• Richard Albacete
ralbacete
-
-
  • País: España
 
                          Patria de carne: larga como dulce arcilla.                          En tus esquinas hay tibios rompeolas                      en los que rompe el viento a nevegarte, a veces                      y cerca de los farallones donde duermen tus poros                         y baja cristalina, la melaza a tus muslos                        corre el deseo y no lo hace a medias tintas:                        En aquella bahía donde enerva el café                      brota un agua íntima dilapidada y blanca:                   se dispersa en mi boca que ausculta esos manglares:                     moja mis dedos que te buscan silentes:                    Es la palabra tuya el " Ay " de amor callado                    y la entrega armoniosa a mí y a mis radículas.                    Todo te pertenece y nace y muere en ti:                     anillo que se entrega a mis latires trémulos.                      Tu piel de vellocino y de hogaza entregada                    mantiene aquel color que le robó a la almendra                        
Patria
Autor: Richard Albacete  157 Lecturas
                      Qué de falacias y qué de sinsabores                      cuando la caricia a ti se sentía dolida                      y era malsana y falsa tu condición humana                      apetecible a abochornarme con los ojos                      como un querube que se torna infrahumano                      tomando mi corazón un brebaje iracundo                      al verte partir, ufana, hacia otros mundos                     en los que te desdevanarás, siempre ambiciosa                      pues por ti se hicieron muy negras las rosas                      y claudicaron por siempre, los loados arpegios                      pues tu conducta de réproba y artera                      hizo insufrible la intensa puñalada                      por tus torcidos males, imbricada                      en el mismo fondo de tu alma esquiva                      a la que a todos, te muestras altiva                      y te deslíes de los momentos rectos                      que di yo por mi a tu ser resurrecto                      cuando venías, al pie de mis reductos                      y eran para ti las rimas y carmines                      que hoy compartes con otros patiquines                      que van a mancillar lo que fue mi regazo                      pues no queda de mí ni un retazo                      de que fingieras un lamento amoroso                     y que me embadurnaras de desdenes                     la tardes mismas en que me vi abrumado                     pues eras para mí la flama que al soldado                     viene a dar amor y tiernas luces                     para morir en territorios extranjeros                     y ser menguado por lejanas luces!                                            
                            " La diferencia entre el soltero y el casado                              es que al soltero " le gustan todas ",                              Y al casado, le gustan todas " MENOS UNA "                                                             ( Anónimo )          P.D Gallega: " Hostia ! Este anónimo si que se las sabe todas eh! Y hay que ver cuánto escribe ! " 
               Para mí, el grandísimo poeta mexicano Octavio Paz, ha sido quien ha marcado la huella de mi poética. Todos tenemos una escuela, los que nos dedicamos a escribir por oficio. Este ser inmenso, que dejara de existir hace unos años, dio a Mexico el Premio Nobel de Literatura. Pero no por los premios lo considero un coloso, sino por su gran dominio de las letras y su amplia cultura de las formas y fondos.               Este es un poema corto de quien probablemente sea, el más grande escritor nacido en américa Latina, espero les agrade.                                            Entre irse y quedarse Entre irse y quedarse duda el día,enamorado de su transparencia.La tarde circular es ya bahía:en su quieto vaivén se mece el mundo.Todo es visible y todo es elusivo,todo está cerca y todo es intocable.Los papeles, el libro, el vaso, el lápizreposan a la sombra de sus nombres.Latir del tiempo que en mi sien repitela misma terca sílaba de sangre.La luz hace del muro indiferenteun espectral teatro de reflejos.En el centro de un ojo me descubro;no me mira, me miro en su mirada.Se disipa el instante. Sin moverme,yo me quedo y me voy: soy una pausa.  
              Me es demasiado difícil escribir mientras suenan cornetazos y cacerolas en mi amada Venezuela natal. Hay una gran crisis de gobernabilidad y la gente se encuentra crispada de ánimos...Sinceramente espero, como Venezolano y Español que soy, se pueda superar este momento que vive una de mis dos patrias. En España no suele suceder esto, pero hay  ahora allí otro gran descontento social...Cuando el salario no alcanza para llenar los refrigeradores, lo que sucede en ambos países míos, un estallido social puede aparecer en cualquier momento...                                     
                                         Vientos que giran en los descampados,                                        vientos que hacen a las ramas cortesías:                                            bajan y ondulan sobre recios leños.                                      Desgañitan los insectos que caen de Titania.                                      Traen las lejanías y las las lanzan en lluvias:                                       suben por las laderas, desgajando peñascos,                                        derivan al sur aserrando molinos,                                         increpan al norte con fuerte encrespamiento.                                        Horadando las piedras y escarbando aguas                                       suenan en intersticios en las horas tribales,                                     cuando viene el instante en consterna el mundo                                    a aquel solo que nunca superó sus zozobras. 
Vientos
Autor: Richard Albacete  149 Lecturas
                                     Cascadas de tu cuello,                                 tarde de bahías detras de tu costado.                                  Infinitamente adheridos a tu piel,                                 devorando tu tierno pan de paz                             mis labios y tus miembros tan caníbales                            que toman de mi mis frondas musculosas                      recorriéndolas con la misma miel que en las antípodas                             quizá diste a otro que conoció tu luto.                            Mesa que ahora repartes los manjares                             que devoro, hasta piélago y meseta,                          en el delicioso nocturno de una piel soñada                         que se muestra alevosa a mi lengua granate:                          Allí está mi álamo, flor y dádiva mía                         para que lo recubras con tu rosada aurora                        y se quede añorante de tus dientes tiernos                      de los que parte mi furia a tus helechos lúdicos                       al palacio imperial que les has designado                          tirana de delirios, amor en nudo ciego.                  
Cascadas
Autor: Richard Albacete  256 Lecturas
                          " La diferencia entre la palabra adecuada y la casi correcta                            es la misma que entre el rayo y la luciérnaga "                                                                             MARK TWAIN 
                   " Y he visto que todo bajo el sol es vanidad y aflicción de espíritu ". Que las mujeres bellas andan con hombres viejos, calvos y panzones, y que la suerte de la mujer fea " la bonita la desea ". Que es cierto el lema que: " Galán mata a novio " y es aún más cierto que " chequera mata a galán ". También vi que " Chequera en dólares mata a chequera en pesos " Y me dije yo:   " por demás es que me dedique a escribir, pues todos los poemas pueden ser impresos" y " de nada vale el derecho de autor ". Medité en apartarme de las mujeres casadas y persecutoras, que andan en la intranquilidad de su corazón y mantener un perfil bajo delante de ellas, aunque siguieran con la cosa de escribirme, y me dije: " mejor me es tener tres o cuatro solteras, pues mi corazón es grande, y hay cabida para todas ".                 Entonces, apagué mi laptop y me fui a " empinar el codo ", pues del mucho trabajo solo quedan unos ahorros que se los come la inflación, y que el comportamiento prudente no me sirve sino para jamás llenar mi harén de " carne fresca "..... 
                                           ¡   El café                                                es más sabroso                                                si se pone                                                        intravenoso ! 
                                  Escribiré parcamente,                                        comedidamente,                                         con la cortedad que me es por sino:                                No buscaré explayarme sobre pléyades                                     ni superar mi breve condición humana.                                  Dejaré las grandes declaraciones a las mentes                                    que no filosofen ni piensen utopías:                              En los límites de mí mismo me detendré y detengo                                siempre escribiendo de mí de buena fuente                                  sin perderme en palabras fascinantes                                       ni exclamaciones muy altas al sentido. 
                                            Cuerpo en la tarde:                                      Cuerpo desnudo, cuerpo en llamas,                                       oculto en su desnuda desnudez:                                   con mis manos te doy otro desnudo:                                   y te recubro de acordes y de aciertos                                   sobre el punto de cruz de la canela                                  que mancha tus senos de lo oscuro:                                    Cúspides por siempre legisladas                               por los resguardos de tus luces simples                                    tus senos en fresca disidencia                                 al punto del clavel desde el que miro.                                Te he cubierto de amor y en ti navego                                  obseso en eternas residencias:                             Cuerpo sin oprobios donde al olvido, olvido                                entrando en ti y al centro de tu reino:                                flama incendiada de llamas en levante.                              Sobre ti mi cintura se forma y se desgaja. 
                                     Fruto eternizado, divagación vívida                                  espalda que refulge en plena resonancia                                  de un cuerpo de cristal y de carne pulida                                  donde se incorpora una sonrisa blanca.                               Perteneces a la noche y a sus matices ciegos                                perteneces al hombre que en ti causó estragos:                                a la luna traviesa de apariencia rijosa                          que tiende a sembrar cuervos en plena desbandada.                          Eres la que palpita en la constelación de los ensueños:                            la de altos orígenes y mirar de diamante.                             aquella que se inventa en un vaho de amores                            y por paz, retribuye, una pena adherida.                          Si pudiera trepar hasta ti y tu cintura desplegada                         alcanzando el imperioso centro que te define estrella                       aprenderías a tenderle la mano a mis notables proclamas                           de ilusión contenida, de días sin abandono                            dando cabida a lo que de por mí mismo te murmuro                          al deseo que me atraviesa como espada telúrica                           y tendida bajo el espacio de los anhelos siderales                          te atendrías a mí y la respiración que te comparto.
Fruto eternizado
Autor: Richard Albacete  248 Lecturas
                                          Encontré al viento                                 su mano extensa mareaba las dunas.                               Vino el espejismo a mirarme a los ojos                              y el Simún a palpar las gibas del camello.                                En el valle mismo del faraón fratricida                                un ojo me miraba con ira draconiana:                             me aparté, muy lejos de su seco vértice                             buscando el cobijo de la parca pirámide.                        Las piedras me husmearon como perros de siglos:                            tomaron la forma de sombras ponzoñosas:                         Sitio de alucinaciones olvidadas del fango,                            Siembras abiertas de un dudoso rencor.                          Egipto me acechaba con su enjambre de enigmas                       en un paraje donde una vez hubo hojas incipientes.                      Eran las mareas de los siglos clamando por las aguas.                         El batallar inmenso de cosas derruidas:                            Allí donde la sequía pactaba con la altura                            el mismo sol errático liquidaba al esclavo.                          No supe cómo llamar a aquel momento obscuro                        pues el desierto siempre va borrando los nombres.                          La efigie se lamía las patas de león                           custodiando los huesos bajo ella, molidos. 
                                     Río de pájaros:                                     la mañana se trepa                                     en la rama enlazada.                                      Sobre su canto tenue                                     nace el mirlo                                     y se pierde entre hojas.                                      Este mundo se forma                                     sobre las tiernas plumas                                     de un rumor amarillo.                                     En su rozar de oro                                    es flecha intempestiva                                    la fiesta del canario. 
Río de pájaros
Autor: Richard Albacete  189 Lecturas
                                 " Se ha demostrado que, mientras más dinero tenga un hombre                           en el Banco, las mujeres lo quieren RELATIVAMENTE MÁS "                                                                                   Richard Albacete 
                                No son las compañías de Seguros las que pagan mal:                                  Las que pagan mal, son las mujeres !                                                                         Richard Albacete 
                                     Que la pena no nuble al sentimiento humano                                          y nos cierre los ojos en un dolor profundo.                                     Que el furor que demuestra las iras del pagano                                       no borren alegrías de las que tienes antojos.                                      No permitamos nunca que nos cierren el alma                                       que busca revelarse de los agrios trasiegos                                     ni aceptemos los lutos que pone el inframundo                                     para que sólo pensemos en terrores arcarnos.                                Que la luz vibre y perdure por siempre en nuestros ojos                                     y, que sus claridades, enceguezcan enojos                                  al son de un tambor de contextura suave                               mientras los sueños sobrevuelan como cantos de ave                                  y se desprende la congoja, aun del vagabundo,                               pues para reír es que Dios planificó este mundo                                 y nos dío, para vivir, aquella risa suave                                   que puede deshielar aun los más fríos huesos                                 que necesiten de calores, arrullos y embelesos                                para sentirse ufanos de condición humana                                pues si la raza se muestra con destrezas paganas                                es menester no claudicar ante su brioso lazo                                Pues no lo hizo aquel que cultivo quimeras                                como el Inca glorioso llamado Garcilazo.      
              Este es el primer poema que no es de mi autoría que publico en Textale. Lo hago como reconocimiento al más grande poeta que jamás dió Venezuela. Espero que les guste!                                              LA  RENUNCIA      " He renunciado a ti. No era posibleFueron vapores de la fantasía;son ficciones que a veces dan a lo inaccesibleuna proximidad de lejanía.Yo me quedé mirando cómo el río se ibaponiendo encinta de la estrella...hundí mis manos locas hacia ellay supe que la estrella estaba arriba...He renunciado a ti, serenamente,como renuncia a Dios el delincuente;he renunciado a ti como el mendigoque no se deja ver del viejo amigo;Como el que ve partir grandes navíoscomo rumbo hacia imposibles y ansiados continentes;como el perro que apaga sus amorosos brioscuando hay un perro grande que le enseña los dientes;Como el marino que renuncia al puertoy el buque errante que renuncia al faroy como el ciego junto al libro abiertoy el niño pobre ante el juguete caro.He renunciado a ti, como renuncia el loco a la palabra que su boca pronuncia;como esos granujillas otoñales,con los ojos estáticos y las manos vacías,que empañan su renuncia, soplando los cristales en los escaparates de las confiterías...He renunciado a ti, y a cada instanterenunciamos un poco de lo que antes quisimosy al final, !cuantas veces el anhelo menguantepide un pedazo de lo que antes fuimos!Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo.Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño;desbaratando encajes regresaré hasta el hilo.La renuncia es el viaje de regreso del sueño..." 
                              Paz                                para las manos que tiene el peregrino                                en las que lleva huellas de espantosos caminos.                                Paz para los hombres que empuñan el arado                                mientras trillan el surco por siempre trajinado.                                Paz para los que muestran caída la mirada                                y sus bolsillos llevan un agujero yerto                               pues la miseria misma les desgarró los ojos                               y cargó de dolores su espalda, sin remedios.                                Paz para aquellos campos en que el labriego sueña                                impregnar con olores de preciosas gardenias                                y paz para los surcos por siempre ensangrentados                                donde la guerra siembra sus muertos a puñados.                                Paz para todo aquel que por su pan trabaja                                y paz para el que descansa, severo, en su mortaja.                                 Y paz para aquellos niños de apariencia andrajosa                                 alejados, por siempre, del olor de la rosa.                                 Que el fin de las batallas se presagie, sereno,                                  y que todas las flores nos den su aire ameno.                                  Que sea desenterrada de todos la perfidia                                  y desterradas lejos las armas y la envidia!
Paz
Autor: Richard Albacete  216 Lecturas
                                      Como muriendo en sequías muero yo                               en las falsas distancias que me da el pensamiento                                atrapado en los mismísimos caminos de los lutos                                  sintiendo los primeros visos de la inexistencia.                               Lejos de ti: mi pan, mi copa, mi racimo florecido,                                 ajeno a las sonrisas que dejas en el aire                               fuera de los alientos que siempre te entretejen                                como mariposa de fuego en su danza sagrada:                                Quisiera ahora evadirme y retomar al mundo                                donde nos aferramos a enterrar las nostalgias                                 Yo araba en tu pelo de mar maravilloso                               sosteniendo el pie santo de tu tibia clineja.                                   Tu te sostenías en tu talle radiante                                 entregándome a besos tus fibras y tu humus                                 en la extensión misma de rotos tajamares                                   e iba grata mi mano a medir tus bahías                             Ahora, alejado de las balanzas de la paz, y de noche                              algo denso, voluminoso, con garras de salitre                               me ahoga desde el fondo de su mismo arrebato                                 y desplaza mi lengua hacia una sed agónica.                
                               Cuando cese el enojo                                  y deje de deambular por sendas ácidas                                 colocaré mis pasos hacia dulces horizontes,                                  coloreados por el sabor del trueno,                                  instituidos sobre piedras fecundas                                      y la diafanidad de muchas savias                                        que agregarán robustez a mis pasos                                          y embriagadoras ideas, a deshora y a hora.                                  Continuaré más allá de los abetos                                    a ululantes valles de decoro                                     donde abrevaré a los márgenes del río                                       la paz que consistentemente, me es negada.                                En las piedras más hoscas echaré mis afanes                                  y en mi boca se compondrá un himno, en alegrías.                                  Cuando el enojo cese llegará el olvido                                    y la brisa fragante donde ondea la calma.                                  
                       En todos las redes literarias que he visitado, siempre me he topado con algunos que piensan que son escritores, y no es así. Los escritores no son los que toman cualquier cosita y creen hacer un ensayo, un cuento, un poema, etc. En las redes existen muchos que no saben siquiera la responsabilidad de autodenominarse escritor, menos aún, poeta. ESCRITOR y POETA son títulos que se logran con mucho trabajo y tesón, sí es que se tiene la capacidad y el talento para ello. No todos podemos ser lo que nos dé la gana llamarnos, sino lo que logremos concretar a lo largo de nuestra existecia. Unos son entonces, ESCRITORES y otros, intentan serlo, aunque jamás lo logren.               En mi caso, trato de pintar, pero NO SOY "PINTOR ", y toco diferentes instrumentos, pero no por ello puedo decir que soy un " MÚSICO ". Es menester aprender entonces las diferencia y las realidades de cada caso particular.....Creo que es de gente inteligente el saber reconocer los límites que todos poseemos,como humanos que somos .
                                  Agua que es aire,                                  aire que es tiempo,                        tiempo que cae cristalizado en las arenas                          como cascadas de color y mármol.                        Al fondo mismo donde nace el arrebol                         y se incrustan espigas en las gemas,                          tú y tus privilegios de sonidos                       mirando al mar con vista adelgazada.                     La presencia del mar, arriba, divagando                        quieriendo verse llena de privilegios.                      Océanos de ecos donde muere el peñasco                     y los estruendos se revuelcan con la ola                       un pensamiento espía y ya te palpa                  mientras los elementos te claman con amores                  La sirena, deja su canto y se aproxima a verte                      para copiar de ti tus gestos y gemidos...                               
Agua que es aire
Autor: Richard Albacete  162 Lecturas
               A ti amor te doy mis labios esta nochepara que los disfrutes sinceramente,con la alegría con la que yo disfruto de los tuyos.Cuando busco tu boca para loarterepito mis besos sobre tus besos.Trazo en tu boca ígnea la espiral de mis labioscasi gruñéndo, como una lluvia súbita.Al estar en tu boca y tocar la maraña de tus cabellos,doy el pequeño paso que hay de la quietud al vértigoy los dos remordemos infatigablemente.A ti amor que eres bálsamo de antiguas gestasque libre en otras bocas y en otras vidas.A ti amor te doy mi rodar de inconstante.He andado por ahí solitario y turbadoprematuro y febrífugo, sin echar raíces sólidas.Atravesando en vilo, debilmenteuna juventud que derroché entre copas.Mis edades se fueron como lerdos reflejosy sentí a la vejez afilar su estiletey poner su guadaña al fondo de mis sendasy sentarse a esperar para el postrer destajo.Mas llegaron tus besos de azafrán una tardey conocí que todo lo anterior fue una prueba.Para llegar a tí, muchacha esbeltay disfrutarte como disfruta un niño su sorbete.Para absorber toda la miel y el azúcarde tus labios finales que me amaniatan.La noche te la dedico amor como mi boca.Haz tu con ella lo que te venga en gana.Constituye sus leyes con tus vastos parámetros.Te la dejo con las riquezas y sus ruinas,con sus viudas deserticas y sus falsos extraños.Para que hagas con ella lo que quierasmientras yo te idolatro sin dejar de estrujarte!                             
                               Gracias a Dios, mi avatar es un árbol. Un árbol es, en sí algo bello. No despierta rabias ni pasiones. Todos pueden contemplar a un árbol y serenarse y complacerse con sus frutos. Los árboles llenan de gracia los ojos y de paz a los pensamientos: Nadie nos ve y nadie nos deja de ver. Los pájaros anidan allí en sus ramas. Ni mujeres ni hombres se enamorarán jamás de un árbol....Y eso es lo que nos hace a nosotros, los árboles, verdaderamente llamativos.
                   http://www.youtube.com/watch?v=RjEt5KWjQZc&list=FLTTyJTZLWTQbeYvu5jiIcNA&index=11 
Imagen
Tu punto de vista
Autor: Richard Albacete  137 Lecturas
                               La noche fría, inmensa, desaforada,                 cascada caudalosa que se encurva en los hombros del horizonte,                     estola interminable donde los luceros traspasan y fulguran                      ojo detenido que absorbe al mundo mientras sueña                  los pájaros son solos de sonoridades que deciden callar               mientras ríos de tinieblas se asperjan como mares de juicios                 la noche, extendida allí como un plato de racimos cenicientos         cubriendo la pagodas, los cementerios, los más crasos enigmas terrenales                es una pitón que va buscando una madriguera que la albergue            es la manifestación de una mano temible que atrae a los abismos                       viene, viene con su veneno de víbora intranquila               a posarse sobre los peregrinos que llevan su cruz y batahola             La noche tiene la energía del mar y una oscura y resistente sinergia              y arranca los gemidos de las almas que transitan a caballo.           ! Si solo tanta oscuridad pudiera recogerse en algún rompeolas ¡               !Si tan solo pudiera su pesada afrenta aligerar mis ojos ¡            Pero no: la noche me profana y me transgrede y rompe en mil misterios                  que podría yo mirar como mis ojos son por horas sepultados:              Yo sé que tú vibras en esa noche y que tu melena es cálida            y sé que, aunque rodeada de brumas, tu cintura allí existe y sobrevive          amparada por miríadas de sales y sobre tu lecho de simple yerbabuena              donde los hombres esperan para dormir contigo y extinguirse. 
La noche
Autor: Richard Albacete  172 Lecturas
                               Abrir los ojos, cerrar los ojos:                         Todo es igual ante el segundo momentáneo.                         En un parpadeo nacemos a nosotros                         y en otro parpadeo nos difuminanos.                      Los cristales nos recuerdan nuestra figura,                       vanas figuraciones que se quiebran agónicas:           Detrás de nuestra sombra la ceniza de tiempos quizá sólo fingidos.                    La añoranza de la añoranza forcejeando al espejo,                        somos llevados por alas de sigilos         al lugar, atemporal, donde todos yacemos, ida la hora e ida la palabra.      Sobre nuestras espaldas, un sol que nos mancilla y nos llena de espinos,      Casa de los ancestros, casa de sombras, donde sus ritos aún deambulan.            Fibrila nuestro corazón y muere y es llevado por lutos cadenciosos     al mismo espacio donde converge el rictus, que nos engaña con su cara fraudulenta           El río deja de ser río, las vastas constelaciones ruedan entre nosotros              y somos sembrados de reflejos, espúreos que pasan sin tener desagravio. 
Abrir los ojos
Autor: Richard Albacete  115 Lecturas
Imagen
Para mi libertad
Autor: Richard Albacete  242 Lecturas
                      En Venezuela, desde hace tres días, hay constantes manifestaciones pacíficas pero ruidosas, llamadas popularmente " cacerolazos ". La manifestación consiste en que cada individuo, hombre o mujer, tome una OLLA o una Cacerola, y la golpee durante media hora con algún objeto contundente, por lo general una cuchara o un palo pequeño. Según la RAE, el término correcto sería CACEROLEADA, pero los pueblos, cuando están molestos, no se ponen a consultar a los diccionarios...Los gobiernos deben tener en cuenta las protestas sociales o su LEGITIMIDAD, tenderá a esfumarse rápidamente.
                         Entre arborescencias y manglares                         tu clara mirada que descubre                          la intención de mis pupilas, azoradas,                         por la añoranza de tu tierna tenencia,                         por el anhelo de tenerte en mansedumbre                         a la hora en que pactan las auroras                         y morder cúmulos y residuos                         en las que se diseminen jadeos glamorosos:                         Que ostentes ante mí tu vida extrema                          y la llamarada de tentaciones en que flotas                        para que hagamos un lugar donde habiten las almas                        juntándose como olas y prodigios                         bajo las gestaciones de un sol rojo                         que será opacado por nuestros resplandores                         mientras trepamos a las cumbres de los cuerpos                         sobre violetas de dorsos tendenciosos                        y el sabor del mentol en las lenguas enlazadas                        como olas amarradas  a su intenso fundamento.  
                  La luna                   se ha puesto roja                     con su bufanda de plata:                       Me mira, tierna la luna                         y yo no quiero mirarla:                               Sus ojos intempestivos                               me saben a madrugada                                  y, soberbios a los míos                                   me intimidan y maltrartan:                        Que pasen de largo a largo y muerdan a la gitana                              o se arrastren sobre peñas, donde la muerte es barata....                          Cuando me inquiere la luna, yo no deseo mirarla !           
La luna
Autor: Richard Albacete  176 Lecturas
                                        " Si no hay justicia para el pueblo.                                         que no haya paz para el gobierno "                                                                    Emiliano Zapata 
                              Que el horizonte infinito se despueble                                  ¡ sin llegar a la muerte !                               Que declinen augustas las adustas bahías                                  ¡ sin perderse la vida !                               Que el lebrel sencillo no llene el camposanto                                  ¡ y no pierda el encanto !                               Que el occcidente crezca y que hermane al Oriente                                  ¡ sin que pase el hereje !                               Que el mundano se achique ante tronos dorados                                  ¡ Por siempre consternado !                               Que el abate tedioso no deje los pasos clericales                                  ¡ No somos inmortales !                                Que los brazos de hipsísila recuerden los besos de Himenea                                y en concierto de castos las malas mañas se desintegren                                a la vez que los hitos del que cabalga bien no se inoculen                                  del veneno cobarde que lleva el malvado en una pócima                                 ¡ como cosa ominosa ! 
                             La voz                               de Francia                            en que murmuras                            suaves fragancias                             me envuelve todo                               cual marsellesa                                de tu bohemia:                             Eres un mundo                                 en que mortifican                               las guillotinas de tus placeres                             que esparces siempre                                entre quereres                                a los mimosos y caballeros,                             tal como quieres ! :                                   ¡ Canto alevoso ! 
La voz
Autor: Richard Albacete  131 Lecturas
                                      Me mima                                        el oro                                       tan consagrado                                         de tus tesoros:                                        tú eres la perla                                          que me serena                                       y en decacordios                                           me explayo todo !
Me mima ( Breve )
Autor: Richard Albacete  120 Lecturas
                                          Contracorriente                                                he                                            desplazado                                                tu                                              beso                                                a                                             veces.....                                                Y                                               por                                            quererte                                                es                                               que                                                yo                                               vivo                                          contracorriente 
                                 A ti,                                 una caricia albina,                                   una mano que se alza                                                 alborozada,                                    un beso que se da sencillo                                                   y mis manías ! 
A ti ( Corto )
Autor: Richard Albacete  137 Lecturas

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales656862
Textos Publicados4964
Total de Comentarios recibidos6148
Visitas al perfil192070
Amigos462

Seguidores

36 Seguidores
Mauro
Gerardo Llamozas
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
vladimir
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

462 amigo(s)
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Luz Margarita Cadavid Rico
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Marìa Vallejo D.-
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
ALFREDO MENDIOLA
estefani
Enrique González Matas
Greta Etura
Uriel Delgado Méndez
Ro
virgos
María de Montserrat Zenteno Palacios
Laura María
GRACIELA BRASCA
LIHUE
lorf
Karla   Figueroa
luna austral
wendy gutierrez
marlyn ruiz
Ignacia
noelia andrea
Julián
Mariana Silva
Nereida Rubí Deâk
 
ralbacete

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  Marité
  Mía Luna
  Florrta
  MONICA DENIS
  dani briam
  esmebueno
  aidee aguirre
  germariels
  lucianaalfonzogarcia
  ykpisu
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 47 Próx. > Fin >>