• José Orero De Julián
diesel
Soy muy joven. Español casado con española. Tengo 2 hijas, 2 nietos y 1 nieta. Mi vocación es la Literatura. Mi profesión es el Periodismo. Soy lo que pienso, lo que siento, lo que sueño... lo que escribo, lo que anhelo, lo que deseo... soy un hombre de la única patria de todos los seres humanos que es un pequeño rincón llamado Universo... y en ese pequeño rincón tengo a mis propias estrellas literarias... para compartirlas con cualquiera de mis amigos y amigas compatriotas de este pequeño rincón ubicado más allá de todas las galaxias y en donde todas la almas son iguales de ternura. Cuando ya el amor haya desaparecido por Decreto Ley de los políticos de la Tierra... yo seguiré amando siempre... siempre... siempre... con ternura... ternura... ternura... aunque tenga que exiliarme a cualquier otro universo donde se pueda seguir siendo amante de las utopías...
-
  • País: España
 
Ordenar por:  Recientes | Más Comentados | Más Leídos
Somos pequeños días prendidos en una especie de esperanza sideral, pequeños días embarcados en el viaje milenario de muchos ocultos sueños, pequeños días compuestos de horas enhebradas en el telar de los propósitos, pequeños días envueltos en emociones y palabras, pequeños días de hambre y sed de sentimiento, pequeños días... sólo pequeños días de ilusión en esta época, en esta generación, en este tiempo en que tan necesitados estamos de una mayor concurrencia hacia la esperanza. La esperanza de que todos los humanos nos consideremos un continuo fluir de las pasiones hacia la estética del bienestar. Reflexiones para el alma en estas horas en que tenemos, como inmediata necesidad, hacernos verdaderamente tiempo de pequeños días inmersos en la continua evolución de lo humano. 24 pequeñas horas de salvación o naufragio, de victoria o derrota, de llanto o de alegría, de tristeza o felicidad... de quedarnos quietos o llegar muy lejos... 24 pequeñas horas para el continuo o discontinuo amor o para el desamor continuo o discontinuo. El poeta Cummings decía: "No ser nadie más sino tú mismo, en un mundo que está haciendo lo posible, día y noche, para hacer que tú seas alguien distinto, significa luchar la más dura batalla que cualquier ser humano puede enfrentar, y nunca dejar de luchar". Jane Wagner confesó que "Toda mi vida he querido ser alguien, pero ahora veo que debía haber sido más específica". Y Luciano de Crescenzo escribió: "Cada uno de nosotros somos ángeles con una sola ala, y sólo podemos volar cuando nos abrazamos a otro". Dentro de veinte años estarás más desengañado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste. Así que suelta las cuerdas de tus velas. Navega lejos del puerto seguro. Atrapa los vientos favorables en tu velamen. Explora. Sueña. Descubre. Haberse empeñado, haber hecho un esfuerzo, haber sido fiel a ciertos detalles... por sí solo vale la pena la lucha. Decía sir Wilson Osler que "estamos aquí para añadirle a la vida lo que podamos, no para obtener de ella lo que podamos". Y William Arthur Ward señaló "Somos más que lo que hacemos... mucho más que nuestros logros... mucho más aún que lo que poseemos". Henry Van Dike dijo que "el tiempo es muy lento para aquellos que esperan, muy veloz para aquellos que temen, muy largo para aquellos que sufren, muy corto para aquellos que se alegran pero para quienes aman, el tiempo es eternidad".La seguridad es una superstición. Evitar el peligro no es más seguro que exponernos a él con tal de que la vida sea una verdadera aventura y, como dijo Goethe, "cada día deberíamos ser más estimados por el valor de cada día". Al final, lo que cuenta no son los años en tu vida, sino la vida que hay en tus años. Somos pequeños días de triunfo o de fracaso. 24 pequeñas horas que se van acumulando en esa pequeña historia en que nos vamos convirtiendo tú, yo, él y ella, todos nosotros y nosotras que estamos escribiendo el inmenso volumen de la Historia de la Humanidad. Publicado por Diesel en 00:09
- Recógele...- ¿A quién?.- Allá adelante, al fondo,  veo a un anciano caminando con una mochila. - ¿Pero si no le conoemos?.- No es necesario conocerle. Yo veo a un anciano cansado. Si sólo ayudásemos a los conocidos seríamos unos hipócritas interesados. La ayuda desinteresada es la verdadera ayuda y lo demás es un egoísmo disfrazado de caridad. - No sé... no sé...La mujer que viajaba de copilota en el utilitario insistió.- Si no lo quieres hacer por ti, hazlo por mí y por las niñas.- ¡Recógele, papá! -intervino la niña de los siete años, que iba sentada, en la parte de atrás, junto a la abuela. - ¡Así podemos hablar con él! -intervino ahora la niña de los tres años que iba, jugando con su monito de peluche, al otro lado de la abuela. Cuando el automóvil utilitario, de color gris plateado, frenó a la altura del joven licenciado éste ya se encontraba en estado de agotamienTo y sucio de polvo de la mina. - ¿Necesita una ayuda?. ¿Cómo se llama usted? -le dijo la mujer, dándose cuenta de que era joven y, además, mucho más joven de lo que ella había creÍdo. - Sí -musitó él- pero sin nombre estamos cuando por la vida andamos.Entonces el señor que conducía el utilitario, atusándose el grueso bigote, pudo descubrir el enorme cansancio de aquel hombre joven y se sintió avergonzado,.- ¡Acomódate lo mejor que puedas! -siguió la mujer. La niña de los siete años se apresuró a abrirle la puerta. - Tú ven conmigo -y la abuela, tras dcirlo, tomó a la niña de los tres años y la sentó sobre sus piernas. -y tú córrete hacia acá, en el centro, para dejarle un sitio.Como todas las abuelas de este mundo, le gustaba organizar la parcela de jurisdicción que le correspondía. El joven licenciado se introdujo en la parte de atrás del utilitario, se sentó junto a la niña de los siete años, colocando la mochila entre sus pies, y el automóvil utilitario, de color gris plateado, reinició la marcha. - Vamos a la playa porque calienta el sol -le comentó la mujer. El conductor del grueso bigote seguía avergonzado y decidido a no decir nada durante el trayecto. Había recibido una pequeña lección par parte de su esposa. - Muy bien, yo también iré para la playa. En realidad es el mejor sitio donde puedo ir ahora. - ¿Es que no llevabas ningún destino concreto? -le dijo la esposa del conductor. - Sólo quiero llegar a la costa... pero el lugar me da lo mismo. - ¿Te gusta el mar?.- Quiero conocerlo...- ¿No has visto nunca el mar?. - Sí. Muchas veces. Pero no lo conozco...- Lo que quieres decir es que buscas enrolarte en algún barco... ¿no es verdad?.- No había pensado en eso, pero sí... es una perfecta manera de conocerlo. Me ha dado usted una gran idea. -¿Eres el hombre del saco? -intervino, espontánea e ingenuamente, la niña de los tres años. - No... no soy el hombre del saco. El hombre del saco ya no existe porque hace muchísimo tiempo que se murió. - ¿Enotnces por qué vas tan sucio?.- Porque vengo de jugar mucho. ¿A que tú te ensucias mucho cuando juegas mucho?.La niña de los tres años cambió de conversacion para salir del apuro. - ¿Quieres jugar con Pipo?.- ¿Quién es Pipo?.- ¡Es éste! - y sacó al monito de peluche que escondía detrás de ella. - ¡Está muy triste Pipo!,.- Porque no tiene ninguna amiga... no le quiere ninguna porque dicen que es muy feo. - ¿Tú crees que es muy feo?.- ¡Es muy guapo!. - ¿Y tú quieres, de verdad, que tenga una amiga?.- Sí... porque si sigue así se va a morir de tristeza. ¿Tienes tú alguna Pipa para él?.El joven licenciado no pudo contener su risa. - Yo tengo una pipa pero no vale para tu monito. - ¿Por qué no?.- Porque no tiene corazón ya que es de madera. - Pero Pinocho también era de madera...- Pero recuerda que Dios le regaló un corazón. - ¡Ah, ya entiendo!. Por eso tu pipa no sabe amar de verdad.- Cierto... como le ocurre a muchas personas. El conductor del grueso bigote no se atrevió a decir nada aunque supo que el joven licenciado había adivinado su malestar. - ¿Tú quieres que Pipo tenga una compañera? -volvió a preguntarle el joven licenciado a la niña de los tres años. - ¡Sí!. - ¿Sabes lo que tienes que hacer para conseguirlo?.- ¡No!. - Cierra tus ojitos y pídelo...La niña de los tres años cerró sus ojos y los abrió rapidísimamente.- ¡Así Dios no te lo va a dar! -intervino la niña de los siete años. - ¿Tú crees que Dios no se lo va a dar?.- ¡Lo ha hecho muy deprisa y eso no vale!. - Para pedir algo a Dios sólo es necesario sentirlo con el corazón. Dios escucha y a Él no le improta el tiempo que tengas los ojos cerrrados -el joven licenciado hablaba del Dios en el cual confiaban aquellas dos niñas; porque se daba cuenta de que para hablar con la infancia era necesario participar de la fe de la infancia. - ¿A Dios le da tiempo de concoer lo que le ha pedido tan deprisa mi hermanita?. - A Dios le da tiempo de concoer lo que se le pide; porque Dios sabe hasta lo que pensamos y sabe todo lo que sentimos. Y si eso es capaz de hacer... ¿cómo no va a saber lo que le pedimos?. - ¿Por qué estás tan triste?.- Las personas que nos hacemos mayores nos equivocamos en muchas cosas. Por eso tardamos más en encontrar lo que pedimos. cometemos muchos errores y yo he concoido a muchas gentes que tienen esos errores. Por eso estoy triste. - ¿No estás triste por tí?.- No. Estoy triste por los demás...- ¿Quieres que te cuente un cuento para que no estés tan triste?-El joven licenciado volvió a reír. -¡Déjale ya!. ¡No le molestes tanto!- protestó la abuela.- Todo lo contrario, abuela, todo lo contrario. ¡Estoy deseando que alguien me cuente un cuento!.Y luego se dirigió, otra vez, a la niña de los siete años de edad.- Pero luego tú me dejas que os cuente otro cuento a ti y a tu hermanita pequeña... ¿vale?.- Vale. La niña de los siete años comenzó a pensar. - ¿Qué te sucede?.- Es que tengo que buscar un cuento muy bonito para que dejes de estar triste. El joven licenciado hacía esfuerzos para no reír ahora porque sabía que un niño 0 una niña, cuando quiere que se le escuche, se ofende mucho si se ríen los demás. Así que era necesario aguantar la risa y escuchar, en serio, a aquella niña. - ¿Empiezo por "había una vez" o por "en un país muy lejano"?.El joven licenciado seguía aguantándose la risa. - Empieza de la manera más bonita que se te ocurra. - ¡Pues verás!. Diesel era un niño muy pequeñito y muy travieso que nunca estaba cuando su mamá le necesitaba.- Sé que está vivo... ¿pero dónde?. ¿En qué jaleo se habrá metido que hace ya cinco años que no sabemos nada de él? -hablaba, en voz baja, la madre del joven licenciado mientrass lavaba los utensilios de comer. - O estaba jugando al balón, o se había ido a pasear por las afueras de la ciudad o estaba metido debajo de la cama... -seguía la niña de los siete años, mientras su hermanita, con los ojos bien abiertos, se llevaba la mano a la boca todo sorprendida y la abuelita no paraba de sonreír. Por delante de ellos, la madre de las niñas escuchaba con suma atenciòn mientras su esposo, el del grueso bigote, se esforzaba por no confundir el camino. - ¿Qué estará haciendo? -seguía pensando, mientras lavaba, la madre del joven licenciado. - ¿Y sabes que hacía Diesel debajo de la cama?. Se ponía a soñar en que un día, de mayor, se iría a un bosque encantado y descubriría a una princesa; porque él sabía que en todos los bosques encantados.. ¡en toditos!... hay siempre una princesa que pasea por la orilla de un lago. La hermanita de los tres años de edad atendía, según avanzaba el cuento, con más y mayor atención. Y ya no se taaba la boca sino que tenìa unas enormes ganas de preguntar... y preguntó. - ¿Las princesas también están encantadas?.- ¡No, boba!. ¡Las princesas son de verdad!. - ¿Con quién estará? -terminó la madre del joven licenciado de lavar los utensilios de comer mientras seguía pensando en él.-¡Pues para no aburrirte demasiado!... ¿sabes qué pasó un día?. El joven licenciado ya casi no podía evitar el empezar a reír. - ¿Qué pasó?.- Pues que Diesel ya no apareció nunca más porque se había ido a un bosque encantado y se había casado con una princesa. - ¿Y qué hace ahora? -preguntó el joven licenciado poniendo una cara como de estar sumamente interesado.- ¡Juega al fútbol con los criados del castillo!. - ¡Jajaja! -él ya no pudo aguantarse más y soltó la carcajada.- ¡Pues vaya cuento! -protestó la niña de los tres años que no entendía nada de eso del amor. Y se echó a dormir sobre el regazo de su abuelita.- Ahora me toca a mí contarte el mío.- ¿Cómo se llama?.- ¡Cocoluto El Magnífioc!.- ¡Alaaaaaaaá!  -se maravilló la niña de los  siete años.- En el país de Jululandia reinaba un emperador llamado Cocoluto que, debido a sus grandes conquistas con las que había conseguido levantar un Imperio fabuloso, era conocido por todos como El Magnífico. Un día Cocoluto El Magnífico, que regresaba a su fabuloso palacio con su gran ejército y una enorme cantidad de esclavos, pasó junto a la ribera de un lago y descubrió a un humilde hombrecillo el cual no se habia levantado para hacerle reverencias. Mandó parar a todo su cortejo y, furioso e iracundo, se acercó al hombre que descansaba, tomando el sol, recostado en el tronco de un árbol: "¿Por qué no te has arrodillado ante mí, Cocoluto El Magnífico, dueño y señor de todo lo que te rodea?". El humilde hombrecillo, sin levantarse, le contestó: "Prefiero contemplar el caminar de éstas hormigas que el desfile de tu innumerable ejército". Cocoluto El Magnífico se enfureció aún más: "¡¡Si no me dices, ahora mismo, algo que me haga pensar, te convierto de inmediato en uno más de mis esclavos!!". El hombrecillo respondió: "Puedes esclavizar mi cuerpo pero nunca lo podrás hacer con mi espíritu. Ante ti se arrodillan todos los hombres y mujeres del reino pero te hablan con miedo y te odian porque son tus enemigos y, sin embargo, ante mí no se arrodilla nadie pero me hablan con confianza y me aman de verdad porque son mis amigos". Cocoluto El Magnífico se quedó pensativo.: "Me voy al palacio pero volveré dentro de una semana y entonces sabrás si me has hecho pensar o no". A la semana siguiente el humilde hombrecillo vio a Cocoluto El Magnífico que ahora venía sin ejército, sin esclavos y sin sus vestiduras de gala. Cocoluto El Magnífico se acercó ante él: "Llevabas toda la razón. Hasta mi esposa y mis hijos me odiaban; así que le he dejado mi gobierno al primogénito de todos ellos y he abandonado la Corte para siempre. ¿Me dejas vivir a tu lado?". "Yo me llamo Másfeliz" -le contestó el humilde hombrecillo- "y desde ahora te digo que, si quieres, puedes vivir a mi lado todo el tiempo que desees". ¿Y sabes que hizo Cccoluto El Mafgnífico?.Pero la niña de los siete años estaba cansada y se durmió en esos momentos. El joven licenciado puso su cálida mano izquierda sobre la cabeza de la niña para bendecirla por su ingenuidad infantil. - ¿Qué hizo? -preguntó, muy interesada, la abuela mientras las dos niñas ya dormían profundamente.- ¡Que vivió muchísimos años con Másfeliz y fue más feliz que nunca podría haberse imaginado!. Este es un cuento que me narró mi abuelita, mucho antes de morir, cuando yo tenía la misma edad que esta niña -y señaló a la de los siete años tras apartar su mano izquierda de la cabeza de ella.- Su abuelita era muy inteligente. - Más o menos como todas las abuelitas.- Gracias. - Muy buen cuento -intervino la madre de las dos niñas. - ¡Uy que susto, abuelita! -se despertó de repente la niña de los tres años. - ¿Qué te pasa, cariño? -contestó ésta mientras la acariciaba el rostro. - ¡Crei que Pipo se había ido!. - No. Pipo está aquí, con todos nosotros. Y la niña volvió a cerrar sus ojitos mientras abrazaba, fuertemente y contra su pecho, al monito de peluche.- ¡Son las dos joyas más maravillosas que poseo! -volvió a intervenir la madre.- ¡En verdad que son dos tesoros! -aumentó la abuela- ¿verdad que son muy lindas?.- Son hermosas porque son felices -respondió el joven licenciado,Ahora el esposo del grueso bigote fue el que, por fin, intervino. - ¡Me alegro de haber detenido el automóvil y haberte reocgido!. Lo hice por mi mujer y mis hijas, pero ahora he comprendido que un acto de amor se debe hacer sólo por amor!. Quiero aclararte que mi esposa y yo estábamos pensando en divorciarnos pero tú, a pesar de lo joven que eres, me has abierto los ojos. ¡No cometeré estupidez!. El conductor del automóvil de color gris plateado y su bella esposa se envolvieron en un beso en la boca. - ¡Nunca me separaré de ti, princesa!. ¡Jamás! -le dijo, arrepentido, él.- ¡Yo tampoco de ti, mi amor! -dijo ella.Y de esta manera comenzaron a entrar al pueblo costero. - ¿Podríamos parar un momento? -solicitó el joven licenciado.- Desde luego que sí. Eso está hecho -contestó el padre de las dos niñas mientras aparcaba en un lugar apropiado y dentro de un lugar permitido. Junto a la acera de un pequeño bulevar. - Son sólo unos minutos nada más.- ¡Tómate el tiempo que quieras! -le dijo el del grueso bigote.El joven licenciado salió del automóvil.- ¿Te vas ya? -se entristeció la niña de los siete años.- No. Ahora mismo vuelvo. Y se encaminò hacia la tienda cruzando a la acera de enfrente. - ¡Quisiera comprar un bañador para mí y unos regalos muy especiales para dos personitas muy especiales. - Elija lo que quiera -le señaló la dependienta.Pocos mintuos después  salió de la tienda y volvió hacia donde estaba el automóvil debidamente aparcado y sin saltarse, para nada, las leyes de circulación.Entró, de nuevo, en la parte trasera del automóvil- ¡Mira! -le enseñó una monita de peluche a la niña de los tres años- ¡Pipo ya ha encontrado una compañera!. ¡Es su Pipa!.-¡¡Qué bvien!!. ¡Pipo ya puede jugar con alguien y dejará de estar triste para siempre!.-¡Era verdad que Dios la había escuchado! -intervino la niña de los siete años. - ¿Tú no quieres nada?. - Yo no me he dado cuenta y no le he pedido nada a Dios...- No importa. Dios escucha también los deseos que no se le piden cuando somos muy distraídos pero somos buenas personas. ¡Toma!. ¡Desenvuelve este paquete!.- ¿Qué es?.- Espera. ¿Te gustan los deportes?.- Mucho. Y además soy la mejor futbolista del equipo femenino de mi escuela.- Entonces ábrelo sin miedo.Ella lo abrió con el entusiasmo sano y noble de la infancia. - ¡¡Un cuento!!. ¿Cómo supiste que me encanta leer?.- Me lo dijo Dios -y el joven licenciado sonrió. El cuento se titulaba "El futbolista feliz".- Ahora me tengo que ir ya. - ¿No quieres quedarte a vivir con nosotos? -le dijo la niña de los siete años.El joven licenciado volviço a sonreír ante aquella espontaneidad tan noble e ingenuamente infantil.- No puedo. Yo también tengo una casita. - ¡Nunca te olvidaré! -dijo la niña de los tres alños cuando él ya había salido del cohe con su mochila al hombro y el paquete con su bañador en la mano derecha-  ¡porque gracias a ti Pipo ya nunca estará triste!.- Yo tampoco te olvidaré porque gracias a ti hemos recompuesto nuestro matrimonio sin caer en la desesperación absurda del divorcio! -le dijo la mujer del conductor del grueso bigote. Éste le dio la mano.- ¡Simplemente gracias!. Con eso te lo digo todo. - ¡Adiós, amiguito del alma!- le despidió la niña de los siete años.- Dios siempre te acompañará -intervino la abuelita. Y él se dirigió hacia la playa. Estaban ante el televisor. - ¿Será feliz nuestro hijo? -le preguntaba la madre del joven licenciado al padre. - ¿Pero estás segura de que vive?.- Vive. Yo sé que vive. Lo que no sé es si es feliz o no es feliz. - A pesar de todo, él siempre ha sabido serlo bajo toda clase de cirunstanciaa a favor o circunstancias en contra. Tiene la capacidas espiritual de un joven sano. Él siemrpe ha sabido ser joven y hombre a la vez y ha sabido serlo con total intensidad salvando toda clase de tentaciones. Si vive estoy seguro de que seguirá siendo ambas cosas sin ninguna meta final. Es de esa clase de hombres, entre jóvenes y niños, que creen en la Eternidad y la saben vivir. Yo sé que sabe captar las emociones más nobles y son esas las que les dan la libertad y hacen felices a los seres humanos. - No puedo olvidar sus sonrisas de niño travieso... -gimió la madre. - Yo tampoco puedo olvidar su libertad y su capacidad de ser un verdadero hombre -y el padre del joven licenciado abrazó a su esposa
En este juego del ser o no ser, la vida es el bote pronto de la existencia.
Manolón, campesino de Castilla-León interviene en el maratón popular de Madrid. Le han regalado el número 1 porque es el gran favorito. Corren 1.000 atletas-----------------------------------------------------------------------------------1) HAN SIDO 3.- El Real Madrid, tras seis campañas consecutivos cayendo en octavos, tumbó por fin a su bestia negra con claridad y está en la élite europea. Han sido 3 pero podrían haber sido 4. La palabra TRES, deriva de la Lengua Latina "TRINUM" o "TIU­BIUM", y es el primer número IMPAR, puesto que se, compone por la reunión de TRES UNIDADES; o de otro modo, del UNO y el DOS; que vienen siendo la UNIDAD y el primer Número PAR. Históricamente sabemos que entre los antiguos pobladores, el TRES era el más Sagrado de los NUMEROS; aun cuando es una figura Aritmé­tica, a la que se le han atribuido algunas virtudes MISTICAS, al asegurar que es la base de los Signos de la PERFECION, y por eso vemos que en la Filosofía de PLATON se. le consideraba, como la Imagen del SER SU­PREMO en sus TRES personalidades: la Material, la ESPIRITUAL, y  a Intelectual que es lo que tácitamente, determina a la UNIDAD HOMBRE, por cuya razón, tal vez ARISTOTELES llegó al convencimiento de que el TRES contiene en sí; al PRINCIPIO, al MEDIO y al FIN, lo que también viene a indicamos, que es el Símbolo de la Perfecta ARMONIA, del factor de CONSERVACION y del PROGRESO natural, entre todos los SERES y las COSAS. En la Mitología Griega y Romana, al número TRES se le ha conside­rado como el principal atributo de los sucesos LEGENDARIOS, como por ejemplo: se dice que el RAYO de Jove era TRIDENTE; que el ASTRO Rey tenia tres nombres, SOL, APOLO y LIBER y que, igualmente al PLANETA nocturno, se le designaba de TRES maneras: LUNA, DIANA y HECATE; que también había TRES Furias y se conocían TRES Parcas, que influían en el ánimo de los hombres. De la misma manera entre los DRUIDAS, se le consideraba al Número TRES, como de gran influjo dentro de sus prácticas Sagradas, y más tarde los Mithras, suponían que el Empíreo se sostenía por medio de TRES inteligencias: ORMUZD, MITHRA y MITHRAS y así sucesivamente a la Cifra TRES, se le ha venido dando o atribuyendo un carácter universal­mente MISTICO a través de las Edades. Sabemos que en la Masonería también el TERNARIO es el más usual de los Símbolos, si tomamos en consideración que desde la época de los Romanos, los Artífices establecieron el axioma que dice: "TRINUM FA­CIUNT COLLEGIUM", que traducido al Castellano indica que TRES, HACEN UN COLEGIO; palabras que más tarde vinieron a constituir, la Base Fundamental en que la Masonería se apoya, para establecer que TRES Maestros forman un LOGIA; que CINCO, TRES Y DOS, la Gobiernan y que SIETE, TRES y CUATRO la hacen Justa y Perfecta. Por lo que se refiere a la Aritmética, en sus combinaciones y resul­tados numéricos, para establecer la PERFECCION en los cálculos y ope­raciones respecto a este Signo, lo demuestra por medio de las siguientes Multiplicaciones: TRES por TRES es igual a NUEVE; NUEVE por TRES igual a VEINTISETE; VEINTISIETE por TRES igual OCHENTA Y UNO; y Sumado el OCHO y el UNO, es igual a NUEVE; número que Dividido entre TRES, es igual a TRES, o sea la CANTIDAD inicial y base de la OPERACION; y así sucesivamente existen una serie de combinaciones por las que JAMAS se pierde el VALOR del referido Número TRES. Sin embargo, es bien conocida la Gran Influencia que desde los más remotos tiempos, en todas las Razas y entre la totalidad de los Pueblos Civilizados, Semicivilizados e Ignorantes, ha ejercido la teoría de los Nú­meros y sobre todo, en el ánimo de los hombres que poseen determinada INCLINACION un tanto instintiva hacia la perniciosa SUPERSTICION; y quienes de una manera convincente les atribuyen ciertas propiedades MISTERIOSAS y de marcada afición, dentro de los sucesos o eventos de la VIDA REAL, cuyas características Simbólicas, son sus manifestaciones de BUENO o MAL augurio; apoyándose en esos MITOS, los Supersticiosos tratan o tienden a demostrar, determinados hechos INVEROSIMILES, que la inmensa mayoría de las veces son únicamente; OBRA de la CASUALIDAD, o de una MERA COINCIDENCIA; por esa razón, a los números en general, los encontramos consagrados sólo como factores de INFLUENCIA manifiesta, y de ACCION decisiva en las Ciencias, en la Naturaleza, en las Religiones, en la Masonería Simbólica y Filosófica y aun dentro de los Usos y Costumbres Humanas2) 26 AÑOS.- El alemán Martin Kaymer, de 26 años, mantiene por segunda semana seguida el número uno en la clasificación mundial de golf, por delante de los ingleses Lee Westwood y Luke Donad. El 26 es un número contradictorio, por un lado debe de huir de las asociaciones, todos los problemas en la vida le vendrán cuando se asocie con otros o cuando haga caso de consejos, que aunque sean bien intencionados no deben ser seguidos. Debe seguir su propio instinto, e incluso a pesar de este examinar muy bien los pasos a dar. Por otro lado debe ser generoso con los demás, aunque nunca descuidar su propia seguridad financiera.3) ROSSI HABLA DE HAYDEN SOBRE EL 8.- El nueve veces campeón del mundo también ha querido hablar de su relación con su nuevo compañero de equipo en la escudería italiana. "Hayden es fuerte, merece un 8. Es rápido y va a ser mi primer oponente. ¿La pared? Con Hayden no estará, mientras que con Lorenzo no quería enseñar todos mis trucos. El número 8 ASUMIRÁ EL PODER, para lo cual habrá logrado el control y responsabilidad en el campo elegido. Obtendrá reconocimiento y recompensas financieras y conseguirá expansión y desarrollo en el mundo de los negocios. Bajo el 8, el karma es el rey, y los iones cosecharán lo que hayan sembrado. El poder constituye la cualidad asociada con el 8. El ardor, el celo, la resolución y la capacidad de ver las cosas en términos amplios le inspiran ambición, añadiéndose a esto las cualidades requeridas para conquistar objetivos materiales. El 8 posee el vigor preciso para superar todos los obstáculos y termina por triunfar gracias a su capacidad y su perseverancia. Puede llegar muy alto basandose en las ideas y los planes que se han ido formulando gradualmente durante los siete ciclos anteriores. Con sus normas justas y éticas, sus capacidades de buen juicio y organización, logrará el reconocimiento, el poder y recompensas financieras.4) EL 29 DE EL ITXACO.-El Itxaco vuelve a reinar en la Copadom. Las navarras pasaron por encima del Elda Prestigio en la final de la Copa de la Reina, revalidando el título logrado la temporada pasada (29-21). Un parcial de 0-5 tras el descanso pudo cambiarlo todo pero Silvia Navarro puso las cosas en su sitio. El 29 oo es un número afortunado, constantemente la persona ve su vida llena de desilusiones y engaños, sobre todo por el sexo opuesto. A pesar de todo la única forma de transmutar este significado negativo será el buscar de corazón la confianza absoluta en la bondad humana y potenciar el optimismo, lo que hará que todo lo perdido vuelva multiplicado.5) EL 12 DE MARZO.- El púgil puertorriqueño Miguel Cotto cumplió su promesa y después de 12 intensos episodios superó a su rival, el nicaragüense Rocardo Mayorga, por nocáut técnico para retener la corona del peso superwelter, versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB).El 12 es un número sagrado y sirve para medir los cuerpos celestes (ya desde los caldeos son 12 los signos del zodíaco), así como los meses del año; 12 eran los discípulos de Jesucristo; 12 los frutos del Espíritu Santo; 12 las tribus de Israel; 12 los hijos de Jacob; 12 las veces que Jesucristo apareció después de su muerte. Este número pasivo es considerado el sinónimo de la perfección. Doce veces 30 grados forman los 360 grados de la circunferencia. Los caldeos, los etruscos y los romanos dividían en 12 grupos a sus dioses. El dios Odín de Escandinavia tenía 12 nombres, del mismo modo que los rabinos sostenían en épocas remotas que el nombre de Dios se componía de 12 letras. A la duodécima hora Adán fue expulsado del paraíso. Doce son las piedras preciosas de la corona de Inglaterra, 12 las puertas de la ciudad de Jerusalén y 12 los ángeles que la guardarán, según el Apocalipsis. Según la misma fuente, en la nueva Jerusalén vivirán 12.000 hombres escogidos. En los arcanos mayores del Tarot representa el sacrificio. En sus 12 primeros números se encuentra la clave del total de láminas que lo componen. En Atenas se adoptó el sistema duodecimal y Platón admitía 12 dioses en su república. También había 12 dioses en los primitivos pueblos japoneses.6) EL 4 PARA UN SUIZO.- Didier Cuche ganó la Copa del Mundo de descenso al acabar cuarto en Lenzerheide. El suizo Didier Cuche se adjudicó la Copa del Mundo de descenso al acabar cuarto en la prueba de las finales de esa competición que se disputó ante su público en Lenzerheide y que ganó el francés Adrien Theaux. El nñumero 4 significa fuerte sentido del orden y los valores. Es el signo de lo práctico, la lealtad, la rigidez y la represión. También es símbolo de la creación, de la lucha contra los límites, de la mentalidad científica, la atención al detalle, capaz de alcanzar logros importantes y con ingenio para la organización. Finas habilidades administrativas. Aquellos llamados a tener y dentro del respeto a la ley el orden y la justicia en general. Su actuación en la legalidad les proporciona autoridad personal, el cumplimiento de sus obligaciones y el logro de éxitos y puestos de responsabilidad en las más altas esferas de la sociedad. En el lado negativo: falta de imaginación, atrapado por el detalle, testarudo y de opiniones fijas, discutidor, lento a la hora de actuar, demasiado serio y en ocasiones confuso. El 4 es compatible con el 4: pese a la igualdad de planteamientos, hay garantía de éxito en la relación. El 4 es compatible con el 9: es una alianza de inteligencias, de compatibilidad de pensamiento.7)MARCUS MARCÓ 30.- NBA. Rudy echa un cable a Gasol en Portlandmién. Marcus Aldridge anotó 30 puntos y Brandon Roy 21 saliendo desde el banquillo incluyendo una suspensión a menos de un minuto del final para dar la importantísima victoria a Portland (104-101) sobre Dallas Mavericks. En Astrología, el círculo con la configuración del cielo y los planetas consta de 360º numerados, divididos en 12 signos (le 30º cada una. El año egipcio tenía 365 días divididos en 12 meses de 30 días cada uno al que se le agregaban otros 5 (epagómenos) para hacer el cómputo total. Para los Árabes este número equivalía a Lam, que en hebreo es Lamed y en griego Lambda, correspondiente a nuestra L. Dentro del cristianismo es un número importante pues San Juan Bautista tenía 30 años cuando se lanzó a predicar en el desierto, Jesús comenzó a los 30 años su vida pública y fue vendido por Judas a cambio de 30 monedas. El griego Hesíodo afirmaba que el 30 era el mejor día para evaluar el trabajo de los esclavos y repartir las raciones (del mismo modo que en la actualidad es generalmente el día de cobro de honorarios). En la Edad Media, se consideraba un día malo y peligroso; posiblemente obedezca a que era el día señalado por los usureros para cobrar sus intereses. Parece confirmarlo una aseveración del célebre astrónomo y astrólogo italiano Piero di Cascia quien sostiene que el día 30 no deben consultarse los astros pues inexorablemente señalarán graves problemas económicos a quien solicite la consulta.8)24 PETANCA.- Carthago Ocio continua líder una semana más, después de repartirse los puntos con San Ginés, idéntico resultado que en el enfrentamiento entre Frutas Santi y la AA.VV. Los Dolores. Los cuatro encuentros restantes, que conformaban la Jornada dieciesis de la 24 Liga de Petanca, registraron victorias para Carmelo Margarita, Restaurante Manolo, Alameda Tapas y Construcciones M.G.M. El Jaffar, antiquísimo sistema de computación árabe, divide el día en 24 periodos para realizar sus cálculos. Responde de este modo a una tradición que permanece actualmente, según la cual el día se halla dividido en 24 horas. Simboliza la perfección total, por cuanto es 2 veces 12 (la perfección) con su contenido de equidad y justicia (para los pitagóricos el 6 simboliza la justicia y 24 se descompone en 2 + 4 = 6).------------------------------------------------------------------------------------Manolón ha entrado en el puesto número 1.000. Desde entonces ha dejado de crer en la Numerología. Ha hecho bien. Ahora quiere abandonar el Atletismo y dedicarse a la cría de cabras. Yo tampoco creo, para nada, en la Numerologia.
- Entonces... ¿no hay un lugar para mí en su barco?.- Lo siento, joven... ¡está completa toda la tripulación!. - No importa... seguiré buscando...El apretón de manos fue sincero. Aún perduraba el calor de aquella mano en la del viejo capitán cuando el joven licenciado ya se aprestaba a sbrir la puerta del pub para ir en busca de otra oportunidad. - ¡Espera!. ¿Puedes venir un momento? -se apresuró a llamarle.- ¿Es a mí?.- ¡Sí, sí, a ti!. ¿Tienes tiempo de hablar conmigo?.El joven licenciado, con su inseparable mochila, acudió de nuevo a la mesa del viejo capitán.- ¡Siéntate un momento!. El joven licenciado se sentó en la silla que se encontraba frente a la del viejo capitán. - ¿Quieres tomar algo?- Una cerveza. - ¡Dos cervezas frescas! -ordenò a una bonita camarera. -¡Ahora mismo les atiendo! -respondió ella.- ¡Vamos a ver... quisiera que me explicaras algo!. Tú no posees ninguna apariencia física de ser marinero ni tienes trazas de haber estado nunca en un barco... por lo menos en altamar... ¿por qué deseas con tanta ansiedad formar parte de la tripulación de uno de ellos?.El joven licenciado se animó de nuevo mientras la bonita camarera les servía. - ¡Quiero conocer el mar!. - Pero tú vienes de la playa y supongo que has conocido muchas más. ¡Habrás visto numerosas veces al mar!. - Yo no quiero conocer al mar sino que quiero conocer a la mar.- Entonces... ¿te refieres acaso al alta mar?.- Sí. A ese lugar donde los marineros llaman al mar la mar en vez de el mar. Le voy a contar algo si usted desea escucharme.- Por escuchar no pierdo nada. - Hace tiempo leí que la mar es el único paisaje que no tiene memoria. Comprendí que lo que quería decir aquel escritor, de apellido Vicent, era que en el alta mar no existe ninguna referencia natural para tener memoria. Las costas no se ven, ni tampoco se ven los faros ni ninguna otra referencia visual salvo si exceptuamos a los aparatos que lleva el barco para dirigirse correctamente a donde quiera que el capitán desee. En lo referente a lo natural, el alta mar, la mar como le dicen entonces los marineros, no tiene memoria. Sus olas son precisamente la falta de ella. Sólo existe el horizonte y nada más. Ese horizonte que nunca acaba.- ¿Y eso qué tiene que ver con lo que tú estás buscando?. - Yo busco ese encuentro donde no tener memoria. - ¿Y eso es una experiencia fundamental para tu vida?.- Totalmente fundamental.- ¿Quieres perder la memoria?. ¡Jamás he oído a ningún ser humano buscar tal cosa!.- No es eso. No quiero perder la memoria sino olvidarla por un momento; porque lo que más deseo es hallar esa única referencia, exclusiva, donde poder encontrar mi verdadera significación como ser humano enamorado.- ¿Enamorado de la mar?. ¡Qué extraña locura!.- No. Enamorado de lo que hay más allá de la mar. - ¿Y de qué cosa te quieres enamorar?.- Nada de una cosa; quiero enamorar a una chavala.- Entonces... ¿quieres olvidar o no quieres olvidar?. ¡Estoy hecho un verdadero lío!. Me has alborotado tanto la cabeza que ya no sé qué pensar de ti. - Quiero olvidar sólo momentáneamente y no es un olvido de lo vivido sino un comenzar de la nada para lo por vivir. Necesito despojarme de todas mis referencias del pasado para hallar lo que busco. Es la única que me falta ya por encontrar y sé que es la que me va a conquistar definitivamente. - No te entiendo. ¿Quieres que te conquiste la mar o una chavala como la llamas tú?.- Quiero que me conquisten ambas cosas.- ¡Vaya jaleo tengo yo ahora en mi cabeza por haberme entretenido en escucharte!. O sea, a ver si me aclaro. Tú no es que quieras claudicar de las experiencias vitales ya vividas. - Exacto. Así es. Yo lo que quiero es encontrar la experiencia definitiva. - No lo entiendo del todo. Estoy totalmente sorprendido. Dame un respiro para poder pensar.El viejo capitán comenzó a pensar... hasta que por fin habló de nuevo después de beber un gran trago de cerveza para serenarse. - Tienes que saber que mis tripulantes no son así como eres tú. La mayoría, simplemente, vienen para conseguir ganarse el sustento y, aunque es verdad que algunos buscan algo más, son casos muy extraños que no se producen a menudo. Lo que desean esos marineros tan extraños es el olvido y suelen terminar todos por suicidarse.- Yo no busco ni el olvido ni el suicidio. Busco dar contenido completo a mis ocho sentidos.- ¿Ocho sentidos?. ¡Pero qué barbaridad estás diciendo!.- Mire... viejo capitán... yo no voy a explicárselo ahora; pero todos tenemos ocho sentidos en vez de cinco. - Dejemos eso de los sentidos aparte porque me vuelvo a liar de nuevo. - Relájese, viejo capitán, relájese y no se ponga nervioso.- Volviendo a eso de los olvidos y los no olvidos, es la primera vez, a lo largo de mi larga vida como capitán de un  barco, que he escuchado tal petición.-¿Me puedo marchar ya? -le reclamó el joven licenciado.- Espera. Dame otro respiro. Déjame pensar...El joven licenciado bebió un pequeño trago de su cerveza pero el viejo capitán ya se había consumido toda la suya.- ¿Quieres más cerveza?.- Yo no.- Esté bien pero yo sin cerveza no puedo pensar sobre lo que me propones. - Pues beba cuanto quiera pero dígame ya lo que desea decirme que tengo prisa.- ¡Bonita! -llamó el viejo capitán a la camarera- ¡Otra jarra de cerveza para este viejo hombre que va a terminar más loco que el holandés errante de tanto escuchar a este joven!.La bonita camarera le sirvió rápidamente lo que pedía mientras miraba, curiosa, al joven licenciado. Y le sonreía. - Yo no.Ella entendió el doble mensaje del joven licenciado y prefirió seguir trabajando olvidándose de él.- Lo he pensado mejor, joven. No vas a formar parte de mi tripulación en el sentido estricto de la palabra pero tengo una labor para ti y serás remunerado por ella.- No lo entiendo...- Es muy fácil. A lo largo de una dura travesía un capitán de barco, sobre todo si es tan viejo como yo, pasa una tremenda soledad. Por diversas razones nos sentimos, muchas veces, la mayoría del tiempo aseguraría yo, desconectados de todos los demás. Somos como solitarios que tienen el mando sobre un  grupo de hombres que no nos conocen de verdad y a los que tampoco nosotros los conocemos debidamente... ¿me entiendes ahora?.- Eso sí, pero no entiendo qué puedo yo significar en todo eso.- Es sencillo. Quiero que seas algo así como mi invitado de honor. Necesito que alguien sepa quién soy. Contigo puedo comunicarme con facilidad. ¿Aceptas?.- Aceptar es de personas agradecidas cuando el ofrecimiento es tan digno y sincero como el suyo. - Entonces...¡termina tu cerveza porque nos vamos!. El barco zarpa dentro de veinte minutos y tengo que decirte que vamos a hacer La Ruta del Bacalao.El camarote del viejo capitán era ya antiguo pero tenía ese sabor especial de poseer vida... esa vida que se percibe en los habitáculos pequeños pero cómodos. A pesar del tiempo y a pesar del polvo que aparecía por todas partes... ¡y cómo se notaba la falta de unas manos femeninas en aquel aposento!... rezumaba una atmósfera de placer sólo comparable con el gozo de bañarse de la misma manera que el joven licenciado había hecho horas antes en la playa. Se notaba que era el santuario de un solitario pero, a la vez, un refugio para gente necesitada de la paz. Estaban sentados. El viejo capitán apartó la bitácora de viaje y los demás instrumentos de navegación. Los colocó, momentáneamente, en el suelo y extrajo un manoseado y pringoso libro del cajón de la mesa. - ¡Este, para muchos, es el mejor libro que se ha escrito sobre nosotros!. Es de Joseph Conrad y se titula, como tú estás viendo, "El espejo del mar". No creas que relata las emocionantes aventuras de algún pirata o los dulces amores de un capitán con la marquesa de turno, ni tan siquiera habla de islas maravillosas con tesoros escondidos. Trata de algo que, para nosotros los viejos capitanes de barco, significa mucho más; porque, sencillamente, trata de nosotros tal como somos en la realidad.- Pues los libros de aventuras marineras son muy emocionantes. - Te voy a leer algo de este libro y comporbarás que es más maravilloso que cualquier aventura imaginada. Comprenderás la verdadera profundidad de la vida en la mar. Comenzó a abrir páginas que tenía señaladas con trozos de papel haciendo la labor de paginadores. - Yo voy leyendo y luego me das tu opinión sobre cada uno de estos fragmentos. Quiero saber si puedes comprenderlos... porque si es así habrás dado los primeros pasos en tu búsqueda de esa definición que tanto anhelas. Sólo consiste en que completes cada fragmento que leo con algo de tu espíritu. Pero no como si fuera un juego más o menos cultural o literario, sino como ejercicio de tu personalidad.- Lo intentaré. - Página 37: "Hay barcos buenos y barcos malos, barcos cómodos y barcos en los que, desde el primer día hasta el último día de la travesía, no hay descanso para el cuerpo ni para el alma ni un segundo. Y los barcos son lo que de ellos hacen los hombres; he aquí un aserto de sabiduría marinera y, sin duda alguna, en lo esencial es verdad". ¿Qué opinas?.- Lo bueno y lo malo siempre andan dentro de un mismo espacio y, al parecer es algo inseparable porque perduran más allá de nuestro esfuerzo por evitarlo. - No lo creas tan seguro. No es un axioma absoluto aunque así te lo hayan querido imponer. Para el común de los mortales puede que convivan al unísono, pero para los que hemos sido designados como capitanes no debe ser así. Un capitán es bueno en su totalidad o en su totalidad es malo. No existe el término medio para nosotros porque de nosotros dependen ellos. O los llevamos al puerto o los hacemos naufragar. Y eso, traspasado a todos los demás, también es así; porque hasta el más insignificante de los hombres se encuentra, en algún momento de la vida, con que tiene que ser capitán de alguna causa. Y ahí es donde ambas cosas no pueden estar juntas. Unos se hunden. Otros saben llegar. La maldad termina por perecer y la bondad termina por triunfar. Quienes desen quedarse con ambas cosas siempre serán como la nada en medio del océano de la vida. ¿Lo entiendes?.- Sí.- ¡Lo entenderás mejor cuando a ti te ocurra!. El joven licenciado lo asimiló. - Pñaginas 40 y 41: "A partir de entonces no había dejado de abrigar en secreto una acerba idea de mi radical temeridad. Pero en conjunto, y a menos que el apretón de manos de un  hombre al despedirse no signifique nada en absoluto, concluyo que al término de dos años y tres meses acabamos por caernos el uno al otro bastante bien. El vínculo que nos unía era el barco; y en eso se diferencia, a pesar de tener atributos femeninos y ser amado de un modo muy irracional, un barco de una mujer". Tengo que aclararte que la palabra barco, en inglés, es femenino y es uno de los poquísimos objetos dotados de género en la lengua inglesa. ¿Qué dices?.- Que el apretón de manos de un hombre siemrpe significa algo: o una hipocresía o una sinceridad; el sentimiento hacia un barco es como besar a una mujer.- Excepto cuando besar a una mujer se tome sólo como un compromiso para cumplir. Amar a un  barco debe ser irracional igual que debe ser besar a una mujer; pues si en ese acto empleamos la razón estamos dando un lugar a la duda interesada. Pero hay más, y he aquí la diferencia, cuando besamos, de verdad, de esa manera irracionalmente verdadera, a una mujer la estamos amando porque en ese caso estamos esperando siempre una salvación; pero cuando amamos a un barco no sólo estamos esperando una salvación sino que nos obligamos a cumplir con esa salvación. La mujer puede que nos ayude, el barco sólo espera que le ayudemos. ¿Has comprendido esta sutil diferencia?- Sí. - ¡La comprenderás mejor cuando estés bajo una tormenta!.El joven licenciado asimiló.- Página 46: "Al igual que los hombres de escrupuloso honor crean un elevado modelo de conciencia pública que se halla muy por encima del uniforme nivel de una proba comunidad, así los hombres dotados de esa pericia que llega a ser arte en virtud de su continuo esfuerzo elevan el uniforme nivel de la práctica correcta de todos los oficios de tierra y mar". ¿Qué respondes?.- Quen todo hombre, para ser llamado como tal, se debe esforzar hasta alcanzar el límite de su dignidad.- Aún más allá del límite que, cómodamente, nos suponemos. El límite de la dignidad no está escrito en los libros de conducta sino en el interior de nuestros actos. Un libro de conducta digna siempre estará escrito por alguien que se ha motivado hacia un interés llamado control de la personalidad. Nuestros actos son algo que deben superar ese control cuando buscamos ser modelos de conciencia pública. El capitán de un barco debe actuar de tal modo que la mar, y no los libros, le dignifiquen. Trasvasa eso a la tierra y podrás deducir que el acto de un hombre digno lo debe enjuiciar su oficio y no el código de conducta elaborado por quienes controlan ese oficio y que se llama Reglamento. Los capitanes de barco, como todos los demás capitanes de este mundo, actuamos muy por encima de un Reglamento, actuamos de acuerdo con un principio más elevado y que no se llama apariencia sino que debe estar regido por la sinceridad. ¿Cuántos Reglamentos son insinceros?. Todos. Superar esa insinceridad es la verdadera dignidad. ¿Lo has captado?. - Sí.- Pues más lo captarás cuando te enfrentes a los códigos. El joven licenciado asimiló.- Páginas 46 y 47: "El amor y el pesar van cogidos de la mano en este mundo de cambios más veloces que el desplazamiento de los límites reflejados en el espejo del mar". ¿Qué sientes?.- El amor y el pesar son las dos caras de una misma intensidad bifacial. El amor es la cara que se contempla. El pesar es la cara oscura que nadie ve. El amor es lo que se vive. El pesar es lo que se oculta. - Sólo que ambos, el amor y el pesar, son reflejos en un solo espejo. El mar nos refleja la realidad pero en el interior  de la mar está la realidad. Así ocurre con el amor visible y el pesar oculto: dos reflejos en el espejo de nuestra alma. Pero ¿qué hay en el interior del alma?. La realidad de ese amor y ese pesar. Y por eso son algo que sólo pueden sentir los hombres verdaderos. Un capitán conoce no el reflejo superficial sino la realidad profunda del amor y del pesar. Y sólo eso es lo que hace posible que un verdadero capitán transmita esa realidad a sus tripulaciones. ¿Lo has interiorizado?.- Sí. - Pues más lo interiorizarás cuando tengas que transmitirlo.El joven licenciado asimiló. - Páginas 49 y 50: "Para que los términos de la relación de un barco sean de fructífera asociación lo que interesa saber no es lo que ese barco dejará de hacer, lo que muy bien se debería tener es un conocimiento preciso de lo que está dispuesto a hacer por uno cuando se le pida que muestre lo que se guarda en sí por un movimiento de simpatía. A primera vista no parece grande la diferencia entre ambas formas de encararse con el difícil problema de las limitaciones. Pero hay una gran diferencia. Y consiste en el espíritu con que se aborde el problema. Después de todo, el arte de gobernar barcos tal vez sea más bello que el de manejar hombres. Y como todas las bellas artes, debe estar cimentado en una amplia y sólida sinceridad que, como una ley natural, rige infinidad de fenómenos diferentes. Los propósitos del esfuerzo llevado a cabo han de ser claros y francos. Uno le hablaría de distinto modo a un carbonero que a un profesor. Pero ¿es eso doblez?. Yo niego tal cosa. La verdad radica en la autenticidad del sentimiento, en el reconocimiento auténtico y sincero de los hombres, tan parecidos y tan distintos, como compañeros en los azares de la vida". ¿Qué interpretas?.- Lo importante no es aquello que dejamos de hacer y que suele ser aquello que no nos completa sino que aquello que hacemos sea lo suficientemente rico y profundo para que no sólo nos llene a nosotros sino que nos rebose de autenticidad. Interpreto que, cuando ponemos a la sinceridad como motor de lo que ofrecemos, el propósito de nuestro esfuerzo se culmina en algo reconocible y asumible por los que nos rodean. Eso es la autenticidad del sentimiento.- Debes de tener en cuenta que esa autenticidad es el principio del compañerismo y que sólo en base a eso nos convierte en auténticos si reside en la positividad de lo que ofrecemos. Un capitán, además de todos los valores que antes te he citsado, debe poseer el carácter de la autenticidad. Eso es lo que diferencia al líder natural del líder artificial. Muchos han creado, artificiosamente, líderes que luego se demuestra que son de pies de barro. El verdadero líder, el verdadero capitán, no se derrumba ni aún cuando comete errores; porque es auténtico. El verdadero lider, el verdadero capitán, es capaz de ofrecer el mismo producto a un carbonero que a un profesor aunque la forma de presentar ese producto tenga envoltorios diferentes. Un capitán de barco, al igual que un líder auténtico, debe saber utilizar los distintos lenguajes que sus subordinados esperan, porque eso les dará confianza y les demostrará que lo que está ofreciendo es la verdad de sí mismo y la verdad de ellos. ¿Has interiorizado?.- Sí.- Pues más lo vas a interiorizar cuando tengas que expresarlo.El joven licenciado asimiló.- Página 79: "Un barco no es un esclavo. No hay que forzarlo en una mar gruesa, no hay que olvidar nunca que uno le debe la mayor parte de sus ideas, de su habilidad, de su amor propio". ¿Qué deduces?.- Que los barcos, al igual que los hombres, tienen el derecho inalienable de ser libres para dejarse dirigir. En los momentos de apuro sólo la libertad es lo que sirve para poder obedecer. Las ideas, la habilidad y el amor propio, que son tres cualidasdes de la capacidad de mando, sólo son efectivas si se desarrollan dentro del marco de la libertad.- Pero debes de considerar que el verdadero capitán debe ser lo suficientemente inteligente como para interpretarle a su barco y, por extensión, a sus hombres, una ética moral que sea asumida sin coartar, para nada, la libertad del barco ni la de sus hombres. No olvides eso que es muy importante para que la libertad se traduzca en un producto válido. Si no se consigue así es mejor renunciar. Ahí estriba la verdadera inteligencia del líder natural. ¿Lo has descubierto?.- Sí. - Pues más lo descubrirás cuando lo hagas efectivo. El joven licenciado asimiló. - Página 92: "El barco se pierde o no se pierde. Una vez varado, hay que hacer por él todo lo posible. Se le puede salvar a base de esfuerzo, a base de inventiva y fortaleza para poder aguantar la carga de la culpa y el fracaso, ¿Qué deduces?.- Que cuando todo parece perdido tenemos que tener una última jugada llamada esperanza. Con ella, y sólo con ella, podemos convertir un fracaso en un rotundo éxito.- Pero debe ser una esperanza que huya de lo abstracto y de lo absurdo y se concentre en lo concreto y lo verdadero para que ofrezca una respuesta válida. Sólo a través de una esperanza que contenga, en su interior, una respuesta válida y valiosa existirá una solución verdadera y valiosa. ¿Lo has hecho tuyo?.- Sí. - Pues más lo harás cuando lo ofrezcas. Sonó la puerta del camarote y, acto seguido, la voz del segundo de a bordo.- ¿Doy la voz de zarpar, mi capitán?.- ¡Zarpemos!. El viejo capitán volvió al diálogo con el joven licenciado.- Si quieres puedes ir, ahora, a cubierta para contemplar cómo se va perdiendo de vista la memoria de la costa.- No. Prefiero saberlo sólo cuando la hayamos perdido definitivamente de vista; porque no quiero sentir el deseo de volverme hacia atrás. - Eso es un acto de valentía.- Es un acto, al menos, de responsabilidad y de coherencia. - Te aplaudo. Eres verdadero. Y ahora una última cosa que no tienes que interpretar pero que quizás tengas que experimentar. Un barco no es responsable de las locuras que pueda cometer alguno de los tripulantes; pero el capitán tiene la obligación de ser responsable y luchar, hasta el último momento, para que eso no ocurra. No quiero decir que lo consiga o no lo consiga, pero debe estar ahí, intentando salvar hasta lo imposible. Que lo logre o no lo logre no le va a desvalorizar en nada pero que no esté presente en ese esfuerzo sí, porque le convertiría en un cobarde. El valor de estar presente ante una angustia ajena es el verdadero valor consigamos o no consigamos salvar dicha angustia ajena. Así somos los verdaderos capitanes.
El silencio de su interior era absoluto. Sólo el murmullo del agua, como una voz de fondo inmaterial, servía de contrapunto a algo que no era nada posible de conceptuar. Él sólo asomado al borde de su propio límite. El sueño se cumplía. Era una sola línea entre el plano del barco y la superficie del agua. Era la total falta de memoria y el desencuentro más absoluto. Ni tan siquiera una grácil gaviota que le recordase alguna referencia de mensaje. El único mensaje que allí existía era una paz sin contenido; la absoluta paz de quien, sin dejar de existir, ya no vivía ninguna experiencia. No había, en la atmósfera, nada reconocible y el horizonte, en un círculo de trescientas sesenta grados, el círculo más absoluto posible, sólo era una línea que tan siquiera tenía color determinado porque aquello era un matiz gris sin ser gris, un matiz azul sin ser azul, un matiz verde sin ser verde, un matiz blanco sin ser blanco... sólo era un matiz indefinido que ningún pintor podría jamás plasmar identificándole en su exactitud; porque aquello no tenía ninguna exacta traducción. Era la libertad ampliada hasta el límite de lo cognoscitivo pero sin ser conocido racionalmente. ¿Qué lugar ocupaba la razón en aquel espacio?. Ninguno. Ningún lugar para la razón tal como la entienden los abstractos. Simplemente era la cordura de perder de vista toda la razón. La razón, concreta o abstracta o como cualquier ser humano quisiera entenderla, se había quedado en alguna lejana costa o en algún lejano faro luminoso. La única luz que allí había no tenía ningún carácter definitorio: era la luz del vacío más completo, de ese vacío en donde no cabe ningún objeto porque no había lugar a lo objetizable. Todas las reglas de conducta no existían porque allí no había conducta noble ni innoble; allí no había posibilidad de apropiarse de ninguna clase de conducta... no había posibilidad de apropiarse de ningún aspecto vital y, sin embargo, allí la vida explotaba en toda su magnitud. ¡Qué manera más intangible de sentir la vida en la máxima amplitud y sin tener que efectuar ningún acto concreto ni ningún ejercicio del recuerdo!. Allí los recuerdos también se habían confinado en la no existencia. Ni tan siquiera podía él recordar que estaba allí mismo, complementándose en una horizontal absorbente, porque su presencia no tenía ninguna clase de contenido mas que el vacío. Lo mismo podía estar existiendo que dejar de existir pues en ambos casos no había ninguna memoria histórica que le recordase. En aquel lugar y en aquel momento, no existía ningún lugar ni ningún momento. Era haberse introducido en una dimensión ilimitada y que no se hallaba en nigún libro de ruta posible. Una dimensión tan fuera de los códigos de conducta que podría decirse que iba más allá de sus dimensiones. Ninguna medida aritmética o filosófica podría incluir, en su logística, aquella especie de sin medida. Ni la propia Ciencia, la diosa inmortal de los sabios del mundo, podía llegar a contener aquello que era incontenible. Era el olvido de lo experimental. Ni tan siquiera la experimentación de estar allí presente podía ser considerada como algo válido porque lo válido o lo inválido no podía ubicarse en un espacio tan abierto y tan silente. ¿Cómo poder dar un significado a tal espacio?. Imposible, de todas las maneras humanas, plantearse aquella incógnita, puesto que aquella especie de espacio ni tan siquiera era un espacio como se entiende en la realidad. Suponía ser algo tan intangible que venía a ser como escapar de todo detalle y quedarse con el espíritu. Pero con el espíritu en su graduación más irreconocible, en aquella graduación que suponía ser la exaltación de toda la carencia material. Poder contemplar aquello, pero ajeno a toda circunstancia, era superar el yo en su categoría más expeditiva. Era separarse, por completo, del yo e introducirse en el no yo. ¿Y qué significaba no poseer absolutamente nada?. Ni tan siquiera poseerse a sí mismo y, a la vez, no suponía abandonar la vida sino atrapar todo el contenido de la vida... pero atraparla para vivirla llenándose de conceptos y todas las ideas, hasta dejarla desnuda por completo y, en aquella profunda y absoluta desnudez de la vida, no tener ninguna opción, ni propia ni ajena, sobre ella. Era ese instante en que podría ser él o ser otro cualquiera porque su libro vital estaba en vacío... sin color y sin dimensión. Y, además, sin ninguna intencionalidad de percibir nada que pudiese inscribirse como algo connotable. Era ese instante en que, a fuerza de no sentir ningún aspecto sentimental, se llenaba de toda la capacidad del sentimiento. Un sentimiento sin espectro tangible ni ninguna otra clase de connotación. ¿Qué suponía, para él, hallarse fuera de cualquier concepción o graduación conceptual?. No suponía nada más que un estar ausente de su propia presencia como si las medidas del tiempo y del espacio hubieran llegado a acentuarse de tal manera que hubiesen dejado de significar... ¡para qué significar nada!... ¡Era imposible!... Ningún esfuerzo podría dar contenido a lo que solamente era una pérdida absoluta de su identidad y un encontrar la medida inexacta de su desaparición en el plano de lo inconcreto. Existía una simple deducción de todo ello: ¡No existía ninguno de los conceptos que se manejaban dentro de las referencias científicas!. Al no contener referencias no existía ni tan siquiera el menor atisbo que se pudiese comparar con una idea. No existía ningún idea reconocible o si existía debía estar penetrantemente invisible, al menos lo suficiente como para no ser asumible en ninguna dimensión. Y lo más importante es que no le importaba, en absoluto, que se hubiesen evadido todas las coordenadas, ¿Cómo localizarse así?. Y en esa pérdida de memoria residía, en aquel momento y en aquel lugar, su existencia. Esa era la importancia de aquel acto sin historia. Poco a poco la niebla le fue cubriendo hasta ocultarle por completo.- ¡Es hermoso ver el sol en la alta mar!... ¿verdad?.- ¡Es la plenitud total!. El segundo de a bordo volvió a redundar. - ¡No hay nada más hermoso!. - Sí. Hay algo más hermoso todavía -le corrigió el joven licenciado. - ¿Es posible?.- Sí. Esta plenitud total pero adornando al amor. - ¿Qué clase de amor?.- El amor total... por supuesto.- Cualquier otra belleza, por mucho amor que contenga, serviría de traumática separación. - En absoluto. Otra belleza, si contuviera amor total, complemetaría tanto este momento que ya no existirían más posibilidades expresivas. - Si eso ocurriera así estaríamos al borde de la locura. - O quizás en el principio de la plena lucidez. - ¿Tú serías capaz de penetrar en ese umbral?. - Sería capaz de penetrar en ese umbral para no salir más de él y quedarme allí... en esa especie de eternidad. - ¿Es posible? -volvió a sobrecogerse el segundo de a bordo. - Lo posible va más allá de lo que podemos imaginar. La imaginación sólo es una parcela de lo que es posible. El segundo de a bordo comenzó a inquietarse. - ¿Estás seguro de lo que dices?.- No sólo estoy seguro de lo que digo sino que ahora mismo te digo que es cuando mayor seguridad tengo en lo que siento. ¿Sabes?. Ha sido largo el camino que tuve que recorrer para iniciarme de nuevo pero esta sensación me dice que vivo en el preámbulo.- ¿Y qué hay más allá de tu preámbulo?.- Un espacio complementario nuevo que nunca he conocido y que necesito vivenciarlo. - ¿Y cómo llamas a ese espacio?. - Vida... solamente vida...- No lo entiendo... no llego a entenderlo.- Escucha y pon artención sin entrenerte en preguntas inútiles. - Perdona... es que yo... - Espera... espera... no quiero saber ahora nada de ti... de momento...- ¿Entonces?.- Entonces continúo. En él podré, si lo consigo sostener, expresarme en todos y cada unos de mis ocho sentidos.- ¿Otra vez eso de los ocho sentidos?.- Sí. Otra vez lo de los ocho sentidos. ¿Te sucede algo?.- No... no opino... no sé... no contesto...- Entonces deja que me explique y no interumpas cuando estoy hablando yo. - Sí. A veces debemos tener más educación. - Bien. Sigo. Es aquello que debo absorber para sentirme tan profundo en mí mismo que ya no necesitaré nada más que existir sin la preocupación de interpretar continuamente y dejaré hacerlo, sin resistirme y sin forzarme... pero sin despojarme de mi esencia. - ¿De dónde has venido tú para hablar así?. - No me preocupa saber de dónde he venido sino en dónde quiero estar. - ¿Y si tuvieses que estar en algún lugar lejano a tus raíces?.- Mis raíces no tienen un punto geográfico particular. Yo no entiendo una raíz como un lugar autoimpuesto por alguna condición ajena a mí. Mis raíces no son únicas sino plurales y allí donde radique mi expresión alli estarán ellas. Y yo sé que mi expresión contiene multiplicidades y no simplificaciones.- ¿Cómo puedes saber todo eso?.- Es el descubrimiento de saber quién soy por dentro. Hasta ahora siempre he sabido quien era por fuera e incluso lo que de mi interior salía hacia afuera pero empiezo a penetrar en el interior de mi interior; allí donde soy mi circunstancia sin ninguna otra connotación externa. Si consigo lograrlo habré hallado la parte de eternidad que me pertenece. - ¿Tú crees en la eternidad?.- Eso es lo que tengo que demostrarme a mí mismo. Pero sí... creo en la Eternidad...- Yo no podría plantearme dicha experiencia. - Todos podemos porque todos tenemos que luchar, en algún momento de nuestro periplo vital, para intentar descubrirlo aunque sólo sea un escaso segundo de nuestra existencia. En ese segundo es cuando todos, absolutamente todos, tendremos que comprometernos a asumirlo o a rechazarlo. Y esa será nuestra elección definitiva. - ¿Y no crees que ésto que expresas ahora sólo es producto de una falsa interpretación que te está produciendo este estallido de luz?.- Quizás en algún otro momento de la vida podría dudar... pero sé que ahora es sólo el inicio de una verdadera interpretación. No creas que he logrado hallar su significado, pero estoy iniciándome en el esfuerzo por conseguirlo. - Tendrás que volver a la dura realidad de lo que es esta Ruta del Bacalao. - Sí. Pero será una inédita realidad que, estoy seguro, podré interpretar de forma muy distinta a lo que hasta ahora ha sido conocido por mí. No sé el momento en que tendré que dar la definitiva explicación a ello, pero sé que estaré presente cuando eso ocurra y sé que tendré que vivirla con sinceridad. - ¿Y si te equivocas?.- No hay psosibilidad alguna de equivocación cuando te penetras hasta ese extremo. Puede ser que me admitan los demás o que los demás me rechacen... pero yo no me equivocaré en lo referente a mí mismo. Eso es lo que realmente debe importar. Cuando todos los seres humanos nos importen es que habremos cambiado al mundo.- Es un plan demasiado ambicioso para mí -y el segundo de a bordo giró par otear el horizonte.- No esquives tu propia condición humana. Eso que tú quieres llamar ambición sólo es dar un pequeño o grande paso atrás, según sea la clase de ambición que tengas, pero en este tema un pequeño o grande paso atrás significa perder la oportunidad de lograr la amplitud por la cual estamos en la vida y para la cual debemos saber aceptarlo. El segundo de a bordo volvió a mirarle de frente otra vez. - Yo me conformo con cumplir y luego experimentar la agradable sensación de que he cumplido.- Pero cumplir el qué y cumplir para qué...- Lo que el capitán me ordene y para realizar un trabajo. - Pues yo te digo que más allá de lo que te ordenen y más allá del cumplimiento obligatorio de un trabajo existe otra intensidad que es la que, en realidad, nos libera y nos enriquece como seres humanos. Un ser humano es muchísimo más trascendente que lo que le valora el mero cumplimiento de unas órdenes que le vienen dadas desde afuera y de un trabajo que también le viene obligado desde afuera. - ¿No es suficiente con cumplir y cumplir bien?. - ¿Tú crees que es suficiente para un hombre quedarse en ese límite tan pequeño y, a la vez, tan rígido?.- Yo entiendo que sí... o al menos lo he entendido así hasta ahora.- Porque ponemos límites a nuestra condición humana. Solemos quejarnos de la falta de libertad y no nos damos cuenta de que la limitamos nosotros mismos. Para gozar de la intensidad del vivir hay que desamarrarse definitivamente y, sabiendo controlar nuestro límite, hacer aquello que es lo permisible pero agigantado hasta hacer que ese límite sea todo lo enormemente extenso que en realidad es. ¿No te das cuenta de que la libertad es mucho más generosa que lo que nos aplican como libertad?. La libertad tiene un espacio mucho más enorme que el simple cumplimiento del deber, por muy bien que hayamos cumplido con él. El segundo de a bordo comenzó a captar aquella interpretación de la libertad. - ¿Entonces yo puedo conseguir expansionar más mi satisfacción?. - Hasta gozarla de verdad. Lo que haces ahora es cumplir con tu satisfacción pero lo que puedes lograr es satisfacerte, a tí mismo, por completo. Y no lo llames egocentrismo porque, para lograrlo, tendrás que formar parte de un conjunto de seres humanos. La libertad nunca es un individualismo como muchos han predicado y llevado a la práctica. La libertad sólo es libertad cuando se vive hacia uno mismo y hacia todos los demás. ¿Descubres la diferencia?.- Ahora sí... ¡ahora sí me doy cuenta!. Pero si eso es así... entonces significa que me vuelvo a limitar...- ¿Qué es para ti una limitación?. ¿Formar parte de un conjunto de seres humanos es para ti una limitación?. El segundo de a bordo no supo contestar. - Te lo voy a intentar transmitir -le apoyó el joven licenciado- escucha bien porque no te lo voy a repetir de lo sencillo que es entenderlo. Formar parte de un conjunto de seres humanos no supone ningún tipo de limitación o al menos ningún límite que anule nuestra capacidad para ser libres. Lo que tú opinas lo han escrito muchas veces aquellos que hablan de preceptos engañosos envueltos en falsas utopías irrealizables, que no es lo mismo que las grandes utopías soñadas con los ojos bien abiertos, porque la falta de verdadera libertad no reside en la vida que nos rodea y que nos han impuesto desde fuera de nosotros. La vida que nos rodea es mucho más neutral de lo que nos quieren hacer pensar. La falta de libertad, para nosotros y tomados de uno en uno, reside en una dimensión pequeña de nuestro espíritu porque así lo intentan hacernos creer los que manejan los poderes fácticos. Y hay quiénes han llegado a formular incluso la negación de que poseemos ese espiritu todos y cada uno de los seres humanos. Eso es totalmente falso. Quieren construir utopías factibles derrumbando, precisamente, aquellas que podrían hacerse factibles pero que son muchos más grandes que las que nos han impuesto y, por ello, es necesario llevarlas a cabo dentro de un conjunto de seres humanos. ¿Descubres dónde está su propia impotencia para lograrlo?. Observa al mundo. ¿Son impotentes o no son impotentes a pesar de sus poderes?.- Ahora sí. Ahora lo entiendo. Observo el mundo y veo que siempre han sido unos impotentes. Empiezo a entender que hay quienes hablan de la libertad, pongamos el caso extremo de los anarquistas, basándose en la tremenda paradoja de eliminar aquello que es precisamente el núcleo de la libertad. - Exacto. Eso es. Ese núcleo donde nace la libertad es la famlia con valores éticos y morales de caracteres cristianos.- ¿Y después?.- Escucha y volvamos a lo que hacen ellos. Eso es así porque el único camino existente para lograr vivir y experimentar la libertad es a través de la liberación de nuestro espíritu... ¿cómo poder liberar nuestro espíritu si negamos que existe?.El segundo de a bordo sonrió por fin antes de hablar. - ¡Ejemplar demostración de la incongruencia de muchos seres que no sé si debo llamarlos humanos!. - De muchos humanos que luego agreden a la sociedad, sin orden ni concierto, culpándola de sus impotencias para encubrirse. Gozar de la vida no consiste en hacer lo que a uno o a una le dé la real gana; sino hacer cada uno lo que, dentro de la libertad de él o ella y la libertad del resto de los componentes del conjunto humano con los que convive, se desea. ¿Comprendes la enorme diferencia entra ambas acciones que parecen lo mismo y, sin embargo, son totalmente opuestas?.- Excelente. Lo comprendo. Pero... ¿cómo trasladar eso a lo referente al amor que es la máxima expresión del ser humano?.- Pues eso es algo que ha sido siempre así desde el principio de todos los principios. Lo que sucede es que nos dedicamos a descubrir complejidades amorosas y nos olvidamos descubrir la más sencilla y verdadera. ¿Te explico la diferencia entre el amor libre y el amor noble?.- Si puedes hacerlo me gustaría aprenderlo.- El amor libre es un libertinaje donde siempre triunfa el egoismo de uno sobre la esclavitud del otro porque no es libertad y, sin embargo, el amor noble es aquel que comparte un solo hombre con una sola mujer, los complementa en la misma cantidad e intensidad y es, en realidad, lo que nos libera y nos hace practicar la libertad del amor. ¿Lo has entendido?. Tengo otras muchas formas para explicar las enormes diferencias entre el falso e hipócrita amor libre y el verdadero y sincero amor noble. - No es necesario. Lo entendí. Te prometo que cambiaré. Me convence tu filosofía. - No lo llames filosofía. Llámalo forma de vivir cristiana.Fueron pasando los primeros días y el joven licenciado, hablando con los algo más que monosílabos marinos... ocho interrogantes en total... ocho interrogantes que iban dejando de serlo a medida que transcurría el tiempo... aprendía sobre anclas, recaladas, partidas, pesos de carga, retrasados que nunca llegaban a formar parte de ninguna tripulación, desaparecidos que llegaron a formar parte de alguna esperanza oculta ahora bajo el mar, asimientos y desasimientos de la tierra, corazones soberanos que desarrollaban su reinado en aquellos límites marinos y sin fronteras, caracteres de hombres más allá de sus circunstancias personales, cautividades y liberaciones mezcladas en un sinfín de secuencias que aquellos compañeros narraban conjuntando, en una misma historia, hechos verídicos y ficciones no menos verídicas aunque fuesen ficciones, iniciaciones a un arte de amar la expresividad del mundo a través de un entendimiento diferente a los que poseen un lugar fijo donde residir, y la fuerza que todo hombre guarda bajo su meditabunda amargura o su meditabunda felicidad...Y uno de esos días, cuando todos los marineros estaban entregados a la dura y peligrosa tarea de cumplir con el trabajo de capturar el bacalao, fue llamado por el viejo capitán. - Ven conmigo... ¡tengo que enseñarte algo que es un ansiado proyecto y quiero que tú seas el que le de plasmación!. Es mi último sueño antes de abandonar el oficio. - ¡Confía demasiado en mí!. - Para eso estoy... para descubrir en quién debo confiar. - ¿Y si fracaso en desarrollar su último sueño?.- El último sueño nunca es un fracaso. Sentados, otra vez, ante la vieja mesa, el no menos viejo capitán extrajo una carpeta de color azul marino del cajón donde también guardaba la obra de Joseph Conrad. - ¿Sabes por qué es de color azul marino?.- Supongo que porque encierra parte del alma de los marineros. El viejo capitán se quedó primeramente desconcertado pero luego reaccionó y siguió con su plan. - Te he visto convivir con mis hombres y he descubierto que eres capaz de entenderles. No todos lo consiguen. Ahora tienes que ser capaz de sentirles. He podido descifrar que en tu interior reside el alma de un misterioso poeta pero lo suficientemente lúcido, a pesar de lo que puedan pensar los ignorantes psiquiatras sobre nosotros, como para ser comprendido gracias a ese misterio que es lúcido repito y, a la vez, capaz de interpretar a los demás. Por eso sé que tú puedes hacerlo. - Veamos, primero, qué es lo que tengo que hacer. - No te preocupes. Lo que tienes que hacer es algo que haces continuamente así que sólo consistirá en plasmarlo en un soporte.El joven licenciado esperó mientras el viejo capitán abría la carpeta de color azul marino. En su interior cobjaba un gran número de hojas escritas. - Por este barco, a lo largo de su extensa vida, han pasado un elevado número de hombres sencillos pero con capacidades extraordinarias para el sentir. Una de mis labores más grata no ha sido sólo concoerles como entidades físicas sino intentar penetrar en sus contenidos internos, llamemosle, si deseas, introducciones a sus almas y, para ello, me he ocupado en hacer que, aquellos que lo han querido, con su propia libertad de acción, me expresaran algún sentimiento en hojas escritas que yo he ido recopilando; pero me he encontrado con un puzzle de sentimientos que yo, aún conociéndolos a fondo, no soy capaz de darles una unidad y sólo alguien como tú podría hacerlo. ¿Me ayudas?. Recuerda que es mi último sueño como marinero y quiero tener memoria de él. - De nuevo le digo lo de siempre: lo intentaré. - Entonces ve a tu camarote y allí, a solas contigo mismo, siénteles en su profundidad y unifícales en un único sentimiento. Quiero que escribas sólo lo que consideres valioso, en un solo texto al cual puedes aportarle partes de tus sentimientos si así librement lo deseas. ¡Sé que lo lograrás!. El joven licenciado tomó la carpeta de color azul marino y se fue a su camarote. Comenzó a leer todos aquellos mensajes y a subrayar las frases que consideraba oportunas. Lo más difícil venia ahora y era participar de aquello y darle un contenido sólido en su unidad y amplio en su heterogeneidad. Que todo aquello, unido a lo que él pudiese aportar, formase un solo conjunto válido para cualquiera que lo leyese. Tenía que buscar una armonía unificadora respetando la individualidad de todos aquellos que habían participado. Algo así como crear una sinfonía musical que engarzara las ideas de todos aquellos compositores comunes. Oyó cómo estallaba la tormenta pero se aisló de ella aunque su bravura atronaba en todo el barco y los demás se esforzaban por superarla. Comenzó a escribir. "¿Por qué el rabí llegó y nadie le entendió su mensaje?. Amor era todo lo que predicaba y lo que necesitamos ahora, pero es que en esta época, con tanto hipócrita, Jesucristo hubiera muerto lapidado; pero yo me niego, sea cual sea mi identidad, sea o no sea Él mi maestro, a participar de esa lapidación; porque sé que amontono polvo en algún lugar y algún día podré despertar y ver que me había convertido en lo que siempre odié. Sé que "Soledad" se marchó golpeando la puerta de mi corazón e intentó apagar el fuego de mi ilusión pero ahora recuerdo que lucharé sin descanso. Te he dicho alguna vez que... pero no te preocupes, pues mi única intención es recordar a mis tres soles: Fe, Ilusión y Futuro. Son partes de un poema que olía a azahar y a lágrimas vivas... el último beso, el del adiós... y al día siguiente nací y volví a vivir, divisé tu sombrero negro que apenas dejaba ver tu rostro, intenté continuar la estela de tu ritmo pero no podía y te estreché entre mis alas y tus dulces labios embrujaron mi boca. Lo que duró bastó para que me atraparas. Casi no te conozco pero quisera hacerlo del todo o no conocerte nunca porque, para siempre, en mi recuerdo perdurarán tus labios, tu cuerpo, tu voz y sobre todo tu acento. Me regalaste una linda y exquisita sugerencia literaria para una fama fugaz: ¡Besos!. Ahora me nutro demasiado de las cosas, incluso de la evasión hacia el futuro. ¡Cuántas veces me hubiera gustado!. ¿Volverás a ser?. ¿Ya no serás nunca más?. No sé qué es peor, si las lágrimas por amor o las lágrimas por la frustrada incapacidad de amar; ahora bien, yo te digo que no me preocupa mi historia, pues mi pasado está pasado... ni tampoco me preocupa mi futuro, pues será como Él quiera. Parece que sólo estoy aquí para afrontar el oleaje e intentar no ahogarme... o dejar de intentarlo para siempre. No quiero olvidar lo que pienso y por eso escribo mi sensación de estar, todavía, vivo... y si hallas mi agenda y en ella encuentras poemas dentro, embriágate de poesía, seas quien seas y pertenezcas a donde pertenezcas, de buenas palabras... y dí que todo va bien porque con ese razonamiento puedes mover mis dudas y llegar a transformarlas en afirmaciones de mí mismo, de tí misma, de él o de ella mismos... claro que existe todo eso y más, muchos más... tú misma o en una misma, uno mismo o una misma enla fuerza y la energía y si todo eso es positivo y tú lo vas sembrando, verás cómo todo vuelve a ti de rebote porque pregúntate lo siguiente: ¿quién reunió la tarde a la mañana pasando por la noche?. Yo lo ignoro pero sé que en una breve noche se unieron los crepúsculos... y fue hecho. Fuí cuenta pendiente y prometí agradecerlo por ello y aunque no entendí por qué se colgaba de mi alma aquel misterio en la noche, descubrí que había dos rosas no para gemir de llanto y por ello no se me olvidó el sonreír. Conseguimos formar un ángulo de cero grados y seguimos siendo coordenadas del mismo par. Por todo ello, y por mucho más que se queda flotando en mí, cuando aparezca el sol y cese la tormenta, entonces me daré cuenta del barro que habrá en mi cara y en ese instante veré que nada es lo que era, ni nada es lo que hay ahora. No quiero olvidar lo que pienso. No quiero dejar de lado mis ideas... pero si alguna vez me canso de luchar y me dejo llevar y me vuelvo vulgar del todo y me vendo y me engaño y te vendo y te engaño, entonces... entonces no desearía acordarme que una vez no quería olvidar; pero doy gracias a mi particular Dios por ser fuerte y no venderte y no engañarme y, sobre todo, por seguir el camino recto de serte fiel y es que, de verdad, necesito un mensaje así, que me permita reconocer si es verdad o si es mentira. Me da mcuha pena no poder seguir con mis recuerdos pero una vez más vivo a través de las palabras aunque no tengo más en mi pensamiento. Adiós... ¡hasta la eternidad!". En el exterior los hombres habían conseguido derrotar a la tormenta y el barco se había salvado. Él se acercó al camarote del viejo capitán y, habiéndole dado permiso desde el interior, entró y le entregó el texto escrito. El viejo capitán lo estuvo leyendo y, con lágrimas en los ojos, le expresó.- Éste será mi último viaje. Y puedo ya retirarme a descansar no sin antes darte las gracias porque ahora sí puedo decir que he conocido a mis hombres.Se guardó el texto en el interior de su casaca. - ¿Quieres un oporto?. Lo tengo de la mejor cosecha. Tiene una solera de hace seis años. - Si pudiera acompañarlo de una buena pipa... pero me falta ya el tabaco. - No te preocupes por eso. Tengo una gran reserva de tabaco de pipa en ese armario. Coje todo lo que desees pero no lo desaporveches regalándoselo a nadie. Lo digo porque muchos de mis hombres fuman en pipa.- ¿Y por qué no lo puedo repartir con ellos?- Está bien. Haz lo que tu conciencia cristiana te dicte.El joven licenciado cojió sólo un paquete y ambos bebieron del oporto mientras la densa nube del humo de sus pipas les envolvió, momentánemaente, en una bruma llena de misterio. Había sido un texto profundo pero sencillo a la vez y eso había producido una imborrable amistad entre ellos.Fueron en total dos meses de fructífera travesía pero también de dura travesía en la que, además de repartir tabaco entre los marineros, pudo lograr el permiso de trabajar con ellos. Parecía que, por cada producto arrancado al mar, aquellos rudos hombres tuviesen que soportar las iras de algún diosecillo furioso... algo así como si Neptuno se encolerizara cuando alguna de sus criaturas era capturada; pero aquellos rudos hombres demostraron ser más poderosos que los diosecillos del mar. Sucumbieron Anfítrite, Ceto, Cibeles, Egeón, Euribia, Forcis, Glauco, Halia, Leucótea, Neptuno, Nereo, Océano, Ponto... A veces, en tiempos de descanso, aquellos rudos hombres hasta llegaban a soñar con bellas sirenas convertidas en mujeres que acudían a colocarles hermosos collares de perlas y corales como si en vez de combatir con los fríos mares del norte se hubiesen transportado al placer de gozar en los cálidos mares del sur. Eran parte de los sueños con los que aquellos rudos hombres conseguían superar las inclemencias del tiempo y su fuerte carácter que les tenían supeditados. Supeditados sí estaban... pero no vencidos porque, cada dia, las batallas terminaban con la victoria de los seres de carne y hueso, que ahora tenían también alma y corazón; con la victoria de aquellos seres mortales, a manera de un vuelco en las lógicas mitologías griegas. ¿Qué dios del mar, del aire o del fuego, se atrevería a humillar aquella condición?. Ni aún el propio Marte, con sus armas de guerra, hubiese podido vencerles ahora. Y es que el hombre, cuando se enfrenta a sus límites, resulta ser más heroico que los mitos de los dioses del Olimpo. En todo aquel tiempo, el viejo capitán andaba, prácticamente, sumergido en su camarote sabiendo, como ya había decidido, que nunca más vovlvería a ser líder de ninguna otra gesta. Y eso, al par que le dolía, también le liberaba. Para consumir ambas cosas decidió dar el mando del barco al segundo de a bordo... y por eso al joven licenciado le había otorgado la oportunidasd de ser partícipe directo de la gloria de su tripulación permitiéndole ser uno más de todos ellos.Aunque el joven licenciado pudo comunicarse, de alguna manera, a veces más verbal y otras veces más gestual según fuese el coeficiente intelectual de cada marinero, con la práctica totalidad de ellos fue con uno, el más silencioso, el que nunca jamás decía más allá de lo necesario e incluso mucho menos de lo necesario, con el que llegó a sentirse más identificado. En los momentos de efectuar el trabajo era aquel hombre sombrío, introvertido, ausente... el que mejor desarrollaba sus facultades. Hombre atlético, con unos músculos férreos y una potencia física envidiable incluso para los propios titanes mitológicos, sin embaqrgo jamás la sonrisa o tan siquiera un leve signo de felicidad asomaba a su rostro. Poseía la mejor presencia física de todos los allí embarcados, pero también poseía la peor presencia psicológica. Una de las cosas que el joven licenciado aprendió de él es que para lograr la felicidad es necesario poseer mucho más que un físico perfecto y dedujo que lo que contenía aquel hombre sólo era un vacío total, una envoltura perfecta que no encerraba absolutamente nada en su interior. Y, sin embargo, su trabajo era maquinalmente perfecto, como si se tratara de un artilugio fabricado sólo y para efectuar, sin ninguna clase de fallos, las arduas tareas a que se enfrentaba. Observándole, el joven licenciado pudo deducir que la felicidad no reside en la perfección exacta sino en esa otra perfección donde hay también un lugar para el error y un lugar para la posibilidad de equivocarse; porque sólo de ahí, del error y la equivocación, puede empezar el ser humano a sentirse como tal en toda su plenitud. El joven licenciado había aprendido que una cosa es la perfección total y otra la plenitud exacta. Bajo la luna llena, una luna que parecía hablar a los marineros, se encontraba el sombrío mirando a la mar mientras limpiaba su cachimba con un delicado ritual. El joven licenciado se acercó a él.- Buena noche hace hoy.- No tan buena ni tan mala... para mí es como si no existiera.- ¿Es que hay algo que atormenta tu espíritu?.El sombrío se atrevió a mirarle de frente.- ¿Tú a que has venido a este barco?.- A encontrar...- ¿A encontrar el qué?.- A encontrar seres humanos como tú.- ¿Para qué?.- Para ayudarles a amar la vida. El sombrío volvió a dirigir su vista a la mar y guardó profundo silencio. Después de un par de minutos el joven licenciado volvió a insistir en hablar con él.- ¿Qué estás pensando?.El sombrío marinero guardó su cachimba en el bolsillo interior de su grueso anorak y contestó sin dejar de mirar a la mar. - Yo no pienso.- Eso es del todo imposible.- Está bien. Pienso pero no existo.- Te equivocas otra vez. Fue René Descartes, el recalcitrante racionalista como tú, quien dijo "pienso luego existo" así que sí existes. - Como si no existiese quiero decir. - Verás. No quiero perder el tiempo con evasivas inútiles. ¿De qué estás huyendo?.El sombrío se maravilló de que aquel joven entendiese tanto de su interior. No se lo explicaba cómo podía conseguir entrar en sus pensamientos. - ¿Te puedo confesar algo con total confianza?.- Con total confianza -respondió el joven licenciado.- Pero que quede sólo entre nosotros dos. Que ningún compañero se entere y, menos aún, el viejo capitán. - Por supuesto. Y ahora contesta a mi pregunta. - Dime primero cómo lo has conseguido...- Conseguir qué cosa...- Saber que estoy huyendo.- ¿Has cometido algún delito?.- Uno muy grande.- Dímelo con total franqueza. - Haber nacido.- El mayor delito de un hombre es tener esa clase de pensamientos... porque debes de saber que siempre hay alguien a quien le importa que hayamos nacido. Quizás una madre, un padre, un hermano, un pariente, un amigo... o hasta un ser tan solitario como tú.- ¿De dónde sacas esa sabiduría?.- Eso no es tan importante ahora. ¿Tienes problemas de amor?.- No sé qué es el amor. Nací para trabajar y soy perfecto trabajando... ¿para qué más sirve la vida?.- Escúchame bien. Hay alguien que te ama más de lo que te imaginas.- Como no tengo imaginación eso no me importa. - Pero sí te importa ser perfecto...- Eso sí. Admiro la perfección en toda su extensión.- Pues la persona que te ama es la mayor perfección que puedas conocer porque es la perfección total.- ¿Más perfecto que yo?.- Infinitamente más perfecto que tú. - ¿Tú eres más perfecto que yo?.- No. No se trata de mí. Se trata de mi hermano mayor.- ¿Y por qué no está él aquí, haciéndote compañía?.- Te equivocas. Está aquí haciéndonos compañía a los dos. - ¿Me estás tratando de tonto o te estás burlando de mí?.El joven licenciado sólo sonrió ante la amenaza de aquel monstruoso ser de los músculos como de hierro forjado en mil batallas.- No. No es esa la solución. No vengo a pelear contigo. Tú estrás creyendo que te estoy tratando como a un tonto o que me estoy burlando de tí y, sin embargo, te vuelves a equivocar y ya es la tercera vez que lo haces en estos breves minutos. - Dentro de muy poco dejaré de equivocarme.El joven licenciado miró a los ojos al sombrío marinero y sólo vio desesperación.- El suicidio ni es valentía ni es cobardía sino desesperación y veo en tu mirada una profunda desesperación. - Pero... ¿cómo puedes adivinar esas cosas?.- Lo que de verdad importa es que sepas que mi hermano mayor te ama.- ¿A qué clase de amor te refieres?. ¿Tu hermano mayor es algo tendente a la homosexualidad?.- Cuarta equivocación en breves minutos. No eres tan perfecto como crees. Es más, yo diría que tienes la grave carencia de algo muy importante llamado sentimientos.El sombrío marinero quedó tan desconcertado que no supo reaccionar y se quedó completamente enmudecido ante aquel valiente joven que era el primer hombre que conocía y que se había atrevido a decirle tal cosa. Por primera vez en su vida alguien ponía en duda su valía sin haber recibido una paliza. El joven licenciado, antes de despedirse de él, le puso la mano derecha sobre su hombro izquierdo.- Se llama Jedsucristo. Te ama. Buenas noches. Adiós. Pero piénsalo... piénsalo bien antes de hacer lo que estás intentando hacer.La luz de la luna llena alumbraba toda la borda del barco y hacía proyectar las sombras de los marineros que ya se retiraban a descansar.
Ahora resulta que, según mis variadas fuentes informativas, acierten o se equivoquen que ahora no viene al caso discutir sobre eso, los trencillas del fútbol a escala mundial, y no sólo en España, le echan una cara de espanto, que ni Boris Karloff, Colin Clive, Mae Clarke, John Boles, Edward Van Sloan y Dwight Frye (todos juntos y me remito a la película Frankenstein de 1931) le echaban tanto morro como estos árbitros de la actualidad. Unas veces porque se compran a bajo precio (que no están los tiempos para gastar mucho en comprar árbitros de fútbol y que se lo digan al Barcelona por ejemplo que ya es vergonzoso lo que ocurre con la Liga en España) y otras veces porque son simpatizantes de aquel club que más regalitos les hacen; el caso es que el problema arbitral, a escala mundial insisto otra vez, es de órdago a la grande. En todas partes cuecen habas y en todas partes se compran árbitros para que ganen los equipos que más les complazca a los que tienen dinero suficiente y los demás a aguantar el chaparrón.Me he enterado, y me refiero a esas múltiples fuentes informativas que me cotillean de todo, de lo que cobra un árbitro normal (no digamos los internacionales y famosos sino normalitos nada más) cualquier domingo que arbitren dos partidos. Este es el cálculo aproximativo que me han contado: un árbitro normalucho de categorías infantiles, juveniles, aficionados o profesionales de última categoría, cobran por cada partido unos 200 euros. Como pitan en dos partidos cada domingo resulta que en un sólo domingo se llevan 400 euros limpios que, multiplicado por 4 domingos resulta que al mes ganan por pitar en el fútbol un total de 1.600 euros. Si tenemos en cuenta que algunos meses tienen 5 domingos entonces el sueldo de los domingos les reporta un total de 2.000 euros. A ello hay que añadirle que les pagan los transportes y que les invitan a comer los del equipo que han ganado el partido más algunos regalitos como bolígrafos, llaveros, billeteras (con cierto dinerito dentro de ellas), agendas, portafolios, etcétera y, además, como no son profesionales tienen un puesto de trabajo los días laborales. ¿Cuánto dinero se llevan cada mes los trencillas aficionados?. Y ahora por el método deductivo simple y directo nos podemos preguntar ¿cuánto ganarán los árbitros profesionales y más si llegan a la categoría de árbitros de la FIFA?. Un verdadero pastón.Todo ello por pitar como mejor les conviene. Por ejemplo, si les cae bien el Barcelona (ya se sabe que es lo que están haciendo ahora en la Liga de España o corren muchos rumores de que así es) pues viene eso de hacer la vista gorda ante un penalty cometido, por ejemplo, por Puyol... o bien dar por válido un gol de Messi con claro fuera de juego de Pedrito... o repetir un penalty a favor del Barcelona tres veces o las que sean necesarias para que se convierta ne gol y se aumente la categoría mundial del citado Messi. ¡Apaga y vámonos porque esto ya es escandoloso!.Nota Aclaratoria: Yo me he limitado a contar lo que cuentan los aficionados y aficionadas más entendidos y entendidas de este mundo del fútbol. Si resulta que no es verdad que reclamen al maestro armero de Eibar por ejemplo.
Vivo en un país diferente a aquel en que nací. Vivo en medio de una sociedad diferente a aquella en que me crié. Vivo con unas costumbres diferentes a las mías. Vivo en un medio donde se habla un idioma distinto al que yo hablo. Me monto en un autobús. Observo a un hombre de avanzada edad. Lleva un sombrero sobre la cabeza y está leyendo un periódico. ¡Parece mi padre! pienso. ¡Es mi padre!. Bajo del autobús y observo a un grupo de personas de mediana edad que están hablando en la puerta de un cine. Están en animada charla. ¡Parecen mis hermanos! pienso. ¡Son mis hermanos!. Sigo avanzando por la calle y a pocos metros de allí observo a dos pequeñas niñas jugando en medio de una plaza. Son alegres. ¡Parecen mis hijas! pienso. ¡Son mis hijas!. Miro a una chavala guapísima que me sonríe. Es divertida. ¡Parece mi esposa! pienso. ¡Es mi esposa!. Entro en un pub y me siento a tomar un café. Justo en la mesa de al lado hay un hombre, todavía relativamente joven, que saca un cuaderno y comienza a escribir. Fuma de una pipa. Lleva un abrigo verde. Observo el título que ha puesto a su escrito. Dice "Viata", que en español significa "Existencia".Leo el primer párrafo que escribe: "Din oricare loc dei Pamant sode unu uman. Firm: Cetatean Dei Minuni". Cierra el cuaderno y comienza a meditar mientras da el primer sorbo a su café. Le observo detenidamente. ¡Parezco yo! pienso. ¡Soy yo mismo!. El párrafo, traducido al español, dice lo siguiente: "En cualquier lugar de la Tierra soy un humano. Firma: Ciudadano del Mundo".
Nombre completo Club Deportivo Tropezón Apodo(s) Trope Fundación 1983 Estadio Municipal de Santa Ana Capacidad 1500 Presidente Valentín Gutiérrez Entrenador Lolo Herrera El Club Deportivo Tropezón, conocido como Tropezón o Tropezón de Tanos, es un club de fútbol de la localidad de Tanos, situada en Torrelavega (Cantabria). Actualmente milita en el Grupo III de la Tercera División española, pero durante dos temporadas militó en la Segunda División B.Temporadas en 1ª: 0Temporadas en 2ª: 0Temporadas en 2ªB: 2 (1998-99, 2000-01)Temporadas en 3ª: 18 (1991-92 a 1997-98, 1999-00, 2001-02 a 2010-11)El Tropezón se fundó en la localidad de Tanos como peña de seguidores del primer club local, la Gimnástica; su nombre era Peña Deportiva Tropezón. Posteriormente se creó el club de fútbol, que empezaría a competir en categorías regionales y llegaría a competir con la propia Gimnástica en Segunda B y Tercera.Campeón de 3ª: 1996-97, 1997-98Mejor clasificación en Segunda B: 19º (1998-99, 2000-01)Mejor clasificación en Copa: Segunda ronda (1999)Subcampeón de la Copa Federación: 2001Primer uniforme: Camiseta amarilla, pantalón y medias verdes.Segundo uniforme: Camiseta, pantalón y medias rojas.1984-85 Segunda Regional 3º ascenso 1985-86 Primera Regional 12º 1986-87 Primera Regional 6º Promoción; ascenso 1987-88 Regional Preferente 16º 1988-89 Regional Preferente 12º 1989-90 Regional Preferente 9º 1990-91 Regional Preferente 3º ascenso 1991-92 Tercera División 10º 1992-93 Tercera División 7º 1993-94 Tercera División 6º 1994-95 Tercera División 4º 3º en la fase de ascenso a Segunda B 1995-96 Tercera División 3º 4º en fase de ascenso a Segunda B 1996-97 Tercera División 1º Campeón; 3º en fase de ascenso a Segunda B 1997-98 Tercera División 1º Campeón; 1º en fase de ascenso a Segunda B 1998-99 Segunda B 19º descenso 1999-00 Tercera División 2º 1º en fase de ascenso a Segunda B 2000-01 Segunda B 19º descenso 2001-02 Tercera División 3º 3º en fase de ascenso a Segunda B 2002-03 Tercera División 3º 4º en fase de ascenso a Segunda B 2003-04 Tercera División 2º Eliminado en la final por el ascenso a Segunda B 2004-05 Tercera División 5º 2005-06 Tercera División 5º 2006-07 Tercera División 3º Eliminado en semifinales de ascenso a Segunda B 2007-08 Tercera División 8º 2008-09 Tercera División 3º Cae en la segunda eliminatoria de ascenso a Segunda B 2009-10 Tercera División 3º Cae en la primera eliminatoria de ascenso a Segunda B Durante algunas temporadas en club ha mantenido un equipo filial, el Tropezón B:Temporadas del Tropezón B 2001-02: Primera Regional - 2º (4º en la liguilla de ascenso)2002-03: Regional Preferente - 14º2003-04: Regional Preferente - 17º (descenso)Información general sobre TANOS Ayuntamiento: Torrelavega.Monumentos: Ermita de Santa Ana, Parroquia de Nuestra Señora de las Nieves.Fiestas: Santa Ana (26 de Julio) y Nuestra Señora de las Nieves (5 de Agosto)Costumbres: Tiene la Agrupación de danzas "Virgen de las Nieves" que es la más antigua de Cantabria y una de las más antiguas de España.
La soledad es el silencio más doloroso que existe.
En el camarote la penumbra era absoluta menos el espacio alumbrado por el rayo de luz que penetraba desde aquella pequeña ventana y que le servía, al joven licenciado, como referencia para localizar a su inseparable mochila. Vieja amiga donde se resguardaba aquella esperanza que él había depositado en su interior. Ese era su verdadero tesoro y ahora estaba decididamente dispuesto a tomarlo para sí. Sabía que allí, rodeado por el claroscuro lunar y con el murmullo de la mar como sustento para su esperanza, podía sentir la ausencia del dolor; como si sus impulsos de ir hacia su destino le hubiera devuelto su perenne confianza. El agradecimiento del viejo capitán y el estímulo de sentirse algo más que un náufrago le servían como lazaderas para un viaje que podía ser el regreso o podía, sin embargo, significar otro nuevo destino. Por todo ello se decidió a reconquistar el contenido de su vieja mochila y atreverse a buscar la solución a aquel enigma. Lo valeroso era buscar hacia afuera lo que había podido experimentar hacia adentro y lo mismo que se había vaciado para volver a estar dispuesto ahora era necesario ir acumulando nuevas sensaciones. Aquel barco debía quedar, para siempre, conquistado en sus emociones o convertirse en refugio de desconfianza. Había llegado el momento de saber cuál sería la finalidad de aquella doble interpretación. De cualquiera de las maneras debería salir a buscarla.Volvió a enfundarse el jersey de color amarillo con la leyenda "Te busco" en color rojo, tomó el pasaporte y salió afuera. El viejo capitán le oyó caminar por el extremo del pasillo.- ¡Espera! -le voceó asomándose a la puerta cuando ya él la había sobrepasado.- Sólo voy a pasar la noche afuera -dijo volviéndose hacia el viejo capitán. - Si deseas pasar la noche afuera lo considero muy razonable. Pero necesitas que te entregue un papel identificativo. - Llevo el pasaporte.- Eso no te vale si no llevas mi autorización.Entraron ambos al camarote del viejo capitán y se sentaron otra vez frente a frente.- Veo en tu mirada que estás decidido a no regresar. - Pues descubre usted en ella algo que yo todavía no he decidido. - Eres de esas personas que se deciden a ir hacia adelante aun antes de plantearse si debe hacerlo o no; pero no creas que te amonesto por ello sino todo lo contrario. Así es cómo debe ser quien desee alcanzar su gran sueño. La mayoría de la gente no se atreve a ello. Meditan su decisión tanto que el sueño ya se les escapa. - ¿No le digo que yo todavía no lo he decidido?.- Sé siempre con qué clase de personas trato y he podido conocerte lo suficiente como para poder decir que no regresarás conmigo. Y además eso es lo que espero de ti aunque si fuese mi gusto el que tuiveses que cumplir no te dejaría marchar. He aprendido que a los seres humanos como tú no se les puede impedir que vayan hacia siu destino. He manejado, a mi antojo, a muchísimos  hombres que, por una causa u otra, han claudicado antes de embarcarse hacia lo desconocido pero tú no desconoces tu futuro. - Sigue usted interpretando cosas más allá de mis planteamientos.- Porque para ti los planteamientos surgen de la nada. Tú creas tus planteamientos por encima de las circunstancias y esa es una manera muy libre de forjarse el yo. ¿Cuántos son capaces de eso?. Menos de los que serían necesarios... y ese es el verdadero problema. Es cierto que el yo no existe sino que es una creación en movimiento que nos vamos forjando momento a momento. Lo que ocurre es que muchísima gente cree haberse enocntrado a sí mismo y se detienen... eso es el error que comete la inmensa mayoría. Toda la vida consiste en un continuo irse formando a la vez que forjando y los que creen haberlo conseguido caen. Sólo al morir podemos decir que hemos sido algo y eso sólo los que lo consiguen. - ¿Usted cree que morir es terminar?.- No. Morir es haberse realizado si hemos sido capaces de no detenernos nunca, para poder enfrentarse al enigma que hay más allá...- ¿Y que sucedería si yo me dedicase a ir contra mis planteamientos?.- Ocurriría algo que todos conocemos como decepción. Te decepcionarñias a tiu mismo jasta el punto de haberte convertido en nada. A algunos les ocurre. ¿Te acuerdas que te dije que, algunas o varias veces te enocntrarás con seres así?. ¡Quizás hasta ya los hayas visto!. - Sí. Los he visto. - Pues, lamentablemente, seguirás viéndolos pero ahora tú tendrás la responsabilidad de luchar por alguno de ellos. No te importe ni el triunfo ni el fracaso... ambas cosas te elevarñan en tu dignidad si luchas con ganas de vencer. Y ahora espera un momento y te entrego el papel. - Este hombre confía excesivamente en mí -pensaba el joven licenciado mientras el viejo capitán rellenaba aquel documento- y el caso es que parece que coincide plenamente con mis deseos.El viejo capitán terminó.- Toma y no te preocupes por no regresar. La preocupación es signo de duda y la duda es síntoma de decepción. - Entonces... ¿usted cree que ya no nos veremos más?.- Quizás accidentalmente... peo no nos veremos más en la amplitud en que nos hemos conocido. Yo ya regreso a terminar mi última experiencia y tú comienzas a experimentar una nueva sensación y forma de vivir. Eso son los periplos vivenciales si es que quieres realizarlos. - Entonces... adiós... -y el joven licenciado le tendió la mano. - Nunca te olvidaré. En mi última expereincia recordaré siempre que fuiste tú el que lograste plasmar en un soporte sólido el verdadero conocimiento de mis hombres. Es la mejor identidad que tendré de ti. Cuando vuelva a leer, y lo haré muy a menudo, esa hoja que me entregaste, sabré que hubo alguien que pudo transmitirme ese profundo sentimiento que yo no acababa de descubrir. Desde aquel momento supe que ya no volverías a hacer ningún otro viaje por la mar; hab´ñia termiando de descifrar la incógnita que rodeaba a aquellos que habían subido a mi barco para expresar su verdadera angustia y que no era ninguna clase de desesperación sino una forma de sentir en plenitud. - Yo sólo puedo decirele lo de siempre: lo intentaré. Y al joven licneciado s ele escàpó una de sus amplias sonrisas. - Si hay algo en ti es que siempres me ha maravilado esa forma de ser. La vida. Esa clase de esp´ñiritu con la que enfrentas tu responsabilidad.Eso sí que se puede denominar como confianza.- Y no olvide la fe. - Exacto. Me estaba olvidando que posees una cantidad infintia de fe. - Es que si no lo hiciese así yo creo que no tendr´ñia suficient valor. - Precisamente los que tienen suficiente valor se ex`presan así...El joven licenciado salió del camarote del viejo capitán y se dirigió a cubierta. Frente a él pudo descubrir aquella ciudad envielta en una fina niebla y repleta de luces nocturnas, por entre las cuales flotaban lños anhelso de muchos seres humanos buscadores de algún encuentor oculto... ¿Cuál era ekl que iba buscando?. Decidió contemplar detenidamente aquellas luces no para saber cuál era, pues ellas no se lo dirían jamás si no era capaz de introducirse dentro, sino para experimentar, en plenitud, esa sensación agradable que inunda el ánimo de los que están disopuestos a concoerla. Decididamente sabía que ese encuentro le estaba espeando en aquella fría ciudad y que, para ello, iba a ser necesario un encuentro caliente, pues todo lo que se busca con voluntariedad nunca defrauda. Sintió aquella mano fría sobre el hombro izquierdo. Era algo así como una sensación inexpresiva, como si un hálito de mortal presencia le amenazase espontáneamente. Fue lo suficientmente portente como para hacerle volver al lugar donde se encontraba. Se volvió y tropezó con la muirada oscura y opaca del atleta sombrío. - ¿Puedo compañarte? -le dijo. - Desearía hacerlo solo...- Es que necesiot hablar contigo. el jovenlicenciado descuruió que aquel hombre sentía la necesidad de transmitir algún atisbo de sensibildiad,. Podría ser una de aquellas oortunidades en que él debería ofrecer la ayuda, al menos de escuhar. Exactamente lo que le ha´bia dicho el viejo capitánm. Y por otro lado razonó que ir acompñadp no tenía por quñe ser sñintoma de ninguna clase de oportunidad perdida. El sombr´ñio continu´ño. - Conozco perfectamente la ciudad. Ya he estado varias veces en ella. entonces el joven licenciado decidió que sí, que era oportuno intoroducirse por aquellas laberínticas callejuelas acompalñado de alguien que podría haber sido colocado ante él por el destino. - No se puede ir contra lo que es factible. este hombre concoe perfectamente la ciudad y necesita la compañía de alguien. Él sabrá buscar el lugar idñoneo donde poder hallar una intenisdad que es, precisamente, lo qeu yo también ando buscando -mentalizó el joven licenciado antes de responder. - De acuerdo. Es una buena idea. Y juntos, ambos con las manos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros, fueron paseando por el muelle. la figura del marienro sombr´ñio era algo fantasmal. Todo vestido de negro, su enorme silueta, de una fortaleza fuera d elo com´ñun, venìa a ser como un torreón movible imposible de detener. Caminaban en hermético silencio y con la mirada en algún puinto idnefinido. el joven licneciado en el contrapunto de la luz y con su jersey de lana de fuerte colorido amarilo más su pantañon vaquero azul. Podría decirse de él que era como un halo de luz que alumbraba el camino para no trpezar y caer al mar. Fue el primero en romper el silencio., - ¿Quieres fumar?.- Yo no fumo nunca. - yo tampoco; pero me gusta expulasr el humo porque gracias a él imagino. - La imaginación no entra en mis cálculos.- ¿Es posible que no imagines ni tan siquiera una pequeña ilusión?.- ¿Tú crees que es valiso tener alguna ilusión?. - yo creo que es una manera de alimentarse. - el único alimetno que me interesa es el de poder permanecer. coon eso me conformo. - ¿Simplemetne permanecer?.- ¿para qué es necesario más?. - ¿Pero no te das cuenta de que permanecer siemrpe en el mismo punto es una especie de negarse a sí mismo?.- Yo no entro a analizar cuestioens y dejo pasar el tiempo hasta vovler a mi actividad en un barco. - Pero dejar pasar el tiempo... ¿en qué sentido?.Habían termiando de recorrer el muelle portuario y se introducían ya en las primeras calles d ela ciudad. Se notaba que era un barrio obrero.- Si te refieres a algún sentido en especial no. para mí no hay sentidos especiales. Todos mis sentidos son de la misma especie. el frío era fuerte,. el joven licneciado recordó, de repente, que aquel día era el 24 de diciembre e intent´ño dirigir hacia esa fecha el pensamiento del sombrío acompañante. - ¿Tiene algún sentido, apra ti, el día de hoy?.- ¿Te refieres a que es la Navidad?.- Yo recuerdo mis navidades de la infancia. Eran mágicas y muy espciales. Había un sentido muy especial en ellas. No consistía en ningun a clase de religiosidad sino en una forma de sentir la alegría... como si todas las angustias quedasen colgadas d eunolvido y, por un momento, volviésemos a reconstruír el mundo de las esperanzas. ¿Tú has notado algo así en tu infancia?.- Quizás... pero no lo llego a sentir en estos momentos. - ¿y es posible que ni esa huela te llene ele sp´ñiritu?.- Es que yo no deseo lñlenar de nada mi espíritu si es quie tengo alguna clase de espiritu. el joven licenciado meditó durante unisntante. No era quie nos e lñe ocurriese nada `para continuar con el diálogo sino que quería concentrarse en algo más allá...Entonce sfue el sombrío marinero el que vovli´ño a hablar. . Estamos llegando...- ¿Tienes algún lugar especial a donde ir?. Sí. Voy siempre al mismo lugar. Te va a gustar. Es una especie de taberna llamada "El Extranjero". Alll´ñi siempre hay un hueco para cualquier tipo d eperson. Es el mwejor sitio par air, en esta ciudad, para todos aquellos que, siendo extranjeros, qwueremos pasar la noche con la comodidad d esentirnos como en nuestra verdader apatria. - ¿Cuál es tu verdadera patria?.- No existe. Mi verdaera pattria no existe. - Pero te la imaginas.- No exactamente. Solo la deseo pero jamás la encuentro. - Porque no sabes buscar.el joven licienciado sacó su pipa y el tabaco. la lenó y comenzó a hacer como que fumaba. Todo ello sin dejar, ambos, de caminar. la taberna era, realmente, atrayente. Estaba situada en el centro de una calle limpia; quizás d ela calle más limpia de todo aquel sucio barrio y, sin dejar de trasnmitir una sensación de nostñalgica rpesencia, era linda y aocgdora. Entrando en ella el joven licenciado pudo sentir un calro agradable y observó uina variopinta presencia de seres humansio que producñia una sensación de comodidad. En aquella heterogeneidad de personas el espíritu navideño parecía tomar un aspecto de camaradería leal. siguió al sombrñio hasta la barra y entonces la desucbrió. - ¡Vaya sorpresa! --le dijo ella. Era aquella muejre que tanto ha`b´ñia amado ala cniano òpeta extranjero. Auella mujer señalada coo prostituta y que, sin embargo, adem´ñas de no serll, había demostra ser tan fiel siemrpe con el mismo hombre que no le improtaba que la tachase de lo que no era. (Continuará)<em></em>ncluso fiel más allá de la muerte... que es la máxima expresión de fidelidad `posible en este mundo. ERa saquella muejr que enseñaba, a todos lño que por allí pasaban, la canció  d ">Los hijos de un momento". Auquella mujer que había sido tan improtante `para el rombre negro de las zapatillas de color lilas. El joven licenciado comenzó a rememorar...El silencios se levantó, raudo, de la silla y, en medio de la genral espectci´ñonm, fue en busca dle director de banca. Necesitaba decirle algo impresionante. Necesitaba decirle que la derrota no existe si uno valora sus lñlímites y los acepta. El silencioso  hab´ñia desscubierto que la medida de la felicidad no reside en "lo otro" sino en "lo propio". Quería comunciarle al director de banca un mensaje de optimismo. Ese mensaje quie siempre hab´ñia oculatod con su silencio y que el joven licenciado le había enseñado a descubrir. Aquella noche todos los residentes decidieron reunirse en la sala antes de ir a dormir una vez que el silencioso y el director de banca terminaron de hablar. Les habían dado tiempo extra para terminar de cenar.Ahora el que callaba era el joven licenciado mientras los demás alborotaban sus existencias con conversaciones de todo tipo. Un especial optimismo se había extendido por aquel original mundo.En un momento determinado entró a la sala la recepcionista y se dirigió al que permanecía callado. - Han venido a buscarte. - Me lo imaginaba -contestó eljovemn licenciado. - ¿Cómo dices?.- Que me imaginaba esta situación. Ahñi los tienes. Todos llevan en su interior algo que comunicar. Son como tú y todos los demás. Receptores de mensajes. Unos receptores que ahora sí tienen qué expresar.El joven licenciado terminó de rememorar. Ella le miraba insistentemente. ¿Qué le estaba sucediendo al joven licenciado?. Nada fuera de lo normal. Lo únioc que le pasaba es que estaba pensando... pensando... pensando en aquel mundo donde había conocido a la jovencñísima morena.Ella le miraba insistentemente intentando descubrirlo.
En el camarote la penumbra era absoluta menos el espacio alumbrado por el rayo de luz que penetraba desde aquella pequeña ventana y que le servía, al joven licenciado, como referencia para localizar a su inseparable mochila. Vieja amiga donde se resguardaba aquella esperanza que él había depositado en su interior. Ese era su verdadero tesoro y ahora estaba decididamente dispuesto a tomarlo para sí. Sabía que allí, rodeado por el claroscuro lunar y con el murmullo de la mar como sustento para su esperanza, podía sentir la ausencia del dolor; como si sus impulsos de ir hacia su destino le hubiera devuelto su perenne confianza. El agradecimiento del viejo capitán y el estímulo de sentirse algo más que un náufrago le servían como lazaderas para un viaje que podía ser el regreso o podía, sin embargo, significar otro nuevo destino. Por todo ello se decidió a reconquistar el contenido de su vieja mochila y atreverse a buscar la solución a aquel enigma. Lo valeroso era buscar hacia afuera lo que había podido experimentar hacia adentro y lo mismo que se había vaciado para volver a estar dispuesto ahora era necesario ir acumulando nuevas sensaciones. Aquel barco debía quedar, para siempre, conquistado en sus emociones o convertirse en refugio de desconfianza. Había llegado el momento de saber cuál sería la finalidad de aquella doble interpretación. De cualquiera de las maneras debería salir a buscarla.Volvió a enfundarse el jersey de color amarillo con la leyenda "Te busco" en color rojo, tomó el pasaporte y salió afuera. El viejo capitán le oyó caminar por el extremo del pasillo.- ¡Espera! -le voceó asomándose a la puerta cuando ya él la había sobrepasado.- Sólo voy a pasar la noche afuera -dijo volviéndose hacia el viejo capitán. - Si deseas pasar la noche afuera lo considero muy razonable. Pero necesitas que te entregue un papel identificativo. - Llevo el pasaporte.- Eso no te vale si no llevas mi autorización.Entraron ambos al camarote del viejo capitán y se sentaron otra vez frente a frente.- Veo en tu mirada que estás decidido a no regresar. - Pues descubre usted en ella algo que yo todavía no he decidido. - Eres de esas personas que se deciden a ir hacia adelante aun antes de plantearse si debe hacerlo o no; pero no creas que te amonesto por ello sino todo lo contrario. Así es cómo debe ser quien desee alcanzar su gran sueño. La mayoría de la gente no se atreve a ello. Meditan su decisión tanto que el sueño ya se les escapa. - ¿No le digo que yo todavía no lo he decidido?.- Sé siempre con qué clase de personas trato y he podido conocerte lo suficiente como para poder decir que no regresarás conmigo. Y además eso es lo que espero de ti aunque si fuese mi gusto el que tuiveses que cumplir no te dejaría marchar. He aprendido que a los seres humanos como tú no se les puede impedir que vayan hacia siu destino. He manejado, a mi antojo, a muchísimos  hombres que, por una causa u otra, han claudicado antes de embarcarse hacia lo desconocido pero tú no desconoces tu futuro. - Sigue usted interpretando cosas más allá de mis planteamientos.- Porque para ti los planteamientos surgen de la nada. Tú creas tus planteamientos por encima de las circunstancias y esa es una manera muy libre de forjarse el yo. ¿Cuántos son capaces de eso?. Menos de los que serían necesarios... y ese es el verdadero problema. Es cierto que el yo no existe sino que es una creación en movimiento que nos vamos forjando momento a momento. Lo que ocurre es que muchísima gente cree haberse enocntrado a sí mismo y se detienen... eso es el error que comete la inmensa mayoría. Toda la vida consiste en un continuo irse formando a la vez que forjando y los que creen haberlo conseguido caen. Sólo al morir podemos decir que hemos sido algo y eso sólo los que lo consiguen. - ¿Usted cree que morir es terminar?.- No. Morir es haberse realizado si hemos sido capaces de no detenernos nunca, para poder enfrentarse al enigma que hay más allá...- ¿Y que sucedería si yo me dedicase a ir contra mis planteamientos?.- Ocurriría algo que todos conocemos como decepción. Te decepcionarñias a tiu mismo jasta el punto de haberte convertido en nada. A algunos les ocurre. ¿Te acuerdas que te dije que, algunas o varias veces te enocntrarás con seres así?. ¡Quizás hasta ya los hayas visto!. - Sí. Los he visto. - Pues, lamentablemente, seguirás viéndolos pero ahora tú tendrás la responsabilidad de luchar por alguno de ellos. No te importe ni el triunfo ni el fracaso... ambas cosas te elevarñan en tu dignidad si luchas con ganas de vencer. Y ahora espera un momento y te entrego el papel. - Este hombre confía excesivamente en mí -pensaba el joven licenciado mientras el viejo capitán rellenaba aquel documento- y el caso es que parece que coincide plenamente con mis deseos.El viejo capitán terminó.- Toma y no te preocupes por no regresar. La preocupación es signo de duda y la duda es síntoma de decepción. - Entonces... ¿usted cree que ya no nos veremos más?.- Quizás accidentalmente... peo no nos veremos más en la amplitud en que nos hemos conocido. Yo ya regreso a terminar mi última experiencia y tú comienzas a experimentar una nueva sensación y forma de vivir. Eso son los periplos vivenciales si es que quieres realizarlos. - Entonces... adiós... -y el joven licenciado le tendió la mano. - Nunca te olvidaré. En mi última expereincia recordaré siempre que fuiste tú el que lograste plasmar en un soporte sólido el verdadero conocimiento de mis hombres. Es la mejor identidad que tendré de ti. Cuando vuelva a leer, y lo haré muy a menudo, esa hoja que me entregaste, sabré que hubo alguien que pudo transmitirme ese profundo sentimiento que yo no acababa de descubrir. Desde aquel momento supe que ya no volverías a hacer ningún otro viaje por la mar; hab´ñia termiando de descifrar la incógnita que rodeaba a aquellos que habían subido a mi barco para expresar su verdadera angustia y que no era ninguna clase de desesperación sino una forma de sentir en plenitud. - Yo sólo puedo decirele lo de siempre: lo intentaré. Y al joven licneciado s ele escàpó una de sus amplias sonrisas. - Si hay algo en ti es que siempres me ha maravilado esa forma de ser. La vida. Esa clase de esp´ñiritu con la que enfrentas tu responsabilidad.Eso sí que se puede denominar como confianza.- Y no olvide la fe. - Exacto. Me estaba olvidando que posees una cantidad infintia de fe. - Es que si no lo hiciese así yo creo que no tendr´ñia suficient valor. - Precisamente los que tienen suficiente valor se ex`presan así...El joven licenciado salió del camarote del viejo capitán y se dirigió a cubierta. Frente a él pudo descubrir aquella ciudad envielta en una fina niebla y repleta de luces nocturnas, por entre las cuales flotaban lños anhelso de muchos seres humanos buscadores de algún encuentor oculto... ¿Cuál era ekl que iba buscando?. Decidió contemplar detenidamente aquellas luces no para saber cuál era, pues ellas no se lo dirían jamás si no era capaz de introducirse dentro, sino para experimentar, en plenitud, esa sensación agradable que inunda el ánimo de los que están disopuestos a concoerla. Decididamente sabía que ese encuentro le estaba espeando en aquella fría ciudad y que, para ello, iba a ser necesario un encuentro caliente, pues todo lo que se busca con voluntariedad nunca defrauda. Sintió aquella mano fría sobre el hombro izquierdo. Era algo así como una sensación inexpresiva, como si un hálito de mortal presencia le amenazase espontáneamente. Fue lo suficientmente portente como para hacerle volver al lugar donde se encontraba. Se volvió y tropezó con la muirada oscura y opaca del atleta sombrío. - ¿Puedo compañarte? -le dijo. - Desearía hacerlo solo...- Es que necesiot hablar contigo. el jovenlicenciado descuruió que aquel hombre sentía la necesidad de transmitir algún atisbo de sensibildiad,. Podría ser una de aquellas oortunidades en que él debería ofrecer la ayuda, al menos de escuhar. Exactamente lo que le ha´bia dicho el viejo capitánm. Y por otro lado razonó que ir acompñadp no tenía por quñe ser sñintoma de ninguna clase de oportunidad perdida. El sombr´ñio continu´ño. - Conozco perfectamente la ciudad. Ya he estado varias veces en ella. entonces el joven licenciado decidió que sí, que era oportuno intoroducirse por aquellas laberínticas callejuelas acompalñado de alguien que podría haber sido colocado ante él por el destino. - No se puede ir contra lo que es factible. este hombre concoe perfectamente la ciudad y necesita la compañía de alguien. Él sabrá buscar el lugar idñoneo donde poder hallar una intenisdad que es, precisamente, lo qeu yo también ando buscando -mentalizó el joven licenciado antes de responder. - De acuerdo. Es una buena idea. Y juntos, ambos con las manos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros, fueron paseando por el muelle. la figura del marienro sombr´ñio era algo fantasmal. Todo vestido de negro, su enorme silueta, de una fortaleza fuera d elo com´ñun, venìa a ser como un torreón movible imposible de detener. Caminaban en hermético silencio y con la mirada en algún puinto idnefinido. el joven licneciado en el contrapunto de la luz y con su jersey de lana de fuerte colorido amarilo más su pantañon vaquero azul. Podría decirse de él que era como un halo de luz que alumbraba el camino para no trpezar y caer al mar. Fue el primero en romper el silencio., - ¿Quieres fumar?.- Yo no fumo nunca. - yo tampoco; pero me gusta expulasr el humo porque gracias a él imagino. - La imaginación no entra en mis cálculos.- ¿Es posible que no imagines ni tan siquiera una pequeña ilusión?.- ¿Tú crees que es valiso tener alguna ilusión?. - yo creo que es una manera de alimentarse. - el único alimetno que me interesa es el de poder permanecer. coon eso me conformo. - ¿Simplemetne permanecer?.- ¿para qué es necesario más?. - ¿Pero no te das cuenta de que permanecer siemrpe en el mismo punto es una especie de negarse a sí mismo?.- Yo no entro a analizar cuestioens y dejo pasar el tiempo hasta vovler a mi actividad en un barco. - Pero dejar pasar el tiempo... ¿en qué sentido?.Habían termiando de recorrer el muelle portuario y se introducían ya en las primeras calles d ela ciudad. Se notaba que era un barrio obrero.- Si te refieres a algún sentido en especial no. para mí no hay sentidos especiales. Todos mis sentidos son de la misma especie. el frío era fuerte,. el joven licneciado recordó, de repente, que aquel día era el 24 de diciembre e intent´ño dirigir hacia esa fecha el pensamiento del sombrío acompañante. - ¿Tiene algún sentido, apra ti, el día de hoy?.- ¿Te refieres a que es la Navidad?.- Yo recuerdo mis navidades de la infancia. Eran mágicas y muy espciales. Había un sentido muy especial en ellas. No consistía en ningun a clase de religiosidad sino en una forma de sentir la alegría... como si todas las angustias quedasen colgadas d eunolvido y, por un momento, volviésemos a reconstruír el mundo de las esperanzas. ¿Tú has notado algo así en tu infancia?.- Quizás... pero no lo llego a sentir en estos momentos. - ¿y es posible que ni esa huela te llene ele sp´ñiritu?.- Es que yo no deseo lñlenar de nada mi espíritu si es quie tengo alguna clase de espiritu. el joven licenciado meditó durante unisntante. No era quie nos e lñe ocurriese nada `para continuar con el diálogo sino que quería concentrarse en algo más allá...Entonce sfue el sombrío marinero el que vovli´ño a hablar. . Estamos llegando...- ¿Tienes algún lugar especial a donde ir?. Sí. Voy siempre al mismo lugar. Te va a gustar. Es una especie de taberna llamada "El Extranjero". Alll´ñi siempre hay un hueco para cualquier tipo d eperson. Es el mwejor sitio par air, en esta ciudad, para todos aquellos que, siendo extranjeros, qwueremos pasar la noche con la comodidad d esentirnos como en nuestra verdader apatria. - ¿Cuál es tu verdadera patria?.- No existe. Mi verdaera pattria no existe. - Pero te la imaginas.- No exactamente. Solo la deseo pero jamás la encuentro. - Porque no sabes buscar.el joven licienciado sacó su pipa y el tabaco. la lenó y comenzó a hacer como que fumaba. Todo ello sin dejar, ambos, de caminar. la taberna era, realmente, atrayente. Estaba situada en el centro de una calle limpia; quizás d ela calle más limpia de todo aquel sucio barrio y, sin dejar de trasnmitir una sensación de nostñalgica rpesencia, era linda y aocgdora. Entrando en ella el joven licenciado pudo sentir un calro agradable y observó uina variopinta presencia de seres humansio que producñia una sensación de comodidad. En aquella heterogeneidad de personas el espíritu navideño parecía tomar un aspecto de camaradería leal. siguió al sombrñio hasta la barra y entonces la desucbrió. - ¡Vaya sorpresa! --le dijo ella. Era aquella muejre que tanto ha`b´ñia amado ala cniano òpeta extranjero. Auella mujer señalada coo prostituta y que, sin embargo, adem´ñas de no serll, había demostra ser tan fiel siemrpe con el mismo hombre que no le improtaba que la tachase de lo que no era. (Continuará)<em></em>ncluso fiel más allá de la muerte... que es la máxima expresión de fidelidad `posible en este mundo. ERa saquella muejr que enseñaba, a todos lño que por allí pasaban, la canció  d ">Los hijos de un momento". Auquella mujer que había sido tan improtante `para el rombre negro de las zapatillas de color lilas. El joven licenciado comenzó a rememorar...El silencios se levantó, raudo, de la silla y, en medio de la genral espectci´ñonm, fue en busca dle director de banca. Necesitaba decirle algo impresionante. Necesitaba decirle que la derrota no existe si uno valora sus lñlímites y los acepta. El silencioso  hab´ñia desscubierto que la medida de la felicidad no reside en "lo otro" sino en "lo propio". Quería comunciarle al director de banca un mensaje de optimismo. Ese mensaje quie siempre hab´ñia oculatod con su silencio y que el joven licenciado le había enseñado a descubrir. Aquella noche todos los residentes decidieron reunirse en la sala antes de ir a dormir una vez que el silencioso y el director de banca terminaron de hablar. Les habían dado tiempo extra para terminar de cenar.Ahora el que callaba era el joven licenciado mientras los demás alborotaban sus existencias con conversaciones de todo tipo. Un especial optimismo se había extendido por aquel original mundo.En un momento determinado entró a la sala la recepcionista y se dirigió al que permanecía callado. - Han venido a buscarte. - Me lo imaginaba -contestó eljovemn licenciado. - ¿Cómo dices?.- Que me imaginaba esta situación. Ahñi los tienes. Todos llevan en su interior algo que comunicar. Son como tú y todos los demás. Receptores de mensajes. Unos receptores que ahora sí tienen qué expresar.El joven licenciado terminó de rememorar. Ella le miraba insistentemente. ¿Qué le estaba sucediendo al joven licenciado?. Nada fuera de lo normal. Lo únioc que le pasaba es que estaba pensando... pensando... pensando en aquel mundo donde había conocido a la jovencñísima morena.Ella le miraba insistentemente intentando descubrirlo.
Me encuentro, en la Cafetería Los Rescoldos de Carrascoy, con la famosa Magdalena Roig i Roig; una chavala de rompe y rasga que está fumando un cigarrillo de la marca Viceroy. Me ofrece otro a mí. Por supuesto que no lo acepto porque tengo un Pall Mall y prefiero la seguridad antes que entrar en el juego de los marijulinchis. Enseguida, como es guapa de verdad, pego la hebra con ella, saco las cuartillas, y no pierdo la oportunidad que me viene como caída del cielo. - Buen día, Magdalena... ¿Dios tiene la culpa de todos los desastres que están ocurriendo en estos tiempos?. - Dios no es anarquista. Aclarado este asunto, cambio rápidamente de tercio. - Suponte que el Real Madrid consigue el triplete en el año 2011. ¿Te alegrarías o no te alegrarías?.- Cuidado, que yo soy catalana pero no del Barcelona.- ¿Qué importancia tiene para ti el Real Madrid?.- Me encantan los merengues que suelo comerlos como a eso de las ocho de la noche cuando estoy en momentos dulces. - ¿Te consideras una mujer dulce?.- Demasiado dulce para algunos, pero...Yo me hago el disimulado y procuro que no se me note. - Pero yo ya estoy casado, Magdalena Roig i Roig. - Pues eso.Aclarado también este asunto, salgo del apuro mientras tiro para adelante. - ¿Quién es tu ídolo en el fútbol?. - Cristiano Ronaldo... ¿pasa algo?...- Pasar no pasa nada pero puede pasar.Y la miro de arriba a abajo ante de hacerle la siguiente pregunta. Realmente está buena Magdalena Roig i Roig.- ¿Qué te parece Kaká?. - ¿Me estás hablando de fútbol?. - Por supuesto que sí. He dicho Kaká con dos k de kilos y no con dos c de colocón.- Pues lo tengo como reserva. - ¿Acaso te crees más inteligente que Mou?. - ¿Quién es Mou?.- Mou es un míster luso y no un iluso. - ¿Pero los místeres no son ingleses?.- Este es portugués mas lo que le pasa es que estuvo en Inglaterra durante algún tiempo. Pero contesta a mi pregunta y no nos andemos por las ramas como lo orangutanes esos que convierten al campo de fútbol en un campo de batalla.   - Sí. Me considero más inteligente que Mou y que Tou.- Eso de Tou... ¿lo dices por mí?.- No. Digo Mou por Mourinho y digo Tou por Touré.- Pero Touré sólo es un futbolista y no un entrenador de fútbol.- Pero se cree tan inteligente que se siente capaz de ser entrenador de fútbol. En cuanto a ti, tú me das sopas con hondas. - Oye... que yo no soy David, no tiro con hondas y menos aún me he enfrentado a Goliat. Eso no pertenece a mi curriculum vitae. - Perdona... no quise decir eso...La miro, otra vez de arriba a abajo, y como está muy buena de ver la perdono.- Que no vuelva a repetirse o corto la entrevista ahora mismo. - No, por favor, sigue entrevistándome. No volveré a cometer un error como ese. Quiero ser muy famosa. - Está bien. ¿Eres de verdad catalana?.- Soy nacida en Gerona pero criada en Barcelona. - ¿Es que trabajas de criada en Barcelona?.- No soy criada en Barcelona pero sí soy criada en Barcelona. Soy catalana pero muy fanática seguidora del Real Madrid desde que tengo uso de razón y jugaba aquella delantera de Míchel, Butragueño, Hugo Sánchez, Martín Vázquez y Pardeza. Por eso me han desterrado, momentáneamente, de Cataluña y ando por esta Región de Murcia.- ¿Cuál es tu segundo ídolo en el fútbol?.- ¡Raúl!.- ¿Raúl González?.- No, despistado. Me refiero a Raúl Tamudo porque yo soy catalana pero fanática del Real Madrid; ahora bien, si me obligan a elegir entre el Barcelona Club de Fútbol y el Real Club Deportivo Español de Barcelona, prefiero mil veces al Español porque soy catalana pero me siento enteramente española. Aclarado tambén este asunto, cambio de nuevo de tercio. - ¿Quién está mejor, Shakira o Beyoncé?.- Yo. La miro de nuevo desde arriba hata abajo. Estoy de acuerdo con ella. Está mejor que Shakira y Beyoncé juntas.- Un poco de cultura, Magdalena Roig i Roig... ¿sabes qué es El Cipo?. - Sí. Pero prefiero hablar del tiempo. - ¿Cuánto tiempo hace que eres tú?. - Desde que nací más o menos. - ¿Naciste o no naciste en Barcelona?.- ¡Eres tonto o te lo estás haciendo!. - Me lo estoy haciendo. - Pues en parte llevas mucha razón. Nací en Gerona pero mi padre y mi madre me engendraron en Barcelona. Por eso mi primer equipo es el Real Madrid y mi segundo equipo es el Español y escribe, por favor, Español y no Espanyol... ¿entendido?.- Entendido. - Muy gracioso, Diesel, muy gracioso.Yo me escapo de la tentación de decirle un piropo y cambio de deporte. - ¿Te gusta jugar al baloncesto?. - Sí. Pero juego siempre con el número 8 y contra el número 8. Me encanta jugar con el 8 y contra el 8 al mismo tiempo. Intento mirar para otro lado. - No disimules, Diesel, no disimules...Me escapo otra vez de milagro.- ¿Y de toros?. ¿Sabes de toros?.- ¡Escúchame bien y escribe mejor!. ¡De cuernos no quiero saber nada de nada... pero que nada de nada!... ¿entendido?.- Entendido. Has sido totalmente clara y honesta.- Pues eso. - ¿Te molesta si sigo con la entrevista?.- Nada de eso. Me tienes encantada. Me entra la risa. - ¿He dicho algo gracioso?. Se me corta la risa de repente y me vuelvo a poner muy serio. - ¿Qué es para ti la normalidad?.- Un poco de lo que me acuerdo, otro poco de lo que recuerdo mas otro poco que se me ha olvidado. Por las noches me acuesto y me levanto por las mañanas. Eso es para mí la normalidad... sea cual sea la hora de la noche en la que me aptezca acostarme. ¿Te parece bien?.- Me parece muy normal. A mí me pasa exactamente lo mismo.- Por eso me encanta estar contigo. - ¿Y qué me dices de la Esperanza?.- Si te refieres a la buena me da lo mismo pero si te refieres a la mala es una señora a la cual no deseo conocer ni en pintura; esa cuánto más lejos de mí mejor que mejor. - ¿Te gusta filosofar?.- Un mogollón, como decís los madrileños. - ¿Y qué es para ti, por ejemplo, un mogollón filosófico?.- Dejando a un lado tus reflexiones en Internet, que te repito que me encantas cuando te pones a filosofar, pues no lo sé. - ¿Qué significa para ti vorem com?.- Del valenciano no tengo ni idea y del catalán mucho menos, así que dímelo tú. - Veremos cómo, Magdalena Roig i Roig, veremos cómo.- ¿Estás intentando ligar conmigo?. A mí me entra la risa. - No te rías y responde tú ahora a lo que te pregunto. - No. - Pues yo estaría encantada si lo intentases porque estoy soltera y sin compromiso alguno de momento.  - Pero yo nunca lo intento salvo con mi chavala y mi chavala no eres tú. ¿Entendido?.Ella encaja ahora el directo que le he enviado con eso de entendido devolviéndole la pelota.  - Entendido. Adiós.- Nada de adiós. Todavía no he terminado la entrevista y me quedan unas cuantas preguntas fundamentales. Así que nada de adiós hasta que yo lo diga... que ser muy famosa tiene su precio y para eso yo soy periodista y tú no. Y sigo con la entrevista cambiando otra vez de tercio.- Que te he dicho adiós. - Que te he dicho que permanezcas sentada o pagas tú las dos consumiciones. Le he tocado el punto flaco de los catalanes que es la tacañería con perdón por ser  tan sincero.- Está bien. Eres sincero. Me quedo un rato más, Por pagar las consumiciones no te preocupes porque voy a pagar yo. - Mejor que mejor. Cambio de tema. ¿Te gusta la chistorra?.- ¿Eso es un chiste o una pregunta?.- Las dos cosas son pero en este momento sólo es una pregunta. - No me gusta la chistorra excepto en los días de fiesta. - Te lo pregunto porque estoy seguro de que el Real Madrid se lleva este año la Décima. - Por mí encantada. Soy fanática de Casillas.- No te salgas de tu casillas, Magdalena Roig i Roig, porque también Sara Carbonero está detrás de él. - No me importa. Casillas será mío en los cromos y eso me es más que suficiente. - ¿De verdad estás encantada?.- Sí. Encantada por conocerte mucho mejor. - Lo siento. Yo ya estoy casado.- Me dejas de piedra. - Ahora que hablas de piedras... ¿sabes lo que es la "pebbles culture"?.- No tengo ni idea y menos todavía si me lo dices en inglés.- No te preocupes. Se trata solamente de la "cultura de las piedras". - Me dejas otra vez de piedra. - ¿Qué pasa con la Cantalapiedra?.- Yo sólo sé que canto eso de una piedra en el camino me enseñó que mi destino era rodar y rodar, rodar y rodar...- Luego la voz de un arriero me dijo que lo importante no es llegar el primero pero sí el saber llegar. Con dinero o sin dinero hago siempre lo que quiero y mi palabra es la ley.- Es demasiado aburrido seguir y seguir la senda, andar y andar los caminos sin nadie que te entretenga...- Lo siento. Yo ya estoy casado como Dios manda porque Dios no es anarquista. - Pero... ¿me vas a dejar de verdad?.- Inténtalo con Canales por ejemplo que me parece que tiene más futuro que yo en esto de ser futbolista profesional y conste que especifico profesional porque si habláramos de simples aficionados ya sería otro cantar.- Canta... canta...- Adiós con el corazón que con mi alma no puedo. Al despedirme de tí de sentimiento me muero. Adiós.Y recojo todas mis cuartillas, la dejo con la boca abierta, ella paga la consumición de los dos y yo salgo de naja hacia la Redacción donde me espera mi Jefa.
La patinadora se deslizaba suavemente, daba giros sobre su escultural cuerpo, se dejaba llevar hacia atrás y hacia adelante con un ritmo de sinfonía de Schumann, de repente daba varios saltos tan espectaculares y bellos que encogían  el corazón de los espectadores, levantaba una pierna en horizontal y realizaba mágicos molinetes, se volvía a deslizar suavemente creando sueños y terminaba con un tirabuzón tan vertiginoso y espiritual que ningún pintor podría jamás plasmarlo en un lienzo.-----------------------------------------------------------------------------------1.- Atlético de Madrid 15 - Real Madrid 42.- Desde la temporada de 1999-2000 hasta la actual de 2010-2011 (todo lo que llevamos de Siglo XXI), el resultado de goles es de Atleti 12 Real 42 y hablamos de los dos equipos más representtivos de Madrid (la capital de España aunque les fastidie a algunos pocos barceloneses que se mueren de envidia y aclaro que sólo son algunos pocos). Mucha ventaja de los merengues sobre los colchoneros. Éstos últimos ya llevan 21 derbis sin ganar en todo el Siglo XXI. 0-6-15... ¿qué significan estos guarismos?. Que el Atleti no ha ganado ningún partido, ha empatado seis y ha perdido quince y me refiero a la competición de Liga de fútbol de España de Primera División. Sobre la derrota, Jorge Luis Borges dijo: "La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce". 2.- ¡Apor ellos oé, a por ellos oé oé oé!.- Esta noche juegan en San Mamés, el Athletic Club de Bilbao frente al Villareal Club Fútbol. Los amarillos (el submarino amarillo le llaman) están en la cuarta posición de la tabla de Primera División con 51 puntos mientras que los rojiblancos (leones les llaman) están sextos con 42 puntos. ¡Es el moomento oportuno de tomar 501!. Quiero decir que es la ocasión propicia para que los bilbaínos se acerquen al puesto cuarto y logren clasificar para la próxima Champions. De momento están ya dentro de la UEFA Coup. Nada de jugar este año por la salvación sino por ocupar el puesto clasificatorio de la Champions. Si les quitasemos los puntos ganados gracias a jugadores extranjeros al Barcelona,al Real Madrid, al Valencia, al Villarreal y hasta al Español... estaríamos viendo al Athlétic Club de Bilbao en el liderato con muchos puntos de ventaja sobre los demás. Sobre el liderazgo Walt Disney dijo: "Si lo puede soñar, lo puede hacer."3.- El Tottenham se desmoraliza.- Una vez conocido que deben enfrentarse en cuartos de final al Real Madrid en la Champions 2011, los ingleses del Tottenham están tan desmoralizados que no han conseguido  marcar ni un solo gol contra el flojito West Ham United. El partido que les enfrentó a ambos, en el White Harta Lane (estadio del Toottenham) acabó con empate a cero. Los del Tottenham se han quedado sin puntería mientras los artilleros del Real Madrid como Benzema, Ózil y Cristiano Ronaldo están en vena de aciertos. La probabilidad de que el Real Madrid pase a semifinales es altísima. Sobe la probabilidad René Descartes dijo: "Es una verdad muy cierta que, cuando no esté a nuestro alcance determinar lo que es verdad, deberemos seguir lo que es más probable".4.-De Borussia a Borussia.- Parece broma pero estoy hablando no de realizar un tour completo alrededor de Borussia sino que la liga de fútbol de Alemania (que va de capa caída) empieza en Borussia y termina en Borussia. El Borussia Dormund manda en la clasificación con 62 puntos mientras que cierra la tabla el Borussia Mönchengladbach con tan sólo 23 puntos. Borussia quiere decir, en español, Prusia. Federico II de Prusia dijo: "Los títulos son condecoraciones para tontos. Los hombres grandes tienen suficiente con su nombre". 5.- Las féminas canasteras.- El resultado más escandaloso del baloncesto femenino, esta semana y en la Primera División, ha sido el de Hondarribia Irún 101 - C.B. Olesa 48. ¡Olé S.A.!. Ganaron ayer las perfumeras del Avenida, las del Obenasa que no sé su oficio, las ribereñas de Rivas Ecopolis, las sombrereras de Ros Casares y las cantarinas canarias del Gran Canaria 2014. Queda por jugar el de las del Mann Filter (cigarreras con filtro para cigarrillos de hombres) y las callejeras de Ibiza (porque me recuerda a una calle de mi infancia madrileña). Sobre las mujeres hay  mucho escrito; pero Oscar Wilde dijo: "No hay nada como el amor de una mujer casada". Por supuesto, añado yo, que cuando se refiere al amor de una mujer casada con su esposo y solamente con su esposo... aunque ella sea una sensacional jugadora de baloncesto. 6.-Un canguro en San Remo.- ¿Se ha escapado un canguro de Australia y ha aparecido en San Remo?. No. No es eso. Me refiero a que un ciclista autraliano llamado Mathew Goss (que es la primera que oigo algo de su existencia como ciclista) acaba de ganar la Clásica Milán-San Remo y es, de esta manera, el primer ciclista no europeo que gana esta prueba. Aprovechó quel pelotón se partió en dos (no se preocupen las chavalas guapas porque sólo es una manera de hablar de los periodistas inteligentes) y sólo 7 hombres disputaron el sprint final. Ganó el australiano dejando en segundo lugar al suizo Fabián Cancellara y en tercer lugar al francés Philippe Gilbert. Sobre las bicicletas Albert Einstein dijo: "La vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio". 7.- Octavos de Final.- ¡Basta ya de hablar de los Octavos de Final de la Champions de Fútbol!. Ahora me refiero al rugby nacional español. En octavos de final de la Copa del Rey los de Durango fueron vapuleados por Cetransa El Salvador (5-98); el Bera Bera se quedó a la vera contra el Alcobendas (19-22) y el Cisneros cayó con estrépito ante el Quesos Entrepinares. Estoy hablando, aunque no se lo crean, de rugby español de Primera División. Sobre el rugby François Sagan dijo: "No me gusta el rugby por violento, sino por inteligente." 8.- Terminemos con las chavalas.- No estoy dando una proclama revolucionaria para exterminar a la chavalas (y menos aún si son guapas o guapísimas) sino que termino mi Catalejo Mundial con un notición dobre el Balonmano Femenino de España. En la Primera División las chicas del Itxako Reyno de Navarra (muy españolas ellas) con 10-0-1 encabezan la clasificación general después de 20 partidos jugados. En segundo lugar las del Elde Prestige están perdiendo su prestigio ante las navarricas porque sólo llevan 16-0-4. ¡ no digamos nada de las del Marina Park porque mucha playa y mucho bronceador para ponerse morena la piel pero que de balomano no tienen ni idea!, porque llevan un ridículo total de 2-0-18. Sobre el ridículo (y que me perdonen por esta vez las chavalas guapas y las no tan guapas) Napoleón I dijo: "De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso". No hagáis mucho caso, chavalas, porque Napoleón I estaba loco de atar.-----------------------------------------------------------------------------------Al final de la competición olímpica aquella patinadora, de tan dulce y espectacular presencia, conquistó la medalla de oro otorgada por los sesusdos, maduros y sensatos o insensatos (que de todo hay en la viña del Señor) jueces. ¡Triunfó la Fantasía!.
Una de las grandes virtudes de mi esposa Lina (Liliana de los Ángeles) es la enorme capacidad que tiene para idear proyectos solidarios para con los demás. A veces más de un ataque de nervios me han producido sus maravillosas ideas pero siempre las he apoyado y las seguiré apoyando con mi esfuerzo personal. Todavía tengo fresco en mi memoria el día que me planteó la idea de crear una escuela para niños y niñas con la condición de dar medias becas o becas enteras a quienes no tuviesen suficiente capacidad económica para llevar a sus niños y niñas a los caros colegios de Ecuador. Así fue cómo se fraguó el Frederick Hopkins School. Desde el primer momento se nos unió Rocío Del Castillo a pesar de que su esposo José Salinas (chileno) se negó rotundamente a apoyarnos. No nos importó que José Salinas estuviese esperando a que no cuajase la idea sino todo lo contrario... porque cuánta más dificultades nos ponían los propios ecuatorianos (tan brutos que no se daban cuenta de que lo hacíamos para hacer un favor a Ecuador) mayor era nuestro esfuerzo. En primer lugar buscamos un nombre para el Colegio. Decidimos que se llamaría Stephen Hawking y con este nombre nos presentamos en el Ministerio de Educación de Quito... pero mira por donde los vivos que se las dan de listos, los chupatintas de las oficinas del Ministerio de Educación de Ecuador, nos dijeron que o les dábamos algún dinero por debajo de la mesa (ya se sabe lo que eso significa) o nos negaban dicho nombre. Nos negamos a dar dinero excepto lo que estipulaba la Ley y entonces (¡qué mala es la envidia que hasta hace que algunos arrojen piedras sobre su propio tejado!) le dieron dicho nombre a otros que habían llegado más tarde que nosotros. No nos importó. No estábamos dispuestos a claudicar ante los mafiosos del Ministerio de Educación de Ecuador en Quito. Así que se nos unieron, como socios capitalistas, Franklin Del Castillo y su esposa Rosa Lemos por un lado, y por el otro José Endara y su esposa cuyo nombre no recuerdo y no deseamos recordar porque no hacía otra cosa sino poner objeciones a todo lo que planteábamos. Es mejor olvidar su nombre. El caso es que me dieron la tarea de buscar el nombre de algún personaje ilustre de la Historia que tuviese el apellido lo más parecido a Hawking. Encontré varios pero elegí el de Frederick Hopkins que, miren lo que es la vida, tenía mucha más relación (además de ser un sabio en su materia) con la enseñanza que el propio Stephen Hawking. Me presenté ante los chupatintas, vagos, pendencieros y mafiosos administrativos del Ministerio de Educación de Ecuador en Quito (sinvergüenzas que realizaban con total descaro el cohecho, la coima y otras acciones ilegales como cobrar dinero por agiliar los trámites) y les presenté el nombre. Como eran incultos, verdaderamente ignorantes y envidiosos (¡ay que mala es la envidia que corrompe el alma de los humanos!) les tuve que explicar, de cuerpo presene, aunque quisieron hacerse el dsisimulado, quien había sido Frederick Hopkins. Tuvieron que claudicar y no les pagué ni un céntavo más que lo estipulado por la Ley. Una vez conseguido ya el nombre de la Escuela lo que venía después era la ardua tarea de elegir un lugar adecuado para iniciarnos con los niños y las niñas de corta edad escolar. Después de mucho buscar encontramos un pequeño local con patio en la calle Belermo de Tumbaco. Lo alquilamos por tiempo indefinido y, a pesar del boicot que nos hacía el propio propietario del terreno (que nos cargaba fuertes sumas en los recibos de la luz y del teléfono y otras acciones impropias de un verdadero hombre porque era uno de esos vivos criollos de los que tan mal habló Benjamín Carrión), pero superamos también esta adversidad d elas traicines del propio calzonazos que ns alquilaba el local y abrimos las puertas de la Escuela. Desde un principio, después de seleccionar a los profesores y profesoras tanto etos estos y estas más los padres y madres de los niños y las niñas nos ofreciron todo su apoyo. De esta manera comenzamos el primer alño de existencia del Frederick Hopkins School a pesar de que los del Ministerio de Educación de Quito (me refiero a los chupatintas que sólo estaban para cobrar dineros ilegales por un trabajo que era el que les correspondía hacer pues para eso les pagaba un buen sueldo el gobierno ecuatoriano ¡y qué mala es la envidia señores y señoras!... nos retrasban adrede y ocn mala leche la tramitación de los papeles burocráticos haciendo como que se habían perdido... hasta que un día me calenté de tanta injusticia, fui ante ellos en persona y les canté las cuarenta en bastos. Rápidamente aparecieron todos los papeles. Sangre, sudor y alguna que otra lágrima nos hicieron padecer los mafiosos chupatintas pero lo conseguimos. ¡Habíamos vencido gracias a nuestra fe cristiana!. Y comenzamos el primer año impartiendo no sólo enseñanza adecuada para que nuestros niños y niñas tuviesen conocimientos culturales y desarrollaran el cuerpo y el cerebro sino que les impartimos los fundamentos básicos cristianos con lo cual estábamos plantando las raíces para que creciesen como hombres y mujeres del Bien. De esta manera inició su andadura el Frederck Hopkins School. Y para que quede constancia de todas las trampas que nos hicieron escribí un artículo periodístico en el Suplemento Dominical del diario El Coemrcio, llamado "Educación". Un poco más de educación, respeto y dignidad era lo que deberían haber tenido todos esos chupatintas.Por cierto, para conocimeinto de la humanidad entera, Frederick Gowland HopkinsDe Wikipedia, la enciclopedia libre. Sir Frederick Gowland Hopkins (Eastbourne, Gran Bretaña, 20 de junio de 1861 - Cambridge, 16 de mayo de 1947) fue un bioquímico británico. Inicialmente estudió Química en la Universidad de Londres y posteriormente Medicina en el Hospital Guy. Fue profesor de Fisiología Clínica en la Universidad de Cambridge y desde 1914 profesor de bioquímica, donde de 1921 a 1943 ocupó la cátedra de sir William Dunn. De 1930 a 1935, fue presidente de la Royal Society y desde 1933 de la British Association for the Advancement of Science. Su principal contribución investigadora radica en el conocimiento de las sustancias elementales, aquellas que el organismo necesita adquirir de la dieta y que su falta condiciona enfermedad. Descubrió que unos alimentos tenían relación directa con el crecimiento. Comprobó que el consumo de leche conseguía reanudar el crecimiento detenido de un ser vivo en formación. Entre sus descubrimientos están, en 1892 nuevos métodos para apreciar cuantitativamente el ácido úrico de la orina, en 1901 métodos de análisis del triptófano (aminoácido cristalizado) y, en 1921 métodos para aislar el glutatión, compuesto aminoácido importante en la autooxidación celular. Fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1929, compartido con Christian Eijkman.No snegaron el nombre de Stephen Hawking pero, sin darse cuenta los muy memos, nos dejaron la peurta abiertas para elegir a un hombre quizás mucho más importnate que él. Frerick Hopkins School se llamó nuetra peqwuelña Escuela, porque hasta el inglés lo impartiamos con total profesionalidad además de todas las otras materias del pensum escolar ecuatoriano.
Una de las grandes virtudes de mi esposa Lina (Liliana de los Ángeles) es la enorme capacidad que tiene para idear proyectos solidarios para con los demás. A veces más de un ataque de nervios me han producido sus maravillosas ideas pero siempre las he apoyado y las seguiré apoyando con mi esfuerzo personal. Todavía tengo fresco en mi memoria el día que me planteó la idea de crear una escuela para niños y niñas con la condición de dar medias becas o becas enteras a quienes no tuviesen suficiente capacidad económica para llevar a sus niños y niñas a los caros colegios de Ecuador. Así fue cómo se fraguó el Frederick Hopkins School. Desde el primer momento se nos unió Rocío Del Castillo a pesar de que su esposo José Salinas (chileno) se negó rotundamente a apoyarnos. No nos importó que José Salinas estuviese esperando a que no cuajase la idea sino todo lo contrario... porque cuánta más dificultades nos ponían los propios ecuatorianos (tan brutos que no se daban cuenta de que lo hacíamos para hacer un favor a Ecuador) mayor era nuestro esfuerzo. En primer lugar buscamos un nombre para el Colegio. Decidimos que se llamaría Stephen Hawking y con este nombre nos presentamos en el Ministerio de Educación de Quito... pero mira por donde los vivos que se las dan de listos, los chupatintas de las oficinas del Ministerio de Educación de Ecuador, nos dijeron que o les dábamos algún dinero por debajo de la mesa (ya se sabe lo que eso significa) o nos negaban dicho nombre. Nos negamos a dar dinero excepto lo que estipulaba la Ley y entonces (¡qué mala es la envidia que hasta hace que algunos arrojen piedras sobre su propio tejado!) le dieron dicho nombre a otros que habían llegado más tarde que nosotros. No nos importó. No estábamos dispuestos a claudicar ante los mafiosos del Ministerio de Educación de Ecuador en Quito. Así que se nos unieron, como socios capitalistas, Franklin Del Castillo y su esposa Rosa Lemos por un lado, y por el otro José Endara y su esposa cuyo nombre no recuerdo y no deseamos recordar porque no hacía otra cosa sino poner objeciones a todo lo que planteábamos. Es mejor olvidar su nombre. El caso es que me dieron la tarea de buscar el nombre de algún personaje ilustre de la Historia que tuviese el apellido lo más parecido a Hawking. Encontré varios pero elegí el de Frederick Hopkins que, miren lo que es la vida, tenía mucha más relación (además de ser un sabio en su materia) con la enseñanza que el propio Stephen Hawking. Me presenté ante los chupatintas, vagos, pendencieros y mafiosos administrativos del Ministerio de Educación de Ecuador en Quito (sinvergüenzas que realizaban con total descaro el cohecho, la coima y otras acciones ilegales como cobrar dinero por agilizar los trámites) y les presenté el nombre. Como eran incultos, verdaderamente ignorantes y envidiosos (¡ay que mala es la envidia que corrompe el alma de los humanos!) les tuve que explicar, de cuerpo presente, aunque quisieron hacerse el dsisimulado, quién había sido Frederick Hopkins. Tuvieron que claudicar y no les pagué ni un centavo más que lo estipulado por la Ley. Una vez conseguido ya el nombre de la Escuela lo que venía después era la ardua tarea de elegir un lugar adecuado para iniciarnos con los niños y las niñas de corta edad escolar. Después de mucho buscar encontramos un pequeño local con patio en la calle Belermo de Tumbaco. Lo alquilamos por tiempo indefinido y, a pesar del boicot que nos hacía el propio propietario del terreno (que nos cargaba fuertes sumas en los recibos de la luz y del teléfono y otras acciones impropias de un verdadero hombre porque era uno de esos vivos criollos de los que tan mal habló Benjamín Carrión), superamos también esta adversidad de las traiciones del propio calzonazos que nos alquilaba el local y abrimos las puertas de la Escuela. Desde un principio, después de seleccionar a los profesores y profesoras tanto etos éstos y éstas más los padres y madres de los niños y las niñas nos ofrecieron todo su apoyo. De esta manera comenzamos el primer año de existencia del Frederick Hopkins School a pesar de que los del Ministerio de Educación de Quito (me refiero a los chupatintas que sólo estaban para cobrar dineros ilegales por un trabajo que era el que les correspondía hacer pues para eso les pagaba un buen sueldo el gobierno ecuatoriano ¡y qué mala es la envidia señores y señoras!)... nos retrasaban adrede y con mala leche la tramitación de los papeles burocráticos haciendo como que se habían perdido... hasta que un día me calenté de tanta injusticia, fui ante ellos en persona y les canté las cuarenta en bastos. Rápidamente aparecieron todos los papeles. Sangre, sudor y alguna que otra lágrima nos hicieron padecer los mafiosos chupatintas pero lo conseguimos. ¡Habíamos vencido gracias a nuestra fe cristiana!. Y comenzamos el primer año impartiendo no sólo enseñanza adecuada para que nuestros niños y niñas tuviesen conocimientos culturales y desarrollaran el cuerpo y el cerebro sino que les impartimos los fundamentos básicos cristianos con lo cual estábamos plantando las raíces para que creciesen como hombres y mujeres del Bien. De esta manera inició su andadura el Frederck Hopkins School. Y para que quede constancia de todas las trampas que nos hicieron escribí un artículo periodístico en el Suplemento Dominical del diario El Coemrcio, llamado "Educación". Un poco más de educación, respeto y dignidad era lo que deberían haber tenido todos esos chupatintas.Por cierto, para conocimeinto de la humanidad entera, Sir Frederick Gowland Hopkins (Eastbourne, Gran Bretaña, 20 de junio de 1861 - Cambridge, 16 de mayo de 1947) fue un bioquímico británico. Inicialmente estudió Química en la Universidad de Londres y posteriormente Medicina en el Hospital Guy. Fue profesor de Fisiología Clínica en la Universidad de Cambridge y desde 1914 profesor de bioquímica, donde de 1921 a 1943 ocupó la cátedra de sir William Dunn. De 1930 a 1935, fue presidente de la Royal Society y desde 1933 de la British Association for the Advancement of Science. Su principal contribución investigadora radica en el conocimiento de las sustancias elementales, aquellas que el organismo necesita adquirir de la dieta y que su falta condiciona enfermedad. Descubrió que unos alimentos tenían relación directa con el crecimiento. Comprobó que el consumo de leche conseguía reanudar el crecimiento detenido de un ser vivo en formación. Entre sus descubrimientos están, en 1892 nuevos métodos para apreciar cuantitativamente el ácido úrico de la orina, en 1901 métodos de análisis del triptófano (aminoácido cristalizado) y, en 1921 métodos para aislar el glutatión, compuesto aminoácido importante en la autooxidación celular. Fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1929, compartido con Christian Eijkman.Nos negaron el nombre de Stephen Hawking pero, sin darse cuenta los muy memos, nos dejaron la puerta abierta para elegir a un hombre quizás mucho más importante que él. Frerick Hopkins School se llamó nuestra pequeña Escuela, porque hasta el inglés lo impartíamos con total profesionalidad además de todas las otras materias del pensum escolar ecuatoriano, más el apoyo de la enseñanza del Ajedrez y otras innovaciones creadas por todos en equipo como el proyecto de una revita de comunicación social, juegos especializados para niños y niñas en edad infantil, lectura de cuentos y novelas apropiadas a cada edad, etcétera.
Casi era la penúltima hora del día. En los hogares, traducido a través de las amplias cristaleras, las familias buscaban su patria, la verdadera patria. Aquellas patrias sin artificiosas creaciones y que conformaban las más internas estructuras del ser humano. Él se decía que era de los que viajan por los entornos del sentir y las consideraba buenas familias, amantes de muchas intensidades y grandes cultivadores del amor. Veía seres que él creía dotados de ilusión y que apretaban el paso para alcanzarle. Prefería los recovecos llenos de sorpresas. Conoció rostros que pergeñaban exhibiciones bien reconocibles; algo así como pedazos sueltos de poemas que él se entretenia en ir engarzándolos de una manera algo natural. Todo ello bucando la enumeración de su patria; aquella patria que a él le faltaba todavía para ser enteramente feliz. Recordó abundantes cuentos infantiles, aquellos cuentos infantiles que su abuela materna le narraba... sobre todo los relatos íntimos, extraños, alucinantes pero sin ninguna crueldad ni maldad alguna y que le hacían, en su inofensiva niñez, indagar en las cumbres de la imaginación. Le hacían despertar anímicos sentires. Recordó algunos libros qiue llegaban a su memoria envueltos en una especie de pátina color de sepia, como fotografías que él recordaba en la misma manera con que un hombre se mira al espejo para descubrir los pilares de su personalidad. Andante secreto, tenazmente desaparecido pero siempre presente en el camino, era capaz de mirar a los ojos de los que se le cruzaban sin que ellos o ellas advirtiesen nada fuera de lo normal. Era algo así como un fantasma bondadoso al que le gustaba ir plantando sueños. Y todo ello superando su angustia y su dolor, que ocultaba para no herir a los inocentes. No podía apartar de sí la péridida del marinero umbrío y recordó el disparo en la noche. Un disparo que había sobrecogido a toda la ciudad y había espantado a todos los gorriones y palomas de las arboledas. No había podido evitarlo. Aquel sombrío marinero acababa de dispararse en las sienes delante de todos los parroquianos del bar. Por eso, sintiendo la derrota de no haber podido hacer nada por él, había preferido salir de allí para no ver el cadáver sangriento. Era una especie de derrota que, sin embargo, no le hacía culpable pues había estado presente hasta el último momento, como le había dicho el viejo capitán del barco que acababa de terminar también su vida marinera pero de otra manera totalmente distinta. No. No era culpable del suicidio del sombrío marinero pero se sentía responsable por no haber conseguido salvarle. Mas era capaz de superar su impotencia porque la frase del viejo capitán venía en su auxilio una y otra vez... cuántas veces él se sentía derrotado... - No te importen ni los triunfos ni los fracasos, ambas cosas te van a dignificar.Él comenzó a razonar en voz alta sin importarle si le escuchaban o no le escuchaban los transéuntes de la nocturnidad.- El fracaso puede reconstruír una esperanza si somos capaces de intentarlo; mientras que el triunfo puede servir de hundimiento si no somos capaces de superarlo. Después pensó en aquel sombrío marinero del cual había recogido su documento nacional de identidad. Sabía que se llamaba Victor Krankl Vettel y siguió hablando en voz alta porque le estaba narrando, a su recuerdo, un relato que, a la vez, servía de saludo y despedida al mism0 tiempo."En numerosas ocasiones lo tenía claro: su sentido sobre la vida era cada vez más débil. La única salida, por tanto, era suicidarse. La potencia espiritual de su ánimo estaba ya bordeando la locura. Cada vez era mayor la ignominia a la que le estaban sometiendo los demás. Su alma estaba quebrantada. Se hundía entre las sensaciones del odio y la venganza. Todos le habían apartado el saludo cuando confesó públicamente que era homosexual. Ahora él, el señor Víctor Krankl Vettel era una mínima expresión humana y la fugacidad de la vida era la que le incitaba a suicidarse. Germinal era su odio y venganza hacia su ex pareja Nicolás Helzer Schultzque se acababa de casar con una bella mujer.El proyecto del suicidio cada vez lo elaboraba más y más. Por otro lado, su cerebro era ahora una obscuriodad completa. ¿Qué solución quedaba?.¿El suicidio?. !El suicidio solicionaría todo!.- ¿Por qué tuve que sobrevivir al exterminio de los nazis?. ¿Por qué no confesé en aquel momento que yo era homosexual?. No tendría que haber vivido en el infierno nunca más. ¿Y la conferencia que me habían prometido los de la Sociedad de Autores Libres?. ¿Por qué me la han aplazado indefinidamente cuando ya está preparada para hoy?. Entonces, en un momento de desesperación apretó el gatillo de la pistola y quedó, inmediatamente, desplomado en el suelo y mortalmentre herido.Fue cuando oyó la voz.- !Víctor!. !Abre Víctor!. !Tengo buenas noticias para usted Señor Krankl!. Soy el Señor Gunther Boch Tiriac, secretario de la Sociedad de Autores Libres y vengo a decirle que su conferencia ha sido admitida. Mañana a las 10 de la noche tendrá usted la oportunidad de dirigirse al mundo a través de la televisión.Se dio cuenta, demasiado tarde, de que el suicidio no había solucionado nada. Que era un absurdo. Que no había servido ni para él ni para nadie... porque no era ninguna solución...- No. No puedo morir ahora. Tengo que pronunciar esa conferencia...Pero era demasiado tarde. Dio un último suspiro de vida.Y murió." Uno que se cruzó, repentinamente ante él, se quedó mirándole con expresión de suspendido. Había oído el relato. El joven licenciado aminoró su ritmo y continuó caminando ahora en actitud pensativa. Aquel ser anónimo que se cruzó en su camino, sin saber por qué, se entretenía en sacar conclusiones definitivas; pero no sobre si el otro era o no era un loco sino que aquel relato se le había introducido en el cerebro y gozaba con pensar. Sin embargo, el joven licenciado no buscaba la taberna en forma recta, tal como había caminado anteriormente dirigido por el sombrío marinero ya suicida, sino que sin perder la referencia del local estaba dando diversas vueltas por las calles... para desalojar de su inteirior las cargas anímicas negativas e ir a hablar con aquella mujer, espectadora principal del disparo en la sien derecha, de una manera limpia, sin más contenido que el que se le ocurriese en el momento preciso. Sabía que la amargura iba a persistir durante algún tiempo pero también sabía que la superación de la amargura consistía en desalojarse de ella. Y eso era lo que estaba, premeditadamente, realizando por entre las callejuelas estrechas, oscuras, mal alumbradas y sucias del barrio obrero más sórdido de la ciudad. Por eso jugaba a construir un imaginario poema con las expresiones de aquellos rostros que iba descubriendo.Se le ocurrió una pequelña referencia y la expresó en voz alta cuando estaba completamente solo. ¿Por qué hablaba en voz alta estando solo?. Por que en realidad, no estaba solo. Hablaba con Dios. - Navidad blanca y sin pronombreportadora de lejanas sensaciones...¡deja que hoy yo te nombrecomo musa de mis emociones!. Y comenzó a sonreír mientras se sentaba en un banco y sacaba la pipa y el tabaco. Comenzó a hacer como que fumaba. Se sentía muy independiente, muy libre, muy humano y a la vez muy espiritual... que es la forma más profunda de sentirse todo ello al mismo tiempo. Para él el discurso de los aconteceres necesitaba liberarse de dogmatismos radicales y llenarse de conconmitancias fundamentales no dudosas. Respiraba profundamente aquella sensación que, sin inquietudes, le hacía producir una energía que superaba sus propias dimensiones. Era necesario introducirse en ella, con todo el compromiso asumido, para gozar plenamente de esa sensación libérrima. Todo lo demás estaba cobijado en su interior y, aunque no olvidado, superaba su existencia.- ¿Qué puede producirnos el dolor más profundo -argumentó de nuevo en voz alta ante el pasear de las nocturnos transéuntes que se detenía para escucharle. Nadie contestaba. - Pude producirnos la sensación de la sensatez más lúcida -se contestó él mismo ante el corrillo de mirones que le estaban observando sin decir palabra alguna. Le gustaba aquel juego de preguntarse y contestarse ante el silencio de los demás. - ¿Y qué puede producirnos la angustia más interna?.El círculo de personas que le reodeaban en completo silencio era cada vez mayor. Aquel era un producto de sentirse juvenil consigo mismo que era, para él, la verdadera juventud.- Puede producirnos el placer más elevado. Después siguió ante la perplejidad de los que le observaban minuciosamente. - ¿Es posible reconvertir el pesar?.- Si somos capaces de enternecerlo.- ¿Hasta qué límite?.- Hasta el límite de volver a la niñez.Todos seguían mudos. El día de Navidad le estaba alimentando de pensamientos al joven licenciado. - ¿Para qué sirve ser, de nuevo, un niño?.- Sirve para valorarnos en nuestras capacidades olvidándonos de la experiencia. -¿Y eso no es una conntradicción en sí mismo?.- Lo contradictorio, a veces, vale para afianzarnos con solidez.- ¿Quién dijo dejad que los niños vengan a mí y quien no sea como uno de estos niños no entrará en el reino de los cielos?.- El que acaba de nacer hoy en los corazones de las personas que son verdaderamente humanas.Le gustaba seguir jugando, pero las campanadas de las once de la noche sonaron en mitad del autodiálogo que ahora escuchaban muchas decenas de hombres, mujeres y niños.- ¿Qué te falta para ser completamente feliz?. El joven licenciado se sorprendió, a sí mismo, ante aquella autopregunta porque, en realidad, ni él mismo se la esperaba... pero se atrevió a contestarse.- Lo más fundamental -contestó con total sinceridad.Y, sin ganas de continuar hablando, se levantó del banco y comenzó a caminar de nuevo ahora ya libre del cerco de los muchos que le habían visto y oido hablar en voz alta. Se le cruzó una espectacular mujer que le hizo un guiño de ojos y le ofreció los labios con sus gestos. El joven licenciado comenzó a sonreír pero respondió sin dudar ni un instante.- No es eso lo que busco...Ella entendió su idioma- ¿Y lo vas a pasar mal esta noche en que todos necesitamos compañía? -sonreía ella también. Él no perdió su sonrisa. - El hecho de ir o no ir contigo no significa ir o no ir al más allá...A ella le desapareció la risa repentinamente y se puso agresiva. - ¡Tú crees que ir conmigo no es ir al más allá. ¡¡Yo te puedo demostrar que estás equivocado!!. ¡Conmigo llegarás hasta el límite del más alla! -estaba realmente ofendida. El joven licenciado siguió manteniendo su sonrisa mientras le contestaba. - El límite del más allá, y perdona que te sea tan sincero. No está en ti ni en ninguna como tú.- ¿Te crees algo superior? -se encolerizó ella.- No tienes por qué enfadarte. Si el límite del más allá no está en ti no tiene por qué ser un defecto tuyo sino una virtud mía. Sólo a mi le corresponde ir contigo o no ir contigo y decido no ir contigo... si sólo me corresponde a mi decidir ¿por qué te enfadas porque no me voy contigo?.Ella suavizó algo su cólera, pero seguía ofendida. - Si quieres saber si tengo algún defecto... ¿por qué no lo compruebas tú mismo? -y abrió su abrigo. Era un cuerpo perfecto. Si así era vestida, se suponía que, en la desnudez, sería aún más perfecta. - A veces la comprobación sólo sirve para autoconfirmarnos y, en ese caso, no es necesaria porque ya estoy autoconfirmando que eres una belleza. ¿Comprendes o tu mente no llega a comprender lo que te digo? -y volvió a sonreír.La prostituta se encolerizó al máximo y se enrojeció su cara. - ¿Estás loco o tienes ganas de que me enfade contigo?.Él se puso serio. - Ni una cosa ni otra. Sólo quiero hacerte entender que no se puede poseer aquello que no se deja poseer.Ella se volvió a tapar y quedó callada. Él continuó hablando. - Pero no te preocupes demasiado... hay quienes no saben plantearse dicha cuestión. No te faltarán clientes. - ¿Estás casado? -se le ocurrió preguntarle a ella. - No es necesario estar casado para llegar a dicha conclusión. A ella le despedezaba todos los planteamientos y, con ello, todos los intentos de seducirle. - ¿Sabes que eres muy extraño? -sonrió, al fin, nuevamente ella. - ¿Sabes lo que estás diciendo? - sonrió ahora él. Ella volvió a sentirse derrotada. - Lo que realmente me desconcierta es que nunca me había planteado las cosas así y de esa manera -le dijo, acercándose a él y poniéndole su mano derecha en el pecho, justo allí donde estaba grabada la leyenda "Te busco". - Siempre hallamos un momento para reconsiderarnos a nosottros mismos. - ¿Eres un filósfo? -seguía con la mano sobre el pecho de él.- No. - ¿Puedes decirme qué eres? -y continuó con su mano derecha sobre el pecho de él a la altura de su corazón.El soltó la carcajada. - ¡Jajajajaja!. ¡Sólo soy un hombre!. Ella estaba ya totalmente vencida. Apartó violentamente su mano porque algo así como una llamarada de fuego parecía que se la quemaba. - ¿No lo harías aunque sólo fuese para olvidarte de ella?. - Yo sólo quiero practicar el amor sin olvidarme de nada de ella... ¿me entiendes ahora?. - Sigue... a ver si lo capto del todo...- Y sin olvidarme de nada de mí mismo; porque es la forma más completa y absoluta de ofrecérselo a ella y de pensar sólo en ella.- ¡Qué barbaridad! -exclamó la hermosa mujer- ¡Lo que además descubro es que no bromeas y es cierto!. - Entonces sigue tu camino y experiméntalo la próxima vez tal como te digo, porque será señal de que habrás encontrado el verdadero amor. Verás lo hermoso que es...- ¡Pues me has convencido! -terminó por claudicar la prostituta- ¡Voy a ver si lo consigo!. - Tendrás que cambiar de método- le sonrió él. - Si es necesario lo haré. Me haré una mujer normal. - Ten por seguro que es necesario. - ¡Vaya noche que me has dado pero te lo agradeceré siempre!. Cuando esté haciéndolo de la manera que tú me has señalado te lo volveré a agradecer acordándome de ti, que eres el único hombre, realmente necesitado de amor, que me ha demostrado que el amor no tiene precio... si se sabe encontrar. ¿Te puedo dar un beso de despedida?. Ella le besó en la mejilla izquierda.- Eso entra dentro de lo normal y no puede ser pecado -dijo él.La mujer se quedó con una nueva sensación. Después se despidió de él. - ¡Eres genial!. Él siguió su camino sonriendo. Sonaron las once y media de la noche. La elegante pecadora se perdió por la calle con un nuevo sentido del amor aprendido. - También hay hombres de verdad -meditó- me ha confirmado que puedo ser mucho más que una mujer fatal o una belleza marginada si así lo deseo. Me ha confirmado que estaba equivocada en mis formas y maneras y que debo magnificarme siendo lo suficientemente inteligente para no ser cómplice del engaño sino desengañándome de esta perfección que poseo y que no es tal perfección. Si soy perfecta o me creo perfecta debo saber serlo. Magistral lección que nunca olvidaré. Su personalidad tiene una proyección que yo desconocía pero me encuento ahora feliz por haberle conocido. Lo único que ha hecho ha sido brindarme mucho más de lo que yo andaba buscando. De una posición de enemigo ha pasado a ser el mejor encuentro de mi vida y, sin perder cierta capacidad de humor, ha realizado todo un ensayo de cómo se puede ser enamorable sin caer en el error de perder los valores de la persona. Eso tiene mucho mérito sabiendo cómo era yo antes de conocer a este sorprendente joven.El joven licenciado miró el anuncio: "Escriba una historia de amor en los tiempos del caos y no se sienta incapacitado para ello". Lo había podido leer porque estaba escrito enn diversos idiomas, entre ellos el de él, el español de la gran capital, y observó que se refería a la ayuda para los niños necesitados. Una muchacha temerosa ofrecía sus tristes ojos a los transéuntes. Era una mirada perpetuamente perpleja, como si anduviese perdida en alguna fascinación alcanzable. Lo que importaba de aquella expresión era la esperanza de gozo que ocultaba. Resplandecía la belleza de su rostro que contrastaba con la pobreza de su vestimenta. Al fondo, tras ella, Papá Noel acudía con sus regalos...- ¿Cuál sería el mejor regalo para una mirada así?- se entretuvo unos minutos planteándoselo.Papá Noel sonreía al fondo del cartel. Era como si le quisiera contestar a su pregunta.- Algo hermoso... pero envuelto en una sonrisa- escuchó en su interior. Se quedó mirando, pensativo, durante unos minutos, a Papá Noel. Luego volvió a fijarse en la mirada de aquella preciosa muchacha temerosa y después en su vestimenta. - ¿Podría ser un espacio de seguridad donde hallar el cobijo que necesita?.Volvió a mirar a Papá Noel.- Podría ser eso porque supondría mucho más -escuchó de nuevo la voz. Se marchó, despacio, cuando ya las doce menos veinte, y recordó otra vez al anciano poeta extranjero y su filosofía de los veinte minutos que siempre faltan a los seres humanos para completarse, se reflejaba en todos los relojes de la ciudad. Al menos en todos los relojes que no estuviesen detenidos. Desde luego los relojes de los millonarios estaban entre ellos.- ¿Reside aquí también la Navidad? -no pudo por menos que interrogarse en voz alta. Un gato huyó veloz.- Debe ser que muchos se olvidan de ella y sólo saben fugarse, como los gatos callejeros, para no sentirla pero... ¿por qué?. El aire movió algunas hojas de periódicos que estaban tiradas en el suelo.Abrió la puerta de la taberna y oyó la voz de la mujer dirigiéndose a él. Eran las doce menos cinco de la noche de Navidad. - ¡Llegas a tiempo!. ¡Estábamos preparándonos para brindar!.Entonces la observó a ella fuera del mostrador y rodeada de tres hombres. También descubrió al anciano de las barbas blancas, sentado en el mismo lugar que la vez anterior. Y nadie más había en el local.- ¡Ven aquí! -siguió ella- ¡Son paisanos nuestros!.El anciano de las barbas blancas no perdía detalles de la escena. Sucedía que no estaba borracho sino que aparentaba, desde el principio, como que estaba borrracho. Con una botella de champán en la mano derecha era muy curioso ver que había llenado dos copas. - Será algún bohemio de los que los demás dicen que están medio locos... como dicen de todos nosotros- pensó el joven licenciado mientras el anciano se le acercaba con la botella debajo del brazo derecho y las dos copas en sus manos. Una en la mano derecha y la otra en la mano izquierda. Pero a medio camino se detuvo y quedó como petrificado.- Pero esa forma de sonreír demuestra completa lucidez mental como ocurre con todos nosotros- terminó de pensar el joven licenciado. - ¡No pienses tanto y alegra un poco esa cara! -volvió a decirle ella- ¡Todo esto es más sencillo de lo que te imaginas!. - La verdad es que imaginar no estoy imaginando nada en estos momentos; sino que estoy verificando una imaginación.- ¡No entiendo muchas veces tu filosofía personal!.- No te preocupes por ello. No te voy a pedir que me analices. Para eso están los famosos psiquiatras que se creen que son Dios hechos personas pero que se han olvidado de saber qué es una persona.- ¡Entonces vamos a brindar, simplemente a brindar, sin preocuparnos de sus obsesiones!... Espera... que ahora vuelvo- y le dejó al joven licenciado con otra botella de champán en la mano izquierda. Los otros tres se le quedaron observando.- ¿Eres compatriota nuestro?- le preguntó el más joven.- Soy compatriota de todos los que hablan mi mismo lenguaje; y no me refiero solamente al idioma -suavizó algo su rostro mientras respondía.- Entonces no tengas ningún recelo hacia nosotros -se le dirigió el de mayor edad. - ¿Tengo algún motivo para recelar de vosotros? -endureció, ahora, su rostro. - Hay motivos ocultos que nos pillan de sorpresa -siguió el de mayor edad. - ¿Por ejemplo? -siguió, endurecido su gesto, el joven licenciado. - Los celos. La envidia que desatan los celos y que tanto atormentan a los ambiciosos, celosos y envidiosos.Ahora el joven licenciado sonrió. - Los celos no son motivos ocultos o, por lo menos, no deberían serlo. El problema es cuando son obsesivos y se convierten en una enfermedad. Si además les añadimos ambición y envidia convierten en un infiernmo la vida de quienes los sufren. Volvió ella. Traía una nueva copa. El joven licenciado llenó todas. Sonaron las doce en el reloj y la canción "Los hijos de un momento" sonó al unísono con las campanadas. Ella sonrió.- Sí... ¡he sido yo!.El anciano de las barbas blancas se retiró de nuevo, con su botella de champán y los dos vasos hacia el último rincón de la barra pero sin perder de vista toda la escena. - ¡Por nuestra patria!- brindó el más joven.- ¡Por nuestro pueblo!- brindó el de los años intermedios.- ¡Por nuestras raíces!- brindó el de mayor edad. El joven licenciado había vuelto a endurecer sus facciones. - Y tú... ¿no vas a brindar?- dijo ella. - Brinda tú primero. - ¡Por nuestro amor! -brindó ella- y ahora te toca a ti. - ¡Por nuestro infinito!- brindó el joven licenciado. Todos bebieron sin preguntar nada. Estaban totalmente relajados. - Y ahora... -habló el de mayor edad- ¿me quieres explicar por qué los celos no son o no deberían ser motivos ocultos?.La mujer se sorprendió de que hablasen de aquello, pero el joven licenciado no la dejó pensar mucho tiempo porque respondió rápidamente. - Porque los hombres de verdad no sienten ningún temor a demostrar que los tienen. - Dicen que eso es señal de infantilismo e inmadurez- habló el más joven. La mujer y el de los años intermedios no intervinieron. De nuevo respondió rápidamente el joven licenciado.- Quienes dicen eso no han conocido el verdadero amor. Puede ser que hayan tenido gustos, apetencias, deseos... pero no el verdadero amor!. ¿Tú crees que tener verdadero amor es infantilismo e inmadurez o lo contrario?. El más joven pensó durante un momento.- Yo aún no he tenido celos y soy bastante infantil.- Demostración palpable de que los celos son propios de hombres ya no tan infantiles. - ¿Tú matarías por cleos? -intervino, por fin, ella. - No. Eso es perder la razón. Yo moriría por celos... que es distinto.- ¿De qué manera?- se interesó el de mayor edad. - Acabando con mi sentimiento. Dejándome vencer.- ¿Dejándote vencer ante un rival? -intervino otra vez ella. - Dejándome vencer ante un rival... ¡nunca!... pero dejándome vencer ante el amor sí; porque si ese amor no es digno de mí sería señal inequívoca de que debería morir en mi interior. - Todos, de improviso, cambiamos- seguía sonando la canción. Siguieron bebiendo en silencio. Ella sabía que las lecciones aprendidas en la vieja taberna de la gran capital donde se habían conocido años atrás la habían servido, al joven licenciado, para elaborar pensamientos propios pero se sorprendió hasta dónde llegaba aquel desarrollo de respuestas sobre sí mismo. Algo más anidaba ahora en el corazón de aquel joven licenciado. - Sólo somos los hijos de un momento- acabó la canción. - Ya hemos terminado- dijo el joven licenciado a los otros tres. Sólo permanecían ella y él. Nadie más. Los otros tres se habían marchado del local felices y contentos. Había sido curioso comprobar la batalla dialéctica entre él y los dos extremos opuestos... puesto que el que tenía la edad intermedia parecía tan identificado con el joven licenciado que no había intervenido apenas, para casi nada, durante todo el tiempo en que se desarrolló aquella escena. Sólo intervino en el brindis y nada más. El anciano de las barbas blancas se había disipado en el fondo de la taberna aunque seguía observando sin perder detalle. Así que, en realidad, sólo peramanecían ella y él y nadie más. El anciano de las barbas blancas parecía un ausente aunque estuviese presenciando todo. Ella sacó otra botella de champán. - Ahora tú y yo a solas. Sé que note vas a emborrachar porque eres suficientemente inteligente para no hacerlo. Y, por supuesto, que yo tampoco lo voy a hacer. Se sentaron, frente a frente, en las sillas de la mesa central.- ¿Motivos?. ¿Tenemos motivos para emborracharnos?. Si fuésemos personas frágiles tendríamos suficientes motivos para ello... ¿cierto?.- Cierto -respondió el joven lcienciado - Pero tú y yo hemos crecido hacia la búsqueda de la ilusión y quien nace para ello no puede permitirse el lujo de la fragilidad. Alguincos dicen, ¡equivocados ellos!, que la sensibilidad es un síntoma de personas débiles. Y es que no saben que las personas sensibles son las más poderosas. Aunque hablaba así, con cierta señal de nostalgia, sus ojos brillaban con una luz de felicidad. Los de él permanecían serenos y tranquilos, mientras escuchaba la sabiduría de aquel planteamiento femenino. Por fin intervino. - Hay muchos que dicen que las mujeres son elementos débiles de la Naturaleza y que los hombres son las que les infunden valor -dijo él. - Lo cual no deja de ser una necedad; porque sólo la mujer enamorada necesita de un hombre. ¡Ahí sí!. ¡Ahí la mujer necesita protección... pero no por debilidad sino porque necesita que su fortaleza sea defendida!. El joven licenciado sonrió. - Fortaleza que, en ese caso, es agradable defender. - Sigues siendo tan pícaro como siempre... -y brindó con él. - ¿Sabes lo que yo siento en días como éste? -rompió el silencio.Ella se le quedó mirando a los ojos paras interpretarle. - Es imposible saber, con total certeza, qué sientes tú en días de especial significación para ti. - Pues son sentires muy claros. Ella supo que no era lo que alguien podría pensar. - Desde luego, los que nos estuviesen contemplando ahora mismo dirían que me estás cortejando.El anciano de las barbas blancas agudizó más los oídos. - ¿Y tú que crees?.- No te conozco del todo pero sí lo suficiente para saber que eres capaz de halagar a una mujer con el suficiente cuidado de no dejar entender cualquier equívoco. Él sonrió de nuevo. - ¿Pero estás realmente segura de eso?.Ella presintió que él estaba jugando para olvidar alguna otra tristeza oculta. - ¡Tienes la habilidad para transformar tus decepciones aplicando actitudes positivas!. Y lo haces con tal perfección que nadie podría darse cuenta a no ser que hubiese penetrado en tu interior. - ¿Cuánto has penetrado tú en mi interior?. Ella entonces soltó la risa. - No lo suficiente... desde luego... aunque me conformo con la cantidad a la que he llegado que es más bien poca. Él levantó la copa y le hizo brindar a ella. - ¿Si te dijese cuál es mi sentimietno más profundo sérías capaz de entenderlo hasta el extremo de no confiárselo a nadie?.- Yo respeto a los hombres de verdad y, sobre todo, a esa clase de hombres que expresan la sinceridad en el momento oportuno y en su instante más profundo. -Entonces te voy a contar, solamente, la parte que conozco de ese sentimiento. - ¿No lo conoces por completo?.- Todavía no. Si lo conociese por completo no tendría sentido que fuera en su busca.- Si me lo dices yo te prometo contarte a ti el mío. - No es necesario que lo hagas. - Es lo suficientemente necesario. ¡Venga!. ¡Cuéntame lo tuyo!. - Hace tiempo que busco a una persona que en realidad casi desconozco...- ¿A que es una mujer?. - Sí. Es una mujer. Pero no la busco sólo por eso. La intento encontrar porque es la intensidad que me falta. - Curiosa manera de decir que andas enamorado. - No tengo otra manera de decirlo porque, como te indiqué, desconozco gran parte de ese sentimiento. - ¿Y estás seguro de que es así?. - Totalmente seguro; porque nunca jamás sentí, jamás repito, tanta sensación de falta o de carencia. - ¿A pesar de que lo afrontas con tanta serenidad?. - Precisamente por eso...- Y precisamente por eso nadie descubre tu secreto. Lo cual es otra capacidad que escasas personas poseen. Estoy segura de que no caminas pregonándolo sin sentido como hacen muchos. Yo he conocido a muchos hombres enamorados que no hacen sino ir quejándose por el mundo de algo que es, por el contrario, enriquecedor. Y terminan por sucumbir ya que no saben guardarse su contenido. Es como si lo fuesen desparramando con sus vulgares confesiones en vez de retenerlo confesándolo sólo con la mirada. - Pues ya sabes lo suficiente...- Siempre te guardas algo... ¿no es cierto?.- En esas cuestiones siempre se debe guardar algo para cuando se encuentre lo que se busca. - Ahora te voy a contar yo qué sentido tiene para mi todo esto que ves a tu alrededor. Era la última copa que él estaba dispuesto a tomar. De ahí no pasaría salvo por algo realmente grave. Pero daba la casualidad de que él no consideraba tan grave ciertos asuntos.- Vamos... ¡cuéntame!. Nunca he estado tan interesado por descubrir también algún secreto. Sabes que los secretos no me interesan salvo cuando son importantes para ayudar a las personas.- Sea lo que quiera ser, según los de afuera, este local, con todos sus defectos, es siempre mi país... y lo amo.- ¡Por él!. ¿Cierto o me equivoco?.- Cierto. La experiencia me ha demostrado que éste es un lugar de búsqueda y encuentros. - ¿Para qué tipo de vidas?.- Aquí las vidas paralelas encuentran ese infinito donde se dice que se encuentran.El joven licenciado rió con ganas.- ¿Tú también crees que las vidas paralelas terminan por encontrarse?. ¡Ya no soy el único que lo cree!. - Aquí no hay lugar para los triángulos amorosos... ¡asi que eso de una de dos o me llevo a esa mujer o entre los tres nos arreglamos para pasarlo bien es una pura filfa y una necedad de los que no tienen ni ética humana ni moral espiritual!. ¡A este local todos vienen buscando la línea recta que une dos puntos: el masculino con el femenino pera nada de triángulos sino la recta de dos puntos opuestos pero complementarios que une al sueño con la esperanza de hallarlo.El joven licenciado se entristeció de repente.- ¡Eh... eh...!. ¿Qué ocurre?.- Hace unas horas ha habido, aquí mismo, alguien que no ha sabido hallarlo. - ¡Tú no tienes la culpa de eso!. No todo lo factible es posible. Hiciste cuanto pudiste así que no fracasaste. El no se suicidó ni por valentía ni por cobardía como dicen y discuten los ignorantes. Él se suicidó por desesperación y no supo escucharte. Para el tipo de búsqueda que tú has emprendido hay que tener ilusión y si esa ilusión falta no se puede lograr.- Pero pudo haber sido de otra forma. - No exijas de ti más de lo que posees -y le acarició el rostro con ternura. Después él permanecío callado. - ¿Sabes una cosa?. Acariciarte es dulce. Se nota una sensación de sincera nobleza. ¿Qué sientes tú ante ello?.- ¿Ante una caricia dulce?. - Me gustaría saber qué sientes tú cuando te acarician.- ¿Quieres saberlo de verdad?. - Me encantaría conocer qué siente un hombre sincero ante una situación así -le apretó la mano izquierda de él con su mano derecha para animarle a hablar. - Pues el agradable sentir de que hay alguien capaz de cubrirme una necesidad. - Eso es lo que yo también sentía cuando vivía con él.- ¿Te refieres al anciano poeta extranjero?.- Si. Cierto que equivocó el camino pero yo le amaba. - Lo sé.- Era un extranjero para los demás. Para mí absoluamente no. ¿Me entiendes?.- Totalmente. - Yo soy muy joven todavía. Y entonces... ¿te acuerdas?... nadie comprendía que una chica de mi edad viviese el amor con alguien tan, según ellos, mayor. Lo que desconocían todos, mnenos tú, es que cuando me acariciaba demostraba ser más sensible que un niño y que, a pesar de su sabiduría, era todo un completo compendio de ingenuidad. Sí. Equivocó el camino porque soñaba con la misma princesa que soñabas tú pero de peor manera. Pero era tan puro... - Lo entiendo... no hace falta que sigas...- Espera un poco. Por eso no habrá ningún otro hombre, de niguna otra edad, que pueda ocupar su sitio. - Y la necedad de los seres humanos te catalogaba como prostituta. - Nunca me importó eso. Ni él ni yo hacíamos caso a esas estupideces porque los dos sabíamos lo que necesitábamos saber el uno del otro. Su único error es que se fijó en la que tú soñabas. Quiso entrar en tu sueño para robártela pero fracasó rotundamente porque su camino no era tu camino.- Sin conocerla. - Más error todavía. - ¿Jamás habrá otro hombre en tu vida?.- Ni lo dudes. Ni lo hay ni lo habrá si es que te refieres a lo que estamos hablando...- Por supuesto que me refiero a lo que estamos entendiendo. - Es fantástica tu capacidad de hacer corregir una expresión sin ofender a quien la escucha. Es cierto. Es mejor decir lo que estamos entendiendo; porque, realmente, estamos entendiendo por encima de las palabras. ¡Te admiro!.- Ya que estamos confiándonos profundidades mutuamente... ¿sabes cómo llegar a decir no?.- Se lo digo a algunos que se pasan de insensatos. El joven licenciado sonrió. - Yo tampoco le daba ninguna importancia a la enorme mentira que dijeron sobre mí. - Pero... ¿de qué me estás hablando?. ¿Dijeron alguna imbecilidad sobre ti?.- Ya te digo que jamás le di importancia. - Pero... ¿qué era?.- Que no me gustaban las mujeres. Ella rompió con una estruendosa carcajada. - ¡¡Que ignorantes!!. ¿Es que no te habían visto?. - Los necios no creen ni lo que ven. Y como, para sacar sus conclusiones, los necios se dirijen a muchas personas menos a la que de verdad interesa preguntar... pues... ¿qué ocurre?... ¿sabes tú lo que ocurre?. - La estupidez rayana en la imbecilidad. Ocurre la estupidez rayana en la imbecilidad. Ahora fue el joven licenciado el que explotó en una risa sana.- Sí. Es como si estuviesen dentro de una caja cerrada herméticamente y se creyean que son tan conquistadores como Hernán Cortés.- Sigo diciendo lo mismo. Con caja o sin caja y con conquistador o sin conquistador por mucho que se llamen Hernán o como quiera que se llamen... son unos verdaderos estúpidos rayanos en la imbecilidad. Y de esos he conocido ya un buen montón. - Eso es. Tanto de ti, como de mí, como de muchísimas personas, sólo dicen la estupidez rayana en la imbecilidad, porque eso es lo único que conocen de las personas. En otras palabras conocen el desconocimiento más absoluto a pesar de que dicen saberlo todo. ¿No es curioso?. ¿No es risible que estén dentro de una caja y quieran saber lo que hay fuera de la caja?.- Sí que los es. Aparte de una estupidez rayana en la imbecilidad es una fatal forma de ser ignorantes. ¿A que te han llamado también loco?. - Posiblemente... y hasta posiblemente sigan llamándomelo... pero tampoco me importa. Los que sólo viven dentro de una caja no me interesan para nada.-Segurísima estoy porque de mí también dicen lo mismo. Que soy una etúpida loca. Son tan insensatos y tan irracionales que a los que sabemos amar de verdad nos llaman locos y locas y eso, hablando seriamente, sí es para preocuparse... pero por ellos...Se quedaron, momentáneamente, en silencio. Las agujas del reloj marcaban ya la una de la madrugada y un minuto exactamente. Pero a pesar de ese minuto que rebasaba a la una de la madrugada. El encanto del momento amistoso estaba presente allí... como detenido para ser gozado antes de que el tiempo se lo llevase. - Me voy... -terminó por decir el joven licenciado. - Pues es una lástima que te vayas. Me hacen mucha falta compañías como la tuya. - Pero es necesario para los dos que me vaya. Necesitamos sentirnos a nosotros mismos en completa soledad para poder luego sentir a los demás y gozar de la compañía de los demás. Tú con tus recuerdos y yo con mi esperanza. Eso mismo hacía Jesucristo. ¡Y nada de despedidas tristes!. - Sólo con un beso de pura amistad. Y se dieron dos besos en ambas mejillas. En el muelle el frío ya era intenso. Apoyado sobre uno de los pilares que sustentaban los almacenes de las cargas y descargas de mercancias, el joven licenciado contemplaba aquel barco donde había experimentado capacidades incluso desconocidas por él. A su memoria recurría, como último refugio, la mirada oscura y opaca de aquel spombrío marinero que había decidido elegir la no existencia antes que intentar hacer el esfuerzo de recuperar el contenido válido de su naturaleza humana para poder vivir. Recurría a la memoria pero él sabía que ya era imposible poder ayudarle. Aquel disparo en la sien derecha, que aún resonaba en su interior aquella noche de Navidad, había sido el final para aquel hombre tan desdichado. Un final del cual ya no podía volver, nunca jamás, su ex compañero de los músculos férreos. Comparó aquel rechazo, con la valentía demostrada por el viejo capitán que, aun sabiendo que llegaba a la última experiencia profesional, mantenía intactas todas su ilusiones para vivirlas una vez jubilado de su oficio de capitán marinero. Pudo sacar la conclusión de que en un mismo espacio se podían ubicar la negación y la afirmación sobre el sentido de lo transcendente. Uno lo había negado. El otro estaba dispuesto a afirmarlo hasta el final. Pero todo esto le producía, en aquella noche donde muchos ciudadanos intentaban apropiarse de un pedazo de felicidad sincero, una sensación de contrariedades profundas. Aquellas que le hacían ser lo suficientemente humano para sentir el dolor aunque fuese ajeno. Ni aún sabiendo, como él bien había aprendido que, aun dándolo todo, no se tiene un ser humano por qué sentirse decepcionado... pero era difícil aceptarlo. Así que decidió sentirlo sin tener que reprocharse nada por ello. Al fin y al cabo era un ejercicio de sinceridad que servía para limpiarse el alma profundamente. - Lo siento -razonó poensando en aquel fracasado y sombrío marinero. Se esforzaba por lograr que el llanto le viniese a ayudar pero era imposible. Un hombre verdadero sólo llora cuando sabe que la culpa es suya o que parte de la culpa es suya. Aquello no era culpa suya y, por ese motivo, resultaba un ejercicio fallido soltar las lágrimas; así que el dolor no tenía otra solución que sentirlo sin ninguna otra compañía complementaria. ¡Y cuánto le dolía no poder llorar!. - Sea lo que sea no tiene ninguna culpa -oyó cerca de él. Desde donde estaba sentado, en un pequeño cajón de mercaderías que permanecía allí, completamente abandonado y vacío, levantó la vista y encontró de pie y a su lado, al anciano de las barbas blancas. - Hiciste todo lo que pudiste hacer. - ¡A usted quién le ha dado permiso para venir a molestarme!. ¡Déjeme en paz!. ¿Usted qué sabe de lo que yo he hecho o he dejado de hacer?.El anciano de las barbas blancas sonrió. - ¿No le estoy pidiendo que me deje en paz?. - De acuerdo... te dejo en paz; pero antes dame sólo una oportunidad. - ¡Exprese esa oportunidad y lárguese!.- Tengo un mensaje muy importante para ti -y se sentó junto a él. - ¿Un mensaje muy importante para mí?. Que yo sepa usted no me concoe de nada. - Nunca se sabe quien conoce a quien hasta que llega el momento de conocerse. - ¡Venga, venga!. ¡Suelte lo que quiera y déjemo solo!. El anciano de las barbas blancas sacó algo del bolsillo interior de su abrigo. - Toma... es para ti...- ¿Y esto qué es? -dijo el joven licenciado tomando el sobre. - Es un billete muy especial para una persona muy especial. - ¿Soy yo acaso esa persona muy especial?. Le advierto que soy mucho más normal de lo que muchos creen. - Eres una persona muy especial... para un proyecto muy especial. ¡Y sí!. ¡Eres tú precisamente la persona especial que estaba yo buscando!. - No lo entiendo.- Llevo muchos años buscándote. No sabía quién eras tú ni dónde podría encontrarme contigo; pero desde el mismo momento que te observé cuando entraste en la taberna con aquel gigantesco suicida, supe que te había encontrado. Ha sido muy larga y muy dura mi búsqueda pero al fin me encuentro con el joven enamorado del mundo.- ¡No me intrsa para nada su billete! -y se lo devolvió de mala gana.- No te equivoques. No te precites ahora en el vacío. No estás solo. Yo iré contigo. No viajarás sin compañía. Te repito que yo iré contigo. Te espero en el aeropuerto a las nueve de la mañana. El avión sale a las once y media de la mañana pero hay que estar a las nueve para pasar el control de los equipajes.-¡No voy a ir con usted a ninguna parte!.El anciando de las barbas blancas sólo sonrió.- ¿Le hace tanta gracia que rechace su compañía?.- No es eso...- ¡No me espere!. - Te esperaré...Y guardándos el sobre nuevamente dentro del bolsillo del interior de su abrigo, el anciano de las barbas blancas, sonriendo, se perdió entre la neblina del puerto.
Vivo bajo un sinfín de sueñoscon estrellas diferentes cada día...si mañana me hundes en tu pechome harás simplemente poesía, si mañana me acaricias en tu lechoel silencio de mis ojos te diría...!déjame!, !déjame seguir más lejos!, !déjame que sueñe todavía!.
Durante todo el siglo XIX existió un gravísimo prejuicio histórico: que todo lo moderno era lo mejor. Podría ser hasta cierto (que no lo es por supuesto) si nos referimos sólo a las áreas concretas de la tecnología, pero fuera de estas áreas meramente materialistas (como por ejemplo los sentidos sociales y los sentidos religiosos y no me refiero a ideologías políticas ni a religiones sino a los sentidos humanos sociales y religiosos que tenemos desde el origen de nuestra especie) no es ni ha sido nunca así... porque la historia demuestra que los papeles sociales/religiosos se diferencian más entre sí cuando las sociedades aumentan de tamaño y se vuelven más complejas (dicho por el historiador Huston Smith en 1958). En este sentido, yo interpreto que la sociedad se asemeja a las últimas especies (dentro del determinismo evolutivo darwinista) que desarrollan sus extremidades y órganos diferenciales. Ahora bien, la vida ha estado siempre presente dentro del camino de la propia vida. Yo, tú, él o ella, estamos siempre presentes en el camino de nuestro yo, nuestro tú y nuestro él o nuestra ella. Y así, por tanto, en temas como el de los sentidos religiosos (insisto en que no estoy hablando de religiones sino de sentidos) es un error suponer que las expresiones históricas desarrolladas más modernas sean superiores a las primitivas. Incluso creo lo contrario. Supongamos que Dios existe (yo, particularmente, creo en la existencia de Dios aunque nos soy religioso ni pertenezco a ninguna religión). Si Dios existe, Él es el único que no evoluciona. Siempre es el mismo y siempre es completo. Y tampoco evolucionan las personas plenamente religiosas. Por lo menos de forma importante o significativa. Volvamos entonces al inicio; al sentido religioso de la existencia (no a la religión ni a las liturgias religiosas sino al sentido religioso humano y natural). En este caso no hablo tampoco de ateísmo porque, bajo mi punto de vista, también los ateos han llegado a un punto de no evolución o de evolución mínima y no significativa ya que han encontrado su punto y final. Me refiero, entonces, a los que somos dudas vivientes porque pensamos que dudamos de la vida que estamos viviendo y que, precisamente por eso, nos encontramos evolucionando continuamente en el centro de la vida. Así que, retomando el hilo de la reflexión, no tengo más remedio que citar al historiador rumano Mircea Eliade (Bucarest 1907 - Chicago 1986) que estudió las religiones comparadas y los mitos y llegó a creer firmemente que los pueblos arcaicos son más espirituales que sus descendientes porque, vestidos con hojas y pieles y alimentados con frutos de la tierra, no están supeditados a las cosas externas. De esta manera las religiones llamadas históricas (por ejemplo los monoteísmos) figuraban ya dentro del esquema mental propio de los sentidos religiosos primitivos distinguiéndose, sin embargo, porque las religiones históricas avanzadas han llegado a crear extremos tan opuestos como el cielo y la tierra o el samsara y el nirvana y han cercenado la oportunidad de la evolución del sentido religioso. Cosa totalmente contraria a lo que ocurre en el caso, por ejemplo, de los sentidos religiosos de los aborígenes australianos.Continuemos con los aborígenes australianos para poder clarificar el tema. Hay que hacer aquí una importante consideración: que Australia es el único continente que no vivió la experiencia histórica del Neolítico (que en el resto del mundo comenzó alrededor del año 10.000 antes de Jesucristo y fue testigo de la invención de la agricultura y de instrumentos de piedra de avanzada tecnología). Esto sitúa a los aborígenes australianos como los pueblos existentes más cercanos a los seres humanos que originalmente habitaron la Tierra (excepto en el caso de los tassaday de Filipinas cuya autenticidad es hoy todavía seriamente cuestionada). El asunto importante es que las cosmologías de las tribus australianas más primitivas (las de los arunta) tienen bastante que ver con otras cosmologías primitivas como, por ejemplo, las de los antiguos mesopotámicos, antiguos hindúes y antiguos africanos y americanos. El mundo mítico de los aborígenes australianos arunta fue estudiado por el sociólogo francés Lucien Lévy-Bruhl (París 185 - París 1939) y lo calificó como "Un Sueño". Esto es importante tenerlo en cuenta porque es a donde quiero llegar al final de mi reflexión. Por el momento, quiero sólo aclarar que lo definió no como que hay dos mundos distintos sino como que hay un solo mundo interpretado de varias maneras diferentes. El mundo aborígen de los humanos se mide con el tiempo: estaciones cíclicas de la naturaleza virgen, generaciones humanas que vienen y van... Pero es un tiempo que no se altera porque existe realmente en sí mismo y tal como es. Es el llamado "todo tiempo" y ese tiempo está inundado y plagado de figuras legendarias. ¿Es entonces Dios para los aborígenes arunta una leyenda?. No. Para ellos Dios se parece tanto a nosotros como dos gotas de agua y, a la vez, Dios es la vida misma, porque la vida es la interpretación de Dios. Cuando un hombre de una tribu arunta sale a cazar lo hace imitando exactamente igual las hazañas de su primer cazador estereotípico. Su cazador Dios. Es decir, se introduce en su molde de tal manera, de una manera tan completa, que se convierte en el primer cazador y por lo tanto en Dios de sí mismo. Igual hacen cuando tejen cestas de mimbres o cuando practican el amor sexual en parejas. Y es que el sentido religioso de los arunta (no la religión sino su sentido religioso) los hacen estar plenamente vivos y los convierte en inmortales. Quiero aclarar, de paso, que el sentido religioso aborígen de los arunta no hace reverencias a Dios sino que los identifica con Dios. Al adentrarse plenamente en Dios eliminan las trivialidades de los rituales litúrgicos de las denominadas religiones históricas. Por eso no hay una línea divisoria entre un arunta y Dios. No hay, entre ellos, sacerdotes ni feligreses. No hay, entre ellos, oficiantes ni espectadores. Sólo existe El Sueño y el avivamiento de dicho Sueño. El Sueño es Dios. Y si afirmamos simbólicamente que la Vida es Sueño (como nos confirmaron Calderón de la Barca, William Shakespeare y otros grandes escritores, filósofos y pensadores de la historia humana) estamos significando axiomáticamente que la Vida es Dios. ¿Comprendéis ahora, amigos lectores y amigas lectoras, por qué comencé este texto diciendo que hay un gravísismo error histórico que arranca desde el siglo XIX (con la Revolución Industrial) que cree que los moderno es siempre lo mejor?. ¿Comprendéis por qué es hora de que el posmodernismo actual de las sociedades globalizadoras debe replantearse ciertos temas, retomar ciertas ideas y reinventar nuevos principios?.Termino haciendo hincapié en lo ya derivado: El Sueño es Dios, la Vida es Sueño... luego la Vida es Dios.   Pero hoy extiendo esta reflexión debido a que he leído un texto en un periódico español que me ha producido deseos de intervenir. El autor de dicho texto explica bien ciertas cosas pero deja en el aire la duda de si Dios creó o no creó a una pareja llamada Adán y Eva o si la teoría de la evolución de Darwin anula la existencia de dicha pareja y por eso anula que Dios haya creado a los seres humanos. En algún texto mío publicado en Internet (que ahora no tengo tiempo de buscarlo) ya he hablado de la teoría de la evolución y la existencia de los humanos como creación de Dios. Para mí Dios es la sabiduríua total... pero también es la inteligencia total. Para una inteligencia total deduzco que muy fácilmente es entendible (si hablamos entre adultos y dejamos a los niños y niñas aparte) que la teoría de la evolución es, precisamente, la que utilizó Dios para crear a los seres humanos. La existencia de un Adán y una Eva, si somos lo suficientemente adultos como para entenderla, resulta que es una simbólica manera de hacer entender a los niños y niñas lo de la creacíón de los seres humanos. Entonces, como estamos sólo pensando entre adultos y adultas yo creo firmemente que, en la teoría de la evolución, es cierto que aparecieron los primeros humanos (nada que ver con ninguna clase de monos ni superiores ni inferiores) a los cuales Dios les insufló el hálito del espíritu que produjo la aparición del alma; lo cual convirtió a los humanos en seres racionales, con espíritu y alma. Fue en ese moemento de la evolución animal en la que intervino Dios y colocó espíritu y alma en aquellos primeros humanos. Esta explicación para adultos y adultas (dejando a un lado a los niños y las niñas) me da a entender que la evolución animal fue la que utilizó Dios para crear a los seres humanos pues me parece que es mucho más inteligente que decir que hubo un solo Adán y una sola Eva. Lo que creo firmemente es que cuando Dios dio el hálito de su Espíritu en aquellos primeros humanos que, de esta manera tuvieron el alma que los separó definitivamente del resto de los animales, es cuando Dios mostró que su inteligencia es absoluta. Es mucho más lógica y realista esta manera de entender la creación de los humanos a imagen y semejanza de Dios que la de Adán y Eva pero, también, mucho más inteligente que aquellos que basándose en ella niegan el alma humana y la espiritualidad que hay entre todos los Adanes y todas las Evas que han existido, existen y existirán sobre la Tierra.
Casi era la penúltima hora del día. En los hogares, traducido a través de las amplias cristaleras, las familias buscaban su patria, la verdadera patria. Aquellas patrias sin artificiosas creaciones y que conformaban las más internas estructuras del ser humano. Él se decía que era de los que viajan por los entornos del sentir y las consideraba buenas familias, amantes de muchas intensidades y grandes cultivadores del amor. Veía seres que él creía dotados de ilusión y que apretaban el paso para alcanzarle. Prefería los recovecos llenos de sorpresas. Conoció rostros que pergeñaban exhibiciones bien reconocibles; algo así como pedazos sueltos de poemas que él se entretenia en ir engarzándolos de una manera algo natural. Todo ello bucando la enumeración de su patria; aquella patria que a él le faltaba todavía para ser enteramente feliz. Recordó abundantes cuentos infantiles, aquellos cuentos infantiles que su abuela materna le narraba... sobre todo los relatos íntimos, extraños, alucinantes pero sin ninguna crueldad ni maldad alguna y que le hacían, en su inofensiva niñez, indagar en las cumbres de la imaginación. Le hacían despertar anímicos sentires. Recordó algunos libros qiue llegaban a su memoria envueltos en una especie de pátina color de sepia, como fotografías que él recordaba en la misma manera con que un hombre se mira al espejo para descubrir los pilares de su personalidad. Andante secreto, tenazmente desaparecido pero siempre presente en el camino, era capaz de mirar a los ojos de los que se le cruzaban sin que ellos o ellas advirtiesen nada fuera de lo normal. Era algo así como un fantasma bondadoso al que le gustaba ir plantando sueños. Y todo ello superando su angustia y su dolor, que ocultaba para no herir a los inocentes. No podía apartar de sí la péridida del marinero umbrío y recordó el disparo en la noche. Un disparo que había sobrecogido a toda la ciudad y había espantado a todos los gorriones y palomas de las arboledas. No había podido evitarlo. Aquel sombrío marinero acababa de dispararse en las sienes delante de todos los parroquianos del bar. Por eso, sintiendo la derrota de no haber podido hacer nada por él, había preferido salir de allí para no ver el cadáver sangriento. Era una especie de derrota que, sin embargo, no le hacía culpable pues había estado presente hasta el último momento, como le había dicho el viejo capitán del barco que acababa de terminar también su vida marinera pero de otra manera totalmente distinta. No. No era culpable del suicidio del sombrío marinero pero se sentía responsable por no haber conseguido salvarle. Mas era capaz de superar su impotencia porque la frase del viejo capitán venía en su auxilio una y otra vez... cuántas veces él se sentía derrotado... - No te importen ni los triunfos ni los fracasos, ambas cosas te van a dignificar.Él comenzó a razonar en voz alta sin importarle si le escuchaban o no le escuchaban los transéuntes de la nocturnidad.- El fracaso puede reconstruír una esperanza si somos capaces de intentarlo; mientras que el triunfo puede servir de hundimiento si no somos capaces de superarlo. Después pensó en aquel sombrío marinero del cual había recogido su documento nacional de identidad. Sabía que se llamaba Victor Krankl Vettel y siguió hablando en voz alta porque le estaba narrando, a su recuerdo, un relato que, a la vez, servía de saludo y despedida al mism0 tiempo."En numerosas ocasiones lo tenía claro: su sentido sobre la vida era cada vez más débil. La única salida, por tanto, era suicidarse. La potencia espiritual de su ánimo estaba ya bordeando la locura. Cada vez era mayor la ignominia a la que le estaban sometiendo los demás. Su alma estaba quebrantada. Se hundía entre las sensaciones del odio y la venganza. Todos le habían apartado el saludo cuando confesó públicamente que era homosexual. Ahora él, el señor Víctor Krankl Vettel era una mínima expresión humana y la fugacidad de la vida era la que le incitaba a suicidarse. Germinal era su odio y venganza hacia su ex pareja Nicolás Helzer Schultzque se acababa de casar con una bella mujer.El proyecto del suicidio cada vez lo elaboraba más y más. Por otro lado, su cerebro era ahora una obscuriodad completa. ¿Qué solución quedaba?.¿El suicidio?. !El suicidio solicionaría todo!.- ¿Por qué tuve que sobrevivir al exterminio de los nazis?. ¿Por qué no confesé en aquel momento que yo era homosexual?. No tendría que haber vivido en el infierno nunca más. ¿Y la conferencia que me habían prometido los de la Sociedad de Autores Libres?. ¿Por qué me la han aplazado indefinidamente cuando ya está preparada para hoy?. Entonces, en un momento de desesperación apretó el gatillo de la pistola y quedó, inmediatamente, desplomado en el suelo y mortalmentre herido.Fue cuando oyó la voz.- !Víctor!. !Abre Víctor!. !Tengo buenas noticias para usted Señor Krankl!. Soy el Señor Gunther Boch Tiriac, secretario de la Sociedad de Autores Libres y vengo a decirle que su conferencia ha sido admitida. Mañana a las 10 de la noche tendrá usted la oportunidad de dirigirse al mundo a través de la televisión.Se dio cuenta, demasiado tarde, de que el suicidio no había solucionado nada. Que era un absurdo. Que no había servido ni para él ni para nadie... porque no era ninguna solución...- No. No puedo morir ahora. Tengo que pronunciar esa conferencia...Pero era demasiado tarde. Dio un último suspiro de vida.Y murió."   Uno que se cruzó, repentinamente ante él, se quedó mirándole con expresión de suspendido. Había oído el relato. El joven licenciado aminoró su ritmo y continuó caminando ahora en actitud pensativa. Aquel ser anónimo que se cruzó en su camino, sin saber por qué, se entretenía en sacar conclusiones definitivas; pero no sobre si el otro era o no era un loco sino que aquel relato se le había introducido en el cerebro y gozaba con pensar. Sin embargo, el joven licenciado no buscaba la taberna en forma recta, tal como había caminado anteriormente dirigido por el sombrío marinero ya suicida, sino que sin  perder la referencia del local estaba dando diversas vueltas por las calles... para desalojar de su inteirior las cargas anímicas negativas e ir a hablar con aquella mujer, espectadora principal del disparo en la sien derecha, de una manera limpia, sin más contenido que el que se le ocurriese en el momento preciso. Sabía que la amargura iba a persistir durante algún tiempo pero también sabía que la superación de la amargura consistía en desalojarse de ella. Y eso era lo que estaba, premeditadamente, realizando por entre las callejuelas estrechas, oscuras, mal alumbradas y sucias del barrio obrero más sórdido de la ciudad. Por eso jugaba a construir un imaginario poema con las expresiones de aquellos rostros que iba descubriendo.Se le ocurrió una pequelña referencia y la expresó en voz alta cuando estaba completamente solo. ¿Por qué hablaba en voz alta estando solo?. Por que en realidad, no estaba solo. Hablaba con Dios. - Navidad blanca y sin pronombreportadora de lejanas sensaciones...¡deja que hoy yo te nombrecomo musa de mis emociones!. Y comenzó a sonreír mientras se sentaba en un banco y sacaba la pipa y el tabaco. Comenzó a hacer como que fumaba. Se sentía muy independiente, muy libre, muy humano y a la vez muy espiritual... que es la forma más profunda de sentirse todo ello al mismo tiempo. Para él el discurso de los aconteceres necesitaba liberarse de dogmatismos radicales y llenarse de conconmitancias fundamentales no dudosas. Respiraba profundamente aquella sensación que, sin inquietudes, le hacía producir una energía que superaba sus propias dimensiones. Era necesario introducirse en ella, con todo el compromiso asumido, para gozar plenamente de esa sensación libérrima. Todo lo demás estaba cobijado en su interior y, aunque no olvidado, superaba su existencia.- ¿Qué puede producirnos el dolor más profundo -argumentó de nuevo en voz alta ante el pasear de las nocturnos transéuntes que se detenía para escucharle. Nadie contestaba. - Pude producirnos la sensación de la sensatez más lúcida -se contestó él mismo ante el corrillo de mirones que le estaban observando sin decir palabra alguna. Le gustaba aquel juego de preguntarse y contestarse ante el silencio de los demás. - ¿Y qué puede producirnos la angustia más interna?.El círculo de personas que le reodeaban en completo silencio era cada vez mayor.  Aquel era un producto de sentirse juvenil consigo mismo que era, para él, la verdadera juventud.- Puede producirnos el placer más elevado. Después siguió ante la perplejidad de los que le observaban minuciosamente. - ¿Es posible reconvertir el pesar?.- Si somos capaces de enternecerlo.- ¿Hasta qué límite?.- Hasta el límite de volver a la niñez.Todos seguían mudos.  El día de Navidad le estaba alimentando de pensamientos al joven licenciado. - ¿Para qué sirve ser, de nuevo, un niño?.- Sirve para valorarnos en nuestras capacidades olvidándonos de la experiencia. -¿Y eso no es una conntradicción en sí mismo?.- Lo contradictorio, a veces, vale para afianzarnos con solidez.- ¿Quién dijo dejad que los niños vengan a mí y quien no sea como uno de estos niños no entrará en el reino de los cielos?.- El que acaba de nacer hoy en los corazones de las personas que son verdaderamente humanas.Le gustaba seguir jugando, pero las campanadas de las once de la noche sonaron en mitad del autodiálogo que ahora escuchaban muchas decenas de hombres, mujeres y niños.- ¿Qué te falta para ser completamente feliz?. El joven licenciado se sorprendió, a sí mismo, ante aquella autopregunta porque, en realidad, ni él mismo se la esperaba... pero se atrevió a contestarse.- Lo más fundamental -contestó con total sinceridad.Y, sin ganas de continuar hablando, se levantó del banco y comenzó a caminar de nuevo ahora ya libre del cerco de los muchos que le habían visto y oido hablar en voz alta. Se le cruzó una espectacular mujer que le hizo un guiño de ojos y le ofreció los labios con sus gestos. El joven licenciado comenzó a sonreír pero respondió sin dudar ni un instante.- No es eso lo que busco...Ella entendió su idioma- ¿Y lo vas a pasar mal esta noche en que todos necesitamos compañía? -sonreía ella también. Él no perdió su sonrisa. - El hecho de ir o no ir contigo no significa ir o no ir al más allá...A ella le desapareció la risa repentinamente y se puso agresiva. - ¡Tú crees que ir conmigo no es ir al más allá. ¡¡Yo te puedo demostrar que estás equivocado!!. ¡Conmigo llegarás hasta el límite del más alla! -estaba realmente ofendida. El joven licenciado siguió manteniendo su sonrisa mientras le contestaba. - El límite del más allá, y perdona que te sea tan sincero. No está en ti ni en ninguna como tú.- ¿Te crees algo superior? -se encolerizó ella.- No tienes por qué enfadarte. Si el límite del más allá no está en ti no tiene por qué ser un defecto tuyo sino una virtud mía. Sólo a mi le corresponde ir contigo o no ir contigo y decido no ir contigo... si sólo me corresponde a mi decidir ¿por qué te enfadas porque no me voy contigo?.Ella suavizó algo su cólera, pero seguía ofendida. - Si quieres saber si tengo algún defecto... ¿por qué no lo compruebas tú mismo? -y abrió su abrigo. Era un cuerpo perfecto. Si así era vestida, se suponía que, en la desnudez, sería aún más perfecta. - A veces la comprobación sólo sirve para autoconfirmarnos y, en ese caso, no es necesaria porque ya estoy autoconfirmando que eres una belleza. ¿Comprendes o tu mente no llega a comprender lo que te digo? -y volvió a sonreír.La prostituta se encolerizó al máximo y se enrojeció su cara. - ¿Estás loco o tienes ganas de que me enfade contigo?.Él se puso serio. - Ni una cosa ni otra. Sólo quiero hacerte entender que no se puede poseer aquello que no se deja poseer.Ella se volvió a tapar y quedó callada. Él continuó hablando. - Pero no te preocupes demasiado... hay quienes no saben plantearse dicha cuestión. No te faltarán clientes. - ¿Estás casado? -se le ocurrió preguntarle a ella. - No es necesario estar casado para llegar a dicha conclusión. A ella le despedezaba todos los planteamientos y, con ello, todos los intentos de seducirle. - ¿Sabes que eres muy extraño? -sonrió, al fin, nuevamente ella. - ¿Sabes lo que estás diciendo? - sonrió ahora él. Ella volvió a sentirse derrotada. -  Lo que realmente me desconcierta es que nunca me había planteado las cosas así y de esa manera -le dijo, acercándose a él y poniéndole su mano derecha en el pecho, justo allí donde estaba grabada la leyenda "Te busco". - Siempre hallamos un momento para reconsiderarnos a nosottros mismos. - ¿Eres un filósfo? -seguía con la mano sobre el pecho de él.- No. - ¿Puedes decirme qué eres? -y continuó con su mano derecha sobre el pecho de él a la altura de su corazón.El soltó la carcajada. - ¡Jajajajaja!. ¡Sólo soy un hombre!. Ella estaba ya totalmente vencida. Apartó violentamente su mano porque algo así como una llamarada de fuego parecía que se la quemaba. - ¿No lo harías aunque sólo fuese para olvidarte de ella?. - Yo sólo quiero practicar el amor sin olvidarme de nada de ella... ¿me entiendes ahora?. - Sigue... a ver si lo capto del todo...- Y sin olvidarme de nada de mí mismo; porque es la forma más completa y absoluta de ofrecérselo a ella y de pensar sólo en ella.- ¡Qué barbaridad!  -exclamó la hermosa mujer- ¡Lo que además descubro es que no bromeas y es cierto!. - Entonces sigue tu camino y experiméntalo la próxima vez tal como te digo, porque será señal de que habrás encontrado el verdadero amor. Verás lo hermoso que es...- ¡Pues me has convencido! -terminó por claudicar la prostituta- ¡Voy a ver si lo consigo!. - Tendrás que cambiar de método- le sonrió él. - Si es necesario lo haré. Me haré una mujer normal. - Ten por seguro que es necesario. - ¡Vaya noche que me has dado pero te lo agradeceré siempre!. Cuando esté haciéndolo de la manera que tú me has señalado te lo volveré a agradecer acordándome de ti, que eres el único hombre, realmente necesitado de amor, que me ha demostrado que el amor no tiene precio... si se sabe encontrar. ¿Te puedo dar un beso de despedida?. Ella le besó en la mejilla izquierda.- Eso entra dentro de lo normal y no puede ser pecado -dijo él.La mujer se quedó con una nueva sensación. Después se despidió de él. - ¡Eres genial!. Él siguió su camino sonriendo. Sonaron las once y media de la noche. La elegante pecadora se perdió por la calle con un nuevo sentido del amor aprendido. - También hay hombres de verdad -meditó- me ha confirmado que puedo ser mucho más que una mujer fatal o una belleza marginada si así lo deseo. Me ha confirmado que estaba equivocada en mis formas y maneras y que debo magnificarme siendo lo suficientemente inteligente para no ser cómplice del engaño sino desengañándome de esta perfección que poseo y que no es tal perfección. Si soy perfecta o me creo perfecta debo saber serlo. Magistral lección que nunca olvidaré. Su personalidad tiene una proyección que yo desconocía pero me encuento ahora feliz por haberle conocido. Lo único que ha hecho ha sido brindarme mucho más de lo que yo andaba buscando. De una posición de enemigo ha pasado a ser el mejor encuentro de mi vida y, sin perder cierta capacidad de humor, ha realizado todo un ensayo de cómo se puede ser enamorable sin caer en el error de perder los valores de la persona. Eso tiene mucho mérito sabiendo cómo era yo antes de conocer a este sorprendente joven.El joven licenciado miró el anuncio: "Escriba una historia de amor en los tiempos del caos y no se sienta incapacitado para ello". Lo había podido leer porque estaba escrito enn diversos idiomas, entre ellos el de él, el español de la gran capital, y observó que se refería a la ayuda para los niños necesitados. Una muchacha temerosa ofrecía sus tristes ojos a los transéuntes. Era una mirada  perpetuamente perpleja, como si anduviese perdida en alguna fascinación alcanzable. Lo que importaba de aquella expresión era la esperanza de gozo que ocultaba. Resplandecía la belleza de su rostro que contrastaba con la pobreza de su vestimenta. Al fondo, tras ella, Papá Noel acudía con sus regalos...- ¿Cuál sería el mejor regalo para una mirada así?- se entretuvo unos minutos planteándoselo.Papá Noel sonreía al fondo del cartel. Era como si le quisiera contestar a su pregunta.- Algo hermoso... pero envuelto en una sonrisa- escuchó en su interior. Se quedó mirando, pensativo, durante unos minutos, a Papá Noel. Luego volvió a fijarse en la mirada de aquella preciosa muchacha temerosa y después en su vestimenta. - ¿Podría ser un espacio de seguridad donde hallar el cobijo que necesita?.Volvió a mirar a Papá Noel.- Podría ser eso porque supondría mucho más -escuchó de nuevo la voz. Se marchó, despacio, cuando ya las doce menos veinte, y recordó otra vez al anciano poeta extranjero y su filosofía de los veinte minutos que siempre faltan a los seres humanos para completarse, se reflejaba en todos los relojes de la ciudad. Al menos en todos los relojes que no estuviesen detenidos. Desde luego los relojes de los millonarios estaban entre ellos.- ¿Reside aquí también la Navidad? -no pudo por menos que interrogarse en voz alta. Un gato huyó veloz.- Debe ser que muchos se olvidan de ella y sólo saben fugarse, como los gatos callejeros, para no sentirla pero... ¿por qué?. El aire movió algunas hojas de periódicos que estaban tiradas en el suelo.Abrió la puerta de la taberna y oyó la voz de la mujer dirigiéndose a él. Eran las doce menos cinco de la noche de Navidad. - ¡Llegas a tiempo!. ¡Estábamos preparándonos para brindar!.Entonces la observó a ella fuera del mostrador y rodeada de tres hombres. También descubrió al anciano de las barbas blancas, sentado en el mismo lugar que la vez anterior. Y nadie más había en el local.- ¡Ven aquí! -siguió ella- ¡Son paisanos nuestros!.El anciano de las barbas blancas no perdía detalles de la escena. Sucedía que no estaba borracho sino que aparentaba, desde el principio, como que estaba borrracho. Con una botella de champán en la mano derecha era muy curioso ver que había llenado dos copas. - Será algún bohemio de los que los demás dicen que están medio locos... como dicen de todos nosotros- pensó el joven licenciado mientras el anciano se le acercaba con la botella debajo del brazo derecho y las dos copas en sus manos. Una en la mano derecha y la otra en la mano izquierda. Pero a medio camino se detuvo y quedó como petrificado.- Pero esa forma de sonreír demuestra completa lucidez mental como ocurre con todos nosotros- terminó de pensar el joven licenciado. - ¡No pienses tanto y alegra un poco  esa cara! -volvió a decirle ella- ¡Todo esto es más sencillo de lo que te imaginas!. - La verdad es que imaginar no estoy imaginando nada en estos momentos; sino que estoy verificando una imaginación.- ¡No entiendo muchas veces tu filosofía personal!.- No te preocupes por ello. No te voy a pedir que me analices. Para eso están los famosos psiquiatras que se creen que son Dios hechos personas pero que se han olvidado de saber qué es una persona.- ¡Entonces vamos a brindar, simplemente a brindar, sin preocuparnos de sus obsesiones!... Espera... que ahora vuelvo- y le dejó al joven licenciado con otra botella de champán en la mano izquierda. Los otros tres se le quedaron observando.- ¿Eres compatriota nuestro?- le preguntó el más joven.- Soy compatriota de todos los que hablan mi mismo lenguaje; y  no me refiero solamente al idioma -suavizó algo su rostro mientras respondía.- Entonces no tengas ningún recelo hacia nosotros -se le dirigió el de mayor edad. - ¿Tengo algún motivo para recelar de vosotros? -endureció, ahora, su rostro. - Hay motivos ocultos que nos pillan de sorpresa -siguió el de mayor edad. - ¿Por ejemplo? -siguió, endurecido su gesto, el joven licenciado. - Los celos. La envidia que desatan los celos y que tanto atormentan a los ambiciosos, celosos y envidiosos.Ahora el joven licenciado sonrió. - Los celos no son motivos ocultos o, por lo menos, no deberían serlo. El problema es cuando son obsesivos y se convierten en una enfermedad. Si además les añadimos ambición y envidia convierten en un infiernmo la vida de quienes los sufren. Volvió ella. Traía una nueva copa. El joven licenciado llenó todas. Sonaron las doce en el reloj y la canción "Los hijos de un momento" sonó al unísono con las campanadas. Ella sonrió.- Sí... ¡he sido yo!.El anciano de las barbas blancas se retiró de nuevo, con su botella de champán y los dos vasos hacia el último rincón de la barra pero sin perder de vista toda la escena. - ¡Por nuestra patria!- brindó el más joven.- ¡Por nuestro pueblo!- brindó el de los años intermedios.- ¡Por nuestras raíces!- brindó el de mayor edad. El joven licenciado había vuelto a endurecer sus facciones. - Y tú... ¿no vas a brindar?- dijo ella. - Brinda tú primero. - ¡Por nuestro amor! -brindó ella- y ahora te toca a ti. - ¡Por nuestro infinito!- brindó el joven licenciado. Todos bebieron sin preguntar nada. Estaban totalmente relajados. - Y ahora... -habló el de mayor edad- ¿me quieres explicar por qué los celos no son o no deberían ser motivos ocultos?.La mujer se sorprendió de que hablasen de aquello, pero el joven licenciado no la dejó pensar mucho tiempo porque respondió rápidamente. - Porque los hombres de verdad no sienten ningún temor a demostrar que los tienen. - Dicen que eso es señal de infantilismo e inmadurez- habló el más joven. La mujer y el de los años intermedios no intervinieron. De nuevo respondió rápidamente el joven licenciado.- Quienes dicen eso no han conocido el verdadero amor. Puede ser que hayan tenido gustos, apetencias, deseos... pero no el verdadero amor!. ¿Tú crees que tener verdadero amor es infantilismo e inmadurez o lo contrario?. El más joven pensó durante un momento.- Yo aún no he tenido celos y soy bastante infantil.- Demostración palpable de que los celos son propios de hombres ya no tan infantiles. - ¿Tú matarías por cleos? -intervino, por fin, ella. - No. Eso es perder la razón. Yo moriría por celos... que es distinto.- ¿De qué manera?- se interesó el de mayor edad. - Acabando con mi sentimiento. Dejándome vencer.- ¿Dejándote vencer ante un rival? -intervino otra vez ella. - Dejándome vencer ante un rival... ¡nunca!... pero dejándome vencer ante el amor sí; porque si ese amor no es digno de mí sería señal inequívoca de que debería morir en mi interior. - Todos, de improviso, cambiamos- seguía sonando la canción. Siguieron bebiendo en silencio. Ella sabía que las lecciones aprendidas en la vieja taberna de la gran capital donde se habían conocido años atrás la habían servido, al joven licenciado, para elaborar pensamientos propios pero se sorprendió hasta dónde llegaba aquel desarrollo de respuestas sobre sí mismo. Algo más anidaba ahora en el corazón de aquel joven licenciado. - Sólo somos los hijos de un momento- acabó la canción. - Ya hemos terminado- dijo el joven licenciado a los otros tres. Sólo permanecían ella y él. Nadie más. Los otros tres se habían marchado del local felices y contentos. Había sido curioso comprobar la batalla dialéctica entre él y los dos extremos opuestos... puesto que el que tenía la edad intermedia parecía tan identificado con el joven licenciado que no había intervenido apenas, para casi nada, durante todo el tiempo en que se desarrolló aquella escena. Sólo intervino en el brindis y nada más. El anciano de las barbas blancas se había disipado en el fondo de la taberna aunque seguía observando sin perder detalle. Así que, en realidad, sólo peramanecían ella y él y nadie más. El anciano de las barbas blancas parecía un ausente aunque estuviese presenciando todo. Ella sacó otra botella de champán. - Ahora tú y yo a solas. Sé que note vas a emborrachar porque eres suficientemente inteligente para no hacerlo. Y, por supuesto, que yo tampoco lo voy a hacer. Se sentaron, frente a frente, en las sillas de la mesa central.- ¿Motivos?. ¿Tenemos motivos para emborracharnos?. Si fuésemos personas frágiles tendríamos suficientes motivos para ello... ¿cierto?.- Cierto -respondió el joven lcienciado - Pero tú y yo hemos crecido hacia la búsqueda de la ilusión y quien nace para ello no puede permitirse el lujo de la fragilidad. Alguincos dicen, ¡equivocados ellos!, que la sensibilidad es un síntoma de personas débiles. Y es que no saben que las personas sensibles son las más poderosas. Aunque hablaba así, con cierta señal de nostalgia, sus ojos brillaban con una luz de felicidad. Los de él permanecían serenos y tranquilos, mientras escuchaba la sabiduría de aquel planteamiento femenino. Por fin intervino. - Hay muchos que dicen que las mujeres son elementos débiles de la Naturaleza y que los hombres son las que les infunden valor -dijo él. - Lo cual no deja de ser una necedad; porque sólo la mujer enamorada necesita de un hombre. ¡Ahí sí!. ¡Ahí la mujer necesita protección... pero no por debilidad sino porque necesita que su fortaleza sea defendida!. El joven licenciado sonrió. - Fortaleza que, en ese caso, es agradable defender. - Sigues siendo tan pícaro como siempre... -y brindó con él. - ¿Sabes lo que yo siento en días como éste? -rompió el silencio.Ella se le quedó mirando a los ojos paras interpretarle. - Es imposible saber, con total certeza, qué sientes tú en días de especial significación para ti. - Pues son sentires muy claros. Ella supo que no era lo que alguien podría pensar. - Desde luego, los que nos estuviesen contemplando ahora mismo dirían que me estás cortejando.El anciano de las barbas blancas agudizó más los oídos. - ¿Y tú que crees?.- No te conozco del todo pero sí lo suficiente para saber que eres capaz de halagar a una mujer con el suficiente cuidado de no dejar entender cualquier equívoco. Él sonrió de nuevo. - ¿Pero estás realmente segura de eso?.Ella presintió que él estaba jugando para olvidar alguna otra tristeza oculta. - ¡Tienes la habilidad para transformar tus decepciones aplicando actitudes positivas!. Y lo haces con tal perfección que nadie podría darse cuenta a no ser que hubiese penetrado en tu interior. - ¿Cuánto has penetrado tú en mi interior?. Ella entonces soltó la risa. - No lo suficiente... desde luego... aunque me conformo con la cantidad a la que he llegado que es más bien poca. Él levantó la copa y le hizo brindar a ella. - ¿Si te dijese cuál es mi sentimietno más profundo sérías capaz de entenderlo hasta el extremo de no confiárselo a nadie?.- Yo respeto a los hombres de verdad y, sobre todo, a esa clase de hombres que expresan la sinceridad en el momento oportuno y en su instante más profundo. -Entonces te voy a contar, solamente, la parte que conozco de ese sentimiento. - ¿No lo conoces por completo?.- Todavía no. Si lo conociese por completo no tendría sentido que fuera en su busca. - Si me lo dices yo te prometo contarte a ti el mío. - No es necesario que lo hagas. - Es lo suficientemente necesario. ¡Venga!. ¡Cuéntame lo tuyo!. - Hace tiempo que busco a una persona que en realidad casi desconozco...- ¿A que es una mujer?. - Sí. Es una mujer. Pero no la busco sólo por eso. La intento encontrar porque es la intensidad que me falta. - Curiosa manera de decir que andas enamorado. - No tengo otra manera de decirlo porque, como te indiqué, desconozco gran parte de ese sentimiento. - ¿Y estás seguro de que es así?. - Totalmente seguro; porque nunca jamás sentí, jamás repito, tanta sensación de falta o de carencia. - ¿A pesar de que lo afrontas con tanta serenidad?. - Precisamente por eso...- Y precisamente por eso nadie descubre tu secreto. Lo cual es otra capacidad que escasas personas poseen. Estoy segura de que no caminas pregonándolo sin sentido como hacen muchos. Yo he conocido a muchos hombres enamorados que no hacen sino ir quejándose por el mundo de algo que es, por el contrario, enriquecedor. Y terminan por sucumbir ya que no saben guardarse su contenido. Es como si lo fuesen desparramando con sus vulgares confesiones en vez de retenerlo confesándolo sólo con la mirada. - Pues ya sabes lo suficiente...- Siempre te guardas algo... ¿no es cierto?.- En esas cuestiones siempre se debe guardar algo para cuando se encuentre lo que se busca. - Ahora te voy a contar yo qué sentido tiene para mi todo esto que ves a tu alrededor. Era la última copa que él estaba dispuesto a tomar. De ahí no pasaría salvo por algo realmente grave. Pero daba la casualidad de que él no consideraba tan grave ciertos asuntos.- Vamos... ¡cuéntame!. Nunca he estado tan interesado por descubrir también algún secreto. Sabes que los secretos no me interesan salvo cuando son importantes para ayudar a las personas.- Sea lo que quiera ser, según los de afuera, este local, con todos sus defectos, es siempre mi país... y lo amo.- ¡Por él!. ¿Cierto o me equivoco?.- Cierto. La experiencia me ha demostrado que éste es un lugar de búsqueda y encuentros. - ¿Para qué tipo de vidas?.- Aquí las vidas paralelas encuentran ese infinito donde se dice que se encuentran.El joven licenciado rió con ganas.- ¿Tú también crees que las vidas paralelas terminan por encontrarse?. ¡Ya no soy el único que lo cree!. - Aquí no hay lugar para los triángulos amorosos... ¡asi que eso de una de dos o me llevo a esa mujer o entre los tres nos arreglamos para pasarlo bien es una pura filfa y una necedad de los que no tienen ni ética humana ni moral espiritual!. ¡A este local todos vienen buscando la línea recta que une dos puntos: el masculino con el femenino pera nada de triángulos sino la recta de dos puntos opuestos pero complementarios que une al sueño con la esperanza de hallarlo.El joven licenciado se entristeció de repente.- ¡Eh... eh...!. ¿Qué ocurre?.- Hace unas horas ha habido, aquí mismo, alguien que no ha sabido hallarlo. - ¡Tú no tienes la culpa de eso!. No todo lo factible es posible. Hiciste cuanto pudiste así que no fracasaste. El no se suicidó ni por valentía ni por cobardía como dicen y discuten los ignorantes. Él se suicidó por desesperación y no supo escucharte. Para el tipo de búsqueda que tú has emprendido hay que tener ilusión y si esa ilusión falta no se puede lograr.- Pero pudo haber sido de otra forma. - No exijas de ti más de lo que posees -y le acarició el rostro con ternura. Después él permanecío callado. - ¿Sabes una cosa?. Acariciarte es dulce. Se nota una sensación de sincera nobleza. ¿Qué sientes tú ante ello?.- ¿Ante una caricia dulce?. - Me gustaría saber qué sientes tú cuando te acarician.- ¿Quieres saberlo de verdad?. - Me encantaría conocer qué siente un hombre sincero ante una situación así  -le apretó la mano izquierda de él con su mano derecha para animarle a hablar. - Pues el agradable sentir de que hay alguien capaz de cubrirme una necesidad. - Eso es lo que yo también sentía cuando vivía con él.- ¿Te refieres al anciano poeta extranjero?.- Si. Cierto que equivocó el camino pero yo le amaba. - Lo sé.- Era un extranjero para los demás. Para mí absoluamente no. ¿Me entiendes?.- Totalmente. - Yo soy muy joven todavía. Y entonces... ¿te acuerdas?... nadie comprendía que una chica de mi edad viviese el amor con alguien tan, según ellos, mayor. Lo que desconocían todos, mnenos tú, es que cuando me acariciaba demostraba ser más sensible que un niño y que, a pesar de su sabiduría, era todo un completo compendio de ingenuidad. Sí. Equivocó el camino porque soñaba con la misma princesa que soñabas tú pero de peor manera. Pero era tan puro... - Lo entiendo... no hace falta que sigas...- Espera un  poco. Por eso no habrá ningún otro hombre, de niguna otra edad, que pueda ocupar su sitio. - Y la necedad de los seres humanos te catalogaba como prostituta. - Nunca me importó eso. Ni él ni yo hacíamos caso a esas estupideces porque los dos sabíamos lo que necesitábamos saber el uno del otro. Su único error es que se fijó en la que tú soñabas. Quiso entrar en tu sueño para robártela pero fracasó rotundamente porque su camino no era tu camino.- Sin conocerla. - Más error todavía. - ¿Jamás habrá otro hombre en tu vida?.- Ni lo dudes. Ni lo hay ni lo habrá si es que te refieres a lo que estamos hablando...- Por supuesto que me refiero a lo que estamos entendiendo. - Es fantástica tu capacidad de hacer corregir una expresión sin ofender a quien la escucha. Es cierto. Es mejor decir lo que estamos entendiendo; porque, realmente, estamos entendiendo por encima de las palabras. ¡Te admiro!.- Ya que estamos confiándonos profundidades mutuamente... ¿sabes cómo llegar a decir no?.- Se lo digo a algunos que se pasan de insensatos. El joven licenciado sonrió. - Yo tampoco le daba ninguna importancia a la enorme mentira que dijeron sobre mí. - Pero... ¿de qué me estás hablando?. ¿Dijeron alguna imbecilidad sobre ti?.- Ya te digo que jamás le di importancia. - Pero... ¿qué era?.- Que no me gustaban las mujeres. Ella rompió con una estruendosa carcajada. - ¡¡Que ignorantes!!. ¿Es que no te habían visto?. - Los necios no creen ni lo que ven. Y como, para sacar sus conclusiones, los necios se dirijen a muchas personas menos a la que de verdad interesa preguntar... pues... ¿qué ocurre?... ¿sabes tú lo que ocurre?. - La estupidez rayana en la imbecilidad. Ocurre la estupidez rayana en la imbecilidad. Ahora fue el joven licenciado el que explotó en una risa sana.- Sí. Es como si estuviesen dentro de una caja cerrada herméticamente y se creyean que son tan conquistadores como Hernán Cortés.- Sigo diciendo lo mismo. Con caja o sin caja y con conquistador o sin conquistador por mucho que se llamen Hernán o como quiera que se llamen... son unos verdaderos estúpidos rayanos en la imbecilidad. Y de esos he conocido ya un buen montón.  - Eso es. Tanto de ti, como de mí, como de muchísimas personas, sólo dicen la estupidez rayana en la imbecilidad, porque eso es lo único que conocen de las personas. En otras palabras conocen el desconocimiento más absoluto a pesar de que dicen saberlo todo. ¿No es curioso?. ¿No es risible que estén dentro de una caja y quieran saber lo que hay fuera de la caja?.- Sí que los es. Aparte de una estupidez rayana en la imbecilidad es una fatal forma de ser ignorantes. ¿A que te han llamado también loco?. - Posiblemente... y hasta posiblemente sigan llamándomelo... pero tampoco me importa. Los que sólo viven dentro de una caja no me interesan para nada.-Segurísima estoy porque de mí también dicen lo mismo. Que soy una etúpida loca. Son tan insensatos y tan irracionales que a los que sabemos amar de verdad nos llaman locos y locas y eso, hablando seriamente, sí es para preocuparse... pero por ellos...Se quedaron, momentáneamente, en silencio. Las agujas del reloj marcaban ya la una de la madrugada y un minuto exactamente. Pero a pesar de ese minuto que rebasaba a la una de la madrugada. El encanto del momento amistoso estaba presente allí... como detenido para ser gozado antes de que el tiempo se lo llevase. - Me voy... -terminó por decir el joven licenciado. - Pues es una lástima que te vayas. Me hacen mucha falta compañías como la tuya. - Pero es necesario para los dos que me vaya. Necesitamos sentirnos a nosotros mismos en completa soledad para poder luego sentir a los demás y gozar de la compañía de los demás. Tú con tus recuerdos y yo con mi esperanza. Eso mismo hacía Jesucristo. ¡Y nada de despedidas tristes!. - Sólo con un beso de pura amistad. Y se dieron dos besos en ambas mejillas. En el muelle el frío ya era intenso. Apoyado sobre uno de los pilares que sustentaban los almacenes de las cargas y descargas de mercancias, el joven licenciado contemplaba aquel barco donde había experimentado capacidades incluso desconocidas por él. A su memoria recurría, como último refugio, la mirada oscura y opaca de aquel spombrío marinero que había decidido elegir la no existencia antes que intentar hacer el esfuerzo de recuperar el contenido válido de su naturaleza humana para poder vivir. Recurría a la memoria pero él sabía que ya era imposible poder ayudarle. Aquel disparo en la sien derecha, que aún resonaba en su interior aquella noche de Navidad, había sido el final para aquel hombre tan desdichado. Un final del cual ya no podía volver, nunca jamás, su ex compañero de los músculos férreos. Comparó aquel rechazo, con la valentía demostrada por el viejo capitán que, aun sabiendo que llegaba a la última experiencia profesional, mantenía intactas todas su ilusiones para vivirlas una vez jubilado de su oficio de capitán marinero. Pudo sacar la conclusión de que en un mismo espacio se podían ubicar la negación y la afirmación sobre el sentido de lo transcendente. Uno lo había negado. El otro estaba dispuesto a afirmarlo hasta el final. Pero todo esto le producía, en aquella noche donde muchos ciudadanos intentaban apropiarse de un pedazo de felicidad sincero, una sensación de contrariedades profundas. Aquellas que le hacían ser lo suficientemente humano para sentir el dolor aunque fuese ajeno. Ni aún sabiendo, como él bien había aprendido que, aun dándolo todo, no se tiene un ser humano por qué sentirse decepcionado... pero era difícil aceptarlo. Así que decidió sentirlo sin tener que reprocharse nada por ello. Al fin y al cabo era un ejercicio de sinceridad que servía para limpiarse el alma profundamente. - Lo siento -razonó poensando en aquel fracasado y sombrío marinero. Se esforzaba por lograr que el llanto le viniese a ayudar pero era imposible. Un hombre verdadero sólo llora cuando sabe que la culpa es suya o que parte de la culpa es suya. Aquello no era culpa suya y, por ese motivo, resultaba un ejercicio fallido soltar las lágrimas; así que el dolor no tenía otra solución que sentirlo sin ninguna otra compañía complementaria. ¡Y cuánto le dolía no poder llorar!.  - Sea lo que sea no tiene ninguna culpa -oyó cerca de él. Desde donde estaba sentado, en un pequeño cajón de mercaderías que permanecía allí, completamente abandonado y vacío, levantó la vista y encontró de pie y a su lado, al anciano de las barbas blancas. - Hiciste todo lo que pudiste hacer. - ¡A usted quién le ha dado permiso para venir a molestarme!. ¡Déjeme en paz!. ¿Usted qué sabe de lo que yo he hecho o he dejado de hacer?.El anciano de las barbas blancas sonrió. - ¿No le estoy pidiendo que me deje en paz?. - De acuerdo... te dejo en paz; pero antes dame sólo una oportunidad. - ¡Exprese esa oportunidad y lárguese!.- Tengo un mensaje muy importante para ti -y se sentó junto a él. - ¿Un mensaje muy importante para mí?. Que yo sepa usted no me concoe de nada. - Nunca se sabe quien conoce a quien hasta que llega el momento de conocerse. - ¡Venga, venga!. ¡Suelte lo que quiera y déjemo solo!. El anciano de las barbas blancas sacó algo del bolsillo interior de su abrigo. - Toma... es para ti...- ¿Y esto qué es? -dijo el joven licenciado tomando el sobre. - Es un billete muy especial para una persona muy especial. - ¿Soy yo acaso esa persona muy especial?. Le advierto que soy mucho más normal de lo que muchos creen. - Eres una persona muy especial... para un proyecto muy especial. ¡Y sí!. ¡Eres tú precisamente la persona especial que estaba yo buscando!. - No lo entiendo.- Llevo muchos años buscándote. No sabía quién eras tú ni dónde podría encontrarme contigo; pero desde el mismo momento que te observé cuando entraste en la taberna con aquel gigantesco suicida, supe que te había encontrado. Ha sido muy larga y muy dura mi búsqueda pero al fin me encuentro con el joven enamorado del mundo.- ¡No me intrsa para nada su billete! -y se lo devolvió de mala gana.- No te equivoques. No te precites ahora en el vacío. No estás solo. Yo iré contigo. No viajarás sin compañía. Te repito que yo iré contigo. Te espero en el aeropuerto a las nueve de la mañana. El avión sale a las once y media de la mañana pero hay que estar a las nueve para pasar el control de los equipajes.-¡No voy a ir con usted a ninguna parte!.El anciando de las barbas blancas sólo sonrió.- ¿Le hace tanta gracia que rechace su compañía?.- No es eso...- ¡No me espere!. - Te esperaré...Y guardándos el sobre nuevamente dentro del bolsillo del interior de su abrigo, el anciano de las barbas blancas, sonriendo, se perdió entre la neblina del puerto.
Su sueño era muy profundo... se había introducido en lo más hondo de sus ocho sentidos; allí donde sólo podía penetrar el infinito de las emociones. Era como si en aquella noche se tuviese que definir algo más que una decisión, algo que vendría a ser a manera de veredicto. - No vayas... en realidad todo lo que puedes encontrar allí será otra indefinición que te inundará de carencias hasta convertirte en otro como yo (el sombrío marinero).- Ven... porque es una esperanza para hallar lo que buscas (la jovencísima morena).- ¿Quién te puede asegurar, a ti, que no encuentres más que espejismos de una realidad no tangible (el sombrío marinero)- Las realidades no tangibles son aquellas que, partiendo de un sueño, se hacen verídicas (la jovencísima morena).- Un verdadero soñador no busca irrealidades (El sombrío marinero).- Eso es totalmente falso; tú sabes que un verdadero soñador siempre se basa en realidades concretas pero que Él las transforma en realidades hermosas. Eso es lo que ellos intentan refutar para desconcertar a los hombres valientes que deciden ir a buscar esa transformación física y espiritual al mismo tiempo(la jovencísima morena).- El mundo no tiene espacio ni lugar para las transformaciones milagrosas (el sombrío marinero).- ¿Qué sabe del mundo quien no ha sido capaz de experimentar la vida y ha elegido la muerte? (la jovencísima morena). - Yo he podido aprender que no había absolutamente nada más que lo que yo pisaba y era capaz de aplastar. Ese es el verdadero poder de un hombre (el sombrío marinero).- Quienes no saben mirar hacia el futuro y sólo viven la violencia del presente son los que hablan así (la jovencísima morena). -¿Para qué fatigarse en esas búsquedas tan desgastadoras?. ¿Qué queda de ti al final sí es que la encuentras? (el sombrío marinero). - Si encuentras a la que buscas quedará de ti la máxima expresión de ti pero compartida conmigo (la jovencísima morena). - No vale la pena (el sombrío marinero).- Lo valgo todo (la jovencísima morena). - Olvídala... olvida absolutamente todo y sé tú... solamente tú... (el sombrío marinero). - Decídelo ya (la jovencísima morena). Repentinamente abrió los ojos. El reloj del muelle señalaba las once. Estaba realmente aturdido. Divisó el barco y se levantó para contemplarlo más de cerca.- Quizás lo más sensato sería regresar a subir en él e introducirme de nuevo en mi pequeña patria la mar... ¡pero ya no tengo por qué pensar, ahora, que lo más sensato sea lo más feliz!. Además... en realidad... ¿qué clase de sensatez tienen todos ellos si son incapaces de encontrar el amor y lo sustituyen por la mar?. ¡Lo más sensato es buscarla!.Se quedó mirando fijamente al barco. - ¡¡¡Me voy!!! -gritó, dirigiéndose a viva voz hacia el barco- !!Me voy porque no amo vuestra mascarada!!. !me voy porquee ella me espera y vosotros no!. Me voy porque no podríais jamás ni comprenderme ni entenderme.No se refería al barco en general ni a ningún marinero en particular sino a lo que había significado poder regresar.Entonces salió hacia la ciudad en busca de un taxi. Lo encontró en breves minutos. - ¡Al aeropuerto! -le señaló al taxista. - No hay prisa... está muy cerca de aquí. - Pero mi avión sale dentro de media hora y ya debería estar en él. - Entonces... ¡allá vamos! -y el taxi tomó una velocidad desorbitada a través del tráfico que había a esas horas y que era bastante elevado. El taxista continuó. - ¡No se preocupe, sé muy bien lo que hago!. - No me preocupa eso... - Es que le veo tenso. - Pero no por lo que usted cree. Sé que llegaré a tiempo. El taxita era locuaz. - Es cierto. Lo que creemos saber no es lo que, en realidad, es. Sólo creemos la apariencia de lo que es. El joven licenciado no le contestó ni siguió ningún otro diálogo porque su pensamiento estaba fuera de aquel taxi. Era como uno de esos ejercicios que solía aplicarse sin él darse cuenta y aún con más razón ahora que no deseaba pensar en ningún asunto sino cumplir con la decisión de alcanzar su gran sueño. Había sido su propia voluntad la que, una vez más, había determinado su destino. Un destino marcado por ese Dios en el que tanto creía. ¿Cuál era, realmente, su destino?. El joven licenciado comenzó a pensar para sí mismo sin tener en cuenta nada más.- Se debe interpretar que el destino de cada uno depende de la voluntad de cada uno para encontrarse con Él. ¿Hay algo más digno en un ser humano?. Como él muy bien había razonado, la sensatez hipócrita no es nunca superior a la felicidad de aventurarse en la búsqueda del destino cuando está el amor como meta. No conocía cual era geográficamente su destino pero sabía que existía ese destino y que allí estaba ella.- Me alegro muchísimo de que hayas venido. ¡No te arrepentirás jamás!.El joven licenciado descansaba junto a él. Ambos estaban sentados en una de lascafeterías del aeropuerto porque, por razones técnicas e inesperadas, la salida se había retrasado una hora.- Necesito pedirle perdón por mi anterior rudeza. - No es necesario que me lo digas. Yo sé cual era tu circunstancia y también sé lo que sientes. - Lo que no llego a explicarme, todavía, es por qué tuvo usted que haberse fijado en mí. Yo insisto en que no soy nada especial- No debo darte más explicaciones de las necesarias; pero desayuna tranquilamente. Sí eres muy especial pero no te diré nada más por ahora. Después de que desayunes te narraré una hermosa historia para amenizarte el viaje. ¿A ti te han contado narraciones alguna vez o las has leído en alguna ocasión?.- Las he leído, las he oído, las he contado y hasta las he escrito. El anciano de las barbas blancas no dejaba de sonreír. Era en realidad un hombre bonachón a carta cabal. - Ese es el camino... creer en las narraciones... pero sólo en las que son hermosas. Las otras es mejor desterrarlas de tus lecturas y de tu memoria y sólo recordarlas, muy de vez en cuando, para aprender a desterrarlas de nuevo. ¡Quédate siempre con aquellas que te van a servir para tu crecimiento hacia el Bien!. Es un consejo de anciano que no busca más que ayudarte a seleccionar lo que vale la pena guardar dentro de cada uno. Me refiero al odio o al amor. Quédate con uno sólo de los dos porque no pueden convivir juntos. Hay personas que se empeñan en amar sin apartarse del odio. Eso es totalmente imposible. Un solo momento de odio destroza toda una labor de ejercicio amoroso. Algunos dicen que no les importa pero cuando son de verdad ellos mismos se tienen que quitar las caretas que les encubre y deciden que sí les importa el amor... muchas veces, acostumbrados tanto a las farsas, ya es demasiado tarde.- En ese caso... ¿no tienen solución?.- Tienen sólo una solución pero ahora no te lo debo explicar. Esa es la verdadera cuestión que debes descubrir en este proyecto tan especial en el que deseamos contar contigo. La linda azafata estaba sirviendo los desayunos ayudada por un hombre del mismo oficio. - Que sirvan el desayuno azafatas tan lindas es tan recto y sano como que el avión sea pilotado por unas personas conscientes de lo que están haciendo -anotó el anciano de las barbas blancas tras observar que el joven licenciado no la perdía de vista. Éste comenzó a sonreír con cierta y disimulada picardía inocente. - La observas de manera tan recta y sana... y es que lo que ocurre es que, siendo hombre, es imposible dejar de admirarla. La belleza ha sido creada por Dios para ser admirada así que no te preocupes en pensar que estás cometiendo un delito moral. - Tampoco me estaba preocupando por esa cuestión. Lo único que sucede es que estaba pensando que a usted le podría molestar.- Ni aun siendo mi propia esposa me molestaría si la miran de esa forma tan noble; porque has de saber que quien se une a una belleza debe enorgullecerse de que la admiren de esa manera tan ingenua como haces tú. - Supongo que habrá un límite...- El límite que separa lo natural de lo antinatural. El joven licenciado calló al observar que ella se acercaba. - No te calles por eso. En realidad a una linda mujer nunca la ofenden que hablen, en estos términos moderados, de ella.- No...si no es por eso...- También la timidez es un valor positivo. - Sucede que a veces la siento y otras veces no. - Totalmente normal. Quien no ha sentido nunca la timidez es porque no tiene la capacidad sensible de sentirla y yo no estoy de acuerdo en que hay que eliminarla por completo como dicen algunos mal llamados psiquiatras. - ¿Por?.- Porque eliminar capacidades de sensibilidad en el ser humano es castrarle capacidades naturales y todo lo que sea cercenar cuestiones tan naturales como esa es producir especies de monstruos sin conciencia de sus límite orgánicos, sensoriales y sensibles. Los límites orgánicos, para explicártelo mejor y sin dar pie a equívocos son los límites fisicobiológicos creados por Dios. Los otros límites, los espiritules, son mucho más infinitos. El joven licenciado volvió a sonreir. Ahora por la explicación sobre los límites.- ¿He dicho algo gracioso? -sonrió también el anciano de las barbas blancas. - Pue sí, ha sido gracioso para mi entendimiento... claro que mi entendimiento es subjetivo y el suyo también.- Me alegro de que seas sincero. Así es cómo te queremos para nuestro proyecto. Esa debe ser la primera cualidad que debes aplicar en tus futuros cometidos y...¡no cambies nunca, te le pido por favor!, no cambies nunca, por Dios...La linda azafata llegó hasta ellos. - ¿Qué desean?,El joven licenciado empezó a reír con espontaneidad. Ella se quedó observándole sin saber nada de lo que le sucedía.- ¿He dicho algo gracioso?.Era la segunda vez, en pocos minutos, que le plantebsan la misma cuestión y él siguió riendo suavemente como si no sucediese nada...- ¡Esperaré hasta que se le pase! -dijo ella, que parecía tener mucho aguante. - Será mejor que le deje, señorita, no se le va a pasar tan pronto como usted se imagina -se recuperó del sueño el anciano de las barbas blancas al cual ya se le empezaban a saltar las lágrimas de la risa que se estaba aguantando. Y mientras ella les depositaba la bandeja con el desayuno, el joven licenciado le pidió perdón, dejó de reír y siguió soñando con los ojos bien abiertos... El anciano de las barbas blancas le golpeó levemente en el hombro derecho. - Tienes que saber aguantar más -susurró- porque en el futuro vas a tener muchos momentos así -y le guiñó un ojo. - Sabía yo que merecía la pena venir... -pudo contestar el joven licenciado.- ¡Venga, venga!. ¡Vamos a desayunar!. ¡Ponte ya serio!. El joven licenciado pudo volver al momento real del avión. - ¿Me podrías explicar, mientras tanto, qué entiendes tú sobre lo natural y lo antinatural?. - Bueno... pues ya que estamos hablando de asuntos sobre este tema tan concreto y que tanto interesa a los humanos deshinibidos de hipocresías -especificó el joven licenciado- se lo explicaré. Lo antinatural no es hacer del amor sexual algo completo, llamémoslo así, sino hacerlo dentro del pecado. - ¿Tú crees en los pecados?. El joven licenciado guardó silencio y le dejó continuar al anciano de las barbas blancas. - Creo que ha llegado la hora de contarte la narración que te había prometido. Habían comenzado a desayunar en el avión y estaban, ambos, contentos. Era el mejor momento para hablar de ello y así lo había entendido el anciano de las barbas blancas. - Tienes que imaginarte que eres, a la vez, un hombre totalmente maduro, un joven totalmente interesante y un niño totalmente ingenuo... porque sin esas tres cualidades no podrás comprenderlo. - ¿Si le digo que lo intentaré es suficiente?. - No es suficiente intentarlo sino conseguirlo. Y como sé, porque lo demuestras siempre, que sabes ser así... aquí va la historia. El joven licenciado puso gran atención a pesar de que, en aquellos momentos, regresaba la linda azafata tras haber servido el desatyuno a todos los viajeros. Esta vez no se entretuvo en contemplarla más de lo necesario.- Existe una Región, no tan lejana ni tan remota como nos suelen indicar en otras narraciones, donde cohabitan, colindantes unos con otros, tres Reinos muy diferentes entre sí. Tienen planteada serias batallas para salir triunfadores de una guerra que se ha desencadenado irremisiblemnte entre ellos, pero cada uno posee formas diferentes de luchar. El que está situado a la derecha del mapa geográfico es aquel Reino cuyo gobernante se llama Señor Malicia y las armas que emplean son el Apego al Mnndo, el Amor al Dinero y la Codicia. El lema que posee su escudo de armas es "Odia lo Bueno" y está ubicado en la zona correpondiente al Valle de la Sombra de Muerte, delimitado por la Ciudad de la Destrucción y su capitán es el Gigante Matalobueno. En el centro de la Región se sitúa el Reino cuya gobernanta es la Señora No Saber Nada y las armas que emplea son la Simpleza, la Poca Fe y el Prejuicio. El lema que posee su escudo de armas es Mucho Miedo y está situado en la zona correspondiente al Valle de la Humillación, delimitado por el Pantano de la Desconfianza, el Castillo de Las Dudas y el Collado de las Dificultades. Su líder y capitana es la Señora Ojos de Murciélago. El tercer Reino de la Región está situado a la izquierda y sus gobernantes son el matrimonio formado por El Señor Cristiano y la Señora Esperanza. Las armas que emoplean son la Experiencia, el Gran Corazón y la Sinceridad. El lema que posee su escudio de armas es "Prueba lo Bueno" y está situado en la zona correspondiente al País Celestial delimitado por la Ciudad Del Sol, el Palacio Hermoso y el Monte de Las Delicias. Su líder y capitán es El Valiente Por La VerdadEl viejo capitán y el segundo de a bordo, recién nombrado su sucesor en el mando, seguían dialogando sobre la cubierta. - Nada hay más parecido a un crucero de placer. - ¿Tan contento está, mi capitán?.- Te voy a indicar algo. Ningún viajero debería despreciar el placer de viajar. Quien goza es el verdadero viajero; el otro sólo es un remedo de viajero. Y es que el placer de viajar sólo es comparable al placer de amar...- ¿Y si la que me gusta es caprichosa? -le preguntó el segundo de a bordo,totalmente preocupado. - En una conversación se debe esperar a que la persona que te habla acabe su exposición. Si lo hubieses hecho así te habrías evitado esa pregunta, pero te voy a aconsejar. La mujer sólo es capitana cuando está ante un hombre sin carácter. Es como un barco ante su capitán. Si el capitán duda, el barco toma el rumbo que, caprichosamente, quiere. ¿Has comprendido que hay que esperar a que termine el que habla y a que todo, en la vida, tiene solución si se sabe actuar con el carácter debido?.- Sí; pero tengo temor a que mis hombres murmuren ante mi inexperiencia. - Dirigir es una odisea osada. Debes lograr conquistarles con la experiencia cotidiana, aquella que no podrán poner nunca en duda. Y otra vez te remito a lo mismo... es igual que domar a una mujer.-¡Pero eso es una lucha permanente!. - ¿Y qué crees tú que es el navegar cuando tienes el barco a tu mando?. Tienes que comnseguir que no se detenga la actividad en él. ¿Tú has visto a alguna verdadera mujer que quiera detenerse cuando se está ejercitando el amor en ella?.- Lo desconozco. - Pues detenerse en un acto de amor, y mandar en un barco es un acto de amor, es decepcionar. Cuando diriges un barco es como cuando eres novio de una verdadera mujer; si te detienes pierdes toda tu categoría y entonces llega esa malsana murmuración, porque toda murmuración es malsana, que tanto te preocupa. ¡Si eres capaz de renunciar ahora mismo lo mejor que puedes hacer es dejar que otro te quite a la novia!. Quiero decir que dejes a otro tomar el mando del barco. - El segundo de a bordo se sintió herido en su amor propio. - ¡Mi capitán!.¡Lo haré!.- Hay muchas maneras de matar al amor y de convertirlo en algo totalmente inútil.- Sí, mi capitán. Yo también he notado la necesidad de cambiar. - Pues ya ha llegado tu hora de demostrarlo. El segundo de a bordo quedó perplejo. - ¿Mi hora?. ¿Ha llegado mi hora de demostrarlo?El barco ya había zarpado unos minutos antes. - ¿Ves a estos hombres?.- ¡Claro!. ¡Son los hombres que usted dirige!.- Te equivocas; pues a partir de estos momentos son los tuyos. Desde ahora mismo tomas tú el mando. Lo mío es sólo un viaje de placer. Ya me he retirado de este oficio. - ¡Es fuerte la responsabildiad que cae en mis manos!. - ¡No seas nunca un capitán vulgar!. Tendrás que tomar decisiones muy rápidas pero has de saber que esa rapidez no consiste en la precipitación. Dirigir este barco será algo así como dirigir a una mujer a la que amas. - Pues yo, todavía, no he aprendido a amar a una mujer. - ¡No podrás huír de ese momento!. Si no has aprendido antes no importa. Sólo aprendemos cuando ejercitamos. Pero quiero que te quede completamente claro y bien grabado en tu memoria qne no es lo mismo ejercitar que experimentar. Se puede ser un perfecto entendedor de barcos y de mujeres ejercitando plenamente la mente y el intelecto y sin tener que haber experimentado sino sólo saber entenderlo en profundidad. En fin... ¿quieres saber algo aprendido pero no experimentado?.- ¡Ha de saber que a mí no me dan miedo las mujeres! Tiempo he tenido para hacer el ridículo ante ellas. - A veces, mientras dirijas las acciones, te sentirás morir... pero debes ser optimista y aprenderás que ese sentimiento sólo se supera dándole un contenido positivo y también, muchas veces, con mucho humor. No olvides esto último y superarás la sensación del ridículo. Los ridículos, muchísimas veces, son los que han experimentado tanto antes de comprometerse que son en realidad patéticos. Eso sí que es hacer el ridículo. - ¿Y si echo de menos la falta de responsabilidad?.- Quizás tengas ese momentáneo instante de querer abandonar el barco pues éste, al igual que una mujer, aunque esté deseando que lo gobiernes, te pondrá pruebas para ver si tu amor es absoluto.- ¿Es que existe el amor absoluto?.- Él me lo ha demostrado. Yo era un poco escéptico ante esa cuestión, pero el escepticismo tiene un punto flaco: la fragilidad que oculta y que demuestra ser totalmente vulnerable cuando aplicas la pasión. - ¡Ese es mi punto débil!.- Y ese será el verdadero peligro al que tendrás que enfrentarte. O demuestras pasión por lo que te entrego o no tendrás nunca tu estrella deseada.- Yo no soy un mero objeto decorativo -le explicaba la ex amante del anciano poeta extranjero al de la gabardina. - Tú sabes bien que te amo y que por ello te protejo. - Para mí es imposible servir a dos señores. - ¿Es que nunca le vas a olvidar?.- Aún sigue dentro de todos mis días a pesar de lo incomprensible que sea para los demás. - ¡Estás peligrosametne cerca de la nada!. - Ese es vuestro error. No solamente no es cierto sino que, gracias a él, lo poseo todo. Era verdad que pertenecía a una familia adinerada de la realeza germánica. Y me dejó su herencia solamente a mí porque nadie más le amó. El de la gabardina intentaba llenar su profundo vacío bebiendo e intentando enamorarla. Ella se dio cuenta. - Ni caso a vosotros. No os hago ni caso. - ¿A qué te refieres?.- Que ni bebiendo vas a superar tus obsesiones ni intentando enamorarme vas a arruinar mi libre deseo.El de la gabardina lo intentó, sin embargo, aprovechándose de que no había nadie más en "El Extranjero". - ¡Eres el objeto sublime de mi espiritualidad!.- Yo sólo elijo a un portador de mi espíritu y ese fue, es y será sólo él a pesar de sus muchos errores. Sólo hay un hombre que podría haberle sustituido pero no quiso porque ama a otra mujer. - ¿Se puede saber quién es?.- No importa saber quién es. Lo importante es saber que existe y que es mi verdadero amigo porque no se aprovechó de mi momento de debilidad y con ello me ha fortalecido para siempre.- Pero... ¡lo que no entiendo ni entenderé es que siendo tan joven y hermosa te empeñes en no utilizar ambas cosas!.- ¿Tú crees que no las utilizo?.Ahora el de la gabardina se quedó dudando. Ella siguió.- Escucha; yo te agradezco mucho que hayas tomado la decisión de defender mi local ejerciendo tu autoridad de jefe de la policía de la ciudad, pero no me pidas, a cambio de ello, que te ofrezcas ni mi juventiud ni mi belleza. Ambas cosas están cumplidametne satisfechas. Y ahora piensa una cosa... ¿por qué no amas así a tu esposa?. - Porque ella no me entiende. Me hace sufrir. - Te hacen sufrir tus contradicciones, mentiroso. Tú juegas a poseer la cómoda seguridad de tenerla a ella y de gozar con el placer de engañarla con otras.- ¡Es que me gustan mucho las mujeres!. - Si te gustan tanto como dices y eres capaz de demostrarlo... ¡hazla feliz de una vez comprometiéndote de verdad!. Y si no es así... ¡arriésgate a perderla a ella y a todas las demás como hizo él conmigo!. ¡Serías mucho más hombre!.El de la gabardina, bebiendo de nuevo, quiso seguir intentándolo.- Pero quién es el... en qué lugar te conoció... a qué dedica el tiempo libre.- No te voy a dar ninguna pista sobre su personalidad... ¿entendido, policía cotilla?.El de la gabardina cambió rápidamente de tema pues por ese camino de los celos enfermizos no iba a conseguir más que un rotundo fracaso.- Es que tu cuerpo es para mí el puente levadizo de un castillo que amo y yo deseo poseer ese castillo -le dijo acercándose al oído izquierdo de ella, para no ser escuchado por dos marineros que acababan de entrar en el bar. - Espera que les atienda y vuelvo. Le sirvió a los marineros y, una vez estos sentados, volvió a la parte interna del mostrador. - Ignoro qué motivos te he dado yo para que tú expreses eso sobre mi cuerpo. Has de saber que lo que tú te imaginas sobre él no te da ningún derecho sobre mí -ya estaba enfadándose de verdad- a la mujer, antes, sólo se la dejaba triunfar por cómo fuese su cuerpo. Su cuerpo era el único factor de atracción y atención. Yo sé que mi cuerpo es lindo pero lo que me gusta de un hombre es que no se quede enamorado del puente levadizo sino del interior del castillo al que te refieres. Y en ese interior sólo entra quien yo deseo que entre y no quien tenga el capricho de entrar. ¿Me has entendido bien, machista?.- Yo no soy machista. ¡Yo soy un macho!. ¿Por qué sois tan caprichosas las mujeres?.- Los machista como tú y tú mismo estáis muy equivocados. Las mujeres somos alga más importantes que caprichosas. Somos antojadizas por naturaleza. Tenemos antojos lo cual a vosotros, los machistas, os suena a idioma chino; o sea, no tenéis ni idea de lo que es una mujer. Lo que ocurre es que debemos ser bien interpretadas y tú y los machistas como tú ni sabéis interpretar el cuento de Pinocho... que es bastante fácil de interpretar por supuesto porque siempre sois mentirosos... así que puedes ir cogiendo la puerta y mírate al espejo para que veas cómo te ha crecido la nariz. El machista de la gabardina se quedó acongojado y sintió que las piernas le fallaban. Se sentó en una silla para poder reponerse de la fatiga mental y de su cansancio físico. - Te voy a decir la verdad. ¡Mi mujer está envejeciendo!.- Más motivo para fundirte con ella. Si la abandonas en estos momentos, como hizo Camilo José Cela a pesar de ser mucho más importante que tú pues logró el Nobel de Literatura, habrás perdido la maravillosa oportunidad de verla rejuvenecer. Al machista de la gabardina ya no le llegaba la camisa al cuello por culpa del bochorno que estaba pasando. - No sé que decirte. - Pues entonces largo de aquí.- Espera... me dejas desarmado... no sabía yo que una mujer tan hermosa fuese, a la vez, tan inteligente. - Porque tú y los que son como tú ponéis barreras a lo evidente; pero volviendo a lo que te debe de interesar -se lo dijo para evitar cualquier otro vano intento de él- si tu mujer está envejeciendo es posible que la culpa sea tuya. Envejecer no es nada repudiable, cosa que sí hizo, repito, el famoso Cela de las narices que era más mal hablado que un burro en época de celo. - No entiendo ni jota...- Ignorante. Te estoy explicando que no es nada repudiable si se sabe ser acompañante y si se sabe descubrir que es una etapa maravillosa porque es aquellla donde todo lo que somos se ha resumido en todo lo que hemos logrado ser. El de la gabnardina ya no lo intentó más. - Me acabas de demostrar que sabes muy bien lo que es la verdad de la vida y el milagro de la existencia y que yo, con tanta autoridad como tengo, no he sabido ni cómo rebatirte. - Entonces, amigo, es tu elección. Si ya lo has aprendido definitivamente le pedirás perdón y le serás siempre fiel y si no has entendido nada sigue actuando como un jamelgo. De las dos manera lárgate y no quiero verte más por mi local. Recuerda que gracias a vuestras mismas leyes hay aquí bien visible un letrero que dice "Reservado el Derecho de Admisión". En tu cuerpo de policía mandarás tú pero en mi cuerpo serrano mando yo. Ni te atrevas a entrar nuevamente aquí o te denuncio porque ya eres para mí un cliente indeseable. El de la gabardina salió disoparado como una flecha y sin volver la cabeza atrás ante la furibunda mirada de ella.- Para nombrar a sus líderes, cada gobernante ha ideado a la persona donde se reuniese el compendio de las características propias de su Reino. Y al idealizarlos los convirtieron en seres reales. El Señor Malicia consiguió apoderarse de un gingantesco atleta de perfecciones insuperables y de una hermosura angelical. Era la hermosura diabólica. Con todos esos ingredientes logró un bello ejemplar para la destrucciòn de lo bueno y por eso se llama Matalobueno. La Señora No Saber Nada logró captar como líder, a la Señora Ojos de Murciélago, ejemplo de mujer chismosa, vigilanta de los actos ajenos para andar cuchicheando y murmurando opiniones sin ofrecerse nunca a dar la cara en público. Con ello lograron crear la opinión sin compromiso y formaron el Mucho Miedo ante la verdad. Y el matrimonio formado por el Señor Cristiano y la Señora Esperanza buscaron a un ser que reuniese estas tres características que antes te señalé: hombre totalmente maduro, joven totalmente interesante y niño totalmente ingenuo; para poder así lograr que se impusiese Prueba lo Bueno. Los gobernantes enviaron a recorrer el mundo a sus respectivos emisarios. Cada uno de ellos ha logrado cumoplir sus cometidos. El joven licenciado, cansado de tantas vivencias continuas, comenzó a dormitar. - Antes de que te duermas del todo te diré que yo soy el emisario del Reino Celestial y que tú eres el Valiente Por La Verdad que he elegido yo libremente y sin ninguna clase de obligación contra mi propia voluntad. Se acercó la linda azafata. - Es simpático... y muy agradable físicamente...- Si. Lo es. Paero aún lo será más. Déjele tranquilo. - ¿Qué hace?.¿Es su nieto?.- No es eso. No es mi nieto y duerme plácidamente porque tiene la conciencia tranquila de quienes no conocen la envidia ni el odio ni la maldad, mientras yo voy a seguir orando por él. La linda azafata se marchó a seguir con sus labores profesionales y el anciando de las barbas blancas, en total silencio, meditó.- Fue Albert Eisntein quien dijo: "Dios puede ser sofisticado pero nunca malicioso" Y antes de dormir él también recitó, con su proverbial memoria, Provebios 16.19 de la Sagrada Biblia Cristiana mientras ponía su mano derecha sobre la cabeza del ya completamente dormido joven licenciado. - "Mejor es humillar el espíritu con los humildes que repartir despojos con los soberbios". Y antes de dormirse terminó.- ¡Yo sé que vas a triunfar!
La constancia en seguir el buen camino sirve para derrotar a los envidiosos que no logran entenderla.
Van a ser las 12... pero no de la mañana sino de la noche. Van a ser las 12 de la noche y todavía estamos razonando qué es lo que ha ocurrido durante todo el día de hoy. Quizás nos tengamos que tomar el penúltimo café o la última pastilla para poder dormir como lirones pero los alirones de las gestas heroicas de nuestra resistencia durante las 24 horas del día nos dan ánimo para saber que hemos vivido... sí... hemos vivido una nueva aventura durante algunos momentos del día. Algunos hemos paseado bastante para ver a los de las bicicletas pasar silbando una canción, a los de la furgoneta de mudanzas cambiar los muebles de sitio y a los mendigos en las esquinas mezclados con las gentes guay del bien aparentar. También podemos haber visto a algún chiquillo intentando dominar el balón en el centro del terreno de juego de un campo de fútbol o de baloncesto. Posiblemente los que vamos siempre a pie hayamos visto un verdadero desfile de modelos femeninas que nos han sonreído`mientras pasábamos junto a ellas. En las horas del café podemos haber presenciado al anciano desastroso carraspeando mientras se tomaba su carajillo o una simpática señora, ya entrada en años, nos ha amenazado con decir a la policía que no tenemos automóvil. Posiblemente hasta el cartero se haya olvidado de entregarnos la correspondencia y nos hemos visto privados de leer una carta amorosa que no iba dedicada a nosotros. ¡Qué lástima!. ¡Con lo divertido que podría haber sido leer la carta de Purita enviada a Teodoro!. No lo sé ciertamente pero lo bueno es que dentro de unos minutos vamos a poder seguir soñando mientras dormimos en el sofá porque no hay otro remedio...
Rimbaud decía: "No se representan las cosas al describirlas sino que se logran, se las hace trazar unas formas, porque el mundo está por crearse". Hay resonancias sufistas en las metáforas que nacen de las luces del alma, meditaciones sobre heridas aún no suficientemente cerradas, fisuras por las que el yo de los voremios y las voremias respiran en el ejercicio de un saber algo más sobre sus almas. Leibniz, que fue el "último pitagórico" de los filósofos modernos, significaba a la experiencia como un conocer padeciendo, un entender sintiendo, un constante nacimiento de la consciencia aprendiendo. Eso es Vorem. Un sinfín de conocimientos internos aurorales. Por ejemplo, la poesía vorémica toca el fuego de cada uno de nosotros y nosotras y, al mismo tiempo, ese fuego evoca una transfiguración (como ya hizo notar el escritor cubano José Lezama Lima en su "Muerte de Narciso") en frutos que contienen credibilidad sensible porque nacen de lo hondo del corazón humano. ¿Y qué decir de las reflexiones vorémicas?. En todas ellas es interesante ver y reconocer lo que hay de corazón latente e innato, de los ojos con que cada uno de nosotros y nosotras vemos el mundo, de las fuentes donde surgen nuestras ideas elementales transformadas en ensoñaciones, de la experimentación del nacimiento espontáneo que se derrama por las ramificaciones del pensamiento. Lo mismo podemos decir de los cuentos, relatos y demás géneros literarios implicados en Vorem. Constituyen todos ellos un crecido ejercicio de latidos vitales como elementos de comunicación consensuada, interpersonal e intergrupal a la vez. Todos los géneros del Vorem son invitaciones a una identidad homogénea y pluralista; arreglos de la conciencia humana para hacernos trascender transparentando nuestras entrañas al acercarnos los unos a los demás. El viaje vorémico es un despertar el alma e impulsarla hacia la frontera ilimitada donde la expresión personal se imbuye de alteridad (que es simplemente el estado de la cualidad de lo que es otro o distinto). Concebir lo humano que hay en cada uno de nosotros y nosotras supone sentir el esfuerzo que cada uno da de sí en la búsqueda de los otros. En esta forma de escribir todo empieza antes de empezar. En otras palabras, solamente lo real parece transmisible y, sin embargo, !cuánto de sueño hay en nuestras líquidas notaciones!. Vorem es un nacimiento interminable; una conciencia que no queda colapsada por el panorama de nuestros diferentes mundos oníricos sino que se materializan en el saber emitir y el saber estar atentos a escuchar. No estamos solos en nuestro pensar creativo-colectivo, porque detrás de todo, aquí existe la igualación, el colocar un poco más alto y más ancho el dintel de la puerta literaturnal para poder entrar todos y todas por ella. Ese dintel por el cual el hombre y la mujer del Vorem hacen algo que pueden hacer por sí mismos. Porque son reales y naturales. El poeta chileno Pablo Neruda decía que "escribir es la esperanza que sube del suplicio de vivir". Y por eso lo vorémico es lo viviente y lo vital, lo que hay de diálogo del alma consigo misma y con el alma de los demás. Hay aquí algo del "nous" de Anaxágoras ("semillas como razones de ser" las llamaba el griego). Anaxágoras consideraba la inteligencia como el principio de todo universo. Podríamos pensar que empezar a iniciarse en la inteligencia es empezar a comunicarnos los unos con los otros lo que de infinito hay en nuestros pensamientos. Todo esto, que parece difícil en un mundo cada vez más materialista y más deconstruido de sí mismo, es fácil lograrlo en un Vorem abierto a todo y a todos porque hay aquí una gran claridad de objetivos cuando releemos lo que contiene de instinto primordial, de emoción contenida, de sueño que vale la pena despertar para convertirlo en vivencia de razón humana. Un abrazo a todos y todas y vaya esta reflexión como homenaje a todos vosotros y vosotras, compañeros.
¿Qué significaban nuestras infantiles miradas al escaparate del bazar de la juguetería?. Cuando elegíamos, por turno, los juguetes del escaparate... ¿qué estábamos en realidad haciendo?. ¡Cuánta carencia de juguetes maravillosos!. Y, sin embargo cuando los mirábamos y los íbamos eligiendo... yo me pido éste... y yo éste otro... pues yo el de más allá... ¡éramos poseedores de todos ellos!. No importaba que nuestros verdaderos juguetes fuesen mucho más sencillos y baratos. No importaba. Cuando nos situábamos, los tres pequeños, en las coordenadas de elegir nuestros juguetes es que estábamos soñando de verdad. Y en ese sueño no cabía la envidia ni el enfrentamiento. Nos repartíamos todos los juguetes del bazar con entera libertad. Era como una especie de decirle al mundo de nuestro interior que, más allá de la frontera del cristal de la juguetería, nosotros éramos capaces de poseer el juguete que más queríamos.La realidad no existía... pero sí existe cuando sabemos que, dentro de los sueños, podemos poseer los juguetes más queridos. Y vovíamos a casa para darnos cuenta de que a través de aquellos nuestros juguetes sencillos, baratos, pequeños... estabamos haciédonos grandes...
Sé que mi Verdad me produce Sueño así que podéis llamarlo Sueño si eso deseáis pero yo sé que mi Verdad sólo le pertenece a Dios.
- A tu pregunta voy a contestar a su debido tiempo... pero primero deseo hacerte la misma pregunta yo a ti porque quiero saber lo que tú me puedes aportar. ¿Qué es para ti un punto de encuentro?.- ¿De verdad quiere usted saber qué es para mí un punto de encuentro pensando que soy capaz de aportar algo nuevo a sus conocimientos?.- Por supuesto que sí. Contigo siempre se aprende algo nuevo.- Voy a serle sincero. Para mí es un lugar donde se conocen dos seres humanos con el fin, preciso y certero, de sentirse en profundidad. Hay muchas personas que se encuentran en algún lugar pero no se sinceran lo suficiente y, en ese caso, el punto de encuentro es un intento fallido. Pero si los dos seres humanos se encuentran dispuestos a ser sinceros entre sí, el punto de encuentro es lo mismo que decir aquel lugar donde dos seres humanos desarrollan, mutuamente, una misma intensidad de tiempo y sus capacidades les lleva a compenetrarse tanto que, aun siendo la primera vez que se juntan, parece como si se hubiesen conocido desde mucho antes. Esa es la intensidad de tiempo. En un verdadero punto de encuentro lo importante no es la extensidad del tiempo que emplean para conocerse sino la intensidad suficiente como para compenetrarse por entero.- ¿Algo así como la famosa empatía entre dos seres humanos?.- Mucho más que una simple empatía. Con la empatía se llega a conocer sólo en un breve momento pero con la sinceridad como forma de conocerse mutuamente la empatía se convierte en compenetración. Y entonces se produce el hecho milagroso de que es verdad que se conocieron mucho antes. ¿Entiende lo que le estoy diciendo?.- Me parece que quieres decir que a veces conocemos a una persona y nos damos cuenta de que la hemos conocido desde siempre.- Sí. Sé que es difícil de comprender pero puede suceder y sucede más a menudo de lo que muchos creen. - Exacto -afirmó el anciano de las barbas blancas- pero, sin embargo, te has olvidado de decir que es un lugar donde más de dos seres humanos, y que puede llegar hasta ser una multitud, llegan a desarrollar lo que tú tan bien me has explicado. La empatía colectiva es también valiosa y verdadera cuando existe el milagro de la compenetración de grupos. Pongamos el ejemplo de las peñas deportivas. Son muchas personas que se compenetran entre sí por afinidad de gustos. - Si. Muy bien. Pero la afinidad de gustos suele ser muchas veces sólo una superficialidad. Ese ejemplo de las peñas deportivas no me sirve. Ahora bien, es cierto que se puede producir una compenetración de un grupo numeroso o incluso una multitud; pero entoncse no estamos hablando de una simple peña deportiva sino de una idea colectiva. En torno a esa idea cada uno se compenetra con todos los demás aunque no pierda su individualidad. Las ideologías son muchas veces divergentes aun dentro de un mismo grupo que las sigue; mientras que las ideas libres abren tanto el abanico de sus posibilidades a cada uno de los que forman el grupo que se llega a una compenetración profunda dentro de la diversidad de opiniones. En un mundo globalizador como es el actual esa debe ser la mejor salida hacia el futuro. Ideas libres para ser compartidas y asumidas por todos sin ninguna imposición ideológica concreta. - ¿Estás queriendo decir una comunión abstracta?.- Todo lo coontrario. Estoy hablando de una comunión concreta pero con la característica de que no sólo cada persona que forma el grupo se alimenta de sus ideas sino que asume las ideas de los demás que, aunque son ditintas por ser ideas libres se pueden compartir y aceptar como enriquecimiento personal de cada indiviudo del grupo.- Pues esa es la respuesta adecuada. Vamos hacia un punto de encuentro colectivo. - ¿Alguna forma de comunidad colectiva acaso?.- Sí. A una forma de comunidad colectiva cristiana donde la voz de cada persona es una voz personal y al mismo tiempo compartible. Es, exactamente, un campamento cristiano donde se está celebrando una reunión a la que es importante que acudas. Ya sé que todavía no te has convertido a través del bautismo en agua pero eres muy importante para nosotros. Con tortal certeza te necesitamos.- ¿Le puedo ser totalmente sincero?.- Eso es lo que busco de ti. La total sinceridad cuando el tema lo requiere y en este caso es necesario dicha sinceridad total.- Está bien. Lo que yo busco es un espacio de tiempo donde vivir en plenitud para poder hallar cierto recuerdo de mujer convertido en realidad; para poder compartir con ella dicho espacio de tiempo. No me importa ayudar a los demás y lo hago con mucho gusto, pero busco mi propio encuentro con la mujer que estoy soñando. - No te preocupes por eso. Es muy justa y muy digna tu búsqueda. Para lograrlo tendrás que ser muy sabio no en conocimientos solamente sino en la aplicación del conocimiento en general que es lo verdadermaente difícil. El conocimiento está al alcance de todos pero cómo usamos adecuadamente el conocimiento es tarea mcuho más difícil. Eso es lo que he visto en ti. Que sabes cómo aplicar tus capacidades de conocimeinto y hacerlas reales en tu vida. Te puedo informar que el temor de Dios, y mira que no he dicho el temor a Dios que es muy diferente, es el verdadero camino de la sabiduría bien aplicada y eso es sólo gracias a que proceden siempre de Dios y que las reparte según su propio criterio. No es un criterio arbitrario sino un criterio lógicamente establecido por Él para luego poder exigir a cada uno lo que, a través de la simple naturaleza humana ha diseñado en cada ser humano. A quienes más les da más les exige y, viceversa, a quienes menos les da menos les exige... pero a todos de una manera justa, equitativa e igualitaria.- Justo lo que no han hecho nunca los políticos; aunque algunos lo hayan intentado.- Eso es porque el poder los transforma en vanidosos y prepotentes. Una cosa que me enteré antes de conocerte personalmente es que tú renunciaste a una cuota de poder que te estaban ofreciendo... ¿puedo saber por qué lo hiciste?.- Para no quedarme atrapado en la red de la insatisfacción personal; para poder realizarme según mis sueños y no las ideas impuestas desde afuera por jefes que ni tan siquiera tenían categoría de personas cuando menos de jefes y para poder liberar mis energías para poder aplicarlas a causas que fuesen mis verdaderas causas y sobre esto a cierta persona le tuve que decir muy claro que sus causas no eran mis causas nunca y que nunca las habían sido. En definitiva que he tenido que renunciar a diversos trabajos muy variados para ser lo que quería ser y lo que, gracias a Dios, soy ahora: escritor por naturaleza y periodista por vocación.- ¿Y cómo lograste hacer eso?.- Sacrificando algo para tener mayor éxito después. ¿A usted le gusta el fútbol?.- Pues sí. Me encanta el deporte en general y el fítbol en particular. - ¿Ha visto cómo actúan los futbolistas que mueven en realidad a sus compañeros y que siempre son los capitanes sea o no sea que lleven el brazalete de capitán?. - ¿Qué quieres decirme?.- Que muchas veces sacrifican el lucimiento personal para que triunfe el lucimiento de todo el equipo. Eso es necesario aprenderlo desde niños. - ¿Tú de verdad vas buscando tu propio espacio?.- Exacto. Por eso renuncié a otros espacios que no eran los míos. ¿Comprendido ahora?.- Comprendido y entendido. - Pues así fue. Yo siempre digo que mi verdadera patria, aun amando a mi patria geográfica y a mi patria histórica, es solamente un pequeño rincón llamado Universo. - Pues entonces es fácil comprender que la vida es una especie de intensidad infinita de tiempo llamada Eternidad porque es un regalo de Dios que siempre vuelve a Dios si sabemos vivirla o se pierde si sabemos destruirla.- Eso es. Y ese sentido es sencillamente universal. O somos de carácter universal cuando estamos tratando con otros seres humanos o no existe el díálogo positivo para poder empatizar con los otros seres humanos. Ese es el punto de encuentro colectivo que yo no voy buscando aunque no me importa participar ahora de él y siempre que me lo pidan... pero mi propia búsqueda es el encuentro personal con una mujer a la que amo desde siempre.- Pero...¿habrás conocido a muchas otras mujeres?.- Según lo que entienda usted por conocer a muchas otras mujeres. - Lo digo en el sentido simple de la comunicación interpersonal.- Sí. Es verdad. He conocido y conozco a muchas mujeres en ese sentido de sólo la comunicación interpersonal y eso me ha servido para conocer lo que es una mujer bastante mejor que otros que las conocen en el sentido sexual solamente.- Hablemos de otro tema ahora. ¿Qué haces cuando llegan esos momentos en que se te hace muy duro el camino de la vida?.- Cuando me llegan esos momentos duros de verdad busco el atajo de la Imaginación. Imaginar no es mentir porque mentir supone engañar a los demás mientras que imaginar supone enriquecerse a sí mismo gracias a las fantasías imaginadas. ¿Distingue la diferencia entre ambas cuestiones?.- Explicado así... que es la primera vez que me lo explican con tanta claridad... por supuesto que distingo las diferencias. Tú quieres decir que muchas veces imaginas para superar el dolor propio y el dolor ajeno pero no mientes para no herirte ni, sobre todo, para herir a los demás. - Me ha captado ustd perfectamente lo que quería decir. - O sea, en otras palabras, que juegas a jugar con la vida...- No. No es eso. No me preocupa jugar con la vida si eso es un ejercicio para superar los momentos negativos de la vida pero sin querer hacer daño a nadie. Si el juego veo que provoca daño inmediatamente abandono la escena. Es como el actor al que le desean contratar para diversas películas. Cuando ve que hay algún guión que no le conviene porque puede hacer daño a sí mismo o a los demás, lo rechaza y en caso contrario lo acepta. Al menos eso haría yo de ser un actor de cine, teatro o televisión.- Pero, en la práctica, pocos son asi...- Ese es el problema. Por eso yo a veces me convierto en niño precisamente por ello, porque no quiero ser un falso a la hora de la verdad. Porque he aprendido que lo malo es que los hombres sean niños grandes pero lo bueno es que sean grandes niños. Prefiero ser un hombre que se materializa en ocasiones en un gran niño a ser un hombre que es sólo un niño grande... porque el niño grande ya no es niño y se vuelve malicioso mientra que el hombre que es grande niño siempre maneja los actos de la bondad. Escúcheme bien. No es lo mismo reír con las personas que reírse de las personas. ¿Ahora me comprende?.- Me estabas hacienod un pequeño lio mental pero la última frase me ha hecho comprenderte del todo. ¿Y a veces sufres por eso?.- A veces... pero supero los insultos de los demás simplemente dejando pasar los minutos de la decpeción. ¡Claro que te decepcionan muchas gentes pero no merece la pena sufrir más allá de los límites de unos pocos minutos!. El asunto es seguir siendo tú a pesar de todo. Quien siempre se va desarrollando siendo él mismo no es que se esté formaqndo a sí mismo solo porque siempre se necesita la ayuda de alguien más, pero sí que se está formando una fuerte personalidad a sí mismo que luego puede convertirle en un hombre verdadero y no en un falso hombre. - Te voy a aconsejar algo sobre este tema. Cuando en la vida te empujen hacia abajo súbete al muelle de la salvación.- Lo entiendo. Lo practico. Ya dije que creo firmemente en Jesucristo y es Jesucristo el único muelle de salvación que existe para superar a los que intentan hundirte para abajo. Bueno es el ejemplo que me ha citado. - ¿La vida es una ficción, el sueño es sólo una imagen y la muerte es un misterio?. ¿Qué es en realidad la realidad?. ¿Podrías contestarme a todo eso?.- Vamos por partes. Para mí la vida nunca es una ficción aunque tengas que expresarte a veces a través de la ficción, proue la vida es una reperesentación donde no siempre la ficción es la parte principal de ella. Es más, la vida es mucho más real que la que proclaman los realistas ya que la representació de la vida está siempre dirigida por muchos símbolos diferentes. Si quiere usted decir que la vida es un símbolo lo acepto pero sin creer en el simbolismo como tal y no acepto ni que sea una ficción aunque con eso me enfrente a los grandes escritores que lo han dicho. No estoy de acuerdo. La vida no es tan simple. - ¿Pero es un sueño sí o no?.- Es un sueño pero con los ojos abiertos. En este sentido entramos en la tercera propuesta. La vida es un sueño real y no una quimera como otros escritores han llegado a decir. Y es que hay utopías que parecen imposibles y de pronto dejan de ser utopias cuando las logramos alcanzar y hasta sobrepasar. ¿Sabía usted que las utopías siempre terminan en otras realidades más utópicas todavia pero reales?. Luego la vida es una realidad utópica, un sueño con los ojos abiertos y no un puro teatro sin más. La vida tiene una lectura teatral, es verdad, pero no es un engaño ni una ficción sino una utopía que se transforma porque nos transforma al conseguir vivirla.- ¿Y la muerte?. ¿Qué me dices de la muerte?.- La muerte no existe. Sólo existe la vida o la desaparición pero la muerte no existe. Si cierras los ojos y estás en paz con Dios y con la Humanidad, los abres una décima de segundo después y ves que la vida continúa hasta la eternidad... pero no existe el infierno sino la desaparición más absoluta si cierras un día los ojos y no puedes abrirlos jamás porque estás en pecado mortal. ¿Me ha entendido esta parte?.- ¿Quieres decir que existe el paraíso pero no el infierno?.- Exacto. Eso es. El paraíso es una realidad de la vida eterna. El infierno sólo es el miedo que nos meten para no ser felices en la vida... porque no existe. Al final, no hay más que salvación para vivir eternamente o condenación para desaparecer de manera total y absoluta. En ese Dios tan magnánimo es en el que yo creo. El Dios amoroso que a los suyos les otorga la vida eterna y a los que le desprecian no los castiga con el dolor eterno, pues eso sería crueldad, sino que los hace desaparecer pro completo y para siempre; como si no hubiesen existido nunca. Por eso la muerte no existe a pesar de que me tenga que enfrentar por eso con mcuhísimos escritores que hablan de la muerte. No creo en ellos. Creo en Dios. Jesucristo murió, bajó a los infiernos, mató a la Muerte diabólica y resucitó; luego la Muerte ya no existe.- ¿Entonces que conclusión sacarías de todo eso?.- Sencillo. La realidad es el sueño de los que han despertado. El joven licenciado prefirió ya guardar silencio, mientras el anciano de las barbas blancas se quedó pensativo y el jeep, perfectament controlado, atravesaba la cordillera andina. Eran unas montañas abruptas y con vegetación tan espesa que hasta parecía casi imposible caminar por ella. En aquella época hacía frío. Un frio muy intenso en aquellas altitudes que estaban atravesando. Publicado por Diesel
- !Alabad al Señor Dios nuestro todos sus siervos y los que teméis, pequeños y grandes... porque ya llega la victoria, el poder y el reino de nuestro Dios!. ¡¡Porque es la Hora de Jesucristo!! -proclamaba el pastor de la congregación cuando, en esos momentos, entraban en el local el anciano de las barbas blancas y el joven licenciado.- ¡Ha sonado en el reloj de Dios la gran hora para reactivarnos!. ¡Entramos en la novísima actualidad!. El anciano de las barbas blancas y el joven licenciado tomaron asiento. - ¡El Espíritu del Señor está aquí!. ¡Nos lo ha enviado para dar la Buena Nueva a los pobres, a los que se sienten necesitados y depositan en Dios todas sus esperanzas de remedios!. ¡Debemos de creer, arrepentirnos, cambiar... y todo ello antes de que sea demasiado tarde!. ¡Debemos hacer todo ello para poder ayudar a la Humanidad!. ¡Aún es tiempo para la esperanza!. ¡Nosotros, un grupo que no significa nada para los importantes del Mundo y de las religiones, podemos servi a Dios para realizar el enorme proyecto de la Salvación!. ¡Somos el Ejército de la Salvación!. ¡Todos juntos lograremos la Victora con V mayúscula de Verdad!. ¡Unos orando, otros haciendo penitencias y los habrá quienes tengan que tomar las armas del Espíritu Santo para ganar las batallas!. ¡Nadie es un inútil para Dios!. ¡Cada uno tiene un puesto, un lugar, un sitio al lado de Jesucristo!. ¡¡A todos nos ha sonado la Hora de Dios!!. ¡El despertar de nuestras conciencias!. ¡Desde este moento Dios nos ha ofrecido el Tiempo para vivir plenamente... para hacer que cambie el mundo... para proyectarnos hacia la Eteernidad!. ¡Mirad vuestros relojes y aprended que cada minuto que marquen sus agujas será un minuto que nos ha regalado Dios para vivir nuestro compromiso con Él!. ¡¡No os acobardéis!!. ¡¡La Vida plena nos espera hacia adelante!!. Eran unas quinietas personas, más o menos, sin contar la gran cantidad de niños niñas que salían, en esos momentos, de la escuela dominical. Y esas aproximadamente quinientas personas fueron saludando con verdadero cariño al joven licenciado mientras lo iba presentando el anciano de las barbas blancas. Una vez solos los dos, siguieron con su diálogo.- ¿Es cierto que en esta comunidad vivís sin egoísmos una vida en común?.- ¡Sé a qué te refieres!. Seguro que tú has conocido alguna de esas llamadas comunas libertarias que tanto pregonan los del "haz el amor y no la guerra". Nosotros no somos así, a pesar de que somos seres humanos y podemos cometer errores. Lo nuestro no es el amor libre sino el amor cristiano.- ¿Algo así como el amor noble?.- No te entiendo del todo. ¿Quieres decir que el amor cristiano es igual al amor noble?.- Sí. Algo así como el amor noble... y sobre eso tengo en mi mochila un extenso artículo que ya he publicado. ¿Quiere verlo?.- ¡Por supuesto que sí!.- No se escandalice por el titular. - ¿Por qué me he de escandalizar?.- Porque se titula "La prostitución de los sentimientos".- Me interesa leer ese extenso artículo. El joven licenciado lo sacó de su mochila.- ¡Tome!. Lea en voz alta por favor... para que lo escuche más de uno de los que andan por aquí intentando comprender qué es el amor noble.El anciano de las barbas blancas tomó las hojas y leyó en voz alta a aquellos que quisieron escucharle.- "En una era histórica dominada absolutamente por la "imagen", el ejercicio de la reflexión intelectual está siendo cada vez más estrecho. Se empobrece la cultura. Se achica el corazón. Se destruye el sentimiento... Ya no es noticia saber de jóvenes hundidos en la droga y el alcohol, ni de jóvenes que circulan vertiginosamente por las "autopistas" del sexo con "la marcha" metida a fondo y "el motor" a las máximas revoluciones por minuto. Tampoco es noticia ya el conocer de jóvenes que amaron y fueron seducidas, violadas, embarazadas, abandonadas tras haber vivido lo que ellas creyeron un maravilloso amor...Primera HistoriaNunca volverá a volar.- Mayo del 82. "Gaviota" está en un hospital psiquiátrico de Madrid. Los amigos y compañeros de antaño hemos ido a visitarla. "Gaviota" ya no es gaviota. Quizás hasta ya no sea ni el recuerdo de gaviota.... porque nunca más volará... En 1972 era la más alegre y juvenil de la Facultad de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid. Todos estábamos enamorados de "Gaviota"; pero un día llegó más contenta que nunca y supimos que estaba enamorada... de Gunther. Aquel nórdico procedía de la comuna "hippy" de Cristianía (sur de Noruega). Yo vi a "Gaviota" más feliz que nunca y, aunque le narré todo lo que sabía de aquella comuna (alcohol, drogas, celos, riñas, navajas, pistolas y muertes), ella ni tan siquiera oyó... Sólo era una chiquilla de 17 años enamorada de un "ideal" de 36... Y entonces llegó el viaje sorpresa a Londres y con él consecuencias... Gunther huyó de la vida de "Gaviota" sin tan siquiera tener la hombría de decirle adiós... El saldo de esta experiencia: Un aborto. Tras la depresión (normal y perenne en las abortivas por "obligación") apareció Roberto. Argentino. Bohemio. Pintor. Nada excepcional salvo que "usaba" longas barbas estilo "maharashi" y hablaba de filosofía hindú (pacifismo "gandhi" incluido). Vivían en un precioso chalet de un lindo pueblito de casas blancas, en las cercanías de la capital. Roberto gordo. "Gaviota" flaquísima. Roberto alegre. "Gaviota" triste. Roberto locuaz filósofo del amor. "Gaviota" nada... Nada y, sobre todo, silencio... Hoy, "Gaviota " está en un hospital psiquiátrico de Madrid. "Gaviota" ya no es gaviota. Quizás hasta no sea ni el recuerdo de gaviota... porque nunca volverá a volar...Segunda Historia:El ozono no soporta más.- "Xaite" es una compañera de trabajo en la entidad bancaria. Tras caer en brazos de dos o tres "angelitos" tipo "bosé"... tiene que pedir el traslado a la ciudad de Zaragoza. ¿Qué pasó con "Xaite"?. Únicamente que, perteneciendo a una "buena familia" de la alta "saciedad", huye ahora del acoso burlesco de las ironías de "los de su clase" (como ella siempre se ufanó en publicar) y huye ahora del dedo cruel de los "muy serios" de la oficina. "Xaite" huye porque no puede soportar. Los "angelitos" tipo "bosé" pululan por entre los pasillos y, en las horas del relax, sonríen para mostrar sus blancas dentaduras de blanco "pedigree" mientras sujetan la taza de café con los deditos colocados como les ha enseñado "su miguel". Son los chicos "chic" de la oficina. Son los chicos "in" de la oficina. Son los chicos "guay" de la oficina. Muy conocidos por todos y por todas... porque, al fin y al cabo, ellos dicen: "que más da el sexo si el amor es puro". Muy conocidos. No lo disimulan. "Xaite " los conoce, por ejemplo, muy bien. Pero ahora vive a más de 300 kilómetros de la capital y se siente desterrada... por "curpa" de una pasión. No he mantenido nunca amistad con "Xaite" pero siempre respeté la dignidad de los compañeros y compañeras. "Xaite" es compañera. "Xaite" es mujer. No importa su orgullo ni su vanidad. Lo que me agobia es la atmósfera de este estúpido machismo que huele a huevos podridos y que cubre los cinco continentes de la Tierra. Con razón la capa de ozono ya no soporta más...Y Tercera Historia:Las píldoras de "Virgim".- "Virgim" (linda emigrante ecuatoriana) ha sido engañada por un "rubio de Oklahoma" que prometió matrimonio hasta el momento en que la "conoció" del todo (como se dice hoy entre la juventud para conocernos bien), y salió de la vida de ella como el "rápido de Kansas" (porque estaba casado con una tal Katy, allá en los USA...). Y la ingenua "Virgim" (linda ecuatoriana a quien muchos quieren de verdad) vuelve a la "Discoteca Topless" para hallar su "sueño dorado". Esta vez es un "rubio de Sidney" quien, de nuevo, repite el mismo experimento con "Virgim". Promesa de boda si... Ella dice sí. Se levantan a la mañana siguiente.... y el "rubio" resulta que no era sidneyano sino "camberrano". Sin embargo no es broma. Pasó hace 5 años... El año pasado (1995), visité Madrid y encontré a "Virgim". Es desesperante hablar con "Virgim".... sencillamente porque es imposible hablar con ella. Conversa sin hilvanar frases coherentes. Tan pronto llora (sin saber por qué) como ríe (sin tener motivos). "Virgim" es ya una treintañera pero aún mantiene algo de su belleza juvenil aunque se debate entre la neurastenia y la psicosis con anfetaminas, en el afán de encontrar un "rubio" con quien celebrar boda...Conclusión:¿Culpables?.- Ellas no. Ellas sólo ignoran que son las víctimas de la prostitución de los sentimientos. Ignoran que prostituir es depauperar, hasta el grado máximo, lo que por sí mismo sólo es limpia naturalidad. E ignoran que prostituir los sentimientos es degradar la condición de lo noble y lo sublime hasta convertirlo en manifestación de vacuidad. En un vacío... ¿Culpables?. Sí. Los hay. Partiendo de la base de que el mundo actual es multidisciplinar y, a causa de la "super" e "inter"comunicación mundial, los análisis ya no son simples, sino complejos, es necesario señalar como culpables: al ingenuo vivir de iluso sentimiento en iluso sentimiento (intercambiando "amores explosivos" como se comercian baratijas en un mercadillo de "ocasión"); al falso empeño de vivir de autoengaño en autoengaño (hasta destruir la capacidad de nuestra autoestima personal y acabar siendo el objeto que de mano en mano va y ninguno se lo queda); a los falsos profetas del "amor libre" (siempre que sea el otro o la otra el esclavo y la esclava y no yo); a los hipócritas pacifistas del "haz el amor y no la guerra" (siempre que sea el otro o la otra quien rinda sus armas mientras yo sigo llevando la canana bien repleta de munición); a tantos"intelectuales" de la posmodernidad, depredadores de la familia (ellos dicen que el hogar es un infierno), depredadores de la espiritualidad (ellos se autoproclaman los dioses sustitutos de un Dios que ellos dicen que no existe) y depredadores del amor noble (detestan el romanticismo porque aman sólo el rock de la "Edad de los Metales" y el sonido "undergruñido"... al que llaman, debido a su carencia de conocimientomusical, "underground" que es más moderno de pronunciar y disimula bastante...). Y !cómo no! culpables son los numerosos "donjuannadies" de la "nada nada más", los ilustres catedráticos de las "universidades del relax" (doctores en Simulación Lingüística" y otras materias) y los ampulosos "ganadores" (algunos de ellos también ganaderos) de la Alta Sociedad S. L. y las existosas "liberadas" (algunas de ellas hasta leen libros) del querido de Mercedes... Benz. Addenda Final: "Dos mujeres (o tres o cuatro o vaya usted a saber cuántas más) y "Un camino" (o dos avenidas o tres parques o no sé cuántas playas del amor) tienen la culpa. José Orero de Julián "Diesel"Revista Espacios U Universidad Central de Quito. Agosto de 1996.   - ¿Qué le ha parecido, señor?.- Noble y honesto y sincero y limpio.. y todo aquello que tú puedas calificar como honrado. Con el paso del tiempo, si decides unirte a nosotros, comprobarás si es cierto o es falso lo que predicamos. Ahora, si estás dispuesto... ¡vamos hacia adelante!. La primera oportunidad que tienes para ayudarnos con nuesto proyecto especial se presenta ahora mismo.- ¿Tengo que hacer algo ahora mismo?.- En efecto. Así es. Acudir a un programa cultural. Subamos a esa buseta que nos llevará a la ciudad. Allí nos necesitan. Cuando estemos allá te indicaré en qué nos puedes ayudar; pero mientras tanto alégrate contemplando el paisaje y gozando de este sol con que el Señor nos bendice.
Ya salía la buseta de los límites del campamento cristiano cuando... ¡¡¡al fin!!!... ¡albricias!... ¡¡la encontró!!. Estaba rodeada de otras jóvenes y parecía estar indicando algunas órdenes para realizar cierta actividad. ¡¡¡Era la jovencísima morena!!!.- ¿Puede dar la orden de que se detenga un momento la buseta?.- ¡Imposible!. ¡Nos estan esperando para cumplir un horario determinado!. Ya deberíamos estar allí. Llevamos un cierto retraso... pero... ¿por qué quieres que nos detangamos?.- ¡¡Mire que joven mujer más linda!!. - Cierto... cierto... es muy joven y muy hermosa... pero si tuviésemos que detener la marcha cada vez que un hombre la mira estaríamos completamente inmovilizados todo el día. Y el día es necesario aprovecharlo al máximo porque la tarea es grande y extensa y los brazos son todavía pocos como bien sabes que dice la Santa Biblia Cristiana.- Recuerdo la cita. Mateo 9.37-38: "Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies".- ¿Tú deseas ser uno de esos obreros?.- Puede que sí... o puede que no...- Efectivamente. Estoy de acuerdo. Tú tendrás que decidirlo en su momento oportuno.- Entonces, volviendo al anterior asunto... ¿quién es esa jovencísima morena?  -quiso saber el joven licenciado sin decir que la había conocido cinco años antes y que en un pequeño jardín de cierta residencia de la gran capital de su país natal se habían besado en la boca... enamorados los dos.- Ahí donde la ves tan bonita y tan joven... ¡es la coordinadora general de todas nuestras actividades además de ser la líder principal de entre nuestras mujeres!. La belleza no está reñida con la inteligencia y quien diga lo contrario es que miente por tener envidia... por impura y simple envidia... porque hay que ser impuro de corazón y simple de entendimiento para hablar tan mal de una mujer preciosa de físico y más preciosa todavía por dentro. En esa joven se unen y se concentran la belleza externa e interna. Por algo es líder de líderes. Dios siempre sabe muy bien lo que hace.- ¿Está casada?.Al anciano de las barbas blancas le hizo gracia esa pregunta y comenzó a reir.- ¿Tan gracioso es preguntar si una joven está casada?.- No. No me río por eso.- ¿Entonces?.- Me río porque lo has preguntado completamente nervioso.- Que yo sepa no estoy nervioso...- Bien. Dejemoslo en que lo has preguntado preocupado.- Es que a mí me preocupan muchas cosas.- ¿Tú crees que esa joven es una cosa?.Ahora el que se rió a gusto fue el joven licenciado.- Nunca he dicho eso acerca de ninguna mujer. Debe saber usted que de las mujeres he aprendido muchísimo más que de los hombres.- ¡Jajaja!. Eres un verdadero caso.- ¿Soy un caso perdido?.- No... todavía no... pero estás bastante perdido.- Pero ya sabré yo orientarme a su debido tiempo.- ¡Jajaja!. ¡No te preocuopes... porque es soltera y no tiene compromiso con nadie!. Lo que tiene en su mente, por ahora, es sólo servir a Dios y lo demás no se lo toma en serio, por lo menos todavía no se lo toma en serio. No te estoy diciendo que se quiera hacer monja ni que quiera dedicarse a la vida contemplativa encerrada en un convento. No. Nada de eso. Ella se casará muy pronto. Tiene multitud de enamorados. Así que si se te ha ocurrido cortejarla, vas a tenerlo muy difícil porque me parece que ella ya ha decidido con quien se va a casar. ¡Tienes muchos adversarios y si yo fuese mucho más joven de lo que soy y estuviera soltero también sería un enemigo tuyo para enamorarla a ella!. - ¡Jajaja!. Precisamente las mujeres difíciles de enamorar, y observe que no he dicho conquistar porque yo de donjuan no tengo nada, son aquellas a las que mejor se aman. Otra cosa... ¿es por casualidad la hija de algún embajador?.- Casi... casi...- ¿Qué es eso de casi... casi...?.- ¡Jajaja!. Tiene por amigo al embajador de su país en tu patria.- ¿Otro enemigo mío?.- ¡Jajaja!. No. Ese no es enemigo tuyo porque está casado como Dios manda. El joven licenciado insitió.- Pues le repito que a mí se me da muy bien esto de enamorar, en el buen sentido de la palabra, a las mujeres difíciles. - ¿En qué sentido de la palabra te estás refiriendo?.- Al que tiene sólo sentimiento.El anciano de las barbas blancas se quedó totalmente sorprendido...- ¿Cómo lo has adivinado?. Sí. Es amiga de un embajador de su país en tu país.- Se le nota en la personalidad -respondió el joven licenciado sin darse cuenta de lo que decía. - ¿Cómo has podido adivinar también eso?. - Por intuición masculina; pues ha de saber usted que yo no me muevo por cinco sentidos sino por ocho. En otras palabras, hay hombres que tenemos el sentido de la intuición que tan desarrollado tienen las mujeres. Lo malo es que muchos hombres se quedan muy cortitos a la hora de aplicar sus sentidos en este tema. - Como te interesa tanto saber asuntos sobre ella te indico que la solución está en un libro titulado "Garabandal: Hora X", del Doctor Gobelas y del cual ya te he citado algunos pensamientos. ¡Bueno, pues bien estamos y parió la burra como decís en tu tierra!. A lo que íbamos. Esto que te voy a citar a continuación es de una profecía que se cumplirá si llegas a conocerla. Sacó el libro del interior del maletín que siempre llevaba en sus viajes y comenzó a leer.- "El mensaje o la comunicación misteriosa le puede venir a cualquier hora, en cualquier lugar, cuando menos lo espera, sin que ella haga nada para estar preparada y a punto para que el fenómeno se produzca. Y es entonces cuando "ve" o "entiende"cosas que ella, ciertamente, no puede inventar. Tales cosas se refieren unas veces a hechos ya pasados, otras a acontecimientos futuros y otras a especiales "misiones" que deben cumplir las personas que la acompañan y que son muy determinadas por Dios. A veces ocurre que la iluminación que recibe es para que ella misma conozca mejor los planes de Dios o ciertos puntos importantes de la vida espiritual. Algunas veces hasta tiene el don de lenguas. Desde luego, oyéndola hablar, y sabiendo que se trata de una cristiana sencilla, queda uno convencido de que las cosas que dice no se le han podido ocurrir normalmente a ella.- ¿A quién pertenecen entonces?.El anciano de las barbas blancas en vez de contestar directamente a esa pregunta abrió otra página y leyó.- "Yo no dudo de que esta mujer tan joven es una gran cristiana, con carismas y con el Espíritu Santo dentro de ella. No hubiera podido hacer lo que ha hecho ni decir lo que viene diciendo si el Espíritu Santo no estuviese en ella. - Pero cuando habla cosas que no sabe... ¿quién se lo dicta?.- Pero que despistado eres...- Sí. Soy muy despistado pero no suelo despistarme.- ¡Jajaja!. Ya te enterarás a su debido tiempo. El joven licenciado prefirió cambiar de tema. - Entonces... ¿la misiión a la que vamos ahora la ha planificasdo ella?.- Cierto. Y la orden de buscar a alguien que resultaste ser tú y no otro que te hacía sombra porque se pensaba que era él, también partió de ella. - Todavía se acuerda de mí -pensó para sus adentros el joven licenciado.
- ¡Algún día volverá! -exclamó la madre del joven licenciado mientras los dos descansaban en la cama.- ¿Sabes una cosa, mujer? -le interrumpió el padre del joven licenciado- ¡Yo también creo, ahora, que está vivo y que algún día volverá!. Sólo que yo ya me siento viejo y cansado y sólo le pido a Dios que vuelva cuando aún esté yo con vida... para verle antes de irme de esta Tierra...- Tú aún tienes mucho por lo que vivir... ¡no morirás tan pronto!. - No te engañes, mujer. Poca cosa es ya lo que me queda por vivir. Sólo puedo decirte que, si volviera a comenzar, no lo haría igual.- Lo tuyo no fue un fracaso... porque tenías ese sueño por cumplir y lo lograste.- Pero a cambio de cercenar otros sueños y, lamentablemente, el de mi propio hijo entre ellos. Nos preocupamos de levantar nuestro imperio hasta que somos ya viejos y nos damos cuenta de que todos los imperios humanos se levantan esclavizando seres tan humanos como nosotros mismos. Nosotros... ¡los grandes!, ¡los poderosos!, ¡los constructores de emporios!... Nosotros aplastamos dignidades humanas basándonos en leyes económicas que hemos inventado y aplicado sólo para engrosar nuestras egolatrías personales. Decimos que eso es lo justo en todo tipo de sociedad, pero él me demostró no ser cierto o, por lo menos, no ser digno. Ahora bien, he recuperado la esperanza de terminar mi vida siendo feliz. ¡Y esa esperanza eres tú!. - ¡Una esperanza que nunca te abandonará aun hasta después de que mueras si mueres antes que yo!. - Te voy a decir a dónde vamos y para qué vamos allá. Iban sentados en el interior de la buseta, mezclados con el resto de los viajeros anónimos. - Poseer tu distancia es encontrar la compañía, hallar tu compañía es cumplir el deseo de mi libertad y la libertad sólo es vivir dentro de tu distancia -el joven licenciado, mientras meditaba así, iba mirando el paisaje a través de la ventanilla. Rompió, de repente, el silencio. - ¡Pero yo sólo deseo que tu distancia sea únicamente un punto fijo donde poder vivir juntos los dos!. Los viajeros que estaban a su alrededor miraron sorprendidos a aquel joven que se había expresado en voz alta. Entre ellos también lo hizo el anciano de las barbas blancas. - ¿Qué ocurre?. ¿A qué te refieres?.- Usted me está hablando de proyectos con esperanza pero... ¿me ha preguntado a mí cuál es mi verdadero afán, cuál es mi verdadera ilusión, y cuál es mi verdadero sueño?.- Yo sé que es un afán que nunca te abandonará... una ilsión que alcanzarás... y un sueño que gozarás para siempre y por siempre.- Pero estoy cansado... me siento cansado... de tanto buscar...El anciano de las barbas blancas volvió a poner su mano, ahora la izquierda, sobre la cabeza del joven licenciado.- No te preocupes...- ¿Cómo quiere usted que no me preocupe?. ¿Qué fácil es ver los toros desde la barrera?. ¿Es que nadie se da cuenta?. Lo de la esperanza que nunca me abandonará sólo es una frase pero... ¿nadie se da cuenta de que a mí no me interesan para nada las frases?. Puedo escribir millones de frases pero no es ese mi sueño. El anciano de las barbas blancas le comprendía. Apretó su mano izquierda con la mano derecha del joven licenciado. - Te comprendo perfectamente.- Entonces... ¿se puede saber, ya definitivamente, hacia dónde voy?. ¿Por qué tengo que rodear mis sueños y no atraparlos definitivamente?.El anciano de las barbas blancas soltó su mano. - Te observo muy detenidamente y cada vez que lo hago sé que eres un hombre total y sé que sufres y que amas y que luchas por lo que deseas y que te caes y que te levantas tantas veces como caes... ¡y yo te doy mi palabra de que serás feliz por toda la Eternidad junto con tu esposa, esa jovencísima morena que sueñas desde la infancia y que ahora has visto de nuevo aparecer ante ti!. - Bien... ¿a dónde vamos ahora?.- En la capital se celebra, a partir de hoy y durante siete días, la Semana Cultural que cada año promocionan las autoridades muncipales. ¿A ti qué te parece la cultura?.- Es un elemento primordial del ser humano para desarrollarse como tal. - Cierto. Un elemento primordial, necesario y obligatorio a la vez, para que todo ser humano alcance el grado de realización personal que Dios le otorgó al nacer y que otros seres humanos les han robado. ¿Tú sabes que Dios nos otorga dones?.- Puede ser...- No es que pueda ser es que es. Nos otorga dos clases de dones: por un lado los llamados dones espirituales y, por otro lado, los llamados dones naturales. ¿Comprendes?.- Lo comprendo bastante bien. - Tú, como yo y como cualquier ser humano, posees dones naturales y la plasmación de esos dones es lo que podemos llamar los componentes culturales de cada individuo. ¿Qué opinas sobre esto?.- Que sólo desarrollando esas clases de dones se puede formar una cultura personal integrada en una cultura colectiva. - En efecto. Y dentro de esa cultura colectiva los cristianos tenemos mucho que decir y mucho que ofrecer. ¿Tú has oído, alguna vez, esa falsa creencia de que los cristianos somos ignorantes, incultos y que deseamos que la población en general sea analfabeta?.- He oído infinidad de veces esas mentiras. - Pues eso es. Mentiras nada más. Debes saber, y por eso vamos a esta cita cultural, que es todo lo contrario. Dicen que la Fe es la certeza de aquello que desconocemos porque no se ve y eso es cierto pero sólo parcialmente. Es la certeza de saber que es verdad algunas cosas que no conocemos, pero también es la certeza de aquello que comprendemos... ¿me estás entendiendo?.- Me gustaría que me siguiese explicando...- Sigo. También a través de la razón, y digo razón y no Racionalismo... podemos descubrir la existencia de Dios. No todos los sabios de este mundo son ateos. Hay muchas personas que han llegado al Cristianismo a través de un amplio bagaje cultural como, por ejemplo, lo has hecho tú. Hay muchas maneras de entender lo que es la Cultura con C mayúscula de Carácter, pero algunos lo están minimizando cuando la reducen a un mero conocimiento. La Cultura con C mayúscula de Certeza es mucho más que eso que dicen ellos. Es una cuestión de coordenadas que, principalmente, ensancha el espíritu del ser humano. ¿Y qué es el Cristianismo sino un ensanchamiento del espíritu hasta comprender que Dios existe?. Hay que destapar los engaños de la sociedad y destruir sus mentiras. Los cristianos estamos a favor de la Cultura y eso ha sido así desde siempre... desde que Jesucristo vino a la Tierra por primera vez. Por eso me gusta que acudas a esta Semana Cultural. No es un programa realizado por nosotros, pero el sábado que viene a uno de nuestros hermanos le han ofrecido la oportunidad de actuar para darnos a conocer y, además, te servirá para relajarte del otro aspecto de tu sueño, ese de la búsqueda sentimental. ¡No te preocupes!. Me gustaría que tus ocho sentidos estuvieran, solamente, presentes en la Semana Cultural y dejases de pensar momentáneamente en ella. Después... continúa aplicándote a encontrarla.- Yo le doy mi palabra de que asistiré a la Semana Cualtural con mis ocho sentidos puestos en ella.- Pues debes de saber que el hermano al que han pedido que participe eres tú. Al joven licenciado ya no le sorprendía nada y por eso guardó simplemente silencio.- ¿Aceptas o buscamos a otro en tu lugar?.- Sí. Acepto.- En cuanto al resto confía en el futuro.- ¡Todavía tenemos futuro! -continuaba el padre del joven licenciado.Ella se levantó de la cama.- Entonces... ¿a qué esperamos?.- ¡Hacia dónde deseas ir!. - ¡A los Mares del Sur!. - ¿Te gustaría ir a los Mares del Sur?.- Sí. Para poder bañarnos como cuando... ¿te acuerdas?... hicimos en nuestro viaje de luna de miel.- Lo único que sucede es que aquella vez lo hicimos en una humilde playa de un insignificante pueblo.- ¡Pero fue hermoso!. - ¡Esta vez será aún mas hermoso! -la acarició el padre del joven licenciado mientras se levantaba, también, de la cama. - ¡Es cierto!. ¡Todavía tenemos futuro!. - ¿Y qué es el futuro sino una vivencia continua del presente?. - Eso me suena a nuestro hijo... -dijo ella. - Todo lo que me viene ahora a la memoria suena a nuestro hijo... pero somos nosotros quienes debemos vivirlo. - Y vivir significa algo más que un simple existir... es sobre todo un estar... ¿de acuerdo?.- Totalmente de acuerdo pero yo añadiría que significa algo más que existir y estar porque significa también un actuar y es que, en realidad, es un sentir donde la existencia y la acción de esa existencia nos hace desembocar en un asentamiento llamado transcendencia.- Todo esto me suena a nuestro hijo...Y se fundieron en una transcendencia sin reparos cuando se besaron en la boca.- ¿Usted de verdad considera transcendental una Semana Cultural?.- Parece que no, que es poca cosa... pero aunque la asistencia fuera mínima todos los que acuden son transcendentales. ¿Qué le está pasando a la Humanidad?. Eso es algo que todos se están preguntando y yo les diría que se fijasen en la clase de cultura que han institucionalizado. Ese es uno de los muchos problemas actuales. Por eso nosotros acudimos a la Semana Cultural para buscar ua manera de hacerles pensar que lo transcendental del ser humano puede ser desarrollado en plenitud o puede ser alienado por el sistema de poder.- ¿Y qué postura adoptamos los cristianos ante los sistemas de poder?. - Te voy a seguir narrando pequeñas historias. Por ejemplo ¿qué te parece esto?: "Levanto mis ojos hacia los montes; ¿de dónde vendrá el auxilio?. El auxilio me viene de mi Señor". ¿Qué opinas?.- Que quiere decir que Dios es Todopoderoso.- Exacto. Tanto para los creyentes como para los no creyentes. Y ahora voy a contestar a tu pregunta, para que veas que no te he olvidado. A Dios se le puede encontrar en cualquier sitio porque como tú me planteaste anteriormente yo te afirmo que Dios está en todas las partes de la Tierra. Esto no quiere decir que todo sea Dios como dicen las filosofías y religiones orientales... no... todo no es Dios porque existe el Bien pero también existe el Mal... más lo que te afirmo es que Dios está en todas las partes donde queremos que esté. Pero no podemos olvidar que Él ha querido sentir especialmetne su presencia y principalmente repartir sus favores en ciertos lugares de su libre decisión. No porque no ame a todos los lugares de la Tierra sino porque rechaza aquellos lugares donde gobierna el Mal... ¿me estás entendiendo?.- Plenamente. - Así me gusta que me entiendas, con total plenitud. Él no olvida que todo esto que te narro lo puedes leer en "Garabandal: Hora X"- ¿Por qué Hora X?.- Porque es una incógnita la segunda llegada de Jesucristo a la Tierra. Referente a la postura cristiana ante los dos grandes sistemas de poder que se reparten el dominio del mundo, el libro "Garabandal" sigue diciendo que el comunismo es la vejez del mundo y no solamente porque su universo es triste y reviejo, sino también porque él mismo brota y crece en las tierras de nuestras tristezas y nuestro envejecimiento. Tenemos en él la esclerosis y la recaída de nuestra historia humana; la decadencia de lo que ha dejado de ser libre; en él se nos presenta la vejez del mundo contemporáneo y de la misma humanidad. Si el porvenir le perteneciera, como quisieron hacernos creer, esto sería el fin de la Historia, el fracaso del hombre libre, la muerte y la nada del ateísmo. Es fácil saber lo que nos hubiese dado el Comunismo: basta mirar a lo que ya les dio a quienes tuvieron la desgracia de sufrirlo sin caretas y sin pelucas postizas. En cuanto al Neoliberalismo hunanista, ese que desemboca en el Capitalismo más ególatra y expoliador que existe, ese que dice que el hombre se basta sólo por sí mismo para solucionar los problemas mundiales, es igual de falso. Nos engañan queriendo hacernos creer que todos juntos, identificados con el Consumismo, somos felices mientras a los desposeídos de toda dignidad humana en contra de su voluntad les ofrece unas migajas llamada falsamente caridad. Eso dicen que es el verdadero sentimiento humano. Es un error creer que es humanitaria la caridad que se da por compasión y nada más que por compasión sin conciencia ni transcendencia alguna. Hay muchos grandes amos en el mundo, muchos mafiosos que buscan ahora gobernar la vida de todos los hombres, mujeres y niños bajo la apariencia de la Democracia. ¿Crees que la Democracia que se ha apartado de las leyes de la Natrualeza impuestas por Dios es un sistema válido para gobernar?.- No. Es un sistema obsoleto, egoista y deshumanizador. No creo en las ideologías cualquiera que sean... sino en la idealogía de las ideas libres.- Pues muchos se agrupan y se juntan o se separan y hasta se dividen según les conviene en cada momento para reducir a la humanidad a simples servidores del sistema capitalista y de la manera que tienen ellos de hacer las cosas buscando el enriquecimiento propio y... si sobra algo... repartirlo como caridad.- Ha citado usted a la caridad. Yo creo que el hecho de tener que ejercitar la caridad se debe a que el hombre es incapaz de gobernar con justicia distributiva, equitativa e igualitaria por mucha Democracia que digan que tienen. Para los necesitados y los desvalidos no es la Democracia la solución ideal ni final.- Efectivamente. ¿Cuál crees tú que es la solución?.- Los gobiernos humanos que se basan en la Teocracia. O sea, los gobernantes que ponen a Dios como faro alumbrador y como rosa de los vientos para su ruta de gobierno.- Precisamente los cristianos tenemos el deber de acabar con la caridad entendida de esa manera perpetuada por el paso de los siglos y alejar ese fantasma producto del capitalismo. Para que las naciones se puedan gobernar en base al Derecho humano hay que poner primero la base del Derecho divino. Eso convertiría a los humanos en verdaderos y dignos seres humanos. - Pero muchos gobernantes no realizan ese acto y, es más, olvidan las angustias ajenas y yo me pregunto... ¿por qué pasa esto?.- Vuelvo a remitirme al libro "Garabandal". Su paciencia no tiene límites. Esperando cambios, muchos interpretan mal esa paciencia y se creen absolutamente independientes como para vivir como les da la gana. Mas, como de Él no puede reírse nadie, llegará por fin su hora, la Hora X, y ¡ay de aquel o aquella que no tenga cuidado en acogerse antes a la Gracia de su perdón!.- Yo siempre he ido buscando mi cambio; algo que me dé la entera satisfacción a mi conducta a pesar de mis equivocaciones.- Todos los cristianos somos humanos y nos equivocamos al igual que tú... pero hay algo que siempre alumbra a quienes tenemos la fe completa... ¿quieres tú recibir también al Espíritu Santo para que Él gobierne tu vida?.- Desde ya. Desde este mismo instante. - Espera un momento. Vamos a mi casa. El domicilio del anciano de las barbas blancas estaba muy cerca y fueron paseando tranquilamente y charlando de otras cosas.- ¿Qué opinas tú del tiempo de ocio?.- Yo creo que el tiempo de ocio debería ser empleado para crecer como personas y no para alienarnos como gentes. - ¡Qué curiosa forma de dividir a la humanidad!.- Es que creo que el ser humano desarrollado es sobresalientemente persona y el serhumano alienado es simplemente gente. Estamos ante una bipolaridad: o individuos formando un coletivo o individuos formando una masa.- ¿Y qué opinas de nosotros los cristianos?.- Soy muy subjetivo y parcialista en eso. - ¿Por qué?.- Porque me siento parte de los cristianos y no sería más que una locura tirar piedras sobre mi propio tejado cuando la casa está perfectamente levantada. - Me gusta esa comparación. - Sí. Lo dice la Biblia. Hay que asentar el hogar humano, o sea la familia para entendernos mejor, sobre sustentos sólidos como la roca. - Perfecto. Ya no te pregunto más. Estás suficientemente preparado para recibir al Espíritu Santo. Una vez llegados al domicilio del anciano de las barbas blancas, éste marcó dos números de teléfono y pidió la asistencia de dos hermanos voluntarios. Al poco rato estaban allí. Eran un veterano maestro para oficiar el bautismo, un jovencísimo cantautor que llegó con una guitarra para dar la alabanza y un hombre de la tercera edad para hacer de testigo. El anciando de las barbas blancas les presentó. - Este es el joven que estábamos buscando. - Fantástico -dijo el veterano saludándole. - Me alegro de conocerte en persona... porque eres una leyenda viva para mí -le saludó, también, el jovencísimo cantautor.- Gracias a Dios por pertenecer a los nuestros -se limitó a decir el hombre de la tercera edad. - ¿Quieres recibir al Espíritu Santo sin ninguna clase de miedo? -le preguntó el veterano maestro.- ¡Ya mismo!Y en la misma bañera de la vivienda le sumergieron en el agua después de haber orado por él.Sintió claramente cómo el Espíritu Santo penetraba, de una forma suave, dentro pde su cuerpo y a través de la garganta mientras estaba unos segundos dentro del agua.- Ya está. Así de sencillo es todo cuando existe la sinceridad de por medio -se le dirigió el veterano maestro mientras el jovencísimo cantautor rasgaba las cuerdas de la guitarra y cantaba una canción que hablaba de hermandad firme y sana. - ¿Y ahora qué opinas de los cristianos?- Que cuando somos de verdad cristianos, somos nobles, inteligentes y generosos pero es necesario, para ello, crer por Fe en la transformación física y espiritual. - De acuerdo. Ya estás preparado para participar en la Semana Cultural. Era necesario antes bautizarse en el agua con libertad de decisión propia y no impuesta por nadie pero sabía que ibas a dar el paso adelante.- ¿Qué tengo qué hacer allí?.- Simplemente nos han dado un par de horas para que alguno de nosotros explique al mundo qué es la Fe. - Habrá muchos mejor preparados que yo para hacerlo.- Pero no de la manera con que lo haces tú.- ¿Cómo sabe tanto de mí?.- No olvides que yo también tengo el Espíritu Santo dentro de mi cuerpo.Entonces el joven licenciado entendió plenamente. - Lo entiendo con total plenitud. Hay un lazo invisible pero real y verdadero que nos une los pensamientos y los sentimientos.- Es simplemente eso. Aprovecha la oportunidad que nos dan los de la Cultura para darnos a conocer a través de algo que salga espontánemente de tu interior. No prepares nada salvo después de la charla que te recomiendo que contestes consultando la Sagrada Biblia Cristiana; pero en la charla deja que el Espíritu Santo hable a través de tu boca. Sólo te pedimos eso. No olvides que eres líder de líderes. Te voy a contar algo muy importante de ti.- ¿Algo muy importante de mí?.- Si. Es sobre las premisas culturales que conforman la singular personalidad de los seres humanos que no se pueden esquematizar en ningún modelo preestablecido como sucede en tu caso.- ¿De qué me está usted hablando?.- De tu libertad de expresión... sólo de tu sana libertad de expresión.- ¿Y si me equivoco al dar la charla?.- No te vas a equivocar; puesto que el  Espíritu Santo nunca de equivoca. ¿Te explico el famoso cuadro filosófico de las cuatro porciones de los conocimientos de un ser humano?.- Adelante. He oído ya hablar de ellas. Pero prefiero escucharlo a través de usted.- Bien. Ya sabes que nuestra personalidad se compone de cuatro compartimentos o porciones. La primera porción es "lo que yo sé de mí y los demás no lo saben", la segunda porción es "lo que yo sé de mi pero los demás también los saben", la tercera es "lo que yo no sé de mí pero los demás sí lo saben" y la cuarta y última es "lo que yo no sé de mí y los demás tampoco". ¿De acuerdo?.- De acuerdo. Lo he leído en mi adolescencia estudiantil.- Pues la última porción que te he citado sólo la conoce Dios y tú tienes mucha porción de eso... pero te voy a contar algo de tu tercera porción...- Se pone el asunto interesante -ironizó el joven licenciado.- Pero no es broma.- ¿Cómo puede usted saber bastante de mí aunque yo no lo sepa?.- Por las revelaciones de Dios. No olvides que soy profeta. No te conocía físicamente hasta ahora pero poseo un don espiritual que Dios me ha revelado y que también lo tiene la jovencísima morena a la que tanto amas. Utilizando dicho don entre ella y yo, y gracias a que hemos trabajado los dos juntos pues si no fuese así no lo habríamos conseguido, sabemos muchas cosas importantes de ti. ¿Te lo crees?.- Ni lo creo ni no lo creo porque simplemente no sé qué es aunque me lo imagino.- El don del discernimiento. La jovencísima morena a la que tanto amas está prácticamente dentro de ti desde que ella nació... ¿te parece una locura lo que te estoy diciendo?.- Para nada. Puede ser verdad y por eso la noto siempre tanto dentro de mí desde que tengo siete años de edad.- Efectivamente. Es siete años mucho más joven que tú.- No tengo otro ideal humano y por ella soy capaz de dar la vida.- ¿Podrías aclararme un poco ese asunto?.- Amo la vida con totalidad pero estaría dispuesto a darla porque ella vale más que mi vida. Ella es princesa cristiana y yo sólo un soldado cristiano de a pie; simplemente un soldado de Jesucristo nada más. Un atleta de Jesucristo en todo caso pero eso nada más. ¿Comprende usted por qué digo que vale más que mi vida?.- ¿Te refieres a dar tu vida por su Amor con A mayúscula de Auténtica?.- Exacto. Eso es. Pero hay algo también muy importante y transcendente. La Verdad. Yo no la amo sólo por su físico o su inteligencia sino porque es Verdad, con V mayúscula de Valentía, que la amo.- Y para defender esa Verdad ante los demás hombres que se enfrentan contra ti para quitarte el amor de ella... ¿qué armas empleas?. - Por supuesto que si no fuese cristiano emplearía armas físicas puesto que para eso sé bien de artes marciales y prácticas de otros deportes, y no quiero ahora especificar nada más sobre eso... pero sólo los combato con el Amor hacia ella. Mis armas, a pesar de los recursos físicos que la Naturaleza y mis esuerzos han forjado en mi cuerpo, sólo son las invencibles armas del Espíritu Santo. Y ese Amor se traduce en fe, trabajo, entrega, sacrificio, voluntad, sencillez, sinceridad, honestidad y... aunque me cueste decirlo... errores...- Te olvidas de algo muy importante. La oración.- Por supuesto que la empleo también. Y aunque usted o nadie lo crea porque no lo ven, yo hablo en silencio o en voz alta continuamente cuando estoy solamente acompañado de ella, con Jesucristo.- Sorprendente. Eso me pilla de sorpresa.- Pues añádalo a mi curriculum vitae.- No me hagas bromas ahora.- ¿Por qué no?. Y le pido o le ordeno que nunca me llame la atención por hacerlo así pues en ese caso no le haría caso a usted y valga la redundancia esta de el caso. No pienso hacer caso a quien me pida que deje de hablar, con ella y con Jesucristo o bien en voz baja o bien en voz alta... porque eso me pide la Sagrada Biblia Cristiana y si usted me censura por ello me aparto de usted y sigo haciéndolo todo el tiempo que sea necesario. ¿Me ha entendido usted ahora?.- Sí. Pero no te enojes.- Me enojo porque ya me lo pidió otro maestro como usted y le mandé a hacer gárgaras. Y no me importa que los psiquiatras me tilden de loco por ello porque eso dice la Santa Biblia Cristiana... y porque los psiquiatras no conocen de mí absolutamente nada pero Dios lo conoce todo. Dios conoce las ignorancias de esos que se creen dioses porque tienen un Doctorado en Sociología, Piscología, Psiquiatría o cualquier otra zarandaja científica por supuesto y nada más que científica. Y también Dios sabe que soy un cristiano completamente lúcido al que le gusta escribir con la mayor lucidez posible. Quien me quiera entender que me entienda y quien no quiera entenderme que no me entienda... porque cuando hablo con Jesucristo, sonrío con Jesucristo o río con Jesucristo en voz baja o en voz alta, me importan menos que un comino todo lo que puedan pensar de mí el resto de los seres humanos menos la mujer que amo.  - Llevas razón... pero quiero que sepas que la oración tiene un poder invencible.- Lo sé. Sólo se necesita constancia y que te llamen loco por culpa de ella.- ¿Has leído la Santa Biblia Cristiana entera?.- Una vez. Pero me ha bastado para aprender mucho más allá de sus propios límites.- Eso quiere decir que no era broma cuando me dijeron que eras escritor importante.- No sólo escritor importante. También soy periodista. Y ambas cosas sólo se las agradezco a Dios y a mi amada. He leído una vez la Santa Biblia Cristiana entera, pero esa Biblia está para ser consultada siempre que la necesitemos. - La vas a necesitar para el sábado. - ¿No me dijo usted que hable en público sobre la Fe según me dicta el Espíritu Santo desde mi interior?.- Perdona... es que me tienes un poco confundido...- Pues no se confunda conmigo como les ha sucedido a muchos que se consideran cristianos íntegros y sólo guardan silencio. Puedo equivocarme y cometer errores pero jamás abandonaré el Camino, la Verdad y la Vida... ¿me entiende usted ahora?.- Por completo. Confío tanto en ti que te doy plena libertad para que hables en público el próximo sábado sin preparar nada de antemano. Según te dicte el Espíritu Santo.- Es que si no es de esa manera no voy.- Pero llévate mi Biblia para contestar a la ronda de ruegos y preguntas a la que te vas a tener que enfrentar.- De acuerdo. A la hora de los ruegos y preguntas consultaré la Santa Biblia Cristiana.- Perfecto. Todo en orden. El sábado será tu día especial.
- ¿Sabes una cosa? -decía el padre del joven licenciado a su esposa- ha tenido que ser ahora, en mi vejez, cuando he comenzado a sentir verdaderamente el amor. - ¡Pero si siempre has sido muy buen amante esposo!. - Pero no un buen amante esposo sabio. Hasta para amar hay que ser lo suficientemente sabio para dar las connotaciones supremas a ciertos actos. - Pues yo no tengo nuinguna queja sobre ti. Es verdad que muchas veces venías tan cansado del trabajo que ni teníamos tiempo para comunicarnos ni, por supuesto para hacer actos de amor... pero eso no eliminó, nunca, mi admiración y cariño por ti. - ¿A pesar de que había ocasiones en que no nos entendíamos?. - Esas ocasiones han sido tan olvidadas por mí que hasta mereció la pena haberlas vivido para poder amarte más ahora. Yo también he comprendido lo suficiente como para quedarme únicamente con las partes positivas de tu personalidad. - Entonces... ¡de verdad quieres que nos vayamos en un crucero!. - ¡Es mi gran deseo!. - ¿Sabes de alguna agencia donde poder sacar los billetes?.- Ya la tenía preparada y he hecho una reserva para dos. La agencia se llama "Rumbo Feliz".- Espera... espera... no me siento bien...- ¡Dios mío!. ¿Qué te ocurre?.- ¡Llévame a un hospital por favor!. - El que se me ocurre es el Hospital Militar. - Pues llévame urgente al Hospital Militar.- Pero...¿qué te está sucediendo?.- Casi  no me puedo levantar. Me fallan las piernas.- Entonces... ¿dejamos para otra ocasión el crucero?.- Me parece que ya no habrá otra ocasión...- ¿Tan grave te sientes?.- Del Hospital ya no salgo... ¡lo siento!... ¡siento que del Hospital ya no salgo!. - Adiós al "Rumbo Feliz"...- ¿Usted qué cree sobre el rumbo que ha tomado lo cultural en los tiempso actuales? -le preguntaba durante la cena de recepción, el antropólogo sueco al anciano de las barbas blancas. - Sin lugar a dudas estamos inmersos en una crisis de valores. Esta decadencia acultural que actualmente vivimos tiene que terminar por tener una salida concreta a través de las espectativas crecientes. - ¿Cuál es para usted el error que se ha cometido?.- No sólo ha sido uno el error sino una cadena de ellos. Tanto creer en la cultura científica ha producido un tremendo vacío y una enorme brecha de separación entre los iniciados en esa clase de cultura y el resto de las personas en todo el mundo.- ¿Es posible tanto desconcierto?.- Efectivamente... usted lo ha dicho... el desconcierto actual nace de la falta de valores y fundamentos éticos y morales. - ¿Y quiénes son los culpables?.- Los que, llamándose cultos, han relativizado toda la existencia humana hasta el absurdo de proclamar que todo es relativo y como todo es relativo todo es válido. ¡Pero si hasta son tan cernícalos, y perdone que sea tan drástico en esto, que predican la muerte de la familia!. ¡¡Son así de brutos!!. La muerte de la familia es la muerte de las naciones y la muerte de las naciones es la muerte del mundo entero.- Como antropólogo le tengo que decir lo siguiente que opinó Margaret Mead: "Hoy todas las personas nacidas y criadas antes de la Segunda Guerra Mundial, son inmigrantes en el tiempo-como sus antepasados lo fueron en el espacio- que luchan por adaptarse a condiciones desconocidas de la vida en una nueva era. Al igual que todos los inmigrantes y pioneros estos inmigrantes en el tiempo son portadores de viejas culturas". Parafraseando a esta autora, "además, después de la Segunda Guerra Mundial los y las inmigrantes juntan tiempo y espacio en su trayectoria de vida como portadores, no de viejas sino recientes e interconectadas culturas como sosteniendo con su lucha de traslado la que se deja y a la que se llega".- Pues yo, como maestro del Cristianismo, le digo lo siguiente: "La sabiduría edificó su casa, labró sus siete columnas, mató sus víctimas, mezcló su vino, y puso su mesa. Envió sus criadas. Sobre lo más alto de la ciudad clamó. Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dice: Venid, comed mi pan, y bebed del vino que yo he mezclado. Dejad las simplezas, y vivid, y andad por el camino de la inteligencia. El que corrige al escarnecedor, se acarrea afrenta; el que reprende al impío, se atrae mancha. No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará. Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber. El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.  Porque por mí se aumentarán tus días, y años de vida se te añadirán. Si fueres sabio, para ti lo serás; y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo. La mujer insensata es alborotadora; es simple e ignorante. Se sienta en una silla a la puerta de su casa, en los lugares altos de la ciudad, para llamar a los que pasan por el camino, que van por sus caminos derechos. Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dijo: las aguas hurtadas son dulces, y el pan comido en oculto es sabroso. Y no saben que allí están los muertos; que sus convidados están en lo profundo del Seol". ¿Qué le ha parecido?.- No tengo ni idea de donde ha aprendido usted todo eso.- De la Santa Biblia Cristiana, amigo compatriota, de la Santa Biblia Cristiana. Si tiene usted un tiempito corto para aprovecharlo en algo más provechoso que dormir a pierna suelta lea, por favor, Proverbios 9. Y de paso le cuento lo que dice Proverbios 22-6: "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él". ¿Comprende usted, querido antropólogo, dónde están las raíces de todos los males que se producen en la Tierra?.- Pues me ha dado usted una buena lección. ¿Dónde puedo conseguir una Santa Biblia Cristiana como la llama usted?. - Muy fácil. Le regalo la mía. Y el anciano de las barbas blancas sacó una pequeña Biblia del maletín de trabajo.- ¿Pero es suya?. ¿Cuánto le debo?.- Nada en absoluto. No es mía sino de la parte de la humanidad que la necesita, en estos momentos, más que yo. El joven licenciado había terminado de cenar y de beber su sempiterno café con leche y pidió permiso para levantarse.- Perdonen... su conversación es muy interesante y ha aprendido mucho pero... ¿pueden disculparme si abandono el comedor?.- Por supuesto que sí. Ve a descansar porque te espera un fuerte trabajo -le permitió el anciano de las barbas blancas. El joven licenciado se fue a su habitación número 56. Llevaba aquella pequeña Santa Biblia Cristiana  que le había regalado el anciano de las barbas blancas en su mano derecha. Como no tenía sueño comenzó a pensar.- ¡Te he hallado... por fin te he hallado... y ahora... ¿qué debo hacer para ganar tu amor?. ¿Sigues pensando en mí?. En estos cinco años... ¿has entregado ya tu corazón a otro?. ¡Dios mío, que no sea cierto que ama a otro hombre!.Después, en voz alta, recitó uno de sus versos: "Cuando en mis sueños entro mi mundo se me desaparecey parece que en una isla me encuentrorodeado por los peces.Cuando en mis sueños entroestás tú como promesay un ramo de rosas sobre la mesahace presencia en su centro.Cuando en mis sueños entrotu nombre se me desborday me lanzo por la bordahasta el mar de lo concreto.Cuando en mis sueños entroeras La Mariposa Encantaday te noto en la almohadasimplemente enamoradade mi sueño. Y penetro...en tu alma encarminada. Cuando en mis sueños entro no hay fronteras humanasy tengo solo las ganas de meterte en mis adentros. Cuando en mis sueños entro eres la Greta renacidaque me da toda la vidade poeta y me descentro....para escribir en tu bocaun beso con mis acentos. Cuando en mis sueños entroyo soy el que te cubrecomo si fuese una nubecon tu cuerpo de aposento. Cuando en mis sueños entroya no me queda Universopues sólo existe este versocomo Vida y como Aliento.   Alguien tocó en la puerta suavemente.- ¿Qué te sucede?. ¿Con quién estás hablando?.- Puede usted entrar si lo desea. Estoy hablando con ella... ¡y no me importa nada en absoluto que me diga usted que estoy loco por eso!.Entró el anciano de las barbas blancas.- Soy yo. Nada de loco. Estás más lúcido que nunca.- Perdone... creí que era el psiquiatra. Es que tienen el mismo tono de voz.- Entre un psiquiatra y yo existe un abismo de diferencias.- Lo sé. Pero si quiere usted subirse al carro de mis detractores puede hacerlo sin ninguna objeción por mi parte y hasta sin previo aviso si lo desea.- ¡Jamás cometeré yo tal locura con el joven más sano e inteligente que conozco!.- Entonces... ¿a qué ha venido?.- Sólo por una cosa. Mañana tenemos que madrugar muchísimo, pues las actividades comienzan a las nueve de la mañana y tenemos que tener tiempo para comprarnos ropas adeucadas. ¡Aquí tienes todo el programa cultural para esta Semana!. El joven licenciado cogió el tríptico y lo dejó sobre la mesilla de noche sin mirarlo para nada. - De cuerdo. Me dormiré muy pronto. - Que pases buena noche. Hasta mañana.- Si Dios quiere...- Eso, eso. Bien que me has corregido otra vez. Si Dios quiere...Otra vez solo... ¡y cuántas veces había conocido la soledad el joven licenciado!... sacó la pipa, la llenó de tabaco, comenzó a fumarla sin fumar y buscó los "Proverbios" en su pequeña Santa Biblia Cristiana. Aprovechó la calma de su espíritu, a pesar de que su corazón le golpeaba fuertemente al recordar a la jovencísima morena e hizo un tremendo esfuerzo para efectuar uno de sus juegos preferidos. Decidió escribir algo original pero entresacado de los "Proverbios" para componer una especie de entramado bíblico y descubrir si le servía para algo o no le servía para nada. Sacó uno de esos folios que siempre llevaba, doblados, en alguno de sus bolsillos del pamntalón y que, naturalmente, correspondía a su bolsillo trasero de la izquierda. Desdobló el folio, cogió el bolígrafo que estaba sobre la mesilla de noche y escribió..."La sabiduría clama en las calles, alza su voz en las plazas; clama en los principales lugares de reunión; en las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones. Si clamares a la inteligencia, y en la prudencia dices tu voz; si como a plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, entonces, entenderás el temor de Jehová y hallarás el conocimiento de Dios. Porque Jehová es la sabiduría y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. Entonces entenderás justicica, juicio y equidad, y todo buen camino. Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, y la ciencia fuese grata a tu alma, la discreción te guardará, te preservará la inteligencia para librarte del mal camino, el de los hombres que hallan perversidades del vicio y cuyas veredas son torcidas y torcidos todos sus caminos. Así andarás por el camino de los buenos y seguirás las veredas de los justos; porque los rectos habitarán la tierra y los perfectos permanecerán en ella, mas los impìos serán cortados de la tierra y los prevaricadores serán de ella desarraigados. Adquiere sabiduría. Adquiere inteligencia. Sabiduría ante todo, adquiere sabiduría; y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia. Engrandécela y ella te engrandecerá, ella te honrará cuando tú la hayas abrazado. No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos; déjala, no pases por ella, apártate de ella, pasa sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. Mejor es la sabiduría que las piedras preciosas y todo cuanto se pueda desear no es de compararse a ella. Y yo, la sabiduría, habito en la cordura y hallo la ciencia de los consejos. Conmigo está el consejo y el buen juicio; yo soy la inteligencia, mío es el poder. Atiende a los consejos y sé sabio y no los menosprecies. Bienvenido el hombre que me escucha, porque el que me halle, hallará vida".Comenzó a tener un profundo sueño. Antes se entretuvo, sin embargo, en observar bien su habitación. Sobre la mesa-bar, frente a la cama, se hallaban varias botellas de diversos licores. El teléfono estaba a su lado derecho. Se levantó de la cama y se dirigió hacia la mesilla hasta llegar a ella; tomó una botella de "Baileys" y virtió un poco, muy poco, en un vaso situado a su izquerda. Se lo tomó despacio... muy despacio... tumbado en la cama mientras su mente no paraba de pensar en ella.- Yo no sé, en realidad, cuánto deseo intentarlo, cuánto me acuerdo de ti y de tus besos y de tus expresiones. ¿Recuerdas tú aquel día?. Nuestro beso fue sincero porque tú eres a la que amo y no a la que supuestamente creen los demás. Se levantgño de la cama, dejó la botella y el vaso vacío sobre el mueble bar, se dirigió de nuevo hacia la cama, se metió dentro tapándose con las sábanas y la manta e instantáneamente quedó profundamente dormido.
La Semana Cultural estaba teniendo un éxito espectacular. Todos los días se represetaron por las mañanas, por las tardes y hasta por la noches, una gran variedad de actividades de tipo cultural donde se recogían manifestaciones de muy doverso pasíses. Y llegó el sábado por la mañana. Las expectativas subieron tanto de tono que haizo que el Audotorio estuviese abarrotado de público. Se habñia anunciado que pondrían la película "Setamor" totalmente desconocida para las personas de aquel hemisferio americano y se informó que después sería el propio joven de la seta quien se encargaría de realizar una charla con el público asistente y tras la cual vendría una especie de ruegos y preguntas que él debería responder. La película "Setamor" tuvo tanto éxito que los aplausos, al final de la misma, parecían nunca acabar... ¡hasta que el presentador llamó al joven licenciado y le presentó como el verdadero joven de la seta!. De pronto todas las luces se apagaron y quedó solo él iluminado. Solo ante aquella multitud de personas que estaban deseando escucharle. Solo. En completa soledad. Y era entonces, cuando quedaba completamente solo, los momentos en que con mayor seguridad y tranquilidad hacía su trabajo. Miró al público. No vio nada e hizo su presentación sin detenerse en dar nigún dato sobre su curriculum vitae como tanto esperaban los asistentes.- Benos días a todos y a todas. me llammo José y soy de España. Soy coterráneo de aquellos hombres que conquistaron estas tierra y las dieron a conocer al mundo por primera vez en la Historia. Y me siento sanamente orgulloso de ellos pese a quienes les pese y a pesar de sus posbiles pecados cometidos. He venido aquí solo por Jesucristo y ella. Y sin más preámbulos comenzó su charla. - He despertado con la claridad de la mañana y veo que tengo otro día ante mí. Y que tengo que vivirlo. Saludos a todos y todas. Emma Thompson dijo una vez que ¨Los únicos errores que cometemos en la vida son las cosas que no hacemos". Y Lucio Anneo Séneca, que nos observa desde la Antigüedad del pensamiento humano, expresó en su dia que "La vida es una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada". Tengamos en cuenta estos dos pensamientos para vivir el día de hoy. En primer lugar, es neceario ir ligando segundo tras segundo con nuestras ideas (no importa de qué color las vayas pintando para hacerlas más brillantes aún) y que los errores que siempre los hay vengan a ser ésos mínimos detalles que se escapan sin querer y que hacen dar a la existencia un cierto sentido de interrogativas que hay que despertar en nuestras conciencias y absorberlas como responsabilidades propias si es que somos seres humanos con dignidad. En lo bueno y en lo malo hay que seguir al pie del cañón esperando la victoria diaria. Que lleguemos de nuevo a la cama tras haber conquistado algún minuto de gloria que haya servido para hacer este nuevo día ya inolvidable. Ene egundo lugar hay que saber que las leyendas nacen repentinamente cada día. Hoy es sábado, 26 de marzo de 2011, y podéis desde ahora mismo, cuando os halláis levantado de verdad (yo lo he hecho a las 6 del amanecer) hacer del día una leyenda viva. Recordad, aunque no seáis ni creyentes ni católicos (insisto en que no soy ninguna de las dos cosas sino cristiano), que el Santoral de Occidente contiene hasta doce santos en el día de hoy: San Baroncio, San Bucario, San Braulio, San Cástulo, San Desiderio, San Eustaquio, San Ludgardo, Beata Magdalena Catalina Morano, Santa Máxima, San Montano y San Pedro obispo. No te angusties por lo tanto y échale el suficiente valor como para vivirlo. Puede ser que hoy, como ocurre diariamente, Dios te esté esperando para darte la sorpresa de un Transformación Milgarosa. Yo creo en el 16-18 sea cual sea la fecha que esté viviendo. Y Jesucristo siempre cumple. Termino este saludo con un mensaje de reflexiones que le envíé hace años a mi gran amigo Grekosay, de Vorem.com: Entiendo muchas cosas que pasan y otras muchas cosas que no pasan. Pero no las entiendo como algo que aprendí a formular en algún momento de la concurrencia de esas cosas en mi ánimo. Es más, reconozco que en principio no las entiendo casi nada... porque entender las circunstancias de las cosas que nos ocurren o que ocurren a nuestro alrededor no es un aprendizaje de escuela o de universidad ni tan siquiera un aprendizaje del intelecto... porque nos pillan casi siempre de sorpresa. Y entonces es cuando tenemos que aprender sobre el mismo terreno de batalla. Amigo grekosay, gracias por comprender ese hecho de las equivocaciones. ¿Quién, siendo humano, no ha aprendido a aceptar las equivocaciones como escuela del aprendizaje diario?. !Cuántas veces, compañero Grekosay, quisiera haber podido detener los minutos de la vida y haberme puesto a pensar... cuántas veces!. Pero la vida es un torbellino que a veces nos pilla impensados. Y tenemos que actuar porque estamos vivos. Y ahí es cuando algunas veces acertamos y otras veces nos equivocamos. Entonces es cuando me pongo a pensar y comprendo ciertas cosas que no comprendía, y entiendo a ciertos seres que no entendía, y asumo ciertas responsabilidades que no asumía... y, en definitiva, maduro aspectos que antes no habían madurado del todo. Lo importante, después de todo, y estoy de acuerdo contigo, compañero voremista, es tener una vida por delante para superar momentos y para crecer... y es por eso por lo que me encanta tener amigos y amigas en este planeta llamado Tierra... porque no sólo está el hecho de concurrir a los amigos concretos del día a día, sino que es gratificante y hermoso saber que hay otros seres humanos más allá del mar, en otro continente, en otra distancia llamada comunicación, en la misma onda, que te entiende y te comprende, para hacerte sinónimo de pertenencia a la Humanidad. ¡Buen Día, amiga Humanidad!.Pausa y silencio absoluto.- Voy a coger el reloj y le voy a abrir la tapa de cristal, le pintaré nuevas cifras en la esfera y no serán números sino dibujos: los bisontes de Altamira, la Torre de Babel, Colón llegando a América, El viaje a la Luna, la batalla de Austerlitz, El Congreso de Viena, Gengis Khan... un total de doce figuras... ¿y por qué no 20?. ¿o 24?. ¿o quizás si lo deseamos 42?. Sabemos todos que luchar por la libertad es la expresión más grande de la Humanidad por la que millones de hombres y mujeres ofrecieron sus vidas. Creamos en el libertarismo de los animales y seremos completamente lo opuesto a ser libres. !Yo voy a crear el reloj del tiempo que más mes guste a mí!. Quizás así comprendan algunos soberbios y avariciosos del poder que nosotros, los curritos de a pie, sí que podemos cambiar el mundo de verdad... pero no repartiendo flores y vistiédonos de marionetas y releer pensamientos hindúes (que se ha demostrado que son reaccionarios y por eso los de la Revolución de las Flores de los 60 son ahora podridos hombres del poder y del consumo y se llaman "yuppis" clasistamente) sino haciendo cosas verdaderamente serias que son las que a los poderosos les aturde y les atormenta porque no saben como combatirlas. Empecemos a cambiar el mundo con los relojes... y verán que trauma cojen. Chaussss y arriba.... !cambiemos el mundo pintando dibujos en vez de números en las esferas de nuestros relojes!.Pausa y silencio absoluto.- Es cierto que el Universo no guarda silencio. Todo está lleno de ondas de diferentes frecuencias que generan miles de sonidos y colores. Todo pulsa, todo emite destellos y, aunque sólo los podemos percibir en parte, allí están. Hay un incesante chisporrotear de mensajes. El Universo late desde su comienzo. Es la gran sinfonía universal. Las galaxias cantan. Y canta Arturo 20 veces mayor que el Sol. Y canta Antares, 487 veces más brillante que el Sol. Y canta Sigma de la Dorada, con el brillo de 300.000 soles. Y Alfa de Orión, que equivale a 27 millones de soles. Y Aldebarán con su diámetro de 50 millones de kilómetros. Y Alfa de Lira a 300.000 años luz. Y la nebulosa del Boyero a 200 millones de años luz. Todo el Universo canta, amigos y amigas. No es ficción. Es una realidad confirmada por los científicos. Quizás porque Dios es, en realidad, sólo un cantautor.Pausa y silencio absoluto.- Detrás de cada vivencia siempre queda la existencia de un pensamiento sutil que se introduce en el baúl de nuestros recuerdos y se aloja en el rincón de la nostalgia donde siempre se escucha el continuo latir de su sentimiento. Pasa el tiempo y ese recuerdo, en algún momento de nuestra vida, sale del baúl para hacer acto de presencia en nuestra mente y lo volvemos a revivir como si el tiempo hubiese hecho una especie de peregrinación regresiva. Entonces nos damos cuenta de que la verdadera vida no siempre estriba en apurar un presente inasible sino que esos recuerdos del pasado, alojados en el rincón del baúl de las nostalgias, son tan importantes como para darnos señas de identidad propias. Lo que vivimos es una acumulación continua de momentos que dejan huella y que tienen tanta presencia como el instante causal en que lo estamos recordando. Cada uno de vosotros, amigos  y amigas oyentes, tenéis la libertad de elegir cuáles os parecen los más pensamientos más idóneos para expresar vuestros recuerdos. Yo me alejo un poco, me refugio en el margen de mi exitencia y escribo cuatro pensamientos: Recordar aquellos días en que la noche no llegaba nunca es vivir otra vez la infancia de la alegría; Mis múltiples recuerdos son mis múltiples existencas; Sé que los recuerdos son esos momentos en que siempre estamos en las mentes de otras personas y Recordar es existir con plena conciencia de que somos eternos. Buen dia a todos y todas.   Pausa y silencio absoluto.- Lo elegíaco de los cantos amorosos son como recordatorios yuxtapuestos entre los coloquios que mantenemos con la luna. Las diversas lunas inmutables de las atmósferas terrestres iluminan nuestras persistencias poéticas para evocar estos modos de cantar consecutivamente a los amores y desamores que dejamos en este nuestro pasar por la vida. Son las lunas mudas y silenciosas pero siempre presentes en nuestros cantos nostálgicos. Con los cantos del amor y del desamor pasa algo interesante: que nos dejan construcciones sentimentales que nos unen a la conciencia universal de todos los integradores de la poesía. Y nos hacemos hombres y mujeres restrospectivos con una memoria viva a través de los versos hilvanados con nuestras realidades y nuestros sueños sentimentales. En estos casos de recuerdos idílicos, realidades y sueños son la misma cosa. Soñamos siempre cantando a las fuentes amorosas idelizadas a través de realidades concretas pero llenas de metáforas. Cantamos al placer de amar y al dolor de amar y seguimos siendo siempre conclusivos en las maneras diversas y diferentes en que cada uno de nosotros y nosotras describimos, po ejemplo, un beso... o, por ejemplo, una caricia... o, por ejemplo, un acto sexual... El caso es que damos poemas a la tierra para que germinen con el paso de la primavera... muchos poemas diversos...y como dejó escrito el célebre poeta italiano Giacomo Leopardi: "Né tu finor giammai quel che tu stessa inspirasti alcun tempo al mi pensiero". Que quiere decir, en español: "Ni hasta ahora jamás lo que tu misma inspiraste a mi mente en otro tiempo". Y nos inspiramos, bajo la luna, al lado de una fuente gorgorita que suelta sus perlas acuíferas hacia nuestros rostros de poetas y poetisas bañados por la luz de la noche...   Pausa y silencio absoluto.- Toma mi corazón. Ábreme el pecho y sácame el corazón. Sin miedo. Sácame el corazón y ponlo junto a tu oído y escucha... escucha... escucha en silencio profundo todo su latir... porque él te contará cosas que no puedo, por más que lo intento, hacértelas saber ni hablando ni escribiendo. Necesito contarte cosas profundas y he buscado durante toda mi vida en todos los idiomas, lenguajes e incluso dialectos que existen en este mundo y no he podido jamás encontrar las palabras que quiero que lleguen a tu alma. Así que no tengas miedo. Arrancáme el corazón y ponte a escuchar sus infinitos latidos. Ellos son los únicos que te contarán todo lo que ansío y deseo que sepas de mi. Y no tengas miedo. No. No voy a morir en el intento. Seguiré siempre viviendo con mi corazón junto a tu oído. Y si muero por ello tampoco tengas miedo ni temor... porque me iré de este mundo totalmente feliz ya que habré por fin conseguido que me comprendas y que, sobre todo, me hayas entendido. Ahora toma mi corazón entre tus manos y ponlo en tu oído y escucha... escucha... escucha en silencio todo lo inmenso que quiero que sepas de mí y que me es totalmente imposible decírtelo con palabras ni con la escritura aunque use todos los idiomas, lenguajes e incluso dialectos que existen en este mundo. Ya. Corre. No pierdas tiempo. Toma mi corazón y escucha...Pausa y silencio absoluto.- Dudan todos aquellos y aquellas que afirman "si no lo veo no lo creo" y, sin embargo, ven a un leopoardo y lo confunden con un guepardo o ven a un guepardo y lo confunden con un leopardo o, para más inri, ven una oveja merina y la confunden con una oveja churra o ven a una oveja churra y la confunden con una oveja merina. Podría poner muchos ejemplo pero ahora quiero seguir adelante en mi reflexión y dejo otros miles de ejemplos más para demostrarles a ellos y a ellas que ven y no saben lo que ven. Miles y miles de gitanos y algunos o bastantes payos, dicen ser creyentes de Jesucristo vivo y, sin embargo, se pasan horas y horas y más horas, poniendo flores y rezando centenares de rosarios, que se pasan hasta que se cierran las puertas del cementerio con tanto rezo, a las múltiples Vírgenes que se han inventado (lo cual es un insulto a Dios porque Virgen madre de Jesucristo sólo hubo una y se llamaba simplemente María nada más) y a tantísimos santos y santas inventados e inventadas por caprichos de los sacerdotes de todas las religiones habidas y por haber, implorándoles milagros para sus parientes ya muertos, sin darse cuenta, por necedad continua y constante, de que la Virgen (que no son miles sino una sola) y todos los llamados santos y santas (que fueron iguales que cualquier otro ser normal) están muertos y los muertos no pueden hacer ninguna clase de milagros. Las cosas claras y cuanto más claras más fáciles de entender si en vez de tener una mente tan cerrada nos ponemos a escuchar a Dios. El único ser vivo (porque está vivo aunque muchos que dicen creer en ello no lo demuestran) y que hace milagros es Jesucristo, único ser vivo que tiene naturaleza humana y naturaleza divina al mismo tiempo y por ello, por esto tan sencillo de entender, Él es el que hace los milagros diarios a través de la acción del Espíritu Santo que anida en el alma de los verdaderos creyentes cristianos. Los creyentes que no dudamos algo tan claro y evidente. El único ser que puede hacer milagros es un ser vivo y éste es Jesucristo. Pero predicar la Palabra de Dios aún todavía ya en pleno Siglo XXI a muchos que dicen creer en Dios es como predicar en el desierto. La falta de conocimiento es la falta de sabiduría. La duda es la falta de conocimiento. Luego la duda es la falta de sabiduría. Elemental. Principio lógico nada más que se aprende en las escuelas cuando sólo somos niños y niñas. Decir que creemos en Jesucristo vivo y dudar de que Jesucristo es el intermediario que, a través de la acción del Espíritu Santo que anida en el alma de algunos cristianos y cristianas de los de la Verdad, es una total ignorancia. Lo dice la Santa Biblia Cristiana: Los muertos no hacen nada de nada ni sirven como conducto para que Dios haga nada de nada porque al estar muertos Dios no puede escuchar lo que se pide a través de ellos. No ha habido miles de Vírgenes distintas (como dicen las autoridades eclesiásticas de todas las religiones que dicen creer en Dios, en Jesucristo y en el Esprítu Santo). Y la Santa Biblia Cristiana lo deja bien claro. "No son santos los que están en los altares, que simplemente son figuras hechas por manos de los hombres, sino todos aquellos que creen en la Verdad de Jesucristo". Por eso Jesucristo dijo. "En mi nombre os digo que todo el que creyera en mí, sin duda alguna, es santo y santa". Sigamos diciendo verdades. ¿Quiénes dudan?. Los que confunden al leopardo con el guepardo y viceversa, los que confunden merinas con churras y viceversa, los que como Tomás veía y no creía hasta que Jesucristo se lo dijo. "!Que poca fe tienes Tomás y eso que has sido discípulo mío y me has visto hacer milagros con tus propios ojos!". El Milagro 16-18 es, para Dios, si se pide a través de Jesucristo y actuando el Espíritu Santo que anida en los verdaderos cristianos, uno de los milagros más fáciles que puede hacer. Mucho más difícil es mover montañas ("la verdadera Fe mueve mntañas" dice la Palabra de Dios) y lo están viendo, están viendo cómo se mueven las montañas y siguen dudando. ¿Qué son entonces todos los deslaves que arrasan con pueblos o incluso ciudades sino movimientos de las montañas?. ¿Se mueven o no se mueven las montañas?. Yo afirmo que se mueven. Porque si la Tierra entera se está moviendo lógicamente las montañas se están moviendo. Dudar es consecuencia de no creer. Sólo dudan quienes no creen. No es la duda, como dijo un sabio cuyo nombre todos sabemos, la verdad de la vida. la Verdad de la Vida es no dudar de que Jesucristo vive. ¿Qué es eso de dudo luego pienso?. ¿Qué pensamientos pueden ser los pensamientos de los que dudan?. Simples desvaríos, simples faltas de confiazna. Luego el sabio que lo dijo demostraba que no era capaz de tener firmeza en lo que veía y si no tenemos firmeza en lo que vemos es que no somos verdaderos cristianos. Suficientemente claro y rotundo os lo digo: EL Milagro 16-18 del que tanto os hablo es Verdad.   Pausa y silencio absoluto.- Como ya estamos todos casi convencidos de que la Vida es un Sueño quizás también la Eternidad que algunos nos atrevemos a plantearnos como posibildad viviente sea igualmente un Sueño. Perfecto. Si de Sueño en Sueño hemos de ir... no despertemos nunca. Dios existe y se estará carcajeando a mandíbula batiente por mi ingenuidad y seguro que está pensando: "Ya está el pequeño Diesel reflexionando sobre la Eternidad en medio del alta mar. Es sólo un niño incorregible". Bueno. Sí. No me importa. Soy un incorregible niño. Pero también los Siete Sabios de Atenas eran sólo siete niños cuando gobernaban Grecia y Grecia era feliz. Hablando de las ideas que se nos ocurren creo que fue Platón el que las definió como sombras dentro de una caverna. Si no fue Platón fue algún otro. Quizás el bodeguero donde Platón bebía vino. El caso es que la filosofía solo es materia viva cuando la vamos creando continuamente. Sigamos hablando de la Eternidad. En realidad de ella sabemos bien poco. Como casi de todo. No me atrevo a ser tan sabio como aquel que dijo "Sólo sé que no sé nada"... aunque me parece que fue un poco falsete cuando lo dijo... porque ¿quién no sabe algo de la vida aunque sea muy poco o casi nada?. Yo pregunto a las gentes y las gentes, todas las gentes, me contestan con algo que voy aprendiendo. Saben algo aunque sea un poco. Así que aquel filósofo fue un falsete... El caso es que la Eternidad es sólo una idea, una sombra en la cueva de Platón (!anda que si estoy metiendo la pata y no fue Platón el que dijo eso y fue el bodeguero donde bebía vino!...). Bueno. Que mas dá.. Fuese Platón o su bodeguero el caso es que existe la cueva y existe las sombras y quizás existe la Eternidad. Si alguna vez nos despierta el cantar del "gallo de la sabiduría" y llegamos a comprenderlo todo... pero todo... entonces ya no hará falta ningún pensamiento más. Mientras eso ocurre (si es que llega a ocurrir alguna vez) sigo pensando que la Eternidad existe... quizás como una idea platónica o quizás como una sombra del Destino. !Ah, el Destino!. Podríamos hablar horas enteras del Destino... pero no... no nos cansemos... que el Destino está en un lugar al cual irremediablemente llegaremos alguna vez. Mientras tanto también Platón se estará riendo a carcajadas de mi ingenuidad. Bueno, me voy a descansar a la sombra de mi caverna porque hace mucho calor bajo el Sol y quiero seguir soñando... que esta tarde tengáis buenos y bonitos sueños todos y todas. Yo asumo mi respon sabilidad de hablaros de la Eternidad como una realidad tangible y verdadera. Cierto es que pocos lo creen así... pero también fueron muy pocos los que creyeron, en un principio, a Kepler, a Copérnico o a Cristóbal Colón por poner tres casos de los miles de hombres que sabían que era verdad lo que estaban soñando. Quizás la Eternidad también sea un Sueño porque Calderón de la Barca dijo que la Vida es un sueño... pero Calderón de la Barca también se equivocaba de vez en cuando. La vida es un Sueño y no un sueño. He aquí la gran diferencia entre Calderón de la Barca y yo. Que su sueño sólo era un cerrar los ojos mientras mi Sueño es un vivirlo con los ojos abiertos. Por eso es que, a la hora de soñar, muchos sólo duermen. Quizás estéis de acuerdo conmigo (lo cual me agradaría un montón no por vanidad sino por saber que hay seres humanos que me entienden) que quizás el guionista de la nueva película estadounidense titulada "El sueño de mi vida", hace ya cinco años que debió haber leído mis guiones titulados "Nunca morir" o "Greta". ¿Quién cree que ya es tarde para tenr fe en la vida que proclama Jesucristo?. Nunca es demasiado tarde si la persona es la misma pero revisualizada nuevamente, renovada hasta llegar a la primera edad del amor verdadero. Posiblemente mucho de ello esté en mi novela "Greta". Al final resulta que sí... que quizás la Eternidad sea un Sueño Real y yo haya acertado no por mí mismo sino por la intervención de algo en lo que muchos no creen pero yo sí: el espíritu que anida en el interior de algunos seres humanos.Pausa y silencio absoluto.- La Muerte no existe. Lo afirmo por fe y con fe. La pequeña Marisol cantaba en 1962 aquello que se escuchaba en todas partes de "Al Sol le llaman Lorenzo y a la Luna Catalina, cuando Lorenzo se acuesta se levanta Catalina". Y es verdad que entonces, al rememorar a la niña Marisol y su canción me viene el reflexionar, otra vez más (pues en alguna otra ocasión ya lo he explicado) que cuando dormimos profundamente después de una agotadora jornada laboral, el mundo no se detiene. La vida sigue continuando mientras nos embarcamos en sueños tan profundos que sólo Dios conoce. La vida son 24 horas de jornada continua sin un segundo de descanso... porque, por ejemplo, cuando en la ciudad española de León (y sólo es un ejemplo nada más) la mayoría de la población está durmiendo en la otra ciudad mexicana de León (para seguir con el mismo ejemplo) la mayoría de la población está despierta. Dormimos profundamente y perdemos de vista la vida de la realidad cotidiana para entrar en las esferas de la vida de la realidad extraordinaria. Todo es un conjunto de vida. Un conjunto que se une por el lazo de la existencia humana. Mientras dormimos millones de cosas están sucediendo en el mundo y cuando despertamos esas millones de cosas que sucedieron en el mundo quedan recogidas en los medios de comunicación. No somos seres aislados ni tan siquiera aunque algunos vivan en aldeas remotas, porque hay un hilo conductor que une nuestros sueños con las esperanzas de quienes están en esos mismos momentos despiertos. El mismo mundo que gira y hace girar nuestras camas y nuestros sentidos dormidos, es el mismo mundo que gira y hace girar los lugares donde se está despierto. El sol es un Lorenzo continuo estático pero alrededor de él la vida despierta en la Tierra. La Luna es una Catalina de inquieta sensación giratoria que gira y gira alrededor de quienes duermen. Yo, ahora mismo, podría estar escribiendo una crónica relacionada con algún ser querido o algún ser anónimo que permanece en estos momentos durmiendo. En Quito son ahora las 10 de la mañana y en Madrid son las 5 de la tarde. Yo estoy despierto mientras en otro lugar algunos duermen.... pero no están dormidos porque estoy pensando en ellos. Mañana despertarán y yo estaré durmiendo; pero todos permanecemos en estado de movimiento continuo. Todos los seres humanos no pueden ver, al mismo tiempo, todo lo que sucede en la Tierra las 24 horas de giros continuos sin interrupción... pero somos conscientes de que cerramos los ojos profundamente y una décima de segundo después los abrimos. ¿Qué ha estado sucediendo durante esa décima de segundo?. Millones de cosas. Así que si nos dedicamos a intentar comprender esta realidad absoluta sólo podemos desembocar en un mismo axioma para todos: la Vida es un continuo e infinito suceder de acontecimientos que, en cierto modo, hacen poder afirmar que mientras dormimos seguimos existiendo en el enorme trajinar de otros muchos millones de habitantes de la Tierra de, entre los cuales, algunos estarán pensando en nosotros. En otras palabras, mientras dormimos estamos vivos en los pensamientos de algunas personas en las que, por razones de Dios, algún día penetramos en sus sentimientos. Como siempre dejamos huellas en algunas otras personas, sucede que mientras estamos durmiendo esas personas nos están recordando y viceversa mientras ellas duermen nosotros pensamos en ellas. ¿Qué pasa mientras dormimos?. Que millones de cosas están sucediendo en una décima de segundo. Morir es igual. Cerramos los ojos y una décima de segundo después ya estamos ante Dios para pasar el Juicio Final. Por eso afirmo por fe y con fe que la Muerte no existe y por eso Jesucristo dijo al ladrón arrepentido aquello de: "Desde ahora mismo te digo que ya estás conmigo en el Paraíso". Pausa y silencio absoluto.- Me he despertado hoy, hace apenas unas pocas horas y la primera idea que ha venido a mi mente es dar Gracias a Dios por regalarme un día más de vida. Yo sé que Jesucristo es Dios y que existe el Espíritu Santo (pues lo llevo dentro de mí)... pero no es de Jesucristo ni del Espíritu Santo de lo que quiero meditar en estos breves minutos. Quiero meditar sobre Dios Padre. Jesucristo predicó la manera de amar a Dios a través de la Biblia. Pero dejando a un lado la Biblia (en estos minutos) miro y observo a las Naturaleza tanto viva (vegetales, animales y personas) como a la Naturaleza muerta (piedras, rocas, montañas, volcanes, nubes, sol, etcétera) y entonces deduzco lo siguiente: hay algunos y algunas que se hacen llamar cristianos y cristianas y se llenan la boca de la palabra Amor. A ellos, a mis compañeros de fe que se llenan tanto de la palabra Amor sólo en la boca, me dirijo hoy para decirles lo siguiente: Amáis a Dios Padre ¿ no es cierto?. ¿Y cómo podéis amar a Dios si no sois capaces de amar a su Creación?. Sí. Dios ha creado absolutamente todo lo existente en el Universo y en la Tierra. Pues si decís que amáis a Dios es imposible que sea verdad si no amáis a vuestros hermanos e incluso a vuestros enemigos. Pongo un ejemplo para demostrarlo: algunos amáis la Literatura. .. Pues bien.... ¿Cómo podéis amar a Cervantes o a Shakespeare o al mismo Dostoievski si no amáis a El Quijote, a Hamlet o a Los endemoniados que son obras principales de estos autores?. No se puede amar a nadie que sea creador de obras literarias sin amar a sus obras porque entraríamos en la falsa paradoja de amar a alguien sin saber por qué... y eso es sencillamente un absurdo. Así que la única manera que existe de amar a Dios es amando, sencillamente, a toda la Creación de Dios. Dicho está en varios pasajes de la Biblia por el mismo Jesucristo en multitud de ocasiones. Amad incluso a quienes os vituperen, os insulten u os intenten hacer algún tipo de daño. Y no tengáis miedo ya que Dios ha prometido que ¡basta ya de agredir a las gentes inocentes!. No tengáis miedo. Los violentos diabólicos son solo fantasmas del pasado. Y los fantasmas ya no existen. Amando a la Creación de Dios es como se ama a Dios.Pausa y silencio absoluto.- Me encuentro a solas frentes a vosotros, personas de la ciudad de Quito. Estoy reflexionando sobre la persona ahora que me encuentro tan lejos de mi lugar de residencia. Y empiezo a recordar algunas viejas ideas aprendidas en los cursos de filosofía humana. Medito sobre la persona en sí misma y la persona como individuo, mientras transporto mis reflexiones a esa patria universal nuestra conocida como Universo. Esto es lo que pienso sobre la persona en estos momentos de soledad creativa. Así como hay motivos para oponer persona y esencia, también lo hay para oponer persona e individuo: hay muchos individuos, incluso perfectamente individualizados y subsistentes, que no son personas; pero, en sentido contrario, toda persona es también un individuo. La persona, en cuanto a que es persona y se define como persona, es un individuo. Porque si suprimimos toda referencia a un sujeto individual (individuo) el pensamiento deja de ser personal y se hace hasta inexistente (y la persona no puede ser tal si carece de pensamiento de persona, individualizado del pensamiento de los demás). La individualidad expresa a la vez unidad interna y distinción con respecto a los demás. En ese contexto la persona aventaja a todo lo demás existente; por eso sus actos y sus actividades tienen (o deben tener siempre) coherencia interna cuyo principio se encuentra en lo más íntimo de ella misma. Esta adhesión activa a si misma es la forma más auténtica de la unidad personal (el individuo). Por se más una en sí misma, la persona es también más distinta de las demás. No sólo porque su apertura a lo universal la hace capaz de recibir diversas vocaciones, sino además porque con esa misma apertura, gracias a la libertad, la hace capaz de respuestas diversas en cualquier situación en que se encuentre. Cuanto más rica es en su ser la persona más individuo es (posee una existencia más individualizada). Un animal está más individualizado que una planta; un mono o un caballo está más individualizado que una lombriz... y un ser humano (una persona) está más individualizado (es más individuo) que cualquier otra cosa. Por eso no hay término medio (cuando nos referimos a la persona) entre lo individual y lo universal. Y lo universal no existe sino arraigado en el individuo (que entonces es cuando pasa a ser persona).Pausa y silencio absoluto.- Asegurar que estamos en posesión de la Verdad (así en absoluto y con mayúscula) es una tentación que nos pone en la situación de interpretarnos como personas sin enigmas. Pero todos somos, en este mundo, personajes enigmáticos. De ahí lo paradójico del tema. Somos hombres y mujeres que llegamos a la vida suscitándonos curiosidades para hacernos capaces de entendernos. El problema es ¿qué debemos de entender como Verdad absoluta y con mayúscula?. Entonces, ante esta pregunta, creamos una espiral, un círculo que nunca se cierra, donde no podemos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor ni todo lo que ocurre en nuestro interior. Por eso la Verdad absoluta nunca la podemos definir como un hallazgo definitivo. Una cosa es tener claro un tema y una actitud hacia ese tema para actuar con arreglo a nuestros principios sólidos y otra bien distinta formular un tema y una actitud totalmente absoluta. Sólo las personas inmovilistas, las que nunca crecen, permanecen estáticas; mas el que busca la Verdad está en continuo desarrollo y se conduce a través del diálogo con todo lo que le rodea y con todo lo que va siendo él mismo. Si nos conducimos a través de ese diálogo evolutivo no podemos ser fundamentalistas de la Verdad. Ser fundamentalistas de la Verdad es, por lo tanto, una locura comparativa carente de verdadero significativo clarificador. La actitud que tenemos para compararnos con lo que ocurre a nuestro alrededor y lo que ocurre dentro de nosotros mismos hace que seamos cualquier cosa menos seres estáticos. Sólo los que no tienen respeto a lo que es la vida se creen poseedores de la Verdad absoluta. No es que la Verdad absoluta no exista. Es que se compone de infinitas verdades relativas y por eso sólo podemos acercarnos a ella. Sólo un hipotético Dios posee la Verdad absoluta, pero la guarda en sus propios misterios. Claro que vivimos verdades. Claro que sabemos distinguir entre una verdad y una mentira, pero no tenemos nunca que comulgar con un pensamiento único porque el pensamiento es variable, evolutivo y ascendente por lo que tiene de intuitivo. No hay un pensamiento único en la historia de los seres humanos. Incluso dentro de un pensamiento análogo e igual hay infinitas variantes. Por eso, si se nos despierta la curiosidad por conocer la Verdad, tenemos que abrir la mente a nuestro propio mundo y al mundo de los ajenos, incluso aunque tengamos éxito con nuestras reflexiones. La curiosidad por conocer la Verdad no es mala sino todo lo contrario, pero sólo si se enfoca hacia un lado positivo. Entonces hay que tener en cuenta que, en el lado positivo de los humanos, hay un espacio muy grande para lo fantástico, para lo que nos estimula a seguir soñando, para lo que hace que este mundo de las verdades relativas sean espejos abiertos a la curiosidad innata por alcanzar las aproximaciones evolutivas hacia la Verdad. Una evolución que nos hace, poco a poco, ir progresando sabiendo que nunca podremos conquistar la Verdad absoluta porque es una paradoja en sí misma. Un excesivo afán por ser tal como pensamos que somos nos hace desvirtuar la Verdad. Hay que mirar a nuestros múltiples espejos (y no todos están colocados de frente) para saber cuáles son las verdades relativas que nos aproximan a la Verdad absoluta. Hay muchos intransigentes que no reflexionan sobre este asunto. Pero los intransigentes mentales están siempre inmersos en el error continuo. Hay que tener tiempo y dar tiempo al tiempo para ser hombres y mujeres con vida; con ese aspecto humano y completo que es la necesidad de expresión, de comunicación con otros seres humanos, para de manera abierta ir descubriendo verdades relativas como aproximaciones a la paradójica Verdad absoluta.Pausa y silencio absoluto.- Buscamos nombres para llenarlos de sustancia en forma de compañía expresando ecos humanos que se detentan como compañeros de nuestra continua autenticidad y en esos momentos es cuando nos preguntamos, en un instante de amplitud emocional, ¿qué tenemos para desprendernos de ello y ofrecerlo a los demás?. Entonces buscamos en el interior de nuestra conciencia hasta hallar algo de vida encaminada hacia lo nuevo; algo para compartir en este caminar de lo recién nacido al otro lado de un tazón de leche en la cocina o cuando descansamos fatigas bajo el roble inesperado de lo imaginario. Podemos desprendernos, por ejemplo, de unas lágrimas que rieguen la tierra y hagan germinar la materia destellante del sufrimiento por lo ajeno; podemos desprendernos, igualmente, de un verbo alojado en nuestro corazón y que es paradigma de anhelo enroscado en el sentimiento humano. Podemos, también, desprendernos de una meditación que simplemente está ahí, surgida como hilo enhebrado en las reflexiones del alambique de la sinceridad; podemos hacer crecer una sonrisa para acompañar nuestro quehacer de mensajeros hacia alguna recóndita esperanza; o podemos convertirnos en filósofos adentrados en el zaguán de lo imprevaricado. Buscamos nombres para elaborar un texto paralelo a la vivencia universal y, al final, nos convertimos en marismas de la ensoñación. Buscamos nombres y nos hacemos conciencia.  Pausa y silencio absoluto.- Pues resulta resulta, amigos y amigas, que siempre que los ateos hablan suelen decir "dios no existe". Y si os habéis fijado un poco, solo un poco, notaréis que siempre dicen dios con minúsculas. ¿Para minimizarle porque quieren que las buenas personas piensen lo mismo que ellos?, ¿para minimizarle haciendo saber que no tiene ningún poder en la Tierra?, ¿o para minimizarle porque en el fondo tienen un poco de miedo porque en el fondo piensan que puede ser verdad que exista?. Repito, y no me cansaré nunca de decirlo, que no hablo de ninguna religión y, aunque no pertenezco a ninguna religión, las respeto a todas. Pero cuando hablo de Dios lo pongo siempre en mayúscula para decir a los cuatro vientos que (aunque tengo la sangre roja y el corazón a la izquierda) Dios es Todopoderoso. Por eso y sólo por eso escribo Dios con mayúsculas. Con todos mis respetos. Sería muy interesante que pensásemos un poco, solo un poco porque es muy sencillo, sobre ese tema de que los ateos escriben dios con minúscula y los creyentes escribimos Dios con mayúscula. Dios no es deudor de nadie (lo dice la Palabra) y Dios hace Justicia Total y Plena no en el ´"más allá" como creen muchos ignorantes en este tema sino que la Justicia Total y Plena de Dios se lleva a cabo en esta Tierra, en plena vida. Pensemos. Razonemos. Y saquemos conclusiones claras... Que ya lo dijo jesucristo: Yo soy el Camino, y la Verdad y la Vida... y el que quiera seguirme que me siga y el que no me quiera seguir que no me siga. Por eso a esos que dicen que Dios es la esclavitud de los seres humanos (se lo he oído decir y escribir a multitud de ignorantes) sólo decirles que les interesa confundir las mentes de las personas de buena voluntad. Pero Dios está presente y las palabras de Jesucristo demuestran que jamás esclaviza a nadie sino que deja elegir con total libertad (y no como dicen los ateos). Yo soy el Camino y el que me sigue nunca se pierde. Yo soy la Verdad y el que me sigue nunca se engaña. Y yo soy la Vida y el que me siga nunca morirá. Y jamás obliga Jesucristo a nadie, absolutamente a nadie a que le sigan (no lo mismo que ocurre con tantísimos "palabreros" políticos e ideólogos que amenazan con tomar medidas contra aquellos que no les quieren seguir). Que la Historia de la Humanidad está llena de despóticos personajes que torturaron, persiguieron y eliminaron a quienes no les quisieron seguir. Y eso, hoy en día, sigue existiendo. Pero tened bien en cuenta que la Justicia de Dios Total y Plena no se lleva a cabo en el otro mundo sino, de pleno y de cierto os lo digo, se lleva a cabo en esta vida y mientras estamos vivos. Porque no es dios con minúscula (como dicen los ateos porque afirman que es una verdad relativa) sino que es Dios con mayúscula (como decimos los creyentes porque es una gran verdad absoluta). Creo en verdades relativas y también creo en verdades absolutas tanto con el uso de la razón como con el uso de la Fe. Y creo en Dios, por razonamientos y por la fe del Espíritu Santo.Pausa y silencio absoluto.- ¡¡¡Pero quién es Jesucristo!!!, exclmaáis a todo pulmón y clamáis a viva voz que se os explique. Y lo hacéis desordenadmaente porque tenéis ojos y no vñeis; porque teneís oñidos y no escuháis; porque teneñis lengua y nmo hasbñais; porque tene´ñis olfato y no sentí; porque tene´ñis tacto y no acariciáis; porque teneñis el sentido d ela orientación y vais desorientados; porqiue teneñsi el sentido de los reflejso y sois tardos; porque tenéis el sentido del discernimiento y no discernñis. Jesucristo e sel niño abandoando en la calle, el hombre solitario y vagabundo que duerme en la calle dentor de una caja de cartón, la mujer violada y maltratada por la violencia de género, el pobre que malvoive menidganod un mendrugo de pan; el ladrón que roba para poder sobrevivir y suibsistir en este mundo d ericos potentado que lo tienen todo, la prostituta explotada y expoliada por su chulo amchista, el perseguido por su color d epiel, el maltrataod por ser extranejro... Jesucristo es el gorriñon muerto a perdigonazos por acción puramente sádica, la paloma artrapada con trampa y a traición, el perrito abanodnado que tirita de frio por las calles buscando simplemente una caricia ghumana, el gato que maulla desconsolado enmedio de la nmoche... Jesucristo e ses eDios con D mayúscula que hace milagors cntinuamente y transforma espirtualmente y hasta fisicamente a las personas que creen en Él. Lo ver´ñeis y lo seguiréis negando vosotros los ateos que tenéis el corazón mas duro que la spiedras de pedernal, y vostors los agnñosticos que teneñis el sentimeitno frñio y neutral. Jesuxcristo es el ñuncio ser mitad humano y mitad dicvino que relaixa todos los días el fantástico milagro de jhacer que podáis abrir de nuevo los opjos para vivir un día más. Lo verñeis llegar con su Espñiritu Santo cuano Dios Padre asñí lo decida. Pausa y silencio absoluto.- Sé que mi Verdad me produce Sueño así que podéis llamarlo Sueño si eso deseáis pero yo sé que mi Verdad sólo le pertenece a Dios. Ahora bien, yo he venido esta mañana aquí para hablaros claramente de la Fe, de la Verdadera Fe Cristiana y lo voy a ahcer sin ma´scaras ni antifaces, de cara a cara, de ser humano a ser humano. Por eso os digo que la Fe es el sujeto activo d eun ser humano mientras que la razñon  sñolo es un complemento circusntancia. Fe es a Razñon como Alma es a Corazón. Con la Fe todo o demás es superable. La Fe es todo aquello que el Sueño lo convierte en Realidad. La superaciñon de Don  Quijote sobr Sancho Panza sñolo consiste en qiue Don Quijote pone Fe en sus aventuiras mientras que Sancho Panza, con su razón sola no es capaz de entenderlas. Fe es todo lo que existimos mientra qiue Razón sólo es todo lo que vivimos. Si te flata la Fe eres sólo persona; pero si tienes la Fe además de ser persona eres parte de la Eternidad. En la frase "el ser humano existre", la Fe es el predicaod verbal "exsoite". Un artistas con Fe se convierte en un genio del Arte.Fe es saber qie siemroe estamos que simepre soms y que siemroe existimos. Por todo ello, fijaos un momento en la palabra Felcidad y desubriréis que Felicidad empeiza por Fe. Y ahoa, cuando lo deséis, estoy dispuesto a repsodner a vuestras pregunta.Un silencio profundo se apoderó de todos los asistentes al Auditorio de la Casa de la Cultura de Quito pero, espontáneamente, todo se convirtió en una verdadera y real explosión de júbilo, de aplausos y de vítores hacia Jesucristo. ¡La Fe había triunfado sobre la Razón!. Y el entusiasmo y alboroto de emociones contenidas y manifestadas ahora con toda libertad, duraba ya veinte minutos cuando el presentador pidió orden por la megafonía.- Ya está bien. Serenad los espíritus. Se abre la sesión de ruegos y preguntas.- Sólo pongo dos condiciones -intervino el joven licenciado- que únicamente sean diez asuntos porque ya se acerca la hora del almuerzo y que me comprometo a responder con un solo libro de la Santa Biblia Cristiana. El libro del Evangelio según Mateo.La primera pregunta fue: ¿Tú crees que es fácil predicar el Evangelio de Jesucristo tal como está el mundo actual persiguiendo a cristianos por todas partes?.- Él les dijo: "¿Por qué teméis, hombres de poca fe?". Entonces., levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. Y los hombres se maravillaron, diciendo: "¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?. Puedes leerlo en Mateo 8, 26-27.La segunda pregunta fue: ¿Cómo puedo tener fe si me encuentro desde que nací en una silla de ruedas?.- Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: "Ten ánimo, hijo, tus pecados te son perdonados". Entonces algunos de los escribas decían dentro de sí: "Este blasfema" Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: "¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?. Porque, ¿qué es más facil, decir: Los pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda?. Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar los pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa". Entonces él se levantó y se fue a su casa. Y la gente, al verlo, se maravilló y glorificó a Dios, que había dado tal potestad a los hombres. Lo puedes leer en Mateo 9,2-8.La tercera pregunta fue: Yo no puedo tener fe porque bastante tengo con mi enfermedad de diabetes incurable. - Y he aquí una mujer enferma de flujo de sangre desde hacía doce años, se le acercó y tocó el borde de su manto; porque decía dentro de sí: "Si tocare solamente su manto, seré salva". Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: "Ten ánimo; tu fe te ha salvado". Y la mujer fue salva desde aquella hora. Puedes encontrarlo en Mateo 9, 20-22.La cuarta pregunta fue: ¿Cómo puedo tener fe si en un accidente me quedé ciego por culpa de un conductor borracho?.- Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: "¿Creéis que puedo hacer esto?". Ellos dijeron: "Sí, Señor". Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho". Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: "Mirad que nadie lo sepa". Pero salidos de ellos, divulgaron la fama de él por toda aquella tierra". Lo puedes ver en Mateo, 28-31.La quinta pregunta fue: Yo soy hombre de mar y he visto a muchos ahogarse en los mares... ¿cómo me pides a mí que tenga fe?.- Entonces, le respondió Pedro, y dijo: "Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas". Y él dijo: "Ven". Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús, pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: "¡Señor, sálvame!". Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: "¡Hombre de poca fe!. ¿Por qué dudaste?". Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: "Verdaderamente eres Hijo de Dios". Si sigues dudando puedes consultar Mateo 14,28-33.La sexta pregunta fue: ¿Puedo tener fe sabiendo que mi hija está liada con jóvenes que hacen pactos diabólicos?.- Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: "¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio". Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: "Despídela, pues da voces tras nosotros". Él respondiendo, dijo: "No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel". Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: "¡Señor, socórreme!" Respondiendo él, dijo: "No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos". Y ella dijo: "Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos". Entonces respondiendo Jesús, dijo: "Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres". Y su hija fue sanada desde aquella hora. Si crees que es imposible salir de una pandilla de diabólicos repudiables lee Mateo 15, 21-28.La séptima pregunta fue: Yo estoy en el paro, mi mujer no trabaja en nada y pasamos hambre porque no tenemos ni para un poco de pan. ¿Se puede tener fe en estas condiciones de tanta miseria económica?.- Llegando sus discípulos al otro lado, se habían olvidado de traer pan. Y entendiéndolo Jesús, les dijo: "Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos". Ellos pensaban dentro de sí, diciendo: "Esto dice porque no trajimos pan". Y entendiéndolo Jesús, les dijo: "¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tenéis pan?. ¿No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogistéis?. ¿Ni de los siete panes entre cuatro mil, y cuántas canastas recogistéis?. ¿Cómo es que no entendéis que no fue por el pan que os dije que os guardáseis de la levadura de los fariseos y de los saduceos?". Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceso. Si quieres saber de ello busca en Mateo 16, 5-12.- La octava pregunta fue: ¿Cuánta fe tengo que tener yo que sufro de ataques mentales?.- Jesús les dijo: "Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviéreis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará, y nada os será imposible". Si quieres estar en tus cabales compruébalo en Mateo 17,2.La novena pregunta fue: A mí se me ha perdido toda la cosecha de higos este año... ¿y así quieres que tenga esa fe que tú predicas?.- Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo; "Nunca jamás nazca de ti fruto". Y luego se secó la higuera. Viendo esto los discípulos, decían maravillados; "¿Cómo es que secó en seguida la higuera?". Respondiendo Jesús, les dijo: "De cierto os digo, que situviéreis fe, y no dudaréis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijéreis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidieréis en oración, creyendo, lo recibiréis". Así que no te quejes tanto y dedícate a la oración para que tus higueras puedan ser porductivas. Puedes leer Mateo 21, 18-22. Y la décima y última pregunta fue: Yo soy cura y hombre por supuesto y me culpan de abusos sexuales solo por serlo así que como comprobarás dudo de la fe que tú proclamas. - "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!. Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello". Observo, señor cura y hombre por supuesto, que no me ha mirado usted de frente a la cara como han hecho los demás. Si le culpan de algo de lo que es usted inocente ¿por qué me ha hecho usted la pregunta mirando al suelo?. Bueno es que recuerde usted, cura y hombre por supuesto ya que tanto ama usted a su hombría antes que a su vocación, vuelva a leer la Santa Biblia Cristiana y busque, por favor, Mateo 23-23. Yo no tengo nada contra las iglesias pero dentro de algunos locales que se llaman iglesias no está Dios sino que no le han dejado, algunos de ustedes, curas y por supuesto hombres que gustáis más de lo que teneís de hombre que de lo que tenéis decuras, que tanto os pavoneáis ante los feligreses y las feligresas al pasear por los atrios mientras Él, más hombre incluso que vosotros, se ha negado a tal vil pecado y se ha ido a consolar a los que viven pasando frio en las calles. Esto último, dicho por el joven licrnciado con rostro muy serio, dejó en silencio a toda la concurrencia del Auditorio que fueron, lentamente, abandonando el local de la Casa de la Cultura para irse a sus domicilios a almorzar.- ¡¡Excelente!!. ¡¡Sensacional!!. ¡¡Muy bueno!!. ¡¡Enhorabuena!!. ¡No nos has defraudado!. Te mereces un bien ganado descanso antes de cualquier otra misión.  - Espero que la próxima vez que deseen contar conmigo sea para algo más divertido porque no es de mi gusto tener que estar machacando una y otra vez las conciencias de los que, diciéndose creyentes, no tienen Fe ni para mover un dedo en apoyo de los más necesitados. - ¿Cómo has adivinado que todo lo recaudado éste sábado, va a ir a la comunidad cristiana quiteña para ayudar a los más necesitados?.- Ahora parece que es usted quien olvida que yo también tengo al Espíritu Santo en mi interior. - Luego es verdad...- Sí. Es verdad.
Érase una vez, en una gran ciudad, un colegio de niños y niñas los cuales estaban tremendamente asustados por la presencia de una malvada bruja llamada Ojos de Sapo que les amenazaba, día tras día, con convertirles en feos ratones grises. Los niños y las niñas de aquel colegio nunca eran felices porque los sustos que les daba la vieja y fea bruja Ojos de Sapo no les dejaba. Ella se reía a carcajadas de todos ellos y de todas ellas. - ¡¡Jajajajaja!!. ¡¡No voy a dejarles nunca en paz porque odio a los niños y niñas felices!!. Haré que todos ellos y todas ellas vayan creciendo y se hagan personas mayores sin haber conocido jamás lo que es un infancia feliz. A tal punto llegaba el asunto del miedo a la bruja Ojos de Sapo que, un día de primavera, la niña más linda del colegio, que tenía tan sólo cinco añitos de edad, propuso que era necesario reunirse todos, a la hora del recreo, para tratar de solucionar aquel grave problema. Una vez todos y todas reunidos alrededor de ella, aquella preciosa niñita de los cinco años de edad propuso una solución. - LLamemos por teléfono a los hermanos Grimm para que nos hagan el favor de prestarnos al flautista de Hamelin quien, con su flauta, podrá llevarse a la bruja hasta el río para que se ahogue y deje de existir. Enseguisa Pepito Grillo, que tenía doce años de edad y era el más moralista del colegio, se erigió como la conciencia global de todos ellos y se presentó como voluntario, sin dejar de mirar a la niñita de los cinco años para que le viera lo guapo que era él. - Yo llamo... yo llamo... pero luego me tenéis que dar cada uno diez céntimos... - Está bien -dijo la linda niñita de los cinco años de edad- te daremos diez céntimos cada uno y cada una de nosotros si es que consigues que venga el flautista de Hamelin y nos libre de esta pesadilla; pero si no lo consigues no te daremos nada de nada. - ¡Por supuesto que lo consigo!. A la de una... a la de dos... y a la de tres... Pepito Grillo llamó urgentemente a los hermanos Grimm... pero ninguno de los dos hermanos se dignó ni tan siquiera en molestarse con responder a la llamada. - ¡Sé que están en su casa pero no quieren coger el teléfono!. - Entonces... ¿que podemos hacer?... -gimió el humilde Feiro que era gallego y estaba por primera vez en el colegio. - ¡Esto no puede seguir así!. ¡Tenemos derecho a ser felices en la niñez! -les desafió a todos la linda niñita de los cinco años de edad- ¡Así que tenemos que encontrar al más valiente de todos para que se enfrente con la vieja y fea bruja Ojos de Sapo!. ¿Quién quiere ser voluntario para luchar por todos nosotros y nosotras?. - ¡¡Yo me presento voluntario para esa labor!! -volvió a decir Pepito Grillo mientras sacaba pecho para que le vieran todos y todas pero especialmente aquella preciosa niñita. - ¿De verdad lo quieres hacer? -le preguntó, entusiasmada, ésta. - Si... pero con una condición... - ¡Tu siempre nos estás poniendo condiciones a cambio de los favores que nos haces! -protestó la niñita de los cinco años de edad. - ¡Claro!. ¡Por supuesto que sí!. ¡Siempre es bueno ganarse algunos euros para comprar chucherías!. Pero para que veáis que soy buena persona esta vez no os voy a cobrar dinero!... - ¿Qué quieres entonces a cambio de que nos liberes de la vieja y fea bruja Ojos de Sapo? -le preguntó la niñita. - Algo muy especial. - ¿Qué es?. ¿Quñé es eso tan especial que nos quieres pedir ahora?. - ¡Que tú me des un besito antes de lograr la hazaña de enviar a la bruja Ojos de Sapo a otro país para que vaya a molestar a otros niños y niñas pero no a nosotros!. - ¡Ni hablar!. ¡Nada de eso, mentiroso!. ¡Estoy segura de que si te doy ese besito no cumples con tu labor!. Eres un sinvergüenza estafador.- Entonces... ¡os quedaréis siempre sin ser felices ninguno de vosotros ni vosotras y os haréis mayores sin haber conseguido nunca vivir una infancia feliz!. - ¿Es que no hay nadie en todo el colegio que quiera hacernos este favor de expulsar para siemrpe a la vieja y fea bruja Ojos de Sapo? -volvió a preguntae la niñita más linda de todas las que iban al colegio. Se produjo un tenso silencio. Nadie repiraba. La niñita pintó una raya con un trozo de tiza en el suelo. - ¿Qué estás haciendo, loca de remate? -protestó Pepito Grillo. - Lo mismo que hizo Francisco Pizarro cuando conquistó el Perú. Trazo una raya de tiza en el suelo por ver si hay un grupo de valientes que la cruza y acaban con la bruja Ojos de Sapo todos juntos. El silencio se hizo todavía más denso y el ambiente se tensó aún más. Había nervios entre todos los niños de la escuela y en el rostro de todas las niñas se reflejaba la decepción. Más de repeente, un niño de doce años de edad, al que conocían como Pepito Valiente dio un paso adelante y cruzó la raya. - ¿Tú quieres librarnos de la amenaza que supone la vieja y fea bruja Ojos de Sapo? -se quedó sorprendia la linda niñita de los cinco añitos de edad. - Por supuesto que sí. Nací en la misma tierra que Francisco Pizarro aunque de toda la vida me he criaod aquí. ¡Yo os libraré de la bruja Ojos de Sapo y podréis ser todos y todas felices!. - ¿Y qué quieres a cambio?. ¿También buscas la ocasión para que yo te de un besito en la cara?. - No. Yo no cobro nada. Lo hago porque sí. - ¡No se puede hacer una hazaña sólo porque sí! -protestó, enérgicamente, el enfadado Pepito Grillo. - ¿Tú crees que todo se hace a cambio de algo? -se le dirigó Pepito Valiente. - ¡Por supuesto que sí!. ¡Todo se hace por algo según nos dicta la conciencia!. - ¿Y qué nos dicta la conciencia, si se puede saber?. - ¡Que todos los trabajos deben de ser correspondidos con un sueldo!. Por eso yo, que soy el único que está capacitado para expulsar a la bruja Ojos de Sapo de nuestros alrededores y mandarla a otro lugar sólo pido un simple besito en la cara!. - ¡Y yo te digo a tí, egoísta, que se puede y se debe, a veces, hacer un trabajo sin pedir nada a cambio!. - Dos cosas te voy a decir, Pepito Valiente. La primera es que tú no puedes lograr jamás esa hazaña sin ninguna clase de conciencia como sí la tengo yo y la segunda es que si lo intentas me chivo a Gepetto. Pepito Valiente cogió su teléfono e hizo una llamada urgente pero puesto el teléfono en sonido alto para que todos escucharan - ¿Qué estás haciendo, engreído, a dónde llamas?. Pepito Valiente ni se dignó responder a aquel insulto. - Estoy llamando a Italia. - ¿Por qué, para qué y con quién quieres hablar?. - No te voy a dar más explicaciones sino que tú lo oirás con tus propias orejotas... que tienes unas orejotas más grandes que el soplillo que usa mi abuela para dar aire al fuego de la chimenea de la casa que tenemos en los molinos de papel. - !Muy gracioso tú!. ¿Qué es eso de los molinos de papel?. ¿Otra cosa para hacerte el vanidoso delante de ella?. Tampoco Pepito Valiente se dignó contestar a este nuevo insulto. - ¡Cállate ya, zanguango, como dice mi abuela cuando ve a alguien como tú!. En esos momentos alguien contestaba desde Italia. - ¡Bongiorno!; mi Carlo Collodi ¿che chiede me?. - ¿Con quién estás hablando y qué ha dicho? -prentó la linda niñita. Pepito Grillo se mordía las uñas. - ¡No vale!. ¡No vale!. ¡No vale decir nada!. - ¿Cómo que no vale?. Estoy hablando con Carlo Collodi, el padre de Pinocho, y ha dicho: "¡Buenos días!. Soy Carlo Collodi. ¿quién me llama?. Todos y todas, pero de manera muy especial la loinda niñita de los cinco añitos de edad se quedaron asombrados. - ¿Ves cómo eres un engreído?. ¿Lo haces sólo para molar delante de todos?. Tampoco ahora Pepito Valiente se dignó responder con un insulto. - ¡Cállate merluzo vestido de frac!. ¡Eres tú quien quiere molar delante de ella y por eso vienes vestido con tanto remilgo al colegio que pareces un monje adinerado. ¿Crees que todo se hace por dinero, verdad?. Pues escucha. - ¡No vale hablar con Carlo Collodi! -siguió protestando Pepito Grillo pero nadie le hizo caso. - ¡Hola señor Collodi!. Soy un niño de España y llamo para decirle que si tiene usted alguna razón para que yo no destruya a la vieja bruja Ojos de Sapo. -Nessun problema. La storia della strega occhi del rospo non è mia. - ¿Qué ha dicho?. ¿Qué ha dicho?. ¿Qué ha dicho? -preguntó todo nerviosa la linda niñita de los cinco añitos de edad. - Ha dicho: "Ningún problema. El cuento de La bruja Ojos de Sapo no es mío". Y mientras Pepito Valiente cortaba la comunicación todos los niños y niñas del colegio comenzaron a reír a carcajadas ante aquel chico tan simpático. Todos menos Pepito Grillo que comenzó a amenazar. - ¿Así que os estáis riendo de mí, verdad?. ¡Pues quiero que Miralles se vaya de este colegio!. - ¡Espera!. ¡Espera un momento, Pepito Grillo! -le cortó Pepito Valiente- A ver, Miralles... ¿quieres irte de este colegio?. - ¡No!. ¡Yo no quiero irme de este colegio!. - ¡Miralles se queda en este colegio!. ¿Tienes algo en contra, Pepito Grillo?. - ¡Está bien, que se quede... pero quiero que Sirvent se vaya de este colegio!. - ¡Un momento!. ¡Un momento, Pepito Grillo! -le volvió a cortar Pepito Valiente- A ver, Sirvent... ¿quieres irte de este colegio?. - ¡No!. ¡Yo no quiero irme de este colegio!. - ¡Ya lo estás viendo, Sirvent se queda en este colegio!.- ¡Está bien, que se quede... pero quiero que Blanco se vaya de este colegio!. - ¡Para el carro, Pepito Grillo, no vaya a ser que te estrelles contra la farola que hay a la salida del cole!. Vamos a ver, Blanco... ¿quieres irte de este colegio?. - ¡No!. ¡Yo no quiero irme de este colegio¡. - ¡Blanco se queda en este colegio!. ¡Y como es la tercera vez que lo intentas has terminado con el cupo!. - Quiero... quiero que la bruja te convierta en un sucio y feo ratón gris... Pepito Valiente... - Pues veamos si eso es cieto. ¿Dónde vive la bruja Ojos de Sapo?. La linda y dulce niñita de los cinco añitos de edad fue la que respondió de inmediato. - ¡En el garaje que hay justo en la acera de enfrente!. - ¡Está bien!. ¡Ya voy para allá! Y os prometo que no la voy a trasladar a otro país para que haga sufrir a otros niños y niñas como vosotros sino que la voy a hacer desaparecer definitivamente convertida en cenizas. - ¡¡Ja!!... ¡¡Ja!!... ¡¡Y ja!!. ¡Ella te va a convertir a tí en un ratón indeseable!. ¡Eres un indeseable, Pepito Valiente!. Pepito Valiente no se dignó ahora ni en decire nada a Pepito Grillo y salió en busca de la bruja Ooos de Sapo; mientras todos los niños y todas las niñas le siguieron a cierta distancia y se quedaron en la puerta del colegio para ver qué sucedía. Pepito Valiente cruzó la calle y llegó hasta la puerta del garaje. Allí estaba la bruja Ojos de Sapo limpiando con una escoba toda la basura acumulada desde hacía muchos años. - ¡Buenos días, bruja Ojos de Sapo!. Ella, enfurecida, levantó la cabeza y vio a aquel chaval de doce años plantado ante ella. - ¿Cómo te atreves a decirme Ojos de Sapo?. ¡Por mucho menos de eso he convertido a más de un niño en alcachofa!. - Porque es usted la bruja Ojos de Sapo y no tiene otro nombre más que Ojos de Sapo. - ¡¡¡Te voy a convertir en el ratón mas sucio, feo y pestilente del mundo!!!. - Inténtelo. Todos los niños y niñas del colegio, de manera muy especial la linda y duulce niñita de los cinco añitos, que era la más guapa de todas las niñas del cole, estaban nerviosos y temblando de miedo. - ¡¡Verás ahora!!. ¡Mi magia negra nunca ha fallado!. - Yo no veo que esté pasando nada extraordinario. - ¡¡Ahora mismo te echo el conjuro!! -y la bruja Ojos de Sapo, dejando de barrer, hizo unos pases mágicos ante los ojos despiertos y vivaces de Pepito Valiente. - ¡¡¡Judas Iscariote, Judas Iscariote, haz que se convierta en feo y sucio ratón hasta el cogote!!!. Pero no sucedió nada ante el asombro de todos los niños y niñas del cole. - ¡No puede ser!. ¡No puede ser!. ¡No puede ser!. - No lo repita tanto, vieja y fea bruja, porque ahora voy a ser yo quien la convierta a usted en cenizas. - ¡¡Y un jamón, niño malcriado!!. ¡¡¡Ahora vas a conocer de lo que soy capaz de hacer con mi rayo transformativo!!!. - ¡Dispare a mi corazón!. ¡Dispare directo a mi corazón! -le retó Pepito Valiente. La bruja cayó en la trampa. Disparó el rayo transformativo con sus dos manos y éste fue directo al corazón de Pepito Valiente ante la tristeza y el miedo de todos los niños y niñas del cole excepto de Pepito Grillo que se reía como nadie. - !Jajaja!. ¡Se lo tiene bien merecido por creído!.- Para que te enteres él nunca fue un creído como lo eres tú -le respondió la dulce y linda niñita de los cinco añitos.Pero como el corazón de Pepito Valiente era tan grande y tan noble, el rayo transformador rebotó en su pecho y fue a dar, precisamente y con toda su fuerza, en la gorda nariz roja de la bruja y, rápidamente, Ojos de Sapo se fue quemando lentamente hasta que no quedaron de ella nada más que un montón de basura. Pepito Grillo cogió la escoba, barrió el suelo con las cenizas de la vieja y fea bruja Ojos de Sapo y las tiró a la alcantarilla de la calle. El agua, sucia y pestilente, se llevó las cenizas hasta el fondo de la cloaca. Pepito Valiente regresó al colegio y todos se quedaron asombrados de su enorme valor. - ¿Quieres que te de un besito en la cara?. ¡Te lo has ganado por valiente!. - No. No quiero que me des un besito en la cara porque lo he hecho gratis para demostrarle a Pepito Grillo que algunas veces no se debe cobrar ni un céntimo por una hazaña que hacemos sólo por amor.Pepito Grillo montó en cólera. - ¡¡¡Se lo voy a decir a Gepetto!!!.¡¡¡Se lo voy a decir a Gepetto para que te eliminen de las páginas de los cuentos porque lo has copiado!!!. - ¡Tú si que has copiado en la clase de Redacción!.¡Mentiroso!. Mírate en el espejo y verá cómo mientras Pinocho se convierte en un niño normal, de carne y grueso, tu nariz crece... y crece... y crece sin parar... de lo egoísta que eres. - ¿Es verdad no quieres que te de un besito en la cara? -siguió insitiendo la linda y dulce niñita de los cinco añitos de edad. ¡Verás que soy la maás bonita de todas!. - He dicho que no... que lo he hecho gratis... y como es el último año que estoy en este cole pues voy a dar unas cuantas normas de aquí hasta el final del curso escolar. ¡A ver, Garzón, tú que tanto te chuleas de todos y te pavoneas de ser ya un hombrecito... como vea que vuelves a colar una pelota de fútbol en el tejado sólo para hacerte el chulo ante los demás te convierto en veleta para que aprendas a rspetar a tus compañeros!. ¡A ver, Matas, como vea que te vuelves a reír alguna otra vez del profesor Don Florencio te convierto en pingüino y te envío a la Siberia para siempre!. Garzón y Matas, llenos de miedo y vergüenza, tuvieron que ir urgentemente al water. - En cuanto a ti, Pepito Grillo, te advieto que la próxiima vez que intentes ser la concienca de todos y cada uno de nosotros y nosotras te hagas un examen de conciencia a tí mismo, porque eres más moralista que el ruso Leon Tolstoi y sus tostonazos de cuentos donde se cree más papista que el Papa. ¡Vete a Moscú y no vuelvas, José Ángel de las narices!. Y en cuanto a tí Emiliano... ¿qué tienes que decirme ahora?. El citado Emiliano recogió todos sus lujosos bártulos, lo metió todo en su moderna cartera y se marchó de aquel colegio para no volver nunca más. - ¡Adiós guaperas!. ¡A otra parte a robar peras! -le despidió la niñita de los cinco añitos de edad. Entonces fue cuando Pepito Valiente se dirigió a la ñiñita linda y dulce de tan sólo cinco añoitos de edad. - ¡Toma!. Sé que sus pinturas son más bonitas que las mías y que dibuja mejor que yo porque tiene siemrpe una caja de doce lapiceros de colores. La mía es mucho más pobre porque sólo tiene seis lápices de colores. Dibujo peor que él y tengo menos éxito con las chicas que él, pero te la regalo de corazón. La niñita linda y dulce de los cinco añitos de edad, que era la más bonita de todas, le dio un limpio y noble besito en la cara a Pepito Valiente que, pocos meses después, se fue a una humilde academia para seguir sus estudios y escribir bonitos poemas para pintarlos con su Imaginación al igual que hacían los primitivo humanos en las cuevas de Altamira, mientras los gitanos y gitanas del barrio cercano a donde vivía él, por las noches cantaban y bailaban en honor de las hazañas de aquel noble chaval de tan sólo doce años de edad y que tenía un corazón tan grande y tan noble que no le cabía en el pecho.FIN
- ¡Volvemos a tu patria! -le informó, con enorme entusiasmo por la labor llevada a cabo y el rotundo éxito obtenido, el anciano de las barbas blancas al joven licenciado que se acababa de levantar de la cama.Había dormido en el domicilio de aquél. - ¿No le estoy diciendo más de una vez que mi verdadera patria es un pequeño rincón llamado Universo?.- ¡Perdona, jovenzuelo, quise decir a tu país de origen!. - Ahora no puedo regresar todavía. - ¿Qué motivo, razón o causa te impide regresar ahora?.- Me interesa más quedarme aquí hasta poder hablar con ella. - ¡No te preocupes tanto por ella!. ¡Es muy importante que regreses a tu amada ciudad!. - ¿Y cuál es mi amada ciudad si voy sembrando gorriones grises de hablan de amor y de paz por todos los lugares por donde voy?.- ¡A la ciudad donde creciste!.- ¿Cuál de las tres?.- ¿Es que creciste en tres ciudades distintas?.- Cierto que sí. En una me engendraron, en otro salí del vientre de mi madre y en la tercera me crié siempre. - Pues a la tercera va la vencida. Me refiero a la tercera; a la que tienes grabada en tu corazón. Porque tienes grabada en tu corazn a la gran capital de tu país... ¿no es cierto?. La gran capital... recuerda... la gran capital... ¿Por qué amas tanto a tu gran capital?.- Por sus paseo con rosales pintados en los cuadros de la bomemia... porque allí Don Qujote habló conmigo.- Debe haber algo más...- Yo sí lo sé... pero no importa... sólo es alguien que penetró en mi corazón sin yo darme cuenta.- ¿Un secreto acaso?.- No es un secreto. Es algo más. Es un misterio cristiano. ¿cómo es que me pregunta usted a mí sobre un misterio cristiano siendo usted un ministro de Jesucristo?.- A veces no puedo entenderte. Te comprendo a la perfección pero a veces no entiendo nada de lo que te sucede. - Entonces... ¡deje que me quede aquí!. - Imposible. ¡Te prometo que es por tu bien!. ¡¡Volvemos a la gran capital de tu corazón!!. Allí donde un alcalde te vio crecer... allí donde la pizarra era mucho más interesante verla a cierta distancia mientras los profesores y profesoras te admiraban o te odiaban pero a ninguno ni a ninguna dejaste indiferente... allí donde un duque llamado Juan te nombró parte de entre los Grandes de España entre letras de canciones, poemas y un sinfín de escrituras... allí donde serviste siempre con lealtad al general más importante de todos y allí donde tuviste la valentía de decirle adiós a todos los envidiosos dejando el Banco donde te quisieron amarrar sin conseguirlo. - Pero... ¿cuál es el motivo, razón o causa que tengo para volver a la gran capital?. Estoy totalmente seguro de que voy a volver... pero... ¿precisamente ahora?- Siento decírtelo... pero me han avisado de que tu padre se está muriendo y te llama porque te necesita a su lado. - ¿Le ha dicho alguien que la muerte no existe?.- Bien... no tengo más remedio que correjir para ser totalmente exacto. Quiero decir que te necesita a su lado antes de dormir...- Está bien. Si es por ayudar a mi padre volvamos a la gran capital de mi amado país cuanto antes.- Hoy mismo. Ya tengo los dos billetes de avión. - Pero... ¿cómo consigue usted los billetes de un día para otro y para el destino que necesita?. Eso casi nadie lo puede conseguir...- Muy fácil. Tengo amigos por todos los países y muchos de ellos gracias a ti. - ¿Cómo es eso de que tiene usted amigos verdaderos gracias a mí?.- No sólo verdaderos sino amigos para siempre, lo mismo que titulaste a la serie de televisión escrita por ti solamente y no por esos envidiosos que pretendían ser sus autores. No te podrán robar lo que es tuyo... el juicio de Dios caerá sobre ellos como tú escribiste en tu gran obra teatral, tuya por supuesto, titulada "El Juicio de José". ¡¡Ha sido muy fractífero todo el tiempo que has pasado entre nosotros en el ecuador de tus creatividades literarias!!. Lo tuyo es tuyo y de nadie más. - Perdone usted pero lo mío es mío y de ella...- Cierto. Eso lo reconocemos tus amigos de verdad. - ¿Amigos de verdad?.- Por supuesto que sí. Amigos de verdad. Algo así como lo que sucede contigo... que tienes amigos de verdad en muchas partes del mundo. - ¿Entonces por qué muchas veces estoy en soledad?.- Porque no son tan valientes como tú. - Y yo qué he hecho para que me considere usted tan valiente. Posiblemente no sea cierto. - Es totalmente cierto. Eres el hombre más valiente que conozco gracias a tu corazón . - Dentro de mi corazón sólo existe lo que existe dentro del corazón de cualquier ser humano. - Te equivocas. No todos los corazones humanos son como el tuyo.- ¿Y qué tiene de especial mi corazón?.- Una caricia de mujer. Una mujer acarició tu corazón y te convirtió en su héroe. Para enamorar a una mujer tan bellísima hay que ser muy valiente. Escucha esta canción mientras desayunas en mi casa.El anciano de las barbas blancas encndió el DVD y sonó la canción. - "Llévatela contigo que a mí me está volviendo loco; menuda hembra, cómo es, mucha experiencia hay que tener para domarla un poco. Llévatela contigo que a mí me está volviendo loco; también la quiero conquistar pero es tan brava que al final no puedo yo tampoco. Torero, para estar a su lado hay que ser torero y medir la distancia que va a su cuerpo. No hay que andar confiado ya en su terreno porque, porque pueden herirte sus ojos negros... Torero, hay que ser tan valiente como un torero para ir sin capote a robarle un beso. Para hablarle de cerca, sin burladero, hay que sertorero, torero, torero. Llévatela contigo que a mí me está robando el sueño porque la quiero enamorar pero me falta habilidad para cambiar su genio. Llévatela contigoque a mí también me roba el sueño porque no tiene corazón y es peligrosa en el amor;yo ya le tengo miedo".- ¿Se ha vuelto usted loco?.El anciano de las basrbas blancas explotó de risa.- No... no me he vuelto loco... nada de iglesias ahora... ahora iglesias fuera... iglesias eliminado de nuestro itinerario.- Pero esto es una locura.- Sí. En ese sentido me he vuelto tan loco como tú. ¡Bienvenido soy a la locura en este mundo de cuerdos que no saben distinguir entre romance y vicio... porque no saben separar lo bueno de lo malo y, por ignorantes y necios, sólo buscan lo peor y se quedan con lo más feo del mundo!.Ahora fue el joven licenciado quien rió con ganas y hasta que no paró de reír no continuó hablando. - ¿Y acaso usted se está creyendo que yo soy perfecto?.- No. No eres perfecto y por eso eres diferente a todos esos y esas que se creen perfectos. ¿Has visto acaso, en tus años de aventuras, a alguien, hombre o mujer , que sean perfectos?. Además, los que se creen perfectos sólo son autómatas esclavos de la tecnología mundial actual y no viven en libertad como nosotros los imperfectos. No eres perfecto y por eso cada vez eres mejor. Si fueses perfecto ya no te quedaría nada por aprender y eso significaría que tu eres Dios, lo cual no es cierto.- Efectivamente. No soy Dios ni me creo Dios como sucede con algunas personas que he conocido. Me limito a ir aprendiendo cada vez más para ser cada vez mejor. Y ese es el gran secreto de la vida para quienes no nos consideramos Dios. El joven licenciado quedó en silencio mientras terminaban ambos de desayunar. - ¿Por qué has estado tantos minutos callado?.- Estaba recordando... - ¿Recordando?.- Sí. Recordando cosas de fútbol. ¿Le interesa a usted el fútbol?.- Mucho. Soy un gran fanático de tu forma de jugar. - No he sido nunca un futbolista perfecto. - Has sido algo todavía mucho mejor. - ¿Usted cree?.- Sí. Has sido siempre, desde pequeñito, el futbolista que más he admirado yo, porque teniendo clase y estilo para repartir a espuertas, o sea para repartir a montones, no te la quedaste sólo para ti sino que la repartías entre todos tus compañeros de equipo. Y eso mismo es lo que haces cuando estás en el terreno de juego o fuera del terreno de juego. No eres perfecto pero sí eres fantástico. Tu forma de jugar al fútbol es la Fantasía llenando un terreno de juego. Sólo un gran capitán puede tener esa Fantasía y repartirla a manos llenas entre todos los compañeros. Eres mejor que si fueras perfecto. - ¿Por qué?. ¿Por hacer sólo lo que se debe de hacer sobre un terreno de juego y fuera de un terreno de juego?. Yo no creo que eso sea tener mucho mérito. - Tiene más mérito de lo que crees o supones. Cierto es que te sobraba como para haber sido un verdadero as del fútbol profesional... pero te negaste a ello y te quedaste en las categorías de los aficionados... creando afición a tu lado por esos campos humildes de Dios... por eso hacías triunfar a muchos que apenas sabían jugar. Y repito que fuera de los terrenos de juego haces lo mismo. - Yo no he realizado ninguna gran hazaña deportiva. - Eso lo dices por tu modestia. Pero has realizado muchas grandes acciones y las grandes acciones son siempre grandes hazañas. ¿Olvidas cuando todos se pusieron de acuerdo para nombrarte el mejor de todos?.- Eso fue un regalo de mis compañeros. - No. Eso fue un reconocimiento de tus compañeros.- Porque eran amigos. - No. No porque fueran amigos sino porque fueron sinceros. - Mejor hablemos de ella... prefiero hablar de ella...- No te preocupes. Ya no está en el campamento. No debes estar pensando contínuamente en ella. - Lo siento. Pero pensaré en ella cuantas veces me lo pida mi pensamiento. Por cierto... por su culpa he perdido la oportunidad de poder hablar con ella...- Aunque no te lo creas es mejor para ti que haya sido así. - ¿Por qué?. ¿Cómo puede decir usted que es mejor para mí no haber podido hablar con ella?.- Por una razón muy importante. ¡Había demasiada gente al lado de ella intentando conquistarla!. Y pienso que lo que tú prefieres es hablar con ella a solas y sólo con Jesucristo como testigo. - Sí. Prefiero hablar con ella a solas y no delante de una multitud ni de nadie más que Jesucristo como testigo. Ni amigos ni enemigos. No deseo hablar con ella a solas rodeado de amigos ni de enemigos. Mantengo la teoría de que para enamorar a una mujer que ya te ha conquistado el corazón lo que se debe de hacer es estar a solas con ella. - Pues eso...- Pues eso... ¿qué?.- Que eso es lo que tienes que conseguir. Hablar con ella a solas. ¿Entiendes ahora por qué no te dejé que hablaras con ella en el campamento donde había tantas personas a su lado?.- Sí. Ahora entiendo mejor. - Ya lo entenderás del todo a su debido tiempo. Así que hablemos de ti. - No. De mí no hay ahora nada de qué hablar. - Sólo una cosa relacionada con el señor del barrio. - Efectivametne, también la escribimos ella y yo y, puestos a decir las cosas claras, igualmente sucedió con eso de nunca morir y las aventuras de Gilberto. - Bien. Nos vamos al aeropuerto.El vuelo hacia la gran capital , la ciudad que tanto amaba el joven licenciado, no fue nada especial. Fue un vuelo como cualquier otro de los millones de vuelos que se llevan a cabo en el mundo cada año. Apto para ser aprovechada la oportunidad de dormir. - ¿Es que no duermes cuando vas de viaje? -le preguntó el anciano de las barbas blancas. - Nunca. Nunca duermo cuando voy de viaje ni por la tierra, ni por el mar ni por el aire. - ¿Quizás porque no puedas dormir por algo que te duele en tu interior?.- Jejeje... me hace usted sonreír. No. Nada me impide dormir.- Entonces... ¿por qué no puedes dormir ahora que casi todo el viaje va a ser de noche?.- Porque así comprendo mucho mejor a la persona que va dormida a mi lado y porque así entiendo mcuho mejor a la persona que va dormida a mi lado. - ¡Excelente forma de viajar!. ¡Eso sí que es aprovechar un viaje!. - Usted puede dormir cuanto quiera...- Te voy a confesar algo antes de que me entre el sueño. Tampoco eres perfecto ni como escritor ni como periodista pero... ¡no he conocido a ningún escritor mejor que tú ni a ningún periodsta mejor que tú!... ¡He dado ya muchas veces varias vueltas al mundo entero y tú eres el mejor escritor que he conocido y el mejor periodista que he conocido!. Porque cuando escribes lo haces con vida llena para repartir vida plena a todos tus personajes... eres un creador de historias y no sólo un relator de historias... ¿Entiendes ahora por qué para amí eres el mejor?.- Mi padre siempre dice que la única voluntad válida es la que se desarrolla con el deseo indomable de llegar a lo sobresaliente. Fíjese que no dice matrícula de honor sino sobresaliente. Quizás lleve el razón y no yo...- Te equivocas. Los dos lleváis razón pero sois totalmente diferentes. Él es un sobresaliente padre y tú un hijo sobresaliente. - ¿Cómo puedo saberlo?. ¿Acaso usted cree que yo puedo saberlo todo?.- Es muy fácil saberlo. Ningún ser humano puede saberlo todo pero él te ama a ti mucho y ru también le amas mucho a él. Y ahora, si no te importa, prefiero dormir... aunque sé que mientras duerma tú seguiras soñando con los ojos despiertos. Al salir del aeropuerto de la gran capital, una enorme muchedumbre de jovencitas y algún que otro jovencito de dudosa especie, rodeaban a un tipo muy esbelto y muy elegante, con eso que se llama glamour, envuelto en los gritos histéricos de las jovencitas y algunos jovencitos de dudosa especie.- ¿Qué está haciendo?.- No deja de firmar autógrafos. - Pero... ¿quién es ese tipo?. -preguntó el joven licenciado. - Es Galán.- ¿Otro galán?.El anciano de las barbas blancas soltó una carcajada ante la supuesta ingenuidad del joven licenciado. - Sí. Es un galán que se apellida Galan. Es el actual número uno del cine y la televisión y, además, hace mucho teatro.- Ya.. ya veo que hace mucho teatro...- ¡Jajajajaja!. Es que necesita hacer mucho teatro para no perder eso de su glamour y de ser el galán número para millones de fanáticas histéricas y algú9n que otro jovencito de dudosa especie. Por si te interesa saberlo, se llama Gabriel.- ¿Gabriel Galán?.- Efectivamente. Gabriel y Galán.- Lo que esoy presenciado en estos momentos, con todas esas jovencitas y algún que otro jovencito de dudosa especie, gritando histéricamente ante ese tal Gabriel Galán me hace recordar el siguiente poema... a ver si adivina usted de quién es.... - Vamos. Adelante. Recita a ver si lo descubro...- El joven licenciado hizo un esfuerzo de su proverbial memoria. - Deja la charla, Consuelo, que una moza casadera no debe estar en la era si no está el sol en el cielo. Tu hogar tendrás apagado, y al mozo que habla contigo le está devorando el trigo la yunta que ha abandonado. Mira que está oscureciendo, que en las riberas lejanas ya están cantando las ranas, ya están las aves durmiendo. Que tocan a la oración y hay gentes murmuradoras cuyos ojos a estas horas cristales de aumento son. Y es que los oscureceres son unas horas menguadas que han hecho ya desgraciadas a muchas pobres mujeres. Mira, muchacha, que ha sido la tarde muy bochornosa y va a ser fresca y hermosa la noche que ha producido. Mira que son muy contadas las fuerzas de la memoria, mira que huelen a gloria las mieses amontonadas, y está tu galán delante, y está tu hermanillo ausente, y está el amor en crecientey está la luna en menguante, y a luz tan débil yo creo que sola a salir no atinasdel laberinto de hacinas donde metida te veo. Tal vez si el mozo me oyera pensara que esto es perfidia, creyera que tengo envidia, que tengo celos dijera, pues con la venda de amor no viera que soy un viejo que solo con un consejo puedo acercarme a tu honor. Vete, muchacha, y no quieras llorar prematuros gozos, que sé lo que son los mozos y sé lo que son las eras; y en tales oscureceres pláticas tales de amores dicen los murmuradores que son de tales mujeres... Y tienen razón, Consuelo, que una moza casadera no debe estar en la era si no está el sol en el cielo.- ¿De quién es?. No acierto a saberlo- Ya que hablamos de Gabriel y Galán... es de Gabriel y Galán.- ¿Jajajajaja!. Ya recuerdo... ya recuerdo... ¡José María de nombre!.- Exacto. Otro coterráneo mío.- ¡Sorprendente!. ¡Has dado de lleno en el clavo!. Eso les pasa a muchas de este mundo tan esclavo de los glamures!.- Se dice glamoures... - ¡Jajaja!. ¿Y qué son los galmures o glamoures?.- Debe ser algo que se obtiene con mucha cultura física y un poco de química y algo de medicina con bisturí más algún bistec de por medio.- ¡Jajajajaja!. - En este mundo es mentira el que a todas va y las tira... con la escopeta cargada de mala vida encargada... y mire usted que yo digo que no es tan dulce ese higo de la higuera muy tocada y unas mil veces burlada. No hay mujeres más necias que las que son de las ciencias de galanes que son dioses y luego les dan sus adioses tras haberlas bien probado con un falso amor robado. Y qué cosas tiene este mundo que es invidente y mudo... porque ha de saber cada niña que por culpa de una riña se han perdido mil amores entre los sires y lores. - ¡Jajajajaja!. ¿También de tu coterráneo Gabriel y Galán?.- No. Este es mío y acabo de improvisar espontáneamente. No lo tengo escrito ni lo he leído. Sólo ha salido de repente... pero como no soy perfecto lo doy por válido y valioso.- ¡Jajajaja!. ¡Vaya mundo nos ha tocado vivir, jovenzuelo!. - ¡Cómo está el mundo, Facundo!... Facundo, ¡cómo está el mundo!. - Que suerte tienen algunos...- ¿Usted siente envidia de ese tipo de galanes?. - ¡No!. No tengo envidia de ellos sino que tengo una sana envidia de tí y de hombres como tú que sois capaces de hacer fácil lo difícil y difícil lo fácil. Nuevas risas soltó el anciano de las barbas blancas hasta que pudo de nuevo hablar. - Bueno. Hasta aquí he llegado. A partir de ahora nos separamos los dos. - ¡Ahora que estábamos tan compenetrados!. - Tienes que hablar con tu padre a solas y con Jesucristo como único testigo. Yo estoy cansado de dar tantas vueltas por el mundo y regreso a mi país a tomarme un largo descanso. Tú tomas mi relevo pero... ¡tengo algo para ti!. ¡Un billete de avión!. - ¿Otra vez los dichosos billetes de avión?. - Tranquilo. No protestes y cógelo. No te lo tomes a broma. Coge el sobre... Y el anciano de las barbas blancas le entregó el sobre al joven licenciado sacándolo del bolislo derecho de su chaqueta de cuero de color negra. - ¿Otro sobrecito?. ¿Quue hay ahí dentro?. No le digo si lo voy a hacer o no lo voy a hacer. Tengo muchas cosas en mi pensamiento. - No seas tonto y aprovecha la ocasión. ¡Sólo tienes veinte días para conseguirlo!. - Yo no tengo por qué seguir indicaciones que no salen de mi pensamiento y sobre todo que no me las explican como es debido. - Ya las explicarás tú mismo. Házme caso. Coge el sobre. Tú eres quien debe decidir voluntariamente... pero insisto en que cojas el sobre. Contiene un billete de avión para la costa cálida de este país, una reserva de habitación de hotel para veinte días y un buen montón de dinero. - Espere. Espere. Lo cojo... pero... ¿cuánto dinero tiene en su interior?.- Exactamente cien mul euros. - ¡Eso es mucho dinero!. ¡Yo no puedo devolver esa cantidad!. ¿Usted me ha visto cara de millonario?.- ¿Devolverlo?. ¡Quien te ha pedido que lo devuelvas!. Nada de eso. Es un buen montón de billetes pero lo hacemos como inversión para el futuro. - Que le repito que yo no puedo devolver esa cantidad de dinero... no sé de qué inversión me está usted hablando. - Tu vuela hasta la costa cálida y el resto déjalo de nuestra cuenta...- De cuenta... ¿de quién?...- De tus hermanos. - Yo no tengo hermanos. - Me refiero a tus hermanos cristianos. Los tienes por millones. No ha sido nada difícil pedir un céntimo a cada uno de los interesados en el proyecto.- Pero... ¿de qué proyecto me está usted hablando?.- Del Proyecto Vida. - ¿Y yo qué tengo que ver con ese tal Proyecto Vida?.- Aunque no te hayas enterado tú lo has ideado en la mente de otra persona y esa persona lo ha puesto en marcha. - ¿Se puede saber de qué me está usted hablando?.- Se puede pero no se debe. Quiero decir que no nos debes nada sino al contrario... te debemos mucho... y ahora haz lo que tienes que hacer...- Está bien... ¡hasta siempre, compañero!.- Hasta siempre amigo. Pero no me voy todavía.- Cada vez lo entiendo menos. - Tú y yo nos vamos de la gran capital mañana por la tarde. Tú con destino a la costa cálida que está muy caliente por cierto y yo a mi país a gozar de unas largas vacaciones. Pero esta noche te espero, a las diez, en la puerta del Teatro Nacional. - ¿Esta noche vamos al teatro usted y yo?.- Tan cierto como que soy tu amigo y no sólo tu compañero. Adió. Hasta luego. Tu padre está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Militar.Y se separaron cada uno en direcciones diferentes. El anciano de las barbas blancas hacia la casa de otro misionero cristiano que le estaba esperando para comer juntos y hacer planes sobre el Proyecto Vida y el joven licenciado hacia el Hospital Militar.- ¡Hola, qué tal!.- ¡¡Hola capitán!!. ¡¡Has venido!!. ¡Sabía que no me ibas a dejar solo!. - Sí. Aquí estoy. Si algún dia te dijeron que caí era mentira porque yo sabía que algún día habría de volver. - Si te dicen que cai un día volveré... de Juan Marsé... sí... eres tú... no puedes ser otro... eso lo dices siempre tú... ¡¡mi hijo!!...- Si. Es una vieja costumbre que tengo.- ¿Cómo has podido entrar aquí?.- He encontrado en la puerta al doctor, le he dicho quien era yo y me ha dado permiso para estar unos minutos a solas contigo. - ¿Y tu madre?. ¿No estaba tu madre?.- No estaba; así que supongo que estará comiendo en el restaurante. En esos momentos se abrió estrepitosamente la puerta de la habitación.- ¡¡Hijo mío!!. ¡¡Estás vivo!!. ¡¡Sabía yo que estabas vivo y regresarías a casa!!. - Un momento, perdona mamá pero espera afuera. Tengo que hablar con papá a solas. La madre del joven licenciado no tuvo más remedio que salir de la habitación ante la firme orden dada, pero sin levantar la voz, por parte del joven licenciado. Era la orden de un hombre hecho y derecho y había que cumplirla sin rechistar.- Hijo mío... mañana me voy a levantar de esta cama y vamos a ir, los dos juntos, a beber agua de la Fuente de Los Tres Caños como si fuésemos solamente dos niños nada más.- Claro que sí, papá. Pero el apdre del joven licenciado ya sabía que no se levantaría más de la cama en esta vida. - No. Sólo es un tonto sueño de un viejo nada más. Bebe tú por los dos. - Eso es fácil. Lo haré. ¿Dónde está La Fuente de Los Tres Caños?.- Dentro de tu alma. Bebe de la fuente que desees y habrás cumplido.- Eso es muy fácil, papá. Mi alma está llena de fuentes de agua dulce... ¿es la Fuente de Los Tres Caños de agua dulce?. ¿Te vale la de Villaviciosa de Odón?.- Si, capitán... sólo tienes que beber de la primera fuente que desees y habrás cumplido con mi ruego. Vale la de Villaviciosa de Odón. - Yo siempre cumplo la plabra y te doy la palabra de que lo haré pensando en ti y tú estarás allí, conmigo, en mi Fantasía, haciendo compañía real y verdadera a mi Ilusión. Beberé por ti y por mí. - ¡Haz justicia, José!. ¡¡Haz justicia distributiva!!.- No, papá... tienes que saber que el dinero no me interesa para nada porque la prefiero a ella mil veces más... un millón de veces más... mil millones de veces más...- ¿Quén es ella?.- La que conquistó mi corazón desde el mismo día en que nació cuando yo sólo tenia siete años de edad. - ¡Haz justicia, José!. ¡¡Haz justicia distributiva!!.- No, papá. Será Dios quien haga justicia. Yo he venido a esta existencia por amor y sólo el amor será siempre mi bandera. ¿Te duele mucho?.- ¡Ya no puedo soportarlo más!.- ¿Quieres que se te corte el dolor para siempre?.- Si eso fuera posible...En esos instantes entró el doctor. - Despídase ya. Vamos a sedarle para que no sufra más. Es lo que ha pedido su esposa. -¡Adiós, capìtán!. - No tengas miedo, papá. Sólo es una décima de segundo nada más. El padre del joven licenciado agarró la mano izquerda de éste. - Esperaré... - No te preocupes. Dentro de una décima de segundos estaré junto a ti. El doctor sedó al padre del joven licenciado con éste y su madre presentes.Después fue la madre del joven licenciado quien rompió el silencio. - ¿Vendrás a casa conmigo?.- No. Ahora no. Tengo cosas importantes que hacer. - Pero... vendrás a casa... ¿verdad?.- Más de noche. - Entonces te esperaré despierta. - No. No quiero que me esperes despierta. Iré a casa como muchas veces hacía... ya muy avanzada la madrudaga... así que no me esperes despierta porque necesitas descansar y dormir mucho. - Está bien. Toma una copia de las llaves del portal y de la casa. Quizás lleves razón. - Más razón... mucha más razón de lo que tú siempres has creído... pero... en fin... de eso hablaremos mañana.El joven licenciado cogió las llaves y se despidió de ella con dos besos en la cara.- No te pierdas hijo mío...- Sabes muy poco de mí, mamá... muy poco...Fue lo único que le dijo antes de salir de la habitación.Fue difícil encontrar sitio en aquel restaurante de lujo de la zona más rica de la gran capital pero el joven licenciado supo esperar y, más pronto de lo que pensaba, encontró una mesa libre. - ¿Qué desea comer, señor? -se le acercó el camarero.- Un par de huevos fritos con patatas.- Pero... señor... perdone señor... pero este restaurante es de lujo y...- ¿Y qué sucede?. ¿Acaso no tienen ustedes huevos?.- ¡Por supuesto que tenemos huevos!. - ¿Los tienen bien frescos?.- Fresquísimos.- Pues eso... un par de huevos y patatas fritas. - ¿De segundo plato qué desea?.- Verá... escuche... póngame mucha atención. No deseo comer un segundo plato. Sólo un par de huevos, patatas fritas y... si puede ser... un vino tinto rioja.- ¿De la mejor reserva?.- De la mejor reserva.- Pero... señor... un tinto de tan gran calidad pierde mucho con sólo un par de huevos y patatas fritas. - A veces toca perder, amigo... a veces toca perder...Después, mientras comía, idealizó una carta con su pensamiento...- ¡Acerca tu amor a mi amor!. ¡Funde tu sonrisa en mi sonrisa!. Quiero que sepas que tu alma está compartida con la mía, que me estoy enamorando cada minuto más de ti... aunque parezca ya imposible aumentar un amor tan infinito. Por eso, mi amor, busco tus labios rojos con la avidez de quien bajó a la tarde pálida y lluviosa. Ansío el embrujo de tu cabello para dormirme suavemente y cobijarme de los tristes días... En el fondo del horizonte, tu luz da soluciones a la confusión y... entonces... nada puede ser dolor porque tu canción alegra las flores ¡con tanta profundidad! que nunca se mustian, ni envejecen... No te olvides, nunca, mujer de mi alma, del poeta que sólo muere de amarte día a día... Si alguna vez muero, sólo será como nardo cansado de amarte tanto... porque sólo ansío que mis caminos sean también tus caminos. ¡Verte, verte, volver, volver a verte!. La eternidad es verte sin dejarte; y sin dejar de verte contemplarte y, a fuerza de verte, enamorarte y, a fuerza de mirarte, unirme a ti... poseerte en mis miradas y volverte imagen y figura; dibujarte, en el cuerpo y en el alma, cada parte de ti viéndote del todo. Y atenderte-entenderte... sin nada... sin decirte que contigo en mis pupilas el tiempo se puede estirar hasta el infinito. Son más ciertas, así, las cosas. Desde tu hueco te respiro y puedo aún saberte... y sonreírte... porque, aunque no me ves, amor... te miro...Y llegó la tarde. - ¡Hola, qué tal!.- ¡Tú!. ¡Eres tú!. ¡¡Qué alegría volver a verte!!... pero... jovencito... ¡¡si estás mucho más joven desde que te fuiste!!... ¿qué haces para conservarte tan juvenil?.- Nada, amigo, sólo amar...El viejecito del parque retiró sus libros para dejarle un pequeño sitio junto a él. - Siéntate, por favor, siéntate... ¡porque cuánto te he echado de menos para charlar con alguien que, a pesar de su gran juventud, tanto nos comprende a los viejos!.- Escuche, amigo, no es usted ningún viejo sino un joven anciano... ¿entiende lo que le digo?.- Ahora sí... ahora sí que lo entiendo...El joven licenciado se sentó en el banco mientras el ancianito, ya casi centenario, continuó...- Jovencito. Yo hablo con tu padre todas las mañanas. - Siento decirle que mi padre ya no vendrá más veces a hablar con usted a este parque. - ¿Por qué?. ¿Qué error he cometido?.- No ha cometido usted ningún error, amigo. Mi padre está ya a punto de morir.- ¿Puedo ir a visitarle?.- Ya no. Ya está sedado para que no sufra más. Al ancianito ya casi centenario se le escaparon gruesas y sinceras lágrimas. - Enjugue el llanto, amigo... él está ahora feliz. - Si tú lo dices.- No. Lo dice Dios.- ¿Tú escuchas la palabra de Dios?.- Sí. La escucho y mantengo diálogos con él. Recuerde a Machado. Escuche esto: ayer soñé que soñaba con Dios y que Dios llamaba. Soñé que yo le oía y después soñé que soñaba. Desperté y era verdad queme hablaba.- Eso es una adaptación de una estrofa de don Antonio Machado. - Eso es una sinceridad de poeta a poeta. - Hablando de Literatura, hoy tengo una duda. Tengo que elegir entre estos tres libros. Quiero tu consejo porque sólo voy a leer uno de ellos.- A ver qué libros son.- Por un lado "La muerte de la familia" de David Cooper; aquí tengo también "El Evangelio según Jesucristo" de José Saramago, y por último "Juan Salvador Gaviota" de Richard Bach. ¿Cuál de los tres leo, por favor?. Tire todo eso y lo que tenga de James Joyce, por favor... de Bourrough, por favor... y los titulados "Ubú" y "U- "La muerte de la familia" de David Cooper y "El Evangelio según Jesucristo" de José Saramago... ¡tírelos a la basura porque la porquería sólo basura es!. ¡Tire todo eso y lo que tenga de James Joyce, por favor... "El almuerzo desnudo" de Bourroughs, por fvavor y los libros titulados "Ubú" y "Ubú, rey", por favor. - Pero me han dicho que están perfectamente escritos. - También la basura viene muchas veces elegantemente vestida... pero no deja de ser basura. Imagínese que son dos bellas damas de apariencia nada más. Le quita usted los adornos y se quedan más feas que las hermanastras de Cenicienta.- ¿Y en cuanto a Juan Salvador Gaviota de Richard Bach?. - Léalo muy despacio, saboreando página por página, renglón a renglón, idea con idea... ¡porque es bueno de verdad!.- ¿Me puedes citar alguna frase para convencerme?.- Ahi van cosas que recuerdo: "-No comprendo cómo te las arreglas para amar a una turba de pájaros que acaba de intentar matarte. -Vamos, Pedro, ¡no es eso lo que tú amas! Por cierto que no se debe amar el odio y el mal. Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas. Eso es lo que quiero decir por amar. Es divertido, cuando le aprendes el truco. Recuerdo, por ejemplo, a cierto orgulloso pájaro, un tal Pedro Pablo Gaviota. Exilado reciente, listo para luchar hasta la muerte contra la Bandada, empezaba ya a construirse su propio y amargo infierno en los Lejanos Acantilados. Sin embargo, aquí lo tenemos ahora, construyendo su propio cielo, y guiando a toda la Bandada en la misma dirección." "-Cada uno de nosotros es en verdad una idea de la Gran Gaviota, una idea ilimitada de la libertad -diría Juan por las tardes, en la playa -, y el vuelo de alta precisión es un paso hacia la expresión de nuestra verdadera naturaleza. Tenemos que rechazar todo lo que nos limite. Esta es la causa de todas estas prácticas a alta y baja velocidad, de estas acrobacias...". "-Ayúdame -dijo apenas, hablando como los que van a morir - Más que nada en el mundo, quiero volar... -Ven entonces -dijo Juan-. Subamos, dejemos atras la tierra y empecemos. -No me entiendes. Mi ala. No puedo mover mi ala.-Esteban Gaviota, tienes la libertad de ser tú mismo, tu verdadero ser, aquí y ahora, y no hay nada que te lo pueda impedir. Es la Ley de la Gran Gaviota, la Ley que Es. -¿Estás diciendo que puedo volar? -Digo que eres libre. Y sin más, Esteban Lorenzo Gaviota extendió sus alas, sin el menor esfuerzo, y se alzó hacia la oscura noche. Su grito, al tope de sus fuerzas y desde doscientos metros de altura, sacó a la Bandada de su sueño: -¡Puedo volar! ¡Escuchen! ¡PUEDO VOLAR!". "-La única Ley verdadera es aquella que conduce a la libertad -dijo Juan-. No hay otra.". "-¿Cómo quieres que volemos como vuelas tú? -intervino otra voz-. Tú eres especial y dotado y divino, superior a cualquier pájaro. -¡Mirad a Pedro, a Terrence, a Carlos Rolando, a Maria Antonio! ¿Son también ellos especiales y dotados y divinos? No más que vosotros, no más que yo. La única diferencia, realmente la única, es que ellos han empezado a comprender lo que de verdad son y han empezado a ponerlo en práctica.". "-El problema, Pedro, consiste en que debemos intentar la superación de nuestras limitaciones en orden, y con paciencia. No intentamos cruzar a través de rocas hasta algo más tarde en el programa.". "-Pobre Pedro. No creas lo que tus ojos te dicen. Sólo muestran limitaciones. Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes, y hallarás la manera de volar.". "Después de un tiempo, Pedro Gaviota se obligó a remontar el espacio y se enfrentó con un nuevo grupo de estudiantes, ansiosos de empezar su primera lección. -Para comenzar -dijo pesadamente-, tenéis que comprender que una gaviota es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la Gran Gaviota, y todo vuestro cuerpo, de extremo a extremo del ala, no es más que vuestro propio pensamiento.Los jóvenes lo miraron con extrañeza. ¡Vaya, hombre!, pensaron, eso no suena a una norma para hacer un rizo... Pedro suspiró y empezó otra vez:-Hum... ah... muy bien -dijo, y les miró críticamente-. Empecemos con el vuelo horizontal. -Y al decirlo, comprendió de pronto que, en verdad, su amigo no había sido más divino que el mismo Pedro. ¿No hay límites, Juan? pensó. Bueno, ¡llegará entonces el día en que me apareceré en tu playa, y te enseñaré un par de cosas acerca del vuelo!Y aunque intentó parecer adecuadamente severo ante sus alumnos, Pedro Gaviota les vio de pronto tal y como eran realmente, sólo por un momento, y más que gustarle, amó aquello que vio. ¿No hay límites, Juan?, pensó, y sonrió. Su carrera hacia el aprendizaje había empezado..."- Sensacional. Lo leeré. ¿Qué quieres a cambio de esta ayuda que me has ofrecido?. - Solo una cosa. - Dinero tengo muy poco, joven. El joven licenciado sonrió ante la inocencia del anciano ya casi centenario. - ¡Nada de dinero!. ¿Conoce usted algo de la Fuente de Los Tres Caños?.- ¿Cuál de ellas?. He leido cosas sobre varias fuentes con ese nombre.- Quiero la historia, leyenda o misterio de La Fuente de Los Tres Caños de Villaviciosa de Odón. - ¡No salgo de mi asombro!. ¡De verdad que Dios debe existir porque no creo en las casualidades o por lo menos en ciertas casualidades!. - Que Dios existe es verdad y es verdad que Jesucristo es Dios pero... ¿de qué casualidad me está hablando?.- De la que no existe.- Ahora no le entiendo yo.- Joven. En mi chaqueta llevo la historia concerniente a La Fuente de Los Tres Caños de Villaviciosa de Odón. Y por supuesto que no es una simple coincidencia. Hay algo más dentro de ti que sale hacia afuera. - Es el Espíritu Santo, amigo.- ¿De verdad me lo estás diciendo?.- Es la verdad cristiana y por eso es libre de ser aceptada o de ser rechazada. Pero es la Verdad Absoluta y nada de relatividad hay en este asunto. Pero, vayanos al tema, léame esa historia y me habrá pagado con amor lo que con amor le aconsejé.- Me gustaría que vinieses a mi casa parfa anlizar toda mi bilioteca.- Imposible. Sólo su conciencia servirá de viento para borrar a las inmundicias escritas por inmundos que se han colado en su biblioteca.- Tómalo. Si está en el bolsillo de mi chaqueta quiere decir que era para ti. El anciano casi centenario sacó el texto de su bolsillo derecho.- ¿De verdad lo cree?.- De verdad lo creo. El joven literario leyó en voz alta: "Villaviciosa de Odón posee un importante patrimonio artístico, del que destaca, sin lugar a dudas, su castillo-palacio de tiempos de los Reyes Católicos, aunque muy transformado con el paso del tiempo, principalmente durante las remodelaciones de los siglos XVI y XVIII. Constituido en Real Sitio por orden del rey Fernando VI (1713-1759), fue una de sus residencias preferidas y el lugar donde pasó sus últimos días, sumido en una profunda depresión, tras la muerte de su esposa, la reina Bárbara de Braganza. Pero no vamos a hablar de este notable edificio, ni de sus ilustres moradores, al menos por el momento. En nuestro afán por descubrir las pequeñas cosas, nos detenemos en una hermosa fuente del siglo XVIII, adosada a una pared de ladrillo, no muy lejos de la fachada principal del castillo. Conocida como Fuente de los Tres Caños, tiene su propia leyenda, que asegura que quien beba del surtidor central se casará en breve con un vecino o vecina del pueblo. Hay que señalar que el citado caño es el de peor accesibilidad, de tal modo que habría que introducirse en el pilón para poder acercarse al mismo. Leyendas aparte, el origen de la fuente no está del todo claro. No se sabe exactamente quién es su autor, aunque es muy probable que sea una obra del arquitecto Ventura Rodríguez (1717-1785), encargada por Fernando VI, que, como ya se ha apuntado, fue un enamorado del lugar. Pese a ser la teoría más aceptada, también cabe pensar que pudo ser diseñada por Giovanni Battista Sacchetti (1690-1764), dentro de su proyecto de remodelación del castillo-palacio, realizado en 1739, a instancias de Felipe V (1683-1746). Esta posibilidad la apunta Guillermo Calleja Leal en su estudio El castillo de Villaviciosa de Odón. Pabellón de caza de los Borbones. Según este autor, podría ser una de los dos fuentes murales que figuran en los planos del citado proyecto. La fuente toma sus aguas (o, al menos, las tomaba) de un manantial situado en la Colina de la Atalaya, llamada así por una antigua torre-vigía, que fue demolida. Es neoclásica, si bien presenta reminiscencias herrerianas, en su gusto por las formas geométricas y la depuración de los volúmenes. Es probable que el autor rindiera un pequeño homenaje a Juan de Herrera, que restauró el castillo en 1584, imprimiéndole su inconfundible estilo. Se encuentra empotrada en un muro de ladrillo visto y custodiada por cinco mojones enlazados con cadenas, que dibujan un semicírculo a su alrededor. Construida en sillares de granito abujardado, se corona con un frontón en forma de arco, donde descansa un escudo, del que falta la corona, al haber sido destruida. Como remate, hay instalados tres pináculos con bola, que dan verticalidad al conjunto. En la parte inferior, se ubica un pilón lobulado, sobre el que arrojan agua tres gruesos caños". Lo firma un tal Serra.- ¿Será serrano?.- Será. Los dos rieron a gusto durante unos buenos veinte segundos.- Interesante... ¿verdad?. Pero... ¿por qué tanto deseaba conocer dicha leyenda?.- Escuche amigo, no se preocupe. Es una promesa hecha a un ser muy amado por mí. Ahora tengo que marcharme obligadamente a beber agua de esa fuente.- Cosa de amores... ¿verdad?.- De amores no... amigo... de amores no... sino solamente de amor... ahora sé por qué mi padre insitió en ello. Adíos. Buena suerte.- ¿Volverás por aquí?.- Ya no. Yo tengo otro destino. De momento tengo otro destino.- Pero volverás... ¿no es cierto?.- Totalmente cierto que volveré... después de haber triunfado.- ¡Pero si ya eres un triunfador, jovencito!. - He ganado muchas batallas pero yo me refiero a otra clase de triunfo. - Cosa de amores... ¿verdad?.- Le vuelvo a repetir que no... que sólo es cosa de amor... de un solo amor...El ancianito casi centenario se despididó del joven licenciado dándole un abrazo.- Adiós amigo... yo ya me voy...- ¿Por qué dice eso?.- A igual que a tu padre... Dios me está llamando...- No tenga miedo. - No. No tengo miedo. Haberte conocido a ti... haberte podido ver antes de la partida final... es haber dado jaque mate a la Muerte.El joven licenciado llamó a un taxi.- ¡Si quiere le llevo a su domicilio!.- ¡Gracias amigo, pero mi casa sólo está cruzando la calle!. - ¡Nos volveremnos a cruzar alguna vez más!.- Pero ya en la Eternidad joven amigo... ya en la Eternidad. He sido por muchos años relojero y sé que las horas a veces se confunden, se adelantan o se atrasan y no son las mismas en todos los países porque existen las diferencias horarias, pero hay una hora que siempre es única, justa, real, viva y exacta. Es la Hora de Dios. - Claro que sí. No tenga miedo. - Miedo jamás. Y el taxista recibió la orden de ir a la estación de autobuses que salían para Villaviciosa de Odón.- Oiga, por favor... ¿es ésta la famosa Fuente de Los Tres Caños?.- Sí. Esta es. Pero si quieres beber del caño del centro tienes que estar enamorado de una moza del pueblo.- Lo siento. En mi caso ella no es de este pueblo ni tan siquiera nació en este país aun que sí que es de este país. - ¡Vaya lío!. La leyenda no dice nada de eso sino que debe ser una moza de aquí.- Pues los siento por la leyenda pero la debo superar. Ella es de allí pero también es de aquí. Debo superar a la leyenda. Y lo voy a intentar...- Bien. Puede que lleves razón y sirva para cualquier moza del mundo. - Eso creo yo.Y el joven licenciado bebíó del caño central de la famosa Fuente de Los Tres Caños como había prometido a su padre. Regresó de inmediato a la gran capital.- ¿Dónde te habías metido?. He estado esperándote un par de horas. Quedamos a las diez de la noche y ya son las doce. - Entonces no tenemos nada que hacer aquí.- Espera. Vamos a entrar. En el programa de mano dice que, además de la obra teatral "La Carreta" al final van a interpretar una obra de teatrillo titulada "Siglo y Segundo". Ya que tengo las dos entradas hay aprovecharlas al máximo. El anciano de las barbas blancas y el joven licenciado entraron al teatro justo cuando ya estaba finalizando "La Carreta" y se sentaron en la última fila.- No puede ser... no puede ser... no puede ser que te hayas ido con él...- "Mi Voz dirigida va a los hombres, camina a bordo de la Carreta de los Sentimientos y penetra en el corazón de los seres humanos a través de las puertas del Amor. Si oyes, en alguna ocasión, el Silencio de mi Voz, podrás entender que en él habita la Verdad. Y si sabes ecuchar el Silencio de mi Voz habrás aprendido a escuchar el Silencio y la Verdad de ti mismo; así podrás entender que la inteligencia es la única justicia que tiene entendimiento para poder discernir cuándo los hombres y las mujeres de esta Tierra son jóvenes de verdad. Si ves mi Carreta pasar... sube... entra en ella... porque entre los libros de sus anaqueles, mientras saboreas el Silencio de las Horas Pacíficas, siempre encontrarás una respuesta válida para cada una de tus preguntas. Tu juventud no existe pero sólo podrás sentir que la posees cuando pases al interior de mi Carreta y encuentres allí la Belleza del Misterio de la Creación. No existe edad de calendarios para ser joven. Basta solamente con tener la Edad del Entendimiento".Cayó el telón y calló el teatro. Todos los espectadores callaron excepto la muchacha del teatro que salió al escenario cuando el telón volvió a levantarse. Entonces sí. Entonces los aplausos fueron ensordecedores.- ¡¡Un momento, por favor!!. Tengo que explicarles algo muy importante para mí. Para ustedes no significa nada pero para mí lo significa todo. La obra que hemos representado la escribió un joven, el joven de la seta le conocen aquí, del cual me enamoré y del cual sigo enamorada aunque sé que ya es imposible porque ama a otra mujer. ¿Saben lo que les digo?. Que cada ser humano tiene su propio destino pero que yo, a pesar de todo, nunca le olvidaré porque a veces, aunque sólo sea a veces, le sigo amando. Y por eso vamos a representar su teatrillo titulado "Siglo y Segundo". Porque sé que todavía le amo a veces, solamente a veces y a pesar de que ya nunca podré amarle.- Vámonos de aquí, amigo. - Pero... ¿qué dices?... ¡es una obra tuya!... Tanto la obra reperesentada como la que van a representar son obras tuyas...- Vámonos de aquí...- Está bien. Si quieres irte hazlo tú solo porque yo me quedo. - Entonces adiós. - Hasta que la vida nos vuelva a unir. El teatrillo titulado "Siglo y Segundo" comenzó. El actor que había representado el papel de Miguel era ahora Siglo y ella, la muchacha del teatro, era Segundo y la voz narradora...Narradora: Siglo y Segundo se encontraron en el País del Tiempo y comenzaron a hablar de aproximaciones a lo eterno. He aquí su breve circunloquio:Siglo.- Hola, amigo Segundo, veo que sigues tan volátil como es normal en ti.Segundo.- Hola, amigo siglo, yo veo que tú estás tan estático como siempre.Siglo.- Si. Pero yo tengo una importancia histórica que tú nunca alcanzarás.Segundo.- Ya. Sin embargo más importante es ser mucho más vitalista que tú. Siglo.- ¿Qué dices?. En mí siempre perdura la Razón. Segundo.- Pero en mí siempre late el Corazón. Siglo.- Tú no eres nada para mí. Eres demasiado pequeño. Segundo.- A mí no me importa para nada tu falsa grandeza. Es puro arcaísmo.Siglo.- ¿Llamas falsa grandeza a estar incluído en las páginas de los grandes libros?. Segundo.- ¿Y tú llamas pequeñez a ser parte íntima del pálpito universal?. Siglo.- Tú sólo eres viento. Segundo.- Tú sólo eres ceniza. Siglo.- ¿Qué me dices, Segundo?. Yo soy importante para los historiadores. Segundo.- ¿Qué me comentas, Siglo?. Yo soy importante para los filósofos. Siglo.- Yo soy importante para los economistas. Segundo.- Yo soy importante para los artistas. Siglo.- Yo soy importante para los científicos. Segundo.- Yo soy importante para los enamorados. Siglo.- A mí me analizan los sabios humanos. Segundo.- De mí se alimentan las savias humanas. Siglo.- Yo soy medida trascendental para la existencia. Segundo.- Yo soy esencia fundamental para la vida. Siglo.- Los longevos me sacan provecho. Segundo.- A mí me sacan provecho los efímeros. Siglo.- Un longevo que vive cien años... !cuántas historias tiene para contar!. Segundo.- Un efímero que vive un segundo... !cuántos sueños tienes para sentir!. Narradora: Y así terminó la breve charla entre Siglo y Segundo. Éste siguió su espasmódica carrera por el eterno camino del País del Tiempo mientras aquel se quedó sentado, esperando cien años justos, para dar otro paso más por el mismo eterno camino. El joven licenciado tenía deseos de caminar por las calles oscuras de la gran capital... cuanto más oscuras mejor para poder contemplar su propio yo... porque allí... en la soledad de las calles más oscuras... mejor podía intepretar al amor. Hablaba sólo pero con voz, con la voz de los enamorados, con la voz sin mentira alguna...- "SI TÚ ME DICES VEN LO DEJO TODO... Y A SU BARCA LA LLAMÓ LIBERTAD... Y AHÍ ESTÁN AHÍ ESTÁN VIENDO PASAR EL TIEMPO... PORQUE EL FINAL DEL VERANO LLEGÓ... Y PORQUE EL AMOR ES UNA COSA DONDE NO HAY LUGAR PARA OTRA COSA QUE NO SEA AMAR". Si tú me dices ven lo dejo todo y me marcho contigo hasta el centro del corazón del Universo, allí donde anida la Existencia en su forma más Absoluta del Sentir; para que el Mundo sepa que no hay ni existe frontera alguna que pueda detener a mi corazón cuando se trata de ti, que eres quien gobierna mi barca... Y a su barca la llamó Libertad mi propia Conciencia y me inundé de mar gracias a las miradas de tus ojos para sentirme más poeta que nunca y jamás dejaré, contigo dentro de mí, de navegar con esa Libertad por todos los Mares de la Fantasía convertido en lo que tú desees: pirata de los amores tuyos, bucanero de los sentimientos tuyos, corsario de los pensamientos tuyos, filibustero de los sentidos tuyos o, simplemente, un marinero nada más, pero capitán del cuerpo tuyo... Y ahí están ahí están, viendo pasar el tiempo, la Puerta de Alcalá, el Reloj de la Puerta del Sol, la Estatua de Esparteros junto al Rastro, el Instituto San Isidro de Madrid, las Calles de Alcalde Saínz de Baranda y San Roberto, la Casa de Campo, el Real Parque del Buen Retiro, el Palacio Real de Madrid, la Cuesta de la Vega y todo un sinfín de caminos ciudadanos por todo el perímetro del Madrid-Madrid donde te conocí tantas veces que el Paseo de Pintor Rosales y la Estatua de Don Quijote en la Plaza de España se han convertido en los símbolos de mi amor por ti... Porque el final del verano llegó y tú llegaste a París teniendo como único equipaje mis charlas de café con tu alma y mis besos que llenaste, en mis sueños reales, con la fresa fresca de tus labios, el color trigueño de tu piel y el sabor rojo amapola de tu sangre. El final del verano nos encontrará siempre durmiendo en este Madrid que, en estos momentos, está despertando al alba del día de hoy, fecha inolvidable porque jamás olvidaré esta Promesa de Jesucristo ni el milagro 16 de tu edad y el 18 de la mía... Y porque el Amor es una cosa donde no hay lugar para otra cosa que no sea Amar; amarte a ti con la A de la Andadura infinita, con la M de la Mirada infinita, con la A del Arte infinito, con la R del Romance infinito con la T del Tránsito infinito y con la infinita E de la Esperanza sin ningún tipo de falsedad. Toda mía. Todo Tuyo. Porque en nuestro Amor no existe otra cosa nada más que el Amor. Llegó al nñumero 16 de la calle, abrió el portal, subió la escalera en vez de tomar el ascensor para no armar ruido alguno, abrió la puerta de la casa paterna, anduvo en silencio y con la luz apagada mientras escuchaba el sonido del sueño de su madre, entró en su habitación, abrió la ventana de paren par en medio de la oscuridad de la noche, puso la cinta y mientas sonaba el piano de Richard Clydermann en honor de Juan Salvador Gaviota, bajo la luz de la luna llena escribió. - "Dicen que estás muerto, papá, que el cáncer pudo más y te llevó... pero yo sé que sólo estás durmiendo... durmiendo tu sempiterna siesta de la tarde... esperando a que yo regrese para, como nos prometimos mutuamente, ir a beber agua de la Fuente de Los Tres Caños. Y que iremos otra vez a caminar por las calles de Valverde. Y marcharemos al monte, a ver bandadas de palomas sobrevolando las riberas del Júcar. Ahora sé que estás solamente durmiendo tu siesta de siempre... mientras yo estudio geografías muy lejanas, historias humanas que penetraron en el corazón de la vida, versos inéditos de poetas tan anónimos como el viento... pero te levantarás para acompañarme en este caminar llamado Existencia. Y andaremos una vez más. Caminaremos en medio de las charlas con las cuales tú seguirás explicándome leyendas de tu ayer y yo iré comprendiendo un poco más el presente. Descansaremos bajo un olivo y beberemos de la bota de vino que llenó el Tío Pedro y tú me invitarás a arenques y bacalao recién preparado por mamá. Y yo te invitaré a tabaco cubano, de ese que tanto te gusta a ti. Fumaremos cigarrillos -hasta que yo oiga esa bronca tos que te asocia con las hogueras invernales de la alta montaña- y tú me seguirás enseñando a montar a caballo y después... después de mirarnos limpiamente a los ojos me señalarás nuevamente los horizontes que tú no puedes traspasar... Yo te diré lo que hay más allá de esos montes y te contaré lo que mis ojos han visto en las otras orillas del mar. Hablaremos de nombres y conciencia, de encuentros y desencuentros, de justicias e injusticias, amores y desamor... y tú me contarás los misterios de tu alma y yo te descubriré los secretos de mi corazón. Caminaremos, papá, por las serranías, los pueblos, las grandes ciudades... y en el bar del Esteban yo te invitaré a unas cervezas con tomates en sal y después de comer grandes rodajas de melón tú seguirás aconsejándome que siga siempre adelante por los caminos rectos de la sincera hombría... mientras te gusta escuchar sobre geografías lejanas, sobre historias humanas que penetran en el corazón de la vida, sobre versos inéditos de poetas tan anónimos como el viento... Me preguntarás cómo fue que me marché tan pronto y dónde aprendí tales cosas... y yo te explicaré que marché pronto para montar en los trenes de la primera alborada, que aprendí tales cosas en los libros del atardecer y que amo y sigo tus enseñanzas reflexionadas bajo la luz de las estrellas. Que como tú, dormí en los maizales, traspuse pueblos y ciudades para entrañar sustancia a mi conciencia, soporté fríos y calores para sentir en mi cuerpo el sabor de las verdades eternas que tú me contaste de niño, sentí la lluvia correr por mi ser para poder decirte que somos mucho más humanos cuando bebemos agua con las cuencas de nuestras manos. Tú me enseñarás a seguir siendo humilde en medio de las tormentas y sencillo dentro de la ensoñación. Y yo te seguiré mirando a los ojos y aprendiendo... aprendiendo a explicarte que todo esto que soy es producto de tu sangre y de tu esperma y que más allá de esos horizontes que miras con tanta inquietud sigue existiendo la vida. Dicen que estás muerto pero yo sé que sólo duermes tu siesta canicular. Y que voy a regresar para irnos los dos, hombre junto a hombre, para hablar de raíces propias. Tú me seguirás narrando tus leyendas y yo te seguiré contando mis fantasías. Y me volverás a preguntas dónde aprendí a vivir tales utópicas conquistas. Entonces nos sentaremos en un mojón de los caminos, limpiaremos el polvo de nuestras botas y te explicaré que anido en un planeta llamado Vorem. ¿Qué es el Vorem? preguntarás curioso por saber dónde duermo. Y yo te contaré del mirlo de Carlos, de la guitarra de ssshhh tañida bajo las aguas que nos mojan a todos, de los sueños poéticos de Edu, de ese perro bueno y ese perro malo que nos mostró Alberto, de los ojos de Yopis que nos hablan de leyendas sobre la Belleza y la Fealdad... Y te contaré de los homókoros de Sandy, de los acendes cadenciosos de Carolina, de las músicas lejanas de Hernández. de las profundas búsquedas de Grekosay... y te hablaré de las palabras con luna de Vanesita y las distancias de disparos cortos de Safrika... y de los cosmos de Cantoro, los planteamientos míticos de Lalaith, las ganas de sentir la sed de Alcohol, las metáfóricas necesidades de Nanokde, la sincera compañía de Gaviota... y no dejaré de narrarte las sentidas inquietudes de Morelanoka o el profundo y misterioso silencio de Ritacarper... y de muchos otros voremios y otras voremias con los que paso decenas de horas en el Aposento de la Comunidad... Estoy seguro de que al principio no lo entenderás del todo, pero ya habrá caido la noche y saldremos a observar las estrellas y tú volverás a buscar en el hemisferio austral para señalarme la constelación de tu Ave Fénix y yo volveré a buscar en el hemisferio boreal para señalarte mi constelación de Pegaso... y te explicaré cosas leídas y vistas y escritas y sobre todo sentidas. Entonces comprenderás por qué tu hijo se hizo voremio hace michos milllones de años... Dicen que estás muerto papá, que el cáncer te ganó y te llevó... pero yo sé que sólo estás durmiendo... durmiendo... !Despierta ya papá que estoy de regreso y tenemos que levantarnos para caminar!. Tenemos que abrir la puerta y salir al alba para seguir charlando como siempre. Tú me seguirás contando los misterios de tu alma y yo te seguiré descubriendo los secretos de mi corazón. Perdóname si lloro esta noche; pero no son lágrimas de dolor. Son lágrimas de paz, eternas lágrimas de este sencillo corazón que bombea dentro de sí la sangre de tu sangre y el esperma de tu esencial forma de tratar democráticamente a tu hijo. Y como siempre, yo seguiré diciendo que tú sólo estás durmiendo... durmiendo. !Despierta ya!. !Sólo soy un niño y necesito ir de tu mano a beber agua de La Fuente de Los Tres Caños!. !Vámonos a seguir comiendo aceitunas de la tinaja de Don Marcelino junto al Ángel de la Pasión!. !Escucha, papá, el latir de mi infante corazón y perdóname si lloro esta noche!.Y el joven licenciado lloró y no lloró, durmió y no durmió... pero a la mañana siguiente seguía estando vivo.
Están los piensos compuestos tan por las nubes que para alimentar a los cerdos se le ha ocurrido a Sebas (un exfutbolista ya retirado del oficio balompédico castrense y a domicilio) importar naranjas de la China y huevos australianos de avestruz... ¡cómo si no tuviéramos naranjas sin pepitas y huevos frescos de gallina por estos nuestros lares made in espain!. Cosas de lares y de bares porque todavía tenemos unas poquejos (expresión literaria de mi abuelita materna cuando estaba en esta Tierra) euros... aunque unos mucho más y otros mucho menos pero, al menos, todos podemos  hablar, ¡válgame Dios! (expresión muy de escritor salmantino por cierto) de Carla Bruni mientras yo me entretengo cantando lo de "hay que ver que trabajo nos manda Moltó... medir y medir las calles... que en Madrid son un montón" o lo más famoso de "hay que ver esta vida... el hijo de la Asunción (no de Paraguay sino de Uruguay para que sepan que sé lo que digo)... tan listo que parecía y se ha metido a pastor... y el cura con la Lucía (no de Uruguay sino de Paraguay pues me gusta dar la vuelta a la tortilla cuando me toca hacer la cena)... tomando té en el salón... y todas en la peluquería... siempre con la misma canción...¡Es Carla Bruni una cuasi alfabeta (alfa beta gamma y también pi y omega que de todo aprendí en el San Isidro madrileño) o quieren ahora los del gabierno zapatustra que el alfabeto se reduzca a lo que Silvio Berlusconi desea?. No lo sé pero he consultado a mi gato Gato y no ha dicho ni miau. Lo que sé es que a mi me gusta Dary Hannah que no sé quién es porque nadie me lo ha podido explicar que aparezca en el MARCA asi de repente y sin avisar pero a ver si tengo una oportunidad pasajera (pasajeros somos nada más) de que algún despistado me la presente. Lo siento por el despistado pero Dary Hannah llega tarde y por eso se  lleva tantas broncas a la hora de entregar su planilla del gas, su planilla del agua y su planilla de la luz eléctrica... porque en este mundo actual todo se maneja por planillas y no planes que es muy distinto. ¿Que yo tengo un plan con Dary Hananh?. Pues no. Eso no es cierto. Cambiemos de tema porque el tema se las trae y no se las trae; o sea, que quiero contaros que esto de los mercadillos murcianos se ha convertido en el mercado de la chistera y de la historieta gracias a José Sotelo (yo no soy José Sotelo ni estoy soltero y eso lo saben hasta Calvo Sotelo, el hijo de Calvo Sotelo y el nieto de Calvo Sotelo), el cual dice lo siguiente (copiado tal como lo leo): "Juan Pedro Quiñónez (añado yo que mucha atención que no es el futbolista ecuatoriano) es la sensatez periodística escribiendo crónicas desde París". Historias. Histerias e historias colectivas en toda la Región de Murcia. Cambio el dial de la radio ofídea para no escuchar el croar de las ranas mientras camino hacia El Palomar (que vaya usted a saber cuántas palomas quedan con esto de los gatos montañeses o monteses o montaraces o como se diga) y escucho Radio Murcia FM (con F de Famosa y M de Musical) y hay que ver que tabarra siguen dando al Mundo entero con esto de que somos Campeones del Mundo de Fútbol Profesional que es la delicia de todos los aficionados y aficionadas del Beniel que aunque baje a Regional Preferente se lo pasan chachi con esto de que somos los mejores del Mundo en fútbol y en ligar a chavalas guapísimas. ¡Hasta en cromos salen!. ¿Volveremos a dar la campanada en Rusia 2014?. Conectados con Villa Fiorita me entero que Carmen Cervera no hace más que alardear de sus relaciones con Heinrich von Thyssen y Tita Cervera (¿será la misma o será otra? pero lo investigo ahora mismo y conecto con la guía de Madrid). Esperen un momento a que se me acabe la risa. Ya está. Investiguemos ahora en serio. ¡Vaya cisco que ha armado el que ha escrito ese artículo en La Verdad porque resulta que en Madrid, solamente en Madrid, hay por lo menos siete  muejeres que se llaman Carmen Cervera (contando solo las que salen en el listado telefónico) o sea que puede haber por lo meno hasta veinte...¿Pero ésto qué es?, me reclama mi Jefa de Redacción... ¿ya estás otra vez contando cosas veraces y verdaderas o te las inventas según te van llegando las noticias?. No sé si serán cosas veraces o feroces pero en esta vida que nos toca vivir ahora está volviéndose todo tan feroz que a Caperucita Encarnada le ha dado por convertirse en Encarnita Polo para comerse al lobo, a la abuelita y al pobre leñador del bosque que nada tiene que ver con el asunto pero se encontraba en el lugar inapropiado y en el momento inadecuado. Un poco de cultura, señores, un poco de cultura que se enfadan sus señoras. ¿Ustedes se pueden creer que el guardia jurado, o guardián en palabras más exactas, del Premio Nobel se llama Peter Englund?. Pues es cierto. A mí la verdad me gusta más el nombre de Peter Pan porque a veces paso un poquejo (culta palabra de mi abuelita materna) de hambre de pan. No. No se preocupen. Otros están peor que yo a pesar de lo avarientos que son y no quiero volver a citar sus nombres porque prefiero pasar de una herencia más o una herencia menos porque no sólo comen sino que les reconcome la conciencia. De verdad que prefiero saber más de Peter Pan y los cuarenta ladrones junto con la lampara maravillosa con la que nos gobiernan hoy en día el PSOE, el PP y los partidos adláteres consiguientes que se unen a ellos como lapas hambrientas. Bueno, volviendo al sueco, no se me haga el sueco señor Englund a ver si en vez de suecos escribo zuecos y queda usted convertido en belga, nederlandés o luxemburgués. Pare ya usted de hacerse el sueco (que ya todos sabemos que es sueco) y pongamos los puntos sobre las íes. Voy a ayudarle, modestamente como siempre aunque no me llamo Modesto por cierto ni me dedico al oficio de modista) y aprenda las tres siguientes: íntegro, ínfimo o íntimo. Elija usted la que quiera para puntuarme porque ya me han dando tantos puntos positivos y tantos puntos negativos que tengo la balanza, además del cerebro, muy bien equilibrada. No cotillee tan íntegramente, no me sea ínfimo a la hora de puntuarme y en lo íntimo le digo que no me importa el Premio Nobel porque no quiero aparecer en una lista al lado de tipejos como James Joyce o Camilo José Cela (que en todas partes se cuecen habas y en todas partes se juega a las tabas). Nada de indefiniciones, señor Englund, o sí o no... pero no me diga usted nada porque ya sé que no soy nada comparado con García Márquez, Vargas Llosa y Nabokov... y que me perdone el de "Lolita" pero se llama Nabokov y nadie tenemos la culpa de que su apellido empiece por Nabo y que por poco se cree hasta Nabucodonosor en esto de la Literatura Universal con su dichosa "Lolita" que, por cierto, es bastante tirando a feucha aunque en la película nos hayan colocado a Dominique Swain sólo para darnos el truco del tocomocho con eso de la cambio y no te enteras cuando en realidad nos estamos enterando todos. ¡Vaya jeta los del Nobel!. ¿Cultura?. ¿A todo lo que han premiado por intereses creados le llaman ustedes cultura?. Sí. He dicho bien. Intereses creados. Y a mí no me importa que me coloquen los de la Muy Real Academia Sueca en la lista negra de los no deseados para el Premio Nobel porque no quiero aparecer al lado de algunos y algunas que se las traen pero no se las dejan a nadie de lo egoístas que son. Y algunos hasta cambian de mujer en cuanto les premian porque tienen tanta hambre de gloria que se creen que son los únicos maestros magisteriales y no sé cuantas majestuosidades más escribiendo en español. Y no digamos nada de Bourrough y de Sartre señores editorialistas. ¿Saben lo que les digo a los del Planeta y otros grandilocuentes de las editoriales de este planete?. ¡Con su pan se lo coman, señores soberbios que a mí me basta con tomar un sorbete a medias con mi chavala!. ¡Qué a gusto se queda un diciendo unas cuantas verdades!. Continuará porque ahora mismo voy a ver si pillo algo de comer o me dejan tomar un cafelito... que se dice cafelito y no cafetito para que se entere más de uno y más de una.Ya he vuelto de dar una vuelta. Pues que resulta que, después de decir tanto a bombo y platillo (que estaba más gordo que un platillo volador no identificado por cierto) el gordo de Winston Churchill (y mira que me cae gordo de lo gordo que estaba) hablaba pestes de los españoles. Se le llenaba la bocota (porque bocazas era bastante) insultando a los españoles. Hay algunos británicos que, por cierto, son escurridos de carnes, flacuchentos y más blancos que la leche Puleva. Vuelvo a insitir en que el tal Winston Churchill (fumador empedernido de puros de vaya usted a saber de donde sacaba para tanto puro que fumaba pero que debía ser de alguna estafa seguro) no hacía más que tener envidia de España porque España no quiso entrar en la Segunda Guerra Mundial... pero mira cómo se callaba el muy zorro lo de Suiza. ¡Aguanten ustedes ahora , señores británicos seguidores de Churchill y que conste que cito a sólo los seguidores del diosecillo Churchill!. Y no sólo nos tenían envidia sino que Gran Bretaña no tuvo a tantos escritores buenísimos como tuvimos los españoles. Porque... ¿quién conocce por ejemplo a esos literatos britanicios que eran unos monjes que bien vivía... ¡válgame Dios diría Cervantes!... a costa de las aldeas perdidas por esas comarcas verdes de Gran Bretaña. Gottfried por ejemplo o por ejemplo Weowulf. ¿Quién los conoce fuera de su lugarejo?. Casi nadie. Absolutamente casi nadie. ¿Por qué Churchill nos insultaba tanto y no inaultaba a los suizos?. Primero porque buenos dineros tenía guardados en Ginebra y segundo porque no quisimos ser los títeres de Europa de la cual se creía amo y señor. Pasando a otro tema de britanicios. ¿Recordáis amigos lectores y amigas lectoras las faenas que hicieron los dos árbitros ingleses llamados Mister Ellis y Míster Leafe en la VI Copa de Europa de Fútbol Profesional al Real Madrid contra el Barcelona?. ¡Envidiosos!. ¡Son ustedes solamente unos envidiosos y por eso no ganó el Real Madrid las primeras seis Copas de Europa y sólo se quedó en cinco!. Por pura envidia. Ahora que bien escarmentó el Barcelona cuando el Benfica portugués les ganò la final que supuso la retirada de Ramallets. Claro que algunos me preguntarán quién era Ramallets. Se lo digo recitando: Ramallets; Foncho, Garay, Gracia; Vergés, Gensana; Kubala, Kocsis, Evaristo, Suárez y Czibor. ¡Britanicios!. Si la mayoría de los britanicios están más pálidos que una servilleta de esas de cafeterías que uso yo para escribir de todo un poco porque me pagan tan poco que no tengo ni para folios. Pero bueno. Vamos tirando de poco a poco que ya se sabe eso de "carrera de caballos parada de burros" que es lo que les pasa a algunos políticos de esta nación española. Por cierto también escribo de vez en cuando tonterías para no tomarme en serio esta crisis producida, a la limón... ¡hala limón a ver quién es el campeón!... entre Zapatustra y Rajatustra.Bueno. Volvamos con la Literatura. Los señores editores de Bruguera se creen que editar libros es cosa de chistes de TBO. Si. ¿Pensarán acaso que escribir algo interesante sólo es las cuatro o cinco chorraditas que se les ocurre a algún chistoso para hacerse más o menos famoso?. Eso parece porque... ¡menudos rollos publica Bruguera!. Para ellos, por ejemplo, sería interesante publicar algo titulado como "Peregrín el Narigón"; o sea, como Cyrano de Bergerac pero a lo tonto. Y ahora recuerdo a Charles Aznavour cantando lo de "la Boheme la Boheme" y no sigo porque no me acuerdo de más de aquella famosa canción. Voy a terminar porque tengo ganas de salir a la calle a ver si veo pasar al Séptimo de Caballería. ¿Tabla Redonda?. ¡Vaya tonteria de Tabla Redonda engañándose los caballeros los unos a los otros son sus respectivas damas, damiselas y dameros!. Para buenas tablas las que Arturito Pomar conseguía con los mejores ajedrecistas del mundo y que eran fetén y no tanto Tablas Redonda donde cada uno intentaba engañar al que tenía al lado y sobre todo Lanzarote al Rey Arturo con la esposa de esta llamada Ginebra. ¿Cuánta ginebra habría tomado Sir Thomas Malory... malo malo malo... para escribir tanta gansada seguida?. No. Si es verdad. Es verdad que los gansos estaban entonces de moda. Los gansos y las ocas. Bueno, pues cierro el artículo porque me estoy enredando mucho con la persiana y no hay forma de bajarla ni de subirla.¡Letal!. ¡Esto ya es letal!. ¿Cómo van a estar contentas las chavalas guapísimas con nostoros si no hacemos más que discutir por cosas tan banales como el Real Madrid versus Barcelona, el Murcia versus el Cartagena, el Badajoz versus el Conquense, El Pozo versus el Intervíu que ahora se llama de otra forma que no recuerdo en estos instantes y no tengo ganas de perder el tiempo en saber su verdadero nombre, el Tajo versus el Segura, el ovejero versus el cabrero, el tio que se las da de listo versus el tío que se las da de tonto,  etcétera, etcétera. Antes de cerrar la crónica me preguntan que si he visto a Ernesto Sáenz de Buruaga. Que yo sepa ni le he visto nunca ni le conozco ni sé a lo que se dedica. Adiós.
Son las 2 de la tarde en España y aquí, en la ciudad lituana de Kaunas, todos los componentes de la Selección Española de Fútbol ya han almorzado y se encuentran reposando antes del trascenental partido que enfrentará esta noche -a las veinte y cuarentaycinco en punto hora española está anunciado el pitido inicial- a las Selecciones de Lituania (prácticamente eliminada ya en esta fase clasificatoria del Grupo I) y España (practicamente casi ya clasificada como líder del Grupo I). Estamos hablando de la próxima Copa de Europa de Selecciones Nacionales, categoría profesionales, que se celebrará, Dios mediante, en el año 2012 en los países de Polonia y Ucrania. De momento, por ser países anfitriones, los polacos y los ucranianos son los que ya están clasificados. Aprovecho la ocasión que me ofrece este pequeño descanso para entrevistar a Don Vicente Del Bosque, que hace pocos días recibió el título de marqués de manos del Rey Juan Carlos I por haber llevado a España a ser Campeona del Mundo en Sudáfrica 1010. Diesel.- ¡Hola, Don Vicente!. ¿Cómo lleva eso de ser todo un marqués?.Del Bosque.- Pues bien... más bien bien... quiero decir muy bien...Diesel.- Lo que no está tan muy bien de ver es el campo donde tenemos que enfrentarnos a los lituanos esta noche... ¿cierto?.Del Bosque.- ¡Y tanto que es cierto!. Esto no es ya ni tan siquiera un patatal como opinan todos sino algo peor.Diesel.- ¿Podríamos decir que este campo llamado Steponas Darius y Stasys Girenas es más que un patatal algo así como una plantación de melocotoneros?.Del Bosque.- ¡Jajaja!. Pues sí. Parece una plantación de melocotoneros por la gran cantidad de agujeros que tiene. ¡Pero vamos a ver quién tiene más melocotones!. Diesel.- ¿Se refiere usted a los lituanos y españoles?.Del Bosque.- No. Me refiero a Michel Platini, que es el culpable de esto, y yo que para eso soy salmantino.Diesel.- ¡Vaya nombrecito el del Estadio, Don Vicente!. Del Bosque.- Si te digo la verdad no sé quienes son ni Steponas Darius ni Stasys Girenas. Diesel.- Si me permite un instante voy a investigar a ver si lo aclaro... usted siga con su Trinaranjus de naranja que vuelvo en seguida.Del Bosque.- Está bien. Te espero.A las tres menos cuarto de la tarde, hora española, vuelvo con la investigación completa. Diesel.- Don Vicente... ¡mire lo que he encontrado!. El reverso de los billetes de 10 litas llevan a los héroes lituanos Steponas Darius y Stasys Girėnas. En 1933 volaron desde Nueva York atravesando el océano Atlántico con un pequeño avión llamado Lituanica. Sin embargo, el avión se estrelló misteriosamente en Polonia y fallecieron. El anverso muestra el Lituanica sobrevolando el océano Atlántico con los mapas de Norteamérica y Europa. Este billete se utilizó para dar a conocer la litas a la prensa internacional. Los periodistas dijeron con un humor negro que la litas sería mejor que los pilotos, es decir, que la litas no se estrellaría. Años después el billete tuvo una especial atención por parte del colectivo homosexual que empezó a enviarlo como souvenir para los amigos extranjeros. La última emisión muestra a Darius vestido con el sombrero y la insignia del Aeropuerto Municipal de Palwaukee, situado en Wheeling, Illinois. Esto atrajo la atención de muchos coleccionistas. El billete fue diseñado por Giedrius Jonaitis. El primer boceto de la moneda lituana tenía como personajes a Darius y Girėnas en los billetes de 5 litas. El billete se ha emitido hasta cuatro veces (en 1993 dos veces, en 1997 y en 2001). La primera serie fue un escándalo internacional. En 1992, estos bancos se imprimieron y prepararon para ser introducidos al mercado. Sin embargo, se descubrió que no tenían ninguna medida de seguridad. Esto retrasó la introducción de las litas en billetes y tuvieron que volver a imprimirse. Los billetes fechados en 1991 circularon durante muy poco tiempo y fueron sustituidos por la serie de 1993. En 1993, cuando se cumplió el 60º aniversario del vuelo del Lituanica se acuñó una moneda de plata en la que aparecen los pilotos. Esta fue la segunda moneda conmemorativa acuñada en la Lietuvos Monetų Kalykla (la primera fue para conmemorar la primera visita del papa Juan Pablo II a Lituania).Del Bosque.- ¡Atiza!. De verdad que eres un gran investigador.Diesel.- Bien. Ha sido más fácil de lo que yo creía. Lo que no va a ser tan fácil es ganar en Kaunas... ¿de acuerdo, míster?.Del Bosque.- En el fútbol actual se acabaron las cenicientas. Hoy en día en cualquier campo puede saltar la liebre y darnos una sorpresa... sobre todo si es un campo tan hortera, porque de verdad que parece una huerta más que un campo de fútbol, que o es para plantar patatas o un verdadero melocotonero como tú dices. Pero tengo la completa fe de que vamos a ganar. Con melocotones o sin melocotones vamos a ganar. Diesel.- Vayamos a lo nuestro. Veamos cómno se presenta nuestro equipo. ¿Qué le parece plantear el partido con una táctica 1-3-4-3 para que, al mismo tiempo que les controlamos el juego les apretamos a sus defensas y nuestros puntas sirven de abrelatas impulsados por Xavi e Iniesta?.Del Bosque.- Es buena la idea... pero resulta que, en principio no va a jugar Iniesta. Así que plantearé, en el inicio del partido, un 1-4-4-2. Ahora bien... ¿tú me aconsejas mejor emplear un 1-3-4-3?.Diesel.- Por supuesto que se lo aconsejo pero de persona avispada es seguir mi consejo y de no avispada hacer lo que quiera. Yo en eso no me meto porque usted tiene sú método y yo me meto en mi método. Para no liarnos en discusiones bizantinas... ¿por qué no le da una oportunidad a Pepe Reina en la portería?.Del Bosque.- Escucha Diesel. Sería injusto sacar a Pepe Reina en este partido. Iker Casillas debe aprencer que hay que estar a las buenas y a las malas. Ya le he dicho que menos pensar en Sara Carbonero y más sacrificarse en partido tan duros como este. Me juego un par de duros de los de antes a que Pepe Reina me lo va a agradecer. Diesel.- Hombre, vistas así las cosas...Del Bosque.- Ya saben mis muchachos cómo me las gasto yo cuando estoy serio. Si cobran tanto dinero por hacer lo que más les gusta pues que soporten cualquier elemento. Si el campo está cómo está... ¡nada de quejarse!... porque como pesque a alguien que se queja del estado del campo lo elimino de la Selección para siempre mientra yo sea el míster.Diesel.- ¿No es un poco draconiana esa medida?.Del Bosque.- Tanto tú como yo hemos jugado en campos mucho más impracticables que este. Yo por lo menos me ganaba algún dinero pero tú no recibías ni un céntimo por ello. Te he puesto de ejemplo para ilustrarles un poco. Porque un jugador que gana tanto debe ser más ilustrado. Así que menos salir por la noche con Shakira, y lo digo por Piqué, o le borro de la lista. Diesel.- Deje de ponerme como prototipo que soy un tipo normal.Del Bosque sonríe y yo sigo tirando hacia adelante. Diesel.- Veo que vuelve Sergio Ramos al lateral derecho. Del Bosque.- Es que se ha dicho muchas veces que Sergio Ramos sirve como central o como líbero. Eso lo dirá Mourinho pero yo no tengo por qué seguir los caprichos de Mourinho. Mou es Mou pero yo soy marqués y no me interesan los antojos de Mou ni de nadie. Sergio Ramos es un sensacional lateral derecho y en la Selección Nacional Española va a seguir siendo un sensacional lateral derecho. Si en el Real Madrid le ríen las gracias a José Mourinho ese es un problema del Real Madrid. ¡A mí nadie me viene con antojitos o caprichos!. Mourinho que haga lo que quiera que yo hago lo que me viene en gana... ¡vamos a ver quien de los dos tienes más melocotones!.Diesel.- No se enfade conmigo, Don Vicente. Del Bosque.- Contigo es imposible enfadarse. Diesel.- Yo también prefiero que Sergio Ramos sea el lateral derecho y si fuese todavía entrenador de fútbol se iba a enterar el dichoso Mou de cómo es un verdadero entrenador español como lo es usted. Sigamos. La defensa me parece muy buena. Del Bosque.- ¡Claro que sí!. Al menos tú me comprendes bien. Al faltar Puyol no tengo más remedio que ocupar su puesto con Piqué. Y le vuelvo a decir a Piqué que en vez de salir tanto con Shakira y pensar tanto en ella, que se meta en el partido y a ver si no dejar moverse para nada a Danilevicius, Sernas y Mikoliunas. ¡Para eso cuenta con el apoyo de Albiol que le cubrirá las espaldas!... y como sé que Capdevila hasta es goleador, lo necesito en el lateral izquierdo para aprovechar que ataca con tanta contundencia que hasta mete goles. ¡La sorpresa que se van a llevar los lituanos con las subidas relampagueantes de Sergio Ramos y Capdevila. Para eso he dado orden a Xabi Alonso y Javi Martínez de que estén muy atentos para cubrir el hueco que puedan dejar en esas subidas. - ¿Por qué no le da una oportunidad a Cazorla?.- Ya se la di contra la República Checa y no metió ningún gol. ¿Cuándo va a ser capaz de meter goles con la Selección Nacional?. Ya está avisado de que como siga así lo sustituyo algún día por Muniaín que viene apretando de lo lindo y deja de formar parte de La Roja. Para este partido, cuando tengamos a los lituanos echando el bofe, tengo planificado sacar a Iniesta para entonces vencer por un dos a cero y, si es posible, un tres a cero. ¡Vamos a ver quien tiene más melocotones, los lituanos o nosotros los españoles!. En Lituania no tienen ni idea de que nuestros melocotones españoles son tan grandes que hasta se exportan a otros países de Europa. - Don Vicente, en ese sentido lleva usted razón puesto que, según mis últimas investigaciones en cuanto al comercio exterior, España es un país exportador de melocotón, principalmente a los países del Mercado Común, en competenciacon Italia y Grecia, zonas de producciones tempranas. No obstante, el incremento de las exportaciones en los últimos cuatro años ha sido considerable. Exportamos melocotones a Francia, Reino Unido y Alemania de manera prioritaria aunque también los hacemos al resto de Europa y otros países no europeos que ahora no viene al caso detallar. Pero volviendo al tema del fútbol, ¿quién será el cerebro que dirija las operaciones de la Selección Española?.- Lo tengo bien claro. Xavi sigue estando en perfecta forma y su inteligencia y talento parecen inagotables. Él será el cerebro de nuestro equipo, pero apoyado por Silva que tambié posee un gran talento y es más bien cerebral además de tener una técnica exquisita. - ¿En la delantera seguimos como siempre?.- Bueno... antes de ello te diré que falta decir que Busquets también será parte del trío de cerebros españoles aunque hoy le voy a dejar más retrasado para que robe balones a los lituanos junto con Xabi Alonso; pero mientras éste será más defensivo, Busquets tirará más hacia adelante. En cuanto a la delantera seguimos igual pero tengo una duda que te quiero consultar. Fijo seguro será Villa. Lo que no sé todavía es a quien poner como segunda punta. ¿Tú prefieres para este partido a Fernando Llorente o a Fernando Torres?.- Yo no tengo nada que imponerle, don Vicente... será usted quien tenga que despejar esa duda pero entre los dos Fernando yo, en esta ocasión que se trata de un rival peleón y basto, tirando a bruto, yo pondría, en principio a Fernando Llorente porque va mucho mejor de cabeza que Fernando Torres y además es más atlético. - Llevas razón. Si no cambio de idea sacaré en principio a Fernando Llorente para que acompañe a Villa en la punta del ataque español.- Entonces... ¿sigue usted empeñado tercamente en salir con un 1-4-4-2 o me piensa hacer caso utilizando el sistema 1-4-3-3?.- Terco soy bastante... así que en principiop plantearé la estrategia con 1-4-4-2 pero si veo que el partido se nos complica te haré caso y cambiaré a 1-4-3-3. No te preocupes. Lo tengo todo bien pensado. Si cambio a lo que tú dices puedo hacer hasta tres cosas diferentes. O bien adelanto a Silva hacia la punta de ataque, o lo sustituyo por Iiiesta que sirve muy bien para atacar, o sustituyo a Fernando Loorente por Fernando Torres mientras Silva o Iniesta les sirven balones. Ahora bien, lo que me gustaría es que Xavi rompiese el 1-4-4-2 metiendo alguno de sus excelentes goles.- Pero... ¿por qué no quiere utilizr a Cazorla?- Porque ya me tiene harto de no meter goles y necesito hoy un equipo goleador para demostrar que tenemos más melocotones que todos los lituanos y Platini juntos. ¿Tú te acuerdas de la tunda que le dimos a los portugueses con la Giuerra de las Naranjas. - Claro que me acuerdo, don Vicente. Ahí va el rollo: Napoleón necesitaba aislar a Inglaterra en todos sus flancos; uno de ellos es Portugal, su fiel aliado. El primer cónsul presiona a Godoy para que España le declare la guerra, si los lusos no abandonan a Gran Bretaña. Pero la hija del rey español, Carlota, está casada con el futuro Juan VI de Portugal; Carlos IV no puede razonablemente luchar contra ella. Napoleón sí puede hacer cambiar las razones de Carlos IV: a su otra hija, María Luisa, la ha hecho reina de Etruria (creación del cónsul francés). Así Carlos IV ya tiene la balanza nivelada. Además da a entender a Godoy la posibilidad de obtener para él un reino de Portugal... Y es muy difícil para Carlos IV eludir los consejos de Godoy. El rey español concede a Portugal un plazo de quince días para romper con Inglaterra. Transcurrido este sin respuesta, le declara la guerra el 27 de febrero de 1801. Godoy es nombrado generalísimo (primera vez en la historia que se utiliza este vocablo) de un ejército de 60.000 españoles y 20.000 franceses. Su entrada en Portugal (20.5.1801) es un paseo militar. Conquista Olivenza, sin resistencia, y otras fortalezas del Alentejo. Solamente en Elvas los portugueses se encierran en su castillo, aunque permiten a los atacantes llegar hasta los jardines. De allí, la vanguardia coge unos ramos de naranjo que, aduladoramente, ofrece al generalísimo, y este no tarda en enviar a su amante, la reina. Por ello, la campaña será conocida como la guerra de las Naranjas. Antes de que las tropas del príncipe de la Paz crucen el Tajo, el rey de Portugal se rinde. Teme ver a su nación invadida totalmente por los franceses. El 6 de junio de 1801, Godoy y Luis Pinto de Sousa firman el tratado de Badajoz. Portugal promete cerrar sus puertos a Inglaterra y cede la plaza de Olivenza y su distrito a España. Carlos IV ratifica el acuerdo un mes después (6.7.1801). Por lo menos, esta guerra no ha costado muchas vidas. Aunque sólo se haya conseguido una plaza y unos ramos de naranjo.- Pues mira lo que te digo, Diesel... ¡esta noche no va a ser la segunda Guerra de las Naranjas sino la primera Guerra de los Melocotones de la historia de la humanidad entera. ¡A ve quien tiene más melocotones!.Diesel.- ¡Pobre Karcemarskas!.Del Bosque.- ¡Ni pobre ni rico!. ¡Esto es fútbol y si podemos meterle tres roscos le metemos tres o cuatro si es necesario!. Y como vea a alguno de mis muchachos fumar porque se pone nervioso te doy mi palabra de honor que se entera de lo que vale un peine y no lo digo ni por Pepe Reina ni por Iniesta. Que no estoy bromeando. Como le vea a alguno de mis muchachos fumando le meto un puro. Me despido cordialmente del marqués Del Bosque y termino con un pensamiento mío: "No sólo de fútbol vive el hombre pero a falta de pan buenos son los melocotones".
- Me gusta ver con cuánto apetito desayunas el chocolate. Me parece ver a aquel niño risueño que tan felices momentos me hacía pasar... siempre tan callado... siempre tan soñador... siempre tan ingenuo...- Te vuelvo a repetir, mamá, que sabes muy poco de mí.- ¿Cómo no voy a saber de ti si te he traído a este mundo?.- Pues entonces... ¿por qué te has equivocado tanto conmigo?.- Perdona todas las injusticias que he cometido.- Escucha, mamá... ya no me importan... no me interesa para nada tus grandes cuentas bancarias ni tus posesiones materiales. - Me arrepiento, hijo mío. - De verdad que lo siento más que tú... pero no me pidas perdón a mí. Hay un Dios que es, a la vez, justiciero y también misericordioso. Dirígete a Él. Pídele perdón a Él. Yo tuve que ser muy hombre desde que era muy pequeño... aunque tú ni tan siquiera me considerabas un hombre. ¿Por qué?. ¿Por haberme enamorado y en base a ese amor haber renunciado a vuestra comodidad?.- Perdona. También me quivoqué en eso. - Demasiadas equivocaciones, mamá, demasiadas equivocaciones para ser solamente casualidad. Pero no te preocupues. No só lo que es odiar ni tampoco te reprocho tus equivocaciones para conmigo. Sigue viviendo tranquilamente que yo no te voy a reclamar nada y ahora... si no te importa... me voy...- Yo sólo quiero ir donde está tu papá.- Irás donde está papá porque, a pesar de todo, dísteis amor. - ¿Pero no te vas a quedar conmigo?.- ¿Quedarme a vivir contigo en esta casa que tan malos recuerdos me trae?. No. Te sigo informando que tuve que ser muy hombre desde que era muy niño. No. Me voy definitvamente porque estoy buscando mi sueño. - ¿Alguna jovencita acaso?.- Voy a serte totalmente sincero. Sí. - ¿La prefieres a ella antes que a mí?.- Lee lo que dice la Santa Biblia Cristiana. No te preocupes si no tienes una en casa. Yo te lo puedo decir de memoria: "Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne". Es de Génesis 2,24.- ¿Estás seguro de lo que haces?.- Estoy seguro de que algún día la volveré a encontrar. - Lo siento pero está ya casada.- Te vuelves a equivocar mamá... otra vez te vuelves a equivocar... no sabes de quién estoy hablando...- Yo creía que...- Para... para ya, mamá... tú has creído muchos cosas equivocadas sobre mi persona. - Entonces... eso quiere decir que me olvidarás...- ¿Está todavía por aquí la vieja guitarra?.- No. Pero hay otra nueva. - Déjamela un momento y te lo diré con música.La madre del joven licenciado sacó una novísima guitarra, todavía sin estrenar, escondida en la habitación matrimonial, y volvió con ella a la sala comedor.- ¡Aquí la tienes!.- Escucha. Escucha bien mi canto y no lo olvides jamás. Y entonces la voz del joven licenciado volvió a sonar tan varonil como cuando era sólo un adolescente: ¿Por qué te tienes que marchar si ni tú ni yo lo deseamos?. Sale el sol. Nace la luz. Me acerco a ti y te doy el beso de la despedida. Pero no sufras ya más por mí. Abre los ojos y mira. Estoy siempre junto a tí, estoy siempre junto a ti, no es lo mío una huída. Que si marché no fue por deseo que marché por necesidad para ser un viajero, para ser un viajero, que de pueblo en pueblo va sembrando gorriones grises, sembrando gorriones grises, que hablan de amor y de paz. No llores más por tu hijo que se puso a caminar porque Dios así lo quiso, porque Dios así lo quiso, pero voy a regresar, a darte un beso en la frente, a darte un beso en la frente antes del viaje final. Que si marché no fue por deseo que marché por necesidad para ser un viajero, para ser un  viajero, que de pueblo en pueblo va sembrando gorriones grises, sembrando gorriones grises, que hablan de amor y de paz. No llores más por tu hijo que se puso a caminar porque Dios así lo quiso, porque Dios así lo quiso, pero voy a regresar, a darte un beso en la frente, a darte un beso en frente antes del viaje final". La madre estaba llorando. - No te vayas, por favor. - No. Esto no es un capricho de niño malcriado como tú puedas haber pensado muchas veces de mí. No. Te repito que tuve que ser muy hombre desde que era solamente muy niño por culpa de quien sea... que no me interesa saber quien fue culpable... y por eso me voy... porque no quiero tener nada que ver con la envidia, con la codicia, con la aviricia ni con la venganza. Adiós. Simplemente adiós.El joven licenciado, que ya había desayunado, dejó la guitarra sobre una silla, cogió su chaqueta, en cuyo bolsillo y a la altura de su corazón tenía el sobre que le entregó el anciano de las barbas blancas, dio un beso en la frente a su madre y se marchó.- ¡Hola, qué tal!. La empleada de la lujosa boutique levantó la cabeza pues se encontraba entregada a la labor de revisar las etiquetas de varias prendas deportivas que estaban sobre el mostrador. - ¡Vaya sorpresa!. ¡Otra vez tú por aquí!.- Otra vez yo por aquí. Así son siempre los caminos de ida y vuelta. Alguien me dijo en una ocasión que los trenes, cuando llegan al final del mundo, siempre vuelven, Juan , siempre vuelven... pero la diferencia es que yo no soy Juan... sino simplemente José...- No lo entiendo.- No importa entenderlo o no entenderlo. En esta ocasión no importa. - ¿No vienes con tu novia hoy?. ¿Os habéis casado ya?.- No lo sé. - Pero bueno... me estás volviendo loca... ahora si que no lo entiendo. El joven licenciado sonrió. - De verdad que no sé si ella se ha casado o no se ha casado porque resulta que no era mi novia. - ¿Que no era tu novia aquella guapísima chica?.- No. No era mi novia. Simplemente era una amiga... pero lo importante eres tú... ¿cómo te ha ido a ti?.- Soy muy feliz. Me casé, siguiendo tu consejo, como Dios manda y como Dios manda soy feliz en mi matrimonio. ¿Sabes que tengo ya un hijo?.- ¿Y cómo le has puesto de nombre?.- Jacinto... simplemente Jacinto... solamente Jacinto... porque me encantan las flores. Como su padre se apellida Flores, mi hijo es Jacinto Flores.El joven licenciado volvió a sonreír. - Me gusta esa sonrisa bohemia que siempre tienes para cualquier momento. Estoy segura de que lo habrás pasado muy bien pero también muy mal... pero veo que no has perdido ese don tan precioso de tu sonrisa bohemia. - Está bien. Dejemos eso ahora. ¿Te quedan todavía jerseys de color amarillo y con la leyenda "Te Busco" grabada en color rojo?.- El último que queda no lo vendía nunca así que lo guardé en la trastienda.- Porque me estaba esperando...- ¿Otra vez quieres comprar la misma clase de jersey?.- Me estaba esperando... y ya he llegado... a veces suceden cosas así... posiblemente sea el menos elegante de la tienda pero es para mí y eso me resulta más interesante que cualquier otro jersey de marca a la última moda. La moda es sólo lo que tú desees que sea. - Bien. Si lo quieres bajo a por él. - No te olvides de un pantalón vaquero de color negro.Lo demás fue muy rápido. Una vez probadas las prendas, como le venían bien a su cuerpo que no había cambiado en nada, salió con el jersey amarillo y el pantalón vaquero azul hacia la calle.- ¡Que te olvidas tu ropa!.- Regalásela a quien lo necesite. Haz un equipaje con ellas y, cuando veas a un mendigo, regaláselas. Le sevirá de equipaje para alguno de sus sueños seguramente. El joven licenciado se encaminó hacia el parque más conocido de la gran capital, allí se sentó en un banco de madera, sacó el sobre y miró detenidamente su contenido pues antes sólo había sacado el dinero nada más. Encontró el billete de avión, la reserva del hotel para veinte días y el díptico informativo. Leyó textualmente. - "El Hotel La Manga Club Príncipe Felipe es un magnífico establecimiento de cinco estrellas, con una ubicación privilegiada en el corazón del galardonado complejo de conferencias, ocio y golf La Manga Club. Este paraíso deportivo de 6 km2 está situado entre colinas que separan el Mediterráneo del Mar Menor en la Región de Murcia, en el sureste español. El acceso al complejo es excelente con el aeropuerto de Murcia a tan solo 20 minutos y el de Alicante a 1 hora de distancia. Ubicado junto a dos de los tres campos de golf, el hotel La Manga Club Príncipe Felipe ofrece 192 habitaciones elegantemente diseñadas, habitaciones Royal Club y suites con magníficas vistas a los campos de golf o a la piscina. Nominado como mejor Hotel de lujo del mundo por los World Luxury Hotel Awards en el 2009, el hotel está inspirado en el Mediterráneo, con suaves tonos ocres y objetos tratados naturalmente. En el vestíbulo del hotel se respira un aire de calma y relajación que complementa y contrasta con el vivo color de los alrededores. Las amplias ventanas dejan pasar la luz natural y ofrecen insuperables vistas a los campos de golf. Para reflejar la experiencia que supone visitar La Manga Club, se han elegido obras de arte como cuadros con impresionantes palmeras en blanco y negro y fósiles marinos. La calidad del complejo también se puede ver en la gastronomía y el entretenimiento. El restaurante insignia del hotel, Amapola, ofrece la mejor cocina mediterránea, mientras que el Piano Bar invita una ecléctica fusión de comida del Oriente Medio y fabulosas tapas, cócteles y entretenimiento en vivo. Durante el día, el Lobby Bar está abierto para proporcionarle el perfecto punto de encuentro, o incluso un lugar para relajarse y disfrutar de un agradable café. También existe una zona de banquetes de primera calidad para conferencias de hasta 400 delegados, una terraza con las mejores vistas al Mediterráneo donde disfrutar de las fabulosas noches de verano, gran piscina climatizada al aire libre, zona de juegos infantiles y tiendas.Los clientes del hotel se benefician de condiciones preferentes en las instalaciones deportivas y de ocio del complejo, incluyendo el acceso gratuito a la piscina de 25 metros, amplio gimnasio, saunas y salas de vapor del Spa La Manga Club, además de tarifas especiales en los 3 campos de golf, así como de las 28 pistas de tenis y gimnasio gratuito del Centro de Tenis La Manga Club, sin pasar por alto el servicio de autobús gratuito que le lleva a cualquier parte del amplio resort.  La Manga Club es el escenario perfecto para unas divertidas vacaciones en familia, una escapada de golf, un fin de semana romántico o incluso un lugar donde poder jugar su deporte favorito sin contar con las magníficas instalaciones que cuenta para reuniones de empresa,  conferencias e incentivos en cualquier época del año".- ¡Guau!. ¡Esto es demasiado para ser real!. Creo que sólo es sueño y voy a despertar. No. Quizás sea mejor no ir allí. Porque... ¿qué hago yo en un lugar tan lujoso?. Claro que sólo son veinte días. ¿Por qué no?. ¿Por qué no ser durante veinte días el príncipe soñado por alguien?. Quizás sea más duro después renunciar a todo ello... quizás sea más duro despertar... pero... ¿qué importancia tiene sufrir un desengaño más?. Al fin y al cabo vivir durante veinte días una aventura de este calibre viene a ser igual que vivir un romance idílico de tan sólo veinte días para leugo recordarlo siempre por toda la eternidad. ¡Vamos!. ¡Sé valiente!. ¡Atrévete a soñar veinte días algo así como ser ese príncipe que todos los humanos llevamos dentro!.¡Por supuesto que sí!. No es malo ni bueno vivirlo... solamente es diferente... solamente es emocionante... solamente es enriquecedor si sabemos sacar cnclusiones verdaderas. Ni todos los millonarios son innobles ni todos los pobres son nobles. Eso me ha enseñado la vida. Así que por veinte días voy a ser el príncipe de mí mismo. Príncipe sin princesa pero príncipe de la ensoñación y en esa ensoñación sé que estará ella. Sólo será un sueño... pero será el sueño mejor aprovechado de mi vida.Camino del Aeropuerto se detuvo un momento en un bar del barrio más obrero de la zona vieja de la gran capital. Sacó un bolígrafo, un folio y comenzó a escribir. - Tú te marchaste al otro lado del horizonte a buscar sueños ajenos. Yo me quedé esperando. Y las horas comenzaron a ser cada vez más lentas, más tristes, más pesadas. Del reloj de mi corazón salían minutos en forma de nostalgias y allí, en la lejanía, tú seguías caminando cada vez más lejos, cada vez más lejos... hasta que una nube oscura te ocultó definitivamente de mi memoria. Y ahora la fuente del jardín donde bebíamos sedientos nuestro amor imbatible ha dejado de manar agua... y sólo una leve huella marcada en la hierba me hace acordarme de ti. Pero... ¿por qué ser nostalgia pudiendo ser esperanza?, ¿por qué ser decepción pudiendo ser renacer?, ¿por qué ser negativo pudiendo ser optimista?. Sueños. Sueños grandes que dimensionáis la existencia de los poetas enamorados de los imposibles. Sois realidad y como realidad os hemos de vivir. Dejó la hoja escrita debajo del cristal de la mesa donde estaba bebiendo su cerveza con gaseosa, se levantó, pagó su consumición y caminó, decidido, hacia su propio destino. - Perdone usted, joven, mi curiosidad -se dirigió un caballero muy elegante al joven licenciado que estaba descansando en un cómodo asiento del Lobby Bar- pero me llama mucho la atención ese jersey amarillo.- Pero... ¿usted se cree de verdad que el color amarillo es el color de los locos?.El caballero muy elegante soltó una carcajda. - Perdone que me ría, pero que yo sepa el color amarillo significa, según algunos dicen, y sabiendo que es un color básico, una gran cantidad de significados. Póngame atención, por favor. - Perdone... pero a veces se me va el pensamiento.- Escuche. Le voy a recitar una gran cantidad de significados que se han dicho sobre el color amarillo. El amarillo simboliza la luz del sol. Representa la alegría, la felicidad, la inteligencia y la energía. El amarillo sugiere el efecto de entrar en calor, provoca alegría, estimula la actividad mental y genera energía muscular. Con frecuencia se le asocia a la comida. El amarillo puro y brillante es un reclamo de atención, por lo que es frecuente que los taxis sean de este color en algunas ciudades. En exceso, puede tener un efecto perturbador, inquietante. Es conocido que los bebés lloran más en habitaciones amarillas. Cuando se sitúan varios colores en contraposición al negro, el amarillo es en el que primero se fija la atención. Por eso, la combinación amarillo y negro es usada para resaltar avisos o reclamos de atención. En heráldica el amarillo representa honor y lealtad. En los últimos tiempos al amarillo también se le asocia con la cobardía. Es recomendable utilizar amarillo para provocar sensaciones agradables, alegres. Es muy adecuado para promocionar productos para los niños y para el ocio. Por su eficacia para atraer la atención, es muy útil para destacar los aspectos más importantes de una página web.Los hombres normalmente encuentran el amarillo como muy desenfadado, por lo que no es muy recomendable para promocionar productos caros, prestigiosos o específicos para hombres. Ningún hombre de negocios compraría un reloj caro con correa amarilla.El amarillo es un color espontáneo, variable, por lo que no es adecuado para sugerir seguridad o estabilidad.  El amarillo claro tiende a diluirse en el blanco, por lo que suele ser conveniente utilizar algún borde o motivo oscuro para resaltarlo. Sin embargo, no es recomendable utilizar una sombra porque lo hacen poco atrayente, pierden la alegría y lo convierten en sórdido. El amarillo pálido es lúgubre y representa precaución, deterioro, enfermedad y envidia o celos. El amarillo claro representa inteligencia, originalidad y alegría.- Pues perdone que le diga yo algo sobre esto a usted. ¿Quiere saber qué significado tiene para mí el color amarillo?.- Me encantaría saber su opinión.- Sólo soporte para una búsqueda. - ¿Cómo ha dicho usted?.- Se lo voy a especificar mejor. Llevo años enteros buscando y no he encontrado mejor color para dicha búsqueda que el amarillo. ¿Qué le parece?.- Algo de locura sí que tiene...- Pues debe ser la lúcida locura de quienes sabemos qué estamos buscando.- ¿Alguna que otra aventura con mujeres?.Al joven licenciado se le escapó la sonrisa.- No. - ¿Simplemente no?.- Simplemente no. Ahora bien si queremos complicar el asunto entonces que cada cual opine lo que desee.- Perdone pero es que sigo sin entenderlo. - Lo que le quiero decir, con total claridad de pensamiento, es que sólo busco a una y nada más que a una. - ¿A una mujer?.- A una joven. - ¿Y cómo es ella?.- Sólo le puedo decir que es una jovencísima morena cristiana.- ¡Caramba!. ¡Vaya coincidencia!.- ¿Usted cree en las coincidencias o en el destino?.- Yo por supuesto que creo en el destino pero... ¿podría darme algún detalle más sobre esa joven?.- Sí. Es latinoamericana y la conocí en la gran capital de este país. - ¡Zambomba!. ¡Perdone mi expresión!. Pero se me ocurre algo muy interesante para ver si me sabe responder.- ¿Es esto un interrogatorio acaso?.- No. Es que me ha despertado mucho la curiosidad. ¿Quiere que le plantee mi pregunta?.- Adelante. Quizás me sirva para mucho más que estar aquí sentado viendo pasar el tiempo.- Mi pregunta es la siguiente. ¿Esa joven tiene algo que ver con el cuerpo diplomático de su país?.- Especifíqueme algo más esa pregunta. - Quiero decir que si tiene que ver algo con algún embajador...- Sí. Yo creía que era hija de un embajador de su país natal pero alguien que la conoce muy bien me dijo que era amiga de un embajador de su país. De lo cual deduzco que pertenece a una clase muy alta y distinguida. ¿Me comprende o no me comprende?.- Sólo un último detalle. ¿Ese país es ecuatorial?.- Sí. Pero basta ya de preguntas. - Pues tengo su respuesta. Está usted en el lugar adecuado y en el momento adecuado.- Pues ya era hora... porque llevo un buen puñado de años intentando localizarla. - ¿La conoce usted?- Sí. Pero no puedo decirle nada más. - No se preocupe. Quizás me esté equivocando pero me parece que esa jovencísima morena está, en estos momentos, tomando el sol en esta misma playa.- ¿Me lo está usted diciendo de verdad?.- Tan de verdad como que se aloja en este mismo hotel. No sé si le servirá de algo pero yo soy embajador del país de esa jovencísima morena y además ella es muy amiga mía. Podría ser la misma. - ¿De qué color son sus ojos?... si es que me permite hacerle una pregunta a mí.- De color miel.- ¿De verdad me lo está diciendo?.- Escuche, joven... no pierda más el tiempo porque hay una multitud de hombres que van detrás de ella par enamorarla. Si usted pierde el tiempo quizás la pierda si es que es la misma de la que yo estoy hablando.- ¿En qué parte de la playa se encuentra la que dice usted?.- En la zona llamada Estrella de Mar. Y de verdad que es una verdadera estrella por su belleza y encanto personal. Pero está acompañada de su tío y su tía paternos; así que ándese con mucho tino en lo que habla. El joven licenciado se levantó y, sin pensarlo dos veces, se despidió del caballero elegante.- Muchas gracias, señor embajador. Posiblemente sea ella. Si parece una verdadera estrella por su belleza y encanto personal estoy seguro de que puede ser ella. Hay una duda razonable pero las dudas razonables se despejan siempre mediante la acción.Le dio la mano derecha al embajador y salió fuera del Hotel camino de la zona de la playa denominada Estrella de Mar. Por el camino se detuvo en una heladería; uno de esos chiringuitos veraniegos que se instalan en medio de la playa, entre el paseo marítimo y la primera línea de mar. Pidió un helado de ron con pasas y comenzó a meditar.- ¿Por qué vivimos?. Hagamos un alto en el camino y preguntémonos ¿por qué vivimos?. La respuesta es más sencilla de lo que parece: vivimos porque somos libres. ¿Y por qué somos libres?. Volvamos a pensar: somos libres porque vivimos. Ese es el principio elemental de la existencia. ¿Para qué queremos la eterna juventud?. Porque es el precepto fundamental que Jesucristo nos señaló como Camino. Si pudiéseis comprender esto sabríais por qué hablo tan a menudo de saber que podemos ser tal como éramos durante toda la Eternidad. Otra vez el Milagro del 16 de Ella y el 18 de mí. Quizás algunos no lo comprendan pero yo lo he leído en las estrellas... y por eso vuelvo a afirmar que hemos empezado a entrar en esa Eternidad donde, tal como éramos, somos.Después siguió su camino. Cada vez que se acercaba más a la zona conocida como Estrella de Mar el calor era más agobiante... hasta que acertó a divisarla.- ¡Hola, princesa, qué tal!.- ¿Le conoces de algo? -le preguntó a ella su tío paterno. - Sí. Sé quién es. - Entonces... vamos... tenemos cosas que hacer -y el tío paterno hizo levantar a su esposa y se fueron camino de la cafetería más cercana. - ¿Cómo te ha ido, princesa?.- Díme tú algo, por favor.El joven licenciado se lanzó en picado. O era que sí o era que no. No podía quedarse a medio camino.- ¿Por dónde quieres que empiece?.- Sólo quiero que sepas, antes de que me digas algo...Al joven licenciado se le cayó el ánimo al suelo. Seguramente estaba casada o ennoviada con algunos de sus ricos admiradores.- No. Mejor, si quieres que no te moleste, me marcho por donde he venido. - Espera. Sólo quiero que sepas, antes de que me digas algo...- Que te vuelvo a repetir que si estoy de sobra doy media vuelta y me marcho... qué más da... en busca de otro horizontes.- Puedes escucharme de una vez. Deja que termine porque debes saberlo.- Ya lo sé. ¡Estás casada!.- Sólo quiero que sepas, antes de que me digas algo, que estoy soltera que no tengo compromiso amoroso con nadie en absoluto y que soy completamente virgen.Enotnces él ya no lo dudó.- Y mientras esté vivo te seguiré llamando Ternura... Y mientras me quede un hálito de existencia te seguiré llamando Ternura... Y cuando me llegue la muerte te seguiré llamando Ternura... y más allá de la muerte te seguiré llamando Ternura... Y durante toda la eternidad te seguiré llamando Ternura... Y más allá de la eternidad te seguiré llamando Ternura... Y en la nada más absoluta te seguiré llamando Ternura... y en el todo más infinito te seguiré llamando Ternura... y cuando mi cuerpo se deshaga en billones de átomos minúsculos te seguiré llamando Ternura con cada uno de esos billones de minúsculos átomos... y cuando ya los déspotas de este mundo hayan prohibido por ley cualquier manifestación de amor te seguiré llamando Ternura... y cuando ya el amor no exista porque lo habrán aniquilado te seguiré llamando Ternura... y con la plena libertad de expresión que me da el derecho de haber nacido te juro que no deseo cambiar aunque todos, absolutamente todos, hayan cambiado... para seguir llamándote Siempre Siempre Siempre... Ternura Ternura y Ternura.Ella no supo que decir y se le quedó mirando fijamente a los ojos de él.- ¡Acertaste, princesa!. Estoy soltero no tengo compromiso amoroso con nadie en absoluto y soy completamente virgen.La acarició dulcemente la cara y ambos se fusionaron en un sólo cuerpo.FIN
Terminó el primer año de la educación escolar en nuestra pequeña escuelita pero el calzonazos que nos alquilaba el local nos hacía la vida tan imposible que tuvimos que irnos de la Avenida de Belermo, en Tumbaco, y buscar otro lugar cercano. No hay que por bien no venga y encontramos, gracias a Dios, un local verdadermaente grande para nuestra Escuela en Cumbayá, con un terreno enorme donde los niños y las niñas podían ahora jugar en espacios abiertos y mucho más natuales. Como la Naturaleza formaba parte de la educación de nuestra Escuela, desde el año anterior los uniformes escolares jugaban con los colores verde de la naturaleza ecuatoriana y blanco de las almas de nuestro niños y niñas. Seguían poniéndonos trabas los chupatintas del Ministerio pero seguíamos salvando con enormes fatigas por cierto, todos los obstáculos. Decidimos ampliar el equipo de los socios capitalistas en este nuevo lugar situado ya no en Tumbaco sino en la localidad vecina de Cumbayá. En esos momentos necesitábamos un poco más de inversión asi que buscamos un nuevo socio que resultó ser una gran persona. Se llamaba Roberto Arregui y era abogado. Ahora ya se iban a acabar los problemas de los papeles porque este señor, todo un caballero, era un prestigioso abogado de Quito. Puso una fuerte inversión que nos dio un gran impulso. También tengo que decir que gracias a los libros que fueron aportando unos cuantos padres de familia y mi propia aportación conseguimos formar una buena biblioteca que nos pedía el Ministerio y que pasó la prueba de la correspondiente inspección. Ya nuestros niños y niñas estaban creciendo tanto en lo intelectual como en lo espiritual. ¿Qué sucedió entonces para que tuviésemos que cerrar el colegio-escuela una vez casi terminado su segundo año de existencia?. Sucedieron varias desgracias seguidas. Una de ellas es que nos robaron dos veces todos los equipos informáticos y he de decir que sospechamos que la portera de nuestro colegio-escuela estaba conchabada con los ladronres porque a pesar de haber instalado alarmas eléctricas entraron como Pedro por su casa. Luego deducimos que la señora portera estaba de acuerdo con los ladrones. Pero eso no fue lo definitivo. Lo trágico sucedió cuando varios Bancos ecuatorianos, en plena vorágine de corrupción total por la que atravesó el país, quebraron e hicieron perder los ahorros a miles y miles de ecuatorianos mientras el dinero se fue a otros países. Esto afectó tanto que nos quedamos con una elevada deuda... pero mi esposa Lina (Liliana de los Ángeles) tenía la conciencia tan elevada como siempre. ¡Era necesario pagar lo que debíamos a los profesores y profesoras!. Y recibieron su sueldo completo aunque ella tuvo que ir a pasar un tiempo a Estados Unidos para recuperar el dinero perdido. Franklin y Rosita también se marcharon a los Estados Unidos a empezar de neuvo; Pepe Endara y su esposa ya no quisieron seguir aportando más y la peor parte la llevó el noble abogado Roberto Arregui quien, no pudiendo soportar la gran pérdida de dinero que le supuso aquello sufrió un infarto de corazón, tras jugar un partido de ecuavoley, y murió.La situación hizo que nuestros niños y niñas tuviesen que terminar el año escolar en otros colegios. Muchos años después hasta el actual presidente ecuatoriano Don Rafael Correa pidió perdón a mi esposa por el daño que los propios ecuatorianos nos habían producido. Pidió mi curriculum de manera oficial a través de la Embajada Ecuatoriana en Madrid. Lo envié porque desde la Embajada me lo pidieron de manera urgente pero junca jamás llegó a poder del señor presidente Rafael Correa. ¡La envidia!.¡Otra vez la maldita envidia que corrompe las almas humanas!.Lo que no pudieron evitar es que los niños y niñas que estuvieron dos años con nosotros sean hoy grandes estudiantes unviersitarios y todos ellos y ellas estén triunfando en las diversas áreas a las que dedican o van a dedicar sus actividades profesionales. Todos están triunfando, donde quieran que estén, porque habían sido tocados por la Gracia del Espíritu Santo en nuestro pequeño pero grande colegio-escuela y eso a mi esposa Lina (Liliana de los Ángeles) y a mí mismo nos llena de tan grande orgullo que la placa de la matícula de nuestro actual automóvil lleva las letras FHS. Frederick Hopins School. Formamos Humanidad Solidaria. Y todo ello Gracias a ese Dios llamado Jesucristo.
A punto estuve de perder yo la cara. No fue por motivos de ningún lío de faldas pues era yo de muy corta edad. La verdad es que yo, por aquel entonces, ya era un poco ficha... pero no jugaba en el Valencia, porque el famoso Ficha del Valencia Club de Fútbol era el extremo izquierda de una delantera que salió, en aquella época en los cromos. Hago memoria: Presidente: Vicente Iborra Gil. Entrenador: Domingo Balmanya Parera. Porteros: Pesudo y Goyo. Defensas: Piquer, Mestre, Sócrates, Quincoces II y Verdú. Medios: Sendra, Egea, Castelló y Roberto. Delanteros: Paredes, Ficha, Tercero, Manó, Aveiro, Joel, Walter, Escudero, Miralles y Héctor Nuñez. Pero eso fue más tarde. Por cierto, Miralles no lo tuvimos en los cromos del Valencia Club de Fútbol pero sí en el Córdoba y el Español a no ser que fuese otro Miralles distinto.Volvamos al asunto. El caso es que resulta que yo era más bien reacio a hacer los recados que me encargaba mi madre. Aquel día, antes de ir a comer, mi madre me mandó al bar El Paleto para comprar un sifón de agua carbonatada con el que solía mezclar con el vino de las comidas. Como iba pensando en no sé qué cuestión de cromos o quizás de alguna otra cuestión pero no de lío de faldas precisamente, al llegar al segundo piso tropecé con los escalones (estaba prohibido subir en el ascensor si no teníamos edad suficiente o íbamos acompañados de una persona mayor) con tal mala fortuna que el sifón estalló, como una bomba casera, delante de mi cabeza.Caí sobre el sifón que estalló en miles de trozitos de vidrio que volaban por los aires como las papelinas que soltaban los seguidores del Atleti, años más tarde, en el Estadio Vicente Calderón. Vuelvo al suceso. Que digo que a punto estuve yo de perder la cara si no llega a ser por un milagro de Jesucristo pues ya es difícil, por no decir que imposible, que ninguno de aquellos miles de trocitos de crital me afectasen la vista o me hicieran múltiples cicatrices en la cara hasta ponérmela como la de Rocky Navajas digamos por ejemplo. Sólo un pequeño cristal hizo que un hilillo de sangre saliese de la comisura de mi boca. Ante aquel estruendo de la explosión del sifón salió la madre de los santanderinos, o una vecina de la misma, quien se asomó a la escalera, me introdujo en su casa y me limpió la herida. Sólo me queda una levísima cicatriz en la comisura izquierda de mi boca. Hay que ser excesivamente observador para descubrirla porque es tan pequeña que hasta me sirve de adorno a mi sonrisa. Una levísima cicatriz de héroe de la supervivencia. Era yo de muy corta edad y, en efecto, ni jugaba en los infantiles de aquel Valencia Club de Fútbol ni todavía conocía yo la ciudad de Valencia. Fue una señal de que Jesucristo cuidaba de mí poniendo un ángel de la guarda que desvió la trayectoria de toda aquella expansión de pequeños cristales que fueron la expresión más cierta de un milagro. A veces los milagros son así. Pequeñas cuestiones que, de no ser por ellos, hubiesen cambiado completamente mi existencia y ahora podría yo llevar un ojo de cristal o quizás alguna gran cicatriz en la cara a manera de Rocky Navajas. Tengo necesidad de contarlo... por una razón muy poderosa. Desde mi más tierna infancia, pocos días después de haber nacido en Badajoz, Dios cuidó de mí. Pero eso ya es otra historia. Lo de la explosión del sifón de la gaseosa fue tan cierto y verídico como que todavía persiste esa ligerísima y pequeña, muy pequeña, cicatriz en la comisura izquierda de mi boca. Jamás significó nada en mi físico pero significó mucho para mi vida. Todo ello sucedió en Alcalde Sáinz de Baranda, número 56, escalera izquierda, de mi querida ciudad de Madrid; mientras en las calles era muy conocido ya la Vespa, el Biscuter y el Seat 600 más los puestos callejeros de horchatas donde nosotros pedíamos los restos de las chufas que nos los regalaban para poder aguantar las monótonas mañanas en el Colegio Lope de Rueda... y Ruede la bola era un programa muy escuchado de la radio porque sorprendía ver a su caravana de automóviles dirigirse al domicilio de los agraciados con el premio. ¿En qué consistía el premio de Ruede la bola?. No lo sé exactamente pero su importancia tendría cuando tantas expectativas levantó.En el mes de abril de 1950 se inauguró Radio Intercontinental de Madrid. Se cumplen, por tanto, 61 años de vida de la emisora. Hasta los primeros años de la década de los 70, Radio Intercontinental ha sido lugar de encuentro para comunicadores que hoy forman parte de la historia de la radio española. Presentadores como Ángel de Echenique o Ángel Soler, y programas de la emisora, como "Ruede la bola" o el "Consultorio de Elena Francis" forman parte de la memoria colectiva de los madrileños.Es en 1952, cuando se inician propiamente los programas patrocinados por casas comerciales, que tanta popularidad han tenido en la historia de Radio Intercontinental. Por aquel año, ya se habían sumado a la plantilla locutores que luego llegaron a ser figuras relevantes para la radio, como Ángel de Echenique, Julio Marco o Beatriz Cervantes. También se incorporaron algunos guionistas, como Vicente Ferraz. Uno de los programas patrocinados más importantes fue "Ruede la bola" que se inició en la primavera de 1952 y duró quince años en antena, hasta 196. Por la presentación de este espacio Echenique recibió un premio Ondas en 1957, premio de gran prestigio en el ámbito profesional aunque cuestionado, hoy, por algunos. La idea del programa fue del propio Ángel de Echenique que quería promocionar a los artistas y cantantes jóvenes que empezaban su carrera profesional. El programa estuvo patrocinado a lo largo de su existencia por varias casas comerciales: primero fue Intercasa -una marca de tomates en conserva-, luego le seguirían los vinos Quina Santa Catalina y otras marcas. El programa-concurso consistía en la actuación en directo de los artistas, cara al público, en el que tenía cabida cualquier género musical: lírica, canción española... Al término del concurso, como "fin de fiesta", actuaban orquestas y artistas profesionales. El programa se realizaba un domingo en el auditorio de la emisora y otro domingo en un teatro o sala de cine: primero empezó realizándose en el antiguo cine Proyecciones de Madrid, luego en el Teatro Alcalá y, después, en el cine Salamanca. Mientras estuvo en antena, el programa experimentó algunas variaciones: al principio, sólo había una final, pero luego se hizo una doble final (a la mitad de la temporada) para culminar con una "finalísima". El programa estuvo emitiéndose todos los domingos, a las once de la mañana, hasta 1967.¿Y en qué consistía un sifón de agua carbonatada a manera de gaseosa?. Un sifón está formado por un tubo, en forma de "U" invertida, con uno de sus extremos sumergidos en un líquido, que asciende por el tubo a mayor altura que su superficie, desaguando por el otro extremo. Para que el sifón funcione el orificio de salida debe estar más abajo de la superficie libre pues funciona por gravedad, y debe estar lleno de líquido ya que esa conectividad permite que el peso del líquido en la rama del desagüe sea la fuerza que eleva el fluido en la otra rama. El sifón ya era conocido por los romanos que lo utilizaban en sus acueductos.Por culpa de uno de estos sifones a punto estuve yo, si no interviene mi ángel de la guarda, se haberme roto la cara.
Caía la lluvia y me mojaba el llanto.  En medio de la noche oscura  las gotas ácidas bañaban mis sentimientos y calaban mi conciencia en medio de una soledad profunda que me invitaba a pensar en ti. Las manecillas del reloj de una torre cercana daban las horas y eran muchos los minutos que la lluvia me impregnaba de silencios. Yo tenía ganas de gritar pero la angustia me cerraba el paso. Abrí las compuertas del dolor y recogí el testigo del atleta caído. Había que tener muchos deseos de libertad para seguir adelante...Llegué hasta la estatua del círculo del dolor y cerré mis heridas lavando mi cuerpo con agua amarga y hasta tuve que llorar para desalojar el fantasma de la soledad. Al cantar los gallos me hallaba ya dispuesto a continuar en aquel combate feroz donde uno de los dos habría de vencer porque la vida estaba, entonces, envuelta en las turbulentas ondas de la desesperación. Pero Dios estaba presente y, en un acto de su misericordia suprema, enjugó mi cuerpo cubriéndolo con su compañía. Después llegué al suplicio de todos los días y, una vez más, nadie se dio cuenta de que había estado combatiendo en plena tempestad. Jesucristo me habia acompañado con su amor.Hoy la paz me trae sólo un ligero recuerdo de aquel combate donde la estatua ecuestre dio su veredicto. Habíamos triunfado y era tiempo de volver a empezar con el dolor ahogado en la sonrisa.

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales1129838
Textos Publicados6755
Total de Comentarios recibidos1353
Visitas al perfil663980
Amigos145

Seguidores

28 Seguidores
Maria Zapata
gisela
Locura Transitoria
magda mora
Maria Jose Acuña
esmeralda
Dario Eulufi
Claudio Gabriel
Javiera Barriga
zailé palacios
daniela.soprano
federico.gonzal
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

145 amigo(s)
javier
patricia amorin
EscrituraTerapéutica
Daniel Florentino López
Gerardo Llamozas
Fild
Alfonso Alejandro Santiago Marcos
catalina medinelli
gabriel falconi
Daniel Vega Tavares
Maritza Talavera
Oscar Ruano
Victor Dorso
Raquel Garita
Vladimir Mlinarevic
milagros
Evelin Zapata
Isaí de León S.
susana
javier castillo esteban
Camila Romero
Q
raymundo
**Leticia Salazar Alba**
Micaela
SARTRE
Luis Antonio Aranda Gallegos
Marìa Vallejo D.-
Turmalina
lourdes aquino
marcel.. R.
Maru Flores
ruth
Juan Carlos Calderón Pasco
Enzo
Cristofer G
LUZMA54
Dayana
Eliza Escalante
GLORIA MONSALVE..
Araceli Valverde
Ana Belen Codd
carolina
javier lopez
zulay lopez
Bilis Negra
Edisson Martinez
Ger Kleiner
jesus Castillo Cardozo
eon
aidee montserrat aguirre varela
Luis Eduardo Lopez
Alvaro Montes
Victor
Les Liébana
Fabiana
Lucia Esteban
Sergio Soria
Marisol
ayelen
Silvana Pressacco
Rocio Sandri
antonia
Jaime Pasquel Brash
Vocla
katrix22
Ángela Rodríguez Olán
Senior
José Gregorio Cova Cordero
NICOLAS VILARO
Giovanni Hernando Rodiguez Laverde
Alice Sapiains
Tatiana
marcia duran mattaz
RAFAEL GAMERO BORREGO
Maria Ines
Rixy
Andrea
Angie Monroy
Marina Campano
Luna Fate
Deborah Gomez Archetti
Andrea Estefania...
lorena rioseco palacios
marlyn ruiz
Laura María
María de Montserrat Zenteno Palacios
Ro
ALFREDO MENDIOLA
javier tovar
Uriel Delgado Méndez
Agustina Aguirre
Greyzibeth Andreina Farias Villarroel
Juan Martín Sáenz
Luz Margarita Cadavid Rico
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
karla lorenzo
Karla Paola
jesus.bardon.11
 
diesel

Información de Contacto

España
Soy muy joven. Español casado con española. Tengo 2 hijas, 2 nietos y 1 nieta. Mi vocación es la Literatura. Mi profesión es el Periodismo. Soy lo que pienso, lo que siento, lo que sueño... lo que escribo, lo que anhelo, lo que deseo... soy un hombre de la única patria de todos los seres humanos que es un pequeño rincón llamado Universo... y en ese pequeño rincón tengo a mis propias estrellas literarias... para compartirlas con cualquiera de mis amigos y amigas compatriotas de este pequeño rincón ubicado más allá de todas las galaxias y en donde todas la almas son iguales de ternura. Cuando ya el amor haya desaparecido por Decreto Ley de los políticos de la Tierra... yo seguiré amando siempre... siempre... siempre... con ternura... ternura... ternura... aunque tenga que exiliarme a cualquier otro universo donde se pueda seguir siendo amante de las utopías...
-

Amigos

Las conexiones de diesel

  javierjust81
  PatriciaWasington
  escritura_terapéutica
  DanielFL
  Gerardo Llamozas
  fild
  Fonsho Santiago
  Cmedinelli_1413
  el bulon
  D4N1El
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 15 Próx. > Fin >>