• Eduardo Fabio Asis
Eduardo Fabio Asis
-
-
  • País: Argentina
 
Ordenar por:  Recientes | Más Comentados | Más Leídos
Esa noche era distinta. Howard, estaba solo…  completamente. Quería acción, sentirse otro. Más bien, quería ser otra, o …  sinceramente, quería ser la que era, puta, puta, muy puta, siquiera por una noche.- Ya no tenía la mirada atenta de mamá,  que le encontraba ropa interior femenina en los lugares más insólitos, y le amonestaba…   “Howard, eres un hombre”  “Howard, basta de jugar a la nena, sino le digo todo a papá”.  Quizás esa noche, después de todo, Howard no estaba solo, al contrario, Howard estaba consigo mismo, con “Helen”. Ese era el personaje que a Howard en realidad lo acompañaba. Su otra parte. Mejor dicho, su parte verdadera, él era ella,  él era Helen.-   Vistió sus diminutas ropitas interiores, en su cuerpito que ya disfrutaba plenamente. Ceñida de sedas y topacio, de chanel nº  5 y  tacos altos.  Venía el mejor momento. Atravesar el umbral de la puerta, y … por primera vez,  salir al mundo, siendo la que es, siendo la que soy, se dijo, con aire de triunfo.-   Las primeras miradas, lejos de ser censurantes, fueron agradablemente curiosas. La peluca rubia iluminaba la noche oscura. Un niño de la calle le lanzó un silbido sensual, ella siguió sin hacerle caso, no le gustaban los niños. Quería hombres, hombres recios y tiernos, hombres maduros y deseosos…    de su cuerpo depilado, de su alma desnuda.-   En la esquina, detenida frente a un semáforo, la abordó un transeúnte…   “ven conmigo nena esta noche…    tengo mi auto a media cuadra… acompáñame”…Con ese hombre, solamente con ese hombre, ella…   toda tabú, no hubiera aceptado jamás.  Era el papá de Howard, que acaso deseó a Helen, secretamente… siempre.-   Esa noche no era distinta. Era la misma noche de siempre, con la luna vestida de luna.-  
¿Qué puedo decir de esta noche?   Noche indecisa, pero sabe hostigarme certera con un recuerdo que no quiero.   Noche furiosa, pero sabe que ansío la paz de sus caricias antiguas.   Noche muda, pero sabe que tengo el amor en el tono de mi voz.     Estoy tan solo, tan solo sin ella, que no alcanzo a exorcizar la noche, con ningún adjetivo
Hoy he vuelto a ser nada un nadie incapaz sombra de otra sombra que no arroja jamás ninguna luz   en el borde de este poema, que intento y no puedo, extraño una mirada que me entrañe para ser algo…
Quiero ser algo
Autor: Eduardo Fabio Asis  183 Lecturas
    El niño hace preguntas cortas, que los mayores no contestan, con sus respuestas largas.   ¿qué había antes de que hubiera algo? ¿por qué existe algo y no la nada? ¿quién inventó la muerte? ¿qué hay del otro lado de la vida?   algunos niños, de noventa años, ya saben que no saben, y cuestionan su no saber   como quien está pariendo un monstruo lúcido o un dios borracho.  
Huelo tu sangre a la distancia.   Cuando otros miran que se apaga el cielo, yo veo encenderse las estrellas.   Pobre de mi! vampiro optimista, pobre de mi! Del otro lado, quizás seas…  no el amor, sino el espejo.   y para qué sirvió mi nariz?
Quienes creen que Estados Unidos amenaza con una guerra a Siria, por la excusa esa de las armas químicas, son demasiado ingenuos. Quienes saben la verdad y aún así apoyan a Estados Unidos, son unos hijos de puta.- No fue el “régimen” el que utilizó armas químicas, fueron los terroristas que el Estado Terrorista de Estados Unidos infiltró entre los rebeldes.- La misma excusa que se usó contra Irak y contra Libia, demostrándose después, que era falso.  El pastor mentiroso miente siempre con lo mismo, porque además, carece de imaginación. Y esta vez el pastor o gendarme del mundo, vuelve a mentir, porque en este caso, jamás dirá la verdad.   Y la verdad es que la guerra les conviene económicamente y estratégicamente…    pero les conviene “ganarla” y esa es la cuestión…    esta vez, como en Vietnam… pierden y pierden peor.- ¡Pobre el pueblo de los Estados Unidos!   si callan, son cómplices…   de la amargura temporaria que sufrirá Siria y del desconsuelo peor que sufrirán los Estados Unidos. Y si alzan su voz, no serán escuchados, pero habrán salvado, al menos,  lo más, la dignidad humana.- Con fervor, con valentía, muchos británicos han levantado el “Stop the war”  ojalá muchos estadounidenses también lo hagan.-  A estas alturas, un ser humano bien informado, debe tener abiertos los ojos…  para contemplar la ciudad más antigua del mundo… la amada Damasco.-     ¡Dios la bendiga y la humanidad la apoye con amor! Obama necesita un dedito en su trasero, antes que señalar con el dedo un ataque a la humanidad, un ataque a Siria.    
¿Alguna vez sentiste la necesidad de transformarte en luna, agua oscura, puré de papas o acero candente? ¿otra cosa?   ¿Sentiste miedo de ser demasiado feliz y te sentiste muy solo y muy triste, un rato, para ser como los demás?   ¿Te dolía el sexo cuando tu cabeza estaba espléndidamente bien?   ¿Olvidaste ser vos mismo y,  al olvidar tu nombre, inventaste otro que era exactamente igual al tuyo?     Estas cosas me han pasado. Y no tengo vergüenza de responder si. ¿Te atreves a responder con otra pregunta… tuya?  
Hubiera querido ser otroel que bebe la fuente del silencioy atraviesa indemneel desierto de la palabraPero en este mundo de otredadser otro, también, es ser lo mismo.Yo fui aquel que no creyó en Dioshasta que Dios, creyó en mi.Y lo hizo antes que yo naciera, mucho antes, de mi primer no.
HABEMUS PAPAM:  La Tercera Posición.-   En la Iglesia Católica,  cuya principal y más importante misión, está el anuncio del Evangelio,  se ha proclamado un nuevo Papa, Francisco,  y la persona es el Cardenal Jorge Mario Bergoglio,  argentino y  por lo tanto, latinoamericano.   Personalmente soy católico desde la teología de la liberación, es decir, comulgo con la fe de la Iglesia pero de un modo crítico,  asumiendo que el cristianismo auténtico, se juega la vida junto a los explotados y marginados y a favor de la liberación de las causas opresivas.  Hay una situación de explotación, donde una minoría dominante, somete a las mayorías dominadas.  Y que el cristianismo esté junto al pueblo,  no significa que  se haga cómplice de los dominantes,  desconociendo la opresión,  sino todo lo contrario,  solidario con los oprimidos para derribar el muro de la división, que no es otro, que el esclavismo disimulado de los tiempos actuales.-   Ahora bien, expuesto el marco teórico desde el cual intento esta reflexión, quiero referir al nuevo Papa.-   Como dato que  considero positivo,  el Cardenal Bergoglio,  ha llevado una vida austera,  y en este sentido, ojalá sepa transmitir a la Iglesia Romana,  su propio estilo de vida, para que la austeridad personal que lo caracteriza,  contagie e impregne un estado de cosas que resulta inadmisible por lo contradictorio:   predicar a Cristo pobre,  en una Iglesia suntuosa, llena de fanfarrias de lujo y esplendor.-  Espero que el nombre “Francisco”  de resonancia clara de humildad, sea un presagio, un destino, una misión.- El lujo es insultante, más aún, cuando quienes lo ostentan dicen pertenecer nada menos que a Jesús,  el que nació en un pesebre y el que murió en una cruz.-   Como dato negativo,  y que no se debe disimular, sino todo lo contrario, debiera esclarecerse, es la participación que tuvo el Cardenal Bergoglio en los tiempos de la dictadura militar.  Se lo acusa de haberle negado la protección a dos sacerdotes jesuitas que fueron desaparecidos,  Orlando Yoria y Francisco Jalics.   Al respecto,  he leído que Adolfo Pérez Esquivel ha dicho:   “Hubo obispos que fueron cómplices, pero Bergoglio no. Él no tuvo vínculos con la dictadura”.-      Con sinceridad, yo personalmente no lo sé.   Pero creo en el testimonio de una persona que considero honesta y comprometida con los derechos humanos.- ¿ Qué otra cosa puedo hacer si yo no viví esos acontecimientos?  Pero sería bueno que el Papa Francisco,  en algún momento que crea oportuno, no para sí mismo, sino para el bien de la verdad, se exprese al respecto.  Porque el que calla, de algún modo, siempre queda en la sospecha.  Si no fue responsable que lo diga y lo explique,  porque no sería bueno que lleve la mochila pesada de haber colaborado con un proceso dictatorial y haber entregado a dos de sus sacerdotes.- Y si hubiera tenido responsabilidad,  que pida perdón y explique, si los hubo, los atenuantes del caso.-   Yo no estoy dispuesto, para nada, ha cometer ninguna de las dos conductas que consideraría gravemente indignas de un cristiano:  encubrir un crimen, o …   difamar a un inocente.     Que se sepa la verdad, como dice Jesús, la verdad nos hace libres.-                                                   
No hay un lugar en el mundo que no sea hermoso. Una higuera, un viejo arado enmohecido, un cañaveral simplemente la tierra seca y sedienta. Todo, todo es hermoso en la vida, y no hay geografía que no entrañe si bien se la mira, algo de sagrado, o si quieren, de mágico. Yo no sé por qué me ocurren estas cosas justo ahora, exactamente ahora, que creo no estar enamorado. Y soy pobre, y no tengo más que el fruto de mis manos, y mis manos se cansan, a veces, y también yo. Pero siento una alegría intensa, un íntimo regocijo, en esta soledad tan sola, que sin embargo, ya ven, me lleva a dialogar con todos.  Y me expreso, en este escrito, con la algarabía de un hijo, que veinte años después de su muerte, otra vez,  besa la frente de su madre…     que siempre vuelve. Si, he de confesarlo,  mi casa es el mundo, y mi madre, son aquellos que al leerme…    me regalan un momento, un pedacito de su frente.
Te tornas lila, repentinamente, como presagio antiguoque viene a cumplirse ahora, en mi pupila marrón.Antes fuiste azul, no como un hechizosino como conspiración de alta mardonde mi barca rojanaufraga eterna.Y será verde en el sueñode un bosque empezando a crecer, plateado por la luna.Después de todo, amor mío, eresinfinitamente negra, en la soledad quieta de mis blancos
No sigas ningún consejo. Ni siquiera éste.( Es decir, elige seguir el consejo que quieras, sólo eso)Dicen que el adjetivo, cuando no da vida, mata.Lo mismo ocurre con sustantivos y verbos, de modo que… adelante!Dicen que el buen escritor escribe para si mismo, no para los demás.Entonces ¿por qué publica? Yo no entiendo a los escritores, al menos, a los demás.Ama las palabras, aunque no lo creas, siempre dicen algo más de lo que dicen,por lo menos, en la poesía.No desprecies al lector, al contrario, yo lo hice muchas veces,y me di cuenta que sólo él, en esencia, puede mejorar y mucho, lo que yo escribí.No olvides que la poesía es misteriosa, no abuses de ello, sé claro.Claro no como la luna, para evitar el tópico. Como el amor, que es oscuro, pero alumbra.Y no me preguntes por qué te doy un consejo, sencillamente, sé que lo necesitas,porque nunca lo has pedido. ¿Te das cuenta? de eso se trata, de imaginar lo que el lector no hubiera pedido… ni podido, sin vos.
Te tornas lila, repentinamente, como presagio antiguo que viene a cumplirse ahora, en mi pupila marrón.   Antes fuiste azul, no como un hechizo sino como conspiración de alta mar donde mi barca roja naufraga eterna.   Y será verde en el sueño de un bosque empezando a crecer, plateado por la luna.   Después de todo, amor mío, eres infinitamente negra, en la soledad quieta de mis blancos
Yo batía el azúcar dentro de la taza como quien está buscando en el fondo oscuro la palabra   Apreté los dientes dentro de la boca como quien no la encuentra todavía la palabra   Y me quedé callado con un silencio distinto a todos los silencios y te fuiste como si nada, te fuiste y me dolió mucho sobre todo pagar los dos cafés, yo solo, solito…solo.
No tengas en cuenta, Señor, mi falta de pericia en las letras, y recibe generoso mi intento literario de agradarte.   Cada cual se enamora de vos, Jesús, por algunas de tus palabras.   A mi me cautivaste por varias: “El que esté libre de pecados, que arroje la primera piedra” “Buscarán la verdad, y la verdad los hará libres” “No ruego sólo por ellos, sino también, por los que a través de ellos, creerán en mí”   Quiero hacerte un chiste, una broma, Señor mío, ¡No me demandes por plagio, Señor, no me demandes!   Que me faltó la inspiración y nadie dijo todavía en el mundo entero cosas más hermosas y más ciertas, que Vos.   Con todo respeto, Señor Jesús, eres el más maravilloso de todos los escritores de todos los tiempos. Maravilloso milagro si se recuerda…  que nunca escribiste nada salvo…     unos signos que nadie sabe, en la tierra…  aquella tarde que iban a lapidar…  a una de tus amadas.    
A veces nunca sabré por qué siento vivir en el hueco de mis olvidos alguien distinto a mi que curiosamente soy yo mismo   Cuánto trabajé para conseguir, por ejemplo, por vez primera decir mamá   Y…  cuando supe de la muerte. Era Hugo el que moría, a sus dieciocho años, yo tenía cuatro. Me levantaba con sus manos, muy alto, y yo sentía miedo y alegría, nunca más fue así. Cuánto sufrí para saber que alguien que es, ya no sería más.   ¿Qué decir de mi primer beso en los labios, ese lenguaje mudo? Ella era la casa de mi deseo, entonces, y también el deseo de mi caza…   ¡cumplido!   A veces, no se por qué, vive más lo olvidado que lo que alcanzo a recordar, pero en contra de los doctores de la ley, de la ley misma, y de mi…  prefiero recordar, amén.
Me cansé de escribir intentando lo bello, negando mi ser. El reflejo de la luna sobre el charco sucio, no afea a la luna, pero tampoco embellece el charco, o si? Lo cierto es que soy torpe, como esa periodista que le preguntó al astronauta ¿si usted orina en el espacio, habrá lluvia ácida? y el astronauta contestó, sólo amarilla, sólo amarilla.   Me cansé de escribir como deben hacerlo los que dicen saber.   Ahora escribo como soy. Un solitario que lo único que busca es esa cosa imposible, que lo amen.   Y lo demás,  lo demás es cuento,  y yo no soy cuentero.   Me cansé de escribir y lo único que puedo hacer, es contarlo por escrito.
Sé el poder de dos letras, en un instante. Aquella vez lo comprobé. Me quedé en un bosque vacío de árboles, y en la noche no había luna. Si. Sé el poder. Simplemente dijiste No, como quien inaugura un vasto espacio de nada como una flor sin corola, desnuda y sola. Sé el poder.  ¿Y para qué me sirve saberlo, cuando es imposible el Sí?
De dónde viene esto de ponerle palabras al silencio como si nombrar la nada nos redimiera de todo   esto de jugar con el predicado para sanar al sujeto   De dónde que la metáfora del agua calme la sed   o el oxímoron del sol negro nos siga alumbrando   No lo sé.  Pero he visto un halo de luz oscura sobre la vacía laguna de mis olvidos, recordándome.  
Tan lleno de mi mismo. Que ya no soy yo. Rebalsa mi no ser, una furia incesante, que no es. ¿para qué engañarme con la plenitud de una risa hueca que no redime tus lágrimas? Quiero salvarte, porque de otro modo, solitariamente me quedo, sin salvación yo.    
Salvación
Autor: Eduardo Fabio Asis  172 Lecturas
De dónde viene este dolor antiguo, mezcla de rabia sin causa, decir gritando lo que no aprendí a susurrar.   No por gastar mi piel, lo sé, desnudaré mis huesos. Ni el ave que vuela tus sueños, será mío, lo sé.   Ahora debiera cambiarle los pañales, al hijo que llamaríamos “nuestro”, y ya ves,  apenas intento este poema.
Amor kenóticoNo es fácil saber qué es el Amor. Nosotros experimentamos el amor en el corazón del hombre y de la mujer, en la historia humana, pero en Dios, ¿qué cosa es el amor? Para ello hay que observar lo que hace Dios cuando su Hijo viene para el misterio de la salvación. El Hijo tomó una ruta muy difícil de entender. Dios es todo, pero cuando viene a nosotros se hace pequeño para encontrarse con el hombre y la mujer. ¿De qué otro modo entender Belén? Ninguno sabía que en Belén había nacido Dios, hijo de María y de José. Los pastores, los ángeles, los magos, un puñado solamente ¿Qué es este Dios que se abaja, que va a la cruz? La cruz es justo lo contrario a lo que es Dios. Dios es santo, la cruz es pecado. Dios es eterno, la cruz es muerte. Dios es belleza, la cruz es fealdad. Entonces, ¿por qué este camino? En cierta población indígena, el padre se coloca siempre en cuclillas para hablar con sus hijos en el encuentro de las miradas. Esta es la actitud de Dios: colocarse a nuestro nivel. Tenemos que asumir más decididamente el camino de esta kénosis, que es la esencia del amor. El amor no se impone, se da. Parece una debilidad, pero es una fuerza. Nos introduce en la problemática, pero para transformarla.Debemos pensar que en el caso del Hijo de Dios hay una manera de actuar extrema. No se podía ir más allá de aquello que El hizo. Debemos detenernos en el momento previo a la muerte de Jesús. Jesús está en relación íntima con su Padre, pero no entiende más a su Padre porque asumió nuestra situación hasta la contradicción. Como si por estar de nuestra parte perdiera al centro de su vida, su Padre, humanamente hablando. “Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado” (Mc 15,34). Grito de soledad. Grito sin respuesta humana. Grito dificilísimo. Y el Padre no responde. Pero Jesús permanece fiel: “en tus manos, Padre, entrego mi espíritu” (Lc 23,46), mi vida. Entonces podemos hoy decir que en el misterio de la cruz, en el misterio pascual hay un testimonio de Dios para nosotros tan grande, que es capaz de llegar a este límite del amor. Si queremos amar como Dios ama tenemos que llegar a estar lo más cerca posible de Jesús.Todo esto es fundamental, más aún hoy cuando la Iglesia se siente llamada a abrirse 360 grados en todas las direcciones: hacia dentro, hacia el ecumenismo, hacia el diálogo interreligioso, hacia las personas que no tienen fe. Dialogar sin juzgar, evangelizar sin imponer. Tenemos que adquirir este equilibrio. Hay que dar testimonio del amor kenótico al mundo hasta que el otro pueda decir “esto es lo que yo procuro”. Pero para ello tenemos que desprendernos de todo aquello que no transparenta el Evangelio y recibir todo el valor que proviene de él. Si no tenemos madurez humana, si nos pesan las carencias, si nuestra propia historia nos hace daño, no podremos transparentar al Dios amor. Necesitamos trabajarlo fuertemente. Llegar a amar con este timbre es uno de los puntos que tenemos que adquirir en la vida religiosa y consagrada: que dondequiera que estén sean respetados por esta manera de ser, de vivir.
Quiero sumergirme de nuevo en el mismo río, y seguir siendo yo mismo. Y el río también.   Saber que las aguas que corren, aparentemente se escapan, pero quedan para siempre en mi.   Renuncio a la superstición del tiempo, al ultraje del movimiento, al sabor amargo de aquello que se va.   Hubo un niño llamado Heráclito que no nació. Y otro, Parménides, detestó la Filosofía.   Yo soy Parménides, el otro, un impostor.
Soy Parménides
Autor: Eduardo Fabio Asis  175 Lecturas
Agradezco públicamente a Marcelo Sosa Guridi, que publicó el enlace.  Gracias a ello envié algún poema a la revista literaria Letralia,  que es una revista de internet.   Y tuve la suerte de ver mi publicación, en el número 275, actual, de la revista.   Aquí les mando el enlace, felices fiestas para todos. Salud!  http://www.letralia.com/275/letras04.htm  Salud! 
No soy un loco. No tengo ese honor. Simplemente me duele, de vez en cuando, que haya tanta cordura y tan poca imaginación.  ¿Saben que pasa?  Ser el mismo todos los días, todos los días ser el mismo, cansa, del derecho y del revés. Es el juego perverso al que nos invita…    el sentido común, la sociedad organizada y los prejuicios de siempre. Tengo ganas de ser loco, así nomás, sin honor.   Sueño que su Santidad el Papa, decide salir del closet, y convocado el periodismo mundial, declara simplemente, soy homosexual.  Y… por qué no?  decide ir a vivir a Buenos Aires para formar pareja y casarse ante el Registro Civil, como la ley manda.-   Imagino al Presidente de Estados Unidos, decir sin doble discurso:  “ Me he equivocado, sepan perdonarme, mi gobierno hasta ahora ha sido mediocre y lamentablemente, he seguido siendo, como mis antecesores, dictador de un Estado Terroristas.  Por favor, les pido paciencia, voy a cambiar”.-   Presiento, sin temor a equivocarme,  que los cinco millonarios más ricos del mundo, deciden donar la mitad de todos sus bienes, para calmar el hambre de África.-   Y entre tanta locura, que siento sublime y divina, también creo firmemente, que algún ser humano lúcido y sin mentir, me diga claramente…  después de leer este artículo, con todo el corazón…   ¡sos un buen escritor!      
Mauricio el que tenía miedo de los truenos y odiaba las almendras.   Mauricio a sus trece años, el que me hablaba que había un jardín, más allá.   Mauricio…   ¿ están las flores y los pájaros y los árboles que no son almendros, en tu jardín sin tormentas?   Mauricio…   ¿qué cosa hay del otro lado? ¿existe la nada? ¿es verdad Dios?  
Nadie lo sabe en tus ojos oscuros vive mi luz     Siento nacer cuando me miras fuerte un no se qué   Quiero vivir tu mirada de mar naufragio azul    
Si ya todo está, como dicen, ¿para qué estoy yo?No. No quiero creer al mundo sin mi.No. No quiero creerme para siempre sin vos.Me rebelo.En cada dolor, seré alegría.En cada muerte, vida.Y aunque no lo sepas nunca. En tu olvidoallí, exactamente allí, estaré. Contigo, en vos.
No me molesta.   Que se haya marchado sin decir palabra.   No me molesta.   Que me ganó el juicio y se quedó con la mitad más mucho.   No me molesta.   Que se llevó a nuestro hijo y lo hizo hijo sólo suyo.   No. No.  No es eso lo que me molesta.   Lo que no me cierra, es este tajo en el alma, este no saber decir, que la odio y todavía la amo. 
Estoy sorprendido porque en la palabra alegría, cabe la alegría. Y se desborda y crece…  como un racimo de uvas bajo el sol de Enero…    y canta en la boca su vocación de vino…   estoy sorprendido, y no salgo de mi asombro.  A veces, aunque no lo creas, en la palabra amor se dice el amor,  y cuando se nombra esperanza, en la pared más dura, se abre una hendija. Por allí se mira, exactamente, la estrella que lleva tu nombre. Estoy sorprendido,  y no quiero resignar esto al silencio, porque la lluvia incesante cae y cae…  sobre mi recóndito desierto…  y crece…  ah! si…     un jardín infinito en cada letra.- Yo no soy digno de pronunciar la palabra, y ya lo ven, lo mismo lo hago.  Horadando el sentido, que a veces se me escapa, montado en los sonidos, voy diciendo palabras. Y estoy más sorprendido aún, porque aunque parezca mentira, quizás, alguien me escucha.¿Y quién dijo que soy aquél que alguna vez pobló tu oído?  Parece mentira, pero es verdad, como que Dios existe, que tú estás ahí y yo aquí, y sin embargo, por el milagro de la palabra…   somos uno…   tú y yo.  
Unido a mi. Ni soy yo. Ni soy otro.     soy…   la máscara encendida de otra eternidad un cuento de mi abuela en la noche honda los músculos como recuerdos de algún camino la mujer que no fue y el hombre que tampoco. el pan que hace el hambre después que se lo come.     Unido a mi, me encuentro disperso y solitario. Si no me uno a Dios.  
Un eclipse es un tango que baila la luna con el sol.   Ahora los veo gozar por televisor, hechos uno, en el espacio exterior.   Y me pregunto ¿cuándo eclipsarás mi alma, mujer, con tu cuerpo de amor?
Entre las soledades mías, hay una que me es más querida, y que curiosamente, me acompaña más que ninguna otra.  Es la soledad de quien traza, quizás sin gracia suficiente, quizás sin hondura, quizás sin altura, pero traza al fin, su destino de escritor. De mis escritos, he obtenido como galardones,  algunos comentarios que me han abierto la mente, y otros, varios, el corazón. Nunca obtuve dinero alguno por ningún trabajo, de modo que podré ser un mal escritor, quizás,  pero de ningún modo, un escritor prostituto. Y digo y repito “escritor” porque la falsa modestia de algunos que publican en la red, como así también los mandatos sociales consabidos,  dedican esta denominación sólo para los laureados, o…   para quienes han publicado en tinta.   Es una idea obsoleta, y de algún modo, bastante reaccionaria. Escritor, como su nombre lo dice, es quien escribe, como yo lo hago ahora, como vos, en algunas ocasiones, lector o lectora amiga, lo has hecho.  El oficio del escritor, y todos los que aquí publicamos lo somos, ¡asumámoslo!, ha sido objeto de vanagloria de algunos,  y de tortura para otros, y en escasas oportunidades, un medio más para ganarse la vida, como el panadero, la costurera, el empresario o el obrero.   ¿ Qué tipo de estructura social perversa posibilita que muy pocos hagan booms editoriales y se llenen de metálico, mientras muchos otros, apenas si regalan sus letras y viven de lo pueden?   Hay un estrellato,  de muy pocos, y hay un “estrellarse”  de muchos.-   Si tuviera un hijo, y me dijera …  papá  … quiero ser escritor,  temblaría de horror,  basado en las estadísticas, de que su futuro sea de estómago vacío…   y corazón ilusionado,  pero triste al fin.    Sin embargo, contra todo lo previsible, siguen habiendo hijos que escriben y siguen habiendo padres que lo ignoran o que no pueden evitarlo.- ¿Es tan oprobiosamente puta la sociedad en la que vivimos?   (perdón a las trabajadoras sexuales por la ofensa de compararlas con nuestra sociedad actual). Dicho de otro modo,  ¿hasta dónde llega la crueldad del sistema sociopolítico establecido?  No encuentro solución alguna a este problema,  y si no supe plantearlo pido disculpas, pero eso sí…       estoy convencido que se trata de un problema a resolver, para no decir, de una de las tantas crueldades ha remediar. El menosprecio, con todas las letras, de los escritores, es también, a no dudarlo….      otro síntoma más de la misma enfermedad: la infraestructura capitalista y la superestructura que la acompaña.   Llámese…  la mierda, en la que todos, aunque no nos demos cuenta, nos revolcamos.-  Salud!    
Hoy quiero llorar una lágrima exacta:   Por el hambre de los niños de Somalia. No por mis desilusiones amorosas.   Por la prisión inhumana de los niños de Gaza. No porque me niegan el premio Nobel, precisamente a mi.   Por el hartazgo y el aburrimiento, de los niños de Nueva York. No por estar envejecido y dolerme la columna vertebral.   Hoy quiero llorar una lágrima exacta, porque he decidido, con todo mi ser, ser justo, ser feliz.  
Otros escriben como almas prístinas que derraman sus delicias. Yo escribo como el culo.  Así me lo hizo saber, alguna vez, cierto adversario ocasional.  No lo tomé como ofensa sino como elogio sutil.  ¿Hay algo más hermoso que un culo?  Pero ascendiendo al corazón, al mío, debo decir que no escribo como debo. No alcanzo a escribir como un perro astuto que liberara su lobo antiguo… y puesto en dos patas, hiciera el amor a la luna. Lo mío es otra cosa. Escribo como quien realiza un secreto exorcismo, para conquistar…     nunca sabré si un corazón… o quizás… el culo, de quien me lea.-  Y en esa faena,  yo entrego lo que se y me invento lo que desconozco,  pero lo hago de buena fe…      con la alegría de los niños que descubren un juego…    aunque lo mío, acaso, sea perder.  Hace bastante que derrocho ciertos retazos de poesía en Internet.  Y estoy totalmente convencido que nunca escribí bien, y sin embargo,  ¡qué cosas curiosas tiene la vida!,  me siento feliz…     feliz de mi obra, feliz de mis escasos pero excelentes lectores.   Ya lo ven,  Alfonsina Storni, Ernest Hemingway, Horacio Quiroga, Leopoldo Lugones, Cesar Pavese, Alejandra Pizarnick, Guy de Maupassant y tantos más…     escribían mejor que yo, y sin embargo, ya lo ven,  ellos se suicidaron, yo decido vivir. 
Yo quise dibujar en tu boca, una palabra que me sostenga. Una palabra que me nombre, íntimo y tuyo,  cerca. Papá, amigo, hermano, amante, hombre. No lo sé. Una palabra así por el estilo. Y cruelmente me nombraste:   ¡poeta! ¿no había una palabra menos vacía y solitaria, menos pomposa y exagerada? ¿qué quiere decir poeta, si ni siquiera lo saben los propios y verdaderos poetas? No hables más. Cámbiame esa palabra, te lo ruego, por un beso. 
Hubo una vez un hombre, con cara de hombre, con voz de hombre, con pene de hombre, pero desde niño quiso ser niña, quiso ser mujer.- Los chicos en la escuela se burlaban de él, lo maltrataban y a veces, a escondidas, le tocaban la cola.- Otras veces, le apoyaban el bulto.- Cuando en su casa prendían la tele, los cómicos se burlaban, de los hombres que se sienten mujer. Él ( o ella, para ser más exactos) sentía vergüenza y tenía miedo que su familia se enterara…     que en la televisión, se burlaban de ella  ( o de él, para ser más humillantes).- Hasta que…  no se sabe dónde ni cuándo, quiénes o por qué…      muchos otros, lucharon por sus derechos.  Y hubo ley de matrimonio igualitario, y hubo conocimiento de la identidad de género, y hubo medicina para adecuar lo físico a lo psíquico, y hubo un mundo… que dejó de ser adverso.- Ese hombre, por primera vez, creyó que el Dios en el que creía, el que lo había creado, y le había dado el don femenino, también, gobernaba el mundo.-  
En realidad los suicidas tienen razón, pero están equivocados.  Tienen razón porque los problemas terminan con la muerte. Están equivocados porque los problemas no se solucionan con ella, es más, perviven…  como una voz ultramarina que buscara una sirena… no dejaría de ser una voz, acaso poética, pero sin oídos que la escuchen.- El suicidio es suprimir mi yo en el mundo, porque no se pudo suprimir el mundo que me oprime.  Tiene la dignidad del coraje absoluto, o de la cobardía absoluta, pero eso sí, no caben dudas, es el único absoluto absolutísimo que un ser humano puede brindar.- El velorio de los suicidas, es una ceremonia auténticamente horrible.  Parece una cita de culpables, un hazme-llorar donde las lágrimas no son de dolor, sino también de culpa, de impotencia, de rabia.  El velorio es algo que quizás acompañó al suicida, en su imaginación, como una de esas satisfacciones humanas que muy pocos, sólo los suicidas, pueden darse.-  Pero no quiero hacer una apología.  El suicidio termina en un fracaso, después del triunfo aparente, ¿por qué?,  porque el tiempo, nos hace olvidarnos del suicida…     de él y de la forma en que murió.   En eso, los suicidas se parecen a todos los que moriremos de muerte natural.   Ya ven,  no hay trampas que valgan frente a ese destino que tenemos todos: el olvido.   Ah…      me voy a suicidar un poco (voy a dormir unas horas)  y cuando resucite…   leeré sus numerosos comentarios.-  Chau!   P.D:  publicar para que nadie comente nada, acaso sea, suicidarse de veras. Salud! 
Izzeldin Abuelaish, es un hombre, que tiene para contarte una historia, que no es cualquier historia,  sino el testimonio de una injusticia atroz y macabra que ocurre en nuestros días. No ocurrió en la edad antigua, ocurre ahora, mientras lees, y se violan los derechos humanos más elementales, en la cárcel a cielo abierto más grande de toda la historia de la humanidad, en la franja de Gaza.- ¿Por qué no sabemos de Él? ¿Por qué no conocemos su historia? porque el aparato de desinformación de los medios de prensa y difusión, funciona muy bien, a favor de los intereses aberrantes del crimen organizado a nivel mundial.- El libro que escribió este hombre, se titula…  “No voy a odiar”.-  Yo te invito a que lo leas, para que no seas cómplice, por ignorancia, de una de las salvajadas más crueles de la historia de la humanidad.- Leer este libro no es leer un libro.  Es dejar de formar parte de los muchos que, por ignorancia,  toleran y posibilitan, que las cosas sigan siendo así…    inhumanas, crueles, injustas…        entre esos seres humanos, en su mayoría niños, encarcelados en Gaza.-  
Izzeldin Abuelaish, es un hombre, que tiene para contarte una historia, que no es cualquier historia,  sino el testimonio de una injusticia atroz y macabra que ocurre en nuestros días. No ocurrió en la edad antigua, ocurre ahora, mientras lees, y se violan los derechos humanos más elementales, en la cárcel a cielo abierto más grande de toda la historia de la humanidad, en la franja de Gaza.- ¿Por qué no sabemos de Él? ¿Por qué no conocemos su historia? porque el aparato de desinformación de los medios de prensa y difusión, funciona muy bien, a favor de los intereses aberrantes del crimen organizado a nivel mundial.- El libro que escribió este hombre, se titula…  “No voy a odiar”.-  Yo te invito a que lo leas, para que no seas cómplice, por ignorancia, de una de las salvajadas más crueles de la historia de la humanidad.- Leer este libro no es leer un libro.  Es dejar de formar parte de los muchos que, por ignorancia,  toleran y posibilitan, que las cosas sigan siendo así…    inhumanas, crueles, injustas…        entre esos seres humanos, en su mayoría niños, encarcelados en Gaza.-  

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales127589
Textos Publicados502
Total de Comentarios recibidos2624
Visitas al perfil35679
Amigos116

Seguidores

11 Seguidores
Jose Mondragon
Jesus Dante Vega
esmeralda
Daniel Solamente
Guadalupe Mendoza
Cristian Medel
Senior
anaid
Lola
Alma Andrea (Alma V)
Elektra
 

Amigos

116 amigo(s)
victor salmeron
Micaela
El...vi...ra
Oscar Ruano
ALEJANDRA OÑATE
Daih
maria del ...
lorena rioseco palacios
Luz Margarita Cadavid Rico
jesus.bardon.11
Veronica Molina Diaz
German Karel Hänisch
Eduardo Cle Vicente
Marcelo Ignacio Mendiburu
un sentimiento
javier castillo esteban
Q
Battaglia
Nhaum Alejhandro Ohrozco
ALFREDO MENDIOLA
antonia
lourdes aquino
Enrique González Matas
marlyn ruiz
La chica del dragón tatuado
daniel desantodomingo
Deborah Gomez Archetti
Olga
Exu
Michelle
Esther Cohen
José Gregorio Cova Cordero
giovanna robinson rangel
Maximiliano Rodriguez Vecino
IIrma Esther Pavon
Giovanni Hernando Rodiguez Laverde
Gustavo Adolfo Vaca Narvaja
Paga Nini
Miriam Argintxona
YSA SOTO
Les Liébana
john jairo toro gonzalez
Amputando sueños
Luis Antonio Aranda Gallegos
David Moreno Fliess
Ana Belen Codd
jainer genes guzman
ayinray c.p
Singer
BRISA_
Betsabe
Marcelo Sosa Guridi
Juan Carlos Calderón Pasco
Alan Estefan
AMADOR
Enrique Dintrans A:
Gustavo Adolfo Baracaldo Valero
amelia
mariela ramia
Turmalina
Amberian
MARINO SANTANA ROSARIO
carolis
Alexandra_sol
Caranndor
Santiago Herrera
Durazno sangrando
Héctor Restrepo Martínez
Johel Delacroix
Rolando Perez
Oscar Franco
Marìa Vallejo D.-
luis josé
José Luis Marrero
Francisco Perez
alma
Hoz Leudnadez
Jesus Eduardo Lopez Ortega
Luis Alcides Aguilar
Dayana
Ya me fui (That's all, folks!)
Mastromoro
Daniel Florentino López
María José Schiavi
Oscar David Gomez Del Valle
miguel cabeza
XX
Eli
Ligia
María de la Paz Reyes de Langella
Darth Klauss Demon
Jorge Dossi
Edgar Omar Neyra
María Ester Rinaldi
Carol Love
pablo Laudín
Serena-SilviaMonica Alfano
nydia
Guillermo Capece
inocencio rex
 
Eduardo Fabio Asis

Información de Contacto

Argentina
-
-

Amigos

Las conexiones de Eduardo Fabio Asis

  victor benitez
  MMicaela
  Siemprelvira
  oscarruano
  alhejax
  Daih
  María del ...
  Lorena Rioseco Palacios
  Luz Margarita Cadavid Ric
  jesus.bardon.11
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 12 Próx. > Fin >>