• Jonathan Ibarra
Escritor Solitario
La noche se pierde con la luz del día, gozoso disfruto el desvanecer del tiempo...
-
  • País: Chile
 
  Cada uno interpreta el mundo que está a su alrededor como mejor le parezca, es necesario vivir para decidir qué hacer  y cómo llevar la riendas de la existencia. Donde un escritor solitario se sienta a escribir y unir palabras con ganas de expresar lo alegre q se encuentra por tener la oportunidad de vivir un segundo más a cada momento, donde una mirada de primer amor da fuego a la pasión, donde el nuevo conocimiento te excita levemente para dar paso a la práctica positiva. Donde un niño ve las cosas con curiosidad a cada momento, en donde el decir me gustas es una apuesta en donde ganas o pierdes todo, donde palabras excitantes solo son para pasar el momento. Que es esa palabra de dependencia que dice; Te Amo, asumimos la cobardía al decir que no podemos vivir sin esa persona, de seguro ya la has dicho tantas veces que pierde sentido como cuando haces algo divertido repetidas veces. Que es esa palabra de humildad; Te Quiero, es el reconocimiento a un sentir estable, entre cariño y te amo, es mejor decirla a lo lejos y no pierda su brillo… La vida es la plenitud de la existencia, un amor quizá, o solo una compañera (o) con la cual es grato pasar la vida…
La Vida.
Autor: Jonathan Ibarra  247 Lecturas
  He juntado un puñado de palabras de que he sacado de mi enciclopedia a medias llamada mente, en donde muchas personas han puesto conocimiento basura o verdades a medias, he sacado las palabras correctas para cantar una melodía en tu parida mente de conformismo y miradas ciegas. He barrido con muchos dogmas sociales perfectamente aceptados, he escuchado a catedráticos de la mentira pedirme dinero en pos de la verdad, he tenido que cargar en mi mente con toda la basura que el sistema vomita a cada segundo para mí. He limpiado muchos rincones, he arrancado el cáncer de la religión, el sida del orgullo, el hongo del pensamiento común, la bacteria de la polémica, en realidad mi mente estaba enferma en una cuna virulenta en donde infecciones de corrupción mermaron la pasión por la honestidad. Veo a diario una cárcel de existencia donde no puedes volar entre los multiversos… Hago aseo a diario, pero con solo pasar en una esquina la contaminación de las conversaciones neófitas me asquean y se meten en mi subconsciente, se que ese es su escalón al avance, tampoco me creo un erudito de vastos conocimientos, solo voy desechando lo no reciclable para quedarme al final en mi mente con mi verdad, no la tuya, ni la del vecino ni la del profeta, solo absorbo lo bueno a mi parecer del resto y sus aristas las desprecio… Letras que debo limpiar, palabras que su significado perderán vía eliminemos ese acto de la comunidad.
Letras.
Autor: Jonathan Ibarra  199 Lecturas
  Recuerdos de casas antiguas, el olor de la madera húmeda, la lluvia sobre las viejas planchas de fierro, historias pasadas de desdicha, pobreza y marginación, el tiempo trascurre mas el recuerdo suele acariciarte de vez en cuando y hacerte añorar ciertos momentos, si bien de escases de buen aprendizaje. La noche es oscura como ni otra que recuerde, me arropo como puedo, el viento entra por decena de rendijas en las paredes, la música suena bajo y un libro me acompaña en la media noche, es invierno, uno de esos crudos, uno de esos que en este momento extraño. La media noche con su llegada de misterios, con sus vientos moviendo las ramas de los arboles allá afuera, salgo al patio un momento a ver como los arboles se agitan como queriendo arañar la antigua casa, como queriéndome tomar de las manos y subirme a uno de los viejos cerezos, me desnudo y acepto la invitación, subo hasta lo más alto para sentir el frio calar en mis huesos, el viento sopla con máxima fuerza, el viento me hace libre y la luna se asoma para guiñarme en secreto, contándome la historia del loco de media noche.
Media Noche.
Autor: Jonathan Ibarra  212 Lecturas
  Una canción de acordes melancólicos ha traído tu presencia a mi mente, no sé si la persona que canta lamenta la pérdida de su amor o solo mi mente hace de vagabundo en busca de algún recuerdo perdido. La tarde toma relación de décadas pasadas en donde lo claro se teñía de un gris opaco que no dejaba penetrar algún otro espectro de color vivo, se siente en el pecho esa añoranza y espera de avance al querer sepultar para siempre un feo sentir, que despellejaba a cada rato las ganas de estar vivo. Quizá el recuerdo de un nombre muerto es la invocación a un aprendizaje que solo sirvió para avanzar en las etapas de las constantes relaciones amorosas que suelen pasar en la vida de una persona natural de carne y huesos. Las melodías siguen sucediéndose unas a otras en una tarde de girasoles purpuras que distraen la mirada. El mundo ha cambiado, el mundo es una fascinación controlable en donde la mirada a perdido todo sentado de horizonte o limitante, la vida es una realidad virtuosa la cual desde ahora me empeñare en agradecer y vivir en el ritmo del siempre movimiento, para q la rutina no se ha el gatillo que dispare el estar insatisfecho, puesto que si yo no actuó como siento… El estar insatisfecho es solo el dejo de actuar en contra del tedio…
Melodías.
Autor: Jonathan Ibarra  265 Lecturas
  Sé que durante las noches escapas a un cementerio para extraer la tierra de un sepulcro fresco y de uno viejo, para luego tomar un gato albino y con una aguja pinchar su pata izquierda y sacar una gota de sangre. Me gusta escucharte bella poesía mientras haces esos hechizos de olores tan seductores, tu voz ordena al viento y hace llorar los inviernos, tu poder no conoce límites materiales. Sé que algún día cruzaras la barrera de la vida y la muerte, ese día, quiero ser tu tarotista acompañante discípulo de tu magia benigna. Aun recuerdo cuando ese demonio que interrogabas en el sótano logro hacerse de un cuerpo y nuestra muerte estaba besando la magia por última vez, recuerdo en perfección tus palabras inquisitorias como salió esa energía de tu cuerpo para contener los letanías de ese de maldad que mientras se perdía en el pentaculo blasfemaba y juraba a los 7 vientos, donde  se tiran las cenizas de las brujerías rotas, que nuestra al pasar a su plano sufriríamos por la eternidad. Recuerdo tu calma y tu mirada que me trajo paz de inmediato. Mi bruja preferida, señora de mis tierras, mujer sacra, mujer virginal de sentires, mujer prostituta en mi cama, señorita ante el mundo, respeto de quererse, con tus conjuros hare buenas lecturas y con tus hechizos me alimentare en la madera q me cubrirá hasta podrirme…
  Caminando por las calles de pueblos desconocidos, caminando bajo la tenue luz de los postes, viendo un foco quebrado de vez en cuando, sintiendo la lejana tierra propia al mirar un recoveco desconocido en cualquier ciudad de cualquier país de los cuales he recorrido. Me siento en una plazoleta, fumo un cigarro al paso, y charlo con un perro desconocido que se echa a mi lado y duerme plácidamente, me digo su vida se parece un poco a la mía, de estar tan tirado y sin nada he pensado que sería genial ser la mascota en una de esas casas cómodas, comida abrigo y cariño, que mejor… Las noches se suceden unas a otras como quien lee un libro con prisa solo para terminarlo y cuando lo termina no saber qué hacer, los días son suspiros continuos en busca de algo para comer, las naranjas de los arboles de las calles son buenas cuando no hay que vender o que comer, hay que tener cuidado con los vecinos, suelen llamar a la policía cuando nos ven montados en sus árboles. Hoy dormiré con un vino, conversando con vagabundos para a las 3 de la madrugada escuchar a los perro aullar a la luna en un intento desesperado por acallar el silbido de la muerte que nuevamente viene a llevarse de la vida de un joven que improvisaba con drogas que jamás pudo controlar, llora al morir y pide disculpas a su madre, en mi pienso, que marica es…
Momentos.
Autor: Jonathan Ibarra  206 Lecturas
  Caminando por las calles de pueblos desconocidos, caminando bajo la tenue luz de los postes, viendo un foco quebrado de vez en cuando, sintiendo la lejana tierra propia al mirar un recoveco desconocido en cualquier ciudad de cualquier país de los cuales he recorrido. Me siento en una plazoleta, fumo un cigarro al paso, y charlo con un perro desconocido que se echa a mi lado y duerme plácidamente, me digo su vida se parece un poco a la mía, de estar tan tirado y sin nada he pensado que sería genial ser la mascota en una de esas casas cómodas, comida abrigo y cariño, que mejor… Las noches se suceden unas a otras como quien lee un libro con prisa solo para terminarlo y cuando lo termina no saber qué hacer, los días son suspiros continuos en busca de algo para comer, las naranjas de los arboles de las calles son buenas cuando no hay que vender o que comer, hay que tener cuidado con los vecinos, suelen llamar a la policía cuando nos ven montados en sus árboles. Hoy dormiré con un vino, conversando con vagabundos para a las 3 de la madrugada escuchar a los perro aullar a la luna en un intento desesperado por acallar el silbido de la muerte que nuevamente viene a llevarse de la vida de un joven que improvisaba con drogas que jamás pudo controlar, llora al morir y pide disculpas a su madre, en mi pienso, que marica es…
Momentos.
Autor: Jonathan Ibarra  208 Lecturas
  El silencio se vio interrumpido por el caminar de un ser extraño que caminaba por las calles de un pueblo pequeño a largas horas de la noche, recitaba poesía muerta de escritores solitarios que ahora yacían dormidos en un  frio sepulcro en diferentes cementerios alrededor del mundo. La noche del  7 de diciembre como ya era costumbre desde hacia milenios se juntaban las energías de estos escritores para tejer un mundo por una hora y traerlo a la realidad, los valientes se aventuraban a las calles y parques para ver el mundo a oscuras que cada año se daba al nuevo nacimiento. Aquella noche de finales de primavera, la tónica fue un mundo de brujas y hechiceros, sumado a misterios siderales en donde los participantes viajaban por diferentes dimensiones, muchos quedaron atrapados esa noche en estas y nunca nadie más supo de ellos, era el riesgo a correr si te sumergías en el mundo a oscuras q creaban estos escritores muertos y que en comunión con su inspiración dieron vida a eternos portales que solo los valientes cruzarían, los cobardes estarían en sus casas rezando a dioses patéticos de una religión, en pañales y con retraso espiritual crónico. Un escritor solitario y tarotista miraba atento como el mundo se sumía en sombras, las lágrimas brotaban de sentimiento puro y una voz sonó en su cabeza; a tu muerte estas invitado a crear tu propio mundo a oscuras para cualquier mundo en cualquier dimensión, de la existencia o de la inexistencia… Te esperamos…
Mundo a Oscuras.
Autor: Jonathan Ibarra  227 Lecturas
  Caminos eternos que uno anhela  recorrer, vientos cálidos que quisiera montar en pos de nuevas tierras. A veces dan ganas de salir lejos de todo y todos, sentarse en una terminal nueva y ver el recorrer de pasajeros frecuentes sentado sobre mi mochila. Sé que mi mundo esta ordenado, pero los castillos de perfectos naipes suelen caerse con leves suspiros que provienen desde el interior del corazón. No hay a que aferrarse, no tenemos un propio mundo o dimensión completa a la cual pertenezcamos de forma definitiva.  La forma de una sensual mujer se desvanece conforme de la dejas de ver, la forma del amor pierde brillo mediante nuevas o antiguas voces se hacen presente, se suman a constantes errores de salir de tu zona de confort. Un nuevo mundo se empieza a construir con una sola letra y se le da término con una última, al igual que este escrito, esta estrofa es un paso al fin de algo que durante 5 minutos tuvo su crecimiento y ahora vivirá eternamente en las redes. El calor de paso al frio, el sol a la lluvia, el amor al odio, el odio al querer, el fin al retorno, el retorno a un principio, el principio a un fin y un fin a un nuevo inicio. El mundo cada día de posibilidades a nuevos comienzos, yo espero el mío como siempre con tranquilidad y curiosidad… Nuevo mundo lleno de nuevos comienzos…
Nuevo Mundo.
Autor: Jonathan Ibarra  212 Lecturas
  Te deseo lo mejor por siempre: “Abundancia, alegría, felicidad, buenos caminos, belleza, amor, gratitud, esperanzas, sueños cumplidos” Cada etapa termina y comienza a su debido tiempo, el tiempo no es una limitante para seres eternos, hoy naces a la nueva vida y la vida nace contigo, tomándote de la mano y mostrándote que la felicidad es un escalón más en el sendero empinado a la iluminación final. Las palabras pierden sentido cuando el sentimiento se quiere expresar en un abrazo, mas no pierden sentido cuando te perpetuo en la historia en letras que recorrerán los días más allá de un simple y austero feliz cumpleaños. Un barco pirata llevara las ideas de tus viajes por los siete mares, los marineros prepararan cada escenario para el disfrute momentáneo mental, los capitanes más feroces te nombraran su comandante y las criaturas marinas harán melodías de metal oceánico al más puro estilo Deathklok. Ribeiro te dedicara Night Eternal y la cantara en tus sueños, mientras estas sentada en un bosque de sauces llorones secándose que se baten al viento helado, tu sentada en una banca vieja y podrida, mirando una tumba donde se pudren tus malos momentos y a tu izquierda una flor nace con el lema de hoy es un nuevo año para que vivas la vida que siempre has querido…
  Guarda silencio alma solitaria que caminas en la penumbra del olvido, mirando a lontananza en busca de sonidos que inspiren tu imaginación. Cierra los ojos espíritu sin amor que navegas en los mares de la añoranza buscando imágenes que devuelvan la vida a tu corazón. No escuches ser vagabundo que huiste de ti mismo para encontrarte con tu verdadero ser, el mundo no tiene ni una sola conversación que valga la pena escuchar para crear en el vacío del espacio sin tiempo una obra maestra. Deja de buscar si ya no encontraras. En tus letras se perdieron los maravillosos mundos que una vez regalaste en creación en armonía con el latir de tu corazón. Puede que una canción triste del pasado hoy venga a visitarte y entables conversación con el pasado en un intento vano por ser escuchado, comprendido, acogido y tal vez sentido. Puede que este humilde escrito llegue a emocionar algún desconocido, puede que haga pensar a una desconocida, mas tu camita seguirá como si nunca hubiese cesado y tus palabras las llevara el puelche a un barco pirata en donde se entonara una canción con estas letras al son del ron y de bellas mujeres mostrando sus senos al bravo mar. 
Pensamiento
Autor: Jonathan Ibarra  293 Lecturas
  Siento a un ser, o presencia en mi vida, siento como me escudriña con su mirada, sus ojos rojos como las brazas del infierno, siento que sisa con su lengua bífida y a la vez hace música estridente de no agrado para acompañar de oscuridad mis días. Por las noches flota en la pieza de un lado a otro, riendo demoniacamente, conjurando maldiciones y comunicándose con sus iguales telepáticamente a través de eones en lo sideral del averno mayor. Su capa astral de un gris podrido, puedo sentir su olor cuando me tapa por las noches, no sé qué quiere de mí, no me daña, no me ayuda solo esta hay como vigilante a lo que sucede, no le temo, no le quiero solo soy su presa o su protegido, no lo puedo entender, solo sé que no quisiera ser su prisionero, tal vez el piense lo mismo, después de todo somos seres de diferentes dimensiones, es posible q yo le cause terror, con mi apariencia carnosa, con mis ojos vigilantes y esa jadeante respiración, sumado a mi pestañar repetitivo. Puede que sea mi igual en otro plano, puede que tengamos q fusionar algún pensar, puede que tengamos que matarnos el uno al otro… El futuro no es algo q me quite el sueño, ángel negro viajante de portales…
Presencia.
Autor: Jonathan Ibarra  215 Lecturas
  Trasciendo de vida en vida, contando mis errores y olvidando mis aciertos, el camino a la limpieza se gesta desde el pensar interno que subyace al nacer para enfrentar una nueva etapa en esta escuela olvidada por la raza avanzada llamada Planeta Tierra. Soy un alumno de pensamientos evolutivos y con propios instintos animales que afilan colmillos a lo seductor del sexo femenino. Mi pensar avanza cada día en  busca del conocimiento misceláneo para encontrar detalles en todo y no perderme en la comunicación sin sentido de la persona que habla mucho para demostrar viveza u astucia más cuando sus enunciados son palabras que dan a conocer un pensamiento básico, tonto y claramente material. El silencio  mudo es participe de mis conversaciones internas, donde decenas de teorías en torno a la vida se gestan, para luego ser desplazadas por los molestos recuerdos que se empeñan en seguir vivos, mas su realidad ha decantado sin regreso en el pozo del olvido, en donde arrojo monedas pidiendo deseos de solo avance y nunca retroceso. No hay silencio deprimente en una mente atareada, si hay silencio deprimente cuando te das cuenta que tus ideas solo surcan en un canal bajo de aguas podridas donde habitan pensamientos repetitivos del ayer.
Recuerdos.
Autor: Jonathan Ibarra  234 Lecturas
  Donde la luz se pierde en una oscuridad podrida de maldad, donde el llanto de los sueños rotos es la única manera de pasar el tiempo, donde la música de la melancolía mece la cuna de tus estados sumisos actuales. La lirica se prepara para darte un segundo de verdad en los vientos de la nieve eterna, donde la belleza se congelo para la perpetuidad. Mas tu mirada se pierde en un espejo recordando un viejo amor que dejo tus sentires con justo a poco, ves la eternidad del reflejo de tus acciones a cada momento, la intranquilidad toma tu mano y juntas dan un paseo por la esquizofrenia grata, tal vez un poco de Parkinson en tu juventud no vendría mal. Hierbes un agua puerca para tomar un café  que te de tranquilidad,  las flores de tu patio murieron junto con tus  ganas de hacer las cosas, el letargo es tu condena mientras miras al pasado reflejos de tiempos mejores a ver si encuentras el momento  en que comenzaste a perder tu identidad para sumirte en los salones de la pereza, un cigarro es tu compañía y los recuerdos rotos tus pensares positivos, aun esperas los reflejos de las situaciones actuales.
Reflejos.
Autor: Jonathan Ibarra  230 Lecturas
  Me retiro a un sanatorio abandonado donde antes se usara, para recuperar a la mente humana de las trincheras de la locura, soluciones en polvo traídas desde los rincones más recónditos de este multiverso de dimensiones que se desdobla con la muerte de cada perno biológico que somos los seres humanos. Sobre una camilla saco las cartas del Tarot Necronomicón y hago la tirada de los espíritus, llamo a cada una de las víctimas para verles la suerte u destino más allá del portal físico al cual pertenezco, estos seres de formas espectrales y colores nuevos llegan con ferocidad que no intimida, mas hacen su pregunta y luego se retiran. El pago es un secreto o revelación de las próximas puertas gelatinosas e invisibles a energías de vibrar tan bajo como es el mundo donde habito. Estos seres llegan con la expresión de horror con las cuales murieron, muchos de ellos aun con polvos extra-planetarios pegados a su espectro, aun ese polvo comiendo su energía, como antes su carne y su vida. Me pregunto que ser o mente retorcida fue capaz de condenar tantas almas y vidas a una suerte de muerte horripilante que no deja descanso en paz en el plano etéreo. Se me acerca una niña de unos 9 años, de cabellos rubios, ojos azules y cara de ángel, y con el polvo de estrellas rojizo comiendo su cuello, llevándose su existencia. Esta me dice; “Tarotista eres el Ermitaño del conocimiento, regálame una carta… Saco el Seis de Copas y se la doy, ella me sonríe y es absorbida por la carta… Miro la carta y el Arquetipo me dice: “Corre… corre, como nunca antes Arcano Tarotista…”
Sombras.
Autor: Jonathan Ibarra  229 Lecturas
  Pasamos alrededor de 20 años de nuestras vidas durmiendo así que a los sueños se le considera como una realidad alterna que vive tu alma de noche. Esos mundo oscuros en donde sueles tener violentas batallas con seres desconocidos, o cuando te encuentras corriendo sin poder parar por caminos inexplorados, o cuando tienes relaciones con una persona conocida o cuando solo besas y tomas la mano, todo es parte de una realidad alterna en donde suele predominar el misterio y el encanto embrujo de un mundo del cual pierdes todo recuerdo al despertar. Te has preguntado si tu alma se soñó trabajando la noche anterior, cuando esta era tu realidad en ese momento, pero para tu alma un aburrido sueño que espera no se vuelva a repetir, esta debe preguntarse que significara ese sueño tan latero que se repite una y otra vez. Como comparar tu vida real, con lo que tú alma vive de noche, como llegar a esos límites, en donde vuelas, nadas en aguas oscuras y turbias, como no querer a veces vivir esa realidad de la cual tan poco conocimiento tenemos. Ver aves fénix gritando en los cielos, con sus llamas cortando los aires, intentar escapar de esa pesadilla de casas podridas en donde el barro te impide avanzar y eres observado por pájaros negros q se aferran a ramas muertas en espera de su cena, la cual es tu muerte. Ir a dormir es una aventura, lo que vives, sumado a la posibilidad de que seres cacen tu alma y no la dejen volver a tu cuerpo…  
Sueños.
Autor: Jonathan Ibarra  265 Lecturas
  Luna de escabrosas formas de donde proviene la luz que ilumina la mente de los lunáticos quienes salen a correr por las noches en praderas de cardos y espinas aullando con desenfreno, masturbándose sobre arboles podridos y naturaleza de grises colores. Te observo desde lejos, veo como los errores que cometes te llevan a malas decisiones y provocan en tu podrido aliento el grito de “Esta vida es una mierda” pero todos sabemos que como actúas es lo q atraes, veo como te revuelcas de amante en amante, creyendo tener el poder cuando lo q en realidad tienes es una vagina sucia que solo puercos comen. Te observo mientras traiciones una y otra vez con calma que tiene una briza, más la tormenta que desatas a tu karma, son las bofetadas que recibirás mañana de un alcohólico drogadicto. Te besas delante de tu pareja con otro, tiras cuchillos al suelo esperando la muerte de uno de los dos, mas uno no es tonto y te deja, para luego enterarse de q estas sumida en la mierda hasta el cuello. Te observo y escucho, contando historias de ganada, cuando el único triunfo q has tenido es existir un día mas para la satisfacción de tu vagina podrida que nunca encontrara satisfacción, fueras consiente y leal, mas solo eres perra de perros en leva, donde dejar su semen y luego negarte…
Te Observo.
Autor: Jonathan Ibarra  221 Lecturas
  Hola amigo, supe que estas un poco bajoneado, supe que tomaste malas decisiones, pucha no hay drama, sé que no estoy en tus zapatos, sé que mis palabras no pagaran tu deudas, pero déjame decirte que en la vida encontraras etapas en donde estas alto sobre las montañas y tan bajo que sentirás las llamas del infierno quemando tu barba de chivato… Bebe el trago amargo de este café, pásalo, siente como deja en tu boca y garganta ese sabor desagradable, no es primera ni ultima que tu avance se vea truncado por obstáculos en el camino, la huella es tan extensa en el andar que los baches son inevitables… Recalca en tu caídas un par de veces, ve en que fallaste, para que esto no se vuelva a repetir, aprende, como dice ese tema que cantabas con tanta energía ebrio en cualquier junta de amigos; Caer levantarse insistir aprender…. Una vez una persona se cayó en un hoyo y se lamento toda la vida culpando a otros de su caída, así paso sus años, hasta su muerte… Otra persona cayo metros más adelante, se lamento, fue en busca de tierra, tapo el hoyo y continuo para q otro no cayera, volvió a caer, volvió a tapar el hoyo y continuo, hasta q llego a su destino… Dime como que persona quieres ser tú….
Triste Melodía. La tarde lenta cual milenio en espera del pago, el avance lento con la paciencia del que posee la vida eterna y cada acto lo estira como un elástico justo en su punto de cortar, así es el día, lleno de lamentos y añoranzas, la presencia de un ser que una vez estuvo y hoy es solo un recuerdo, ni grato ni molesto, solo llega y se va, ya q uno no ha muerto en otra persona, es por eso de su visita parcial. Una lectura de tarot fallida, un repentino estreñimiento mientas por los parlantes la música hace su desorden propi de media tarde. El relajo aparece en un momento de reflexión, cuando un pensamiento da pasada a un pasado inexplorado que nunca existió y la propia existencia se pregunta donde fue todo ese mundo y principios creados a bases de vivencias en un tiempo arcaico que nunca a de retornar ya que fue un castillo en el aire q por cimientos tuvo a las nubes de ilusiones banas que nunca se acercaron a un paso de la misma realidad. Melodías algo secas y extrañas… Tristes cantos de un mundo ajeno al cual ya no se pertenece…
Triste Melodía
Autor: Jonathan Ibarra  248 Lecturas
  Echare las cartas alguna mujer desconocida, veré en su futuro, desplegare el mazo sobre el paño morado de transición, color que corta toda energía entre real y espiritual, pondré música de notas oscuras para lograr más sobriedad en el ambiente, es la música con la cual tengo relaciones de éxtasis al sonar sus notas. Dejare que mi mente se comunique con mi guía interno, dejare que la historia fluya libremente sobre mi redonda mesa de trabajo. Las cortina se serraran a la privacidad, el momento ha llegado…
  Los días han sido una estupidez de tranquilidad, hemos dejado que el reloj de arena vaya dejando caer sus granos de arena de a uno en la forma más lenta posible, ambos nos hemos sentado a mirar como transcurre cada segundo en caída suicida para dar paso al próximo en un sinfín de repetición en horas muertas de días agonizantes que se consumen el uno a otro sin pausa por una eternidad completa. Ven vamos gastemos ese pequeño monto, ya tendremos tiempo de ahorrar, la plata es plata, el momento es ahora seamos dichosos de vivir y crear momentos de felicidad, seamos parte de nuestra vida, no dejemos que el día a día nos consuma en nuestro trabajo monótono de maquina biológica al servicio de un estado que abarca y come impuestos como una maraca como penes por plata. Dejemos que la música entre por nuestro oídos, que los tímpanos vibren en sinfonía junto a la melodía Metal salida y amplificada en perfecto sonido, que las luces estallen una a una en continuidad haciendo que perdamos conciencia de la realidad, cantemos los coros clásicos que llevamos 20 años escuchando desde la época del cassette, Painkiller, Aces Of Spades, son los himnos una vez más, pero esta ocasión en vivo. Caminemos al terminar por las calles de otoño en la capital, con calma y oídos tapados, veamos esa iglesia gótica con su fondo de nubes negras queriendo acariciar la luna, para luego irnos a esa residencial donde ya hemos descansado tantas veces. Vístete es hora de irnos, no olvides las entradas y lleva tu casaca negra, porque siempre que sales de un concierto te da frio, compañera.
Vigilante Sombra de media noche que observas mi dormir con cautela, siento tu presencia desde hace años, la primera que vez que pude sentir tu existencia fue en el gran patio de mi casa, me observabas tras de un sauce llorón de otoño que soltaba su ultimas lagrimas agonizantes a un lecho de hojas en donde descansarían para siempre en la podredumbre de su fin. Recuerdo tu mirada inexpresiva, como si no vieras ni sintieras, como si tu destino fuese solo estar ahí por lo que dura el tiempo psicológico de quien carga culpas que en las noches no lo dejan dormir. Vigilante de años, compañero en mis escritos oscuros, alma atormentada venida desde quizá donde, alma o ser en pena que vigilas a la espera de lo algo que no me imagino, ser reptante que solo observas. Siento el vibrar de tu materia, no eres etéreo, ni sólido, menos plasmático, o ectoplasmatico, eres una relación entre un gas de aromas azufrosos y polvos de una vibración que no puedo reconocer. Me visitas cada noche, me asusta ver tu mirada entre tinieblas, a veces olvido que estás ahí, a veces olvido que eres mi yo venido desde otro plano a esperar mi partida y juntarnos por fin los 5 y ser un todo completo en este universo de seres divididos.
Vigilante
Autor: Jonathan Ibarra  240 Lecturas
Camino por calles desconocidas en un mundo ajeno a mi origen, el bullicio de los seres que me rodean es molesto provocando jaquecas y nauseas en mi cuerpo de vibraciones etéreas. No sé cómo llegue aquí, solo poseo vagos recuerdos de un viaje dimensional que comenzó una fría noche de invierno culminando décadas después en este lugar, lejos, tan lejos como el olvido de un sueño antes de la medianoche donde las pesadillas vienen a tocarte con tentáculos de esquizofrenia. Pero tengo recuerdos, esos que se presentan como nubes de amargor y depresión, al fin he terminado de mi caminar hasta lo que llamo mi casa, un habitáculo de metal que dispersa a este ser vibratorio dejando una oscilación de movimiento que solo late en medio de esta habitación sin tiempo. Me he perdido y ya no hay regreso… Todo empezó cuando el aburrimiento no detuvo a mis ganas de conocimiento, un 7 de diciembre de 1902 a mi edad de 24 años terrestres;Mi abuelo alquimista desde de joven, buscador de secretos inenarrables, solía contarme historias fantásticas de mundos ajenos al conocimiento de la época, mucho antes de que viajar a la luna fuese quizá un sueño sus ante pasados ya conocían de leyendas y relatos de seres que se acercaban por las noches en busca de cambios para continuar su viaje, casi siempre se llevaban animales, niñas y hombres desviados de la cordura, ya que estos solían no echarse de menos al desaparecer, a cambio dejaban secretos, libros de otros mundos, que abrían portales a otros espacios, sistemas galáxicos y otros universos agrupados en tantos sin fines de infinitos que darle un nombre en el lenguaje humano seria limitar la bastedad de tales creaciones abismales y frías.Al morir el dejo un vacío muy grande en mi ser, intente traerlo a la vida con sus propios secretos y rituales, mas mis intentos solo lo traían de vuelta por unos minutos, fue en la última oportunidad que lo traje a su cuerpo, ya en casi estado de putrefacción, que me dijo;-Hay otros mundos nieto querido, pero la carne humana se pudre, no es eterna, es alimento de gusanos, dulce alimento de gusanos y de otras especies que viven bajos los cementerios. Céntrate en abandonar tu cuerpo sin morir y conseguirás el viaje eterno… Conocimiento hijo mío, conocimiento…Y su cuerpo cayó desplomado sobre el frio cemento de mi sótano, sus palabras quedaron dando vuelta en mi cabeza, para ya no irse más. Procedí a echar su cuerpo en el incinerador personal que teníamos a escondidas para que su carne no fuese alimento de ni un gusano, rata u otro bicho reptante que olfatea en su madriguera.Busque información en los 5 continentes para encontrar respuestas a lo que mi abuelo me había dicho antes de que lo quemara y echase sus cenizas a los siete vientos. El de seguro al morir encontró más respuestas que en su propia vida, ya que de haber tenido el conocimiento antes de su partida me lo hubiese trasmitido, me contaba cada avance en su alquimia biológica, sideral y mental, ya que yo era su asistente y discípulo. Probé con libros, chamanes, me inmiscuí en varias sectas, con tarot, meditación, sin encontrar nada… Así pasaron los años, y mi búsqueda no rendía fruto, decepcionado, en banca rota y con un desprecio total por mis semejantes me estaba volviendo cada día mas irritable, odiaba el ruido de mis vecinos, sus conversaciones vanas, esas risas tontas por algo estúpido, sus rostros, o sacro Necronomicon, como odio a mis prójimos y su semilla… Ya un día cuando mis fuerzas invocaban al suicidio me senté en un viejo sillón con una botella de fuerte ron que databa mínimo 100 años atrás en el tiempo, años mejores supuse, bebí en silencio sorbo tras sorbo, en sumo silencio con mi mirada fija en una foto que mi abuelo me regalo, en donde salía su pluma y su mano escribiendo algo, la tome y acerque a mis ojos, no distinguía bien las letras así que la acerque a la vela y alcance una lupa del desordenado escritorio y ¡Eureka! Escrita estaba la fórmula de abandonar el cuerpo sin morir, no lo podía creer siempre estuvo ante mis ojos, como él me decía;-Jonathan Hackker, eres un despistado, el secreto está en observar hasta el más mínimo detalle…No perdí el tiempo ni un segundo y en la borrachera me dispuse a juntar los elementos. Un libro en lo sumo antiguo, algunas drogas usadas para sedar caballos, polvos que teníamos en nuestra droguería personal y lo más importante un pica hielo junto con un martillo de goma.Hice la mezcla justa al calor de un fuego de ramas secas y comencé a conjurar en lenguas antiguas los párrafos que mi abuelo ordenaba citar, comencé a beber la mezcla con lentitud, mientras terminaba de conjurar a los avernos y señores trasportadores de seres entre portales, el fuego se apagó al pronunciar la palabra R'lyeh, las sombras sacudieron el edificio entero y lamentos brotaron de todas partes, era el momento, debía aplicarme un auto lobotomía, introduje el pica hielos en mi parpado superior izquierdo sin miedo, ya nada me detendría, destruí la masa cerebral sin piedad, caí desmayado, en espasmos brutales que partían mis huesos como ramitas débiles.No sé cuánto tiempo pase en este estado de doble conciencia, solo sé que al destruir el hemisferio izquierdo, destruía todo tipo de conocimiento intelectual para conllevar un ritmo social y con dejar intacto mi hemisferio derecho mi percepción tridimensional se magnifico pudiendo arrancar de mi cuerpo dejando a un retardado parte de mí en la tierra mientras yo me sume a un viaje sin fin en el tiempo del conocimiento, este es mi último contacto con la tierra, a través de mi el loco Jonathan Hackker que balbucea estupideces encerrado en un manicomio y que en un par de horas más dormirá en una mesa de metal.
Del Otro Lado.
Autor: Jonathan Ibarra  289 Lecturas
Como el helado dedo de la muerte tocando tu cráneo, se acerca lenta y decidida la niebla de los muertos, mi persona yace quieta sintiendo como su frio hace doler estos viejos huesos para recordar una casa que no otorgaba abrigo en la infancia, rodea todo a mi alrededor, no hay escapatoria, kilómetros y kilómetros por todas partes, se extiende comiendo el calor del sol, tragando la luz y vomitando arcoíris grises de finales color verde podrido.Huele mi miedo, se que ha llegado mi hora, mas no temo a su presencia, son solo mis metas incompletas que reclaman más tiempo para ser concretadas. Ella me mira a los ojos y me relata con su mirada el nuevo mundo al que perteneceré, la miro con atención recordando una vida que ahora dejo atrás. Su frío me cobija, su dolor es igual al mío, no hay un término en el apagado de mi mirada, por el contrario, con una última mirada de vida le canto a la niebla una historia de vida y esta se emociona en vientos que devoran la tierra y escupen lava del fin de los tiempos, luego de un gran viaje por el espacio me deja sobre el suelo del desierto y dice;“Te vendré a matar cada semana, mas si cada vez me relatas una historia que me emocione desde mi vibración te dejare con vida una semana más…”Entonces desapareció dejando que ahora la luz del sol me cobije y yo conseguí la vida eterna, hoy cumplo 1567 años en edad humana…
Niebla.
Autor: Jonathan Ibarra  216 Lecturas
Trasciendo de vida en vida, contando mis errores y olvidando mis aciertos, el camino a la limpieza se gesta desde el pensar interno que subyace al nacer para enfrentar una nueva etapa en esta escuela olvidada por la raza avanzada llamada Planeta Tierra.Soy un alumno de pensamientos evolutivos y con propios instintos animales que afilan colmillos a lo seductor del sexo femenino. Mi pensar avanza cada día en busca del conocimiento misceláneo para encontrar detalles en todo y no perderme en la comunicación sin sentido de la persona que habla mucho para demostrar viveza u astucia más cuando sus enunciados son palabras que dan a conocer un pensamiento básico, tonto y claramente material.El silencio mudo es participe de mis conversaciones internas, donde decenas de teorías en torno a la vida se gestan, para luego ser desplazadas por los molestos recuerdos que se empeñan en seguir vivos, mas su realidad ha decantado sin regreso en el pozo del olvido, en donde arrojo monedas pidiendo deseos de solo avance y nunca retroceso. No hay silencio deprimente en una mente atareada, si hay silencio deprimente cuando te das cuenta que tus ideas solo surcan en un canal bajo de aguas podridas donde habitan pensamientos repetitivos del ayer.
Recuerdos.
Autor: Jonathan Ibarra  218 Lecturas
  Donde se fueron las palabras de amor que brotaban en cada conversación, donde están esas promesas eterna de no separarnos jamás, donde quedo el sin ti no puedo vivir, dime por favor que mi alma llora conforme los segundos me asesinan en presente y futuro. La angustia me devora, el nerviosismo da paso a la desesperación, como paso esto, donde quedo un beso en las mañanas y el sexo por las tardes. Dónde está tu mirada y esas palabras perdidas que ya no escucho cantar con bella melodía en mi mente. Donde estas amor en vida de una relación que prometía una familia sin igual que se encargaría de sembrar árboles y escribiría bellas poesía gótica y cuentos de horror relatados desde las fosas de nuestras mentes. A donde voy ahora que ya has decidido montar el tren del olvido; acaso me debo quedar solo en esta estación de añoranza y solo decirte; Adiós Amor. Las noches ahora solo son unas intensas ganas de salir corriendo en dirección a la nada, buscar un lugar donde calmar esta sensación de no tener tu amor en mis brazos, de no besar tu mejilla… Mis te quiero se pierden y no llegan a tu oído, solo se estrellan en una pared de indiferencia y estos se destrozan, intento llegar y recoger los pedazos para volver a pronunciarlos, mas tu no escuchas y las palabras de amor que ahora te agradan son las de las personas que ahora te cortejan…
Adiós Amor.
Autor: Jonathan Ibarra  262 Lecturas
Noche callada de herrumbrados pensares que se disparan en tiros silenciosos de un pasado roto sin conexión con el futuro. El cementerio habla para decirme que él es la morada final de todo ser humano, que debo cumplir mis sueños y metas antes de que sea tarde, que viva el ahora sin pensar en el futuro, que me relaje y no me angustie, que simplemente me dé a la tarea de vivir, que es lo único importante en mi presente de existencia. También me pregunta por amores pasados, le respondo: Que siempre en el pasado dije te amo, cuando en verdad solo pensaba con una mente de apego más que de querer, engrandeciendo todo gracias al licor consumido en grandes cantidades, le digo que eso no era amor, solo eran formas comunes de expresar sentires. El me comenta; Una vez te preocupaste sobre manera de todos ellos, ahora todos se pudren en una cripta derruida y visitada debes en cuando por una nostalgia que escupe y no deja flores ni lágrimas. Me aconseja que no pierda mi tiempo en lamentos sin sentido, que todo pasa y que él es el final, la transición del alma al más lejos y la pudrición final de un cuerpo biológico que sigue su proceso natural. El cementerio me ha hablado en mi estado de insomnio, lo he escuchado atento estirado sobre una tumba de sexo muerto, el cementerio me ha hablado con la briza fría de otoño, tan inspiradora y llena misterios. La sombra del árbol me guiñe un ojo  y en telepatía me dice; “Yo dejare caer hojas muertas, para que hagan el abono que dará vida a las plantas 
  Guarda silencio alma solitaria que caminas en la penumbra del olvido, mirando a lontananza en busca de sonidos que inspiren tu imaginación. Cierra los ojos espíritu sin amor que navegas en los mares de la añoranza buscando imágenes que devuelvan la vida a tu corazón. No escuches ser vagabundo que huiste de ti mismo para encontrarte con tu verdadero ser, el mundo no tiene ni una sola conversación que valga la pena escuchar para crear en el vacío del espacio sin tiempo una obra maestra. Deja de buscar si ya no encontraras. En tus letras se perdieron los maravillosos mundos que una vez regalaste en creación en armonía con el latir de tu corazón. Puede que una canción triste del pasado hoy venga a visitarte y entables conversación con el pasado en un intento vano por ser escuchado, comprendido, acogido y tal vez sentido. Puede que este humilde escrito llegue a emocionar algún desconocido, puede que haga pensar a una desconocida, mas tu camita seguirá como si nunca hubiese cesado y tus palabras las llevara el puelche a un barco pirata en donde se entonara una canción con estas letras al son del ron y de bellas mujeres mostrando sus senos al bravo mar. 
Pensamiento
Autor: Jonathan Ibarra  212 Lecturas
  Como vas en esta vida de mirada muerta y latidos resonantes de esplendores que no disfrutaras. Sientes el dulce del caramelo regalado podrirse en tu boca y llevar lo virulento de tu saliva a tu estómago. Yaces perdido en una historia ficticia de ilusiones adornadas de palabras prometedoras que en realidad son una burla a tus pies metidos en el barro de tus actos. No se pueden controlar las reacciones de las malas decisiones. Tu mente es una tormenta de delirios, no sabes a quién acudir, la propia angustia ahora tu compañera te besa cada vez que recuperas la lucidez. Duermes y despiertas para ver que nada tiene sentido, lloras en silencio, ese silencio maldito que desespera tu mente con el click del puto reloj de pared que con cada avance es cuchillada a lo poco y nada de ánimo que comes en las sombras. Tranquilidad para ti seria ir a una plaza lejos de tu hogar, tomar un libro de antipsiquiatría y sorprenderte como es controlada la gente que solo actúa diferente. La paz para ti es, escapar de todo, pero en el silencio te darás cuenta que no puedes escapar de tu mente, de las voces, las imágenes, las charlas y amenazas están ahí y no se irán, son tu delirio post mortem…  
Delirio.
Autor: Jonathan Ibarra  221 Lecturas
  Como sentirá una perrito de ternura ilimitada al tener que bajar por las calles desoladas de una ciudad llena de seres malignos que trafican con el dolor del sufrimiento. Como sentirá un alma helada en el limbo cierto de la palabra expresada, mirando a lo lejos en penumbra de espacio a la búsqueda de alguna compañía que le de consuelo. Como se escribiría la palabra amor en un corazón traicionado en varias oportunidades. Quien podría expresar alegría en lo solitario de las animas escribas que plasman sus pensares en hojas blanca de color débil para que ojos extraños sientan y continúen. No le doy lugar a la esquizofrenia por miedo al ya no querer compañía humana y finalmente ser catalogado como enfermo, cuando en realidad solo padezco de un comportamiento mental diferente al resto. Me dirás que me amas en el olvido, me encontraras cuando me pierda, me buscaras cuando ya no me veas, o solo tendré que escuchar el latido de tus pensamientos en mi mientras me visitas en los sueños. Sera que al dormir pensare que estoy en un mundo grato y un prójimo desconocido padeciendo el frio nocturno y la angustia de la droga. Pensar y dejar volar…
Pensar.
Autor: Jonathan Ibarra  243 Lecturas
Mente que viajas superando la velocidad de la luz, encontrándote en los límites del universo con la velocidad del pensamiento, mente deslumbrante que en las noches de insomnio me haces llegar a elevados estados de gratitud con el todo.Mente creadora y vividora de nuevas experiencias, que en silencio me aconsejas tomar una tabla de Ouija y comenzar a preguntar más allá del plano material.El problema es el que no se quien responderá, tengo entendido que una mente igual a la del guía de tablero, en este caso yo, me pregunto si cruzando la barrera habrá un igual a mí que me aconseje en lo delicado de algunos temas y si acaso valdrá la pena traspasar el callejón de lo desconocido en busca del conocimiento, ese agrado de caminar hacia lo desconocido y aventurarse en el plano del misterio.Me gustan los colores del Tarot, me gustan los colores y formas de la Tabla Ouija que he encontrado, mas siento algo de temor, pero sé que solo es por la cantidad de relatos oscuros que rodea el tema, ese temor tonto es aplastado por la angustia de probar, el no temer, tampoco quiero ser un iluso niño jugando a la ruleta rusa con una Magnum 42 en cuyo interior hay dos balas.Creo que la respuesta está muy dentro de mí y los sueños traerán la solución a esta imaginación deseosa de nuevos mundos, sé que el camino que tome será el mejor para mi destino, ya que ha nada le he errado, aunque sea un error es para en un futuro no volver a caer en lo mismo.Hay errores que no trascienden, mas hay otros que pagas muy caro.
Imaginación.
Autor: Jonathan Ibarra  253 Lecturas
Quien camina en la niebla del olvido intentando ver al futuro, quien permanece en la nebulosa mirada de algo no concretado, quien agoniza en letras de un amor no correspondido, quien es esa persona que se adentra en la niebla y camina pensante en una vida a la cual no encuentra sentido.Arboles de místicas hojas, de mágicos rojos y amarillos nauseabundos, suelo húmedo consumiendo las lágrimas de aquella mujer solitaria.Cada caminata es un paso más a lo desconocido en esa ansia de olvido que carcome el pecho en las noches de insensible duelo.Quien se sienta en una banca olvidada, en un pueblo olvidado, con pensares de olvido, quien medita mirando la luz de un foco opaco, quien busca la muerte como solución de escape a un dolor que atormenta y punza en todo el cuerpo, incluso costando tomar una bocanada de aire, ya que al pensar se da cuenta de que un respiro mas es perpetuar un dolor que en la niebla se quiere disipar. Que más pedirle al sentimiento que es una necrosis en el corazón, que más pedirle a las emociones que son agua virulenta.Quien la invita a caminar por la niebla, con su vestido negro de pliegues trasparentes, quien la abraza y ole su cabello en su aroma de mujer triste y desdichada, quien le da su chaqueta para que no tenga más frío,quien toma su mano para que ya no se sienta sola.La niebla oculta su imagen de la sociedad, marchándose al cambio...
La Niebla.
Autor: Jonathan Ibarra  224 Lecturas
El Pacto   4 velas negras y 5 inciensos rojos, algunas palabras que aunque quisiera no puedo darte a conocer. Enciendo los pelos de animales y pido lo que quiero a cambio, es corto, una gota de sangre en un trozo de género, ya no hay vuelta atrás… Despierto en la mañana pensando en que todo fue un sueño, pero el mundo ahora lo veo diferente, distinto, es como si todo ya lo hubiese vivido… Y al final hay estaba mi anhelo cumplido, aquel por decenas de años adorado, mi libro publicado, era un escritor famoso y tenía una mujer hermosa, que conocía desde la adolescencia. Vivía tranquilo sin recordar. Los años pasaban y la fecha de pago llegaba, no quería pagar, las sombras me perseguían y gritos vividos desde ni un lugar resonaban en mi mente, gritos de dolor, tormento y lujuria… Mi vida se fue, me mate, no sin antes traspasar mi talento, a un joven poco especial, así este no estar momentáneamente en el infierno.
El Pacto
Autor: Jonathan Ibarra  284 Lecturas
El Pacto   4 velas negras y 5 inciensos rojos, algunas palabras que aunque quisiera no puedo darte a conocer. Enciendo los pelos de animales y pido lo que quiero a cambio, es corto, una gota de sangre en un trozo de género, ya no hay vuelta atrás… Despierto en la mañana pensando en que todo fue un sueño, pero el mundo ahora lo veo diferente, distinto, es como si todo ya lo hubiese vivido… Y al final hay estaba mi anhelo cumplido, aquel por decenas de años adorado, mi libro publicado, era un escritor famoso y tenía una mujer hermosa, que conocía desde la adolescencia. Vivía tranquilo sin recordar. Los años pasaban y la fecha de pago llegaba, no quería pagar, las sombras me perseguían y gritos vividos desde ni un lugar resonaban en mi mente, gritos de dolor, tormento y lujuria… Mi vida se fue, me mate, no sin antes traspasar mi talento, a un joven poco especial, así este no estar momentáneamente en el infierno.
El Pacto
Autor: Jonathan Ibarra  225 Lecturas
  Junto al tétrico pantano situado a unos metros de mi casa, suelo sentarme durante horas a pensar, contemplando la calma, lo lóbrego, la soledad en su más bella fealdad, arbustos secos, maleza inteligente pareciera huir de los lindes de este. Bajo un sauce llorón que mi padre planto al yo nacer suelo escribir cientos de pensares de basta soledad. Me encanta este hedor a podredumbre natural, ver como el pantano me observa en silencio y me seduce, dejándome llevar por su magia a infinitos mundos de horror y terror en su pos. 
El Hedor
Autor: Jonathan Ibarra  235 Lecturas
  Junto al tétrico pantano situado a unos metros de mi casa, suelo sentarme durante horas a pensar, contemplando la calma, lo lóbrego, la soledad en su más bella fealdad, arbustos secos, maleza inteligente pareciera huir de los lindes de este. Bajo un sauce llorón que mi padre planto al yo nacer suelo escribir cientos de pensares de basta soledad. Me encanta este hedor a podredumbre natural, ver como el pantano me observa en silencio y me seduce, dejándome llevar por su magia a infinitos mundos de horror y terror en su pos. 
El Hedor
Autor: Jonathan Ibarra  277 Lecturas
  Junto al tétrico pantano situado a unos metros de mi casa, suelo sentarme durante horas a pensar, contemplando la calma, lo lóbrego, la soledad en su más bella fealdad, arbustos secos, maleza inteligente pareciera huir de los lindes de este. Bajo un sauce llorón que mi padre planto al yo nacer suelo escribir cientos de pensares de basta soledad. Me encanta este hedor a podredumbre natural, ver como el pantano me observa en silencio y me seduce, dejándome llevar por su magia a infinitos mundos de horror y terror en su pos. 
El Hedor
Autor: Jonathan Ibarra  250 Lecturas
  Como si el mundo de un momento a otro se hubiese decidido a ponerse realista y decidiese de un momento a otro parar de girar, por hallarse deprimido simplemente, flotando en el espacio se dispuso a pensar y a llorar, así me siento hoy. Con dolor de estomago, algo resfriado, algo rechazado, algo apestado, con ganas de escapar a algún lugar, donde a las  finales me he de sentir igual. Ahora con ganas de vomitar, con colitis y una sed desesperante, con ganas de querer y ganas de asesinar, pero en este momento lo que voy a ser drásticamente y definitivamente, sabes…
Decaído
Autor: Jonathan Ibarra  225 Lecturas
  Anoche caí desmayado sobre las arenas inhóspitas de este desierto rojizo al atardecer y amarillo enceguecedor a plena luz del día. Me perdí de la caravana, solo quería ver una de las alucinaciones que provoca el calor en la conciencia humana con la propia deshidratación. Mis amigos continuaron y yo sigo rodeado de cientos de imágenes de oasis falsos. Se que pronto moriré, pero no me interesa, he alcanzado ha ver las aves fénix nacer en el sol por las mañanas tras las dunas y he escuchado a la luna relatarme las mas bellas historias de tiempos sin registro… No se si es mi locura, ya no lo se, no se si en esta alba estoy escribiendo ho lo imagino, solo se que hay esta el primer rayo de sol, la primera pluma incandescente de la primer ave fénix… Hoy volare a la eternidad con ellas… 
“Me pica el cuerpo, siento ganas de gritar, dentro me pudro en pensamientos insanos de venganza, lujuria, avaricia y otros cuantos que suman 7, me refugio en ellos, y me vuelvo loco masturbando mis pensamientos en una eyaculación de ideas que no satisfacen ni un grato segundo, siempre debo absorber lo que pasa alrededor… Despierto de este mundo onírico de pecados capitales, me tiro los cabellos intentando arrancar desesperadamente cada pensar que en sueños pudieran haber quedado en mi sub consiente… Respiro agitado, tiro las frazadas al suelo y corro a la ducha, una agua helada, refresca mi cuerpo, apoyo mis manos en la pared y dejo que esta hele mi cerebro, salgo y me vuelvo a estirar desnudo en mi cama, enciendo la radio y coloco una emisora al azar… Suena una canción cuyo coro versa: “La semana tiene 7 días, en 7 días se creo el mundo, el 7 es el nmr de la buena suerte y el 7 será tu perdición...” Me duermo sin hacer caso…
Apestado:
Autor: Jonathan Ibarra  269 Lecturas
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales16004
Textos Publicados90
Total de Comentarios recibidos7
Visitas al perfil4422
Amigos1

Seguidores

Sin suscriptores

Amigos

1 amigo(s)
**Leticia Salazar Alba**
   
 
Escritor Solitario

Información de Contacto

Chile
La noche se pierde con la luz del día, gozoso disfruto el desvanecer del tiempo...
-

Amigos

Las conexiones de Escritor Solitario

  Puente de Triana