• FLORIMAR DAVILA
FLOR DE MARIA DAVILA
Poesía, inspiras mis días, esparces cristales de ilusión a mi agitada vida, y a menudo haces brotar chispas de alegría a mi rutinario camino.

De vocación: poeta
De corazón: Una golondrina arcoíris.


AMO ESCRIBIR.
  • País: Perú
 
                              18/09/19   Ligero divaga mi pensamiento; sobre las polvorientas sonrisas idas va en su sendero vestido de viento.   Sus huellas vacías se escuchan sobre la verde colina. Solo el ganado irrumpe violento sedientos vienen a la quebrada sombría.   Titira, cantuta y la Esmeralda han fugado en busca de aventura. Si esperamos calladitos, veremos llegar a papá y al tio Shego.   Cojamos un mango injerto y refresquemos la tarde calurosa, antes que el día caiga muerto brincarán nuestras almas presurosas.   ¡No soy la niña candorosa ahora!   ¡No llegó papá ni el tio Shego!   ¡Nos cansamos de esperar y los recuerdos naufragan en el tiempo! Ligero va recorriendo su sendero vestido de viento, mi taciturno pensamiento. 
Ligero Pensamiento
Autor: FLORIMAR DAVILA  107 Lecturas
Charas         ma             nina   Nocturnas noches Embriagan el campo   Masato    -     Shibé    - En porongos   Deleitan a los mingueros   La humedad y la neblina Dan sensación de inquietud   Y tus tardes calurosas   Fatigan                                                 Divierte                                 Deporte   L                                     A                                     E    A                                 L                                    C       T                                    N                            A                  G          R                      A          E                        H                    O             I                     S             D                   O                      L               S                A                                   N                 T             P                 Y              O                   E         O                      E          C                      Z      N                          L     R                       A                                    A        D o m i n a s          e l        P A  I  S   A   J   E  Tucunares Turushuquis Tucanes Tunches          TÚ                                    Flor de María Davila
CHARASMANINA
Autor: FLORIMAR DAVILA  71 Lecturas
                          Desde lejos Tus pasos solitarios vienen a mí. Traes en tu valija: Sueños, libros y destrezas; Y tus sabias lecciones Son armas poderosas Que dejan huella en mi vida.   ¡Maestro querido, guía del alma! Esparces sapiencia por doquier Desde el verde monte Hasta el cielo infinito, Desde los lejanos Tamaya e Imiría Hasta el turbio Ucayali Se escucha en el pueblo Tu voz enseñar.   Hoy festejamos tu día Con júbilo y algarabía; ¡No, no te sientas triste hoy! Pues aquí también Formaste una familia.
MAESTRO RURAL
Autor: FLORIMAR DAVILA  71 Lecturas
Imagen
Yo soy…
Autor: FLORIMAR DAVILA  88 Lecturas
      LETRAS VAGAS    Quiero trazar mi nombre, No en el sempiterno edén solitario, Ni en las verdes campiñas de primavera. Menos aun en los yermos desiertos.    Quiero a mi nombre Escribirlo junto al tuyo, Junto a tu historia, Y vivir contigo, Los días enteros Que me queden de vida.   Quiero a mis ansias Volverlos alas Y calar A tu regazo. Las fuentes de tu razón me atraen, me conducen a ti. Y tu voz; ¡Sí, puedo sentir tu voz!     Llamándome,     Buscándome;     Esperándome.  MI SHALOM,  ¿Alguna vez descansará mi nombre en ti?   ¿Podrán descalzos correr mis pies en tu   morada? ¿Acaso la ausencia de tu figura hospedará mi nombre?     MIS LÁGRIMAS, ¡OH tristes, pierden su sal! La línea se vuelve obtusa, Y cóncavas mis esperanzas.    ¡Te extraño!    ¡Perdóname!   ¡ Te amo!     Siento hoy  tu círculo,    Rodeándome,    Protegiéndome,    Amándome.   Quiero ahora a mi rutina Volverlo alas Y calar a tu regazo. ¡Tú, la fuente de mi razón!                                        Florimar Dávila
LETRAS VAGAS
Autor: FLORIMAR DAVILA  74 Lecturas
 Versos sueltos nacen del alma, versos que cantan trovas sombrías. Versos escritos con tinta sangría, versos libres perdidos en la nada.   Versos que exigen libertad Huir del claustro de mi inseguridad Versos que envuelven un tibio beso revueltos traviesos en mis mortales sesos.   Versos rebeldes caudillos del tiempo, insaciables de euforia  en frenesí carmesí.   Versos que lloran  la tristeza de un niña. Versos que queman la pasión del amor.   Versos, mis sueltos versos. quimera de ensueño mi blanco Edén. Me atas a ti en libertad, sonriendo a media línea. ! Tú que conoces que mi libertad descansa segura en tu dócil cadena¡   
VERSOS SUELTOS
Autor: FLORIMAR DAVILA  64 Lecturas
Por las noches blanquecinastrotando trotando el día VA EL FESTÍN GOLOSINAEscarcha y serpentina.¡Ñan ñan Caramelosina! Glu glu glo glo grin grin tulinaletea y patalea el verde gloringolo.Clorín tulínpalma de abril. Ee Oo pin pon Sandisolmete gol con sus anteojosal arco lentejoso.  Blush blash brilla una lutrellaen la piruleta Y es este mundo combinadoloco locumbeco iluminado. Bajo el tierlente verasolcanta un  ukelele extraviado:¡Tilin tilin ojos de lina...sobre esta mansa colinade una noche blanquecinaLlena de escarcha y serpentina.   
  ¡Mece el tiempo su tic tac! ¡Evocando al amor!   ¡Sueña princesa, duerme en ilusión! ¡En primavera es el prado, en canción su corazón! Riega escarcha por doquier Confinando a su gorrión.   Gorrión afligido cual oro cautivo, Cautivo su alma, sin libertad. ¡Libertad efigie del viento! Viento que gira en su alma; Alma inquieta del melindroso gorrión.   Abriga en su voz a los collados. Collados verdes manchados de esperanza. Esperanza frágil vestida de flor. Flor oculta en un balcón. ¡Balcón de oro y desilusión!   Llueve suspiros… Alfombra roja, Sobre el sillón de algodón. Ausculta la princesa, perdida en su canción: ¿Quizás en otoño vendrá mi gorrión? ¿Con las gélidas alas buscará calor en mi balcón?   -Nieve y distancia-   ¡Ronda en los campos abatido el amor!     ¡Grita el gorrión!   Del collado en la cumbre, Cual gladiador en combate; con ansias aguarda la invocación.   Más con frenesí el viento  disipa la señal de la uniónesparciendo cruel una celeste historia de amor.   ¡Oh, ermitaño gorrión!  ¡De su amada no halla su voz!   ¡Tristes quedarán; cansados de esperarla princesa y el gorrión!   ¡Ella por no verlo llegar! ¡El, por no escuchar su voz!
 Hoy es 02 y aun te extraño...siempre te extrañé. Desde que era niña he sentenciado que la vida es injusta, que no llueve para todos, que la primavera no florece en todos los jardines, que el sol no calienta siempre, y que la noche a veces es más oscura para algunas. A los once años, uno no puede comprender las situaciones por la que atravesamos; cada día que he vivido, siempre he terminado preguntándome: ¿Por qué a mis hermanos y a mí nos tocó crecer sin ti? ¿Por qué mamá tuvo que criar a cuatro hijos pequeños sola y enfrentar una crisis económica y social? Fue muy duro para todos.   ¿Por qué no escucho más tu sonrisa? ¿Por qué se apagó la canción de la Gaviota? Creo que  aquella gaviota sobre un palo verde que alegre cantaba y que triste lloraba; que un día alzó un largo vuelo… Eras tú.  No recuerdo más la letra, he intentando traer a mí esa trova y no he podido, me siento molesta, porque no he sido capaz de envolverme en esa cancioncilla que solías cantarme cuando era una parvulita de cinco años. Recuerdo aquel día al atardecer, haber pedido a Dios con tanto fervor que te sanara, que pudieras volver a caminar, y ser la familia que quería que fuéramos. Pero el silencio de Dios fue mi respuesta-Y solo empeoraste- En mi mente cual película de estreno vive esa noche oscura, tú siendo llevado en ambulancia, con los ojos clavados en el negro cielo. Y aquella horrorosa y desgarradora madrugada cuando mami llegó a casa y casi sin poder pronunciar me dijo: Tu papá ya partió, no volverá más a casa.  Pero volviste a casa en un cajón, el sonido de la tierra cayendo sobre ti aun late en mi memoria y los pasos vacíos al retornar a casa sin ti ha sido la experiencia más fría y vacía en mi vida. Sabes, he intentado no recordarlo nunca. He luchado una constante guerra juvenil con mi niñez, y , creo que hoy al fin, me ha afectado tu partida,  mi escudo de protección se ha roto; ese escudo que formé dentro de mí cuando solo tenía once años para evitar sufrir. Sin embargo, hoy después de tantos, tantos años me ha alcanzado.  Ahora, soy tu retrato (sí tu rostro es el mío) y mis hijos y yo tenemos tus orejotas (somos los únicos) Hoy mi alma se puso tan triste, que era inminente llorar frente a todos.  Y SÍ, JUSTO AHORA, QUIERO RECONOCER QUE SIEMPRE ME HAS HECHO FALTA. NUNCA LO DIJE. PORQUE ME FALTÓ TIEMPO PARA DECIRLO PERO TE AMO PAPÁ.  SIEMPRE TE AMÉ.  LAMENTO TANTO HABER PRIVADO A ESA NIÑA QUE FUI UN DÍA DE LAS LAGRIMAS DE TRISTEZA POR TU AUSENCIA    
CARTA A PAPÁ
Autor: FLORIMAR DAVILA  48 Lecturas
Imagen
DUELE
Autor: FLORIMAR DAVILA  88 Lecturas
           1998                    ENDECHA            FLORIMAR DÁVILA    ¡Hoy descansa vida eterna,  sueño sutil y melindroso ¡En lecho de rosas y claveles! Blanca tenue palidez, noche clara en tu ser. Reposas ahora lejano y apacible a la vez.   Tus faroles extinguieron su luz en todo el pueblo. y tus inocuas lumbreras son congojas de mi esperanza. ¡Mi taciturno peregrino, el lino de tus manos yacen gélidos en tu añejo, gris y retraído bandullo! -canta el silencio en mi memoria- Ahora ¿Cuál campo matiza el ámbar de tus cabellos? y ¿Dónde esparcen aún sus fragancias de gloria?   Padre mío, ¿Dónde está tu ilusión y la plegaria de tu alma?   Duele en mi corazón sin lumbre,  en cárcel tenebrosa dejarte huérfano y sin cobijo; En tu otoño has marchado, atando mi vida a tu amargo y hielo refugio.   Todavía tengo agrietada mi coraza y  deshecho mi aliento infantil.                                                                  Y tú… tan solo Sonríes gris cual un arroyo fresco  en la matutina Selva
ENDECHA
Autor: FLORIMAR DAVILA  44 Lecturas
Imagen
Atardecer
Autor: FLORIMAR DAVILA  49 Lecturas
Setiembre marchó cantando, esparciendo su aroma por doquier. De colores ha dejado pintado los días grises del ayer.   Setiembre arcoíris, inspiración prodigas en mi alma, sueños blancos vas derramando en la pradera verde del recuerdo.   ¡Setiembre, candor de primavera! Las palmeras brotan frutos sonrojados. fresco dulce emanan de sus corazones enamorados al compás de tus suave brisas   ¡Setiembre, mi Setiembre añorado! Azul, verde, rojo y morado, Un tres me brindó un arrullo. El veinticuatro sonó un ding dong dang enamorado Y cuatro días en un sueño,  la vida me cedió a mi amado.  
Setiembre
Autor: FLORIMAR DAVILA  46 Lecturas
 Inspiraciónpartiste por sendas sombrías,apenada, silenciosa y vacía.Mi puerta encontraste selladay mi alma estaba dormida. InspiraciónTornaste tu mirada  en la míay mis ojos bañados en llantono vieron tu luz golondrina. Inspiración,inquieta aguardas en la mente mía,toda alborotada, me dicespalabras lindas. Pero hoy,Está mi corazón aturdido en una esquina. Inspiración.y la razón no tiene la paciencia fina rueda y cruje en pos de alcancías;finanzas y estudio dirigen su rutay la vida misma transita en un veloz tranvía.  
INSPIRACIÓN
Autor: FLORIMAR DAVILA  35 Lecturas
Imagen
NOSTALGIA ETNICA
Autor: FLORIMAR DAVILA  46 Lecturas
Pasos Solitarios     flor de María Davila   Hacia un horizonte vacío, En medio del tumulto Solitaria desde el alba Va silenciosa tu alma.   Ángel del campo verde Hiela gélido tu febril sueño, Cual ave libre en ligero vuelo Cae un suspiro pintando desconsuelo.   Lejos de tu seno, lejos de tu aroma. Tus ojitos agotados Se durmieron sin aliento. El dolor extinguió tu esperanza Inundando de noche oscura tu morada.   Más inmenso y más triste Lloran hoy el patio y la estrecha sala; Sin sentir más tus ligeros pasos Y sin escuchar más tu triste canto. Asfalto verde y hiedras revoltosas envuelven ya tu melindroso horizonte.   ¡No te dio la luz de abril! Anochece constante en la alborada. ¡Hoy empieza el génesis de tu Eternidad! ¡Ángel solitario!  
SEMEJANZAS                Flor de María Davila ¿Qué destino tan bastardo! ¡Vivir nos toca sin remedio! una suerte bifurcada y la vida solo hiel, hoy nos brinda. Tal crueldad hay por todos lados que el sueño al vacío alberga.   ¡A sufrir hiedra en el camino enredado! y en tus ojitos ermitaños, halla mi alma fiel compañía y consuelo en medio del llanto. ¡Que por ser yo una mujer y tu hembra! ¡Sin cobijo, sin amor nos quedamos!   ¡Ya aguanté tormentas tropicales!, ¡Ya lloré profundas penas! ¡Ya pagué el bien cedido! Si todo está a cuenta ¿Por qué la usura ha aumentado, y ¿El flagelo quebranta el verde campo? ¡Viene… ya está llegando! ¡Vuelve la noche oscura trayendo oculto en su regazo mis lágrimas derramadas en silencio!   Hoy mirando hacia ti, junto a ti a solas, Me ronda un pensamiento mal anidado: ¡Tanto sufrir tanto, Tan hondo quebranto!     ¡Tú sin nido, yo sin alma! ¡Todo dolor probado! ¡Por ser yo una mujer! Y tú, ¡Por haber nacido hembra y no macho!                                                                         ¿Se puede morir aún más cada día?
SEMEJANZAS
Autor: FLORIMAR DAVILA  53 Lecturas
                                                                   por Florimar Dávila   La Ronda De La Alegría         1) Vengan todos, Vamos todos, vamos todos A cantar En la ronda de la alegría, todos vamos a cantar. 2) cantas túuuuuu, canto yooooooo, canta él Cantas tú, canto yo. En la ronda de la alegría todos vamos a cantar (Rep. 2) (rep.1) En la ronda de la alegría todos vamos a cantar (Rep. 2 veces)
                                                                                                                                         Hoy la túnica de las tinieblas Abriga los lánguidos Corazones deshabitados.   ¡En medio soy de La pradera! ¡En multitud… ninguno!   Cuando ellos callan ¡Grita el silencio!                                                          Rueda una caricia Deslizándose suave seda por las ramas del mamey.   Bajo mis pies Sus historias Susurrándome con fervor Al umbral de la razón:   ¿Seré quien siempre fui, y nada espero de ti?   Cuando ellos callan ¡Grita el silencio!   -Una pausa en derredor-   Es la tierra tu asilo. Y en tu plaza Todo es a ti.   ¡Lejos duermes cautivo del dolor! Es ahora pálido y añejo aquel semblante vigoroso del ayer.   Perfumas la cabaña con el incienso del recuerdo de tu voz, y Tu figura ausente   C r u j e,  t  a  l  a   Mi curvo  corazón.
T I N I EBLA                                             D  O  L O R QUEBRANTO                                             A U SENCIA                               EN          S O L E D A D        ETERNA                               GUARDA    SILENCIO   EL   REGOCIJO                                            O S C U R O                                            V  A C  Í   O                                            N E  G  R  O                                            F    R   Í   O   BALDÍO                                          MELINDROSO                                                                                     INSONDABLE                                                                                                                        Flor de María Davila
TINIEBLA
Autor: FLORIMAR DAVILA  22 Lecturas
QUIERO A MI ALMA CUBIRLO  CON LAS PLUMAS DE UN RUISEÑOR, Y CUAL ÁNGEL LIGERO FUGAR DEL OPROBIO DE TU VOZ. RUEGO AL VIENTO ARCANO QUE MI ALIENTO NO EXPANDA EL POLVO CENIZO QUE SOY.   TENGO EL ALMA CONFUNDIDA, LOS SESOS REVUELTOS, EN RUINA LA ESPERANZA, SIN LUZ Y SIN RAZÓN.   MI   SILENCIO RUEDA EN TU NOCHE LISONJERA.   MI CORAZÓN ERMITAÑO AUN DUERME FURTIVO EN TU SENO DE AVERSIÓN.   CORREN ARROYOS DE LAMENTOS   HACIA UN RÍO SALINO.   CRUZAN MIS BRAZOS EL ORBE DEL AMOR   VACÍOS RETORNAN A MÍ.   CONSUMADO ES…        SIN HABER SIDO DELEITADO.
                                                           EL CHAMULLO               Flor de María Dávila   Gracias a la envidia de Moshaco y la mentira de manué, acabaron en una brutal paliza por don Juan Quispe.   -¡Oé huambrillo! ¿A dónde te juistes ayer? ¿Por qué estás jueliz? -preguntó Moshaco.   - ¿Ayé? Ete…  pué ayé manué etaba con niña marilú, po eso mi felicidá- contestó Manuel.   -Ya vuelta, más llullampero eres, un lenguasapa a todo dar, que vas a tener jale con esa huambra, si tú eres un betún, mírate al espejo eres una sombra, un cuchisma - le dijo Moshaco evidenciando su total incredulidad.   Manué, sintiéndose herido en su amor propio, sólo atinó a sonreír mientras pensaba en las mil maneras que elegiría para vengarse ante semejante comentario cruel y demasiado humillante que había propinado su apócrifo amigo del alma.   -¡Sin rencores mañuco!- agregó Moshaco, sin parar de carcajear.   ¡É la purita vedá, Moshaco!, ¡cómo crees que podría engañarte!- contestó el muchacho- si tú me conoces muy bien amigo.   Precisamente porque te conozco mañuco, sé que estás llullampeando -agregó Moshaco y continuó- la Mari luz pues, es como  diría poéticamente el Neruda; “una luna resplandeciente, el arte hecho mujer, una miss, aún más diría yo, es una diosa”. Pero además de estar buenaza es una mocosa presumida, ni cuenta se ha dado de que existimos, sólo si fuéramos blanquiñosos, de buen apellido y con harto cushqui, ella se dignaría siquiera a contestarnos el saludo; ves, y con todo eso tú vienes a tirarme flauta diciéndome que estuviste con ella ajajay. Aunque en todo caso si los dos fuéramos los únicos sobrevivientes en la tierra y ella tuviera que elegir a uno, estoy seguro que a mí me escogería, pues aunque soy charapa y hablo un poquito jueo, tiro mi pinta, viviendo un tiempo en Lima pulo mi habla y ni cuenta se daría de que soy de la selva, pero tú mañuco ni cómo, huambrillo; sólo pidiéndole a Maycol llacson la fórmula secreta nomás jajaja. Finalizó el pendenciero Moshaco, quien no tenía reparo en hacer sentir mal a Manuel siempre que podía.   Manuel quien lo escuchaba siempre con los ojos clavados en el suelo al igual que su orgullo, deseaba intensamente romperle la cara a puñetazos por insultar reiteradamente a su raza. Sentía ardor en su sangre cada vez que Moshaco osaba hacer escarnio del color de su piel comparándolo con el hollín de las ollas quemadas de doña camucha, de su nariz ancha y labios grandes.   -Tené razón amigo Moshaco en todo lo que me has dicho- finalmente pronunció Manuel- la niña Marilú jamá pondría sus grandes ojos miel en un chabaco nego como yo, pensé pué que podría conquistá el corazón de mi niña, pero gracias a ti,     he comprendido que alguien como yo, no se merece nada y sé que eso no cambiará nunca. Por eso mi niña jamás me mirará ni en mis  sueños.   Manuel y Moshaco llegaron a la hacienda Quispe siendo muy pequeños, huérfanos de padres, solo se tenían el uno al otro, sin embargo el selvático guardaba cierta envidia al moreno niño, ya que las señoras se detenían a apreciar el alegre estilo de zapateo de Manuel, quien se contorneaba de un lado a otro igual que un trompo, muchas de ellas, también, admiraban las largas y curveadas pestañas del niño-¡Qué lindura de niño, caray! Decían y continuaban con su trajín.   Manuel por su parte, sabiéndose el predilecto y el más querido entre los empleados, siempre inventaba mentiras para que las señoras se  enfadaran y así castigaran severamente a Moshaco, por ser un malvado niño. Una vez corrió la voz en el pueblo, atribuyéndole al charapa, el chisme de que doña Carmela, la mujer del capataz, estaba en amoríos con el viejo Justo; El capataz al enterarse de la noticia arremetió contra los supuestos amantes. Quienes negaron de mil formas vínculo alguno, y, al enterarse de que Moshaco era el infame embustero, lo azotaron con ishanga y le dieron a beber verbena, para que así botara el veneno de su lengua.   Con todo esto se podría decir que entre Manuel y Moshaco existía  una relación de amor-odio.   -------------------------------- sin embargo, vaya uté a sabé, que mi patrón, el señó Juan, etá buscando un güen chabaco para matrimoniá a bella niña. -¿Tú? Ajajá,  alao, cómo ya pues pudistes pensar en eso, ni que esa huambra juera cheja ¡Apota! eres una cuica quirinsha, ah, y bien shegue.   -Por eso mismo, había pensado en ti, Moshaco, tú, sí estas a su nivel, estoy seguro que mi señó etaría felí conque fueras su yerno, no  yo, un chabaco neguito y chusco, usté si es pá niña, vaya ahorita mismo a conquistá-   -sí verdad, un pindayo juerzudo como yo seduce  cualquier huarmi, ahora mismo me pondré mi chaylla traje, no quiero que me vea todo capasapa.   Manué, sabía que su patrón era un hombre bastante irascible y muy celoso con su hija, que era capaz hasta de cavar un pozo en la hacienda y allí enterrar al que osara pretenderla, sabía que el buen moshaco no la pasaría bien, pero qué importaba eso, si el infame había destruido todo en cuanto halló a su paso, sí, manué de esta forma, vengaría a todos los negros insultados y por todos esos sueños rotos gracias a amigos como el inicuo moshaco.   Junto al canto de gallo, Moshaco madrugó a la hacienda Quispe, se imaginaba dirigiendo aquel inmenso y fructífero terreno, era el yerno y por ende el heredero a la muerte del andino dueño.     -¿Yuju, don Fanito, ven pues y ábreme tu puerta, que quiero hablar contigo sin chamullos!   Acercándose el  anciano sorprendido ante esta inesperada visita matutina, abrió el cerrojo y dejó entrar al mozo. -Deme papay, ¿Qué coseta quirie tan temprano puís?  Me has dispirtado antes que Kikin cante, qué es eso emportante que debes decerme.   -Don Fan, en todo el pueblo se corre el rumor que usted, está buscando chasquinear a tu wawa, la mariluz, así que aquí estoy, soy candidato disponible, usted no mas dígueme cuando será el chasquineo-   -¿Qué cosa estopeda estás deciendo?   -Eso pues papá, que tú estás buscando Gil para tu huambra, y yo pues me ofrezco para ser su marido, total la marilucha está buenaza, no sería un sacrificio.   Don Juan ante semejante sandez, explotó en ira, y buscando un grueso cinto de vaca, vino encima del osado moshaco.   -¡Egoalado y conchodo! ¿Quin te dejo qui mi guagüita quirie maredu? Y menos a un holgazán como tú.   Diciendo esto y sin controlar su enojo, comenzó a propinar tremenda paliza al pobre jovenzuelo, quien adolorido suplicaba misericordia.   -¡Ayau, ayau! Don fanito  ya no me ishanguee, por favor, el negro hollín de tu peón me dijo que buscabas marido para tu hija, él es quien está diciendo eso en todo el pueblo de veritas lo juro,¡ayau, ayau!   -Así, que Manuelacha, me está haciendo tremendo mal-   Don Juan ordenó a dos criados que fueran en busca de manué y lo trajera para que pagara  su pecado por insultar el honor de la niña Mariluz.   -Mi señó, neguito Manué, solo etaba bomiando, y la verdá quise vengarme de este mal amigo por insultá a negos.   -No me importa, puis istu te ensiñará a no decer menteras, ni por quirir vengarte, lastimas así a las personas que te damos un techo y comeda.   A manué no le fue mejor que a moshaco, pues ambos quedaron tan lastimados, que demoraron tres semanas en reponerse de semejante paliza.   De esta manera Moshaco  y Manué aprendieron una gran lección en su vida.
EL CHAMULLO
Autor: FLORIMAR DAVILA  40 Lecturas
 ¡Dulce es amar al amor en libertad!                                 ... Susurró el pajarillo al viento. 
Libre
Autor: FLORIMAR DAVILA  29 Lecturas
         OJOS NEGROS Y CANSADOS, TITUBEANTES Y DESDEÑOSOS. MADRIGAL DE MIL ESPINAS HAS DEJADO SOLO RESTOS, LOS AMORES QUE SE FUERON POR SENDAS NO CONOCIDAS.   UN ROCE FUE TESTIGO DEL PRINCIPIO MÁS FUGAZ DE UN SOL MAY USHIN.   PASÓ A SER OJOS HERMOSOS A UN RIEL DE DESPOJOS   GRIS VELADO Y ERRÁTICO ¿PUES QUE LUZ DAN EN LA VIDA? COMO VALLES DE SOMBRAS VOLVIÓ DE TU EDÉN, OJOS  NEGROS,  A POLVO ISMAELITA.   OJOS NEGROS SE LAMENTA DE SER HOY UN JUEZ IMPARCIAL QUE HA  PINTADO EN TU SONRISA UNA BRISA DE AFLICCIÓN.   OJOS NOCHES TE PROMETE FESTEJARTE CON AMOR, ¡CON POMPAS, SERPENTINAS Y …UNA FLOR!
OJOS NEGROS
Autor: FLORIMAR DAVILA  29 Lecturas
                                                                                                   02/09/19                            7:57 pm  Quizás algún día cantará mi corazón de alegría, Bailarán mis sueños en su poesía Perderán el control mis deseos, Y vestiré de azul esta ansia mía.   Quizás algún día, Olvidarán mis ojos el llorar de tristeza, y Mi rostro marcará una alegre línea.   Algún día habrá sol en la campiña Y el verde limón envolverá mi vida.   Entonces en fiesta mudaré la hacienda Y el viento traerá un nuevo aroma,¡Dejaré esta corona mía Y mis alas me llevarán a la lejanía!
    Muerto el amor,  ¿yace más vivo  en ti y en mí? Tierno y devoto amor, Amor más roto Jamás viví. Amor tan bueno, ¿por qué al mal lo condenaste? Ancho y profundo cual el mar. Aquel día en que  mis ojos se enterraron en él. Aquella tarde azul, mi corazón se apegó  a ti. Pasa el tiempo, corren veloz los años. Cambia el universo entero, cambia todo, menos el cielo.Mi cielo, mi amor. Todo cuanto pude destruí: la ilusión y el sueño blanco. Vestí la piel con presumida pasión para no Caer en el seol. No más ofrendas fingidas.  Laberinto de amor De gris tristeza pintas mi alborada.                                                             ¿Y  de todo el mundo por qué me eligió a mí? Muerto el amor, quizás ¿yace más vivo  en ti y en mí?
Imagen
RÍO ALBOROTADO
Autor: FLORIMAR DAVILA  35 Lecturas
  Mañana cuando amanezca y, yo no esté. Sentirás el frío abrazo de mi ausencia. Y en la hondura de tu pena, Volverá mi voz yacida Para hablarte en silencio: ¿Sabes? no siempre habrá un mañana; No siempre calentará el sol tu alma; Y la noche, ¡Ah, siempre la noche invernal teñirá de tristeza tu regocijo! Y volverá a ti el amanecer vacío. Sin quejidos, sin algarabía, sin fiesta. ¡Permítete sentirme! Y deja que mi aroma embriague tu razón. Ahora, que aún es tibio el hogar; disfruta la primavera en mi canto. ¡Ven, camina despacio  Y acaricia mis mejillas que aún son color del amor! ¡Y vivamos ahora! ¡Que no siempre habrá un mañana! Y quizás el amanecer algún día… ¡Volverá a ti vacío!
          SUEÑO GRIS BLANCO   Cuelga  rota  la Esperanza  mía, De saberte lejos En incierto abrigo; Expido el alma a Gadara Volviendo a pagar Con alta usura la Maldita valía, Cruel y embustera.   Sueño gris blanco. Vibra tu gloria y Canto en penumbra, Divagan mis sesos En el Recuerdo, buscando testigos En un  mar muerto.   Facsímil, efigie  de  astucia Este maldito amor, mi cruel opresión.   ¿Vuelves a mí espejo de ilusión?   ] Tu voz se pierde en el boreal, Trocito de luna, sois mi razón [   La música de tus ojos No presume siquiera Nuestra suerte venidera. Sin lanzar finas promesas En delirio y fe constante ¡Gritaré¡ Se doblegan, por débiles y enfermas.   Ya en la curva de mi historia Podré al fin escrutar, Con tesón cómo te ensañas Por ser tú mala raíz De causar tan triste daño.   Mañana, cuando ya no sea, Volverá al fin La paz al alma, y,  Se habrá consumado La crónica gris; Trémula endecha.   Florimar davila 
                     ¡Siempre pierdo el camino que me conduce a ti! Siempre concluyo enredada  en valles de dolor y tinieblas, Tan cansada estoy de mi situación  y las circunstancias Que han ensuciado y teñido mi fe. Cansa el vano sueño no logrado, carcome mi vida El incesante y añejo mal destino que por fuerza, siempre termino Viviendo. Hoy que tengo el alma  enlodada de tristeza Y el horizonte es gris tiniebla, Clamo y grito en silencio mi desventura atesorada, ¡Sola, siempre sola! Es tan largo el viaje y pesa tanto el tormento. Imposible es para mí, cruzar este mar, tan profundo, tan siniestro Tan lleno de lágrimas mías. ¿Será acaso mi final en aquel seol temido?, ¡Por favor, dame una señal! ¡Dime que no te  das por vencido conmigo! Que no soy una raíz tirada. Un objeto desechado. ¡Dime que aun puedo ser tu princesa! ¡Lléname de gozo! ¡Inúndame con océanos de paz! ¡No sé cómo llegar hasta ti! ¡No sé qué hacer con mi destino! Hay un pequeñito que depende de mí Y yo aquí estoy sin valor. Sin fuerzas. Sin amor. Sin vida. Sin luz. Sola. Átame a tu luz. Vuelve en fiesta mi dolor. No me dejes sin tus alas, Riega en lluvia tu divino amor. ¡Padre mío, trasforma mi vida En un constante milagro! ¡He aquí soy barro demasiado imperfecto Alzando mi débil clamor! ¡Pidiendo una vez más tu perdón!  
                                          ¿QUÉ DE MI, SI ME HABLAS DEL AMOR? QUE, DE TI, ¿SI TE MIRO ASI? NO ME MUESTRES MANANTIALES SI DEPUES SERA SEQUÍA NO RIEGUES EL JARDIN SI DESPUES SERA DESIERTO. HABLAS SE CONMUEVE MI CORAZÓN. TIEMBLO SE ENALTECE TU PRESUNCIÓN ¿QUÉ DESPUÉS DE TI, ¿NOVELISTA DE LA HOYADA? TUS TROVAS CUELGAN DE LAS RAMAS MANGUALERAS, TUS VERSOS EN TONADAS GRILLEZCAS CANTAN PARA EL URCUTUTU Y LOS GALLINAZOS. ¡ES ASI LA MELANCOLÍA! ¡ES ASI TU ARTE DE AMAR!   ENSEÑAS QUE EL AMOR NO CONCIBE EL ERROR, MAS MI ERROR SERÍA GUIARME CON LA LUZ GRIS DE TU VOZ. ¡OH MI ALMA! CANTARÁ, SUFRIRÁ. PERDERÁ EL ALBA SU SABOR, VOLVERÁ A MULTIPLICARSE EL DÍA Y FABRICAR MINUTOS DE HORROR.   CUANDO EL ALIENTO NO COJA SOSIEGO Y CUANDO MIS MANOS NO ALCANCEN TU AMOR. TORNARÁ TRISTE LA ALEGRÍA MARCHITA VISTIENDO DE NUEVO LOS ARAPOS DE SU DICHA.   NO ME ENGAÑES, TE CONOZCO,
Tu Arte de Amar
Autor: FLORIMAR DAVILA  17 Lecturas
                                           C A L I E N T A                              V   I   D   A     I  L  U  M  I  N  A           EL SOL ALUMBRA el universo     A B R I G A      B R I L L A      A V E N T U R A     L    U   Z      E     EN E R G Í A                                          A  L  E  G  R  A     R E S P L A N D E C E                     
EL SOL
Autor: FLORIMAR DAVILA  19 Lecturas
  Dos peregrinos rondan por el huerto. Huerto montañés de san Valente. San Valente, dócil pastor del pueblo. Pueblo de aquel primer amor. Amor que bailó sobre su rojo corazón. Corazón, brújula errada de su desgracia. Desgracia engendrada por magdalena. Magdalena, primavera, lindura  de mujer. Mujer de sonrisa coqueta y besos ajenos. Ajenos sus horizontes ojos nocturnos. Nocturnos, los cielos muertos sin luz. Luz que pasea   cual un pajarillo. Pajarillo sin cobijo, sin nido, sin lugar. Lugar de los recuerdos en la ribera del olvido. Olvido, palabra foránea en el alma. Alma de enamorado sufriente. Sufriente la vida de san Valente, quien ama Ama con tesón a la muchacha ajena. Ajena de sus brazos, pero cercana. Cercana a su corazón apasionado. Apasionado con su beldad, pero destrozado. Destrozado por su vileza. Vileza popular de encanto foráneo. Foráneo cual ruta de los peregrinos.
ÓVALO FLORAL
Autor: FLORIMAR DAVILA  44 Lecturas
  Canta la luna colgada del cielo Acoge en su seno arrullos de amor. Susurra en su canto ternura infantil Con profunda  emoción.   Envuelto en sedas  y aromas de flor Tan delicado suspira el sol Radiante y suave Refleja su encanto.   Canta la luna embriagada de ensueño Nace en su pecho arroyos de amor. Muestra al cosmos su colosal galardón.   Abre el infante sus cuencas  de azul resplandor Sonríe a la dama;  se abriga en su calor. Mece el viento sus azabaches hilos.   Canta la luna colgada del cielo Acoge en su seno arrullos de amor.  Susurra en su canto ternura infantil.  Con profunda  emoción.  
Arrullo maternal
Autor: FLORIMAR DAVILA  13 Lecturas
                                   CUÁN HERMOSO ES CONTEMPLAR EL RESPLANDOR DEL SOL DESPUÉS DE UNA NOCHE INVERNAL.   CUAN SERENO ES SABERSE BAJO UN CIELO DE NOCHE ESTRELLADA DESPUÉS DE NAVEGAR EN NUBES SANGRIENTAS.   OÍ LA MÚSICA RETORNAR A MIS OÍDOS, Y SENTÍ  AL SILENCIO VASELINA.   -  EN PUCALLPA -   /VERDE/    LA NOCHE ILUMINADA REFRESCA EL RINCÓN ACUOSO DEL CUARTO  ALEJADO.   YA LA VANA LUMBRE SE MARCHITA EN EL HÁLITO MEMORIAL. Y   TU EFIGIE SE DERRUMBA EN TU OTRORA PEDESTAL.   HE AQUÍ EL VERDE, CIELO DE NOCHE ESTRELLADA.
DESPERTAR
Autor: FLORIMAR DAVILA  16 Lecturas
  BALITO  Balito es el hermanito mayor de arrocito, tiene siete años, es un niño alto y delgadito, tiene unos ojazos negros acompañados de un par de pestañas largas y volteadas cual vuelo de golondrina, es reservado y muy inocente. Sin embargo, su lengua pierde freno cuando habla sobre agujeros negros, robots y naves espaciales, suele contar a todos los señores y señoras que cuando sea grande va a ser un astronauta; su vecino Jecho siempre suele decirle: -Balito, haber si haces un huequito en tu nave espacial para poder conocer el espacio, contigo- Balito mueve la cabeza con gesto indeciso al compás que le responde: -Bueno, pues; pero te portas bien- El anciano entonces estalla en risa y continúa con su trajín. De pronto, Yaíta, su mamá, le dice: Balito, Ya es tarde huambrillito; vaya a la escuela, sino el profesor Titín te hará recoger papeles y después el izango no te dejará dormir-Balito, entonces toma su mochila azul, lo coloca en su espalda y raudo se dirige a su escuela; sin embargo al pasar por la casa de Doña Naranjo, escucha la voz de Xenilo:    -¡Balito, espérame, cho!- Mientras sigue echado en la hamaca remendada con costalillo de yuca. -¡Pero date prisa, pues ñaño, que el maestro Titín nos va a orejear! Le contesta el niño; quien no quita su mirada de la escuela. En ese momento escucha ding dong dang de la campana;  y muy afligido le dice a su amigo: -Mejor me voy ya Cho, tú vas a demorar- -No, Ya voy a cambiarme, cho - le contesta Xenilo, quien aun no se ha movido de su lugar. Así habría de transcurrir veinte minutos, en ese momento doña Yaíta al escuchar la voz de su hijo, espía por la ventana y nota a Balito parado en el patio de la vecina Naranjo. -Balito ¿Por qué no te has ido aun a la escuela? – ahora sí llegarás tarde- Xenilo al oír la voz enojada de doña Yaíta, le grita a Balito:  - Me acordé que no voy a ir, porque estoy enfermo, vete ya- Balito, sorprendido le contesta: Y todo este tiempo me has hecho perder. Xenilo, a diario solía tomar del pelo al pobre niño, ejercía una autoridad en el grupo de huambrillos, siempre envidiaba los juguetes que Balito y su hermanito arrocito tenían. Y esta vez como otras veces se había burlado del inocente niño. Balito se apresuró en llegar a la escuelita, justo acababa de terminar la formación, cuando el profesor Titín lo vio y en tono amenazante le dijo: ¿Por qué llegas tardes?, si vives a una cuadra de la escuela? Iba a sentenciarlo, cuando la maestra Doró intervino: su mamá me dijo que está enfermito, pero aún así no quiere perder clases, maestro- - ¿Es eso verdad, Balito? - -Pues sí maestro- respondió nervioso el niño. ¡Que sea la última vez, por favor! - Diciendo esto el anciano maestro se apartó llevando consigo su enjuto cuerpo añejo. Una vez en el salón la maestra Doró comenzó la clase sobre los medios de transportes y preguntaba a los niños en qué movilidad se transportaban con frecuencia, los niños en coro respondían:  - En bote y en motocar maestra- entonces Balito intervenía para hablar sobre la velocidad de las naves espaciales y sus compañeros de inmediato le hacían callar. -Ya cállate muelón- (que no lo era en absoluto) le decían en tono burlesco dos de los niños de su salón, cuyas muelas descaradamente intentaban escapar de sus bocas. Uno de ellos no contento con insultarlo, se acercó a quitarle su cuaderno, mientras lo mostraba a los demás gritando: ¡Mira su letra bien fea y grandota! - decía y todo el salón reía- Balito no decía nada. Solo quería llorar, su mamá Yaíta le había dicho que no se debe pelear con los amigos y él se preguntaba ¿En verdad son mis amigos? La maestra Doró intervino inmediatamente y resondró fuertemente a los niños. - ¡A ver qué les pasa! ¿Qué tienen contra Balito? – Balito es un niño muy inteligente (Sí lo es) y su letra es bonita (Escribe con letra molde) no quiero saber ni escuchar hablar mal de él, de lo contrario, le avisaré a su mamá para que ella les azote con Ishanga por molestar a su hijo. (intentaba asustar a los chicos) La maestra Doró se acercó a Balito, le dijo cosas bonitas y continuó con la clase. Al retornar a casa, le esperaba un suculento almuerzo, Doña Yaíta había preparado asado de pollo y puré. La familia almorzó y, mientras hacían la tarea,  su mamá le preguntó cómo le había ido; Balito le contestó que los niños se burlaron de él. Doña Yaíta le dijo: No te preocupes hijito, tu eres muy especial, a veces la envidia y la frustración hace que algunas personas actúen así. El niño sonrió, abrazó a su madre y se fue a jugar con el travieso Arrocito que impaciente esperaba a jugar con los carritos.    

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales1645
Textos Publicados40
Total de Comentarios recibidos129
Visitas al perfil317
Amigos14

Seguidores

Sin suscriptores

Amigos

14 amigo(s)
Daih
MAVAL
Ibrahim Fajardo
ruby
Eduardo Santiago
Magnolia Stella Correa Martinez
Maria Jose L de Guevara
Elvia    Gonzalez
Septiembre 13
Oscar Franco
Lucy Reyes
Constanza Reyes
carlos reyes navarrete
Raquel
  
 
FLOR DE MARIA DAVILA

Información de Contacto

Perú
Poesía, inspiras mis días, esparces cristales de ilusión a mi agitada vida, y a menudo haces brotar chispas de alegría a mi rutinario camino.

De vocación: poeta
De corazón: Una golondrina arcoíris.


AMO ESCRIBIR.
florimar82@hotmail.com

Amigos

Las conexiones de FLOR DE MARIA DAVILA

  Daih
  MAVAL
  Ibrahim1980
  ruby
  Josué sin más
  magnolia correa
  maria jose l de guevara
  elvia
  Septiembre 13
  osquitarxp
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 Próx. > Fin >>