• Jonathan Ibarra
Escritor Solitario
La noche se pierde con la luz del día, gozoso disfruto el desvanecer del tiempo...
-
  • País: Chile
 
  Entrando en mundos cósmicos, hay me duermo escuchando el ritmo del universo, bella melodía que hace vibrar mi alma dándoles nuevas energías. Una vez meditando en el sueño viajo astralmente a través de infinitos avernos espaciales, siento con mi percepción onírica formas amorfas de criaturas siderales, dueñas de otro espacio energético vibratorio. Desciendo a través de una atmosfera hacia un azul planeta en busca de ella, traspasando los pensares de esta especie humana ya perturbados y cuestionados por la llegada del 2012. Cruzo quietamente el techo de tu habitación me siento en su cama, besando su frente, en ese instante ella se desdobla y toma mi mano llevándome a conocer su mundo... Charlamos con telepatía y filosofamos acerca del mal y el bien, del género ente hombre y mujer, tierra y sol, Venus y Júpiter, ella y yo... Llegamos a una parcela llena de vida, con pastos verdes y bellos gigantes sauces llorones acariciados por la briza y su amigo viento, nos sentamos a contemplar la belleza la belleza de su mundo y en un viaje astral abrazado junto a ti nos dormimos... Continua!!!
Amor Metafísico I
Autor: Jonathan Ibarra  209 Lecturas
    Despertamos mirándonos a los ojos, viendo cada un la candidez del alma del otro, aunque en forma energética podemos observar la esencia que ambos poseemos en nuestra forma espiritual. Nos acariciamos y besamos, nos decimos de los miles de años luz que nos separan y que esta es la única forma de amarnos a través de los milenios convertidos en eones. Nos preguntamos por que tan larga distancia nos separa ahora, universos y dimensiones, y de toda lógica posible que conociese en distancias nuestras civilizaciones, lloras por no poder tocar mi cuerpo material por las mañanas y yo te consuelo llorando interiormente. Recordamos vidas pasada, pero no recordamos nombres ni lugares, solo nuestras miradas contemplándose eternamente. La velocidad de nuestro pensamiento nos lleva a mi planeta de formas abstractas y espacios vacios de agujeros negros que son utilizados para enviar mensajes a seres que están tan lejos que ni la imaginación podría alcanzar. Te muestro algunos paisajes de belleza creados por maestras paisajistas en un mundo moldeable a su arte, pero esto no te alegra. Y en una de tus lágrimas nos trasladamos...
Una sed dominante se apoderada de mi cuerpo, pero no es de ansias de alcohol, es de desesperación, se queman los cartuchos y los días se deslizan al pasado por el resfalín de los recuerdos… No hayo que hacer, nuevamente esa inconformidad se apodera de mí, como si quisiera que los días pasasen rápido y no tener mas esta estresante espera de intentar saber pronto lo que a mi llega, volver a ordenar un nuevo mundo, desasegurar lo antes ya seguro y aventurarme a lo que pronto se me viene encima…  Me desasgo en pedazos con la espalda pegada al colchón, siento que apesto interior mente, y algunos órganos se pudren junto a mi pensamiento… Que hago, necesito de regreso lo que no he perdido, quiero gritar que me siento cómodo, pero sin embargo una fiebre interior suda frente al espejo y lo único que veo es alguien patético que hoy se ha levantado con el pie izquierdo… Aquí esta la sed de regreso, es desesperante, corro al refri y tomo un gran sorbo de agua helada que lo único que logra es hincharme nuevamente, ahora siento dolor en el pecho y miro lo que no me agrada, sintiendo lo feo de una ilusión de la cual no quiero despertar, solo espero que la noche traiga consigo nuevos sueños que desplacen al olvido a aquellos de anoche, que aunque no los recuerde marcaron parte de este día, tres presagios de la hora exacta que era al despertar y un bramido cual animal o bestia herida, mientras impedía que alguien abriera una siniestra puerta, de una casa antigua y desmoronada. Además de trabajar en un barco que zarpaba sin el consentimiento de los marinos para dar paso al motín, desperté mientras peleaba con un contratista… El pensamiento de recuerdos de infancia momentáneamente llega a mi mente y deseo dormirme en estos tiempos, aunque no mejores no son tan enredados de pensamiento…
Algo Inquieto.
Autor: Jonathan Ibarra  159 Lecturas
Sombras con vidas formadas del soplo y suspiros de los demonios danzan con calma frente a mi mirada inalterable, la tranquilidad sin amenaza de estas conversa con mis pensamientos de desinterés, la charla se torna interesante y ambos comenzamos a planear nuevas metas para un próximo futuro.Caminamos por los pasillos del castillo de la serenidad, perdiéndonos en las catacumbas de lo q alguna vez tuvo el nombre de angustia y desesperación. Tomamos él te a las 3 de la tarde, lo avivamos con unas gotas de agua ardiente para provocar cierto relajo mental en nuestros seres.Pájaros trinan en el jardín, haciendo q nos durmamos una siesta, los sueños son mágicos y desesperantes, sin duda nuestras almas viven una vida mucho más agitada en el estado de sueño.Nos reflejamos en nuestros hologramas de cuerpo, pero disfrutamos del tenue contacto, para desde el balcón más alto suicidarnos en la tranquilidad de este adormecido castillo.
El Castillo.
Autor: Jonathan Ibarra  178 Lecturas
Cierro los ojos y aparece sonriente tu rostro invitándome a navegar en el océano de tu mágica mirada, me haces un guiño y voy corriendo a tu encuentro, me tomas de la mano y juntos emprendemos la travesía hacia tu mundo de belleza.Acaricio tu pelo con paciencia mientras veo como tu rostro descansa tranquilo al cobijo de mí querer. Te cuento bellas historias de los lugares que visite, me escuchas con paciencia y sonríes al ver mi mirada tranquila y contempladora de tu persona.Suspiro con la fuerza de mil huracanes cuando tu palma acaricia mi rostro, me desato en la rabia de la tormenta apocalíptica cuando suelo extrañarte, voy de un lado a otro casando tu mirada, no quiero queme dejes de observar, quiero que comprendas que yo seré tu amor y guardia. Miles de estrellas fugaces cumplirán tus deseos, el tiempo se detendrá cuando yo lo ordene y en un segundo besándote y queriéndote nos transformaremos en eternidad.Las horas se acortan y mis pensamientos se vuelcan imaginando que sentires en ti estoy provocando, quiero que tu corazón lata con fuerza, que suspiros se escapen de tu ser, que te pongas entre avergonzada y nerviosa. Quiero que sientas lo que al escribir siento yo.Quiero que sepas lo bella que eres…
Solo para TÍ
Autor: Jonathan Ibarra  190 Lecturas
Atrás queda la estación melancólica del otoño, mis pensares se deshidrataron como las hojas secas q mutaron en materia, hoy le doy la bienvenida al padre invierno, con sus lluvias y fríos, con sus ganas de hacer sentir solitario a miles de almas, su estación llega coronada con vientos de más de 100 kms x hora, y un frio q carcome los huesos, marca q te dice dame la bienvenida he llegado…El solsticio de invierno con su manto, azotando costas y cordilleras, valles y llanuras, norte y sur, cobijo de pensamientos de verano, disfrute a mi gozo maldiciendo los fríos, pero conforme de mi ser creciente como la flor q deja en semilla el invierno para regalársela a la primavera y esta florezca en hermosura para la mirada de nuestro hemisferio.Te acompañare invierno en tus estados de furia y frió interior, nunca has sentido la calidez del verano, ni podido besar la primavera, solo acompañas al otoño en melancolía en su muerte a tu nacimiento, abrazarte a mi cuerpo y hazme sentir tu existencia, q yo la disfruto como la parte de algo q jamás sentirás, te doy las gracias por la inspiración q me has regalado, por los momentos únicos en algún paraje, gracias por darme la oportunidad de oír la Sinfonía Metal de tus truenos y lluvia, gracias por los coros de tu viento, y gracias por la historia q me narraras hasta q le des tu vida a primavera para q ella viva, eres un grande…
Invierno.
Autor: Jonathan Ibarra  172 Lecturas
Y vi como aquella neblina de polvos multicolores se dirigía como adquiriendo y quitando vidas hacia a mi, podía ver como el entorno cambiaba bruscamente a su paso a través de su transparencia fantasmagórica.Los arboles adquirían una forma gelatinosa y perturbadora como si las algas gigantes del fondo del océano hubiesen decidido de un momento a otro abandonar su húmedo mundo, sus colores grises como si la pena, la desdicha y la depresión fueran el significado de la vida.Mi moto ya no aceleraba más y aquellos polvos traídos por el viento desde quizá que lugar perdido en los desiertos del norte, donde viejos locos experimentan con la muerte para saciar su mente genocida.La estela de polvo me envolvió fue como si me hubiese fumado 6 o 7 porros de cogollos, la taquicardia, las luces de colores, la perdida absoluta de la realidad, la desesperación y por ultimo la inconsciencia.Ahora solo poseo un ojo, un brazo y la mitad de mi cuerpo, tres dedos, el pulgar, el índice y el medio derechos, tengo pensares de un mundo gris y tétrico, lóbrego y sombrío, que plasmo en papiro de yerbas, y la humanidad carece de inteligencia para solo poder tenerlos un segundo en sus manos.
Polvos Mutadores
Autor: Jonathan Ibarra  201 Lecturas
Atrás queda la estación melancólica del otoño, mis pensares se deshidrataron como las hojas secas q mutaron en materia, hoy le doy la bienvenida al padre invierno, con sus lluvias y fríos, con sus  ganas de hacer sentir solitario a miles de almas, su estación llega coronada con vientos de más de 100 kms x hora, y un frio q carcome los huesos, marca q te dice dame la bienvenida he llegado…El solsticio de invierno con su manto, azotando costas y cordilleras, valles y llanuras, norte y sur, cobijo de pensamientos de verano, disfrute a mi gozo maldiciendo los fríos, pero conforme de mi ser creciente como la flor q deja en semilla el invierno para regalársela a la primavera y esta florezca en hermosura para la mirada de nuestro hemisferio.Te acompañare invierno en tus estados de furia y frio interior, nunca has sentido la calidez del verano, ni podido besar la primavera, solo acompañas al otoño en melancolía en su muerte a tu nacimiento, abrázate a mi cuerpo y hazme sentir tu existencia, q yo la disfruto como la parte de algo q jamás sentirás, te doy las gracias por la inspiración q me has regalado, por los momentos únicos en algún paraje, gracias por darme la oportunidad de oir la Sinfonía Metal   de tus truenos y lluvia, gracias por los coros de tu viento, y gracias por la historia q me narraras hasta q le des tu vida a primavera para q ella viva, eres un grande…
Invierno.
Autor: Jonathan Ibarra  200 Lecturas
He bebido tantos líquidos fermentados que disfruto un trago de leche con chocolate con un placer q no palparías. He sufrido tanto por amor que se valorar el cariño por una amiga. He caminado tanto que ya perdí la cuanta de mis zapatillas quemadas. He tenido que tragarme lo amargo de tanto resentimientos que hoy grito al viento haciendo que varios lugares del mundo me lean y me escuchen con su corazón. He estado bajo el yugo del frio y el calor, que se valorar la falta del uno si en el otro. He estado tanto tiempo solo, que suelo pasar horas conversando conmigo mismo si que a ni uno se nos acaben las ideas nuevas. He estado tanto tiempo ciego, que cada movimiento me parece un acto perfecto digno de observar con paciencia en su respectivo presente. He carecido de imaginación, que los libros  leídos me han invitado a sus mundos, y de mi pensar han nacido más de dos docenas. He sorteado la vida con la gracia de un ser creado de la nada para transformarse en materia y sentir con sus correspondientes sentido, ese día a día que el universo nos regala. He…Tanto que… “Me he puesto a conversar conmigo una vez más…”    
He…Tanto que…
Autor: Jonathan Ibarra  186 Lecturas
A disfrutar de los buenos momentos, a sentir pena cuando las circunstancias de esta me han llevado a llorar en soledad acompañado de la melancolía, a levantarme con pecho en alto cuando he sido derrotado, a enfrentar el camino q día a día me desafía impidiéndome ver el horizonte anhelado, he venido a la vida a encontrar el amor verdadero, a luchar por ese sentimiento q mueve el cosmos, a sentir gota a gota cada momento. Me estrellare en mis ideas para hacer una ensalada de verduras saludables a mi cuerpo, reiré, llorare, cantare, gritare, abrazare, besare, me entregare a mas no poder a la persona q se entregué a mí, la querré respetare y protegeré, hare q cada día sienta lo hermosa q es, lo mucho q me gusta, lo demasiado q la deseo, no flaqueare como hombre seré su escudo, su ropa y almohada, dormiremos juntos en nuestro sueño de vida. El sol muestra su brillo y las nubes son espirales blancos llameantes tras de este, mostrando un paisaje q observamos juntos en la distancia. He venido a la vida para encontrarte, he venido a la vida para quererte, he venido a la vida para q juntos recorramos eternos caminos, he venido a la vida para llamarte y decirte te he comenzado a querer…
Deambulando por las plazas donde el gris otoño deja caer sus hojas de inspiración al pasar de un escritor, murmullando un poema de amor en la luna naciente sentado bajo un encino de trémulas ramas al movimiento de la briza en la media noche. Vestidos de negro recorriendo mundos en sus mentes, atrapados por una realidad propia q no da cabida a otros pensares, sumidos en el silencio perpetuo de una obra maestra, trascendental, sin darse cuenta q cada palabra creada es un mundo q dio latidos a un corazón. Sonriendo desde la tristeza de sus corazones, penas y lágrimas queridas a sentir para en un futuro darle vida a los sentimientos de un papel, en ese momento de relajo después de una ducha, una buena melodía será su compañía para darle la bienvenida a este plano a un nuevo escrito. Escritores Solitarios acompañados de bravos Quijotes de lucidez irracional. Escritores Solitarios en un mundo acompañados de sus propio mundos…
La mochila esta lista como cientos de veces ya, cargado con lo justo y necesario para perderme en un fin de semana de aventuras y nuevas vivencias, recorrer, los lugares de mi pasado en un viaje de emociones, caminar de la mano con la ilusión de un nuevo futuro, charlar con los paisajes plasmados de notas tocadas sobre un arcoíris de conocerse en lugares de mística. El mp3 con los temas q darán sentimiento al mirar al infinito por la ventana, sintiendo los kilómetros q quedan atrás sonriendo a tu encuentro en una ciudad con puerto, donde la marea costera ara furia de Metal para acompañarnos en un paseo por la costanera, las estrellas de los cielos caerán en picada para cumplir tus deseos. La tranquilidad envolverá tu persona, los sentires te contaran historias y chistes para q tu cabeza se distraiga de todo pensar u pesar q tu ser posea, los minutos serán mágicos, obras de arte a cada segundo, presencia atronadora de compañía del uno en el otro, libertad de la senda q emprendemos. La hora del viaje ya está cerca, tomare mi mochila mi música y con tu ser en mi mente me dispongo a cruzar las regiones a por tu encuentro besos.
El Viaje.
Autor: Jonathan Ibarra  152 Lecturas
Me canse del tedio, del cansancio diario, de la monotonía sistemática de la sociedad a la cual pertenezco, chocando en las calles con personas q no conozco las cuales ni siquiera miran a un lado para pedir disculpas, me canse de las mentalidades oportunistas q se aprovechan del dulce de un niño si les fuese posible, me arte de vivir bajo el alero necesario de las corporaciones q están controlando nuestras vidas, nuestras semillas y nuestras enfermedades, harto de especulaciones sobre creencias q confunden le avance espiritual de las personas. Tomare la barca de la tranquilidad y  esperare la marea alta de la decisión para embarcarme lejos a la isla de la limpieza mental, meditare por meses, años, en mi ser material, en eones en mi ser inmortal, solo me dejare guiar por el sonido de instrumentos acústicos, la mar será brava, los océanos indomables, pero al cabo de algunas estaciones encontrare mi isla soñada, descansare sin más, por vestimenta un jeans gastado, y por abrigo la costumbre al clima q me rodeara. Contemplare la vida desde mi isla, solo conversare conmigo y moriré tranquilo sin nadie q altere mis sentimientos, seré un náufrago en una isla q no me pertenece.      
El Náufrago.
Autor: Jonathan Ibarra  174 Lecturas
  Tal vez una aguja enterrada en mi ojo me haga sentir, una vez mas... Mi cuarto una pieza de edificio en el sotano bodega de este lugar para reposo de ancianos, soy el conserge tengo 40 años y hoy me he dado cuanta de todos los floreros q rompi en mi vida, quiza x eso esta soledad, esta es mi historia...
Sombras con vidas formadas del soplo y suspiros de los demonios danzan con calma frente a mi mirada inalterable, la tranquilidad sin amenaza de estas conversa con mis pensamientos de desinterés, la charla se torna interesante y ambos comenzamos a planear nuevas metas para un próximo futuro. Caminamos  por los pasillos del castillo de la serenidad, perdiéndonos en las catacumbas de lo q alguna vez tuvo el nombre de angustia y desesperación. Tomamos él te a las 3 de la tarde, lo avivamos con unas gotas de agua ardiente para provocar cierto relajo mental  en nuestros seres. Pájaros trinan en el jardín, haciendo q nos durmamos una siesta, los sueños son mágicos y desesperantes, sin duda nuestras almas viven una vida mucho más agitada en el estado de sueño. Nos reflejamos en nuestros hologramas de cuerpo, pero disfrutamos del tenue contacto, para desde el balcón más alto suicidarnos en la tranquilidad de este adormecido castillo.
El Castillo.
Autor: Jonathan Ibarra  180 Lecturas
Las ansias recorren mi cuerpo, en mi pantalón crece el bulto de la excitación, intento respirar con calma, me encuentro en mi trabajo, puedo sentir como tu humedad me llama, se q el nerviosismo recorre tu entrepiernas, las ansias se trasforman en deseo, la distancia cinturón de prohibición sexual de momento, veo tu cara frente a un espejo masturbándote conforme buscas tu orgasmo, mi boca esta seca mis manos ansían tocarte. Imágenes mentales de la desena de posiciones q probaremos en una habitación en algún lugar del país, cuento las horas para poseer tu cuerpo en el acto del relación sexual, para con el tiempo hacer el amor en el grado del éxtasis. Escuchar tus palabras en la cama, recorrer tu cuerpo con mi lengua, q tus manos toquen mis músculos y se aferren a mi espalda, tu mirada perdida y tus labios calientes, tu pelo suelto y la música de fondo, tus movimientos circulares sobre mí, tu beso, tu abrazo, tu sexo, mi alma y la tuya al compás de nuestras respiraciones, fundidos en  la pasión de nuestros cuerpos q calzan y se complementan perfectos…    
Deseo.
Autor: Jonathan Ibarra  172 Lecturas
  Amarga tortura decadente, vacio de sentimientos y de entrega, bañandome en el amor propio de las melodias danzantes en letras sobre un papel. Suspiro ondo afinando mi oido para solo escuchar las palabras del sabio entendedor, aquellas q versan q siempre estaras bien. Un asenzo de orgullo opacado por el desenzo de no hacer caso a lo bloqueado de leales pensares, guiado por las palabras de una amiga q alientan las tardes, los dias y a momentos el pensamiento, calor impacable, viento con polvo, polvo de roca, sudor en el cuerpo, musica vida de mis sentidos, alma mater de mi todo, te beso al infinito en este momento y uno de tus cabellos roso el arte de la inspiracion. 
Decenzo.
Autor: Jonathan Ibarra  157 Lecturas
Tu cuerpo me domina como cual aureola boreal en una tarde de invierno al descanso, sentado, en algún polo meditando en mi más oscuro deseo sexual. Te estiro encima de la cama de la lujuria para penetrarte con la fuerza y suavidad de yo tu macho alfa, tu humedad vaginal hace q cada embestida sea una interacción completa q se resume en cantos mórbidos en nuestra respiración, mentalmente hablamos de nuestras perversiones  y secretos vergonzosos de un deseo q no da cabida a límites, barrera q una vez juramos nunca volver a cruzar. Beso tu espalda, dibujo abecedarios chinos con mi lengua sobre ti clítoris, complemento tu ceno con medidos apretones, surco tu cuello mientras mi pene hace cosquillas en las puertas de tus labios mayores, para besar con un improvisado movimiento tus labios menores. Me dominas, te montas sobre de mi para seguir la constancia de las notas de tu orgasmo, canción repetida pero de un coro q con tu movimiento me seduce, final de un tema q cantas con lentitud entregada en plenitud a ti… para besar mi pectoral derecho y poner tu mano derecha en mi corazón, soltar tu cabello y cerrar los ojos en una conversación de contemplación antes de mi próxima erección. Mujer de inigualables caderas, mi cariño  y deseo  por ti complementan las relaciones q juntos hemos de pirograbar con metal en nuestros tiempos. 
Del Deseo.
Autor: Jonathan Ibarra  159 Lecturas
Las hojas secas caen danzantes sobre el húmedo suelo de este cementerio en la zona central, ubicado en un pueblo casi cordillerano, niebla siniestra q se escurre conforme mis pasos avanzan, el color sinuoso de las rosas plásticas a la luz de la luna, pasos con seguridad en busca de un pensamiento alejado de la realidad, un sueño q pocos u nadie comprende, el encanto de beber en un cementerio a las 4 de la mañana cuando el silencio de los pueblos está muerto en calma. Pensar en las miles de vida arrancadas u traspasadas de plano, encontrar respuestas a las mismas preguntas del momento, sentir un escalofrió por una idea de miedo o por un ser q quiero espantarnos con su presencia, leer los epitafios de las personas fallecidas y hacerme la idea de sus vidas, ese viento helado q te relata cuentos de aprendizaje cuando las nubes cubren la luna. Quedarse pegado en un pensamiento olvidado al momento de volver a pestañar, ver las estatuas de los ángeles, las edificaciones de los mausoleos, el misterio de la cripta q ocupara tu cuerpo… Imaginarse de noche las marchas mortuorias de los deudos, el suelo regado en lágrimas, y en notas a un dios q probablemente creo alguien en un delirio etílico, todos mirando con rechazo la cripta silente de una vela encendida jamás apagada…
Cripta.
Autor: Jonathan Ibarra  148 Lecturas
Las hojas secas caen danzantes sobre el húmedo suelo de este cementerio en la zona central, ubicado en un pueblo casi cordillerano, niebla siniestra q se escurre conforme mis pasos avanzan, el color sinuoso de las rosas plásticas a la luz de la luna, pasos con seguridad en busca de un pensamiento alejado de la realidad, un sueño q pocos u nadie comprende, el encanto de beber en un cementerio a las 4 de la mañana cuando el silencio de los pueblos está muerto en calma. Pensar en las miles de vida arrancadas u traspasadas de plano, encontrar respuestas a las mismas preguntas del momento, sentir un escalofrió por una idea de miedo o por un ser q quiero espantarnos con su presencia, leer los epitafios de las personas fallecidas y hacerme la idea de sus vidas, ese viento helado q te relata cuentos de aprendizaje cuando las nubes cubren la luna. Quedarse pegado en un pensamiento olvidado al momento de volver a pestañar, ver las estatuas de los ángeles, las edificaciones de los mausoleos, el misterio de la cripta q ocupara tu cuerpo… Imaginarse de noche las marchas mortuorias de los deudos, el suelo regado en lágrimas, y en notas a un dios q probablemente creo alguien en un delirio etílico, todos mirando con rechazo la cripta silente de una vela encendida jamás apagada…
Cripta.
Autor: Jonathan Ibarra  170 Lecturas
Charla. La mente relata un personaje q trae a mi realidad un ser imaginario, hombre cuando quiero charlar temas bruscos y femenina cuando necesito cariño, este personaje transformable a mi gusto me escucha me aconseja y si ríe conmigo, siento su compañía inexistente en mis estados de distancia en la realidad. Anoche hice el amor con mi pensamiento, por la noche palie con demonios q me apretaban y ahogaban sobre mi cama, por la mañana discutí con mi amigo imaginario al llevarnos las contraria y casi nos agarramos a trancazos, por la mañana hicimos las pases y conversamos varios temas de los cuales carecíamos de información. Ahora necesito palabras de cariño y afecto así q evocare a ella, mujer sin nombre y compañía mental femenina, de seguro me acurrucara un rato antes de dedicarme a ejercitar mi cuerpo y distraer mi tedio, yazco silente oyendo los gritos negativo de mi mente. La tarde helada hace q mi cuello se esconda como tortuga, ella me toma la mano y juntos nos vamos del trabajo a relatar una tarde de soledad en la compañía de mis estados amados.  
Charla.
Autor: Jonathan Ibarra  157 Lecturas
Se q la vida ha sido un poco injusta en lo q a sentires se define u momentos de angustia q han atacado varias veces al mes tu vida, se q la melancolía ha sido compañera de tus lagrimas por las noches de aquellas estaciones q durante el año vez pasar frente a la ventana de tu pieza. Tal vez un momento de pena te embargue en este momento, tal vez no encuentres alivio a tan amargo sentimiento, tal vez los suspiros se estrellen contra las cuatro paredes q hoy te observan y escuchan, tal vez nada es fácil conforme te vas encolerizando. Pero debes tener en cuenta que… No hay otra persona en tu universo q sea protagonista de tu historia llamada vida, somos todos secundarios, nadie vino de tu mano al nacer y nadie será enterrado contigo, eres fuerte como los muros q protegen la salida del infierno, eres pura como la cascada de aguas vírgenes q desciende  del paraíso, tus sentires son acordes q hacen nacer la primavera, tu amistad himno de guerra, sentimiento de proteger mi nación si te sientes mal, tus consejos en mis momentos de derrota, el simple hecho de tu conversación cuando ebrio me encontrado quizá hablando cada cabeza de pescado, me has acompañado casi 2 años en mi vida, te has ganado mi amistad y respeto Eres de esas pocas personas q quedan, eres lo mejor de la bestia, la melodía de tu tema favorito, el concierto de tus sueños, eres tu quien reina en tu universo, el resto son solo juglares q con el tiempo aburren con su rutina.  
Carolxs.
Autor: Jonathan Ibarra  168 Lecturas
Una cascada de alegría recorre tu ser, te bañas en nuevos mundos, viajas a través de la libertad de tus deseos cumplidos, las noches oscuras ocupan tus ojos como dos bellos luceros, para inspirar a escritores solitarios q deambulan por las noches de otoño en busca de la inspiración lúgubre en cementerios olvidados donde yace gente muerta por la peste negra. Tus pasos danzan con mis letras, tu corazón se satisface de bien y tu belleza interna y exterior alegran mis días…
Buen Sentir.
Autor: Jonathan Ibarra  123 Lecturas
Ser necesitado de sentires, alma vagabunda con sed interior, desesperación interna por salir en busca de la inspiración q necesita su cuerpo para vivir un día más, dolores renales, fuego interior, angustia, miedo y desesperación. Con nerviosismo abre la puerta de los hielos para estirar su brazo y tomar un tempano de frio q guía a su boca con tiritones y temor, la gracia es sentir aunque sea el frio en su día de monótono  calor. Se termina la angustia, el frio lo a revivido para perderse uno o dos días más en pensamientos de libertad, sin importar donde vaya a parar, sin importar el con quien ha de charlar, ha sonreído y eso aunque lo quema le ha valido un grato momento, la  angustia se detiene, el miedo se escapa hasta retomar territorio en los sueños y debilidades de este ser de tempestades amadas.
Angustia y Miedo.
Autor: Jonathan Ibarra  203 Lecturas
Acudes a la casa donde decena de humanos cumplen sus perversiones sexuales, reputación a los ojos del resto representas, descontrol de tu mente, te invaden  ideas q no agradan, tu cerebro controla tus diálogos, yaces en desesperación interna, con ganas de vomitar, tu cien late, disconforme con la vida, suspiros de inquietud q no te dejan en paz, grito resumido en un trago de saliva, frustración interna q con los años te llevara a la no comprensión de la vida del resto, muertos sin vida, con vida social a tu alrededor.
Angustia Mental
Autor: Jonathan Ibarra  139 Lecturas
  Corro alejándome de ti mientras miro a cada rato hacia atrás para ver si vienes en mi busca, mas solo veo un mundo echo pedazos cayendo en el oscuro abismo sin retorno, corro con mas fuerza al no poder sentir tu corazón latir por mi, me he perdido en el espacio tiempo pasando de una a otra dimensión en busca del olvido y no me doy cuenta q a pesar de tu no presencia física me has acompañado cada momento dese q desdieras ya no tenerme mas en tu vida. He ido lejos, a no se donde estoy ni las nuevas formas de pensar q va adquiriendo mi mente, te añoro he imploro q un saludo tuyo me despierte mientras duermo en paramos de diamantes, en una galaxia distante, puliendo la escultura del amor con palabras en tan bella piedra espacial, para algún día, una vez cruzado el umbral de la muerte la rescate de mis recuerdos terrenales para regalársela a tu alma y decirte jamas deje de amarte, cerrar los ojos si oír nada de ti y marcharme donde puedas en otra vida alcanzarme.
Alcánzame.
Autor: Jonathan Ibarra  149 Lecturas
  Los ojos se me descubren de mis intensos y desesperantes sueños, mi cuerpo cansado de éxtasis, con sus heridas y cicatrices tras salir victorioso una vez más de mis batallas oníricas. Sé, cómo íncubos y súcubos se transforman en los sentimientos de mi etapa diaria en la vida, se q al abrazar a esa mujer querida no es ella si no un espectro dimensional q absorbe mi cariño, se q al tener esa relación sexual en sueño esta se roba mi vitalidad de dar vida. Los sueños son océanos de maravillas sobre todo cuando puedes guiar el velero de tu alma, y lanzarte en picada desde lo más alto de un risco para q este vuele y navegue en la tranquilidad de tus pensamientos de felicidad y amor, esquivando toda tormenta en el cielo de recuerdos negativos. Anoche soñé con mares bravos, barcos hundiéndose, campos de ají y tomate, escases de comida, gente de esfuerzo, algún momento de mi vida repetido en el sueño. Recuerdo q apoyado sobre un azadón, sentía las gotas de sudor correr mi espalada, me quede contemplando el ocaso y pase toda la noche pensando en ese ocaso, para llegar a la amanecer q al igual q la vida, tiene su muerte, cada noche su día, y cada ocaso un bello pensar q en este caso proviene del amanecer.
Al Amanecer.
Autor: Jonathan Ibarra  159 Lecturas
La esperanza se despierta con un suave beso en la mejilla de la alegría, abre sus ojos con la ternura de una mujer despreocupada y fascinada con todo, se estira y mira por la ventana el día q resplandece, anoche la luna llego a su punto máximo de grandeza y la luz de esta proyecto sueños de tranquilidad en su dormir mientras Morfeo le recitaba honorables escritos a su belleza. La esperanza se levantó a respirar el limpio aire de las montañas con ese tímido frio q refrescaba su cuerpo, recordó su tiempo en las minas donde el sílice flotaba en el aire q con sus finas partículas  en forma de vidrio cortaba las paredes de sus pulmones conforme pasaba un día más de trabajo. La esperanza decido llorar y caminar descalza acompañada con el tibio aire de las montañas, sonreía y se moría, los años en las minas habían consumido su salud, pero ahora después de décadas podía respirar aire puro y sentir q el soplo de vida llegaba con besos de tranquilidad. La esperanza le canto al aire un poema de agradecimiento y este en su felicidad por las bellas letras, mando a buscar el aire de las catacumbas de hielos, ese aire refrescante jamás respirado, puro en su naturaleza para darle los últimos suspiros de vida y elogios a la esperanza de una persona q en las montañas encontró el aire q le dio verdadero sentir de vida unos momentos antes de su muerte, el aire mantuvo su cuerpo hasta q la primavera y las demás estaciones lo devolvieron a la tierra.
Aire.
Autor: Jonathan Ibarra  142 Lecturas
Sé que eres una gran persona oculta en un pequeño cuerpo, te conozco desde la infancia y hoy quiero demostrarte mi aprecio en estas palabras, a ver si así sales de ese hoyo de sentimientos en el cual estas metido:“Recuerdas las horas en una esquina de nuestro barrio, cuando me contabas de las cosas a futuro realizar, las has cumplido todas, se q haz tenido q lidiar con peleas de 15 contra ti, se q te has jugado la vida enfrentando tu punto de vista, también as recorrido infinitos caminos, desde los fríos viento y nieve de la Patagonia Chilena, hasta los extremos calores del desierto de Atacama, también as salido a recorrer países q nos odian, solo con tu mochila, has cosechado y comido la primera fruta de la temporada, has perdido la cuenta de tanto amor entregado, te has enamorado de lo imposible, as cargado la madera q se transforma en papel donde luego plasmas tú ya casi 6000 escritos, me has asombrado con tus pensares místicos, como olvidar noches enteras al abrigo de la conversación, alcohol y un cementerio en la nada. Hemos casi perdido la vida descendiendo de un cerro desértico durante una noche negra como la capa de la muerte, en medio de un valle donde solo sobreviven los más fuertes. Conoces cientos de personas nuevas por año, las melodías del Metal son para ti el propio aire, as mochileado  por partes donde se te ha intentado quitar la vida y aun así as sonreído, te has estirado en la noche limpia de los cielos más claros del mundo para pedir decenas de deseos a una lluvia de estrellas fugaces, tu carne a chicharreado en la grasa caliente, tu carne a sangrado al filo de los cuchillos y tus puños certeros se han descoyuntado contra el cemento, tu grito de ira a echo espantar hombres y tu amor seducir mujeres y ahora estas inmerso en la magia de sanar tu ser y  poder adelantarte a los sucesos. Podría seguir, mas solo siéntate a pensar y date cuenta de q tu vida está siendo opacada por algo a lo q tú en tu mente le diste importancia y vida, cuando en verdad eso no es nada más q un guion inventado en tu mente de escritor… Se q mañana ya no estarás hay echado como un fracasado….
A Ti Amigo.
Autor: Jonathan Ibarra  158 Lecturas
Donde la mirada de las nuevas expectativas nubla tu negativa mirada es donde yo aparezco, para tomarte de la mano y comenzar a recorrer un nuevo camino, donde solo recuerdos de alegría siembro en tu mente, es donde aparezco regando las flores de tus pensamientos. Estamos vivos y ambos ponemos empeño en destruir nuestra rutina, salimos corriendo donde lamente planifique el viaje, nos deleitamos con paisajes q ambos vamos descubriendo, nos olvidamos de un todo externo para involucrarnos en nuestro propio mundo de animas alegres. Escribimos nuevos relatos en un relación q nació de gustos y vivencias similares, nacimos en la flor de loto, distanciados para encontrarnos en la germinación de un viento interestelar de amor, cariño y comprensión. Leemos con el tiempo algún bello recuerdo, ambos almas libres con ansias de viajar, conocer y descubrir, ambos pareja, amantes y amigos, ambos escribiendo. Tú y yo, yo escritor solitario de la mano en tu compañía.
Estar Vivo.
Autor: Jonathan Ibarra  142 Lecturas
El despertador resuena en la oscuridad con sus tonos de música clásica, el nombre de mi querida llega de inmediato a mi mente, sonrío en lo negro de mi habitación sin ventana, vagos recuerdos de sueños sin presencia de mi subconsciente, sin control de pensamientos, solo se q despierto de buen ánimo, pero extraño a mi nuevo despertar. Subo al trasporte q me llevara al trabajo, me coloco lo audífonos y miro por la ventana filosofando algún pensamiento q me de los ánimos para emprender la nueva ruta y encaminar mi ser con la tranquilidad de emprender una nueva empresa. Una tranquilidad limpia conlleva melodías junto a la felicidad, el sol se alza tras los cerros desvestidos y vestidos en colores grises de romance por los nuevos días, allá lejos el sol ilumina mas no abriga a la madrugada, contemplo la lejanía de mi tierra allá donde por las mañanas las nubes lloraban en bendición a mi tierra añorada, en cualquier lugar del país u fuera de este q me encuentre un amanecer siempre es recibido con agrado. Al amanecer, vuelvo a nacer, al anochecer renace mi alma q vive por las noches, al vivir despierto a la muerte, y la muerte me despertara de mi sueño llamándose vida.
En el Amanecer.
Autor: Jonathan Ibarra  143 Lecturas
Y escapando del tedio una noche de niebla se dejó llevar por el llamado de su naturaleza, tomo un bus y escapo de la ciudad lejos para perderse en la espesura de los bosques del sur: Ella camino horas sin sentido para el mundo pero con destino para su ser sediento de libertad, llegó a la muralla verde de un bosque q a sus espaldas tenia por guardián la luna, la luz de esta la invito adentrarse en sus parajes, la fauna la miraba con curiosos y la flora bailaba acariciando su rostro, unos gotas de roció calmaron su sed interna, un árbol caído hace décadas cedió su cuerpo de madera para q se sentara y descansara, su  mirada contemplo lo q la humanidad ya ha perdido, las hojas le contaron historias de antaño pasadas en esos lugares, el frio la cubrió con calor, el calor la desnudo para sentir un orgasmo en la soledad de su extasiado momento, algunas enredaderas estimularon sus pezones y algunos helechos tocaron su clítoris haciéndola caer sobre una cama de hojas secas donde estallo en orgasmos para luego dormirse al abrigo de un espacio temperado por su respiración. Al despertar era espíritu del bosque disfrutaba de las noches silenciosas, de las tormentas por semanas, disfrutaba cada estación maravillada por la naturaleza, olvido alguna vez sido parte de una sociedad, ahora escuchaba solo las historias q les traía el viento de la naturaleza sacra, esa noche llego un escritor a morir en soledad, ella se enamoró y espero a q se durmiera.  
Ella fue Bosque.
Autor: Jonathan Ibarra  136 Lecturas
Elegí perderme en un pensar de locura aquí en el patio de mi casa, libre entre paredes quisiera morir… Cierto día de contemplación esquizofrénica sentado en una mecedora planeando mi muerte, mirando un cerezo donde niño invitaba a mis vecinos a jugar, viéndome correr sin más preocupaciones a de q el día siguiente amaneciera despejado para poder jugar todo lo posible. Entre pensares de añoranza he planeado mi fin. Con el tiempo cabe un hoyo de 5 metros de ancho por 5 de largo, luego construí una bóveda de cemento la cual posee una puerta de fierro q solo se puede abrir desde fuera con una llave q tengo en mi bolsillo, es una cámara sin luz, sin salida de aire, oculta entre maleza q no da ni un poco de visión a esta, dentro, deje un cachito de vela, una hoja en blanco y un lápiz para este mi último escrito. He cerrado la puerta hace un par de horas, después de mirar como un recuerdo se montaba descalzo sobre un cerezo en noviembre y sonreía respirando con ganas, mas ahora el aire se sofoca, la vela se extingue al igual q mi vida, me dejo morir desmayado, respirando con calma cada ultima bocanada, cerrando mis ojos y extinguiéndome junto con el fin de este escrito y a la última luz de la vela q me despide de esta vida.
Elegí.
Autor: Jonathan Ibarra  85 Lecturas
A q mierda, tomare no más, q me importa cómo me mire el resto, soy yo el q se saca la cresta trabajando y por qué tengo q venir aguantar las opiniones de otras personas, pff váyanse a la mierda. Tomare sin descuido, diré cuestiones desubicadas con tal mañana el yo sanigueno tendrá q arreglar mi desorden, romperé un led, o un notebook, q importa, me siento libre quiero saltar, ver videos escuchar música, la misma que vengo escuchando de hace un par de años, tomare cervezas, luego una botella de vino, fumare unos cigarros y relajare todo mi cuerpo de ideas, responsabilidades, en pocas palabras me desconectare, reiré, llorare, me matare y al despertar renaceré para continuar con lo monótono de mi especial vida. No importa cuántos errores cometa en mi estado, con tal mi ser sobrio mañana en la mañana tendrá q arreglárselas, ahora he salido el yo, el alegre, sonriente, q ve en todas las cosas una mística y q cuando en las noches camina ebrio por las calles ve como si todo fuese un sueño. No quiero ni saber cómo va despertar mañana el mi sobrio, de seguro dirá como siempre: Ahora si q nunca más…
El Borracho Dice:
Autor: Jonathan Ibarra  149 Lecturas
Las nieves son pedazos de hielo q crujen a mi lento caminar, una ópera a lo lejos se está entontando, son las sopranos de la melancolía q lloran sentimientos expulsándolos en melodías sentimentales en sus voces. La nostalgia tiende el telón en llantos de libertad, mi despertad se abre en sintonía con el nuevo amanecer, la naturaleza nace soberbia después de una danza macabra en donde el invierno se despedazo en olvido. Me cubre la manta del nuevo día, las nuevas esperanzas están tocando a mi puerta, los arboles regalan un oxígeno puro  y el amor me está  dando a entender q la palabra te quiero es una constante a un te amo, q solo se expresa en un momento de conexión espiritual. Despertar de emociones en otro año, en otro momento, de igual fecha pero en diferentes  circunstancias y lugares, nuevos amanecer, despertar y un nuevo emprender. Ven universo te invito a vivir lo genial q me regalas día a día.
Despertar.
Autor: Jonathan Ibarra  109 Lecturas
Calma los vientos arrebatados de pensamientos negativos q soplan viniendo desde lejos a mover con brusquedad los arboles multicolores de tu tranquilidad,  aquellos pensamientos ordenados caen como hojas secas cuando lo negativo hace doler tu cabeza.  Esas ganas incontrolables de salir corriendo a la nada, esconderte en un valle en medio del desierto, a la orilla de un riachuelo, armar la carpa y esperar en silencio el manto de la oscuridad, limpiando tu mente con las vibras armoniosas q despide con grato sentimiento la naturaleza para mí. Secuelas de un pasado invierno, días despejados a por venir, grato pensar donde pido a gritos déjenme tranquilo, aunque en verdad tengo q estar rodeado de tantos muchos q a veces creo ser una manzana con un gusano en una frutería de grandes frutas tropicales. Déjame pensar en q vale la pena estar, donde debo estar, pros y contras, donde el fondo es mi espacio solitario.
Despejado.
Autor: Jonathan Ibarra  88 Lecturas
Pensamiento muerto de ideas estancadas en lo podrido de aguas negras, allí donde un tiro al aire dio en el vuelo de un pájaro multicolores, donde una sonrisa se tatuó en las piedras de la eternidad, donde busque entre campos de buena siembra la buena espiga, es por ahí donde esta tarde me deslizo solo con mi cuerpo desnudo. La mente corriendo por paramos, donde al arrodillarme puedo ver a un ángel de hermosos rasgos servirme una copa con veneno, mas solo pienso mientras bebo, no hay daño alguno solo el viaje ilusorio donde me deslizo en pensamiento hacia ti.
Deslizándose.
Autor: Jonathan Ibarra  82 Lecturas
Mi corazón se acelera tímidamente apretando el acelerador a la excitación, tu imagen con ropa y desnuda llega a mi mente haciendo q mi pene se e recte, mi cuerpo pide a gritos fundirme entre tus piernas y recorrerte con mi lengua, escuchando como tu respiración se descontrola, ver tus ojos como adquieren relajo y tu cuerpo se vuelve un movimiento de caderas sin fin q extrae hasta la última gota de mi esencia, mujer apasionada, violación en una cama, sin filtro a la hora de la fuerza en la relación, testimonio de ardor al besar tus labios. Un orgasmo jovial, una eyaculación madura, complemento de dos personas q se aman, momento grato en una habitación de cuatro paredes q son derribadas en un infinito de suspiros y gemidos, con ciertos gritos de placer en el momento de la penetración fuerte, sueño cumplido, vicio de dos seres humanos atrapados por el juego erótico de querer cumplir y someter a su pareja, intervalo entre la distancia y el reencuentro, donde las lágrimas se traban con las sonrisas en un beso cariñoso en tu mejilla, donde el tiempo se pierde en el deseo de estos seres destinados al amor y condenados a la lujuria del cuerpo del otro. Amantes en una relación, amigos en una pareja, compañeros del camino, almas con un mismo destino.
Deseo.
Autor: Jonathan Ibarra  90 Lecturas
Déjame ser tu primavera en invierno, déjame seducirte con mis ilusiones, las cuales tal vez sean real, soy el hombre q cuida de tu ser, soy el q toma tu mano y despierta en las mañanas abrazando tu cuerpo, aunque me he ganado cierto grado de indiferencia me conformo, siempre he dicho q todo pasa y el mal sentir es aconsejable dejarlo marchar. Tengo sentires de un pensamiento o  ser de puntos consecutivos, siempre y cuando la historia la quieras continuar, pero si soy el punto final de este relato, me conformare con una nueva creación dejada en esta vida. Déjame decirte q el tiempo es tranquilidad y la soberbia es controlable. No te he dicho q el enredarme entre tus brazos es una situación dominante, donde el aliento de tu alma soporta mi ser de inmadurez, inconstancia he inseguridad. Déjeme decirle q soy, quien conoces, déjame decirte q seré lo q yo y el universo estimemos necesario para estar en paz.    
Déjame.
Autor: Jonathan Ibarra  81 Lecturas
La vida te dicta normas de comportamiento para no pasar a llevar a nadie, pero estas siempre suelen ser pasadas llevar por estupideces u cosas mínimas q alteran tu ánimo, la secuencia de estados cambia como una brújula rodeada de imanes y minerales, no hay una certeza pura de q  todo marchara en primera y en bajada, no hay una seguridad de la cual formes partes en q no te equivocaras… Pero se decir lo siento a la persona q valoro y respeto, lo siento de un error he de aprender a no dañar, los siento en mi error pienso en como volverte alegrar…
De los Errores.
Autor: Jonathan Ibarra  106 Lecturas

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales18181
Textos Publicados90
Total de Comentarios recibidos7
Visitas al perfil4986
Amigos1

Seguidores

Sin suscriptores

Amigos

1 amigo(s)
**Leticia Salazar Alba**
   
 
Escritor Solitario

Información de Contacto

Chile
La noche se pierde con la luz del día, gozoso disfruto el desvanecer del tiempo...
-

Amigos

Las conexiones de Escritor Solitario

  Puente de Triana