• Richard Albacete
ralbacete
-
-
  • País: España
 
                                                   Si tan sólo pusieras                                              en mí, el corazón y la memoria                                      y el rastro de alegría que te estimula siempre                                       más allá de los límites en que ya no soy yesca                                    y de las cicatrices que tomaron desmedidas a mi alma                                    al punto ciego de no dejarme beber de luz alguna                             dejando a mi corazón golpear y danzar sobre tu lomo decoroso                                   lejos de todo lo que es polvoriento, absurdo, débil,                                 replegado sobre tu plexo solar de intensa nube santa                  arriba del estremecimiento de los arpégios donde pueda incrustarse una lírica;                               Cielo extendido que en mis horizontes germinales se levanta                            como andanadas de músicas resucitadas de archipielagos mentales                         podría yo beber de las conmiseraciones hacia las que me rindo y tiendo,                               mujer de mis orígenes, de fundamentales alianzas imbatidas                               árbol de quereres, manecillas de los momentos no afrentosos                           oceano a donde vengo a ahogarme en tus manos de calmas desmedidas.                                 Una respuesta apenas, a orillas de la ensenada de tu voz                                   es lo que necesito para llenar de consuelos a mis sienes:                    Despiértas y volátiles, como venas que claman que le des de  tus oxígenos                  para mantenerse de pie ante reciedumbres y desastres que quieran devastarlas.                          - Eres el ángel que camina a ciegas al pie de mis solsticios interiores:        aquella que es esencial, sensible y vívida: miel derramada sobre peñas que me rompen-                   ( sosiego que me rescata cuando me alcanza alguna sed primitiva y anterior ).                                 
                  " Se puede pasar de la Tiranía a la Anarquía con un rápido viraje.....Postural "                                                                                              R.A. 
                   " Los cretenses, tontos ellos, creían que sus parientes más cercanos                     eran los cretinos ".                                                R.A. 
                              En un camino de tréboles                                  y cerrada misericordia                               se difuminan las hoces del levante:                             Hay un ataque de furia en claroscuro:                             Un batallón de cóleras se desmedra en la página                                      portando espadas y batiendo tambores:                             recuerdos de soldados que disuelven su insomnio.                              La paja los ve venir y se incinera:                                            se flagela también la hojarasca vacía.                              Pero el trébol, lúbrico, sube y se les aproxima                                  proponiendo las formas de la paz, tendiendo puentes                                   para que las palomas traigan a sus laureles aún tiernos                                y cesen las agitaciones que fomenta la hoguera:                                      Paraje de sueños será aquello que fuere inmovilizado                             y un fomentar de uvas arropará al que vaya promoviendo la calma:                                     Adefesios cansinos son las proposiciones de la guerra                                    para aquel que lleva una bandera blanca y se santigua. 
Tréboles
Autor: Richard Albacete  662 Lecturas
                                          Monólogo de las voces                                          sobre tu cuerpo ligero:                                         liquidación de las sílabas                                          en tu melena quebrada:                                         pequeña niña, pequeña                                      cubren tu espalda mordiscos                                           como ríos amarillos.                                         Un plesbicito de sueños                                          hacen en ti pasantía:                                         diminuta flor llameante                                      que en mi sueño es obelisco                                         en que la suerte flamea                                      como un humus que avasalla                                       la ciénaga de tu vientre                                         y te derriba tranquila                                       mientras te muerden la oreja                                         una miríada de dientes:                                       franquicias que de mi boca                                       buscan tu aliento anhelado                                         con milenarios quereres                                        esculpidos sobre mármoles,                                       custodiados por los vientos. 
Monólogo
Autor: Richard Albacete  519 Lecturas
                                             El árbol                                               de la imagen                                            crece entero                                                  sobre mis voluntades.                                        Por el camino quedan visos revueltos.                                           Nada me petrifica ahora:                                                        ya nada temo.                                           Y sobre la inflexión del minuto                                                  mi tiempo tejo.  
Imagen
Autor: Richard Albacete  467 Lecturas
                                                   Dama de noche:                                                   entre tu noche                                                     y el día mío                                            Vagan tus umbras a la deriva.                                           El mar es pleno y moja mis ojos                                            mientras la vida me mira y mima.                                                    Las oropéndolas                                                       en su silencio                                                      me han traído                                                      sabor a fuego:                                             Sobre la rama que ve mi mente                                             yace el estigma de un beso frío,                                              cocido en hornos color a vino.                                          Reflejo de la muerte que en las esquinas                                           busca el insomnio que alguno esquiva:                                                    No busques verme:                                              sombra rodante en los crucifijos.                                              Ánima tenue que no percibo:                                            fluye tranquila en los cementerios                                             donde la piedra se vuelve oscura                                              y el hueso roto se desfigura:                                          Que entre tus lomos no se desmolden                                                         los soñadores.  
Dama de noche
Autor: Richard Albacete  524 Lecturas
              Nadie puede seguir dos caminos a la vez, nadie puede transitar por dos sendas,          ni navegar por océanos distintos simultáneamente. Nadie puede tener contemplación         por dos lados opuestos ni intentar escalar cumbres en continentes diferentes. Nadie pue-         de servir a dos señores, porque amará a uno y despreciará a otro. Nadie servirá a la vez         ni a Dios ni al diablo, pues mantendrá dividido su corazón: que nadie se engañe ante las         hipocresías manifiestas, que nadie se deje llevar por lisonjas que no son más que limos-         nas de pordioseros, que son las más pobres. Las personas, al igual que su falsedad de          palabras nos pueden engañar una sóla vez y no es nuestra culpa, pero si lo descubrimos        y volvemos a engañarnos, la culpa sí será imputable a nosotros....No soy de nadie aquí         ni en ninguna parte y ninguno debe tratarme con confianza desmedida.        
                       La muchacha fue a su entrevista de trabajo a ver si le daban el puesto de                 secretaria. Viendo el futuro jefe que ella era muy competente, le preguntó:                            - ¿ Cuánto aspira a ganar, señorita ?                                - " Mil quinientos dólares al mes ", dijo ella.                  A lo que el futuro jefe contesto: - "  Se los daré con mucho placer ".                         Y la joven le refutó : - " CON MUCHO PLACER son dos mil quinientos al mes !!  
                " Extenuada totalmente, sudada, cansadísima, adolorida, se levantó de la                 cama como pudo, se bañó y se largó del trabajo ".                                                                       R.A. 
                         Un Padre, viendo que su pequeño hijo va a crecer, empieza a darle                    las primeras enseñanzas sobre las diferenciaciones en la vida. Le dice al niño:                         - " Hijo: los perros ladran, los gatos maullan, las vacas mugen y rúmian, las                   arañas pican y las mujeres se envidian entre ellas a rabiar, casi hasta morir"                                                                                           R.A. 
                                         Un rastro, un rastro deferente                                         delante de una sonrisa solar                                       me lleva a ti, vereda de la vida                                   plenipotenciariamente venida de las brisas                                       aledañas al sentir en el que vibro:                                 Sacertodisa bella que secuestra mis miradas                                     y me arrastra por cúmulos y nimbos                                     adonde se arroja el mar de tus nitratos:                                            Asida a una raíz sin furia                                       te levantas en tu fuerza y respiras                                     más brillante que el mismo vino blanco                                   que en tus labios arde y te vuelve agigantada                             plena de todas las rememoraciones que evitara el débil                                      enfundada en tu tez de luz rotunda.                                 El azúcar simétrica que se esparce en tus labios                                    tiene en sí misma la alegría de los mundos                                  que giran entretejidos entre tus esplendores                                       conminando mi carne hacia tu lumbre:                                       dulce llama que por mis dedos lame                                      la suavidad que me es por ti transmitida                                          y me hace suspirar en tus reflejos:                                          Impetuosa, palpitante, polémica                                      Mural sobre el que lanzo mi esperanza                                    rogandole a otras almas que sea por ti recogido                                     para lograr acceder a ti en trascendencia.                                       mimetizada en el mar en que refulges                                        eres para mi ser tabernáculo y recreo:                                   terrazas de remanso donde beberte en leche,                                       costa sedente que huye de tumultos,                                   cúpula en la que ansío detenerme por siempre.                                         
                    " Aunque era una analfabeta total, ninguna otra chica la superaba en sus                conocimientos del griego y del tailandés, ni siquiera las egresadas universitarias ".                                                                                          R.A. 
                                Video " soldado ": Colirio para los hombres !                                        http://www.youtube.com/watch?v=yspqSXKpJyw     
                            Es para mí un gran placer, sumo diría, pasar por aquí tan sólo para leer.                  No me es necesario iniciar sesión para degustar los textos de amigos, conocidos,                  principiantes o expertos. De noche o de día, a diferentes horas, vengo y veo. Des-                  de una computadora portatil o una tablet, inclusive, un teléfono inteligente, miro                  siempre las obras del ingenio que se realizan y publican.                            He estado por aquí un largo tiempo, quizá mucho. He pulsado las teclas                  miles y miles de veces. He dejado aquí decenas de miles de versos. Millones de                  palabras han sido plasmadas...Por ahora continúo, considerando este lugar como                  un sitio de celebración y de encuentro. Han sido buenas las horas esperadas y no                  se han gastado ni malempleado. Todos partimos alguna vez y, cuando lo haga, es-                  pero poder pasar a continuar mis lecturas, ya no tan seguido, pero constatando  _                  que las palabras de todos llegan y que hay lugar para las letras en las vidas de                  los que las disfrutan.           
                                             Quiso olvidar, como envuelto en demencia:                                             como aquel que ha muerto a su vida canalla:                                               Ser un momento extinto y hacerse pausa                                                jamás precedida por sentimiento alguno.                                            Se escondió en los recovecos de la desmemoria.                                                Volvió los ojos hacia hechos disueltos.                                          Se perdió como abyecto hechizo por unos ventanales.                                                 Tapió su nombre y se sembró en el vaho:                                                fue la nada en los valles de la semejanza.                                              Se abstuvo de verse en los casquetes polares.                                                 Huyó en las disipaciones lentas del reflejo.                                                Pero fue en vano esconderse entre arañas,                                                  creerse alijo entre brumas escondido:                                                 La verdad de su vida floreció por si sola,                                             de permanente mentira sobre tallos de engaño:                                                 su cara se vació y mostro a su prójimo                                                  que predicó de hipocresía y vanidad.  
Quiso olvidar
Autor: Richard Albacete  424 Lecturas
                     " Un verdadero tonto es aquel que llora si lo deja una mujer "                                                                                                R.A.                             Esto lo aprendí apenas cumplí mis primeros 8 siglos de edad. 
                                        " Miradas delirantes, pupilas lanzallamas "                                    quemando desde el mismo borde de tu fuego.                                               Gimen, gimen, gimen, gimen                                terrazas de luz, espigandose sobre tu frente cual un zodíaco.                                                      Allí, tan sólo allí                              el  lugar de los emparrados que te rondan, adamantina.                                       Estás fortificando tiempos, en unas guaridas ágiles.                                    Frontalmente te ven hojas y aclaman a tus pestañas:                                   La barbilla esculpida por todos los destellos y un élitro,                                 implicada en las maravillas de las cosas errátiles, cantas                               y el mundo se derrite como lo hiciesen doblegados los imperios.                       En una llamarada vienes sin las vacilaciones de la que no está en vida:                       Mujer de miradas gráciles, de risa trasnochada, de bronce esplendoroso:                                Altiva ante ingeniosos que proponen secuestrarte y domarte                              eres aquella predestinada que viene en vela por seis valles ansiosos                                        trayendo el jade artesonado de unas manos de fuegos,                      sedosa, a más no pasar nunca, racimo de besos incandescente: te celebro. 
                    " Tras cada disparo, pistolero y víctima descansaban un buen rato "                                                                                         R.A. 
                                                Pequeño, pequeño                                                 se hace el mundo                                                 en tus cabellos.                                     Diminuto planeta de sustancias eternas                                    aquel que se contiene al fondo de tus ojos:                                   Tus ojos: elevados por mí a las ascendencias                                más profundas y claras, donde descansa el sueño.                               Se encuentra, alojada en tu iris, una doncella tierna                                      que descansa en un fondo sin palabras.                           Azules son tus pupilas y de mentas y también de amarillos                               como los oros del solsticio, como sustancias máximas                               etéreamente irrigándote cual a un jardín de estímulos                                  por el que siempre pasas tu intensa membresía                                     de cereal cautivo, de copa amplificada                                   de mesa que se sirve para tenerte plena:                                Hay equinoccios tenues que trepan a tus manos                                   y que aman fundirse en tu calor de luna.                                        
Se hace pequeño
Autor: Richard Albacete  842 Lecturas
                          " Como toda mujer muy furiosa, cambiaba de piel varias veces al año ".                                                                                            R.A. 
                                " Las masas le aclamarán por siempre: inventó el divorcio ".                                                                                R.A. 
                                                 Aparecen                                                      de                                                 momentos                                                agazapados                                                      los                                                    deseos:                                                       se                                                    pierden                                                        a                                                       pie                                                        de                                                      página                                                        en                                                       las                                                     cinturas                                                         y                                                      faldas.                                                     Acechan                                                          a                                                         una                                                       morena                                                         que                                                         está                                                          en                                                         vela                                                       sempiterna:                                                            En                                                          bahías                                                             de                                                            ojos                                                        lóbregos                                                             a                                                           sus                                                        insomnios                                                            me                                                          acojo.                                                                                                                    
Aparecen
Autor: Richard Albacete  435 Lecturas
                        " Era un hombre extremadamente monótono, pues en todas sus relaciones                          siempre apuntaba a lo mismo "                                                                    R.A.
                                       Los tiempos                                             de los hombres                                 los dioses, desconocen:                                  Antes que la palabra fuera una llama escrita                               y que la memoria fuese puesta en tela de juicio:                                Éranse las ideas apenas descarnadas;                                  los adioses: lejanos, de tiempos primitivos.                                   Todo era germinal y, a veces instantáneo:                               Existían las cosas envueltas en preludios:                                         Nada era la razón que da la antonomasía:                                     No éramos ni segundos, ni instantes variables:                                   brumas, vahos formidables: el desconocimiento.                                      No se hablaba de lumbre, tampoco de quimeras.                                  Relegados al mismo jardín de lo fantásticos                                            jugábamos a la guerra de no desvanecernos. 
Los tiempos
Autor: Richard Albacete  420 Lecturas
                                        El promontorio se teje                                  en las mismas manos de los mediodías:                              en el apaciguamiento de los vestigios verdes:                                 Estalla como delicia de los árboles                                   arraigando a su inicio las raíces.                            Un crepitar de aves y de brillos le sobrevuela:                                cerca de sus fontanas, nace un camino:                                   por él vaga la vida y su soltura,                              encaramado a los hombros del que pasa. 
El promontorio
Autor: Richard Albacete  500 Lecturas
                                  Trasciendo                                     tras mis obsesiones:                                 florezco aquí y allá, en las venas del vaho,                                      en los lugares gentiles de las huellas:                                   en los manifiestos que jamás se han escrito.                                     Está mi presencia devorándolo todo                                                                   y dejándote ciega:                                       Tras las migraciones de la luna,                                                puedes verme la cara con antifaz solar. 
Trasciendo
Autor: Richard Albacete  482 Lecturas
                               Palabras                                    que                                      se                                       dicen,                                        que se abren,                                               que estallan,                                    como paracaídas inmensos                                                    en la página                                                              vacía.                                    Palabras que han sido labradas en sus orígenes                                           y que se encuentran solas sin tu árida presencia.                                  Se pierden ellas en los arenales de la luna. 
Palabras
Autor: Richard Albacete  428 Lecturas
                                                      Estigma                                                         que                                                        nace                                                        secreto                                                          entre                                                          los                                                        árboles:                                                           En                                                          los                                                        abrojos                                                          vive                                                           un                                                          fuego.                                                            
Estigma
Autor: Richard Albacete  410 Lecturas
                                       Como el metal o el yermo                                que se incrustan adentro de la carne                                       la estadía de tu ser, primitiva,                                 pauta de dolor sembrado en las auroras.                                    Fuliginoso, este ardor me notifica                                    ser llevado por vientos infernales                                  acurrucado en la ardiente lontananza                                    mientras me siento molécula vencida                                   carne arrasada por intensos dominios                                    allá, donde la vida ya no es vida                               y el sustantivo se diluye en temibles ocasos.                                  Una flecha me ha penetrado y agonizo                                     arco caído, sinrazón, desmemoria:                                  mortal y evidente es que soy despojo                                del que desprenden cenizas y sus lágrimas. 
                   El tenista Español Rafael Nadal, considerado el " Rey " de los jugadores de tenis          sobre superficie de tierra batida, ha caído en la primera ronda del torneo londinense de          Wimbledon. Lo que me parece una muy buena noticia para ese deporte. Así, seguramen-          te no ganará ningún otro Gran Slam en el año, debido a problemas de rodilla. Su próxima          opción será Otra vez en Rolan Garros, ya a los veintiocho años.                  Se callará entonces la idea alocada de quererlo comparar con el gran " Roger           Federer, quien ha ganado 17 torneos grandes y, quien sin discusión, es el mejor juga-          dor que jamás existiera hasta ahora en el  "  Deporte Blanco ".Aunque " Su Majestad "          no logre ya alcanzar una 18 corona, ha hecho más que nadie sobre la cancha. Se agi-          gantará su leyenda, una vez consume su retiro de las pistas.            
                      " Sediento, el pequeñísimo pigmeo subió la curvilínea palmera, pero                    resbalando de los pies, logró sujetarse con los dientes a dos cocos inmensos "                                                                                               R.A. 
                           " Aquella noche el volcán tuvo cuatro inmensas erupciones, dejándo                        satisfechas a las cuatro sacerdotisas paganas que le adoraban "                                                                                       R.A. 
                                           Perpetuación de la mirada                                            que me mira, alucinándome:                                         Ojos, tan solo ojos, pero bellos.                                  Parpadeas y el mundo aligera sus volúmenes                                    y un latigazo eléctrico me recorre la espalda:                                      En ti esta la aventura del vivo centelleo                                   que viene a adivinarme, con su cinto de agua.                               Mirar en que me contemplo siempre hasta detenerme:                                        Me petrifico en ti, ola, espejo vívido,                                     relámpago que busca sacarme de vacíos:                                    refulges y relumbras con tu candor de vida.                    
Perpetuación
Autor: Richard Albacete  482 Lecturas
                                     En tu cuerpo                                         describo                                     designios                                              de dulzura:                                    Patria de amor andante,                                      amante primogénita,                                        camelia recostada                                        de mi boca satírica.                                       Enredadera viva                                                en la que escribo siempre                                         mientras te deletreo...                                         En tus formas yo palpo                                                AMOR en sus orígenes. 
                                            Mirada                                            adentro                                                de                                            nosotros                                                nos                                            perdimos:                                                Sal,                                                sal                                               afuera                                                 y                                                se                                                mi                                              regocijo. 
Mirada adentro
Autor: Richard Albacete  463 Lecturas
                                                  No                                                  me                                               nombres                                                  niña,                                                   no                                                   me                                                 nombres:                                                    y                                                 evítame                                                    el                                                   dolor                                                    de                                                    tus                                                  adioses.                                                     
No me nombres
Autor: Richard Albacete  430 Lecturas
                                           Sentidos que se abren                                              entre polifonías:                                           sabor a labios dulces                                             apenas esculpidos.                                           Tu léngua de relámpago                                             haciéndose en la mía                                            tiene un ardor a fruto                                           por siempre degustado.                                            La humedad de tu boca                                             me calma y aniquila:                                             en la lenta caverna                                           de tus dientes, revivo.                                             
                                                   Trepé  las sombras                                           hasta un vasto mediodía, milenario:                                      logré mirar el racimo de tu melena, latina.                                         Vi que tus uñas eran cristales tiernos:                                         vestías el árbol de tu misma sonrisa.                                           En cada paso sembrabas estatura:                                         la misma luz plural de tu semblante:                                       Me despeñé hacia el sur, hacia mí mismo                                        para verte ver tornar en amarillo lo ocre.                                   Tus manos se concretaban de alguna piel solar.                                       Fugaces contornos ritmaban tu cintura                                   al lado de la enorme palmera en la que ondeabas.                                      Fresca como racimos que se hacen banderas                                    enarbolabas esas mañas vibrantes que te admiro                                      quizás adivinándome brotar de tierra negra.                                       Flama de la esperanza, a tus venas me acojo                                       para que me recibas como si fuera un hijo.                                           
Trepé
Autor: Richard Albacete  498 Lecturas
                                            Lento y espléndido                                                crece el cielo                                                crece el aire                                    crece el árbol de los frutos calientes                                    henchidos por tus manos y tu sangre.                                       Un perdurable camino se disipa                               en los muñones ciegos que trepan su corteza.                               Cuando sonríes el árbol se abre en casas,                              escaleras, pasarelas, maderas que se derraman                               en columpios que puedes cabalgar por la tarde                                seda de dos costados, niña de mi esperanza.                           
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 125 Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales656861
Textos Publicados4964
Total de Comentarios recibidos6148
Visitas al perfil192067
Amigos462

Seguidores

36 Seguidores
Mauro
Gerardo Llamozas
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
vladimir
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

462 amigo(s)
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Luz Margarita Cadavid Rico
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Marìa Vallejo D.-
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
ALFREDO MENDIOLA
estefani
Enrique González Matas
Greta Etura
Uriel Delgado Méndez
Ro
virgos
María de Montserrat Zenteno Palacios
Laura María
GRACIELA BRASCA
LIHUE
lorf
Karla   Figueroa
luna austral
wendy gutierrez
marlyn ruiz
Ignacia
noelia andrea
Julián
Mariana Silva
Nereida Rubí Deâk
 
ralbacete

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  Marité
  Mía Luna
  Florrta
  MONICA DENIS
  dani briam
  esmebueno
  aidee aguirre
  germariels
  lucianaalfonzogarcia
  ykpisu
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 47 Próx. > Fin >>