• Richard Albacete
ralbacete
-
-
  • País: España
 
                                       Escúchame, óyeme,                        sé en todas las cosas componenda de viento,                                soplo excesivo, aire azucarado,                             aquello que revuelve mi cabello leonado                              cuando el plenilunio ha arrasado su luz.                     Sé la que estás al lado mío cuando embriaga el soneto,                         sé mirar, sé hondonada donde me extasio amplio                         la nota que se arrastra al pie de algunos solos                       la ternura en dos paños donde un cuerpo divaga                         cayendo como labios que buscan presionarme                         y llevarme a la gruta donde el corazón baila                         en la danza de fuego de tu ardor de viruta                        Escucha mis amores entrando en la explanada                         y la vaguada intensa donde quiero mecerte:                          Como las melodías, renace desde el vaho                         y añejate en mi aliento, como vino en reposo. 
Escúchame
Autor: Richard Albacete  344 Lecturas
                                             "    ¡ En                                                 materia                                                    de                                                 placeres                                                     me                                                   gusta                                                   probar                                                  mujeres ! "                                                      R. A 
                        “Sólo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo”.                                                                                                      Epitafio de Miguel Unamuno. 
                                         "“Ya decía yo que ese médico no valía mucho”. Epitafio de Miguel Mihura
                                            Casa del trueno:                                            ciudad del vértigo:                                            entre gritos y sombras                                            un golfo a la deriva.                                            Las cicatrices silenciosas del sueño                                            se  echan a andar por el paraje añoso.                                            Todo en su madera, descascado.                                             Palpitaciones detenidas al alba.                                             Circo de las cosas descansando de pronto.                                             Cuerpos que en sí son sólo laberintos.                                             Por un paraje místico, arribamos y estamos                                             dentro de nosotros mismos y las reticencias del yo.                                             Camino por parajes apenas zaheridos                                             por lugares que me tatuan y me maltratan mucho.                                             Mis recuerdos perdidos, tiempo adentro.                                             Absorbo mis problemas suficientes.                                             Las horas se sostienen en sus mismos contornos:                                             hay pinceladas de luz absortas de tristeza                                             Por las terrazas de mi frente, broto y me espigo                                             reconociéndome en los vahos del espejo. 
Casa del trueno
Autor: Richard Albacete  142 Lecturas
                                         Húndete en tu piel, húndete toda                                           en el ser azuzado de tu agua:                                         Corre por los corredores de tu boca                                         precipítate por tus ríos internos                                         Mana de ellos salvaje, depurada,                                      con una concepción de agua profunda:                                       Renuncia a no mojarme con los ojos,                                     niégate a no empaparme con tus manos                                      Cae en mí, siempre creciente, ríada                                       afluente cadenciosa sobre un páramo.                                         Catarata de faldas cristalinas                                       de extremadas uñas amoladas.                                     He aquí la hora en que insólito busco                                      tu pecho de turbión, tu cresta negra                                      la cadera en detalle decantada                                     el armiño de ambos hombros vistos:                                   Alrededor de mí revuélvete y ahógame                                    con la furia infinita de la ola pasionaria                                     Ven definitiva, como de medianoche                                     a bailar sobre mí, azul precioso.                                  Quédate como estrella adamantina, retraete                                    a dar en mis costas y romperme del todo                                   Furia entre dientes, con la que cortas almas                                  ven a mi con tu furor que eclipsa y que libera.  
Húndete
Autor: Richard Albacete  176 Lecturas
                                            " Descansaré de corrío                                              luego del síncope mío:                                              Este síncope me aterra:                                              ¡ No quiero estar bajo tierra !                                                                        R.A.                                                                                                                                       
                             Falta poco...                                   Poco falta,                                para llegar hasta tu cuerpo airoso                                     y planear sobre él como hoja de viento.                               Falta poco para llegar y beber de tus mares divinos,                                 para disolverme en las aguas que salen de tu entorno                                      y extenderme entre la voluntad y el éxtasis                                  al que está destinado este peregrinar que vivo.                                 En ti dejaré que mi existir se haga                                    a la vez que percibo, de tu boca, tu todo.                              Para satisfacerte es que vengo, bendecido,                                   entregado a quemarme en tu inmensa vorágine.                                Ante ti velaré, rodilla en tierra                                       hasta que aprenda a danzar tu danza tierna.                                 
                                                                      " La lengua que menos domino es la que tengo                                                                dentro de mi boca "                                                                          R. A. 
                                    Esta tarde se mueve junto con las lloviznas,                                   las sílabas se las tragan en un mordisco húmedo.                                   Del fondo de todos los verdes, nace el paraje                                   ante el vibrato tranquilo de un solo insuperable.                                    La manigua se cuela por encima del vértigo,                            cayendo hacia unos suelos que siempre absorben sorbos.                                   El infinito oscuro va perdiendo volúmenes                                mientras cada astro seco se engendra en su quimera.                                     Las estrellas titilan como los albedríos                                    que suelen despeñarse en sus egos tremendos.                              Mis ojos sueñan pero las constelaciones se les anticipan                                   y bajo todos los astros, algunos me describen:                                Soy tan sólo una fórmula enclaustrada en la cláusula                                  que quieren escindir los mares de la noche.  
                                        Sombra clara, revuelo                                    en el jardin copioso de gardenias                                  paseando entre piedritas pusilánimes                                   con brazos extendidos y entornados                                     tu cabello virando al mediodía                                    tu cuerpo, patria de mariposas                                   que aletean, expidiendo fragancias.                                   Ojos castaños del tamaño del cielo                             se arremolinan las estelas en tus hombros                                 árbol enhiesto tu cuerpo de redomas                            donde pongo mi lengua, inventando escrituras                             al pie de las mañas y manías que te retratan                                 yo y mi lucha, mi sed, mi esfuerzo vivo,                             para abrirte ante mí, caja pandórica                               que contiene al universo y todos sus pormenores.
Sombra clara
Autor: Richard Albacete  236 Lecturas
                                    Al  error terminal de mis errores:                                    lo repito en horarios macilentos                                 en el mismo momento gangrenado                               donde las cosas me miran y me escupen.                                  Estoy parado en el estaño joven                                 de un recuerdo de origen impensado.                                Sostenido sobre pausas de tiempo                                 con el sabor y el olor de mi carne                            cruzo el mismo puente que va de aquí a allá:                            El mismo vaivén afónico en el momento lúdico.                          Las cadencias no pierden vigencia, no se mueven,                              el mundo se detiene entre dos pórticos;                             en uno está la homilía de las horas                               en el otro las pautas de los tiempos.                             Todo es circular entre el cielo y la tierra:                              Se borra, se repite, se crea y se borra.                               Aún la llama de la chimenea reflorece                              al lugar sigiloso al que fue antes de ser.                            Mi alma se escapa entre halos y llanuras                            para volver a ser momento y retorno cíclico.                             Me equivoco una, dos, tres, cuatro veces                              inicio y avanzo y retrocedo y reculo.                             sobre mí los mismos vacíos circulares                         que se mantienen sin variar su espectro ansioso.                           Al repetir mis errores me condeno a repetirme                             y soy el mismo puño que circular se hace.                            Me miro y me despeño sobre la página agria                             y vuelvo a estar, página arriba, luego.                                                                      
Error terminal
Autor: Richard Albacete  196 Lecturas
                                         En esta tierra preñada                                         de pisadas extranjeras                                         el mirar viene y se queda                                         entre sentires profundos                                         con los latires rotundos                                          de tus quereres sinceros.                                          El amor hace que cante                                         al pie de las tolvaneras                                         con el alma en tus sinceras                                         manos con las que arrebatas                                         y te llevas mis congojas                                         como a unas penas baratas.                                         Mi canto de joropero se hace ante ti más profundo                                         pues pá sacudir mi mundo es pá lo que yo te quiero !                                  ( Así son los cantos mañaneros de mi preciosa Venezuela !)                                                                                          
                   Todo grupo humano se puede categorizar según su tipo de pensar. No es necesario ser científico para dar con una división obvia de la humanidad, como la que a continuación doy:1 ) Personas bien pensadas:   (  Tontos, para ser específicos, los varones en su mayoría )2 ) Personas no tan bien pensadas:    ( Menos tontos, por lo general, algunos varones hay aquí)3 ) Personas malpensadas:            ( La mayoría de los seres algo inteligentes o con cultura)4 ) Personas extremadamente mal pensadas:  ( Féminas, o conjunto de todas las mujeres,                                                                  desde las quinceañeras hasta las abuelitas )         Detalle: El dicho " Piensa mal y acertarás ", fue ideado por una mujer, de ahí que se puede                                                                 hacer extensivo a todas las susodichas, pues:                                                                 TODAS PIENSAN IGUAL.           Esto es altamente informativo para los tontos: ( Piénsese " HOMBRES " ). 
                                 A veces, la mano reposa los lunes:                             fin de los fines de semana y comienzo de los días laborales.                             No siempre se puede escribir a trazo erguido,                             no siempre se consigue emsamblar a las letras                             con la pasión del que hace un nudo ciego o de marino,                             con el intenso regodeo de aquel que esculpe todo lo que toca.                              No siempre las horas traen ese marfil y ese oro                             que puede sobrevenir y resucitar a las más ominosas situaciones.                             Hay días en los que no se puede extraer la vida de los muérdagos                             y en los que es preciso descansar, hasta que la inspiración regrese                             al mismo foso en el que suele espantar a dragones inmensos                          y encumbrar y dar altura a los de enigmas que esconde el pétalo de la lis. 
                      Para los hombres que sufren de frío por tener " dos frentes ", ambos gélidos, una muestra en video de un " chocolate caliente ruso " Горячий шоколад                      http://www.youtube.com/watch?v=zFxzjhihgV0&list=FLTTyJTZLWTQbeYvu5jiIcNA                  Si no entienden nada de ruso, NO IMPORTA !! 
                                    Olvídame, olvídame                               desde esta agua que corre taciturna                              hasta los mares de molestos relinchos:                          Aparta tu recuerdo de mí, hazme desmemoria:                             No verán más tus trazas mis caminos.                           He recogido ya los madrigales que te envié                       también las notas y bemoles que jamás devolviste.                         Me he calzado las botas del que recorre leguas                             y pasa los horizontes, buscando lejanías.                          No trates ahora de venir con tu voz eminente                    No intentes resucitar al que desde hace tiempo yace.                    Ya salí del lugar en el que me sepultaron inclemencias                    borrando los epitáfios que hiciste al llenarme de olvidos.                Con la cara del que va reverdeciendo desde las umbras tristes                    acepta que ya me fui y que estoy amañando otra boca.                       La pasión zaherida todo lo mata o muere                       y ahora que dejé mis despojos, no pretendas que vuelva.  
Olvídame
Autor: Richard Albacete  279 Lecturas
                            Hago extensiva a todas las madres mis sinceras FELICITACIONES en su día !..... Especialmente a la mía, pues tuvo que criarme y tolerarme !  NOTA IMPORTANTE:   También felicito sinceramente a todas las mujeres, que, a pesar de no ser madres, son verdaderas MAMACITAS !.....Brindo por ellas con la copa llena !                                                                       R.A 
                                          Pan de luces, sombra de tu orilla                                           cristal artificioso de tu torso.                                        Domos tiernos como mareas curvadas                                       con la boca comiendo hostias salvajes.                                       Relumbra el artesonado de tus caderas                                          bajando a lomos hacia otros orificios.                                        Las uñas con acrílico que marcan                                        los signos que deseas endosarme.                                       Tu nariz y su tabique entre tus ojos                                          donde ondean placer y maravillas.                                     Arcos de ríadas tus exquisitos hombros                                    donde la estrella te asombra de homenajes                                      Amanecemos siempre en la orilla                                       del mismo mar sediento de las pieles.                                       Por las espirales de mi ombligo subes                                       reptando lentamente con tus lianas.                                   Combate cuerpo cuerpo y frente a frente                                     de seres que no sufren desagravios.                                    te echo hacia atrás la melena y gravita                                       flotando como lúdicos maizales.                                       Asiéndome de esa cabellera                                     me hago al mar indómito que eres:                                        Exploro a estribor y a babor                                       si buscan acecharnos enemigos.                                        Desemboco en un delta airoso                                  de donde fluyen dos fuentes como piernas                                       Consigo allí una montaña altísima                                   y al pie de ella, un tesoro secretísimo.                                Por ese horizonte me introduzco y me pierdo                                   mientras la risa baja como estridencia                                  y se entreabren ante mí esos manglares                                   en los que plantaré dulce bandera                                   forjando la paz en tu estructura.                                                                          La noche danza afuera entre sus velos                                   mirándonos con envidias de puñales   
Pan de luces
Autor: Richard Albacete  375 Lecturas
                              Vientre que de madrugadas                                     traes tus viandas sencillas :                          ¿ En qué lugar de tus aguas puedo beberte tranquila ?                              Soy hombre de burdos miembros y embadurnado en lamentos                                 y en esta hora precaria, tus dos senos me engalanan:                              Mariposa en las que bebo para proseguir mi sueño.                               En tu carne anaranjada mi alegría alza en volandas:                          ¡  Por ello elevo al cielo un agradecer sincero !                            .....Seré lo que tu me digas cuando tu vientre lo pida .... 
Vientre
Autor: Richard Albacete  163 Lecturas
                                      Entre                                        las                                      peñas                                        se                                    mezclan                                        tus                                      raíces                                        con                                         mi                                      tierra,                                         y                                        la                                     sombra                                        de                                        tu                                      pierna                                      sobre                                         mi                                        cae                                         y                                     refresca.                                             
                                                  En                                                  mi                                                boca                                                  se                                            entremezclan                                                 tus                                              sabores                                                 con                                                  mi                                               lengua  
                                            Una vez, creo que oí, o divagué que creí oír, a una joven mucama, declamar este breve poema, siendo ella la portadora de un corazón roto, pues su matrimonio iba mal.                       Sin preámbulos, coloco sus notas de dolor:                                " Antes de que te caces                                 mira muy bien lo que haces,                                 pues el amor se deshace                                 como la espuma del ACE "                                    Nota: El  " ACE ", era y es un detergente muy utilizado en distintos lugares de suramérica, especialmente para lavar !! 
                  Conozco a un portugués al que le gustan las muchachas de color. Les dejo, a continuación un poema que bien pudiera ser de él, pero yo se lo invento ya que se le dificulta en extremo pensar  ( Ley universal : " Portugués que piensa no es portugués, ni tiene abastos ni panaderéias " )                        Poema del panadero en Portuñol ( mezcla de portugues con español )                                   " De manhana                                    as negrihnas                                    celentan                                   mes mahnaninnas "                      Traducción agregando la difícil letra " Ñ "                                   " De mañana                                    las negritas                                    calientan                                    mis mañanitas " 
                                   Cuchicheos, suerte de susurros                              abrazo de dos cuerpos en si exterminándose                                 en la cama petrea, ante el sabor del acido                                en la estancia de intensa alevosia                               echando el estupor a sitios vacuos:                            par de enamorados como extensas vaguadas                               cantándose al oido suspiros avivados                              fiesta por siempre, festin que no se acaba.                               Legiones de peces hacen a esta pareja                                 atropellada en sus lenguas erizadas.                               Pasión, rosa viva, labios que se desfloran,                               el tálamo nupcial del que perdio el anillo                               o le dejo enterrado en otro orbe musgoso.                                Peleas musculares, diatribas de manjares                                se enseñan  a morir en una brasa vívida                              cimentados en dientes y parpadeos plurales.                              Cada uno navega de arriba a abajo al otro:                              orejas que se muerden, estímulos estallando                               llegando hasta lo último de si mismos se increpan:                            turbión de manos, tifón de deseos, lucha de miembros                             ahogándose a si mismos en sus tensos esfuerzos:                                abanicos de plumas, oros, rizos arrancados                             El dia y la noche siguen, prosiguen, gimen, tornan                                y las partes se avienen a palparse y sorberse.                                                                        
Cuchicheos
Autor: Richard Albacete  169 Lecturas
                              Mareo de las aires en tu frente pulida:                               separan tus cabellos encrespados y límpidos                              en una tarde hambrienta de plantar desazones                              para ponerte ideas que te hablen y disuadan                              y evitar que te vuelvas, tormenta y sol airoso                              y caigas como lluvia sobre los huesos míos.                              Resucitando en mí esa sed que fue agónica                              de amores subrepticios y centelleos románticos,                              cuando era mi cuerpo pulpa de plenilunios                              y la vida trepaba por mis hombros y sombras                              Sobre mí venía entonces el fuego momentaneo                              que sostiene los fémures y las fuerzas encima                              de unos pies que venían investidos de carne                              marchando hacia un destino de amores encendidos                              mirando marchitase mil mariposas álgidas                              quemadas sobre pechos que no eran contenciosos                              mostrándose a la vida que  allí recomenzaba.          
                            Gira el aire y doma a las hojas                                 prosigue resbalando en una rosa de vientos.                             El aire tiene cara de enfadado intenso                                   golpea, repitente, las plateas ariscas                            Sus dientes mordelones comen los anteojos                                   de alguno que los perdió, subiendo el empedrado.                            Con mal rostro y uñas pretenciosas                                   rasguña las espaldas de las hembras herbivoras                               que se agachan a recoger los terrones de azúcar                            con  los que endulzan sus labios cuando la zafra viene.                                    
                                   Todo se repite: el muro hendido                            las avenidas largas y siempre desgajadas,                             el viento haciendo sus ejercicios estoicos                             la trampa que se atrapa, la plaza negra                          los mismos murales que mueren desangrados                             las caras aparentes de los anonimatos                               el aroma de sal ante un café impuro,                       lo esencial de los cuerpos que buscan penitencia.                          Montañas de colibríes echados en basurales                el carmín tosco, aquel loco que busca contemplarse en su labia                       el perro que ya es mueca, el muerto en la campiña                         el hospital que aloja a aquel que vino vivo:                          Hay una retahila de cosas que redundan:                          el pie del anciano que acoge tobilleras,                         la mueca feroz del irascible que maltrata,                         pálpitos de guerra y murmullos de engaños.                         La paz en diminutas formas reducidas                       el repliegue a la soberbia que atavía al necio                            la fuente quebrada el orificio artroso                        los fantasmas que migran a casas imperiales                     engendros de fantasías y sus postreras repeticiones                        la gente asustada debajo de sus nombres                         el mismo ser agónico que acumula su erario                         la mujer que se entrega en moteles baratos.                       Asidos a las telarañas de donde se agarra la vida                          la pobreza y los ojos vacíos de las viudas.                         El canario estupefacto el molino de vértigos,                        la tos compulsiva del que ha nacido enfermo                        los muelles y el tránsito marino que han perdido                              su delgadez redonda y silueta morena.                          Remoras y rememoraciones que trae ese tranvía                        que aparece de pronto sobre unos rieles súbitos                         Todo en su misma forma y en aires sin renuevo                             se repite y repite en un momento idéntico.   
Todo se repite
Autor: Richard Albacete  141 Lecturas
                                                         HIMNO AL ÁRBOL (VENEZUELA)CoroAl árbol debemos solícito amor jamás olvidemos que es obra de Dios. (Bis)I El Árbol da sombra, como el cielo fe con flores alfombras su sólido pie sus ramas frondosas aquí extenderá y frutos y rosas a todos dará II Él es tan fecundo rico sin igual que sin el mundo sería un erial no tendría palacios el hombre ni hogar ni aves los espacios ni velas el mar III Ni santuario digno para la oración ni el augusto signo de la redención no existirían flores ni incendio ni unción ni suaves olores que ofrendar a DiosLetra: Alfredo Pietri Música: Miguel Ángel Granado 
                                 Esas virtudes que al oído pregonas                             entre la viva fronda del horizonte urbano                             ¿ son verdades que dices asentada en tus verbos                             o son medias mentiras en formas arropadas ?                             Con la actitud virginal de la altiva cayena                               que se desvive alta sobre su vara rubia                           me dices que desconoces las formas del jadeo                               y para nada tu torso toco algún juego erótico.                              ¿ Medias mentiras o  sinceras verdades ?                              ¿ De mí te burlas y en tus trinos destilan                           en tus palabras quebradas como mares de amianto                                 una pasión de vida ya plena y devorada ?                             ¿ Cómo creer en la lisura del pecho pretencioso                             donde parecen han rasgado más que tus propias uñas?                            ¿ Por qué burlarme pura si yo te aceptaría                           si te hubieran tomado otras manos obreras ?                            En jardines de sombras observo que te plantas                           mientras mentoles frescos te embellecen la boca                             y giras la melena sobre ese cuello ambiguo                            que quizás se inclinara a goces yuxtapuestos.                                                
Que me pregonas
Autor: Richard Albacete  170 Lecturas
                                               Llévame, soñadora                                       al mismo lugar de donde densa naces                                         a esa agua tranquila y clandestina                                     que brota desde los modos del ensueño.                                     Ocúltame en tus tenues manos blancas                               mientras las perturbaciones cabalgan por el mundo                                        y tu ombligo me es por rosaleda.                                  Para la primavera en la que naces y mueres                                  monta y aulla en las tórtolas de carne,                                    disípate lejos de los desencuentros,                                 guardate de los lutos que buscan agonía.                              Sumérgete en el arroyo que te hace deferencias                                siendo por sobre todo esa princesa alada                             que toma mi pulso apenas se abren las auroras                                  haciéndome venir de parajes disueltos                               para encontrar el modo en el cual constituirte.                              En el chubasco de pétalos que me es por morada                              desnuda las imágenes que quieres que pregone                               y la aliteración fruncida que a veces se produce                                en ese estuario blanco que se llama página,                                 al que va conculcando tu melena en rebordes 
                El poeta Nicaragüence Rubén Darío, padre del " modernismo " en el siglo 18 y comienzos del 19, es sin duda el más grande de todos los poetas preciosistas que hemos tenido. Su lírica fue tal que introdujo en la poesía castellana el estilo y la pompa de los grandes poetas franceses. Muchos han dicho que en la poesía de nuestra lengua, de " todo poeta que ha escrito, siempre se puede saber si lo hizo antes o después de Rubén Darío ". Afirmación adjudicada al gran Unamuno.....Les dejo una muestra sencilla y espero que les guste.                                         Cuando la vio pasar el pobre mozo y oyó que le dijeron: ¡Es tu amada!...             lanzó una carcajada, pidió una copa y se bajó el embozo. ¡Que improvise el poeta!                         Y habló luego del amor, del placer, de su destino... Y al aplaudirle la embriagada tropa, se le rodó una lágrima de fuego, que fue a caer al vaso cristalino. Después, tomó su copa ¡y se bebió la lágrima y el vino!
                              " Cuando un hombre se aloja en la mente de una mujer,                                está muy cerca de tomar su corazón "                                                                           R.A. 
                                       ¿ Me invita a vivir esa mirada?                                   ¿ Me invita a morir en muerte lúgubre ?                                     El cenit cruza el cielo de tus ojos:                                 ¿ Es verdadera la forma en que me miras ?                                   Mirar de ojos que parecen transparentes                                  donde acampan los sentires de la nada:                                    Formas azulinas que me observan                                  más allá del alma y sus rezagos.                                    ¿ Es esa la mirada de invitar al amor                                o es una trampa de apariencias elusivas ?                                    Te asientas en el lugar del muérdago.                                Delante de tu cara, asientes sin sonrisas.                                 No quiero la muerte de un hondo navajazo                               ni descender a ciegas a los mares del delirio.                              Tramas que se vislumbran detrás de tus pupilas.                               ¿ No es preciso que me mires y que oscile tu luz ?                              Como saliendo del más falso estrago me golpeas:                                   Linterna de falacias y de brillo apagado,                                  te entregaré la carta de la misma renuncia                                que me diste la vez que partiste en bajeles                                 a una Europa que se mostraba transfuga                                   y a la que huiste, robándote la luna.                                    
                               " Cuarteto de cuatro cantantes anuncia que se                                 ha vuelto un trío de tres tercios tras la huída                                 de uno solo de sus únicos miembros en membresía "                                                                             R.A  
               http://www.youtube.com/watch?v=jiaPfePLSww&list=FLTTyJTZLWTQbeYvu5jiIcNA 
                                   Las horas se miraban al espejo                               pero el espejo en sus entrañas se absorbía:                                Pasaban por encima de ellos hexaédros,                               lienzos quemados, seres a la deriva,                              las divagaciones del segundo en el minuto,                               la quietud hecha vórtice y paréntesis.                               Las cosas en soledad, se sostenían:                              giraban encima de sí mismas y se espiaban                              Los relámpagos pactaban en los techos                               y las campanas se rascaban la cabeza.                               El orbe aspiraba, inhalaba, expiraba                              al borde mismo de perpétuos cabezales:                               No era todo más que imaginerías:                                Divagaciones venidas de un sol tácito.                             Sopores que ponen sueños entre los ojos                                 levantando arquitecturas imposibles.                                 
                                   En la frontera del ser y del estar,                                 donde el mismo vivir, se vuelve sombra                                    y la roca se torna umbra negra,                                  la plenitud de tu furor en llamas.                                 Cuando las piedras cayeron de Saturno                                 y una vaguada de flechas fue a acecho                                  el sol pendió de tu cintura oscura                                 y rodaron por los montes mis alarmas:                              Habías devenido en un nido de luciérnagas                                 envuelta en helechos taciturnos:                                Eras aquello que presumí era fábula:                               Un conjugar de bosques sustanciosos                                renaciendo de un espejo a la deriva                               condensada en los racimos de tu carne                              cuerpo empeñado en abierta disidencia                             ramaje que cobija mis empeños últimos                              y bebiendo de la fontana de sus senos                           renací como niño, al mundo que moldeabas. 
En la frontera
Autor: Richard Albacete  171 Lecturas
                            Me sorprenden las murmuraciones y maquinaciones que hay en esta red literaria. La envidia me ha levantado muchos adversarios y hasta enemigos...Personas inescrupulosas siempre han llevado adelante toda clase de calumnias y de infamias contra mi persona, por el simple hecho de escribir poemas...No entiendo el por qué de todo esto, sino que me admiro y asombro de la gran capacidad que hay en corazones necios de atacar a aquellos que se acercan a mí......Pero tomaré estos ataques como aliciente, para enfrentarlos desde mi lugar: Quien no quiera leerme, no me lea...Que cada quien lleve el fruto de su mala entraña. Reconozco que esta no es una página para socializar, sino para compartir textos...A ello me atendré y trataré de causarle pocos problemas a quienes deseen comentarme....Pero sé que insistirán en sus murmuraciones y detracciones....Dios los perdone por ello.                                                                Richard Albacete 
                              Repetiría                                  tus formas, tus fuentes                                     tus prodigios                              delante de cualquier proclama sólida                             - Aún bajo las concepciones de los mares ansiosos -                                No me arrepentiría de hurgar el bello velo fresco                                    que, a la vez que lo palpo, tiene temor de muérdago.                              Jamás me cansaría de alcanzar tus manglares                                    y acostarme con ellos, mientras labras al hijo. 
Repetiría
Autor: Richard Albacete  168 Lecturas

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales668522
Textos Publicados4964
Total de Comentarios recibidos6149
Visitas al perfil195480
Amigos462

Seguidores

36 Seguidores
Mauro
Gerardo Llamozas
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
vladimir
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

462 amigo(s)
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Luz Margarita Cadavid Rico
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Marìa Vallejo D.-
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
ALFREDO MENDIOLA
estefani
Enrique González Matas
Greta Etura
Uriel Delgado Méndez
Ro
virgos
María de Montserrat Zenteno Palacios
Laura María
GRACIELA BRASCA
LIHUE
lorf
Karla   Figueroa
luna austral
wendy gutierrez
marlyn ruiz
Ignacia
noelia andrea
Julián
Mariana Silva
Nereida Rubí Deâk
 
ralbacete

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  Marité
  Mía Luna
  Florrta
  MONICA DENIS
  dani briam
  esmebueno
  aidee aguirre
  germariels
  lucianaalfonzogarcia
  ykpisu
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 47 Próx. > Fin >>