaña:                            Se absorbe  de un todo en umbras,                                  divaga sobre el espejo:                            sobre ellas sus semejanzas                                  la semblanzas que gravitan en cualquier hora  nocturna:                            Centelleos fantasmales dentro de una danza negra.                               En mí se extiende la noche y sus vahídos me absorben:                              Entre el Ser y el no Ser dudo y en submundos me disipo.                             Diásporas me trae el instante que abre su boca y me traga.                              En tu cuerpo parpadeo, mujer ya inalcanzable                             sumida en sumiso vértigo, entre el pasar del paraje.                              Escrita con letras ígneas, navegas mundos arriba                              amaneciendo en mi cama, entre tus formas lascivas                              con vértigos de sensata, sin sensaciones promíscuas,                              desde tu vientre advenida, para saturarme el alma. 
La sombra
Autor: Richard Albacete  153 Lecturas
                                     Que pase a tu lado el ser mezquino:                                          El ladino en sí emperifollado.                                     Que pase a tu lado y se disuelva                                           en el lacónico ácido que carga.                                     Que en sus ensoñaciones se crea peregrino,                                            capaz, pulimentado inteligente y dado.                                      Es arquetipo sin ser que se atomiza                                             mientras el cosmos le ve con carcajadas                                      oler sus soluciones de cianuro:                                         Cretino,imberbe, vago impuro,                                           infeliz que en sus lodazales halla males                                           y en su pitar de rijoso se pretenda bocazas:                                         Procaz, altanero,infeliz que arrasas,                                            las tintas fétidas de tu pintar inmundo:                                          Pues por reírte de prodigios no eres mundo                                            que se levante con semblanza altiva:                                         Nacistes como pelele que su ego gobierna                                            en pactos tenebrosos en que vibra tu infierno:                                          Te he de comtemplar entre rígidos otoños                                               llevando las culpas de estratos fantasmales,                                          quien por desear al bueno vivos males,                                           perecerá por Dios, olvidado del Todo                                            entre fanegas de quejidos y patadas                                         que lanzan las cabras de parecer luciferino,                                         arrinconado al mismo redíl al que anexo                                          esta misiva y de ti me río:                                            No tendrás de mí una mano que se abra                                           sino el encono mismo del que labra                                              con su insanía, su futuro incruento                                           Mientras se carcajea a mandíbula batiente:                                                           Señor de los guiñapos:                                          Se que te lamerá el boquinegro sapo                                             cuando te quemes en quebrado alarido                                           y seas  medido con la misma vara                                       que hoy agitas ante un horizonte que se te hará muy mustio:                                            No están reservadas para ti las perlas                                         sino los azotes que merece el devaneo                                               de los seres espureos                                           que jamás podrán acercarse a la grandeza                                       que sólo engendran las amados manos                                           del genio que se alza sobre mismos hombros:                                          mirando en la envidia la raíz del pigmeo                                          determinado a morir comentiendo ultrajes:                                        Hágase para siempre tu fatídico viaje                                           entre las malas simientes del artrópodo                                        arrojándote, sin manos exquisitas'                                             al mismo hades en que te descomulgas:                                         Imberbe batracio y formidable pulga.  
                                    Pequeño Alejandro:                                    diminuto entre las cosas rectilíneas:                                    torpemente desforestado en tu mente.                                    Quién te ha elevado para ser juez del mundo                                    Sabiéntote exudado desde tu misma saña ?                                   Quién te nombró Señor o providencia,                                    columna fuerte que sostiene a las albas?                                    Eres tú albacea de vientos impetuosos                                     o caudillo de sombras que van a su deriva?                                     De resquemor y temores es tu mundo                                     donde has suplantado a la serpiente abrasiva,                                     que todo lo que devora también lo escupe                                     pues la falsía se colocó en su entraña.                                     Pequeñó eres y de entre los mezquinos,                                      quien jamás levantará la copa que enaltece                                      las letras y sabrá de amores sin perjurio.                                      Quedarás al garete en las costas insulzas                                      donde tus huesos serán vejados por promíscuos                                      que voltearán sus estómagos en vómitos.                                      Para que no te levantes en tu raíz siniestra                                      por eso la creación te hace a un lado, olvidándote.                                                                            
                                " El día en que te mueras, no vas a descansar en paz tú, sino YO "                                                                                             R.A. 
                       " El colmo de un zapatero es estar casado con una mujer-suela "                                                         ( No recuedo de quien es ) 
                            " El colmo de un tacaño es que se llame Gastón "                                                                    ( Pacomio ) 
                        " El colmo de un joyero es que sentencien a CADENA perpetua "                                                                                La Pimpi.                                                                  Coral Gables, Florida.
                             Aguas errantes arriba                             de los reposados páramos.                             Agua que es sigilo mismo                             entre prados desgastados.                             Agua que sueña cautiva                             socavando dedos santos.                             Que piensan absolusiones                             mientras anegan los fardos.                             Agua de fluir frondoso                             entre mis manos de esclavo                             y humedecen a los tordos                             atados al viento fatuo.                             Agua de la providencia                              de un caer desdeñado                             en la que el pie de una reina                             puede lavarse descalzo                             y entornarse en su cadera                             como cinturón de lagos.                             Agua que vive sedente                             salpicando ombligos blancos.                             Aguas de la poesía                             donde se encuentran extraños                             hilvanando retahilas                             donde remojar sus labios.                             Aguas que de mi pupila                             acumuló el tiempo largo                             para limpiarme los ojos                             de dolores desbocados.                             Agua que asusta a los pétalos                             y sana cabellos largos.                             Agua para las parejas                             bajo cielos aplomados                             que han de gozarse en los ruidos                             en que labran sus abrazos.                             Aguas que de las vertientes                             me haces originario:                             mejor que todos los vinos                             que beberán los ingratos. 
Aguas errantes
Autor: Richard Albacete  401 Lecturas
              Le Teoría del Caos, en matemáticas y física señala que: " con un cambio leve de unas condiciones iniciales, el efecto final puede ser catastrófico ". A su vez, el " Efecto Mariposa ", parte de la teoría del caos expresa que " Algo tan sencillo como el aleteo de una mariposa puede llegar a generar un tifón o un maremoto en otra región del mundo "                De  allí que se pueda llegar a una conclusión lógica:                 " Todo hombre varón, que no esté seguro de su virilidad, puede sentir ciertas perturbaciones que lo lleven a ser un " Mariposón revoloteando en un salón "                   Lo anterior puede entenderse como: " La primera ley del Gaysismo ", o sea,             que el hombre puede volverse gay y menearse a raro ritmo .Lo cual constituye un verdadero caos para las féminas, que se quedarán divorciadas o vistiendo santos.         l.q.q.d.   = lo que queda descubierto !!    ( Esas son siglas científicas )                                                                     Richard Albacete.
                                  País de fuegos, de llamas prominentes:                                  Se queman los números y los abecedarios.                                  Se returcen los hombres en flamas angustiosas:                                  La bestia de la ira se  dispersa en su cólera.                                  Todo arde aquí y es arrasado por las lenguas inmensas                                  que hacen desaparecer inmersas disyunciones.                                  Cargados de carbones, caligrafías sin trazas,                                  el agua se evapora y  huye hacia los ruidos.                                  Confluencia caliente de ramajes de vértigos.                                  Se achicharra la hora, quemada en su andamiaje.                                  El mismo labrador es devorado con su páramo.                                  El tránsito de las ideas se consume en sus lutos.                                  Nada hay aquí que no sea más que una temible intemperie                                  y aun hay flamas en que se cocinan los frutos de ceniza.                                  Hace falta el agua, aún su figura fresca                                  en este golfo frenético que ha desvastado sus formas.                                  La única palabra que sobrevive es la palabra incendio                                  que socava a las rocas con ardiente vorágine.                                  Todo es letal aquí: cuerpos disminuídos:                                  angustia de la angustia ante espejeos lóbregos.                                   Intemperie, intemperie: el Yo está consumido                                    y a mis mismos gemidos el orbe se desploma. 
País de fuegos
Autor: Richard Albacete  312 Lecturas
                                    Regresan los instantes,                                    más los años caminan:                                    Tu silencio no es ruido,                                    tan solo es certidumbre.                                    Anclada en esta hora                                     de tu ser fugitivo                                    recuerdas cómo eras                                    si te llevaba el viento.                                    En momentos constantes                                    ambos imaginábamos                                    nubes y sol violetas:                                    Lejanías que venían                                    del prado de la música.                                    Anuencia de dos copas                                    ayuntadas en sangre                                    y jamás divorciadas.                                    El horizonte ardía                                    con colores y voces                                    cuando éramos columna                                     de seres erizados.                                     Los murmullos del mundo                                     los capturaba el tiempo                                     mientras nos disgregábamos                                     en sólidos latidos:                                      Parejas arrimadas                                     en ímpetus insólidos                                     como barcas de pieles                                     por amor, alumbradas. 
                                         Cielo:                                        te pienso en horas de llovizna,                                        en tristezas y maniguas aledañas:                                        Vuelvo al recuerdo a tu melena negra                                        y a la diáfana sonrisa de bahía riente.                                        Al sabor de melaza de tus labios.                                        Al rasguño suave de tus uñas mañosas.                                        Eramos los dos, fraguas que se quemaban                                        debajo de los párpados del cielo.                                        Quisquillosa en tus prendas mojadas                                        me regañabas mientras te me ofrecías                                        como un altar sagrado que se regala siempre                                        a aquel que quitó de ti la tristeza malárica.                                        Bajo la tarde bermellón fuimos colores                                        que apretujados, a una, nos fundimos.                                        El tiempo te llevó y no te ha traído                                        pero aun destila ese sabor a sábila                                        que me entregaste con lengua sediciosa                                         al prometerme venir entre negras encinas:                                        El páramo callado me es testigo                                        de las promesas que resguardo en mi canana.                                        Aquí, en la orinoquia combativa,                                        espero que regreses del recuerdo.                                        Ensañándote debajo de los mundos                                        que se espantaban de que no éramos coetáneos. 
                                    " Profesor versado en vicios                                      enseña gratis fornicio "                                      " No hay que ser aventajada,                                       sólo venir relajadas "                                      " Si viene sólo en braguitas                                       le adelantaré la cita "                                                            R.A. 
                                                  Hoy                                                   no                                                   es                                               domingo                                                   de                                                 ramos:                                                   mas                                                   los                                                 vagos                                               descansamos... 
                                          Presencia de tu sangre en mi sangre.                                           Presencia en mi ser de tu leyenda:                                           La contenida en su ciega cintura.                                         La que lleva en su piel un cinturón solar.                                      Nacida cuando los astros andaban en interlunios.                                       Confluencia de lunas en tus pechos ansiosos.                                      Vestida con la modestia de cien constelaciones.                                      Salvaje en lo profundo de un beso de relámpago.                                     La que pasa sembrando vida entre prados estériles                                        y me mira profundo cuando me resucita.                                      La que coloca en mí su calor prominente                                        mientras Saturno cruje con celos invisibles.                                      Hermosa entre los ciervos, la que me catapulta                                        a salir de la tierra de pasivas señales,                                        a sanar mis rodillas para seguirle el paso                                      mientras va serenando tormentas alelíes,                                       haciendo que el copíhue se deshaga en su boca                                      para alimentar a aquellos que yacieron en tierra:                                     Los olvidados y quebrantaros que vieron el sepulcro                                        tan cerca de sus nombres que se rindieron todos. 
Presencia
Autor: Richard Albacete  192 Lecturas
                                  Vino la antipoesía                                   y la rechacé:                                  Me dió de cuerazos.                                 Clavé mi ojo en su puño                                 hasta que el ojo sangraba,                                 entonces, me quedé satisfecho,                                 porque le manché las uñas.                                 Tuvo que llevar los dedos a una lavandería                                 donde le cobraron los dos ojos:                                 Era de Chinos: ellos te sacan la lengua de corbata                                 sin importar de que lleves o no traje.                                 Si vas en traje de Eva, te arrancan la hoja de Parra.                                 Si vas en traje de Adán, mejor no menciono lo que cortan.                                 Me dije: Estoy satisfecho.                                 Y repetí: Estoy más que satisfecho satisfactoriamente.                                 Porque aunque me quedé tuerto.                                 A la antipoesía le sacaron los dos ojos                                 Lo cual creo que es relativamente peor                                 a la precaria condición en que quedé.                                 Ahora leeré la mitad,                                 para que no se gaste mucho la retina que tengo.                                 Gastaré la mitad de la factura de energía eléctrica                                 porque me alumbraré con medio bombillo.                                   
                       " Mi verdero problema no es con las moscas vivas,                         sino con las mosquitas muertas "                                                            R.A. 
                                   Solitaria: llévame hacia tu noche,                                 hacia el desfiladero de culpas incrustadas:                                 Muéstrame el dolor que te es inexplicable:                                 Aquello que marchita tu corazón y remuerde                                la conciencia con su turba de uñas y arañazos.                          Lo que te hace pasar perturbada con la locura del insomne:                           Lo que te traspasa como mil cuchicheos de  puñales.                             Lo que pone en tu corazón una inasible molestia.                      Solitaria: nada en la vida es tan punzante como lo que no hicimos,                          o que hicimos y odiamos hasta el perpetuo aborrecimiento.                          Corta es la existencia para cargarla con letales angustia.                       Pequeña es el alma para que se consuma en llamas multiformes.                           arranca ya de tu corazón esos incendios trémulos.                          Vive al lado mío, con mis evanescentes apaciguamientos.                            si me lo permites, haré que rías entre copas y vítores                     porque tu consistencia es de abriles nuevos y debemos celebrarla.                                  
Solitaria
Autor: Richard Albacete  413 Lecturas
                            " No sólo de Pan vive el hombre, sino también de galletitas....Y de pasta,                               pizza, macarrones tal vez....Umm."                                              R. A. 
                               " Se le avisa a los caballeros que acudan a visitarme, que la llave está bajo la alfombra de la puerta principal, pues siempre me encuentro en cama. Por favor tener paciencia y no abandonar su puesto, que el turno llega. ADVERTENCIA: Por el mucho uso que se le ha dado y se le dará a la cerradura, introducir la LLAVE con SUAVIDAD. Gracias "                                                                                    R.A 
                                   Cazo el origen perfumado del viento                               que se retuerce a la siga de tus constelaciones:                                ( Hay luceros entremezclados en tus cabellos ),                                 ( Hay en tu cuerpo curvo, el sabor de la sal )                                 Tu cuello es primavera que se escurre                                hacia las laderas en que duerme la espalda.                                 Los astros se fijan en tu pecho                                   y quieren absorber su consistencia sedosa.                                 Al pie de tus caderas, efemérides suaves                                  y pleamares de briosas esmeraldas:                                 Enarbolados como soles, tus fémures                                   empinado arriba, tu talle de diamantes.                              El viento gira y de frente te embiste                                 derramándose en ti con sus furores trémulos.                                Hay una danza de un frenesí más que frenético                               donde se juntan tus muslos y nacen las delicias                                 donde desean bailar las manos de los tordos                                 salida de sus plumajes, para hacerte caricias.                              Yo quiero apegarme a ti y a ese piélago oculto                                donde pernocta esa agua que te parece oscura:                                lugar del rico musgo que alimenta a la vida:                                 seno de los manjares, más que oro adorado.                                Se borda allí al hijo al borde del relámpago                                 y el amor se desata en su vasta intemperie.                                  
Cazo el origen
Autor: Richard Albacete  176 Lecturas
                                             Avidez, saña clara:                                           ¿ A qué me llevas ?                                ¿ Qué buscas levantar de mi pecho copioso                                 en la extensión de tus piernas cristalinas ?                                     No pudo Hipsísila tenerte                                             ni desbozar tus largos epigramas.                                  ¿ A dónde me diriges, cepa oscura                                  que desde el centro del alma me captura sola ?                                   Vas  por mis venas como por los desiertos,                              con la sed que se aquieta tan sólo con tenerme.                                  Ola precipitada en mi interior vacío:                                   Tomas mi lengua y domas mi garganta                                incontenible hembra en los mares del diptongo.                                    Das vida a aquello que contiene materia                                  y al aire paralítico que encarceló mi entraña:                               Juego de la palabra que engendras mundos nuevos.                                    Estás en los sueños de los que no te palpan.                                  Inundas las sienes con tus mares de llanto.                                     Duerme bajo ti el sueño en alarido                                 avientas sentimientos a siniestra y a diestra.                                 Yo no te pedí o te reclamé, más te constituíste                                    bajo la misma faz de tu anfifaz solar.                                   Nunca clamé a tu ser, ser por ti invocado                                  porque la vida me era aún más fugáz sin ti.                                 ¿ Por qué me digeriste desde mi mar tranquilo                                    cuando no era siquiera un suspiro de sangre ?                                   Yo no pedí que me arrobaran tus volúmenes                                    ni que tus nieves blancas congelaran mi aliento.                                   Pero acechaste allí donde piensa la luciérnaga                                    arrojando tus redes en tu pesca de fondo.                                   Gritaste en mí airosa, yo era nimiedad muda                                  complaciente cualquiera que se entrega a su modo.                                     Tomaste mi garganta, océano de sílabas                                      e hiciste de mi ser esclavo diligente.                                     Tus matices pueden acosar a la aurora                                 y como cruel xilófono, me inmolaste en tus sones.                                     Ví tu calavera de cristal, tu rosa desvestida,                                  el portento que eres cuando a los vientos rozas.                                  Maniataste lo que era para mí más dichoso                                   y tomaste mis cuevas, para que te cantara.                                  Nunca te sacias de devorar resacas ni dolores                                 ni de hacer que las gentes clamen a tu armonía.   
                                " Usurero ofrece su corazón a los mejores intereses del mercado,                                                acepta en garantía joya de bajo valor "                                                                                                                                          R.A.
                       " Si en el mundo hay muchas personas que se contentan con muy poco,                                       entonces haz amigos de ellos y dales MUY POCO ! "                                                                                                                          R.A
                       " Lo mejor que hay en la vida:                                               cama, placer y comida "                                                   R.A.                                                 
                                   Mareas, sílabas de las aguas.                                Oleaje líquido de las constelaciones,                                  arbitrio del reflejo de la luna:                            ¿ Quién sostiene tus pilares, tus volúmenes ?                               Densidad de brumas que remueven su aliento.                               Oda negra que anega la voluntad del orbe.                             ¿ Pudo alguien presagiar tu latigazo inmenso ?                          ¿ Qué barcos arrojaste a tus vientres indómitos ?                              Las gargantas albinas encontraron la muerte                         con el luto que embargas a aquel que alberga vida.                            ¿ Quién te originó esas hambres precámbricas                             o te mandó a dejar tus garras en las costas ?                            El misterio es misterio mayor si tú lo empapas  :                             Devoradora de mástiles, lugar de mil derivas,                           foso en que se deshuesan los primitivos húsares                            que osaron desafiarte con su canto de náutas.                            Das dentelladas a ciegas, guerra por siempre líquida                            rompiéndote en lo profundo de tu centro venoso.                            No puedes contenerte, como el vino en los vástagos                              y estallas sobre todo, como uva exprimida. 
Mareas
Autor: Richard Albacete  728 Lecturas
                              Allí está Carolina:                             " apelotonada en su propia poltrona ".                               Tiene un aire perdido con mirar de la China                               y la faz silenciosa de una Vénus latina.                               Carolina se mira de reojo las venas:                               Pueden ser varios nardos, pueden ser de cayenas                               y mira circular su sangre entre los vésperos.                               La acompaña, a lo lejos, un bufón solitario                               que piruetéa al borde de un salón estrafalario.                               Carolina se sabe por la espera cansada:                               Ya se encuentra molesta, ya se encuentra ataviada                               para ir a la fiesta de marqueses excelsos                               junto a los adoquines que pisó Paracelso.                               Se ha ataviado de púrpura y letales escarceos                               y pequeños zapatos que a su pasar inclina.                               Su cabello ya flota como un vals de la tarde                               anda como esperando a un caballo sonoro:                               Un unicornio límpido que montar con decoro                               que la lleve aliviada por los montes rotundos                               mientras liba la rosa que brota de otros mundos.                               Y suenan las trompetas que para el baile llaman                                mientras piensa en susurros que le dicen: " mi dama "                                desliéndose toda como un fino detalle                                o un grave arabesco que desvela su talle:                                Abre sus ojos mustios y al ahora se incorpora                                y se sabe que es chinga y que habla como lora                                que pesa más que un cerdo y engorda por las nueces                                que suele devorar, soñando estupideces.                                 De nada me sirvieron estas lineas preciosas                                pues resultó que era una vieja mañosa                                 que gustaba del vicio, más que del mal, Perseo                                y que a cada viandante le brindaba el fornicio:                                Yo la ví que partía hacia la conchinchina                                y me dije: " Qué bueno que se fue la cochina ".                                
                                          Trasiego de sombras                                            tras de la sombra mía:                                          Vienen a mí pisadas en tropeles.                                          De repente, resbalo y caigo: no hay nadie:                                           Es sólo el viento, que busca su camino.                                         Me levanto y prosigo y su aliento me acecha                                           como quien persigue con sus soplos solitarios.                                         Detrás de mí presiento que me espían                                           pero tan sólo hay aire, pasos sin laberinto.                                         Su pisada me sigue, sin parar su presencia:                                         Es la ausencia de nadie y su ojo es la nada. 
                                                     Patria de carne,                                     de sangre, sed, de esperanzas abiertas                                      ante tu costa enhiesta yo me inclino                                        declarando mi fe a tus banderas.                                      Cuando partí se aclararon mis ojos:                                       A otros golfos llegué y caí hincado:                                         No supe que eras tú mi gloria                                         lugar encantatorio de virtudes                                         vida que se entregaba asidua:                                       frente primera por mí jamás soñada.                                        Quise y quería y fui amado poco;                                        ninguna retribución logró saciarme.                                 En otros labios me refugié, buscando mucho                                  no encontrando más que sesgos y guadañas.                                     El centro de mi ser, deforestado,                                       trató de asirse a la mujer ligera:                                      Allí fue la copa del momento maligno,                                 la desidia y su aroma que me timaron siempre.                                      Pero cuando me derramé en mis  vestigios                                       y la acritud tomo mi cuerpo por trofeo                                         recordé cómo eran tus sabores                                     y el frescor dulce de tus maizales nuevos                                       y volví a ti, mirada siempre tierna,                                       pan de cobijos que abrigabas mi cuerpo                                        y en la ensenada tibia de tu ombligo                                        asenté raíces para salvaguadarme:                                     Pacto de pactos, a tus predios me acerco                                     para tomar de aquello que no me fue negado. 
Patria
Autor: Richard Albacete  190 Lecturas
                       Y sucedió que los hombres y los animales sufrían a causa de las vociferantes mujeres, que los regañaban a todos y le daban parejo a al chismorreo. Entonces Dios dijo " Hágase el silencio ", pero las mujeres no obedecieron y siguieron regañando a los seres de la creación, quienes sufrían por culpa del ejercicio despiadado de " las sin hueso ". Entonces Dios, muy enojado, clamó a viva voz: " Quédense todas ustedes mudas "...Y las mujeres enmudecieron y se hizo la paz...Y TODOS los varones se volvieron creyentes !

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales660535
Textos Publicados4964
Total de Comentarios recibidos6148
Visitas al perfil193329
Amigos462

Seguidores

36 Seguidores
Mauro
Gerardo Llamozas
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
vladimir
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

462 amigo(s)
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Luz Margarita Cadavid Rico
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Marìa Vallejo D.-
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
ALFREDO MENDIOLA
estefani
Enrique González Matas
Greta Etura
Uriel Delgado Méndez
Ro
virgos
María de Montserrat Zenteno Palacios
Laura María
GRACIELA BRASCA
LIHUE
lorf
Karla   Figueroa
luna austral
wendy gutierrez
marlyn ruiz
Ignacia
noelia andrea
Julián
Mariana Silva
Nereida Rubí Deâk
 
ralbacete

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  Marité
  Mía Luna
  Florrta
  MONICA DENIS
  dani briam
  esmebueno
  aidee aguirre
  germariels
  lucianaalfonzogarcia
  ykpisu
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 47 Próx. > Fin >>