• José Orero De Julián
diesel
-
-
  • País: España
 
Ordenar por:  Recientes | Más Comentados | Más Leídos
Noticia breve, escueta y hasta rácana de contenido: "Diez mil francos tiradores no sé si de tirachinas o de ballesteras -como si fuesen los diez mil hijos de San Luis tan famosos en España y parte de Francia y algún que otro país más o menos culto que es lo que nos pasa a nosotros- han perdido ya la cabeza y cerca de un millón están a punto de perderla por usarla demasiado tiempo". Y es lo que yo digo: que a la cabeza hay que darle de vez en cuando un descanso aunque sea durmiendo en el suelo del descansillo de la buhardilla o en algún lugar tan extraño como el granero de un habitante de Valdeajos que se asombra de vernos descansar allí a lo tipo vaquero del oeste americano con una pajilla en la boca y mientras soñamos con no sé qué cosas de marcianos o lunáticos perdidos. Porque vamos a ver: ¿qué ganamos o perdemos nosotros con pensar tanto si al final el partido de tenis quedan empate a 6-6 y los tenistas se niegan, por primera vez en la Historia, desempatar?. Que piense la solución don Philippe Chatrier que sé que es o era o fue de la FIT, de la ATP o a lo mejor me confundo y era capitán de un velero inglés de la Copa América que siempre navegaba cantando aquello de "ron ron ron la botella ron la bebida y el diablo dieron con el resto ron ron ron la botella de ron" que sé que la cantaban los que buscaban el Tesoro en las Islas del Mar Báltico -¡grave erro!- y por eso se encontraron la calavera y el esqueleto completo de un tipo que al parecer había muerto allí en medio de los bazookas de los rusos que madre mía como se pusieron de bordes con aquello de la independencia de los paises bálticos mientras Gorbi, nuestro amigo Gorbi, se daba un garbeo por la Avenida de América que, aunque parezca mentira está en Madrid, España, Espagne o Spain que da lo mismo saber idiomas porque no viene nunca más saberlos a tiempo; pero por favor no se me rompan las cabezas pensando tanto. La verdad es que mejor que mascar chicle está comerse de vez en cuando alguna rosquilla con alguna chavala de buen ver; o sea, que la invitas a rosquillas y por cuatro que se come ella te deja a ti comer una lo cual no está nada mal en la época de tan galopante crisis que estamos viviendo que esto parecen los caballitos de mar trotan trotan trotan trotan y trotan de don Alfonso "el de Pérez" que a saber si era su querido o no... pero que se pasaba todas las tardes pensando con su cabeza -y vaya melón la del pavo que échale guindas que yo le echaré otra cosa como alpiste de jilguero para empezar y un poco de salmuera a ver si se le meuere la envidia de una vez- en el Pasadizo de San Ginés meintras alguien, asomada al balcón de la casa de enfrente, le cantaba aquello de Ginés Ginés Ginesito Ginés que viene el jinete solitario y te va a dar un premio. ¿Qué premio se le puede dar o prestar a cambio de su chaqueta bordada en rojo ayer mismo "al de Pérez"?. A ver si nos ponemos de nuevo vez en movimiento que el movimiento se demuestra andando y no dándole tanto a la cabeza, don Alfonso de barricada madrileña que tiene usted menos idea del Mayo del 2011 que del Mayo del 68 que ya es decir... pues eso... no le demos tanto a las cabezadas cuando tengamos sueño prolongado y vayamos a ver si nos comemos la rosquilla que nos tiene prometida la chavla guapa a cambio, eso sí, de comprarle cuatro a ella. Bueno. Es mejor perder por 4-1 que no haberse comido una rosquilla en la vida como le pasó al citado Don Alfonso de la brava estirpe castellana de los cotillones de la Nochevieja. ¿Y qué gracia tiene decir Viva Italia cuando te encuentras a un grupo de italianos en la calle?. Lo fetén de verdad es decir Viva la Pepa cuando nos encontramos a una Juanola por la vía del tren por donde estamos yendo a pie porque no tenemos ni para el vagón de correos donde los más montaraces se lo montan con el tren en marcha y alguno se ha partido la crisma por hacer esas tonterías que se ven en las películas norteamericanas tan "a porrillo" que de verdad parece que estamos en Nebraska o Alaska y los Pegamoides que esos sí que eran de la "movida" semoviente que parecían como los beatles pero en color negro que tiraba de espaldas del sudor que soltaban cuando actuaban en el Circo Price cantando tan "de priza" que parecía un trabalenguas exógeno, endógeno y con oxígeno en el pelo. Que sí. Que Alaska y los Pegamoides se oxigenaban el pelo para teñírselo de Andy Warohl pero "a lo loco". Por favor señor "de lo Pérez" deje ya de pensar que yo ya me he olvidado de sus bigotes y Lopera, tipo pera en conserva de almíbar, por cierto es el del Viva er Betis manque empate. Abur y olé y avui y chao y buenas tardes tenga usted Don Alfonso y deje de comerse las uñas por favor que no se ponga tan nervioso que no voy a verle a usted porque me parece demasiado patibulario, feo y tirando a gordo con perdón pero se me ha escapado y me escapo que vienen los del carrito del helado echando el bofe a ver si nos atrapan a alguno de nosotros los del 15 M y otras monsergas que pensamos dar de vez en cuando.
En la dura acera del supermecado,aire frío y caja de cartón villana, yace el cuerpo del sinuoso espasmomientras la ciudad duerme y se calla.En medio de la noche encallala luna en el cristal de vidrio;una fugaz linterna de quincallase hunde en el cantar de un grillo. Se aparca el tiempo en el gris bordillodonde huele a hedor podridola que fue tersa y vivaz manzana. Mañanaresurgirá la Muerte de Don Nadie hundidoen el viejo furgón de la desgana.Una Mirada sin Luz que se desgrana,polvo al duro suelo adherido, mientras se oye el sonar de la campanaen el lejano eco del Destino. El aire levanta la hoja de un ciprésque está caída en un rincón vecino.Por la esquina pardalas luces de un neón descoloridoanuncian que en esta madrugadaalguien duerme un soñar perdido. Se ha oídoel chirriar de un camión que cargala basura del detritus corrompido. Y al final de todo en la ensenadade la Mirada sin Luz ya destempladade Don Nadie que fue sólo un vencido,queda la noche triste y desolada envuelta en la atmósfera calladadel último espasmo sin sentido.
En la dura acera del supermercado,aire frío y caja de cartón villana, yace el cuerpo del sinuoso espasmomientras la ciudad duerme y se calla.En medio de la noche encallala luna en el cristal de vidrio;una fugaz linterna de quincallase hunde en el cantar de un grillo. Se aparca el tiempo en el gris bordillodonde huele a hedor podridola que fue tersa y vivaz manzana. Mañanaresurgirá la Muerte de Don Nadie hundidoen el viejo furgón de la desgana.Una Mirada sin Luz que se desgrana,polvo al duro suelo adherido, mientras se oye el sonar de la campanaen el lejano eco del Destino. El aire levanta la hoja de un ciprésque está caída en un rincón vecino.Por la esquina pardalas luces de un neón descoloridoanuncian que en esta madrugadaalguien duerme un soñar perdido. Se ha oídoel chirriar de un camión que cargala basura del detritus corrompido. Y al final de todo en la ensenadade la Mirada sin Luz ya destempladade Don Nadie que fue sólo un vencido,queda la noche triste y desolada envuelta en la atmósfera calladadel último espasmo sin sentido.
Yo sí creo en la Poesíacomo canto en el alma engendradaalegre o triste pero no olvidadajamàs por su honda melodía. Creo en ella en el mediodíay en la noche serena y estrelladaporque sirve de sueño en la ansiadaexistencia del arte y la armonía. Yo sí creo que es una sinfoníade luz brillante o sombra umbríaen este caminar cada jornada.Y me sirve de faro que me guíaa cantar durante todo el díaa los bellos ojos de mi amada.
De cuando José María Draper, Emilio Martínez, Luis Barril, Federico Couder, Pedro Loewe, Jorge Sindreu, Ramón Barril... dignos sucesores de Manuel Alonso, Fernando Olózaga, Carlos Ferret Salat, Antonio Martínez... y dignos antecesores de Andrés Gimeno, Juan Manuel Couder, Manuel Santana, Alberto Arilla, José Luis Arilla, Juan Gisbert, José María Gisbert... mientras allí estaban ellas (Lilí Álvarez, Pilar Barril, Ana Maria Estalella y Carmen Hernández Coronado entre otras) y Manuel Orantes siendo futura promesa... arranca mi pasión por el tenis y mi gran colección de primer nivel mundial de listados tenísticos cuando aún ni nos imaginábamos que se podía concebir algo tan mágico como el internet que con sólo apretar a unas teclas te da la lista completa de miles y miles de ellos.Recuerdo que nuestras primeras raquetas fueron unas "made in Pakistán" de las rebajas de El Corte Inglés, de madera tan amazacotada que teníamos que ser verdadores "sansones" para poder dirigir una buena bola dentro de la pista de arena que habíamos limpiado a altísimas horas de la madrugada, con aquellos cordajes más duros que la piedra de pedernal. No sólo era difícil que la bola entrase en la cancha sino que a cada raquetazo que dábamos pelábamos alguna que otra rama de aquellos robustos árboles que parecían plantados allí aposta, a conciencia, adrede, para hacer que nuestra adrenalina subiese como un termómetro en pleno festival de agosto y se nos escapase algún que otro "taco" perdiendo por breves segundos nuestra flemática y flamante educación. Hasta que llegó, una mañana dominguera, el ingeniero de la Casa de Campo y... ¡zas!... gracias a nuestra tenaz y pertinaz lucha contra los imponderables obstáculos vegetales... Madrid comenzó su carrera tenística de "tenis de una hora por dos o cuatro cabezas y para todos con cómodos precios en pistas de cemento". Gracias a las "made in Pakistán" y nuestro esfuerzo "sansonistico" de tener que levantarnos a las 5 de la madrugada de los domingos se consiguió que el tenis se hicese popular en todo Madrid.Fue entonces cuando entraron en mi memoria también los tres ecuatorianos (Eduardo Zulueta, Miguel Olvera y Ricardo Ycaza) que tan preciados los tenía yo en mi colección de "listado universal" porque eran los compatriotas de La Princesa de mis Cuentos de Hadas... que yo los leía a escondidas de mi hermana para aprender lecturas de cómo comportarse debidamente ante las chicas que, por aquel entonces, empezaban a florecer en nuestra España precolor que al llegar finales de los sesenta nosotros nos encargaríamos de colorearla abandonando los trajes grises, las corbatas grises, los zapatos grises y aquella vida de grises que, de repente, abrió sus compuertas y nos introdujimos en medio del atónito mirar de los viejos franquistas y las mujeres de la Acción Católica. ¡Menuda acción social fue aquella de romper la monotonía de los trajes grises, las corbatas grises, los zapatos grises y la vida de monotonía gris cuando comenzamos a imponer la moda del tenis!. Yo me presenté con mis "fredperrys" y "lacostes" a todo color para comenzar la tarea de llevar a cabo intrépidas aventuras con aquellas chavalas cuyo comportamiento había yo estudiado tan minuciosamente en los Cuentos de Hadas de mi hermana y cuando seguía contándole historias para no dormir a mi Princesa de los Sueños...
Once de la noche del día de hoy. ¡Asomáos!. ¡Asomáos al jardín de las bohemias sin limites!. ¡Mirad arriba!. ¡Mirad cómo se mece la Luna!. ¡No temáis!. ¡Son los ángeles de Dios que la están acunando para que pueda soñar!.
Las autoridades sanitarias advierten: "El veneno mata pero no perjudica".
22 de agosto de 2009. El día es tan caliente como el profundo fuego de los hornos de Vulcano. Pepe y Carmen nos han invitado, a toda la familia, a ir a la Isla Perdiguera en su fuera borda "Chalán". "Chalán" navega entre las barcas de los demás marineros y los veleros saludan mientras navegan en la extensa serenidad del mediodía. Sí. Hay serenidad en el viento que hace rielar las olas del mar. Las olas se apaciguan y, a veces, levantan espumas que sueltan gotas de filosofía con las que nos refrescan la mente: "¿Qué es el mar? preguntan. ¿Qué es el mar?. ¿Qué es el mar?. Los poetas responden con definiciones para saber qué es el mar. Algunos de ellos crean canciones imposibles. Imposibles de ver el mar en ellos.El Marinero observa las distancia y mira a "su mar". Y entonces escribe el poema: La mar es la mujer de las olas. La mar es la esposa del agua. La mar es la amante sana y noble que alimenta de vida. La mar es el nido de los que aman la paz. La mar es aquella mujer que vive en la magia de lo sencillo. La mar es todo eso... y más..."Chalán" sigue su navegación guiado hábilmente por su timonel, sorteando las curvas del destino. "Chalán" está buscando el Camino. Sí. El Camino y la Verdad y la Vida... mientras sigue acariciando al mar. Al final hemos llegado a la Isla Perdiguera. Allí, en la Isla Perdiguera existe un bosquecillo de sencillas arboledas llenas de pájaros que brillan al sol del mediodía, encendidos entre las venas de las ramas de los arbustos. Nosotros estamos bañándonos en el mar... un mar que es, ahora, en estos instantes, un hogar para la Paz. Y en la Isla Perdiguera queda su misterio colgado entre las ramas de los pajarillos, mientras "Chalán" se vuelve, de nuevo, a convertir en Ícaro Marino entre los seres humanos que siguen con sus vidas mecidas en el sueño de las olas. Terminamos todos juntos en el Jonny's Beach Bar, simplemente soñando y con un café con leche al lado... mientras la fiesta del mar sigue su propia corriente misteriosa llevando entre sus espumas conchas marinas que van transmitiendo al mundo entero mensajes... mensajes... mensajes...
Gabriel García aparece por la izquierda del escenario mientras Galán aparece por la derecha.Gabriel García.- ¡Hola, Galán!. ¿Qué tal te ha ido por los madriles?.Galán.- Más o menos... menos o más... no sé...Gabriel García.- Te pregunto por los ligues, Galán.Galán.- He conocido a tres pero dos me han dicho que no.Gabriel García.- ¿Y la tercera?.Galán.- Tampoco.Gabriel García.- No te apures tanto, Galán. Menos da una piedra.Galán.- ¡De piedra me he quedado, Gabriel García, de piedra me he quedado!.Gabriel García.-¡A lo mejor es que te han confundido con la estatua de Don Fernando!Galán.- ¿De qué Fernando me estás hablando, Gabriel García?.Gabriel García.- Del moreno... ¡que viene el moreno!.Galán.- Espinosa cuestión, Gabriel García, espinosa cuestión la del moreno Fernando.Gabriel García.- ¡A lo mejor es que todavía tienes espinillas!.Galán.- Alguna que otra... alguna que otra...Gabriel García.- ¿Alguna que otra has podido ligar en Madrid?.Galán.- No... que digo yo... que alguna que otra me ha confundido con el moreno...Gabriel García.- ¡Me dejas estupefacto, Galán!.Galán.- No sé yo... no sé yo...Gabriel García.- Vamos a ver... ¿qué es lo que no sabes tú, Galán?.Galán.- El tiempo que hace...Gabriel García.- Por aquí tenemos veinte grados a la sombra.Galán.- No. Hablo del tiempo que hace que no mojo.Gabriel García.- Pues parece que vienes muy remojado.Galán.- Sí. Comer he comido algo.Gabriel García.- ¿Alguna que otra rosquilla?.Galán.- ¡Qué más quisiera yo, Gabriel García!.Gabriel García.- ¿Moco dices?. Pues sí... se te está cayendo el moco...Galán.- Sí... pero yo digo que que más quisiera yo haberme comido una rosquilla.Gabriel García.- O sea... que en los madriles te han dado un rosco... ¿verdad?...Galán.- ¡Más grande que el templo de Debod!.Gabriel García.- Devoción, morenito, devoción... se dice devoción al Arte.Galán.- No... si arte no me falta...Gabriel García.- Entonces echemos imaginación artística al asunto. Galán.- Yo no me puedo imaginar nada. Gabriel García.- ¿No te puedes imaginar que las canarias cantan?.Galán.- Eso no es posible.Gabriel García.- Pues yo te puedo afirmar y te afirmo que las canarias cantan. Galán.- ¡Eso es imposible!. ¡Las canarias no pueden cantar!.Gabriel García.- ¿Tú puedes impedir que las canarias canten?.Galán.- No. Es cosa de la naturaleza. Sólo pueden cantar los canarios. Gabriel García.- Pues te repito, para que no te engañes, que las canarias cantan.Galán.- ¡Y yo te repito que eso es imposible!.Gabriel García.- No me levantes la voz que sueltas gallos. Galán.- Te repito que eso es imposible. Gabriel García.- Y yo te afirmo que he escuchado a una canaria cantar. Galán.- Imposible. ¡Es imposible!. Gabriel García.- Entonces debió ser un milagro de San Isidro porque cantó.Galán.- San Isidro sólo era un labrador. Gabriel García.- ¿Y crees que no se aprende nada de San Isidro?. Galán.- De San Isidro nada. Eso es de ignorantes. Gabriel García.- ¿LoS de San Isidro somos paletos?.Galán.- ¡No se puede aprender nada de San Isidro!. Gabriel García.- Pues con él aprendí mucho de Arte y de Física. Galán.- ¿No me digas?. Gabriel García.- Sí te digo. Cosas de Química. Galán.- No es posible.Gabriel García.- De dos en dos. Galán.- ¿Cómo que de dos en dos?. Gabriel García.- Sí. De dos en dos hasta llegar a la cima. Galán.- ¿En la cima también?.Gabriel García.- También de dos en dos en la cima. Galán.- ¿Cómo que de dos en dos en la cima?.Gabriel García.- Dos mejor que una como los plátanos de Canarias pero en femenino.Galán.- ¿Otra vez con las canarias?.Gabriel García.- Es que creo que todavía no te crees que las canarias cantan. Galán.- ¡Qué cosas!. ¡María y Jesús que cosas!. Gabriel García.- Y si los juntamos... ¿no sale María Jesús?...Galán.- No me lo creo.Gabriel García.- Y sin embargo es verdad.Galán.- Yo sólo creo lo que veo. Gabriel García.- Pues te afirmo que las canarias saben cantar de plano. Galán.- ¿De plano?. Gabriel García.- Sí. De primer plano en televisión por ejemplo. Galán.- Sigo sin creerlo. Gabriel García.- ¿Sigues sin creer lo que te afirmo sin duda alguna?. Galán.- No puede ser... no puede ser...Gabriel García.- ¿Algún secreto oculto, morenito?.Galán.- Es que no puede ser. Gabriel García.- Contar secretos a una canaria es muy peligroso. Galán.- Ahora estoy perdido. Gabriel García.- Espera que te ayude a encontrarte...Galán.- Es que sigo sin creerlo. Gabriel García.- ¿No sabes que las canarias saben cantar la isa?.Galán.- ¿Qué es eso de la isa?.Gabriel García.- Te voy a refrescar la memoria...Galán.- De memoria ando bastante mal. Gabriel García.- Pues yo bastante bien, gracias. Galán.- Te las mereces. Gabriel García.- Perdona pero yo ahora cobro por los piropos.Galán.- ¿Por ejemplo?.Gabriel García.- Por ejemplo... ¡qué bien qué bien hoy comemos con Isabel!.Galán.- No... con esa no... Gabriel García.- ¿No te atreves con Isabel?.Galán.- Es demasiado inteligente para mí. Gabriel García.- ¿Te asusta una madrileña llamada Isabel?. Galán.- Es que es universitaria. Gabriel García.- ¿Yo sólo tengo estudios primarios, majete?. Galán.- Me parece que también eres universitario. Gabriel García.- Vaya... parece que ya vas recordando algo...Galán.- Es que yo dudaba...Gabriel García.- ¿Dudabas de Isabel o dudabas de mí?. Galán.- No sé que decir...Gabriel García.- ¿Hasta donde has llegado en tus estudios, morenito?.Galán.- ¿A qué estudios te refieres?.Gabriel García.- Al estudio de la personalidad de los demás. ¿Eres psicólogo acaso?. Galán.- Ni soy psicólogo ni he estudiado jamás una carrera universitaria. Gabriel García.- Pero sí sabes decir a primera vista quién es quién... ¿verdad?.Galán.- No entiendo nada.Gabriel García.- ¿Por qué no le preguntas a ellas antes de hablar?. Galán.- Es que ellas... Gabriel García.- Es que ellas saben más que tú... ¿no es cierto?...Galán.- Quisiera olvidar aquello. Gabriel García.- ¿Tú crees que yo no quisiera olvidarlo?.Galán.- ¿Cambiamos de tema?.Gabriel García.- Está bien... cambiemos de palos como hacen los gallos de pelea. Galán.- ¿De Palos de Moguer?.Gabriel García.- Si quieres sí. De Palos de Moguer y ferrocarril. ¿Recuerdas?.Galán.- ¿De ferrocarril has dicho?.Gabriel García.- Claro que he dicho ferrocarril y si quiero los digo tres veces.Galán.- ¿Tres veces?.Gabriel García.- Si. Tres de ferrocarril o de ferrocarril tres, ¿qué te gusta más?.Galán.- Nó sé qué decir...Gabriel García.- ¿Es que te asustan las monjas?.Galán.- No sé por dónde van los tiros. Gabriel García.- ¿No recuerdas nada de monjas en ferrocarril?.Galán.- Mejor salgo por patas. Gabriel García.- Mejor di por piernas... ¿recuerdas ahora?.Galán.- Eso es pura diversión. Gabriel García.- Si. Pura diversión. ¿Te gusta divertirte a costa de los demás?. Galán.- Es que yo...Gabriel García.- Es que tú... ¡caramba con el tú!... ¿y yo?... Galán.- Tú eres más fuerte...Gabriel García.- Y por eso... ¿tengo que sufrir?... ¿sufrir por ser más fuerte?...Galán.- Perdona.Gabriel García.- ¿Que te perdone yo que te perdone?... ¿te sigo cantando?...Galán.- Si te viene a bien perdonar... Gabriel García.- ¿Tú crees que yo soy un santo cachón o estamos de cachondeo?.Galán.- No quiero decir eso...Gabriel García.- ¿Qué pasa?. ¿Se pasa mal, verdad?. Galán.- Sí. Se pasa mal. Gabriel García.- ¿Sabes lo que es la empatía?.Galán.- Ni idea. No tengo estudios suficientes. Gabriel García.- Ponerse en el lugar del otro... ¿sabes por qué lo digo?. Galán.- Supongo que sí.Gabriel García.- ¿Sólo lo supones?. ¿Sabes lo que es sufrir por culpa de gentuza?.Galán.- ¿De quiénes?.Gabriel García.- De gentuza como tú por poner sólo un ejemplo.Galán.- ¿Podemos cambiar de palo?.Gabriel García.- Cambiemos pero antes te quiero decir algo... ¿sabes de tenis?.Galán.- Se me da muy bien.Gabriel García.- ¿Recuerdas a Svensson?. Galán.- No sé quién es. Gabriel García.- ¿Se te da muy bien el tenis y no recuerdas a Svensson?.Galán.- Repito que no sé de quién se trata. Gabriel García.- ¿Te gusta hacerte el sueco?. ¿No recuerdas a Svensson?.Galán.- ¿Qué dices?.Gabriel García.- ¡Narices!. Tienes muchas narices... ¿no es cierto?.Galán.- Pues sí. Tengo bastantes narices. Gabriel García.- Sobre todo cuando estás con todo el grupo... todos juntitos...Galán.- Pero ¿qué dices?. Gabriel García.- Que quien te corta el pelo.Galán.- A mí el peluquero. Gabriel García.- Pues a mí Pirulo que mientras a mí me lo corta...Galán.- No sigas por favor...Gabriel García.- No sigo porque tú bien sabes el final. Y los demás también.Galán.- ¿Cambiamos ya de palos?.Gabriel García.- Cambiamos. Sigamos diviRtiéndonos un poco.Galán.- Te veo contento. Gabriel García.- Ni más ni menos como siempre. Galán.- ¡Siempre eres un buen compañero!.Gabriel García.- Claro... ¡faltaría más!... buen compañero... ¿no es cierto?. Galán.- De verdad lo digo. Gabriel García.- De verdad hablo. ¿Sabes que los palos son cantes andaluces?. Galán.- No lo sabía...Gabriel García.- Quiero que cantemos para que aprendas algo. Galán.- ¿Cantar?. ¿Para qué tenemos que cantar?.Gabriel García.- No te asustes mucho. Sólo es para comparar nuestras voces.Galán.- No. Si ya no es necesario.Gabriel García.- ¿Qué sucede?. ¿No quieres comparar tu voz con la mía?.Galán.- Prefiero guardar silencio.Gabriel García.- La voz del silencio para que nadie se entere... ¿verdad?. Galán.- ¿De qué quieres que se enteren?.Gabriel García.- Por ejemplo de como se habla por la espalda y a escondidas. Galán.- Pues no lo sé...Gabriel García.- No. Ahora no voy a cantar una isa. Galán.- Menos mal...Gabriel García.- Escucha. Escucha para que aprendas lo que son los palos andaluces. Galán.- No... por Piedad...Gabriel García.- No. De la Piedad no me acuerdo casi nada.Galán.- Por Caridad...Gabriel García.- De la Caridad me acuerdo menos todavía.Galán.- Pero... hombre... Gabriel García.- Por eso... por que soy hombre... ¿acaso lo sigues dudando?.Galán.- Nunca lo dudé.Gabriel García.- Para que lo sepas bien. Nunca me chupé el dedo. Ese es otro.Galán.- ¿De verdad vas a cantar?.Gabriel García.- Y espero que tú también cantes. Galán.- Yo canto muy mal. Gabriel García.- No importa. Yo también canto mal. Es sólo por lo del timbre. Galán.- ¿De qué timbre hablas?.Gabriel García.- Del timbre de voz. Los hay varoniles y los hay tirando a marujas. Galán.- ¿Marujas?.Gabriel García.- ¿Tampoco recuerdas a Maruja?.Galán.- Es que me falla la memoria como te dije antes. Gabriel García.- Corramos un estúpido velo sobre eso. Galán.- Se dice tupido velo. Gabriel García.- Perdona pero he dicho estúpido y lo reafirmo. Galán.- Sí. Hice el estúpido con ella. Gabriel García.- Lo sabía. No has inventado la pólvora.Galán.- Bien. ¿Lo dejamos ya?.Gabriel García.- ¿Ya?. No. La mañana está de muy buen ver. Galán.- ¿De muy buen ver?.Gabriel García.- Sí. De muy buen ver chavalas madrileñas y no madrileñas.Galán.- ¿Y qué tengo que recordar ahora?.Gabriel García.- Mira lo que canto. ¡Malagueña salerosa, malagueña salerosa!. Galán.- No sigas. Gabriel García.- Pero... ¿no te gusta tanto la malagueña?.Galán.- Es tuya. Gabriel García.- Ya. Espera. !Besar tus labios quisiera besar tus labios quisiera!. Galán.- Muy bueno. Gabriel García.- ¿Muy bueno o muy buena?.Galán.- Corrijo. Muy buena. Gabriel García.- Te advierto que sólo me estoy refiriendo a la voz. Galán.- Creía que...Gabriel García.- A mi me parece que tú crees muchas cosas ahora. Galán.- No sigas. Gabriel García.- Tengo que seguir. Lo tengo que hacer por ella. Galán.- ¿Por la malagueña?.Gabriel García.- He dicho por ella. Tú supón lo que quieras... como siempre...Galán.- Es que si no me dices quien es ella no puedo...Gabriel García.- Si no puedes cotillear... ¿por qué no avisas a los demás?.Galán.- ¿A quiénes?.Gabriel García.-. Ya sabes. A Fonchito y El Nene y todo el grupito juntitos como...Galán.- ¡No!. Gabriel García.- ¿Pero si iba a decir marineros?. ¿Por qué no cantas?.Galán.- Es que no sé...Gabriel García.- ¿Cómo que no sabes lo de el hijo que tiene Asunción?.Galán.- Me da vergüenza.Gabriel García.- ¿Te da vergüenza decir marinero?. ¿Cuántos érais marineros?. Galán.- Casi todos. Gabriel García.- Meno mal que no todos...Galán.- No sigas.Gabriel García.- Te repito que por ella y sólo por ella debo seguir adelante. Galán.- No fastidies. Gsbriel García.- A mí me parece que quien fastidia eres tú y los que son como tú. Galán.- ¿Vas a seguir adelante?.Gabriel García.- Como los de Alicante. Galán.- Sigue pues. Gabriel García.- Sigo pues. ¡Y decirte niña hermosa!.Galán.- ¡Piqué!. Gabriel García.- No. Piqué ya está con Shakira. Te lo ha quitado. Galán.- Cada vez entiendo menos...Gabriel García.- ¿Picaste muy alto, galán a lo Errol Flyn?. Galán.- No es verdad. Pero algo hay que decir a los amigos. Gabriel García.- ¿Para ir tirando varillas?... ¿no es cierto?...Galán.- No entiendo... Gabriel García.- ¿No sabes lo que son las varillas de San Julián?. Galán.- Supongo que algo relacionado con los tomates. Gabriel García.- Digamos que sí. Pan con tomate para que no te escapes. Galán.- Ahora estoy confuso. Gabriel García.- Escucha... galán a lo Errol Flyn...Galán.- Escucho. Gabriel García.- Sí. Escuchar se te da muy bien. Buenas orejas tienes para eso.Galán.- Adelante. Escucho. Gabriel García.-  Te canto lo de !Fiesta... todo esto es sólo una fiesta!...Galán.- ¿Sólo eso?.Gabriel García.- Y termino con !No por favor no dudes más de mí!.Galán.- ¿Qué fiesta?.Gabriel García.- La de la zurra.Galán.- Ni idea. Gabriel García.- ¿No sabes lo que es la zurra?. ¿Y tú has cogido muchas varillas?.Galán.- Muy pocas... muy pocas... Gabriel García.- Y además ya usadas en otras fiestas anteriores por otros. Galán.- Insisto en quen no sé de varillas casi nada. Gabriel García.- ¿Para ir tirando de vez en cuando?.Galán.- No. Para ir liando...Gabriel García.- ¿Liando un pitillo?. Fácil. ¿Te apetece un pitillo?.Galán.- Pero... ¿qué dices?. ¡Que no se entere!. Gabriel García.- Que no se entere ¿quién?... señor director...Galán.- ¡Qué más quisiera ser yo director!. Gabriel García.- ¿No deseas ser director de orquesta?.Galán.- Si acaso director de banca.Gabriel García.- ¿Algo así como el sheriff de Kansas City?.Galán.- Algo así... me conformaría con algo así...Gabriel García.- ¿Por qué no se lo pides a España?. Galán.- ¿Cómo voy a pedírselo al país entero?. Gabriel García.- ¿No conoces bien a España?.Galán.- Pues no. No suelo salir de casa. Gabriel García.- Pues ya ves... yo conozco muy bien a España...Galán.- ¿Tú crees que me ayudará?. Gabriel García.- ¿Por qué no?. Ya sabes eso de España una, grande y libre. Galán.- Pero... ¿de quién me estás hablando ahora?. Gabriel García.- ¿Crees que estoy loco?.Galán.- Pues no. Me doy cuenta de que no.Gabriel García.- ¿De quién te crees que estoy hablando?.Galán.- No lo puedo saber. Gabriel García.-  Pero... ¿no deduces tanto a primera vista?. Deduce... deduce...Galán.- De España... ¿o no?...Gabriel García.- Es o es. De España. Se llama España. Galán.- ¿Hablas de la misma España que conozco yo?.Gabriel García.- ¿Es que hay dos Españas?. No sabía que tuviese una hermana...Galán.- Ahora no entiendo nada de nada. Gabriel García.- ¿Conoces o no conoces a España?. Galán.- Gandía y poco más.Gabriel García.- Te olvidas de las Canarias. Galán.- ¿Otra vez las Canarias?.Gabriel García.- Ya ves que sí... otra vez a empezar...Galán.- No. Aquello ya se pasó.Gabriel García.- ¿Crees que es tiempo muerto y estamos jugando al basket?.Galán.- Yo de basquet soy un cero.Gabriel García.- A la derecha o a la izquierda. Galán.- Es que no sé...Gabriel García.- ¿No sabes ligar con madrileñas baloncestistas?. Galán.- Pues no.Gabriel García.- Y yo que me creía el amo de este mundo...Galán.- ¿Eso lo cantas por mí?.Gabriel García.- No. Lo canto por la baloncestista. Galán.- No recuerdo nada...Gabriel García.- ¿No recuerdas nada de la Cruz Roja?.Galán.- ¡Piqué!.Gabriel García.- Que te repito que te lo ha quitado Shakira. Galán.- Vaya... que no recuerdo lo de la Cruz Roja...Gabriel García.- Me sé unas cuantas de la mili y después de la mili.Galán.- Vaya... que me confundí...Gabriel García.- Bueno. Ahora mismo te lo refresco. Volvamos a lo del pitillo.Galán.- Es que parece que...Gabriel García.- Un momento. Aclarando que es gerundio. ¿Lo parezco o lo soy?.Galán.- Perdona. Gabriel García.- ¿Qué te sucede?. ¿Ya no eres artista en las boleras madrileñas?. Galán.- Parece que fue una bola...Gabriel García.- ¡Ni pitos ni flautas!. Quiero oír la verdad. Galán.- ¿Qué verdad?. Gabriel García.- Sentir, morenito, sentir. Sentir que te dicen lo que tú dices. Galán.- Perdona...Gabriel García.- ¡Y dale con que perdone!. ¿Se puede saber qué tengo que perdonar?.Galán.- Falsas injurias. Gabriel García.- Vaya... vaya... aquí no hay playa... ¿recuerdas ya?.Galán.- Un poco.Gabriel García.- Otra vez Gandía... ¿no es cierto?... Gandía y un pato mareado...Galán.- Es que estaba mareado.Gabriel García.- ¿Por un simple viaje en autobús?.Galán.- Sí. La verdad es que... Gabriel Galán.- La verdad es se fue el verano... yo no sé hasta cuando...Galán.- Por favor... ¡nos sigas cantando por favor!.Gabriel García.- ¿Algo que ver con Emiliano?.Galán.- ¿A qué Emiliano te estás refiriendo?. Gabriel García.- Pues a España una, España grande y España libre.Galán.- Que no conozco bien a España...Gabriel García.- Digamos entonces que a Emiliano Zapata. Galán.- ¡No puedo cantar!. Gabriel García.- ¿No puedes cantar la verdad de Emiliano y de España?. Galán.- Es mucho al mismo tiempo. Gabriel García.- ¿Quieres que cante México lindo?.Galán.- No. Por favor. Gabriel.- ¿Canto lo de sé que tarde o temprano serás mío y tuya yo seré?.Galán.- ¿Tarde o temprano?.Gabriel García.- Sí. Tarde para Emiliano y temprano para mí... ¿estás de acuerdo?.Galán.- Repito que sólo sé de Gandía, Canarias y poco más. Gabriel García.- ¿Y yo que me creía que te encantaban las mejicanas?. Galán.- Es que yo con las extranjeras...Gabriel García.- Ya. Las consideráis inferiores... ¿no es cierto?...Galán.- ¿Por qué me hablas en plural?.Gabriel García.- ¿No has dicho que érais casi todos?. Galán.- Eso es verdad, pero yo... Gabriel García.- Ya. Calla no se vaya a enterar. Galán.- ¿Quién?.Gabriel García.- Eso es lo que dices tú. ¿Qué me dices de personal?. Galán.- ¿De qué personal?. Gabriel García.- Digamos que de jefaturas. Galán.- No puedo... no debo... bueno... te debo una...Gabriel García.- ¿Me debes una?. No, gracias. Las tuyas no me interesan. Galán.- ¿Te refieres a chavalas?.Gabriel García.- Nada de eso. Me refiero a tus gracias. Galán.- Yo creía que era gracioso...Gabriel García.- ¿Te parece que era muy gracioso el asunto?.Galán.- Ya no. Gabriel García.- ¿Qué pasa?. ¿Ya no os funcionan los servicios de información?. Galán.- No sé qué quieres decir. Gabriel García.- Lo servicios de Foncho, El Nene and company.Galán.- ¡Piqué!. No comprendo cómo fue. Gabriel García.- Fue que Shakira te lo quitó. Y lo otro... Galán.- Silencio por favor. Gabriel García.- ¿Por qué?. ¿Te molesta que lo diga?.Galán.- Un poco. Gabriel García.- Un poco es muy poco así que... Galán.- Un mucho.Gabriel García.- Un mucho no me interesa. Galán.- Entonces... ¿adelante?...Gabriel García.- Si. ¿Cómo se pudieron enterar?.Galán.- No lo sé. Gabriel García.- Fácil. Tú se lo dices al José Luis el tarado.Galán.- Sí. Gabriel García.- Espera. José Luis el tarado se lo dice al tarado de José Luis. Galán.- Sí. Gabriel García.- Y resulta que cantan bien cantado...Galán.- ¿Que cantan?. ¿Cantaron?.Gabriel García.- Claro... ¡Te has pasao te has pasao no me gusta tu peinao!.Galán.- No queríamos...Gabriel García.- ¿No érais casi todos?. ¿Cómo entonces era que no querías?. Galán.- Yo no sabía que tú te ibas a enterar.Gabriel García.- Una pregunta... ¿te gusta José Luis o no te gusta José Luis?.Galán.- Yo de cosas magras no hablo.Gabriel Garcia.- ¿Pero te gusta o no te gusta la chistorra de magro de cerdo?.Galán.- ¿Eso qué es?.Gabriel García.- No sufras qua para eso estoy yo.Galán.- ¿La chistorra de magro de cerdo?.Gabriel.- Olvídalo. Pásemos del rollo. Era sólo un chiste. ¿Te parece gracioso?.Galán.- No. Gabriel García.- Para que sepas que a mí tampoco. Galán.- Entonces... ¿eso que me preguntas de José Luis qué es?.Gabriel García.- Que si te gusta José Luis el peinado. Galán.- ¿Pepe goles?.Gabriel García.- ¡Caracoles!. ¡Ya vas recordando mejor!.Galán.- Ni me estoy enterando.Gabriel García.- No me refiero al de los goles sino al peinado. ¿Recuerdas?.Galán.- Recuerdo... recuerdo...Gabriel García.- ¿Canto otra vez lo de te has pasao te has pasao?.Galán.- Creo que sí... que me pasé un poco...Gabriel García.- ¿Sólo un poco?.Galán.- Algo más que un poco.Gabriel García.- Está cachas el José Luis... ¿verdad?...Galán.- Que no hablo de cosas magras. Gabriel García.- Entonces... ¿cómo quieres ligar si no estás cachas?. Galán.- No recuerdo haberlo estado nunca.Gabriel García.- ¿Y qué me dices de José Luis el tarado y del tarado de José Luis?.Galán.- Estoy despistado...Gabriel García.- Insisto... ¿os falla ahora el sistema de información?.Galán.- ¿Qué sistema de información?.Gabriel García.- El de boca a boca... ¿sabes qué es el sistema del boca a boca?.Galán.- Esto... si... o no...Gabriel García.- Pero si en la Cruz Roja lo explican de maravilla...Galán.- A veces lo recuerdo y a veces no lo recuerdo.Gabriel García.- Espera un momento... ¿sabes algo de Colón?.Galán.- Casi nada.Gabriel García.- ¿Sabes que tenía dos diarios diferentes?.Galán.- No lo sé.Gabriel García.- Uno era verdadero y otro era falso. Galán.- ¡Sabes un montón de Historia General!.Gabriel García.- También sé un montón de historias personales.Galán.- Como cuáles.Gabriel García.- ¿Por qué no le preguntas a España?. Lo sabe bien España.Galán.- Ya estoy otra vez perdido.Gabriel García.- Te lo refresco. ¿Qué sabes de informes semanales?.Galán.- ¿Hablas de la televisión?.Gabriel García.- Hablo de informes semanales.Galán.- No te entiendo. Gabriel García.- Lo mismo que los diarios de Colón.Galán.- No me dejaban verlos. Gabriel García.- ¿Tu mamá no te dejaba verlos?.Galán.- En esta ocasion era José Luis.Gabriel García.- Lo sabía. Había un informe semanal verdadero y otro falso. Galán.- Yo no tengo nada que ver. Gabriel García.- Si. Hay historias para no dormir porque son para mayores.Galán.- Sólo sé muy poco.Gabriel García.- ¿Y cómo es que un analfabeto hacía informes tan detallados?.Galán.- ¿José Luis es un analfabeto?.Gabriel García.- Bastante analfabeto. Por eso...Galán.- No sigas...Gabriel García.- Sigo. Lo hago sólo por ella. Se lo he prometido.Galán.- Pero... ¿quién es ella?.Gabriel García.- Tú a lo tuyo como le dijo el Rey a Fernando. Galán.- A mí el Rey no me ha dicho nada. Gabriel García.- Me estaba refiriendo a Alonso.Galán.- ¡Piqué!.Gabriel García.- ¿Otra vez?. ¿Es que eres obsesivo?.Galán.- Un poco aprensivo con el coñac.Gabriel García.- ¿Lo dices de coña?. ¿No eres beodo?.Galán.- Yo sólo tomo leche.Gabriel García.- Será por eso que tienes esa dentadura tan sana...Galán.- Prefiero no recordar eso.Gabriel García.- Ya lo sé. Pero volvamos a los informes.Galán.- Estoy hecho un lío.Gabriel García.- ¿Quieres que te deslíe?.Galán.- Si puedes hacerme ese favor...Gabriel García.- Claro. Por nada. Escucha bien a ver si ahora te enteras. Galán.- Soy todo oídos. Gabriel García.- No. Perdona... pero eres todo orejas...Galán.- Sí. Las tengo bastante grandes.Gabriel García.- Y no estás mintiendo como antes.Galán.- Antes era antes.Gabriel García.- Pues ahora resulta que yo soy como antes. Galán.- Perdona.Gabriel García.- Espera que te deslíe. Galán.- Gracias por tu esfuerzo. Gabriel García.- Cosas más difíciles he hecho. Galán.- Posiblemente sí.Gabriel García.- Sin dudas, morenito, sin dudas. Galán.- Lo acepto. Sabes lo que dices. Gabriel García.- El proceso es éste. El analfabeto hace un informe. ¿Voy bien?.Galán.- Sí.Gabriel García.- Pero el informe falso es propio de una profesional.Galán.- ¿Por qué no de un profesional?.Gabriel García.- Escucha bien. Para mejorar el informe se introduce en Hispamer.Galán.- ¿Quién?.Gabriel García.- La secretaria profesional.Galán.- ¿Para qué y para quién?.Gabriel García.- Espera. La secretaria es una mujer vestida de color bermejo. Galán.- ¿Cómo sabes eso?.Gabriel García.- Muy fácil. Es una señora vecina mía. Galán.- ¿Vivís en la misma calle?.Gabriel García.- Estás muy despistado. Somos vecinos sólo de nacimiento.Galán.- No entiendo nada. Gabriel García.- Te lo aclaro. De provincias vecinas pero con diferencias.Galán.- ¿Qué diferencias?.Gabriel García.- Yo de una capital y ella de un pueblo.Galán.- ¿Y qué más?.Gabriel García.- Vamos a por todas. Yo universitario y ella sólo secretariado.Galán.- Sí. Vas bien.Gabriel García.- Ya lo sé. El caso es que se entere España.Galán.- ¿Otra vez España?.Gabriel García.- Pues sí. Otra vez cosas de personal. ¿Soy muy raro?.Galán.- Nada de raro. Todo lo contrario. Muy natural.Gabriel García.- Pues la señora vestida de color bermejo dice que soy muy raro.Galán.- Será que está muy mal de la vista.Gabriel García.- O del coco. ¿Te asusta el coco?.Galán.- Un poco.Galán.- ¿Jefaturas acaso?.Gabriel García.- Si. Dos jefaturas por falta de una.Galán.- ¿Como los plátanos canarios pero ahora en masculino?.Gabriel García.- Yo diría que ahora en machismo. Galán.- ¿Y qué tiene que ver España en todo esto?.Gabriel García.- Que España tiene que hacer sus labores. Galán.- ¿Todo el país entero?.Gabriel García.- ¿Pero sabes de qué España estoy hablando?.Galán.- Ahora caigo...Gabriel García.- ¿Qué pasa?. ¿Qué eres tardo de entendimiento?.Galán.- Sí. Llego tarde a todos los balones.Gabriel García.- Eso es cierto. Te corres en el campo muy mal.`Galán.- Es que no tengo resistencia.Gabriel García.- ¿Y lo que tuve yo que resistir?. ¿Eso es mejor olvidarlo?.Galán.- Tú resistes siempre mucho.Gabriel García.- ¿También fuera del campo de juego?.Galán.- También.Gabriel García.- Sin hacerme el pelotari que no vales para eso. ¿Continúo?.Galán.- Sigue que vas muy bien. Gabriel García.- Que no me hagas el pelotari que ya no me sirve eso.Galán.- Entonces sigue por favor... a ver si abro los ojos...Gabriel García.- Sí. Duermes demasiado cuando los demás te esperamos para jugar.Galán.- Agua pasada no mueve molino...Gabriel García.- Pero agua pasada mueve conciencias...Galán.- Cuando filosofas me pierdo...Gabriel García.- Te pierdes muy pronto tú. Vamos al asunto. Galán.- Vamos. Gabriel García.- España da los toques finales a los falsos informes.Galán.- ¿También sabes eso?.Gabriel García.- Olvidaron que soy de verdad periodista.Galán.- ¿De verdad eres periodista?.Gabriel García.- ¿Acaso no lo viste una tarde en directo?.Galán.- Sí. Ya recuerdo. Pero no me entero...Gabriel García.- Cosas de Emiliano, morenito, cosas de Emiliano.Galán.- ¡Acertaste!. ¿Has terminado?.Gabriel García.- No. La mañana es muy larga sobre todo si te castigan.Galán.- Perdona.Gabriel García.- Pero si no me preocupa eso... ni me preocupó jamás...Galán.- ¿Entonces?.Gabriel García.- Que te repito que lo hago por ella aunque no la conozcas nunca.Galán.- ¿Hay más?.Gabriel García.- Sí. Se olvidaron que como periodista tengo amistades.Galán.- ¿Chicas?.Gabriel García.- Pues sí. Sobre todo chicas y algún que otro amigo. Gslán.- Pero... ¿Cómo te pudiste enterar de la verdad?.Gabriel García.- ¿De que había otro informe verdadero guardado en secreto?.Galán.- Eso. Gabriel García.- Supongamos que funcionó Elena. Galán.- ¿Qué Elena?.Gabriel García.- La que lava más blanco.Galán.- No bromees ahora.Gabriel García.- No bromeo. Elena de Troya era una musa para mí. Galán.- ¿Cierto?.Gabriel García.- Da lo mismo pero funcionó.Galán.- ¿La de Homero el griego?.Gabriel García.- No. La de Homero Simpson.Galán.- Te estás quedando conmigo. Gabriel García.- Un poco. El presente sirve para compensar el pasado. Galán.- Es mejor dejarlo ya. Gabriel García.- Repito que hace una mañana fabulosa. Volvamos a lo del pitillo.Galán.- Pero... ¡qué día me estás dando!.Gabriel García.- Multiplícalo por cien y sabrás lo que tuve que aguantar yo.Galán.- Vuelvo a insitir. Perdona y que no se entere. Gabriel García.- No sé a quien temes y no me importa ya. Ahora no oculto nada.Galán.- Ya he hablado demasiado.Gabriel García.- Quedan algunas cosas interesantes todavía. Galán.- ¿Cómo el qué?.Gabriel García.- Hablando de pitos y flautas. ¿Yo lo era o no lo era?.Galán.- Es me parecía...Gabriel Garcia.- ¿En tu pueblo cómo son los hombres?. Lo parezco o lo soy.Galán.- Perdona.Gabriel García.- ¿Qué te sucede?. ¿Ya no eres artista con el balón en los pies?.Galán.- Eso... eso... prefiero hablar de fútbol...Gabriel García.- ¿De fútbol?. ¿Te gusta hablar de fútbol con las chicas?.Galán.- Pero tu no eres una chica sino un hombre. Gabriel Garcia.- Un poco tarde, moreno, un poco tarde la conclusión.Galán.- Prefiero hablar de otros temas.Gabriel García.- Bien. ¿Recuerdas el día que me conociste?.Galán.- Lo recuerdo. Gabriel García.- ¿Cómo te confundiste si era una mañana tan blanca?.Galán.- Es que me deslumbraste.Gabriel García.- ¿Te deslumbré y por eso dijiste lo que dijiste?.Gaslán.- Me confundió la luz.Gabriel García.- ¿Eres corto de vista o tonto?.Galán.- Un poco de las dos cosas. Gabriel García.- ¿Y qué hubieses dicho si me llegas a conocerme por la noche?.Galán.- Perdona. Gabriel García.- ¿Y si además fuese de noche y por la zona de Chueca?.Galán.- No me dejaba salir de noche. Gabriel García.- ¿Tu mamá acaso?.Galán.- Sí. Mi mamá. ¡Mamá!. ¡Mamá!.Gabriel García.- Tranquilo morenito. A mí mi mamá si me dejaba. Galán.- Qué suerte...Gabriel García.- Nada de suerte. Me dejaba por imposible. Galán.- ¡Imposible!.Gabriel García.- Pero cierto.Galán.- Eso quiere decir que eres muy hombre. Gabriel García.- Que te repito que no me seas pelotari. ¿Te gusta hacer la pelota?.Galán.- Bueno. Algo de pelotari sí que tengo. Gabriel García.- ¿De pelotari vasco?.Galán.- No... ¡Qué miedo!... ¿Cómo de pelotari vasco?... ¡Tiemblo!.Gabriel García.- Pero si me refiero a un vasco español...Galán.- No entiendo nada otra vez. Gabriel García.- Badajoz. Pongamos que ahora no hablo de Madrid...Galán.- Ahora estoy perdido. Gabriel García.- No te preocupes que no pego a los niños.Galán.- ¡Qué susto me has dado!.Gabriel García.- Tranquilo. Pongamos que hablo de Vasco Núñez de Balboa. Galán.- De cultura general sé muy poco. Gabriel Garcia.- Vasco español por supuesto. Galán.- Lo prefiero...Gabriel García.- Un tipo con toda la barba. ¿Y tú?. ¿Dónde está tu barba?.Galán.- No me luce bien y además soy barbilampiño.Gabriel García.- Lo sabía. ¿Y qué me dices de mi barba?.Galán.- Por eso digo que me confundi...Gabriel García.- No me cantó eso la canaria.Galán.- ¿Que te cantó la canaria?.Gabriel García.- ¿Tú que crees?.Galán.- Pero... ¿de verdad que cantó?.Gabriel García.- Sí. De cosas de locos. Es que estaba muy loca también.Galán.- ¡No puede ser!. ¿Loca por ti?.Gabriel García.- Por mi culpa desde luego que no. Quizás por culpa tuya sí.Galán.- No lo puedo entender...Gabriel Garcia.- Para ser pardillo tienes mucho pìco.Galán.- Prefiero no entrar otra vez en ese tema. Gabriel García.- Así que en tu famnilia hablan mucho de Zorrilla... ¿verdad?...Galán.- Algo... algo...Gabriel García.- ¿Por eso te crees Don Juan despreciando zorrillas?.Galán.- Prefiero no hablar de eso.Gabriel García.- Prefiero hablar de ello por ella.Galán.- Pero... ¿quién es ella?.Gabriel García.- No. Ahora hablo de otra ella. ¿Estás liado de nuevo?.Galán.- No quiero volver a Canarias. ¡Mamá!. ¡Mamá!.Gabriel García.- Eso es. Abortemos el tema... ¿es mejor abortar el tema?.Galán.- Dios mío... lo sabes todo...Gabriel García.- Todo. Sobre estos temas lo sé todo. De otros temas debo aprender.Galán.- Yo... no... yo...Gabriel García.- Tranquilo. Nada de abortar. No va conmigo.Galán.- Pero... ¿podemos pasar de tema?.Gabriel García.- Yo ya paso de todo igual que antes.Galán.- Entonces... ¿por qué?...Gabriel García.- Por honrarla a ella.Galán.- ¿A quién de ellas?.Gabriel García.- Pon dos o tres por ejemplo... o quizás cuatro o cinco... donjuan...Galán.- Prefiero... Gabriel García.- No. Volver a Canarias ya es muy tarde para ti. No te preocupes.Galán.- Entonces lo dejamos ya...Gabriel García.- No tengas tanta prisa que México está muy lejos también.Galán.- No quisiera ir a México.Gabriel García.- Tambien es tarde para ti eso de ir a México.Galán.- Tarde... ¿en qué sentido?.Gabriel García.- Sentido común, morenito, sentido común.Galán.- Si. Estoy de acuerdo. Gabriel García.- Vamos a ver que tal estás de sentido común.Galán.- Yo soy bastante común.Gabriel García.- ¿Comprendes ahora por qué una chavala puede decirte que no?.Galán.- Ya me lo has explicado.Gabriel García.- Es para que no lo olvides. ¿Te gusta el moje picón?.Galán.- ¡Por qué, Gabriel García, por qué!.Gabriel García.- Bien. Cambiemos de tema. ¿Te gusta el salchichón o la salchicha?.Galán.- Tengo dudas. Gabriel García.- Hay que saber despejar, galán de bajo vuelo, saber despejar.Galán.- Es que yo de defensa pues no...Gabriel García.- Pues ya lo sé que te dan miedo las áreas. Galán.- Sí. Me dan miedo...Gabriel García.- ¿Sabes lo que son los tiradores altos?.Galán.- Desconozco esa definición.Gabriel García.- ¿Y los tiradores bajos?.Galán.- ídem de ídem.Gabriel García.- Es fácil. Los que tiran a matar a seres vivos inocentes. Galán.- ¿Y qué diferencia hay entre ambos?.Gabriel García.- Cuando tiran de pie son tiradores altos. Galán.- ¿Y cuándo son tiradores bajos?.Gabriel García.- Cuando tiran de rodillas. De las dos maneras son sanguinarios. Galán.- Lo entiendo... lo entiendo...Gabriel García.- ¿Te gustaría que te tirasen a ti?.Galán.- No... no... Dios me salve...Gabriel Garcia.- ¿Y que te parece si te tirasen a ti?.Galán.- Yo... no me gustaría pasar esa desagradable experiencia...Gabriel Garcia.- ¿Así que atacar si sabes pero defenderte no?.Galán.- Perdona. Es que me equivoqué.Gabriel García.- ¿Te equivocaste?. Hay que saber defender mejor, morenito. Galán.- Yo no quería...Gabriel García.- No importa. Pero para saber atacar bien es necesario saber defender.Galán.- Hoy acabo de aprender una dura lección.Gabriel García.- Entonces... ¿no eres un galán artista a lo Errol Flyn con bigote?.Galán.- No llego ni a ser Esteso.Gabriel García.- ¿El de los chicos con los chicos y las chicas con las chicas?.Galán.- Por favor no sigamos...Gabriel García.- Espera. Contigo no me voy a casar chínchate... Galán.- Creía que era gracioso.Gabriel García.- ¿Y ellas?. ¿Es gracioso para ellas?.Galán.- ¡Piqué!. ¡Otra vez Piqué!.Gabriel García.- Pareces sordo... !que te lo ha quitado Shakira!.Galán.- No. Quiero decir que con las chicas soy un pardillo.Gabriel García.- ¿Tanto te gusta El Pardo?.Galán.- Es que está muy cerca.Gabriel García.- Demasiado cerca, moreno. Por cierto... ¡qué mañana más florida!.Galán.- ¿Florida?.Gabriel Garcïa.- Florida blanca... ¿recuerdas cuándo me conociste?.Galán.- Sí. Ya recuerdo. Gabriel García.- Te lo refresco otra vez. Galán.- No es necesario.`Gabriel García.- Es que a lo mejor sigues dudando sobre qué soy.Galán.- Recuerdo aquella mañana.Gabriel García.- Pues era muy blanca.Galán.- ¿Blanca?.Gabriel García.- Para usar tu lenguaje, Blanquita... ¿por qué no le preguntaste?.Galán.- ¿A quién?.Gabriel García.- A Blanquita por poner sólo un ejemplo de chavala. Galán.- Es que a veces confundo...Gabriel García.- ¿Confundes a un tío con una tia?. Yo no.Galán.- ¿Tú no confundes a un tío con una tía?.Gabriel García.- Por supuesto que no confundo nunca a Ángel con Amparo.Galán.- Dejemos ese tema aparte... si puede ser...Gabriel García.- ¿Qué te sucede?. Hablo de mi tío Ángel y mi tía Amparo.Galán.- ¡Uf!. ¡Qué peso me quitas de encima!.Gabriel García.- Si. Pesado eres para las tías.Galán.- Me condundí. ¿Ya hemos terminado?.Gabriel García.- De momento. Vamos a descansar un poco si no te apura el tiempo.Galán.- Hombre... yo vivo un poco apurado... Gabriel García.- ¿Verdad que se pasa mal cuando te atacan?.Galán.- Muy mal. Muy mal. Gabriel García.- Pues se lo dices a Foncho, El Nene y todos los demás.Galán.- ¿A casi todos?.Gabriel García.- ¿No has confesado que érais casi todos?.Galán.- Pues sí. Es la verdad. Gabriel García.- Pues se lo dices a casi todos lo mismo que hice yo. ¿Recuerdas?.Galán.- Fue muy valiente por tu parte. Gabriel García.- Nada de eso. Fue muy cobarde por vuestra parte. No es lo mismo.Galán.- La verdad es que llevas razón.Gabriel García.- ¿Ahora llevo razón y entonces no la llevaba?. ¿Cómo puede ser eso?.Galán.- Fue injusto.Gabriel García.- Bueno es aprender a soportar, moreno, bueno es aprender a soportar.Galán.- Perdona, pero... Gabriel García.- ¿Pero algo que ver con Emiliano?.Galán..- Pero... ¿de qué Emiliano me estás hablando?.Gabriel García.- Digamos otra vez que de Emiliano Zapata. Galán.- Es que... ¡no puedo cantar!. Gabriel García.- ¿No puedes cantar una ranchera?.Galán.- No puedo... Gabriel García.- Pues para mí no es imposible. Galán.- ¡Qué suerte tienes!.Gabriel García.- Nada de suerte, morenito... mi trabajo me costó.Galán.- ¿Tu trabajo te costó?.Gabriel García.- Sí. Me costó mi trabajo pero no me arrepiento de ello. Galán.- ¿Entonces te fuiste por eso?.Gabriel García.- No te creas todo lo que te cuentan. Me fuí por ella.Galán.- ¿Y volverías a hacerlo?.Gabriel García.- Por supuesto que volvería a hacerlo en nombre de la libertad.Galán.- Eso es ser libre. Gabriel García.- Si. Más que aquella tontera de compañeros unidad.Galán.- Repito que fuiste valiente. Gabriel García.- Repito que no tanto. ¿Tú crees que yo soy un primo?.Galán.- No. Gabriel García.- ¿Soy entonces para ti un primo?. Di la verdad. Galán.- Eres para mí como un hermano. Gabriel García.- ¿Un hermano de la Caridad?.Galán.- No conozco a la Caridad. Gabriel García.- No soy hermano de la Caridad. Soy hermano de Isabel la católica.Galán.- ¿Felipe el Hermoso?.Gabriel García.- Vuelves a equivocarte de personaje. No me apellido González. Galán.- Yo creía que... Gabriel García.- Creias que Justo y yo...Galán.- Ya veo que no.Gabriel García.- Pues no. Pero te aclaro que lo de hermoso me lo puso mi abuela.Galán.- Es que parecía que sí...Gabriel García.- Recuerda... recuerda cuando pudísteis hablar con libertad. Galán.- Ya lo recuerdo. Gabriel García.- ¿Y qué hizo Justo entonces?.Galán.- Meternos miedo. Gabriel García.- ¿Eso es la libertad?. ¿Ceder ante Justo es la libertad?.Galán.- Ahora veo que no.Gabriel García.- ¿Te canto la internacional?. No me importa cantarla.Galán.- No es buena idea. Gabriel García.- ¿No te parece una buena ideota?.Galán.- Quizás. Gabriel García.- Dije ideota y no idiota.Galán.- Es que estoy bastante sordo. Gabriel García.- Un poco gordo si estás. ¿Te gusta el gordillo?.Galán.- ¿Quién?. ¿Rafael?.Gabriel García.- Eso es. Rafael. Parece que entiendes. Galán.- Tanto como entender...Gabriel García.- ¿Sabes lo que es entender?.Galán.- No sé de qué me hablas.Gabriel García.- Digamos que de José Luis el tarado por hacer una aproximación.Galán.- La verdad es que sí. Gabriel García.- Lo sabía. Miras mucho hacia la derecha en las fotografías.Galán.- Es cierto. Gabriel García.- ¿Y Mariano?. ¿Te gusta también Mariano en julio?.Galán.- ¿Mariano?.Gabriel García.- No te pongas nervioso. Hablo de Rajoy.Galán.- Es que tengo tendencias. Gabriel García.- Ya... pero... ¿tendencias a las grandes o a las chicas?.Galán.- ¡Mamá!. ¡Mamá!.Gabriel García.- Deja en paz a tu mamá. Ya eres lo suficentemente grande. Galán.- Pero... ¿te estás refiriendo al mus?.Gabriel García.- No. Me estoy refiriendo a la cajita de música y a la muñeca. Galán.- ¿Alguna chavala despampanante?.Gabriel García.- No. A la muñeca de la ferroviaria. Galán.- Estaba muy bien. Gabriel García.- Ya lo sé. Pero no me refiero a la ferroviaria sino a la muñeca. Galán.- Tienes un gran corazón.Gabriel García.- ¿De verdad?. Menos mal que me apuñalábais en la espalda.Galán.- Con tu corazón no nos atrevíamos. Gabriel García.- Entonces... ¿cantamos de plano o no?.Galán.- Bien. Cantemos. Gabriel García.- ¿Te gusta que cantemos a dúo no lo volveré a hacer más?.Galán.- No. Tú fuiste inocente. Gabriel García.- ¿Inocente yo?. ¿Crees que soy Simón?.Galán.- Lo pareces.Gabriel García.- ¿Sabes de qué Simón hablo?.Galán.- De Simón Temple El Santo. Gabriel García.- Te volviste a equivocar. Hablaba de Simón el de la Biblia. Galán.- Eres buena persona. Gabriel García.- Pero no tanto como Pedro.Galán.- Ahora estoy otra vez confundido.Gabriel García.- Una cosa. ¿Sabes por qué vivía tanto la noche?.Galán.- No lo sé. Por la noche no me dejaba salir mi mamá. Gabriel García.- Para conocer barras americanas.Galán.- Pero si no puede ser que tú... Gabriel García.- Pues ya ves que sí. Conocí un montón de barras americanas.Galán.- ¿Para qué hacías eso?.Gabriel García.- Para conocer mujeres malas.Galán.- ¿Y eso por qué?.Gabriel García.- Porque así aprendí a conocer a las mujeres buenas.Galán.- ¿Por comparación?.Gabriel García.- Te equivocas. Nunca comparo a una mujer con otra. Galán.- ¿Por qué?. Yo sí las comparo.Gabriel García.- Por eso te confundes. Todas son distintasGalán.- Pues ahora no te entiendo. Gabriel García.- Lo importante es entenderlas a ellas... morenito...Galán.- ¿A las mujeres malas?.Gabriel García.- Sí. Para entender la diferencia entre mujeres malas y buenas.Galán.- Es que yo creía que la canaria... Gabriel García.- Es que antes de hablar hay que conocer.Galán.- Ahora me estoy dando cuenta. Gabriel García.- ¿Era mala o era buena?.Galán.- Nunca lo supe.Gabriel García.- Pero la calificásteis de mala. Galán.- Fue culpa de mi mamá. Gabriel García.- Para que veas que a cierta edad es importante conocer la noche.Galán.- Y yo que me creía el amo de este mundo.Gabriel García.- Buena canción si señor. Galán.- Estoy un poco afónico. Gabriel García.- No importa. Cantando se pasan las afonías. Galán.- Ya lo veo. Ya lo veo. Gabriel García.- ¿Ya no deseas seguir siendo un artista a lo Errol Flyn?.Galán.- Bueno. Ahora me han ofrecido hacer el doble de Becerril o Monucho.Gabriel García.- Es bastante infantil pero... te recomiendo Monucho...Galán.- Se me da de perlas hacer el mono.Gabriel García.- Por supuesto que sí. Por eso eres de los tiradores altos. Galán.- Que yo no... Gabriel García.- ¿Eres de los tiradores bajos?.Galán.- Me estás haciendo un lío. Gabriel García.- ¿Otra vez liado?. Mejor deja el alpiste para los canarios.Galán.- Pensé que las madrileñas eran fáciles.Gabriel García.- ¿Y las extranjeras?.Galán.- Más difíciles todavía.Gabriel García.- O sea que no sabes ligar a pesar de tu bigote a lo Errol Flyn.Galán.- En fin... alguna que otra varilla... Gabriel García.- ¿Comprendes ahora por qué no me interesan las varillas a mí?.Galán.- Comprendo... comprendo... eso se llama tener clase. Gabriel García.- Sí. Lo aprendí en clase desde la escuela.Galán.- Madre mía... ¡que metedura de pata la mía!.Gabriel García.- Para que aprendas que de algo sirve San Isidro.Galán.- Estoy totalmente equivocado. Gabriel García.- ¿Y qué dice el salvador a todo esto?.Galán.- ¿Mi amigo Salvador?.Gabriel García.- Por ejemplo.Galán.- Sólo guarda silencio. Sólo me dice que me equivoqué al hacer de Becerril.Gabriel García.- ¿No me digas que te gustan los toros?.Galán.- No. Me asustan hasta las vacas. Gabriel García.- Ya lo sé. Lo sabe España.Galán.- Huelgan las palabras. Gabriel García.- Eso. Hablando de huelgas... ¿sabes quién fue Esquirol?.Galán.- Desde luego tú no. Gabriel Gaarcía.- No intentes ser otra vez pelotari conmigo. ¿Quién fue Esquirol?.Galán.- Muchos como yo. Gabriel García.- Ya decía yo que eres una mosquita muerta. Galán.- Exacto.Gabriel García.- ¿Mosquita o mosquito?. ¿Te gusta el chiste?.Galán.- No. La verdad que no.Gabriel García.- Pue eso... Galán.- ¿Qué?.Gabriel García.- Que a mí tampoco. Y ahora vas y se lo dices.Galán.- A quién. Gabriel García.- A todos los que son como tú. Y a todos los que dirigen la orquesta.Galán.- ¿La orquesta?.Gabriel García.- Sí. La orquesta de los tiradores altos y los tiradores bajos. Galán.- ¿Eso es otro chiste?.Gabriel García.- No. Eso no es un chiste... correveydile...Galán.- Ya voy... ya voy... pero no juegues conmigo...Gabriel García.- Yo no juego contigo. Yo sólo lucho contra profesionales.Galán.- ¿Como ese tal Emilinao?.Gabriel García.- Tú lo has dicho dice Jesucristo en la Biblia.Galán.- Me rindo. No te llego ni a la suela de los zapatos.Gabriel Garcia.- Pues son más baratos que tus botas... de montar...Galán.- Que me rindo... que digo que me rindo... Gabriel García.- Espera. Vamos a despedirnos cantando.Galán.- Bien. Adelante. Gabriel García.- Las damas primero... perdón... quiero decir tú primero...Galán.- ¡Llévatela contigo que a mí también me está volviendo loco!.Gabriel García.- Abrevia que es hora de almorzar. Galán.- ¿De comer?.Gabriel García.- No. Comer ya sabía desde niño. Ahora he aprendido a almorzar.Galán.- ¿Abrevio?.Gabriel García.- Abrevia que termino cantando yo.Galán.- ¡Orero.. hay que tener mucho oro para ir a robarle un beso!.Gabriel Galán.- Vale... pero no tanto... no tanto oro morenito...Galán.- Ahora te toca a ti. Gabriel Galán.- ¡Yo soy aquel que por las noches te persigue!.Galán sale de la escena por el lado derecho y Gabriel García sale de la escena por el lado izquierdo mientras baja el telón y suena una voz de mujer cantando.Voz.- ¡Arenal de Sevilla y olé... viva el Betis!.
Problema: Un palillo con una cabeza de alfiler, El Pájaro Loco comiendo una manzana por la mañana y es más malo jugando al fútbol que la carne de pescuezo según decía mi abuela. Desarrollo: Ver fotografía en blanco y negro, de 1966, del Deportivo Olímpico de Madrid, observar el pescuezo que tiene y añadirle, posteriormente, tripa más un ojo de cristal.Solución: Lorenzo A. de la calle Alcalde Sáinz de Baranda, número 54. (consultar guía telefónica de Madrid, del año 1966).(Va como desagravio por todos los Bonifacios de España).
Problema: Un palillo con una cabeza de alfiler, El Pájaro Loco comiendo una manzana por la mañana y es más malo jugando al fútbol que la carne de pescuezo según decía mi abuela. Desarrollo: Ver fotografía en blanco y negro, de 1966, del Deportivo Olímpico de Madrid, observar el pescuezo que tiene y añadirle, posteriormente, tripa más un ojo de cristal.Solución: Lorenzo A. de la calle Alcalde Sáinz de Baranda, número 54. (consultar guía telefónica de Madrid, del año 1966).(Va como desagravio por todos los Bonifacios de España).
El 26 de abril de 1986 se produjo en la localidad ucraniana de Chernóbil una explosión de su central nuclear. Desde el principio se dijo que había sido un ligero escape de gas radiactivo pero pocas noticias más se produjeron después de ello. Ahora, tras varias décadas después, se ha podido descubrir que el número de muertos alcanza cifras mucho más espeluznantes y además decenas de miles y miles de personas siguen padeciendo enfermedades por culpa de aquella radiación. ¿Cómo es posible que un ligero escape de gas radiactivo produzca tales desastres humanos?.Algo falla en el asunto. Recordemos que, por aquel entonces, ya funcionaba la gladnost (transparencia informativa) dentro del movimiento de la perestroika iniciado por Boris Gorbachov. ¿Cómo es posible que en plena transparencia informativa se ocultase la verdad de lo sucedido y su enorme gravedad?. ¿Existe relación con la muerte, en 1981, del ex espía soviético Alexander Litvinenko, en Londres, tras ser pinchado con la punta de un paraguas en plena capital londinense?.¿Y quien fue el contraespía de la KGB que se había introducido en la CIA?. Recordemos que por aquel entonces el director de la CIA era William Casey y el director de la KGB era Vitali Mijhailovich Andrópov. ¿Sabían ambos directores de las agencias más tétricas de aquellos años algo que no quisieron decir?.Una suposición (sólo es una suposición bastante lógica): Litvinenko sabía la verdad y estaba dispuesto a decirlo. Por eso lo envenenaron con una bola incrustada en la punta del paraguas que pasó a su cuerpo y le produjo la muerte. ¿Cómo es posible que Mijáil Gorbachov escondiese tanta información?. Sabemos que el presidente de los Estados Unidos era, en aquel entonces, el ex actor de cine Ronald William Reagan (pésimo actor por cierto). ¿Llegaron a un acuerdo Gorbachov y Reagan para guardar silencio como si de una mala película se tratara el tema?. Muchas interrogantes para una solución posible: no fue un accidente fatal sino un sabotaje, un atentado contra la Humanidad. Posiblemente fuese eso. No creo en las casualidades y el envenenamiento de Litvinenko podría haber sucedido porque sabía demasiado y estaba dispuesto a cantar de plano (por eso estaba pidiendo asilo en Gran Bretaña) y además Gorbachov echaba demasiado "teatro" a la vida e iba por ahí dándoselas de demócrata sin serlo. La tremenda mancha que tiene en su cabeza es "muy sospechosa" (según informaciones obtenidas de la Biblia). Reagan ya no puede hablar... pero sí puede hacerlo Gorbachov que tiene mucho "pico de oro" para convencer a sus oyentes (por eso va por el mundo dando conferencias de convivencia pacífica). Y es que a veces s edan Premiso Nobel como si fuesen sorteos de cupones para los ciegos de la ONCE. Por cierto, once años después, el mundo empezó a "mosquearse" hasta llegar a los descubrimientos actuales. Los discipulos de Jesucristo eran doce pero uno era Judas Iscariote y quedaron sólo once. Algún "judas" hay vivo todavía en este asunto del accidente de Chernóbil. Quizás ese "judas" termine por contar la verdad. ¿Fue accidente o atentado?.
El 26 de abril de 1986 se produjo en la localidad ucraniana de Chernóbil una explosión de su central nuclear. Desde el principio se dijo que había sido un ligero escape de gas radiactivo pero pocas noticias más se produjeron después de ello. Ahora, tras varias décadas después, se ha podido descubrir que el número de muertos alcanza cifras mucho más espeluznantes y además decenas de miles y miles de personas siguen padeciendo enfermedades por culpa de aquella radiación. ¿Cómo es posible que un ligero escape de gas radiactivo produzca tales desastres humanos?.Algo falla en el asunto. Recordemos que, por aquel entonces, ya funcionaba la gladnost (transparencia informativa) dentro del movimiento de la perestroika iniciado por Boris Gorbachov. ¿Cómo es posible que en plena transparencia informativa se ocultase la verdad de lo sucedido y su enorme gravedad?. ¿Existe relación con la muerte, en 1981, del ex espía soviético Alexander Litvinenko, en Londres, tras ser pinchado con la punta de un paraguas en plena capital londinense?.¿Y quien fue el contraespía de la KGB que se había introducido en la CIA?. Recordemos que por aquel entonces el director de la CIA era William Casey y el director de la KGB era Vitali Mijhailovich Andrópov. ¿Sabían ambos directores de las agencias más tétricas de aquellos años algo que no quisieron decir?.Una suposición (sólo es una suposición bastante lógica): Litvinenko sabía la verdad y estaba dispuesto a decirlo. Por eso lo envenenaron con una bola incrustada en la punta del paraguas que pasó a su cuerpo y le produjo la muerte. ¿Cómo es posible que Mijáil Gorbachov escondiese tanta información?. Sabemos que el presidente de los Estados Unidos era, en aquel entonces, el ex actor de cine Ronald William Reagan (pésimo actor por cierto). ¿Llegaron a un acuerdo Gorbachov y Reagan para guardar silencio como si de una mala película se tratara el tema?. Muchas interrogantes para una solución posible: no fue un accidente fatal sino un sabotaje, un atentado contra la Humanidad. Posiblemente fuese eso. No creo en las casualidades y el envenenamiento de Litvinenko podría haber sucedido porque sabía demasiado y estaba dispuesto a cantar de plano (por eso estaba pidiendo asilo en Gran Bretaña) y además Gorbachov echaba demasiado "teatro" a la vida e iba por ahí dándoselas de demócrata sin serlo. La tremenda mancha que tiene en su cabeza es "muy sospechosa" (según informaciones obtenidas de la Biblia). Reagan ya no puede hablar... pero sí puede hacerlo Gorbachov que tiene mucho "pico de oro" para convencer a sus oyentes (por eso va por el mundo dando conferencias de convivencia pacífica). Y es que a veces s edan Premiso Nobel como si fuesen sorteos de cupones para los ciegos de la ONCE. Por cierto, once años después, el mundo empezó a "mosquearse" hasta llegar a los descubrimientos actuales. Los discipulos de Jesucristo eran doce pero uno era Judas Iscariote y quedaron sólo once. Algún "judas" hay vivo todavía en este asunto del accidente de Chernóbil. Quizás ese "judas" termine por contar la verdad. ¿Fue accidente o atentado?.
Y en la playa formé un castillo de sueñoscon tus labios de amapola uniendo el viento con las aguaspara rodar por este cosmosde corazones salvajes...
Hola Wersi: No es eso. Lo que pasa es que tengo muchos trabajos y tengo que estar en mil partes al mismo tiempo. Pero sigo con mi Ensayo poco a poco y ahora voy a por una Novela Corta (no sé cuánto de corta ni cuanto de larga). Ya lo irás comprobando. Ya me contarás de cuántos países nos están leyendo. Me parece que alguno de Pakistán seguro que sí... y alguno de Cachemira quizás... o de las Islas Feroces (quiero decir Feroe pero es que los tiempos son tan feroces que o nos los comemos o nos comen ellos a nosotros). Que pases el día con buen humor y aléjate de los humos de la cocina porque contaminan la atmósfera... jejeje...
Océano Atlántico: 15 de mayo de 1792.Soplaba el viento de barlovento y había, en el barco, movimiento. Liliana de las Mercedes miraba, fijamente, la dorada estela del obispo de Gerona y San Sadurní de Noya. A sus recién cumplidos veinte años de edad estaba, realmente, hermosa. Era como una pricesa de cuento de hadas... pero su mente parecía estar en otro lugar. Retrocedió siete años atrás.El 15 de mayo de 1779, hacía exactamente siete años, ella se encontraba feliz mientras cruzaba las calles de la ciudad de Guayaquil. Por eso no vió el suntuoso carruaje, tirado por dos enormes caballos, que se le estaba echando encima. Cuando la muerte era inevitable, surgió de repente la figura de un joven muchacho quien, arriesgando su propia vida, se lanzó por los aires, la agarró con firmeza de su cintura... y ambos cayeron, unidos por el fuerte abrazo de él, en la acera.- ¡Me acabas de salvar la vida! -dijo ella -¿Te has hecho daño?.- No tiene importancia. Sólo es un rasguño en el brazo izquierdo. Pronto curará.La sangre corría a lo largo del antebrazo izquierdo del muchacho mientras ambos seguían, abrazados, en el suelo de la acera. - Tengo que curarte esa herida -dijo ella.- Insisto en que no es necesario. - ¿De dónde eres?. Es la primera vez que te veo y yo me conozco muy bien la ciudad. - Ahora eso no importa. ¿Cómo te llamas, cuántos años tienes y quién eres tú?.- Me llamo Liliana de las Mercedes, hoy acabo de cumplir los siete años de edad y soy la hija del Conde de Quito. ¿Y tú?. ¿Quién eres tú?.- No tengo tanta importancia como la tuya. Llámame simplemente Julián José. - Tú no eres ecuatoriano. No hablas como ecuatoriano. ¿De dónde eres?.- De la calle. Sólo soy un chico de la calle nada más. - ¡Tienes que venir inmediatamente a mi casa!. - Ya te he dicho que la herida no tiene importancia. - Pero hay que cerrarla. Está saliendo demasiada sangre.- Me la cerraré yo mismo.- Pero hay otra cosa más importante.- Más importante que mi sangre hay muchas cosas.- Estás olvidándote de que me acabas de salvar la vida. El diálogo transcurría ante la incredulidad de todos los que habían sido testigos presenciales de la escena.- Lo hubiese eso por cualquier otra persona así que... no ha sido nada especial...- Insisto en que tienes que venir a casa. Y no lo digo por la herida sino porque tienes derecho a pedir lo que quieras. Mi padre es inmensamente rico. Y lo que has hecho merece una digna recompensa. - No quiero nada a cambio. Lo hice sólo porque sí. Hacer las cosas porque sí no tiene gran mérito. - ¿Eso es lo que aprendes en la calle?.- Aprendo eso y aprendo a sentir...- ¿A sentir?. No te entiendo. - A sentir el hambre de los necesitados; a sentir la injusticia cometida contra los desposeídos; a sentir la soledad de los abandonados...- No sigas, por favor. Me da no sé qué escuchar eso de la boca de un chico tan guapo. - No, Liliana de los Ángeles... no soy tan guapo como los chicos con los que, seguramente, tratas todos los días.- No. La verdad que no. - Ya lo sé. No importa. - Lo que quiero decir es que eres más guapo que todos ellos juntos.Julián José no dijo nada. Sólo la miraba, absorto, a sus hermosos y lindos ojos.- ¿Qué te sucede?.- Nada, Condesa de Quito, nada...- ¿Cuántos años tienes?.- Catorce.- Bueno... entonces tienes que venir a mi casa...Él no pudo aguantar la tentación y le dio a ella un beso cariñoso en la mejilla izquierda. Liliana de las Mercedes sintió cómo se le estremecía todo su cuerpo que seguía aprisionado por los firmes brazos de él. - Gracias -dijo emocionada.- Eres el pedazo de cielo más lindo que he visto en mi vida. Después la soltó y, abriéndose paso entre la multitud de personas que les rodeaban, se perdió por las calles de Guayaquil.Liana de las Mercedes ya no recordaba nada más de aquel 15 de mayo de 1779; pero durante muchos meses estuvo buscando y rebuscando por toda la ciudad de Guayaquil para poder enoontrarle o para saber algo de él. Nunca nadie le supo decir nada y nunca tuvo pista alguna para conseguirlo; así que, con el paso del tiempo, le olvidó por completo. Ella seguía observando, fijamente y como absorta, la gran estola dorada del Obispo de Gerona y de San Sadurní de Noya cuya voz, grave y atildada, como si de un gallo celoso se tratase, resonó en medio de aquel ambiente de fiesta. - ¡Ilustrísimo Señor Don Fernando Alfonso de Reixach y Messeguer de la Cerda, ´muy digno Marqués de Cataluña!... ¿jura ante Dios y los hombres amar y proteger a la ILustre Señorita Doña Liliana de las Mercedes Ordóñez y Sánchez Garre, única hija y heredera universal de los Condes de Quito, quererla siempre en lo bueno y en lo malo y ser su único esposo hasta que la muerte les separe?.El Marqués de Cataluña, con el rostro más pálido que la cera, puso su temblorosa mano derecha sobre la Sagrada Biblia y acertó, por fin, a decir.- Sí... lo juro...
Océano Atlántico: 15 de mayo de 1792.De repente, uno de los marineros de "La Capitana" dio la voz de alarma. - ¡¡Estamos perdidos!!. ¡¡Ya está sobre nosotros la banda de piratas de La Cubana!!. - ¡¡Que Dios se ampare de todos y todas si es en verdad La Cubana!! -chilló, desesperado, el Obispo de Gerona y San Sadurní de Noya.Todo fue, entonces, un desconcierto total. Un ir y venir de un lado para otro sin saber dónde esconderse. Un correr sin sentido de una parte a otra de la borda de "La Capitana". El abordaje de los piratas ya era un hecho casi consumado. El Marqués de Cataluña, totalmente angustiado, con un nudo en la garganta y más demacrado de lo normal en él, no hallaba lugar alguno donde pasar desapercibido. - ¡Tened más hombría, señor Marqués, por favor!. - ¡Escuchad, señor Conde, vos no sabéis cómo se las gasta la tal Cubana!. - ¡Ya sé qwe estamos perdidos, pero es necesario tener dignidad!. Está bien que giman las mujeres porque mujeres son... pero los verdaderos hombres no se comportan así!. - Es que no tenemos posibilidad alguna de salvarnos. - ¿Tanto ansiáis la vida que no sabéis que siempre tiene un final?. - No me vengáis con filosofías ahora, señor Conde de Quito, pues yo no quiero morir tan joven. - ¿Tan joven?. ¿A vuestros cincuenta años de edad ya bien cumplidos los llamáis juventud?. Para sentirse joven a nuestras edades es menester saber defender nuestra honra. En caso contrario sólo somos peleles de la vida nada más, señor Marqués de Cataluña. - Pelele o no pelele yo no quiero morir ahora. - Me estás defraudando bastante, Fernando Alfonso -intervino Liliana de las Mercedes. La conversación quedó totalmente interrumpida cuando, repentinamente, apareció ante ellos la bella y hermosa Cubana seguida de toda su banda de fieros piratas de mar y con el gigantesco y hercúleo Goliat siempre a su lado. Inmediatamente, y sin pensarlo dos veces, el Marqués de Cataluña se postró de rodillas ante aquella esplendorosa mujer pirata. - ¡Compasión, bella dama, tened compasión de nosotros!. ¡Sólo somos unos pobres humanos!. ¡No me quitéis la vida, por piedad!. - ¿Quién eres tú?. ¿Se puede saber quién eres tú que gimes como mujer pidiendo piedad?. - Yo soy el Ilustre Señor Don Fernando Alfonso de Reixach de Codorniú y Messeguer de la Cerda, Marqués de Cataluña para servirle a usted, y por todos mis títulos nobiliarios os imploro que tengáis compasíon de nosotros.- ¡Hablad por vos únicamente, Marqués de Cataluña, hablad por vos únicamente pues ni yo ni nadie de mi familia tiene por qué implorar ante esta vulgar mujer y menos si se dedica a la piatería marinera!.- ¡Ajá!. ¡Vaya!. ¡Aquí tenemos a un hombre de verdad!. ¿Quién eres tú, valiente ante las damas?.- ¡Soy valiente ante cualquier dama y ante cualquier caballero... pero vos nos sóis nunguna de las dos cosas!.A La Cubana se le enrojeció la cara de ira. - ¡Por favor, no le matéis!.La mujer pirata fue entonces cuando descubrió a Liliana de las Mercedes. - ¡¡Ostras!!. ¡Vaya belleza de mujer contemplo ante mis ojos!. ¡Jamás he visto a nadie tan hermosa como tú!. ¿Quién eres para salir en defensa del Conde de Quito?.- ¡¡No pongaís ni un sólo dedo sobre ella porque si lo hacéis os juro por mi sagrada España que yo mismo, con mis propias manos, os cortaré algún día la cabeza!!. - ¿Otra ves usted?. ¿Quién osa retarme de esa manera tan altanera?. ¡Yo soy aquçi y ahora quien puede cortar la cabeza de quien me plazca!. - ¿Has de saber, víbora, que yo soy el Conde de Quito!.- ¡Don Lucio Armando!. ¡Ya tenía yo ganas de echarle el guante a un pez tan gordo como usted!. - ¡Para ti, villana, soy el Excelentísimo Señor Don Lucio Armando Ordóñez Palacio-Valdés y Cervantes de Quevedo, Conde de Quito!. La Cubana contestó con sorna y un poco de ironía. - ¿Así que vos habéis sido capaz de engendrar a este bello monumento de mujer?.- Por favor, señora, no hagáis daño a nadie. Os lo pido por favor. - ¿Y usted quién es, señora?.- Yo soy María Eugenia, simplemetne la esposa de Don Lucio Armando.- ¿Así que sois la famosa Condesa de Quito?. ¿La que se dedica a ayudar a los pobres y menesterosos de todas las Américas?. - Hasta que mi hija me suceda. La Cubana se puso muy seria. - ¿Sóis la madre natural de esta sensacional y bella mujer?. - Sí. Yo soy. Y con todo el amor de madre os pido que, por favor, no la hagáis daño alguno. La Cubana volvió a mirar insolentemente a Liliana de las Mercedes.- Cubana... Cubana... - ¿Qué quieres ahora, Goliat?.- Estamos dispuestos a hacer lo que nos ordenes. Si quieres les matamos a todos. Noble más o noble menos a nosostros nos importa menos que un pepino de mar. La Cubana quedó por unos segundos pensativa. Todos y todas guardaron un sepulcral silencio hasta que ella volvió a hablar. - De momento, señores y señoras, caballeros y damas de la alta nobleza y seguidores, soltar todas las bolsas repletas de monedas y todas las joyas que lleváis encima. Dejadlo tod aquí, a mis pies. Quien no lo haga ya sabe lo que le espera.La Cubana hizo el gesto con su mano derecha de cortar el cuello a quien se resistiese a cum plir su orden. Rápidamente, todos y todas fueron dejando sus bolsas de dinero más todas las valiosas joyas que llevaban encima en el lugar que La Cubana había ordenado. - Veo que te lo estás pensando demasiado, Marqués de Cataluña...- Es que, bella dama, nada de valor llevo encima. - ¡Es usteed más falso que el Marqués de la Jipiloya si es que existe tal marqués!. ¡Goliat!. ¡Ayúdale a sacar su bolsa pues, al parecer, abulta demasiado y por eso le hace perder el juicio!.- Con mucho gusto, Cubana, con mucho gusto.El gigantesco y hercúleo Goliat, brazo derecho de la mujer pirata, no tuvo el menor reparo en rebuscar entre las lujosas ropas del arrodillado Marqués de Cataluña, hasta que encontró, rápìdamente, la bien guardada bolsa repleta de monedas. - ¡Barcelona es bona si la bolsa sona! -dijo mientras agitaba la bolsa haciendo sonar su contenido.- ¡¡Piedad, bella dama!!. ¡¡Tened piedad de mí!!. - No me interesa para nada hacer daño a quien tanto ama el dinero. Al fin y al cabo gracias a vosotros somos nosotros los que nos hacemos ricos. - ¡Os acordaréis de este día, villana!. ¡Juro que os acordaréis de este día! -exclamó el Conde de Quito mientras depositaba su bolsa y mirándola cara a cara y en la corta distancia.- ¡Vos también os acordaréis de este día, excelentísimo señor, también juro yo que vos os acordaréis de este día!. - ¡Veremos quién ríe mejor al final!. - ¡Por lo pronto os va a costar una verdadera fortuna recuperar a vuestra hija!.- Por favor, no os la llevéis, os lo pido con amor de madre. - ¡Qué suerte tiene ella de tener una madre como vos!. Yo, sin embargo, nunca conocí ni a mi madre ni tan siquiera a mi padre... así que no sé lo que es eso del amor de una madre.- ¿Y soy yo acaso culpable de ello?.La Cubana volvió a ponerse muy seria. - Culpable o no culpable da lo mismo. De momento me llevo conmigo a este monumento de mujer. Después..Se quedó en un breve silencio antes de terminar la frase. - Después Dios dirá si es que Dios existe. - ¡Os cortaré la cabeza con mis propias manos, vil mujer!. - Guardad vuestras fuerzas para mejor ocasión, señor conde, y no sigáis por ese camino o no respondo de mis actos. El Marqués de Cataluña por fin pudo ponerse en pie, anque le tembalaban visiblemente las piernas. - ¡Por favor, Don Lucio Armando, dejad de provocarla o nos mata a todos!. - Fin de la obra -exclamó La Cubana- ¡Se acabó el teatro!. - ¿Quieres decir que les matemos a todos? -sonrió Goliat mientras desenvainaba la espada.- ¡No, Goliat, no!. ¡Tengo otro plan mucho mejor que ese!. ¡Vamos, recoged todo este tesoro y tirando para "El Botín"!. - ¿Así que se llama "El Botín" vuestro barco?. ¡No lo olvidaré jamás!. - ¡Ya os dije, señor conde, que no olvidaríais jamás este dçia!. ¡Vamos, preciosa, tú te vienes con nosotros!. - Si me pones la mano encima es lo último que haces en tu miserable vida!. - ¡Vaya!. ¿Así que has sacado la belleza de tu madre y el genio de tu padre?. ¡No te abofeteo en este mismo momento porque ellos están delante pero por muy bella que seas no vas a tener esa suerte durante toda tu vida!. ¡Vamos!. ¡Adelante!. ¡Sube a uno de nuestros botes!.¡Adiós a todas y todos, damas y caballeros de la alta nobleza!. ¡Ha sido un placer haberles conocido!. - ¡¡Volveremos a vernos, bellaca!! -gritó el Conde de Quito mientras La Cubana y toda su banda de fieros piratas marinos se alejaban con dirección a "El Botín". - ¡Por favor, tened más prudencia Don Lucio Armando!. ¡Si la seguís provocando es capaz de volver y cortarnos la cabeza a todos!.- No sabía yo hasta qué punto me estáis avergonzando, Marqués de Cataluña. - ¡Por los clavos de Jesucristo!. ¡De buena nos hemos salvado! -exclamó el señor Obispo de Gerona y San Sadurní de Noya.
Océano Atlántico: 15 de mayo de 1792.- ¡Vamos a ver, bribones!. ¡De momento está terminantemente prohibido, bajo pena de muerte, tocar a esta muñeca!. - Pero, Cubana... ¡Merecemos un premio como siempre!. ¡Nunca nos has negado nada!. - Esta vez es distinto, Magalhaes, esta vez os debéis conformar, de momento, sólo con mirarla y cuánto más lejos de ella mejor. - Entonces... ¿todavía tenemos alguna esperanza?.- ¿Para gozar de ella?. Ya veremos. Si es así sólo la suerte lo decidirá. - ¡Nunca nos has negado nada, Cubana!. ¡Es la primera vez que te opones a que nos saciemos con nuestras cautivas antes de arrojarlas a los tiburones!. El gigantesco y hercúleo Goliat, siempre al lado de La Cubana, sólo sonreía...- ¡Goliat!. ¡Acompáñala a mi camarote y que se cambie de ropas!. ¡Vamos a ver cómo le sienta el traje de pirata!. ¡Tú eres el responsable de que nadie se acerque a ella!. Si eso ocurre... tienes mi permiso para romper alguna cabeza que otra. ¡Aquí está la llave!. Goliat recibió la llave que le ofrecía La Cubana. - ¡Ya lo habéis oído todos!. ¡De momento nadie se acerca a ella mientras yo esté vivo!. Goliat guió a Liliana de las Mercedes hasta el camarote de La Cubana, abrió la puerta con la llave y le ordenó que pasara. - No se proecupe, jovencita... nadie la va a observar.Después de que ella hubiese entrado, Goliat volvió a cerrar, con la llave, el camarote. En la borda de "El Botín", Silverado se acercó a La Cubana. - Cubana... estoy muy nervioso...- ¡Ya sé con qué ojos de lujuria la has mirado!. Pero te recuerdo, por si no lo sabes, que por ahora sólo debes conformarte con eso. Guarda tus energías para cuando tengamos que entrar en acción. - Cubana... es mejor deshacerse cuanto antes de ella...- ¿Por qué, Silverado?.- Tengo un mal presentimiento. Estoy seguro de que será causa de disgustos y riñas entre nosotros. Estás arriesgando nuestra fidelidad incondicional. - ¿Es posible que el más sanguinario de mis hombres tenga miedo?.- No es miedo exactamente. Estoy preocupado. Es que se han de hacer las cosas bien. - ¿Tú lo harías mejor que yo?. ¿Quieres ser el jefe?.- Quizás...- ¡Eso tiene fácil arreglo!. ¡A vida o muerte, inglés!. Silverado quedó paralizado de miedo al ver cómo La Cubana sacó repentinamente su espada. Y tembló. - No... Cubana... no hagas eso... en realidad sólo dije una tontería...- ¡Pues procura no ser tan tonto la próxima vez o el mundo habrá dejado de existir para ti!.La Cubana dio la espalda al sanguinario inglés conocido por todos como Silverado y se dirigió, rápidamente, hacia su camarote donde Goliat imponía respeto y temor a todos los que por allí se acercaban. - ¿Algún altercado, Goliat?.- Ninguno, Cubana. Ya sabes que para mí es un placer cumplir a ciegas tus órdenes. A rajatabla si es necesario. No he tenido que machacar ningçún cráneo. - Está bien. Ahora abre pues quiero entrar yo. Goliat abrió con la llave y se la entregó a la mujer pirata. Ésta, tras entrar en la estancia, volvió a cerrar herméticametne el camarote. - ¡Hola, preciosa!. Vaya!. ¡Verdad es que estás bellísima ponga lo que te pongas!. ¡Pareces una verdadera mujer pirata!. Incluso te ves mejor que yo. ¿Sabes que eres un problema para las mujeres?.- Desde luego que para tí si que soy un problema. - Me estaba refiriendo a las mujeres como tú. - ¿Que estás insinuando?. - Nada. Me refiero solamente a las damas de la alta sociedad. Ya sabes. Damas de altas cunas y de bajas camas. - Para qué te enteres de una vez por todas, y no vuelvo a repetirlo, aquí donde me ves acabo de cumplir, hoy mismo, veinte años de edad y todavía permanezco virgen. - ¡Gran cosa es esa, si señor!. Eso sólo es la comprobación de que la excepción confirma la regla. - Sin embargo estoy segura de que tú no eres ninguna excepción.- ¡Ten cuidado con lo que dices!. ¡Aquí ya no están presentes tus padres, me estás poniendo nerviosa y puedo abofetearte cuánto quiera!.- Inténtalo. Sólo inténtalo. - Está bien. No deseo abusar de inocentes criaturas como tú. Por cierto, tu bonito vestido de novia me gusta un montón. Me va a venir de perlas. - Es demasiado alto para ti.- No lo creas. Me encantan los vestidos altos y con tanto escote. Será una bonita experiencia y, a la vez una sorpresa, para El Español cuando me case con él. - ¿El Español?. ¡Nunca he oído hablar de él!. ¿Quién es El Español?.- Tienes que aprender todavía muchas cosas en tu vida, pequeña. El Español es el único capitán pirata que es superior a mí. En cuanto a las astucias andamos a la par pero él es mucho más inteligente que yo.- ¿Es español y no le da vergüenza ser también un pirata?.- Quizás no le de vergüenza porque es mucho más hombre que alguno que he conocido hoy. ¿De verdad que con sólo tus veinte años de edad deseas casarte con ese cincuentón, además de cobarde, como es el tal Marqués de Cataluña, Liliana de las Mercedes?. ¿O prefieres que te llame condesita?.- Puedes llamarme como quieras. Tú sin embargo nunca podrás serlo. - Pero... ¿de verdad amas a ese mequetrefe?.- Eso a ti no te incumbe. Quizás no sepas tanto de la vida como aparentas conocer y hasta es muy posible que yo misma, a pesar de que eres una treintañera ya, pueda enseñarte algunas cosas. - Está bien. Tengo treinta años ya muy cumplidos y no soy virgen como tú; pero lo de dar lecciones posiblemente, si quieres, te enseño a saber cómo se ama a un hombre de verdad. - ¿Otra vez ese renegado español?.- Otra vez ese renegado Español. - Me da hasta vergüenza ser compatriota suya.- ¿Te da vergüenza un hombre al que ni tan siquiera conoces de vista?. - No es necesario, a veces, conocer de vista a alguien para saber la calidad de hombre que es. - Está bien. Eres demasiado brava. Posiblemente le llegues a concoer. Es más, yo diría que, con un poco de suerte por supuesto, no te morirás antes de haberle conocido.- Si crees que tengo miedo a la muerte te equivocas otra vez conmigo. - ¿La muerte?. ¿No le tienes miedo a la muerte?.- Sabiendo que estoy en paz con Dios... jamás tengo miedo a la muerte...La Cubana guardó silencio, dio media vuelta un poco desconcertada, salió del camarote y se dirigió, nuevamente a su fiel Goliat. - Escucha bien, fiel compañero, durante todo el tiempo que esté esa belleza con nosotros respondes con tu vida si es que alguno intenta sobrepasarse con ella. ¿Lo has entendido?.- Sí. Pero no te comprendo...- Tú solamente cumple con mis órdenes. Ya me comprenderás perfectamente más tarde. Yo me comprendo a mí misma y eso es lo único importante.- ¡Jamás te he fallado, Cubana, y tampoco te fallaré en esta ocasión!.- Mejor es para los dos que sea así.- Si tú quisieras, Cubana...- No. Si no existiese El Español tal vez tú y yo... pero no... El Español existe y es algo más que una leyenda. Es el único hombre con el que estoy interesada como mujer. Para mi bien o para mi mal, El Español existe y es mucho más que una leyenda. - No sé si bendecirle o maldecirle. - Haz lo que quieras, Goliat... pero ya sabes la verdad... y espero que nadie más que tú y esa tonta jovencita que está ahí dentro lo sepáis. - Seré como una tumba. La noche cayó sobre "El Botín" mientras se alejaba hacia la costa, allí donde muchos habían cavado, precisamente, sus propias tumbas.
Océano Atlántico: 15 de mayo de 1792.Soplaba el viento de barlovento y había, en el barco, movimiento. Liliana de las Mercedes miraba, fijamente, la dorada estela del obispo de Gerona y San Sadurní de Noya. A sus recién cumplidos veinte años de edad estaba, realmente, hermosa. Era como una pricesa de cuento de hadas... pero su mente parecía estar en otro lugar. Retrocedió siete años atrás.El 15 de mayo de 1779, hacía exactamente trece años, ella se encontraba feliz mientras cruzaba las calles de la ciudad de Guayaquil. Por eso no vió el suntuoso carruaje, tirado por dos enormes caballos, que se le estaba echando encima. Cuando la muerte era inevitable, surgió de repente la figura de un joven muchacho quien, arriesgando su propia vida, se lanzó por los aires, la agarró con firmeza de su cintura... y ambos cayeron, unidos por el fuerte abrazo de él, en la acera.- ¡Me acabas de salvar la vida! -dijo ella -¿Te has hecho daño?.- No tiene importancia. Sólo es un rasguño en el brazo izquierdo. Pronto curará.La sangre corría a lo largo del antebrazo izquierdo del muchacho mientras ambos seguían, abrazados, en el suelo de la acera. - Tengo que curarte esa herida -dijo ella.- Insisto en que no es necesario. - ¿De dónde eres?. Es la primera vez que te veo y yo me conozco muy bien la ciudad. - Ahora eso no importa. ¿Cómo te llamas, cuántos años tienes y quién eres tú?.- Me llamo Liliana de las Mercedes, hoy acabo de cumplir los siete años de edad y soy la hija del Conde de Quito. ¿Y tú?. ¿Quién eres tú?.- No tengo tanta importancia como la tuya. Llámame simplemente Julián José. - Tú no eres ecuatoriano. No hablas como ecuatoriano. ¿De dónde eres?.- De la calle. Sólo soy un chico de la calle nada más. - ¡Tienes que venir inmediatamente a mi casa!. - Ya te he dicho que la herida no tiene importancia. - Pero hay que cerrarla. Está saliendo demasiada sangre.- Me la cerraré yo mismo.- Pero hay otra cosa más importante.- Más importante que mi sangre hay muchas cosas.- Estás olvidándote de que me acabas de salvar la vida. El diálogo transcurría ante la incredulidad de todos los que habían sido testigos presenciales de la escena.- Lo hubiese eso por cualquier otra persona así que... no ha sido nada especial...- Insisto en que tienes que venir a casa. Y no lo digo por la herida sino porque tienes derecho a pedir lo que quieras. Mi padre es inmensamente rico. Y lo que has hecho merece una digna recompensa. - No quiero nada a cambio. Lo hice sólo porque sí. Hacer las cosas porque sí no tiene gran mérito. - ¿Eso es lo que aprendes en la calle?.- Aprendo eso y aprendo a sentir...- ¿A sentir?. No te entiendo. - A sentir el hambre de los necesitados; a sentir la injusticia cometida contra los desposeídos; a sentir la soledad de los abandonados...- No sigas, por favor. Me da no sé qué escuchar eso de la boca de un chico tan guapo. - No, Liliana de los Ángeles... no soy tan guapo como los chicos con los que, seguramente, tratas todos los días.- No. La verdad que no. - Ya lo sé. No importa. - Lo que quiero decir es que eres más guapo que todos ellos juntos.Julián José no dijo nada. Sólo la miraba, absorto, a sus hermosos y lindos ojos.- ¿Qué te sucede?.- Nada, Condesa de Quito, nada...- ¿Cuántos años tienes?.- Catorce.- Bueno... entonces tienes que venir a mi casa...Él no pudo aguantar la tentación y le dio a ella un beso cariñoso en la mejilla izquierda. Liliana de las Mercedes sintió cómo se le estremecía todo su cuerpo que seguía aprisionado por los firmes brazos de él. - Gracias -dijo emocionada.- Eres el pedazo de cielo más lindo que he visto en mi vida. Después la soltó y, abriéndose paso entre la multitud de personas que les rodeaban, se perdió por las calles de Guayaquil.Liana de las Mercedes ya no recordaba nada más de aquel 15 de mayo de 1779; pero durante muchos meses estuvo buscando y rebuscando por toda la ciudad de Guayaquil para poder enoontrarle o para saber algo de él. Nunca nadie le supo decir nada y nunca tuvo pista alguna para conseguirlo; así que, con el paso del tiempo, le olvidó por completo. Ella seguía observando, fijamente y como absorta, la gran estola dorada del Obispo de Gerona y de San Sadurní de Noya cuya voz, grave y atildada, como si de un gallo celoso se tratase, resonó en medio de aquel ambiente de fiesta. - ¡Ilustrísimo Señor Don Fernando Alfonso de Reixach y Messeguer de la Cerda, ´muy digno Marqués de Cataluña!... ¿jura ante Dios y los hombres amar y proteger a la ILustre Señorita Doña Liliana de las Mercedes Ordóñez y Sánchez Garre, única hija y heredera universal de los Condes de Quito, quererla siempre en lo bueno y en lo malo y ser su único esposo hasta que la muerte les separe?.El Marqués de Cataluña, con el rostro más pálido que la cera, puso su temblorosa mano derecha sobre la Sagrada Biblia y acertó, por fin, a decir.- Sí... lo juro...
Kralendijk (Bonaire): 18 de julio de 1792.En Kralendijk, capital de Bonaire, el día había sido ardiente; por eso, en aquella noche del 18 de julio de 1792, "Sésamo" estaba repleto de marineros y mujeres fatales. La Cubana y El Español se encontraban sentados, frente a frente, alrededor de una de las mesas más escondidas del local. La escultura de una leona atravesada por una lanza los semiocultaba de la vista de los demás. - Llevo, exactamente, tres meses y tres días buscándote, Español.- ¿Tan minuciosa eres con el tiempo, Cubana?.- Sabes que el tiempo para nada me importa salvo si es por ti. ¡Es muy difícil dar contigo!. - Supongo que sí. Pero ya sabes que siempre acudo, más tarde o más temprano, a todas mis citas. ¿Para que me has hecho venir aquí?. Taurus me avisó de que querías hablar urgentemente conmigo pero yo tengo muchas labores por delante. Perdona la tardanza. Te veo como esa leona que nos oculta de los demás.- Exacto. Vengo como una leona herida por algo que ya te contaré cuando llegue la ocasión. Precisamente de eso quería hablarte esta noche en que la Luna, al parecer, me acompaña felizmente. - ¿La Luna te acompaña felizmente?. ¿Qué quieres decir?.- ¡Que por fin consigo tener una entrevista a solas contigo!. - ¿Qué quieres tomar, Cubana?.- ¡Una botella de ron a medias, Español!.El Español levantó la mano y, al instante, acudió un mesero de piel negra.- Kisangui... tráenos una botella de ron y un par de vasos. Pronto. - Antes de que cante el gallo, mi capitán, traeré lo que me pide. - A ser posible hazlo sin que nadie se de cuenta. En silencio, Kisangui.- Será en silencio, Español.- ¿Es uno de los tuyos?.- Sí. Ya sabes que están por todas partes y sólo cuando hay que entrar en acción los reúno a todos. - Muy astuto. ¿Así es cómo burlas a las autoridades?.- Más o menos. A veces sí. A veces no. Después de estas breves palabras y mientras Kisangui volvía en silencio con la botella de ron y dos vasos, ambos se quedaron en un profundo silencio y mirándose a los ojos. - ¡Eh!. ¡Que ya estoy aquí!. - Baja la voz.- Perdone, mi capitán. - Está bien, Kisangui. Toma mi bolsa. Coge lo que creas justo. - Sólo cogeré lo que cuesta la botella de ron y ni un sólo céntimo más. - Coge más, Kisangui. Nunca se sabe cuándo habrá otra oportunidad como ésta. - Espero que no sea la última, Español -acertó a decir La Cubana mientras los dos continuaban mirándose directamente a los ojos. - Eso sólo Dios lo sabe...La Cubana no pudo resistir más y bajó la mirada al suelo. - Si es que Dios existe...- No bajes la cabeza, Cubana. En cuanto a Dios yo creo que sí existe de verdad.Ella subió la cabeza pero miraba, ahora, a la botella de ron. - ¿Es que le has visto alguna vez?.- Más de una vez, Cubana, he visto a Dios más de una vez.La Cubana cambió, inmediatamente, de tema mientras volvió a mirar el rostro del Español, el cual no dejaba de mirarla a los ojos. - ¿A medias la botella de ron, Español?.- Aunque la pago yo, pues sí... vamos a medias, Cubana. - Sobre eso de ir a medias es para lo que te he estado buscando todo este tiempo. - Espera un momento. Primero hagamos un brindis. ¿Por quién quieres brindar, Cubana?.- Por ti y por mí. Solamente por ti y por mí. - ¿Solamente por ti y por mí?. - Sólo, Español... sólo por ti y por mí. El resto de la humanidad no me interesa y nunca me ha interesado.- Pues no es tan bueno sólo pensar en mí. Somos muchos en este mundo. La Cubana retiró de nuevo la mirada y se fijó en las restantes mesas donde bebían y cantaban los marineros acompañados de las mujeres fatales. - ¿Todos éstos?. ¿Todos éstos son el mundo?. ¿Acaso crees que me importa alguno de ellos?. - No son tan fieros los leones como los pintan, Cubana. - Por eso mismo lo digo, Español, por eso mismo lo digo.- ¿Y qué crees que tengo yo de especial?. ¿Qué puedes encontrar en mí que no tengan ellos?.- Prefiero tomar un vaso de ron antes de hablar sobre otro asunto más importante.- Está bien. Brindemos por ti y por mí. El Español descorchó la botella y vertió sólo un poco de ron en los vasos. Después le entregó uno a La Cubana y ambos brindaron en silencio.- Esto ya está mejor, Español. - Veamos entonces cuál es tu propuesta. - ¿Por qué tenemos que estar siempre peleándonos, Español?.- Así es la vida de los piratas. Tú te dedicas solo a hacerte millonaria con "El Botín" y yo siempre sé lo que tengo que hacer con "El Jabato".- ¿Por qué no podemos unir nuestras fuerzas, Español?. ¿Te imaginas lo que podríamos conquistar los dos juntos?. - Yo no formo jamás tándem con nadie que mata a seres humanos inocentes, Cubana.- Los muertos no pueden hablar jamás, Español. - ¿Y los rehenes?. ¿Qué me dices de los rehenes?. Tampoco puedo formar tándem con quien toma rehenes para pedir recompensas. Me conformo con lo que pillo que ya es más que suficiente. - Los rehenes hablan demasiado, Español... y cuánto más hablan los rehenes más fama adquirimos... y cuanta más fama adquirimos más grandes son nuestras leyendas... y cuánto más grandes son nuestras leyendas más miedo nos tienen, Capitán. - Un momento. Para el carro, Cubana. - ¿Te imaginas tú y yo juntos? -volvió a insistir ella mientras le miraba directamente a los ojos.- No me interesa, Cubana. - Escucha y no seas tan testarudo, hombre de Dios. Tengo entre manos un asunto que nos hará inmensamente ricos si quieres formar pareja conmigo. - ¿Un asunto entre manos?. ¿Algún pez gordo?.- Un pez gordo no sino algo mejor que eso... ¡la hija de un pez gordo!. El Español ni se inmutó. - Vuelvo a repetirte una vez más que no estoy de acuerdo con retener rehenes porque va en contra de su voluntad. Y menos si se trata de una mujer. Si defiendo la libertad es porque defiendo la libertad de todos y cada uno de los seres humanos de este planeta.- Pero no por eso dejas de ser un fuera de la ley. - La ley no me interesa tanto como la justicia. Sí. Soy un fuera de la ley pero no un forajido. - Pues todos hablan de ti como el forajido más legendario de los mares. El Español guardó silencio.- Español... ¡es la oportunidad que siempre he deseado!. El último golpe que doy si quieres formar pareja conmigo. Hacerme enormemente rica y retirarme junto al hombre que más me ha sorpendido en esta vida. - ¿Es el amor una sorpresa?.- Se dice por ahí que tú siempre dices, cuando abordas a un barco, que el amor nos sorprende, damas y caballeros.- Sí. Es una forma de desearles mejor suerte la próxima vez. ¿Quién es ese hombre que tanto te ha sorprendido siempre?.- Sabes bien que me refiero solamente a ti. Escucha cabeza de alcornoque, tú bien sabes que tú me gustas mucho a mí y que yo te gusto mucho a ti. - Demos otro trago de ron antes de seguir hablando, Cubana. El Español volvió a poner un poco de ron en cada uno de los vasos y ambos se lo bebieron de un solo trago. - Entonces... ¿qué me dices?.- ¿Estás pidiéndome que me case contigo?.- Me conformo con que seas mi pareja nada más. Escucha. Tengo una rehén que es, en verdad, impresionante en todos los sentidos de la palabra impresionante. Con las ganancias que podemos obtener, más las que ya poseo yo, nos servirá para dejar esta asquerosa vida de piratas y vivir como dioses y a todo lujo en Atuona. Ya sabes que hablo de las Islas Marquesas. Tú vivirás como un marqués y yo seré la marquesa amante. El Español rió de buena gana mientras ella sólo esperaba la contestación mirando a la escultura de la leona atravesada por una lanza. En esos momentos entró en acción el pianista. Comenzó la noche con "La canción del pirata". La música del piano sonaba en todo el recinto como fondo de aquella inolvidable escena mientras todos los hombres cantaban a viva voz y las mujeres reían con estruondosas carcajadas.- ¡¡¡Con diez cañones por banda, viento en popa, a toda vela, no corta el mar, sino vuela un velero bergantín. Bajel pirata que llaman, por su bravura, el Temido, en todo mar conocido del uno al otro confín!!!. El pianista descansó un breve tiempo.- Lo tienes todo muy bien planeado, Cubana. - Entonces... ¿es que sí?. - Díme primero quién es la rehén que tienes atrapada. ¿Alguien muy especial acaso?.- Exacto, Español, estoy hablando de la hija de los Condes de Quito. El Español, por primera vez, se sintió nervioso y estuvo a punto de dar un brinco pero mantuvo, a duras penas, la calma. - ¡¡Atiza!!. ¡¡Nada más y nada menos que Liliana de las Mercedes!!. - ¿Quieres verla con tus propios ojos?. - No estaría nada mal poder verla. - Pues entonces apura el trago y ven conmigo. - Espera. No te pongas nerviosa. Pueden descubrirnos fácilmente si alguien da el chivatazo a las autoridades. Saldremos cuando anochezca del todo. Ahora terminemos, poco a poco, la botella.- Brindo, otra vez, por ti y por mí... Español...- Está bien. Brindemos esta vez por quien sea.- ¿Qué eso de quien sea?.- Quien sea el afortunado...- ¿Te refieres al Marqués de Cataluña?.- Supongamos que sí. - ¿Brindar tú y yo por ese espantajo medio hombre y medio mujer?.- Es un buen comienzo, Cubana, es un buen comienzo.Se acercó, en esos instantes, el fornido negro Kisangui.- ¿Otra botella de ron, mi capitán?. El Español guiñó un ojo al antiguo esclavo descendiente de un hombre atrapado en contra de su voluntad y llevado allí desde el Congo.- No, Kisangui... ¡sólo me interesa una nada más!. Y la mirada del español se hizo impenetrable.
Kralendijk (Bonaire): 18 de julio de 1792.En Kralendijk, capital de Bonaire, el día había sido ardiente; por eso, en aquella noche del 18 de julio de 1792, "Sésamo" estaba repleto de marineros y mujeres fatales. La Cubana y El Español se encontraban sentados, frente a frente, alrededor de una de las mesas más escondidas del local. La escultura de una leona atravesada por una lanza los semiocultaba de la vista de los demás. - Llevo, exactamente, tres meses y tres días buscándote, Español.- ¿Tan minuciosa eres con el tiempo, Cubana?.- Sabes que el tiempo para nada me importa salvo si es por ti. ¡Es muy difícil dar contigo!. - Supongo que sí. Pero ya sabes que siempre acudo, más tarde o más temprano, a todas mis citas. ¿Para que me has hecho venir aquí?. Taurus me avisó de que querías hablar urgentemente conmigo pero yo tengo muchas labores por delante. Perdona la tardanza. Te veo como esa leona que nos oculta de los demás.- Exacto. Vengo como una leona herida por algo que ya te contaré cuando llegue la ocasión. Precisamente de eso quería hablarte esta noche en que la Luna, al parecer, me acompaña felizmente. - ¿La Luna te acompaña felizmente?. ¿Qué quieres decir?.- ¡Que por fin consigo tener una entrevista a solas contigo!. - ¿Qué quieres tomar, Cubana?.- ¡Una botella de ron a medias, Español!.El Español levantó la mano y, al instante, acudió un mesero de piel negra.- Kisangui... tráenos una botella de ron y un par de vasos. Pronto. - Antes de que cante el gallo, mi capitán, traeré lo que me pide. - A ser posible hazlo sin que nadie se de cuenta. En silencio, Kisangui.- Será en silencio, Español.- ¿Es uno de los tuyos?.- Sí. Ya sabes que están por todas partes y sólo cuando hay que entrar en acción los reúno a todos. - Muy astuto. ¿Así es cómo burlas a las autoridades?.- Más o menos. A veces sí. A veces no. Después de estas breves palabras y mientras Kisangui volvía en silencio con la botella de ron y dos vasos, ambos se quedaron en un profundo silencio y mirándose a los ojos. - ¡Eh!. ¡Que ya estoy aquí!. - Baja la voz.- Perdone, mi capitán. - Está bien, Kisangui. Toma mi bolsa. Coge lo que creas justo. - Sólo cogeré lo que cuesta la botella de ron y ni un sólo céntimo más. - Coge más, Kisangui. Nunca se sabe cuándo habrá otra oportunidad como ésta. - Espero que no sea la última, Español -acertó a decir La Cubana mientras los dos continuaban mirándose directamente a los ojos. - Eso sólo Dios lo sabe...La Cubana no pudo resistir más y bajó la mirada al suelo. - Si es que Dios existe...- No bajes la cabeza, Cubana. En cuanto a Dios yo creo que sí existe de verdad.Ella subió la cabeza pero miraba, ahora, a la botella de ron. - ¿Es que le has visto alguna vez?.- Más de una vez, Cubana, he visto a Dios más de una vez.La Cubana cambió, inmediatamente, de tema mientras volvió a mirar el rostro del Español, el cual no dejaba de mirarla a los ojos. - ¿A medias la botella de ron, Español?.- Aunque la pago yo, pues sí... vamos a medias, Cubana. - Sobre eso de ir a medias es para lo que te he estado buscando todo este tiempo. - Espera un momento. Primero hagamos un brindis. ¿Por quién quieres brindar, Cubana?.- Por ti y por mí. Solamente por ti y por mí. - ¿Solamente por ti y por mí?. - Sólo, Español... sólo por ti y por mí. El resto de la humanidad no me interesa y nunca me ha interesado.- Pues no es tan bueno sólo pensar en mí. Somos muchos en este mundo. La Cubana retiró de nuevo la mirada y se fijó en las restantes mesas donde bebían y cantaban los marineros acompañados de las mujeres fatales. - ¿Todos éstos?. ¿Todos éstos son el mundo?. ¿Acaso crees que me importa alguno de ellos?. - No son tan fieros los leones como los pintan, Cubana. - Por eso mismo lo digo, Español, por eso mismo lo digo.- ¿Y qué crees que tengo yo de especial?. ¿Qué puedes encontrar en mí que no tengan ellos?.- Prefiero tomar un vaso de ron antes de hablar sobre otro asunto más importante.- Está bien. Brindemos por ti y por mí. El Español descorchó la botella y vertió sólo un poco de ron en los vasos. Después le entregó uno a La Cubana y ambos brindaron en silencio.- Esto ya está mejor, Español. - Veamos entonces cuál es tu propuesta. - ¿Por qué tenemos que estar siempre peleándonos, Español?.- Así es la vida de los piratas. Tú te dedicas solo a hacerte millonaria con "El Botín" y yo siempre sé lo que tengo que hacer con "El Jabato".- ¿Por qué no podemos unir nuestras fuerzas, Español?. ¿Te imaginas lo que podríamos conquistar los dos juntos?. - Yo no formo jamás tándem con nadie que mata a seres humanos inocentes, Cubana.- Los muertos no pueden hablar jamás, Español. - ¿Y los rehenes?. ¿Qué me dices de los rehenes?. Tampoco puedo formar tándem con quien toma rehenes para pedir recompensas. Me conformo con lo que pillo que ya es más que suficiente. - Los rehenes hablan demasiado, Español... y cuánto más hablan los rehenes más fama adquirimos... y cuanta más fama adquirimos más grandes son nuestras leyendas... y cuánto más grandes son nuestras leyendas más miedo nos tienen, Capitán. - Un momento. Para el carro, Cubana. - ¿Te imaginas tú y yo juntos? -volvió a insistir ella mientras le miraba directamente a los ojos.- No me interesa, Cubana. - Escucha y no seas tan testarudo, hombre de Dios. Tengo entre manos un asunto que nos hará inmensamente ricos si quieres formar pareja conmigo. - ¿Un asunto entre manos?. ¿Algún pez gordo?.- Un pez gordo no sino algo mejor que eso... ¡la hija de un pez gordo!. El Español ni se inmutó. - Vuelvo a repetirte una vez más que no estoy de acuerdo con retener rehenes porque va en contra de su voluntad. Y menos si se trata de una mujer. Si defiendo la libertad es porque defiendo la libertad de todos y cada uno de los seres humanos de este planeta.- Pero no por eso dejas de ser un fuera de la ley. - La ley no me interesa tanto como la justicia. Sí. Soy un fuera de la ley pero no un forajido. - Pues todos hablan de ti como el forajido más legendario de los mares. El Español guardó silencio.- Español... ¡es la oportunidad que siempre he deseado!. El último golpe que doy si quieres formar pareja conmigo. Hacerme enormemente rica y retirarme junto al hombre que más me ha sorpendido en esta vida. - ¿Es el amor una sorpresa?.- Se dice por ahí que tú siempre dices, cuando abordas a un barco, que el amor nos sorprende, damas y caballeros.- Sí. Es una forma de desearles mejor suerte la próxima vez. ¿Quién es ese hombre que tanto te ha sorprendido siempre?.- Sabes bien que me refiero solamente a ti. Escucha cabeza de alcornoque, tú bien sabes que tú me gustas mucho a mí y que yo te gusto mucho a ti. - Demos otro trago de ron antes de seguir hablando, Cubana. El Español volvió a poner un poco de ron en cada uno de los vasos y ambos se lo bebieron de un solo trago. - Entonces... ¿qué me dices?.- ¿Estás pidiéndome que me case contigo?.- Me conformo con que seas mi pareja nada más. Escucha. Tengo una rehén que es, en verdad, impresionante en todos los sentidos de la palabra impresionante. Con las ganancias que podemos obtener, más las que ya poseo yo, nos servirá para dejar esta asquerosa vida de piratas y vivir como dioses y a todo lujo en Atuona. Ya sabes que hablo de las Islas Marquesas. Tú vivirás como un marqués y yo seré la marquesa amante. El Español rió de buena gana mientras ella sólo esperaba la contestación mirando a la escultura de la leona atravesada por una lanza. En esos momentos entró en acción el pianista. Comenzó la noche con Ossián. La música del piano sonaba en todo el recinto como fondo de aquella inolvidable escena mientras todos los hombres cantaban a viva voz y las mujeres reían con estruondosas carcajadas.- ¡¡¡ Una hija sólo, pero de forma divina, el último rayo justo de la línea de salida, remando hasta la isla de Sigurd. Su bélico ataque que se lanzó al choque, para ocupar el trono, no es solitario en esta casa. Los encantos de Fionia suponen la gloria, pero ellos perdieron sus armas. Blanco era su brazo, como la nieve alta de Sevo, su pecho hace que las ondas, debajo, levanten a los vientos. Sus ojos radiantes como dos estrellas brillantes, se regocijan mientras ellos se elevan, sobre el tumulto oscuro de una noche tempestuosa, y triuno con su luz majestuosa!!!.El pianista descansó un breve tiempo.- Lo tienes todo muy bien planeado, Cubana. - Entonces... ¿es que sí?. - Díme primero quién es la rehén que tienes atrapada. ¿Alguien muy especial acaso?.- Exacto, Español, estoy hablando de la hija de los Condes de Quito. El Español, por primera vez, se sintió nervioso y estuvo a punto de dar un brinco pero mantuvo, a duras penas, la calma. - ¡¡Atiza!!. ¡¡Nada más y nada menos que Liliana de las Mercedes!!. - ¿Quieres verla con tus propios ojos?. - No estaría nada mal poder verla. - Pues entonces apura el trago y ven conmigo. - Espera. No te pongas nerviosa. Pueden descubrirnos fácilmente si alguien da el chivatazo a las autoridades. Saldremos cuando anochezca del todo. Ahora terminemos, poco a poco, la botella.- Brindo, otra vez, por ti y por mí... Español...- Está bien. Brindemos esta vez por quien sea.- ¿Qué eso de quien sea?.- Quien sea el afortunado...- ¿Te refieres al Marqués de Cataluña?.- Supongamos que sí. - ¿Brindar tú y yo por ese espantajo medio hombre y medio mujer?.- Es un buen comienzo, Cubana, es un buen comienzo.Se acercó, en esos instantes, el fornido negro Kisangui.- ¿Otra botella de ron, mi capitán?. El Español guiñó un ojo al antiguo esclavo descendiente de un hombre atrapado en contra de su voluntad y llevado allí desde el Congo.- No, Kisangui... ¡sólo me interesa una nada más!. Y la mirada del español se hizo impenetrable.
- !Aló!. !Aló!. !Aquí Szolnok 28 llamando al Control Central!. ¿Me escuchan?. - !Aló Szolnok 28!. !Te escuchamos perfectamente!. !Cuenta!.- !Centro de Control!. !Atención Centro de Control!. !No os escucho con claridad suficiente!. !Sólo oigo ruidos extraños!. - !Szolnok 28!. !No te preocupes!. !Son unas inoportunas interferencias que en breves segundos las vamos a eliminar!. !No te apartes del Camborio!. Pasaron varios segundos en el reloj de cuarzo y estrictina de Szolnok 28.- !Szolnoz 28!. !Aquí el Control Central!. !Eliminadas por completo todas las inoportunas interferencias!. ¿Nos escuchas ahora?- !Con toda claridad Control!. !Tengo que avisar de algo muy importante!.- !Adelante, todos los canales "entomáticos" de la red están abiertos!.- !Sucede que mi compañera Nina 16 acaba de divisar un Planeta Azul!. !Nunca habíamos visto nada igual en nuestros viajes intergalácticos!,Nina 16 estaba ajustando los focos de su "amplex" para observar con más detalles.- ¿Qué ocurre Szolnok 28?. !Necesitamos saber urgentemente qué habéis descubierto!.- !Calma Control, calma!. !Nina 16 tiene una pequeña crisis de ansiedad!. !Es lógico!. !Nunca había visto nada igual!. - !Entonces, Szolnok 28, dejamos todos los canales abiertos para cuando podáis decir con exactitud lo que habéis descubierto!.Szolnok 28 y Nina 16 comenzaron a consultar el tablero de las rutas "motivadas".- Szolnok...- Díme Nina...- Creo que lo que estoy viendo no es un planeta normal.- Estoy de acuerdo Nina. Pero tranquilízate. Sólo pasaremos la información al Control Central cuando estemos seguros de esa anormalidad.- Para empezar, Szolnok... es un planeta azul... y en todas las galaxias que hemos visitado nunca habíamos visto un planeta azul...- Si, Nina, es muy raro este planeta... y ¿te has fijado en esa linea marrón que recorre la parte oriental del planeta en relación con la "secuencia" del Sol?.- Si, Szolnok yo diría que es... bueno... no lo sé exactamente...- Trqanquila Nina. Estoy seguro de que es una Muralla...- Si, puede ser, pero ¿que clase de Muralla?.- Me da la impresión que es una Muralla muy cargda de "Goa-Lín".- Szolnok; ¿te estás refiriendo a la famosa carga nuclear "Goa-Lin"?. - Sí. Nina. Pero observa: no existe dicha carga nuclear y eso quiere decir que lo que estamos viendo son los residuos de una gran explosión. - Vamos a informar rápidamente al Centro de Control, Szolnoz. - !Hazlo tú ahora mientras yo calibro con los "fontas" cuánta fue la carga nuclear que estalló en el aire y dejó tantos residuos en la muralla!. - Bien. Voy allá.Nina 16 se acercó al Camborio:- !Atención Centro de Control!. !Aquí Nina 16!. ¿Me estaís oyendo?.- !Perfectamente!. Pero ¿porqué no nos habla Szolnol 38 y lo haces tú?. La orden es que él era el único encargado de tal misión. - !Calma Control!. No le ocurrre absolutamente nada. Estamos los dos en perfectas condiciones físicas y mentales. Sucede que etá investigando profundamente los restos que ha habido, no sabemos todavía cuándo, en un misterioros planeta azul que decubrí con los focos de mi "amplex". - ¿Un planeta azul?. ¿Eso es imposible Nina 16?. En ninguna de las galaxias conocidas existen planetas azules. ¿Confirmas que es azul?.- Lo confirmo. Es azul.- Haced lo siguiente, Nina 16, pero con mucho cuidado, muchisimo cuidado, cuando creáis que no es peligroso... aterrizar en dicho planeta. Hacedlo en algún lugar donde, si hay habitantes, no os puedan descubrir. LLeváis los "daptadores" cargados?.- Positivo. Los llevamos cargados de "rayos zeta" pero cumpliremos con la misión de no utilizarlos a no ser que haya peligro de muerte para nosotros dos... ¿okey?...- Okey Nina 16. Si os véis en peligro no dudéis ni un segundo en eliminarlos si es que están todavía vivos y son agresivos.- Así haremos, Control. Desde el plano rotatorio "pedióptrico" en que nos encontramos observamos todo el planeta. En media hora Szolnok 28 se pondrá en contacto con vosotros.Nina 16, la enamorada fiel de Szolnok 28, le dió un beso apasionado.- Deja un momento la investigación y escúchame Szolnok...Szolnok 28 devolvió otro beso igual a Nina 16.- ¿Qué quieres que hagamos ahora, Nina?. - Intentar aterrizar en el planeta azul sin ser vistos por nadie. ¿Puedes decubrir algún lugar?.- Lo mejor es aterrizar en un un desierto.-¿Has visto alguno?. - Con los "fontas" he descubierto ya dos. Uno tiene muchas dunas y oasis. No es conveniente. Aterrizaremos en el otro. Ponle el nombre que desees, Nina. - Atacama. - !Pues vamos allá!. La nave intergaláctica iba conquistando kilómetros al espacio. 3 ó 4 veces estuvieron a punto de chocar con asteroides, pero siempre la firme conducción de Szolnok 38 y la sagacidad intelectual de Nina 16 evitaron chocar con ellos. - Necesito una cerveza, Nina. - Yo también. Ya somos dos en uno. Enseguida traigo la que queda en el congelador. Nina 16 y Szolnok 28 bebieron compartiendo mutuamente la misma cerveza "Unipaz". - ¿Sabes una cosa, Szolnok!.- Si. !Que te amo y te amaré por toda la Eternidad!. Nina 16 soltó una sonrisa larga...- No es eso. Eso ya lo sé. Te quiero decir que si este es el único planeta azul existente tú y yo pasaremos a ser leyenda cuando demos la noticia.Ahora quien sonrió fue Szolnok 28... pero no dijo nada...- Nina. Antes de aterrizar en ese desierto es necesario tener en cuenta el factor "Kourov". - Lo sé, Szolnok. La gravedad de "Kourov" la tengo dominada... ¿y tú?.- Jajajaja... Nina... ¿no recuerdas que fuí yo quien te enseñé a dominarla?. Hubo un breve silencio al cual siguió un extraño silbido.- Nina, tranquila. Recuerdo que en la Biblioteca Unversalis existe una frase famosa que dice "La amenaza es el arma del amenazado".- Jejejeje, Szolnok. Si. Es de un tal Leonardo Da Vinci, del cual no sabemos absolutamente nada más que esa frase...- Si. Jejejejeje. Nunca se supo en qué planeta vivía.Llevaban ya veinte minutos buscando la manera de aterrizar en el planeta azul cuando el ruido se hizo más penetrante. - Sitúate tras de mi, Nina. Eso ya no es un sencillo ruido "factial" del Universo sino un ruido "bractial" de alguna bestia que se encuentra dentro de la nave. - ¿Y cómo pudo entrar aquí? - dijo Nina 18 colocándose con su "daptador" preparado. Efectivamente, la puerta de "metacretal" de la cabina se abrió producto de una tremenda patada. Era una bestia de tres cabezas. - !Vamos Nina!. !Sin compasión!. !O ellos o nosotros!. Los "daptadores" de Szolnok y de Nina brillaron de potentes "rayos zeta"..La bestia daba zarpazos, son sus temibles y terribles garras, a diestro y siniestro. Rugía con cada impacto que recibía en su cuerpo pero cuando los "rayos zeta" acertaron de pleno en sus tres cabezas terminó defininitivamente fuera de combate. - Ayúdame a tirarlo al espacio interestelar, Nina. Cógele por los pies y yo por los hombros y... !afuera!...Abrieron la puerta de "metacretal" y la terrible bestia se perdió succionada por un profundo agujero negro del espacio..- !Venga, vamos ya a lo nuestro, Nina!. !Arerriza tú mientras aviso a Control Central!. Nina tomó los mandos del volante e hizo una sensacional maniobra aterrizando justo en pleno desierto ocultos tras una duna. Szolnok llamó a Control.- !Control!. !Control!. ¿Me escuchan?. !Soy Szolnok 28!. Nadie respondió a la llamada. Insistió tres veces más y no obtuvo ninguna respuestas. Así que decidió decirle la verdad a Nina 16.- Nina. Estamos solos. A partir de ahora estamos solos. No contestan desde el Control. ¿Qué quieres que hagamos?- !Adelante Szolnok!. !A vida o muerte!. !Adelante hasta el final!. - !Salgamos entonces al exterior sin escafandra alguna, a cara limpia, ¿okey?- Okey Szolnok 28. Y si hemos de vivir viviremos siempre juntos y si hemos de morir moriremos también juntos.Salieron al exterior y un hedor a gases podridos llenó la atmósfera. - Nina... ponte el pañuelo amarillo. Yo también lo llevaré puesto. !Y adelante; esto no sólo huele mal sino que apesta a algo malo!.- Te entiendo Szolnok... esto está más podrido de lo que una se puede imaginar. Este planeta ha sido destruido por el Eje del Mal- Bien, Nina... Por eso te amo tanto. Seguiremos adelante hasta que digamos !basta!. !En realidad ni tú ni yo tenemos encomendada ninguna misión de este tipo!. - ¿Quieres seguir Szolnok?. Ya sabes que no tenemos ninguna obligación en este tema. - Quiero seguir. No por ti ni por mi, sino por las desdichadas personas que puedan estar sufriendo en este planeta.Nina 16 y Zsolnok 28, con los panuelos amarillos cubriendo su medio rostro se fueron caminando, cogidos de la mano, por las dunas de Atacama.Los internautas Szolnok 28 y Nina 16, del planeta Nimeya, se hacían varias preguntas mientras se habían sentado, resistiendo fácilmente la gravedad "Kourov" mientras comían un plato de "catidú" (una especie de alubias grandes y rojas parecidas a la fabada pero mucho más ligeras para el estómago) acompañadas de una salsa "tuara" (de color rosa y sabor a margarina) acompañadas de dos botellas de cerveza "Unipaz" de sabor medio dulce. Se preguntaban qué era lo que olía tan mal a varios kilómetros a la redonda.- ¿Qué puede ser este nauseabundo olor? - decía Nina 16- Calla un momento Nina. Calla, escucha y emplea tus nueve sentidos... me parece que sea lo que sea lo que produce ese insoportble olor se está acercando hacia acá. - ¿Otro ser montruoso a la vista, Szolnok?.- Nina, disimula, no tengas miedo... y disimula...- No tengo ninguna clase de miedo y sé disimular muy bien como tú sabes. - Entonces vamos a sentarnos junto a esta duna y vamos a consultar el mapa.- ¿Trajiste un mapa?- Si. Jejejeje. Lo cogí del Control Central cuando se descuidaron. Sabiendo interpretarlo podemos descubrir cuál es este Planeta Azul. - Excelente. Bien hecho. Manos a la obra... pero... ¿qué hacemos con el animal que merodea por acá?.- Dejarle que se acerque...- Y lo mejor que tienes es que lo dices completamente tranquilo.- Ya sabes, Nina. Ningún miedo y mucha fe.- Entonces veamos el mapa. Al lado de la duna, cuando ya la luna empezaba a asomarse en la bóveda celeste, iniciaron la investigación. - Mira, Nina, según la dirección que hemos llevado durante toda la ruta debemos estar en una galaxia de las llamadas de "izquierdas" según el eje de esa galaxia que en el plano se llama Grupos de Galaxia Solar. - ¿De donde deduces que es de "izquierdas"?.- Solo de una pura lógica matemática nada más. No le des más vueltas Nina y comprueba tú misma el plano. Nina obeservó el plano. Efectivamente la Galaxia Solar está situada en la izquierda del Sistema Universal conocido hasta ahora. - Es cierto, Szolnok.- Sé que eres una chica inteligente, pero sigamos... ¿que ves tú aquí, Nina?.Nina comenzó a interpretar.- Aquí veo unos 7 u 8 planetas que están girando alrededor de una estrella.- Efectivamente. Esa estrella se llama Sol.Mientras tanto el olor era ya tremendamente fétido. Como de felino completamente pulgoso y sarnoso. - Es un felino, Szolnok.- ¿Cómo lo sabes Nina?.- Recuerda que uno de los nueve sentidos es la intuición, sobre todo femenina. - Jejejeje.Y Szolnok no pudo reprimirse darle un beso en la boca. - !Déjalo ahora Szolnok!. !Es peligroso ahora!. !Volvamos al mapa!. Szolnok tomó el mapa y se concentró con la vista en los renglones dibujados por su amigo Iri de Nimeya. - !Nina!. !!Ya está!!. - ¿Lo has descubierto?.- Sí. Este Planeta Azul es el que pensamos que se llama Tierra. En aquel momento el horible Tigre Colmilloso apareció frente a ellos. Echaba una peste tan inmunda que producía arcadas y ganas de vomitar si no hubiesen tenido el gran acierto de haber tomado las pastillas blanquiazules "forlín" antes de emprender el viaje. - !Déjame sólo con él, Nina! - dijo Szolnok 28Nina se ocultó tras la duna pero con el "daptador" preparado por si acaso. Mientras tanto El Tigre Colmilloso daba vueltas alrededor de Szolnok para ver si lo podía atacar por la espalda... ya que de frente sabía que era imposible hacerlo. Szolnok, cansado ya del "jueguecito" del apestoso Tigre Colmilloso le rebanó la garganta de un rápìdo, seco y certero golpe de karateca. Por la boca cortada del Tigre Colmilloso salían babas y sangre purulenta. Verdaderamente asqueroso.- No, Nina. No lo veas. Vámonos ya de aquí. Ella obedeció una vez más y, nuevamente de las manos, siguieron por el desierto camino de la nave. Ahora olía, increíblemente a gasolina Extra. Gasolina barata. Gasolina sin fuerza alguna. Entonces fue cuando lo vieron: una verdadera manada de ratas "muñoceras" se lanzaban a por ellos dispuestos a inocularles la peste bubónica (algo así como en la novela de Camus pensó Szolnok).- !Nina!. !No olvides!. !Sin perdón!. !No se lo merecen!. - !De acuerdo Szolnok!. !Tíraré a arrasarlas sin miedo!. Los "daptadores" de Szolnok 28 y Nina 16 comenzaron a lanzar llamaradas de sus mortales "rayos zeta". Todas y cada una de las ratas "muñoceras" quedaron abrasadas como si el desierto fuese el mismísimo Infierno.- !Ya está , Nina, vamos a la nave!. !Aqui sólo hay peste por todas partes!.- Quizás en otros lugares de la Tierra no... Szolnok.Szonolk se quedó mirando tiernamente la linda cara de Nina.- Posiblemente haya lugares hermosos en la Tierra pero no es ahora tiempo de averiguarlo. Vamos a la nave y regresemos a nuestro "mundo "de la Imaginada Nimeya. Algún día regresaremos por acá a ver si es cierto que hay personas maravillosas. Dicho y hecho. Szegedi 28 y Nina 16, completamente abrazados en el sofá de "compex" se hacían el amor.... mientras la nave seguía rumbo a la Imaginada Nimeya con el piloto automático a plena velocidad. FIN
Mar Caribe: 19 de julio de 1792. El Español reposaba, tranquilamente y fumando tabaco importado de la isla de Tobago, con su recién estrenada pipa hecha de madera de cedro libanés, en el cómodo sofá del camarote de La Cubana. La luz de la luna llena entraba en la estancia y hacía nítida la visión de todos los objetos allí reunidos. Verdaderas obras de arte producto de los suntuosos botines coleccionados por la mujer pirata. Especialmente se fijó en que había allí, sobre la mesa de madera de roble que estaba arrinconada en el lado izquierdo según se miraba desde el sofá, un astrolabio del siglo XVI, uno de esos instrumentos que se utilizaban para observar la posición de los astros y determinar su altura sobre el horizonte y, junto a él, en la misma mesa, el querido catalejo de oro macizo que ella había recogido de entre las joyas robadas a los viajeros y viajeras de "La Capitana", el barco predilecto de los Condes de Quito. Cerca de la mesa se encontraba un mueble-bar esférico, de madera de chanul, que tenía dibujado en su redonda y barnizada superficie externa, una copia del mapa mundi que dibujó Américo Vespuccio, el navegante que, lo mismo que Cristóbal Colón, se había nacionalizado castellano a pesar de haber nacido florentino. La apertura del mueble-bar se abría separando, hacia arriba, los dos hemisferios dibujados. Lentamente se fue abriendo la puerta del camarote y, segundos después, hacía su aparición la bellísima Cubana que traía, cogida de su mano derecha, a la aún más bellísima Liliana de las Mercedes. - ¡Hola, Español!. ¿Qué te parece?.- Muy lindo el mapa mundi. - ¡Me refiero a ella!. ¿Es que estás ciego?.- Perdona... no sabía que estaba tan mal de la vista...- ¿Y éste es el famoso Español del cuál te he oído hablar tanto?.- Este es, condesita... ¿qué te parece?.Liliana de las Mercedes se quedó mirando a los ojos del más famoso pirata de los mares del siglo XVIII.- La verdad es que sí...- ¿Qué quieres decir con eso?.- Que tienes buen gusto con los hombres, Cubana. - ¿Y a ti que te parece ella, Español?. El Español no quiso hacer ningún comentario. - ¿No vas a dar las buenas noches a este bombón de mujer?.- Buenas noches, condesita... -dijo el Español dejando de fumar y lanzando la pipa haica la parte más lejana del sofá. - ¿Buenas noches, dices?. ¡A mí me daría vergüenza ser español y alcanzar la fama del más intrépido pirata jamás conocido?.- Será que estoy loco...- Pues no me extrañaría nada que lo estuvieses. - ¡No le hables así al Español, condesita, o serán las últimas palabras que digas viva!. - ¡No me das miedo, Cubana, ni menos todavía me da miedo él!. - Ya somos dos, condesita -respondió El Español- a mí tampoco me das miedo tú sino que produces placer a mi vista.- ¡¡Gamberro!!. - ¡Te estás comportando como una chica malcriada, condesita! -intervino La Cubana- ¿acaso no has aprendido nada del buen colegio dónde has debido estudiar?. La hija de los Condes de Quito apartó la mirada de los ojos del Español y, un poco aturdida, se enfrentó a la mirada de La Cubana. - Perdona... ¿tú sabes acaso en quçe colegio he estado yo?.- Seguramente que en el más caro de la ciudad de Quito. - Pues te equivocas una vez más porque estudio en la Universidad de La Sorbona de París.La Cubana, tan poco acostumbrada como estaba para hablar con mujeres superiores a ella tanto en lo físico como en los inmaterial, ironizó para salir de su asombro. - ¡Ah, sí!. ¡Claro!. ¡París mon amour!. ¿Dejaste muchos amores entre los franceses?.- ¡Déjala en paz, Cubana!. ¡En realidad no interesa saber dónde ha estudiado ni cuántos corazones ha podido romper!. Liliana de las Mercedes volvió a mirarle a los ojos.- ¡Tú seguramente has estudiado en algún colegio español de mala muerte porque no tienes ni la caballerosidad de levantarte cuando te encuentras ante una verdadera dama!. - Digamos que estoy bastante cansado y que no me puedo levantar no ante una verdadera dama sino ante dos. - ¡Vuelve a por otra, condesita!. ¿Ves cómo si tiene educación cuando se trata de halagar a las mujeres sin prejuicio alguno?.- Sólo es un degenerado. - ¿Has querido decir que soy un renegado?.- Sí. Además de degenerado eres un renegado. - No sigas con ese tono de prepotencia o te haré callar para siempre, condesita de la alta clase social -amenazó de nuevo La Cubana. - Bien. Dejen de pelear por tan poca cosa. Si es necesario levantarme me levanto. El Español se levantó. Entonces Liliana de las Mercedes pudo comprobar, con sus propios ojos, que además de guapo y atractivo poseía una espléndida figura varonil. Y se quedó en silencio mientras su corazón comenzó a latir algo más de lo normal en ella. La Cubana lo sintió. - Me parece que la has emocionado, Español. ¡Está a punto de correr a tus brazos!. La hija de los Condes de Quito reaccionó como si la hubiesen dado una imaginaria bofetada en pleno rostro. - Ni muerta quisiera yo estar en brazos de este hombre. - Al menos reconoces que es un hombre. - No discutran más por mi culpa, señoritas, por favor. Yo no merezco tanto elogio. - ¡Y además es vanidoso! -explotó, con aplomo, la hija de los Condes de Quito.En realidad disimulaba muy bien pues se encontraba aturdida. Aquel hombre era guapo pero, realmente, más que guapo era muy atractivo; especialmente por la personalidad que irradiaba todo su ser y que rompía los esquemas de un vulgar pirata nada más. Comprobó que le empezaba a interesar conocerle más a fondo de lo que ella estaba dispuesta a querer... pero le molestaba aquella serenidad que mostraba mientras la miraba fijamente a los ojos. Por eso desvió su mirada hacia el catalejo de oro macizo. - Sí. Efectivamente, condesita, es el catalejo de oro de tu querido padre. Ella se volvió, repentinamente, hacia La Cubana. - Si vuelves a pronunciar el nombre de mi padre con tanta ironía y delante de este bellaco soy capaz de sacarte los ojos y arojarlos al mar para dar de comer a los cocodrilos o, si lo prefieres, a un río amazónico para comida de los peces pirañas. - ¡Vaya genio que tiene la condesita! -ironizó ahora El Español. - Ya te advertí, Español, que es una mujer de armas tomar. Nada fácil de domar por cierto.Liliana de las Mercedes volvió su mirada a él. - ¿Creías que una futura condesa es tan simple como una de esas corderitas que tanto habrás conocido en profundidad?.- Futura Condesa de Quito y, además, futura Marquesa de Cataluña. - Tú lo has dicho, insolente rufián. Rezumo nobleza por los cuatro costados. ¿Y tú?. ¿Se puede saber qué clase de sangre circula por tus venas?.- Te puedo asegurar que es roja. Mi sangre no es azul sino roja.Aquella serenidad con la que él devolvía todos sus ataques la sacaba, por momento, de sus casillas; pero hacía enormes esfuerzos para que nadie lo notase. - ¡Ves, condesita!. ¿Te gusta o no te gusta El Español?.- Si fuera noble quizás hasta me podría gustar algo. - ¿Noble?. ¿Si yo fuese noble podría usted sentir hacia mí algo más que desprecio?.- Tú lo has vuelto a decir. ¡Eres despreciable!. - Me tutea usted demasiado, futura condesa y futura marquesa. - Es lo que hago con los hombres vulgares. - ¿Por qué es despreciable El Español, condesita?.Ella volvió a mirar de frente a La Cubana. - ¡Es imposible que tú sepas la diferencia que hay entre un hombre noble de la alta sociedad y un vulgar hombre pirata salido de alguna alcantarilla. - ¿Vulgar?. ¿Has dicho que soy vulgar del latín vulgaris?. Liliana de las Mercedes quedó, de nuevo, otra vez sorprendida. - ¿De dónde sabe un gañán como tú palabras latinas?.- A lo mejor es que aprendí latín por esos colegios de Dios.- ¿Acaso tú crees en Dios?.- Cambiemos de conversación... porque me aturde escuchar la palabra Dios -cortó la conversación La Cubana. - No. Espera, Cubana. Si es necesario hablar de teología hablemos como teólogos. La hermosa hija de los Condes de Quito ahora no sabía qué decir. - Dios está aquí -señaló El Español señalando con su mano abierta hacia el astrolabio. Pero La Cubana supo reaccionar ante el mutismo de Liliana de las Mercedes; la cual intentaba comprender a aquel hombre y no lo conseguía.- Si Dios está aquí... ¿por qué estamos hablando los tres como si esta fuese una guerra?. - Perdona, Cubana, pero te vuelves a equivocar. Esto no es ninguna guerra. Esto sólo es una batalla nada más. Las guerras quedan para los poderosos. - ¿Y tú crees que mi amado padre es de los que hacen la guerra?. - No. Yo estoy seguro de que no es de esos. - ¿Acaso tú conoces de algo a mi padre?. - Le conozco por haberte escuchado a ti hablar de él.La hija de los Condes de Quito no sabía si le había dedicado una galantería o se estaba burlando de ella. - No. No me estoy burlando. Ahora seguía sin saber cómo calificarle. - No sabes bien con quien te enfrentas condesita -intervino La Cubana. Liliana de las Mercedes no lo pensó más tiempo y contestó.- Estoy frente a un cobarde que nada más que hace enriquecerse con la piratería a costa de las vidas de las personas decentes. - Te estás equivocando de nuevo, condesita, si hubieras escuchado bien alguna que otra vez sobre la leyenda del Español te darías cuenta, en seguida, de que este hombre jamás mata a nadie. Ni tan siquiera está de acuerdo con tomar rehenes para pedir recompensas por ellos o ellas. - No me voy a deslumbrar con tus mentiras, Cubana. Tú y él sois nacidos el uno para el otro. Tú eres sanguinaria y él también lo es. - ¡No vuelvas a hablar de un hombre sin conocer nada de su vida!. ¡Cuando digo que El Español no hace derramar ni una sola gota de sangre de seres inocentes no estoy mintiendo sino que sé muy bien lo que digo. Quizás hasta él ha derramado sangre por los demás!. - ¿Cuánto te ha pagado por decir eso?.Entonces intervino de nuevo El Español. - ¿Tú crees que el dinero sólo sirve para comprar conciencias humanas?.- Eso al menos me da a entender ella. - No le juzgues tan mal. La Cubana puede ser sanguinaria pero también tiene sentimientos amorosos dentro de su corazón. Quizás esté muy equivocada pero no por eso deja de sentir. Tú tienes a tu padre y a tu madre. Ella no los tuvo jamás. Tú estudias en la mejor universidad de París y de Francia entera. Ella ni tan siquiera pudo acudir a la humilde escuelita de Caletones, en la provincia cubana de Holguín. Tú puedes ser virgen todavía a tus hermosos veinte años de edad. Ella perdió la virginidad a sus infantiles doce años de edad por culpa de un animal de dos patas que se sintió muy macho. ¿La comprendes ahora?.- Sólo comprendo que ningún ser humano puede quitar la vida a otro ser humano sea quien sea. - De acuerdo... yo también estoy de acuerdo con eso... pero ¿qué sucede con un ser humano a quien la sociedad le ha convertido en un ser sanguinario, como si fuera cualquier cosa sin haberlo querido en principio?.- ¡Ya está bien, Español!. ¡Yo no soy cualquier cosa!. -protestó, enérgica, La Cubana. - Demostración de que no sabe cómo tratar a una dama.- ¡Cállate tú también, condesita!. Tú estás acostumbrada a que te lisonjeen los petimetres de la corte virreinal. Él al menos sabe cómo se puede hacer sonreír a un ser tan depravado como yo. - ¡Eso!. ¡Tú lo has dicho!. ¡Este hombre sólo es un depravado bajo la máscara oculta de un caballero español!.¡Pero me da asco saber que es de mi propia nacionalidad!.- ¡¡Basta ya!!. ¡No te consiento ni un insulto más!. ¡Ahora vas a saber lo que tiene de hombre dentro de su corazón!.La Cubana se sentía herida en lo más profundo de su ser animal. Algo había en la mirada del Español cuando la dirigía a los ojos de Liliana de las Mercedes que la molestaba enormemente. Y cuando La Cubana se ponía celosa se convertía en una fiera. Así que, sin darle tiempo a la hija de los Condes de Quito para poder defenderse, la sujetó firmemente hasta dejarla inmovilizada por completo. La Cubana estaba tan irritada que, a pesar de los esfuerzos que hacía, Liliana de las Mercedes no podía liberarse de ella. La fuerza de La Cubana, en sus momentos celosos, era descomunal y la condesita no podía evitarlo ni hacer nada más. Entonces fue cuando La Cubana le comenzó a quitar la ropa hasta dejarla en paños menores. - ¿Deseas que la siga desnudando, Español?. ¡Puedo hacer que se quede tal como su madre la trajo al mundo!. - ¡Suéltala inmediatamente, Cubana!. ¡Y deja que se vuelva de nuevo a vestir'. ¡No consiento que vuelvas a hacer eso ni una vez más!. ¡O la dejas libre para que vuelva a ponerse sus ropas o entonces no tendré más remedio que actuar yo!.La Cubana, muy de mala gana pero asustada por la firmeza con la que hablaba El Español, dejó libre a Liliana de las Mercedes y mientras ésta se volvía a vestir nuevamente de pirata, ella comenzó a meditar ladinamente. Una sonrisa maligna se dibujó en su rostro mientras El Español la observaba detenidamente. - ¡Ya estoy vestida de nuevo!. ¿Creías que me iba a asustar por eso?. ¡Una Ordóñez y Sánchez Guerra nunca se asusta jamás!. - He cambiado de opinión, condesita...- ¿Qué estás tramando ahora, Cubana? -intervino El Español sin dejar de observarla. - ¡Algo mucho mejor de lo que tenía planeado!. Ya no me interesa pedir ningún rescate por ella. - ¿Así que la vas a dejar libre?.- No. Algo mucho mejor que todo eso. - No me importa morir. Sé morir con dignidad como siempre me enseñó mi apreciado padre. - Y eso es lo que te va a suceder. Mañana, cuando llegue el alba en el alta mar, te echaré a las aguas para que sirvas de alimento a los tiburones... pero antes de eso te ocurrirá algo mejor todavía...- ¿Qué estás maquinando, Cubana?. ¡Ya es suficiente!. - No, Español. Nada de que es suficiente. Antes de que mañana sea pasto para los tiburones hay algo que debe decididir por su propia voluntad. Para que aprenda que yo, aunque sea una mujer pirata, también sé lo que es la democracia. - No me importa lo que estés tramando, víbora. No me asustan tus amenazas. - Pues verás que no son amenazas precisamente. Tendrás que elegir tú sola. - Qué es eso que debo elegir. ¿La vida o la muerte?. Ya te he dicho antes que la muerte no me asusta.- Tampoco van por ahí mis pensamientos ahora. Tengo algo mucho mejor para antes de tu muerte. Así que eres virgen todavía... ¿no es cierto?.- Sí. Es cierto. Y me siento muy orgullosa de ello. - Pues no llegarás a la muerte sin haber perdido la virginidad. Te dejo elegir entre Silverado o El Español. Ya los conoces muy bien a los dos y especialmente a Silverado por el tiempo que has pasado en "El Botín". El juego consiste, condesita, en algo muy divertido. No tienes escapatoria posible pues será por las buenas o por las malas... así que elige a uno de los dos. Para eso tienes que dar un beso a la boca al preferido. - ¡Eres un víbora sarnosa, arpía!. - Insulta todo lo que quieras pero no hay ninguna otra alternativa. Aquel a quien elijas te llevará esta noche a la cama dentro de mi alcoba privada. Ya lo sabes. O eliges al Español o eliges a Silverado. Ninguno de los dos va a despreciar este regalo caído del cielo como si fuera maná... y tú podrás irte al otro mundo habiendo dejado de ser virgen.Liliana de las Mercedes sabía que La Cubana no estaba bromeando. Sabía que, si era necesaria, la forzarían y la violarían en contra de su voluntad. Por otro lado, ya que no había más remedio que elegir entre el muy atractivo y esbelto español y el muy gordo y vulgar inglés, prefería elegir al Español pues era muy superior a Silverado en todos los sentidos y no solamente por el físico. Así que rechazó de inmediato la idea de ir a besar a Silverado y se dirigió, lentamente, hacia aquel español que tanto le maravillaba y le dejaba misteriosamente atraída. Por fin llegó hasta escasos centímetros de la boca de él. - No tienes por qué hacerlo ni conmigo ni con él, condesita -le dijo éste en voz baja. - Gracias por el consejo pero quizás hasta sea agradable hacerlo contigo -le respondió ella. La futura Condesa de Quito se quedó, levemente, paralizada pero, al mirar otra vez de nuevo a los ojos del Español, sintió algo inexplicable. Era una atracción fatal y, aunque externamente le daban ganas de abofetear a aquel bravucón que hasta osaba darle consejos, algo en su interior le hacía notar una agradable sensación de estar allí, tan cerca de él, a escasos centímetros de su boca. Así que ya no quiso escucharse por más tiempo a sí misma... y le besó con ganas a pesar de que tenía una rabia contenida. El Español no recibió el beso de forma pasiva sino que, abarcando con sus brazos el fantástico cuerpo de ella, la atrajo hacia él mismo y continuó con el ya prolongado beso. La Cubana, que estaba observando la larga escena, se lanzó de repente con la intención de separarles; cosa que hizo tirando fuerte del brazo derecho de Liliana de las Mercedes.- ¡¡He dicho un beso pero no un beso eterno!!. Por otro lado, la hija de los Condes de Quito, agradeció que la separara de él porque sintió, asustada, que algo especial acababa de sucederle. No sabía exactamente cómo interpretar aquella nueva sensación hasta entonces desconocida por ella. Era producto del beso en la boca; pues era la primera vez que otro ser humano le besaba en los labios. ¿Era eso el amor?.- Y ahora, como lo prometido es deuda, y aunque me duela mucho más que a tí, Liliana de las Mercedes... ¡aquí está la llave, Español!... llevátela contigo que yo ya me estoy volviendo loca. Entrad en mi alcoba privada y cerrad con la llave por dentro para que nadie pueda molestaros. ¡Hazla tuya y goza con ella todo lo que puedas durante toda la noche, Español, goza con ella todo lo que puedas antes de que llegue el nuevo amanecer!.- ¿De verdad que se la vas a dar de alimento a los tiburones?.- Eso es tan seguro como que me llaman La Cubana.El Español la miró directamente a los ojos y supo que estaba diciendo la verdad; entonces fue cuando cogió la llave que ella le estaba ofreciendo y, tomando de su mano derecha a Liliana de las Mercedes, abrió la puerta de la alcoba e hizo entrar a ella.- Piénsalo bien, Cubana.- No me importa en absoluto. - Piénsalo mejor ahora que estás a tiempo. - ¡¡Que te repito que goces de ella toda la noche, desagradecido!!.- Yo jamás he sido un desagradecido.- Pues lo estás siendo quizás por primera vez en estos momentos ya que te la ofrezco en bandeja. - Está bien, Cubana, adiós.- Quieres decir hasta mañana... ¿no es cierto?...- Quiero decir adiós, Cubana, hasta que Dios quiera...La Cubana se tapó los oídos para no escuchar la palabra Dios. Entonces El Español entró en la pequeña alcoba privada de ella, cerró con llave por dentro y se quedó mirando a lo ojos a la bellísima hija de los Condes de Quito. Con un gesto le hizo saber que se sentara en la cama. Después él se sentó a escasos centímetros del cuerpo de ella pero sin llegar ni tan siquiera a rozarla. Un silencio absoluto se apoderó de toda la estancia. Proveniente del exterior llegaban los ruidos de la tormenta. El chocar de las olas contra "El Botín" era impresionante. Para El Español el tiempo se había detenido. Para Liliana de la Mercedes también.La Cubana reaccionó ante aquel, para ella, indeseado silencio y se dirigió rápidamente hacia el mueble-bar, abrió la esfera que tenía dibujada el mapa mundi del español Américo Vespuccio, sacó una botella de anís seco que estaba todavía por estrenar, la destapó con sus dientes y, sentándose en el cómodo sofá, quedó bebiendo de ella directamente... pero pronto se dio cuenta de que había demasiado silencio en la alcoba, al otro lado de la estancia, y ni corta ni perezosa se acercó a la puerta golpeándola fuertemente con su mano izquierda mientras en la derecha seguía sujetando la botella de anís seco. - ¡¡Eh!!. ¡¡Vosotros dos!!. ¡¡Quiero escuchar el ruido de la cama y el jadeo de la hembra!!. Los dos se encontraban todavía sentados sobre la cama, muy juntos pero sin rozarse. Liliana de las Mercedes estaba un poco asustada pero allí, al lado del Español, tenía una extraña sensación de seguridad, como si estuviese siendo protegida por él aunque pareciese una paradoja o una contradicción con lo que estaba sucediendo. - ¡¡Estoy hablando muy en serio!!. ¡¡Si no escucho, de inmediato, cómo hacéis el amor... ya sabéis que Silverado está ansioso por ocupar tu lugar, maldito Español!!. ¡¡Y de nada os vale que esté cerrada la puerta porque el inglés, con una sola patada, le basta para tirarla abajo!!. Liliana de las Mercedes, harta ya de todo aquello, se levantó de la cama dispuesta a decirle algo a La Cubana pero El Español fue igual de rápido, se levantó también y, abrazándola de nuevo, le puso su mano derecho tapándole la boca. Ella entendió que no debía hablar más de la cuenta. Entonces fue cuando él la atrajo un poco más hacia su cuerpo y le hizo saber por señas que hablase en voz tan baja que no pudieran ser escuchados por La Cubana. - Escucha, preciosa. Tenemos que conseguir engañarla...- Pero a mí no me importa, ya que voy a morir cuando llegue el alba, perder la virginidad contigo. - No digas sandeces y escucha bien... ¿sabes simular una respiración entrecortada y los jadeos que hace una mujer cuando está realizando un acto sexual con un hombre?. - Si quiero puedo hacerlo. He actuado muchas veces como actriz de teatro e incluso de cine en Francia. - Entonces este es mi plan. Túmbate sobre la cama mientras yo la muevo con todas las fuerzas de mis brazos hasta hacerla sonar y mientras tú comienzas a respirar profundamente y a jadear simulando que estamos haciéndonos el amor tal como ella dice. ¿Puedes hacerlo?.- Por supuesto que puedo hacerlo, pero insisto en que como al alba voy a morir... prefiero perder la virginidad contigo. - Te repito que dejes de decir sandeces. Haz lo que yo te ordeno.- ¿Y después... qué?. ¿Qué pasará en la mañana conmigo?.- En la mañana... cuando llegue el alba... sólo Dios dirá...- ¿De verdad que tú crees en Dios?. - Más de lo que te puedas imaginar. Pero ahora lo que más importa es engañar a La Cubana. - Lo mejor que podemos hacer es hacerlo de verdad. - Por tercera vez te pido que, por favor, dejes de decir sandeces. - ¡¡A qué estáis esperando, tortolillos!!. ¿Es necesario o no es necesario que avise a Silverado?.Viendo que hablaba realmente en serio y recordando a aquella bestia parda que era el gordo inglés al que llamaban Silverado, ella se tumbó en la cama y mientras El Español movía a ésta con todas sus fuerzas, comenzó a simular un orgasmo. - Está bien, Español... todo menos dejar de ser virgen con ese bruto y gordo inglés que parece haberse criado en la cochinera de una aldea de Yorkshire.- Eso es, condesita. Un poco de humor es necesario en ocasiones tan apuradas como esta. En verdad que parece criado en una cochinera de los Montes Peninos. - ¿Cómo sabes tú dónde están localizados los Montes Peninos?.- Quizás porque no soy tan analfabeto como tú crees; pero dejemos la charla y continuemso con la función. La Cubana, todavía pegada a la puerta, comenzó a escuchar los ruidos de la cama y la simulada respiración y jadeos que hacía, adrede, Liliana de las Mercedes.- Hazlos un poco más fuertes, condesita. Liliana de las Mercedes comenzó a aumentar aún mas sus simulados sonidos. La Cubana entendió que ya estaban en plena faena y comenzó a beber, otra vez, tragos de la botella de anìs seco. Después, sin dejar de beber, se fue al sofá y se dejó caer con estrépito sobre él.- ¡Qué suerte tienes, condesita, que te ha tocado el primer premio de la rifa!. ¡Pero ya verás mañana cómo las bocas de los tiburones te van a destrozar, poco a poco, tu hermoso cuerpo!. ¿Y yo?. ¿Qué hago yo aquí sentada como una boba, bebiendo más que un minero de Gales en día viernes por la noche mientras él, el único hombre que me ha sabido conquistar no me pertenece esta noche como no me ha pertenecido nunca hasta el día de hoy?.El alcohol hacía estragos en el ya muy deteriorado cerebro de La Cubana mientras ella seguía aún cada vez más con su patético monólogo. - ¿Ser o no ser?. ¡Ese es mi problema!. ¿Poder ser ella o tener que ser yo solamente?. Ni entiendo por qué lo he hecho ni por qué la he permitido gozar con El Español toda la noche. No me entiendo ni a mí misma. No soy precisamente un ejemplo para nadie... ¿y qué le voy a hacer?. No soy un ejemplo de mujer absolutamente para nadie salvo para los desesperados que buscan una noche nada más. Me comporto como si él fuera mío y sin embargo... pero goza... goza condesita... porque mañana, al llegar el alba, los tiburones se darán todo un festejo con tu precioso cuerpo. Ahora acabo de ser derrotada pero esto sólo ha sido una batalla. ¡Yo ganaré esta guerra!. Tarde o temprano él será mío y tú sólo el breve recuerdo de una noche de fiesta nada más. ¡Así es la leyenda del Español y eso debe ser su verdad aunque yo no la conozca!. ¿Ser o no ser?. ¡¡Ese es precisamente mi verdadero problema existencial!!. De repente se tambaleó bruscamente al dar el último trago de la botella y cayó estrepitosamente hacia su lado derecho desplomándose, totalmente sin sentido, sobre el cómodo sofá. La botella de anís seco rodó por el suelo del camarote hasta quedar exactamente debajo del astrolabio.
¡Estamos en época de fichajes de primos, sobrinos, tíos, alguna que otra parienta por eso de la equidad de género y, si puede ser, algún que otro despistado que vamos a hacer una plantilla de osos... y digo lo de osos porque hay uno muy famoso en Madrid que es muy conocido ya que está debajo de un madroño!. ¿Loroño?. ¡Pero si Lororño no es futbolista!. Vamos aver si nos aclaramos, En el Logroño, para que alguno aprenda algo no se llama Logroño sino Logroñés Deportivo Club o Club Deportivo Logroñés (porque ahora no estamos con zarandajas tontilocas de si va primero el Club o va último el Club) no hay ninguno que nos interese y dejen ya de hacer encaje de bolilos que, de momento, del Logroñés no nos interesa ni el más titular de sus titulares y titulen los del MARCA y los del AS algo así como "¡Del Logroñés ni del Mirandés!"... porque mira que miran los cotillas de siempre a ver qué fichamos los del Nervión que vaya nervios que tienen algunos con eso de los fichajes estrellas y los culebrones como lagartos y hagan el favor, ya que del Mirandés hablamos, de mirar a otra parte y no copiar lo que escribo por favor. ¿Que qué pasa con el Elche?. ¡Que está que se sale de sus casillas!. Que el Elche sube y baja como en la época de Alcantarilla. Por cierto... ¿dónde juega el Alcantarilla?, Porque a ver si José, esposo de Pepi, me lo dice pero me parece que es de regional preferente. Vamos a ver. Yo me refiero a Alcantarilla el compañero de César, Felipe y compañía.... o sea, que el Elche me recuerda a Mezquita que no era árabe por cierto ni se parecía a ningún árabe como sí pasó con Nayim. ¿Que no sabéis quién fue Nayim?. Preguntadle a alguno del Basrcleona y veréis cómo sí que lo sabe. Pero volvamos al siglo XXI con proyección hacia el siglo XXII. El caso de Jaime Blanco fue para no parar de contar. Llegó, vio y no triunfó, mientras Amaro lo hizo todo y Veloso se quedó a medias. ¿Y Jaime Blanco?. Yo no sé... pero sí sé que Jaime el que se jactaba de ser blanco (de Vásconez me refiero) debe de estar todavía escondido por las orillas del Machángara mientras se ocupa de ver si pesca a algún inocente para que trabaje con él en la reocgida de calabazas y calabacines que menuda calabaza tiene como cabeza. Volvamos a los posibles fichajes. Que no pasa un día en que no salgan 20 o 30 a la palestra y eso que sólo estamos a 12 de junio. Algo más de 20 son los que tienen en cartera tanto el Real Madrid como el Barcelona (equipos de España ambos aunque le siga doliendo a Laporta que buena memoria debe de tener cuando ahora permanece más callado que una margarita campestre). Por tres medianías y no precisamente finos sino más bien pasados de peso y un trotón que se parece a "Irish Cliff" montado a horcajadas por un borrego piden algo más de 50 céntimos de los de antes de la guerra de las naranjas, la guerra de los limones y la guerra del azahar... que vaya primavera hemos pasado con esto del azahar...¿En qué estadio nos encontramos en este mes de junio?. Para algunos quizás estemos en el estadio correspondiente, según el cuadro de las finanzas de los poderosos del fútbol, entre el de humano tirando a humanoide y el de humanoide tirando a humano... siguiendo, eso sí, con la escala de artistas del esférico, estojanovistas de las pelotas y algún que otro chupagreles que siempre está en fuera de juego como pasa con los políticos de hoy en día. O sea que, en esto del fútbol, vamos en regresión; hacia una involución hasta la época de Bermúdez del Real Jaén y los cuadernillos Jean de papel de fumar. No nos liemos demasiado, por favor, y sepamos que ya hay 400 canteranos dispuestos a fichar aunque sea por el Albacete. 340 de ellos tendrán que emigrar a otros lares futolísticos más allá de los merengues y los culés. En otras palabras, está funcionando a tope el mercadillo de compra y venta de futboleros y alguna que otra futbolera. Por eso se sigue tan de cerca al Preeupeo Sub 21 donde ha surgido una gran figura para el futuro: un hawaiano que juega de titular indiscutible con Islandia. No sabemos cómo diantres se habrá aclimatado al frío pero sabemos que se llama Pai-Pai y es de Bora-Bora. A ver si ahora va a resultar que los hawaianos son mejores que los del Alcoyano. ¡Válgame como está el patio de los leones! diría mi abuela.
Si me pudieses cantaruna pequeña historiade esas cosas que tú sientesy te llenan el alma de silencios...si me pudieses cantar...yo pondría en cada versoun ritmo de vida ardientey situaría el eje de tu vida en el centro de todo el universo.Si me pudieses cantar...pero guardas silencio y te refugiasen una soledad llena de miedoy no quieres salir a la superficiepor temor a la noche oscura. Si me pudieses cantarlibre de miedos y de espantosyo te prometo que aprenderíasversos hermosos de la noche...y si me pudieses cantar libre de prejuicios y cadenasyo libertaría tu espírituponiendo ilusión en tus poemas.
Mar Caribe: 18 de julio de 1792.El Español zarandeó ligeramente a Liliana de las Mercedes.- Despierta, condesita... despierta...Esta se sobresaltó profundamente.- ¿Qué sucede?. ¿Qué pasa?. ¿Dónde estoy?.- Te quedaste profundamente dormida. Ya ha salido el alba. - Ah, sí... el alba... o sea que eso quiere decir que ha llegado la hora en que me entregues a tu Cubana... ¿verdad?... ¡cobarde!.- No digas más tonterías y habla en voz baja. - Otra vez el truco de hablar en voz baja para dártelas de héroe conmigo... - Que dejes de decir tonterías de una vez por todas.- Te desprecio.- Bueno. Está bien. Desprecíame cuanto quieras pero lo que intento hacerte comprender es que estoy pensando en la mejor manera de sacarte de aquí. - Será una trampa seguramente... - Piensa lo que quieras pero no lo digas. ¿Me has oído decir alguna vez que te voy a entregar a alguien?.- No. Nunca.- Pues no digas de mí no lo que no oigas de mí.- ¿Y mi padre?. ¿Qué pasa con devolverme a mi padre?.- Eso es otro cantar.- ¡Ya sabía yo que eras un villano cobarde!.- Que bajes la voz. Espera un momento. El Español se acercó a la puerta y escuchó durante unos segundos. Luego se dirigió a ella de nuevo. - No oigo nada. Eso es buena señal. Quiere decir que Goliat no está en la puerta del camarote. Deben estar casi todos todavía durmiendo. Escucha. Voy a abrir la puerta de la habitación pero ni se te ocurra hacer ningún ruido. Si despierta La Cubana estamos perdidos. - Qué bien hacéis el teatro tú y ella... héroe de pacotilla...El Español sólo sonreía...- Encima te burlas de mí.- Que te repito que pienses lo que quieras pero no lo digas en voz alta. - Esto no cambia las cosas.- Ya lo sé. Sigues estando prisionera... pero ahora salgamos de esta ratonera...El Español abrió lentametne la puerta. La Cubana roncaba profundamente. Ambos lo comprobaron al salir de la habitación. - Debe de estar soñando contigo. - ¿Hasta cuándo he de tener paciencia?. Ni sé si está soñando conmigo ni me importa. - Eso se lo dirás a todas, malandrín. - ¿A todas?. ¿Quiénes son todas?.- Supongo que las que han dormido contigo alguna vez. - Bueno... no tiene la menor importancia...- Así que sigues burlándote de mí...¿no es cierto?.- No es cierto. - ¿Qué es lo que no es cierto?.- Que he dormido con todas. Eso es materialmente imposible. No hay suficientes días para eso. Y ahora vamos en serio... ¿sabes pinchar una aguja hipodérmica sin hacer daño?.- Sé perfectamente cómo se hace. Lo he hecho muchas veces. Y ganas no me faltan de hacerlo contigo. ¿Qué sucede?. ¿Necesitas drogarte para hacer lo que deseas hacer?.- ¿A qué te refieres con eso de desear hacer?. Lo que estoy deseando hacer ahora mismo es darte una paliza por malcriada... pero me retengo para no despertar a la otra...- Así que reconoces que tienes dos.- Tener si tengo dos... pero no precisamente es lo que estás pensando...- ¡Gamberro!.- ¿Otra vez con lo de gamberro?. Baja la voz y busca en los cajones de esa mesa mientras yo vigilo para que no despierte.. - ¿Qué se supone que debo encontrar en ese cajón?.- Una aguja hipodérmica y una caja de cápsulas de un producto que se le denomina, entre la piratería y los bajos mundos de los marineros, la 'droga de la violación', un potente somnífero tóxico utilizado para dormir y abusar de individuos y que en caso de ser ingerido por un niño puede causar pérdidas de conciencia, dolores e incluso la muerte.- ¿Cómo sabes tú tanto de eso?.- No importa saber ahora lo que yo sé. Lo que importa es no despertar a la fiera. Liliana de las Mercedes empezó a razonar positivamente. Al parecer El Español estaba diciendo la verdad cuando le afirmaba que quería sacarla de aquella ratonera. Así que sin hablar nada más con él se puso a buscar, afanosamente, en un cajón repleto de papeles... hasta que encontró lo que El Español buscaba. - Aquí está. Debe ser esto...- ¿Qué es eso?.- Un sobre del tipo manila perfectamente lacrado.- ¿A quién va dirigido?.- Aquí pone "Instrucciones para la cerda GB".- Trae acá ese sobre de inmediato y sigue buscando lo que te pedí.- No será una trampa de las tuyas... ¿verdad?.- No hables mas tonterías y busca lo que ahí debe estar. Ella siguió buscando hasta que por fin lo encontró. - ¡Aquí está lo que buscas, Español!.El Español dejó de tomarle el puso a La Cubana que seguía roncando profundamente y dirigió su mirada hacia lo que ella le mostraba. Depués se acercó a ella y le quitó de las manos el sobre manila que guardó entre su ropa con mucho cuidado. - En efecto. Eso es. Ahora te toca a ti hacer la labor. Inyéctale todo el contenido de una de esas cápsulas y procura que ni se entere. - Allá voy.La hija de los Condes de Quito demostró que sabía perfectamente cómo inyectar una aguja hipodérmica sin producir dolor alguno. - Ya está... ¿y ahora qué hacemos?. Seguimos atrapados en la misma ratonera. - Calla. Guarda silencio. Ve detrás de mí y si sale alguien al paso déjame resolverlo sin intervenir para nada. Pero antes coge ese catalejo de oro macizo. - Vaya... ¡debe valer una verdadera fortuna!.- Es para ti.- ¿Intentas comprar de nuevo mi silencio?.- Lo que sucede es que era de tu padre... así que ahora te pertenece a ti por pleno derecho.- No van a cambiar las cosas entre tú y yo por eso. - Bueno. No hace falta que cambien las cosas entre nosotros dos. Si no cambian es que todo marcha adecuadamente como debe marchar. - Está bien. De momento te creo. - No es cuestión de que creas en mí... sino de que creas que Dios nos va a sacar de esto. Ella se guardó entre sus ropas el catalejo de oro macizo, guardó silencio y se situó detrás de él mientras salían a la cubierta del barco.- Están tan confiados que se han dormido absolutamente todos. ¿Sabes nadar con la ropa puesta?.- Soy una sensacional nadadora. - ¿Qué es lo que no sabes hacer?.- Echarle a la vida tanto cuento como le echas tú.- Eso ya lo discutiremos más tarde. Mira allí. ¿Ves ese barco?. Es el mío. Se llama "El Jabato". ¿Puedes nadar hasta allí?. - Nadar hasta allí y volver si es necesario. - Pero no creo que te guste tener que regresar. - Olvidas que hay por aquí tiburones. - No olvido que hay por aquí tiburones. Por eso llevo esto.El Español sacó un afilado cuchillo. - ¿Vas a pelear con una banda de tiburones con un simple cuchillo?.- Me parece que sueñas demasiado... no voy a hacer eso...- Pues no te entiendo nada.- Si se acercan los tiburones no tengas miedo y nada despacio, sin hacer demasiado rudido. Los tiburones no atacan si no huelen la sangre... pero si veo que alguno de ellos es realmente peligroso me haré un corte en el brazo. En ese caso no te lo pienses dos veces y dirígete hacia "El Jabato" sin volver la vista atrás como hizo la mujer de Lot.- ¿También has leído la Biblia?.- Una vez entera. Suficiente para mí.- ¿Te vas a ofrecer a los tiburones para salvarme?.- En caso de que uno de los dos tenga que morir comido por los tiburones prefiero ser yo.- ¿Es verdad entonces lo de tu leyenda?.- No sé de qué me estás hablando. - Se cuenta por esos mundos de Dios que siempre procuras salvar a tus compañeros arriesgando la vida por ellos. ¿Es verdad eso?.- ¿Y qué importancia tiene saber eso ahora?. - Bueno. Digamos que es cierto. - Digamos que puedes pensar lo que te dé la gana pero... ¡venga!... ¡al agua antes de que despierten los del "Botín"!.Ambos se lanzaron desde la borda del barco de la mujer pirata mientras todos dormían su borrachera y La Cubana ahora ya no roncaba sino que estaba totalmente fuera de combate como si la hubiese noqueado el mismísimo James Figg en persona.- Que Dios reparta suerte -dijo El Español mientras entraba en contacto con las aguas.Muy pocos segundos después se acercaron los tiburones. El Español, por gestos, le dio a entender a la hija de los Condes de Quito que no se pusiera nerviosa, que nadara muy cerca de él sin hacer demasiado ruido y que si les atacaba un tiburón nadase a toda velocidad hasta llegar al barco de sus compañeros piratas. - Que no le suceda nada, por favor, Dios mío -pensaba ella mientras nadaba a su lado derecho. Los tiburones no atacaron y, de pronto, se alejaron de allí.- Gracias Dios mío por haberme escuchado -siguió pensando para sí misma Liliana de las Mercedes. Dos minutos después llegaron hasta "El Jabato". El fiel e inseparable Taurus los avistó rápidamente. - ¡¡Buenos dias, Capitán!!.- !!Venga, Taurus, echa una escala!!. Al momento llegaron varios de los piratas de "El Jabato" quienes, a la orden de Taurus, hicieron lo que ordenaba El Español. Y pocos segundos después éste y su compañera circunstancial subían al barco. - ¡Menudo susto me has dado, Español!. ¡Creí que nunca más iba a volver a verte!.- Yo siempre vuelvo después de acudir a todas mis citas.- Ya, pero esta vez vuelves demasiado bien acompañado. - ¡Escuchadme todos!. Esta mujer es nuestra invitada especial.- ¿Vuestra invitada especial?. ¿Es que es verdad que no matáis a nadie?.- Es verdad -dijo Taurus admirándola más de cerca. - No le tengas miedo. Es gigantesco pero tiene un corazón mas gigante todavía. - Pero tú me sigues cayendo mal. ¿Cuando me vas a devolver a mi padre?.- De momento vales una fortuna para quien te tenga en sus manos. - Entonces... ¿no es cierto que jamás tomáis rehenes?.- Es cierto pero puede haber excepciones muy oportunas. - ¡Eres un miserable mentiroso!.- Mientras estés aquí no te consideres rehén sino solamente una invitada muy especial.- De acuerdo. Pero no pienso dirigirte la palabra jamás. Hablaré con cualquiera menos contigo. - Está bien. Para escuchar tantas tonterías que dices de mí es mejor que no me hables nunca más en la vida... y además todos mis hombres son cultos y educados así que aprenderás muchas cosas hablando con ellos. Ella le dio la espalda.- Puedes utilizar el camarote de los invitados...Ella volvió a mirarle a los ojos.- ¿Es que hay aquí un camarote para invitados?.- Sí. El mío. Yo, mientras estés aquí, dormiré en cubierta. - Me parece que es verdad que estás loco. - No lo sabes tú bien. Estoy loco pero no te diré por qué ni por quién. - Bueno. No me importa. Jamás dirigiré la palabra a alguien que piensa en una mujer que yo no tengo ni idea de quién se debe tratar.- Pues eso...- Pues eso digo yo también... - ¿Qué estáis esperando y mirando todos como bobos?. ¡Vámonos a toda velocidad de aquí!. En "El Botín", Goliat se acababa de despertar y observó cómo "El Jabato" se alejaba a toda velocidad del alcance del barco de la mujer pirata. Se sobresaltó. Algo debía haber salido mal. Así que bajó rápidamente al camarote de La Cubana. La puerta estaba abierta. Pensó que esa era una mala señal y entró nervioso, fuera de sí y atropelladamente. Encontró a La Cubana en su séptimo sueño. - ¡Maldito Español!. ¡Cuando te pille te haré papilla de fraile!. ¡¡Silverado!!. ¡¡Silverado!!. ¡¡Baja inmediatamente aquí!!. El aludido despertó bruscamente.- ¿Quién me llama?.- ¡¡No seas estúpido, inglés gordinflón!!. ¡¡Baja de inmediato al camarote de La Cubana!!.- ¡¡Qué bueno!!. ¿Me ha tocado el premio de quedarme yo con la condesita?.- ¡¡Estúpido!! -volvió a repetir Goliat viendo su impotencia.
Bien, Lauralima. Tu poema tiene sustancia. Eso de "reacciones sabias y pobres" me hace recordar que todavía hay una asignatura pendiente para la Humanidad. La han suspendido en junio... esperemos que en septiembre acierten por fin a "despertar sus conciencias" para poder pasar de curso. Y es que la vida es eso; un curso escolar donde los más sabios son los más pobres, los que se sientan en los pupitres de atrás... en ese fondo humano donde se refugian los del "cielo partido"... y es que para tomar partido en esta vida es mejor ser de los sabios y pobres que se alimentan de palabras de consuelo mientras los de los pupitres de adelante desfilan con las bandas de los más "inteligentes" para ocupar ellos el centro de las fotografías; pero si miramos bien dichas fotografías veremos que la sonrisa está en el fondo; en ese fondo que le da sustancia a la vida como si fuesen huesos de pollo echados al cocido para darles mayor sabor.
De las muchas definiciones de lenguaje que existen en los muy diversos Diccionarios de las Lenguas Humanas prefiero elegir solamente, para estructurar mi texto, la siguiente: "Se llama lenguaje a cualquier tipo de código semiótico estructurado, para el que existe un contexto de uso y ciertos principios combinatorios formales. Existen muchos contextos tanto naturales como artificiales donde aparecen animales".Comencemos por preguntarnos, seriamente, si los animales tienen o no tienen lenguaje estructurado. La verdad es que sí. Pero son animales humanos. De ese tema, del lenguaje estructurado de los animales humanos, prefiero no hablar ahora. Ya lo hice en un texto titulado "Así hablan las bestias" (publicado en Vorem.com). Hablemos del lenguaje verdaderamente humano. ¿Qué es, en realidad, el lenguaje humano?. No me gusta casi nunca ponerme como ejemplo cuando "filosofo" sobre múltiples y variados temas... pero voy a hacer uso de una de esas excepciones. Alguien me ha preguntado, en Vorem.com, qué lenguaje uso yo en un texto determinado. Voy a generalizar sobre "mi" lenguaje. Mi respuesta es sincera aunque parezca una broma. La voy a desarrollar como Dios me dé a entender que es la mejor manera de entender el lenguaje humano. Yo uso un lenguaje, hablado, escrito y mímico, que denomino con total consciencia "madileño-extremeño-popurrí". Suena a chiste y no lo es. Por cada metro que he caminado sobre la tierra, por cada milla que he navegado por el mar, por cada espacio que he vivido por los aires... he aprendido siempre alguna nueva palabra. Palabra conocida o palabra desconocida. Todas las palabras conocidas y todas las palabras desconocidas son el verdadero lenguaje de los seres humanos que habitan el Universo llamado Tierra. Suceden cosas tan curiosas que hablando con un simple pastor de ovejas he aprendido mucho más lenguaje que escuchando a doctos doctores (valga la redundancia) en las aulas universitarias. Nada es, en este tema, absoluto y por eso no generalizo jamás. Quiero decir que hay un lenguaje propio para pastores de ovejas que es muy sencillo pero muy profundo; hay un lenguaje para hablar en familia que es muy humilde pero muy completo; hay un lenguaje para hablar con los filósofos que es muy complicado pero muy enriquecedor; hay un lenguaje para hablar con los doctores universitarios que es muy culto pero muy vivificante. Hay un lenguaje para cada persona... un lenguaje para cada lugar... un lenguaje para cada momento...Yo soy yo y mi lenguaje, podríamos decir, recordando a Ortega y Gasset cuando dijo yo soy yo y mis circunstancias. Porque resulta que los seres humanos, cuando son en verdad humanos y no animales humanos, son seres que saben comunicarse los unos con los otros. Ese es el lenguaje "popurrí". Mi lenguaje "madrileño" es de vivencias, mi lenguaje "extremeño" es de origen y mi lenguaje "popurrí" es de experiencias. He tenido, en cada segmento físico y mental que he caminado, palabras conocidas y palabras desconocidas. A las palabras conocidas se las puede aplicar numerosos sinónimos para poder entendernos... a las palabras desconocidas sólo hace falta poner en medio el alma para poder comprenderlas. El verdadero lenguaje humano no es otra cosa sino comunicar a otra persona un sentimiento. Por eso, a veces, sólo a veces (pues seguimos hablando de valores relativos) el silencio es también un lenguaje. Más allá de las palabras existen los significados de las palabras y puede darse el caso (y de eso se da) que cada ser humano da el significado que mejor desea a una palabra concreta. El significado es relativo. La palabra es concreta. Entre relativismos y concreciones es como se forma el lenguaje "popurrí" de las experiencias. Nos entendemos si deseamos entendernos. No nos entendemos si no nos deseamos entendernos. Y este pensamiento último no es ninguna relatividad sino un completo absolutismo. Muchas personas hablan demasiado a la ligera y en realidad son "autistas". Otras personas hablan muy poco y son en realidad otros "autistas". Quizás, aquí sí, en el "término medio esté la virtud". Veamos ahora, para analizar, algunas frases que han dicho personajes famosos o no tan famosos sobre lo que es el lenguaje. Hagamos un sencillo análisis de cada una de ellas."Existe un lenguaje que va más allá de las palabras" (Paulo Coelho): Por supuesto que existe un lenguaje que va más allá de las palabras. Es el lenguaje de los sentimientos. Cada palabra contiene un sentimiento. Algunos confunden esta cuestión y lo llaman pensamientos. No. Los mismos pensamientos, cuando de verdad lo son, son puros sentimientos. Si no existen los sentimientos, los pensamientos son palabras vacías o sea "no palabras" pues, en realidad, ninguna palabra está completamente vacía. Más allá de las palabras existe siempre un contenido de lenguaje que a veces es más pobre y a veces es más rico pero que siempre debe ser un sentimiento para que la palabra sea palabra en verdad. "Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente" (Ludwig Wittgenstein): Aquí tendríamos que preguntarnos si la mente tiene límite y dónde se encuentra ese límite. Discrepo de Wittgenstein en una cuestión que me parece fundamental. La mente, creada por Dios, es infinita y por lo tanto eterna. Luego el lenguaje humano, cuando es verdadermaente humano, no tiene límites y es eterno. Por eso queda grabado en la conciencia humana cuando el ser humano usa la conciencia."El lenguaje es el vestido de los pensamientos" (Samuel Johnson). Vuelvo a insistir en la idea ya explicada. Para mí el lenguaje es el vestido de los sentimientos. No deseo repetir el mensaje ya dado antes pero voy a matizar algo: Nos vestimos con las palabras y en ellas envolvemos nuestros pensamientos... pero cuando nos desvestimos quedamos al descubierto y ese ropaje es el verdadero. El ropaje desnudo de los sentimientos."El lenguaje ha de ser matemático, geométrico, escultórico. La idea ha de encajar exactamente en la frase, tan exactamente que no pueda quitarse nada de la frase sin quitar eso mismo de la idea" (José Martí): Discrepo de José Martí en esta cuestión pero sólo relativamente. Hay cosas de esta frase con las que estoy de acuerdo y cosas con las que no estoy de acuerdo. Empiezo por decir la cosas con las que no estoy de acuerdo: por ejemplo, el lenguaje jamás deber ser matemático sino lingüistico, el lenguaje jamás debe ser geométrico sino libre de cualquier figura circular o no circular que lo encierre en una figura geométrica y el lenguaje no es, para mí, escultórico, sino mucho más: es escultórico, es arquitectónico, es músico, es poético; es, en definitiva un producto de las Siete Artes. En lo que sí concuerdo con Martí es que la idea debe encajar exactamente en la frase... pero aquí aporto otra pequeña discrepancia a pesar de estar de acuerdo en lo básico: yo opino que sí se puede quitar algo de una frase sin quitar la misma idea. Para eso existen los puntos suspensivos por ejemplo (que tanto me gustan usar a mí y de cuya teoría ya expuse en un tema en Vorem.com y en Tustextos.com) y podemos hablar de sinónimos, antónimos y resúmenes que, si son tendentes a la perfección, no desvirtúan para nada a la frase. "Cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente" (Clive Staples Lewis): En total desacuerdo con Lewis. Ningún necio, jamás, aunque se lo proponga un millón de veces, consiguie escribir en lenguaje erudito. Ningún necio, en realidad, consigue escribir si entendemos escribir como el Arte del Lenguaje. Y en el lenguaje corriente de las personas (y observad que no digo gentes sino personas) he escuchado y he aprendido yo mucho lenguaje erudito. Una cosa es la persona corriente (nada vulgar por cierto) y otra cosa es la gente corriente (vulgar por completo). Así que es necesario estar en desacuerdo total con Lewis o, al menos, en un desacuerdo general porque comete el error de generalizar. "Qué irónico es que precisamente por medio del lenguaje un hombre pueda degradarse por debajo de lo que no tiene lenguaje" (Soren Aabye Kierkegaard): Estoy de acuerdo con la ironía que expone el gran filósofo cristiano Kierkegaard. Existe dicha ironía. Por supuesto que sí. En mis experiencias vitales he visto a hombres (alguna que otra mujer pero sobre todo hombres) que usando el lenguaje se degradan a sí mismo tanto que queda muy por debajo de la rosa, el jazmín, la roca, el agua o la simple olla donde hierve el condimento diario en cada hogar por poner sencillos ejemplos. Sí. Son los hombres (sobre todo hombres más alguna que otra mujer) que usan un lenguaje tan degradante que dejan de ser hombres y se convierten en pseudohombres. Y los pseudohombres tienen menos valor que las cosas inanimadas. "!Hay en el mundo un lenguaje que todos comprenden, es el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y con voluntad, en busca de aquello que se desea o en lo que se cree!"(Paulo Coelho). No voy a comentarlo mucho porque estoy totalmente de acuerdo. Y tan acertado está aquí Paulo Coelho que pone la frase entre admiraciones. !Pues sí!. "Toda palabra dicha o escrita es lenguaje muerto" (Robert Louis Stevenson): una mentira absoluta. Aquí no relativizo nada. Afirmo que toda palabra dicha o escrita tiene un enorme poder y la muerte no tiene poder alguno. Luego, para mí, es mentira lo que afirma tan categóricamente Robert Louis Stevenson. La Palabra de Dios lo dice: la lengua tiene poder. Y la lengua se expresa hablando o escribiendo. "La verdad no es lenguaje del cortesano, solamente surge de labios de aquellos que no confían ni temen de la potencia ajena" (Giuseppe Mazzini). Me gusta esta frase aunque, a primera vista, Mazzini la complica demasiado. Sin embargo es fácil de entender. El lenguaje del adulador (más que cortesano diría yo) es siempre una sarta de palabras mentirosas. Sólo son verdaderos los que no tienen miedo de poder alguno sino que tienen Temor de Dios que es otra cosa totalmente diferente y que podéis consultarlo con los entendidos en el mensaje de la Biblia. "La palabra verdad no se puede usar fuera de la ciencia sin abusar del lenguaje" (Pierre Eugén Marcellin Berthelot). Es falso. La palabra verdad no es ciencia si nos referimos a ésta como el simple materialismo ateo. La palabra verdad es Arte. Y el Arte contiene su propia Ciencia (es cierto) pero contiene, sobre todo, su propio Sueño, su propia Imaginación y su propio Idealismo. La ciencia en sí misma, atea y materialista y sin nada más que ciencia, es un límite tan grande que sólo es un lenguaje "mudo". La ciencia sola, sin sueño, sin imaginación y sin realismo es algo simplemente muerto... y lo muerto no es en realidad nada más que un lenguaje de muertos. "La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general, pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos" (Albert Einstein). Sí. Por eso Einstein creía en la existencia de Dios. Tan sencillo de entender que no hago mayor comentario. "Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa en general se vuelve la nobleza de su lenguaje" (Aldous Huxley): También es cierto. Cuánto más desea el poder un político más "lenguaje" (lo pongo entrecomillado a conciencia) usa. Más "elocuente" (también pongo esta palabra entre comillas) aparenta ser. El político ambicioso utiliza el lenguaje para disfrazar la verdad con los llamados "falsos eufemismos" de los que hablé en un texto muy reciente. ¿Habéis visto a los políticos que ambicionan el poder (también hay políticos honestos pero son los menos) enzarzarse en "dialécticas de lenguaje"?. Dicen tal cantidad de falsedades disfrazadas de verdad que sólo son "populistas" (que es muy distinto que populares). Por eso hay mucho pueblo que les da la espalda y no los escuchan. "Dios ha creado al hombre como un animal sociable, con la inclinación y bajo la necesidad de convivir con los seres de su propia especie y le ha dotado, además, de lenguaje para que sea el gran instrumento y lazo común de la sociedad" (John Locke): !Acierto total!. Locke lo único que ha hecho ha sido transmitir al mundo una verdad bíblica. "El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud" (Confucio): Ya lo expliqué en un párrafo anterior en este mismo texto. El lenguaje de los aduladores es artificoso y falto de virtud... pero yo añadiría, además, algo más. El lenguaje de los aduladores es, además de mentiroso, traidor. Esas dos cosas son las que le faltó añadir a Confucio. "La música empieza donde acaba el lenguaje" (Ernst Theodor Amadeus Hoffmann): No. Toda música es un lenguaje. Se equivoca Hoffmann a pesar de ser un gran compositor musical. Si la música no tuviese lenguaje simplemente sería un ruido nada más (como ocurre en muchas ocasiones). "La música es el lenguaje que me permite comunicarme con el más allá" (Robert Schumann): Esto demuestra mi anterior comentario. Vuelvo a repetir que la música es un lenguaje cuando es verdadera música y no sólo ruido. Doy la razón a Schumann cuando afirma que con la música se comunica, por ejemplo, con Dios. "La música es el verdadero lenguaje universal" (Carl Maria von Weber): No solo la música Von Weber. No sólo la música. Todo lo que es lenguaje humano (no lenguaje de animal humano) es verdadero lenguaje universal. Hasta el propio latir de un corazón humano que tiene conciencia es un lenguaje universal y comunica mensaje al Universo. "Erotismo y poesía, el primero es una metáfora de la sexualidad, la segunda una erotización del lenguaje (Octavio Paz): En algunas ocasiones sí es cierto. Cuando la poesía es erótica no tiene nada que ver con la poesía pornográfica y cuando la metáfora es sexual no tiene nada que ver con el mensaje sucio. La poesía es erotización del lenguaje, en algunas ocasiones, cuando no usa, para nada, ni lo pornográfico ni lo sucio. A buen entendedor pocas palabras bastan. "La poesía es la ambición de discurrir que aspira a verse cargada de más sentidos y ungida de más música que el lenguaje ordinario" (Paul Ambrose Valéry): Esta frase me parece bastante ridícula por lo oscura que está escrita. Como no estoy de acuerdo con los oscurantismos literarios (tanto en prosa como en poesía) no puedo estar de acuerdo, para nada, con Valéry. "Los buenos escritores son aquellos que conservan la eficiencia del lenguaje. Es decir, lo mantienen preciso, lo mantienen claro"(Ezra Loomis Pound). Sí. Llana y simplemente sí. De acuerdo. Y doy por terminado el texto para que se abra, si algunos lo desean, el debate... Publicado por Diesel en 00
Hoy te regalo esta noche de ensueñopara que tus ojos en ella descansensobre la historia de tus emociones. Hoy, esta noche, te regalo mis sueñosen forma de riachuelos de palabras en los que tú podrías trasvasarlascambiándolas por fantasías del alma. Mis inspiraciones mentales se prestana regalarse hoy, esta misma noche,para recordarte mañana y siempre.
Océano Pacífico: 15 de agosto de 1792.Día de la Asunción. Es fiesta en las tierras hispánicas. Muy cerca de las Islas de los Galápagos, se encontraba "El Botín". La Cubana estaba, en paños menores, tumbada boca arriba en el cómodo sofá de su camarote. Tenía, entre manos, una hoja de papel que estudiaba detenidamente; pero su mente estaba inquieta. Llevaba casi dos meses sin poder apenas conciliar el sueño. Todavía estaba buscando al barco pirata conocido com "El Jabato", el barco del capitán pirta apodado El Español. Sólo estaba obsesionada con una única cuestión: hacer su ajuste de cuentas. Así, casi desnuda, su seguridad de antaño había dado paso a una mujer indecisa, sobresaltada por las dudas de aquel ser o no ser que se había planteado el 17 de julio del mes pasado. No había podido, todavía, perdonar el engaño del que había sido víctima aquella noche. Todos los días se levantaba con una sola idea fija y se dormía, cuando podía dormir, con la misma idea. ¡Venganza!. Su diccionario se había reducido únicamente a la palabra venganza. Su pensamiento ya no se ocupaba de otra cosa. Sabía que tarde o temprano volvería a verle... ¡y entonces sería la hora de la venganza!.Alguien golpeó la puerta. - Adelante, Goliat... pasa sin miedo alguno. El gigantesco y hercúleo personaje, estaba muy preocupado. El humor de La Cubana había cambiado tanto que, por cualquier cuestión mínima, había ya mandado a más de uno al fondo del mar con varias piedras atadas al cuello. - Buenos días, preciosa... ¿se puede hoy hablar contigo?.- Tú sí, Goliat... ¡los demás que me olviden!. Olvidar. Eso era lo que ella no podía conseguir hacer a pesar de que lo intentaba día y noche. - Es mejor que le olvides y que olvides todo lo que pasó aquella noche. Es sólo pasado y no podemos quedarnos anclados en aquella aventura porque todavía tenemos muchas otras aventuras por delante. Quizás algún día, cuando menos lo esperemos, yo tenga la oportunidad de convertirle en papilla de fraile. Tengo jurado que así lo haré.- No digas tonterías, Goliat. Él nunca se dejará convertir en papilla de fraile. Sé muchas cosas del Español que tú y muchos como tú, sólo masas musculosas pero de poca inteligencia por cierto, desconocéis. En un cuerpo a cuerpo jamás vencerías al Español.- ¿Puedo saber qué es eso que desconozco de él?.- Artes marciales, Goliat... estoy hablando de artes marciales. ¿Sabes lo que es un dan?.- Ni idea de lo que es un dan. - Siéntate un momento que te voy a explicar algo para que aprendas con quien te querías enfrentar. - Quería no... ¡quiero!... - Escucha antes de decir tonterías, Goliat.Y La Cubana se explayó porque tenía deseos de hacerlo, mientras Goliat la escuchaba sentado en un taburete.- El dan es un sistema japonés para determinar un nivel, que es usado en las artes marciales. Fue originalmente inventado en una escuela Go en el período Edo. En las artes marciales japonesas, los poseedores de un rango dan normalmente llevan un cinturón negro. Las artes marciales, denominadas también sistemas de lucha, consisten en prácticas y tradiciones codificadas cuyo objetivo es someter o defenderse mediante la técnica. Hay varios estilos y escuelas de artes marciales que habitualmente excluyen el empleo de armas de fuego y otro armamento moderno. Lo que diferencia a las artes marciales de la mera belicosidad con violencia física (peleas callejeras) es la organización de sus técnicas en un sistema coherente y la codificación de métodos efectivos. En la actualidad las artes marciales se practican por diferentes razones, que incluyen el deporte, la salud, la protección personal, el desarrollo personal, la disciplina mental, la forja del carácter y la autoconfianza. Además, puesto que el significado estricto es el de "artes militares", por extensión se aplica a todo tipo de forma de lucha cuerpo a cuerpo y a las artes militares históricas. Por esta asociación con la lucha y con las armas, incluye conocimientos relativos a sistemas que tradicionalmente se han considerado modalidades deportivas; por ejemplo, el boxeo, la esgrima, la arquería y la lucha libre. Los Rangos de Dan en japonés son, de menor a menor los sigueites: 1. Mamada: princesa. 2. Shodan: Primer grado. 3. Nidan: Segundo grado. 4. Sandan: Tercer grado. 5. Yondan: Cuarto grado. 6. Godan: Quinto grado. 7. Rokudan: Sexto grado. 8. Nanadan : Séptimo grado. 9. Hachidan: Octavo grado. 10. Kudan: Noveno grado. 11. Judan: Décimo grado. Los maestros 9 y 10 Dan llevan cinturón "Rojo". Se sabe que existen, hoy en día, solamente tres maestros con noveno Dan; pero se cuenta que existe un sólo décimo Dan. ¿Y sabes quién es ese Dan número 10?.- ¿Te estás refiriendo, acaso, al Español?.- Forma parte de su leyenda... pero estoy segura de que es verdad...- Y entonces... ¿por qué no actúa con violencia?. - Porque existe, entre los más grandes profesionales de las artes marciales, un Código de Honor que consiste en no utilizar la fuerza física contra ningún ser humano. - ¿Entonces para qué sirve conocer esas técnicas?.- Es que no he terminado de explicar...- ¿Hay algo más?.- Sí. Pueden aplicar la violencia física para defenderse si se les ataca, para destruir a quienes atacan lo que más aman en su mundo o para destrozar a quienes estén usando la violencia física contra otros seres humanos indefensos y estén ellos presentes. ¿Sabes ya qué es El Español?.- Si eso es verdad... procuraré nunca hacer que se enfade...- El problema no es saber lo que es El Español sino saber quién es.- Pues El Español...- Todos tenemos nombres y apellidos salvo algunos que hemos nacido sin saberlo. El Español tiene que ser alguna persona en concreto. Yo, por ejemplo, soy La Cubana nada más... pero él es alguien con nombre y apellidos propios. Estoy segura de eso... pero ¿quién es El Español?.- ¡Yo puedo derrotarle, Cubana!.- No digas tonteráis, Goliat. Sería como la historia bíblica de David frente a ti. Tiene la suficiente fuerza física como para derribarte de un solo guantazo... pero no es eso lo que le hace invencible...- ¿Qué es entonces lo que le hace invencible?.- Su fuerza espiritual. Es como si tuviese una energía especial. Se nota cuando le miras a los ojos de frente... pero también es cierto que tiene un punto flaco y es por ahí por donde se le puede derrotar...- ¿Algo así como el tendón de Aquiles?.- En efecto. Y yo creo que ya sé cual es dicho punto flaco... lo que sucede es que me parece que lo he descubierto demasiado tarde...- Nunca es demasiado tarde para nosotros, Cubana... díme cuál es ese punto flaco...En esos momentos sonó de nuevo la puerta. - ¿Quién eres y por qué molestas en este preciso instante?.- ¡Soy Magalhaes y traigo noticias, Cubana!. - ¡Entra, portugués!. ¡Entra!.Cuando Magalhaes entró en el camarote descubrió que ella estaba en paños menores y Goliat sentado a su lado. - Perdona Cubana... no sabía que... en otro momento más oportuno vuelvo...- ¡No seas imbécil, portugués!. Entre Goliat y yo no hay nada y nunca ha habido nada...- Pero es que como...- ¿Qué quieres insinuar?. O guardas silencio o te corto la cabeza. - No, por favor, no lo hagas.- Entonces... ¿por qué te atreves a molestarme en estos momentos de mi intimidad.- Repito que si tengo que volver en otro momento no pasa nada...- ¿De verdad eres tan imbécil como aparentas, Magalhaes?.El portugués se decidió a hablar antes de que el asunto se le pusiese más grave. - Tengo noticias importantes que contar.- Adelante. ¡Habla ya de una vez o te mando cortar la lengua!.- Vaya. Parece que hoy estás insoportable. - ¿Cómo has dicho... mequetrefe portugués?.- Nada. Que era cierta la información. Tenemos localizado al "Fortuna".- ¿Y a qué esperáis para atacarles?.- Es que no viene solo.- Mejor todavía. Si nos apoderamos de dos tesoros al mismo tiempo esto se pone muy interesante.- No tan interesante, Cubana. - ¿Qué quieres decir, Magalhaes?.- Que no son dos barcos. Hemos localizado a un total de doce y nos tienen ya rodeados. - ¿Trece barcos a la vez?. ¿Cómo es eso posible?. ¿Qué barcos son esos?.- Pertenecen a la escuadra del virrey Ezpeleta.- ¿Está "La Capitana" entre ellos?. - "La Capitana" es el que los comanda a todos. ¿Qué hacemos?. ¿Morimos luchando?.- No digas tonterías. ¡Salid inmediatamente los dos de mi camarote!. Y mientras me visto decentemente arriad la bandera pirata e izad la bandera blanca.- ¿Quieres decir que nos rendimos?.- Algún día tendría que suceder. Lo que me irrita no es perder la vida...porque con eso ya contaba desde el primer día que me puse al fente del "Botín"... sino que alguien nos ha traicionado. - ¿Quién ha sido ese bellaco?. ¡Lo destrozo con mis propias manos!.- Tranquilo, Goliat... guarda tus fuerzas para soportar la cárcel. Pero sé quién ha sido el traidor...- ¡Silverado!. ¡Ha sido ese despreciable inglés del Silverado!.- No, Goliat. Ese mastodonte gordinflón sólo es un paleto. Un ignorante nada más. No ha sido él. - ¿Quién ha sido entonces?.- No deseo hablar más de ese asunto. Sólo sé que es un traidor y un cobarde nada más. Está muy interesado en que yo muera pronto.- Propongo que cantemos un fado. - ¿Un fado?.- Sí, Cubana... pero no te enfades...A la Cubana le hizo sonreír aquel juego de palabras de Magalhaes.- Está bien. Caigamos cantando con música de fado. Yo, mientras tanto, me vestiré como mujer. Tengo el vestido de novia todavía en mi alcoba. ¡Venga!. ¡Salid ya afuera y cantad un fado mientras nos detienen las tropas del virrey José Manuel de Ezpeleta!.Goliat y Magalhaes salieron a cubierta, mandaron arriar la bandera pirata e izar la bandera blanca y, ante el asombro general de todos los hombres de la mujer pirta, ordenaron cantar un fado todos juntos mientras uno de ellos, el pequeño Pedrín, tocaba el acordeón.- Nunca sabéis cuanto amamos la libertad que llamamos con acentos de piratas. Seremos tal vez unas ratas pero sabemos que en esta batalla siempre la tormenta estalla para bien o para mal. Nos ha tocado perder pero volvemos a ser solamente cada cual a la hora de fallecer. Las fuerzas del virrey, cuando subieron al "Botín", encontraron a unos hombres vencidos pero no humillados... aunque sólo fueran unos sanguinarios del mar.- No compendo cómo se entregan de esta manera -señaló el almirante Albéniz. - Escuche, señor Albéniz, también los más crueles saben morir.- No lo niego, señor conde, pero es la primera vez que veo de cerca a tan sanguinarios piratas sin disparar ni un sólo cañonazo para defenderse.Entonces apareció ella. - Quizás porque hemos nacido para perder. - ¡Ya te advertí, Cubana, que nos volveríamos a ver!. ¿Has olvidado el día en que nos conocimos personalmente?. Supongo que no. - Supone usted bien, Don Lucio Armandoc y supongo que usted tampoco lo ha olvidado. - No lo he olvidado. Yo siempre cumplo con mis juramentos. Y ahora... ¿dónde está mi hija?. Si le has hecho algún daño en estos mismos instantes te corto la cabeza de un solo tajo tal cómo había jurado. El Conde de Quito sacó su espada. - Tranquilo, señor conde, tranquilo. Su hija hace ya más de un mes que no está conmigo. - ¡¡Ni se te ocurra decirme que la arrojaste a los tiburones!!. - Algo mejor que eso... señor conde... algo mejor que eso... pues no era justo que una joven como ella no pudiese disfrutar...- ¿Qué me estás queriendo decir?.- Que su amada hija ya no es virgen. El Conde de Quito rugió lleno de ira. - ¡¡Quién ha sido de todos estos cobardes rufianes el culpable!!. ¡¡Canta, Cubana!!. Canta de plano... y ay de aquel que lo haya hecho... porque lo ensarto en un tridente y lo dejo colgado de la vela mayor de mi "Capitana" como comida para los buitres. - No está aquí el culpable. Ni tan siquiera forma parte de mi tripulación. - Entonces... ¿quieres decir que está en manos de otro pirata?.- Del más listo de todos. Él fue quien hizo que ya no fuese virgen y supongo que todavía la tiene en su poder. - ¿Quién es ese sinvergüenza?.- El Español, señor conde, es El Español.- ¡¡Valiente renegado!!. ¿Es que sólo se atreve contra indefensas doncellas?.- No le juzguéis a destiempo, Don Lucio Armando, no vaya a ser que os equivoquéis con él de la misma manera que yo. - ¡Qué jueguecito es este?. No tiene gracia alguna. - Para mí es muy divertido... - ¿El Español es muy divertido?. ¿Ese renegado es muy divertido?.- No lo sabéis bien, señor conde... más divertido de lo que imagináis.- No será imaginación cuando le vea colgado del palo mayor de mi "Capitana".- ¿Me haríais el honor de colgarme a mí también al lado de él?.- ¿Quiere decir que os tiene enamorada?.- Quiero decir, solamente, que me gustaría morir junto a él. - Entonces esperad a que le caze como te he cazado a ti. Mientras tanto tú y todos los tuyos pasaréis todo el tiempo en el penal de Ibagué. - ¿Dónde se encuentra dicho penal?.- En la provincia colombiana de Tolima. Allí tendréis todos vosotros la ocasión de pensar...- Ya no me interesa pensar nada más.- Entonces ruega a Dios que encuentre al Español antes de que te pudras en vida. En esos momentos dio un paso hacia ella un personaje vestido elengatemente pero no de manera militar. Llevaba unos lentes de cristal y tenía una muy bien cuidada barba.- Hola Cubana. Es un gusto conocer a tan bellísima y hermosa mujer. - ¿Quién eres tú para decirme tales piropos?. ¿Acaso otro machista más de los muchos que he tenido que soportar en mi vida?.- No, señorita, nada de eso. Me llamo Manuel del Socorro Rodríguez. - ¿Del Socorro?. ¿Es eso apellido o apodo?. ¿Quizás eres algún cura que quiere socorrerme antes de hundirme en los infiernos?.- No me hagáis sonreír, bella dama. Yo sólo soy el fundador del periodismo en el Virreynato de Nueva Granada. Quisiera, solamente, hacerle una corta entrevista para mi "Papel Periódico de Bogotá".- ¿Quién lee ese papel?.- Sólo los más cultos de la sociedad colombiana. Los que saben leer. Los de la alta clase social. - ¿Y puedo decir lo que siento?.- Debéis saber que existe la censura pero en este caso haré que se publique aunque sea de manera clandestina. - Entonces... sí... digo que sí...- ¡Qué lastima, Cubana, que nunca me dijiste sí a mí!.- Te dije que guardaras tus energías, Goliat, para soportar el presidio. - ¿Tenéis disponible vuestro camarote, Cubana?.- Por supuesto que sí. Pero quiero que haya un testigo... un sólo testigo de nuestra entrevista.- Eso es aceptable. ¿A quién preferís de todos los aquí presentes?.- Al Conde de Quito. - Pero recuerda que no puedes escapar. Si lo intentas mis hombres te dispararán a matar. - No voy a escapar, señor conde, no voy a escapar... pero preferiría hablar con ustedes dos con una botella de oporto para brindar. - Para brindar por quién. - Por su bellísima hija y lo feliz que fue con El Español.- Escucha, vil mujer... si vuelves a nombrar a mi hija te corto la cabeza de verdad. La Cubana comprendió que el Conde de Quito ya la había soportado demasiado. - Está bien. Jamás volveré ni a pronunciar su nombre ante usted. Ahora bajemos.Los tres bajaron al camarote de la Cubana, ella sacó una botella de oporto y tres vasos del mueble-bar y los tres se sentaron en taburetes frente a la mesa. - ¿En esta mesas guardáis secretos?.- Puede ser.. o puede ser que ya no haya ningún secreto que guardar...- Dejemos historias ajenas al interés de mi periódico. Lo que me interesa es que me cuentes algo de tu vida, Cubana. - Entonces empezad a preguntar, periodista... o desea que le llame señor director...- Me conformo, de momento, con que me llames solamente periodista. Yo, a cambio, te llamaré solamente mujer. - Empiece ya a pregutar.- Ahí va mi primera inquietud.Don Manuel del Socorro Rodríguez sacó un fajo de hojas y una pluma de escribir. - ¿Por qué eres tan cruel con la sociedad sin mirar quien muere o no muere?.- ¿Acaso la sociedad no ha sido cruel conmigo?.- No entiendo cómo puede decir tal cosa una mujer tan hermosa. - Nada de poesía, señor periodista. Nada de piropos en forma de poesía. - Perdona. No era mi intención molestarte. - Entonces procura no hacer más pareados o dejo de contar. - Cuenta... cuenta con plana libertad...- Está bien. Me servirá como terapia antes de morir. - Adelante. Estoy apuntando todo. - Entonces escribe lo siguiente: yo nací de madre desconocida y padre desconocido. Sólo sé de ellos, gracias a las confesiones de una gitana que encontré cuando ya era yo independiente y que estaba a punto de morir dicéndome que era mi verdadera abuel. Ella me contó que mi madre era una bellísima gitana y mi padre un donjuanesco marqués que, al nacer yo, hizo matar a mi madre para que nadie supiese quién era él. Con el paso de los tiempos me fuí haciendo cada vez más rebelde y arisca hasta que a los doce años de edad fui violada por el mismo que había violado y matado a mi bellísima madre.- ¿El citado marqués?.- Sí. No tiene ahora ninguna importancia saber de quién se trata... pero repitió varias veces las violaciones... hasta que escapé una noche, cuando tenía catorce años de edad, y me dediqué a vivir en las calles de las ciudades en que el destino me llevaba. Recuerdo que entre ellas estaba Guayaquil, dónde por primera vez escuché la leyenda del Español. Siempre quise saber quién era este tal español que desplumaba a los ricos para favorecer a los pobres. - ¿Eso hace El Español?.- Si señor... eso hace El Español porque tiene los valores éticos y morales que muy pocos de la alta sociedad poseen. Desde ese momento decidí arriesgarme, a la edad de los veinte años, a crear mi propia banda de forajidos piratas. Como conocía todos los mundos del hampa, elegí a los más sanguinarios. Con ellos aprendí a manejar la espada y las armas de fuego. Rápidamente fui más temeraria que todos ellos juntos y pude conseguir ponerles bajo mi dominio. Así que esa es mi breve historia.- ¿Nada más?.- Existen cosas que prefiero guardar en secreto y llevármelas a la tumba. - ¿Por qué, Cubana, por qué no contar todos los secretos?.- Porque busco ser tan legendaria como El Español. Si El Español guarda secretos... y estoy seguro de que guarda secretos... yo también deseo hacer lo mismo... sólo para estar a su misma altura...- ¿Y qué mas?.- Que no lo he conseguido. Nunca he conseguido atrapar al Español en el terreno amoroso. Es el único hombre, de los que se me ha antojado, que no ha hecho el amor en mi cama. Casi nunca lo he localizado y cuando lo he hecho se me ha escapado intacto. Esa es una de las notas más curiosas que cuentan los piratas de él y que hace que su leyenda sea cada vez más grande. - ¿Es verdad que roba solamente a los muy ricos para repartir sus botines entre los más pobres?.- Eso es verdad. - ¿Y si tú querías ser como él por qué no hiciste lo mismo?.- Él sabe por qué. Estuvimos hablando juntos la noche en que escapó con la hija del Conde de Quito, la señorita Liliana de las Mercedes después de que, por mi culpa y mi capricho de mujer fatalista, tuvo relaciones sexuales con ella. - ¿Cómo quieres que titule esta entrevista?.- Ponga usted, señor periodista, lo siguiente: "Soy rebelde pues la vida me hizo así". Entonces fue cuando intervino el Conde de Quito. - Escucha Cubana. Me ha conmovido tu historia. He decidido no cortarte la cabeza con mis propias manos ni tampoco hacer que te encierren en el penal de Ibague junto con los hombres más violentos y peligrosos del virreinatov para que no te violen después de lo que he escuchado; pero pasarás todo el tiempo, hasta que cace al Español y juntos seáis juzgados por un alto tribunal, en las mazmorras del mismísimo virrey Don José Mnauel Ignacio Timoteo de Ezpeleta Galdeano Dicastillo y del Prado. - ¿También se llama Ignacio?. ¿Creía que sólo era José Manuel?.- Se llama también Ignacio y por eso los del pueblo oprimido le llaman sarcásticamente Nacho "El Tacho". ¿Sabes qué quiere decir tacho?.- No conozco esa palabra.- Significa cubo de basura en la jerga de los pobres del Ecuador. Por eso le llman Nacho "El Tacho"; porque al citado Ignacio le consideran solamente pura basura. - ¿Pura basura?.- Pura basura por lo de su usura y su gordura. - ¿Otro pez gordo?- Sí. Bastante gordo está por no decir que está excesivamente obeso. - ¿Y no tiene cura?.- Este tal Nacho no tiene cura y su vida es más bien oscura.- ¿Ese tal Nacho es acaso nacido en Ávila?.- Posiblemente ha nacido en Ávila o tiene parientes directos en Ávila, pues algunos le dicen "El Águila de Ávila"Por primera vez en su vida, La Cubana sonreía a un alto personaje de la nobleza.
Océano Pacífico: 15 de agosto de 1792.Día de la Asunción. Es fiesta en las tierras hispánicas. Muy cerca de las Islas de los Galápagos, se encontraba "El Botín". La Cubana estaba, en paños menores, tumbada boca arriba en el cómodo sofá de su camarote. Tenía, entre manos, una hoja de papel que estudiaba detenidamente; pero su mente estaba inquieta. Llevaba casi dos meses sin poder apenas conciliar el sueño. Todavía estaba buscando al barco pirata conocido com "El Jabato", el barco del capitán pirta apodado El Español. Sólo estaba obsesionada con una única cuestión: hacer su ajuste de cuentas. Así, casi desnuda, su seguridad de antaño había dado paso a una mujer indecisa, sobresaltada por las dudas de aquel ser o no ser que se había planteado el 17 de julio del mes pasado. No había podido, todavía, perdonar el engaño del que había sido víctima aquella noche. Todos los días se levantaba con una sola idea fija y se dormía, cuando podía dormir, con la misma idea. ¡Venganza!. Su diccionario se había reducido únicamente a la palabra venganza. Su pensamiento ya no se ocupaba de otra cosa. Sabía que tarde o temprano volvería a verle... ¡y entonces sería la hora de la venganza!.Alguien golpeó la puerta. - Adelante, Goliat... pasa sin miedo alguno. El gigantesco y hercúleo personaje, estaba muy preocupado. El humor de La Cubana había cambiado tanto que, por cualquier cuestión mínima, había ya mandado a más de uno al fondo del mar con varias piedras atadas al cuello. - Buenos días, preciosa... ¿se puede hoy hablar contigo?.- Tú sí, Goliat... ¡los demás que me olviden!. Olvidar. Eso era lo que ella no podía conseguir hacer a pesar de que lo intentaba día y noche. - Es mejor que le olvides y que olvides todo lo que pasó aquella noche. Es sólo pasado y no podemos quedarnos anclados en aquella aventura porque todavía tenemos muchas otras aventuras por delante. Quizás algún día, cuando menos lo esperemos, yo tenga la oportunidad de convertirle en papilla de fraile. Tengo jurado que así lo haré.- No digas tonterías, Goliat. Él nunca se dejará convertir en papilla de fraile. Sé muchas cosas del Español que tú y muchos como tú, sólo masas musculosas pero de poca inteligencia por cierto, desconocéis. En un cuerpo a cuerpo jamás vencerías al Español.- ¿Puedo saber qué es eso que desconozco de él?.- Artes marciales, Goliat... estoy hablando de artes marciales. ¿Sabes lo que es un dan?.- Ni idea de lo que es un dan. - Siéntate un momento que te voy a explicar algo para que aprendas con quien te querías enfrentar. - Quería no... ¡quiero!... - Escucha antes de decir tonterías, Goliat.Y La Cubana se explayó porque tenía deseos de hacerlo, mientras Goliat la escuchaba sentado en un taburete.- El dan es un sistema japonés para determinar un nivel, que es usado en las artes marciales. Fue originalmente inventado en una escuela Go en el período Edo. En las artes marciales japonesas, los poseedores de un rango dan normalmente llevan un cinturón negro. Las artes marciales, denominadas también sistemas de lucha, consisten en prácticas y tradiciones codificadas cuyo objetivo es someter o defenderse mediante la técnica. Hay varios estilos y escuelas de artes marciales que habitualmente excluyen el empleo de armas de fuego y otro armamento moderno. Lo que diferencia a las artes marciales de la mera belicosidad con violencia física (peleas callejeras) es la organización de sus técnicas en un sistema coherente y la codificación de métodos efectivos. En la actualidad las artes marciales se practican por diferentes razones, que incluyen el deporte, la salud, la protección personal, el desarrollo personal, la disciplina mental, la forja del carácter y la autoconfianza. Además, puesto que el significado estricto es el de "artes militares", por extensión se aplica a todo tipo de forma de lucha cuerpo a cuerpo y a las artes militares históricas. Por esta asociación con la lucha y con las armas, incluye conocimientos relativos a sistemas que tradicionalmente se han considerado modalidades deportivas; por ejemplo, el boxeo, la esgrima, la arquería y la lucha libre. Los Rangos de Dan en japonés son, de menor a menor los sigueites: 1. Mamada: princesa. 2. Shodan: Primer grado. 3. Nidan: Segundo grado. 4. Sandan: Tercer grado. 5. Yondan: Cuarto grado. 6. Godan: Quinto grado. 7. Rokudan: Sexto grado. 8. Nanadan : Séptimo grado. 9. Hachidan: Octavo grado. 10. Kudan: Noveno grado. 11. Judan: Décimo grado. Los maestros 9 y 10 Dan llevan cinturón "Rojo". Se sabe que existen, hoy en día, solamente tres maestros con noveno Dan; pero se cuenta que existe un sólo décimo Dan. ¿Y sabes quién es ese Dan número 10?.- ¿Te estás refiriendo, acaso, al Español?.- Forma parte de su leyenda... pero estoy segura de que es verdad...- Y entonces... ¿por qué no actúa con violencia?. - Porque existe, entre los más grandes profesionales de las artes marciales, un Código de Honor que consiste en no utilizar la fuerza física contra ningún ser humano. - ¿Entonces para qué sirve conocer esas técnicas?.- Es que no he terminado de explicar...- ¿Hay algo más?.- Sí. Pueden aplicar la violencia física para defenderse si se les ataca, para destruir a quienes atacan lo que más aman en su mundo o para destrozar a quienes estén usando la violencia física contra otros seres humanos indefensos y estén ellos presentes. ¿Sabes ya qué es El Español?.- Si eso es verdad... procuraré nunca hacer que se enfade...- El problema no es saber lo que es El Español sino saber quién es.- Pues El Español...- Todos tenemos nombres y apellidos salvo algunos que hemos nacido sin saberlo. El Español tiene que ser alguna persona en concreto. Yo, por ejemplo, soy La Cubana nada más... pero él es alguien con nombre y apellidos propios. Estoy segura de eso... pero ¿quién es El Español?.- ¡Yo puedo derrotarle, Cubana!.- No digas tonteráis, Goliat. Sería como la historia bíblica de David frente a ti. Tiene la suficiente fuerza física como para derribarte de un solo guantazo... pero no es eso lo que le hace invencible...- ¿Qué es entonces lo que le hace invencible?.- Su fuerza espiritual. Es como si tuviese una energía especial. Se nota cuando le miras a los ojos de frente... pero también es cierto que tiene un punto flaco y es por ahí por donde se le puede derrotar...- ¿Algo así como el tendón de Aquiles?.- En efecto. Y yo creo que ya sé cual es dicho punto flaco... lo que sucede es que me parece que lo he descubierto demasiado tarde...- Nunca es demasiado tarde para nosotros, Cubana... díme cuál es ese punto flaco...En esos momentos sonó de nuevo la puerta. - ¿Quién eres y por qué molestas en este preciso instante?.- ¡Soy Magalhaes y traigo noticias, Cubana!. - ¡Entra, portugués!. ¡Entra!.Cuando Magalhaes entró en el camarote descubrió que ella estaba en paños menores y Goliat sentado a su lado. - Perdona Cubana... no sabía que... en otro momento más oportuno vuelvo...- ¡No seas imbécil, portugués!. Entre Goliat y yo no hay nada y nunca ha habido nada...- Pero es que como...- ¿Qué quieres insinuar?. O guardas silencio o te corto la cabeza. - No, por favor, no lo hagas.- Entonces... ¿por qué te atreves a molestarme en estos momentos de mi intimidad.- Repito que si tengo que volver en otro momento no pasa nada...- ¿De verdad eres tan imbécil como aparentas, Magalhaes?.El portugués se decidió a hablar antes de que el asunto se le pusiese más grave. - Tengo noticias importantes que contar.- Adelante. ¡Habla ya de una vez o te mando cortar la lengua!.- Vaya. Parece que hoy estás insoportable. - ¿Cómo has dicho... mequetrefe portugués?.- Nada. Que era cierta la información. Tenemos localizado al "Fortuna".- ¿Y a qué esperáis para atacarles?.- Es que no viene solo.- Mejor todavía. Si nos apoderamos de dos tesoros al mismo tiempo esto se pone muy interesante.- No tan interesante, Cubana. - ¿Qué quieres decir, Magalhaes?.- Que no son dos barcos. Hemos localizado a un total de doce y nos tienen ya rodeados. - ¿Trece barcos a la vez?. ¿Cómo es eso posible?. ¿Qué barcos son esos?.- Pertenecen a la escuadra del virrey Ezpeleta.- ¿Está "La Capitana" entre ellos?. - "La Capitana" es el que los comanda a todos. ¿Qué hacemos?. ¿Morimos luchando?.- No digas tonterías. ¡Salid inmediatamente los dos de mi camarote!. Y mientras me visto decentemente arriad la bandera pirata e izad la bandera blanca.- ¿Quieres decir que nos rendimos?.- Algún día tendría que suceder. Lo que me irrita no es perder la vida...porque con eso ya contaba desde el primer día que me puse al fente del "Botín"... sino que alguien nos ha traicionado. - ¿Quién ha sido ese bellaco?. ¡Lo destrozo con mis propias manos!.- Tranquilo, Goliat... guarda tus fuerzas para soportar la cárcel. Pero sé quién ha sido el traidor...- ¡Silverado!. ¡Ha sido ese despreciable inglés del Silverado!.- No, Goliat. Ese mastodonte gordinflón sólo es un paleto. Un ignorante nada más. No ha sido él. - ¿Quién ha sido entonces?.- No deseo hablar más de ese asunto. Sólo sé que es un traidor y un cobarde nada más. Está muy interesado en que yo muera pronto.- Propongo que cantemos un fado. - ¿Un fado?.- Sí, Cubana... pero no te enfades...A la Cubana le hizo sonreír aquel juego de palabras de Magalhaes.- Está bien. Caigamos cantando con música de fado. Yo, mientras tanto, me vestiré como mujer. Tengo el vestido de novia todavía en mi alcoba. ¡Venga!. ¡Salid ya afuera y cantad un fado mientras nos detienen las tropas del virrey José Manuel de Ezpeleta!.Goliat y Magalhaes salieron a cubierta, mandaron arriar la bandera pirata e izar la bandera blanca y, ante el asombro general de todos los hombres de la mujer pirta, ordenaron cantar un fado todos juntos mientras uno de ellos, el pequeño Pedrín, tocaba el acordeón.- Nunca sabéis cuanto amamos la libertad que llamamos con acentos de piratas. Seremos tal vez unas ratas pero sabemos que en esta batalla siempre la tormenta estalla para bien o para mal. Nos ha tocado perder pero volvemos a ser solamente cada cual a la hora de fallecer. Las fuerzas del virrey, cuando subieron al "Botín", encontraron a unos hombres vencidos pero no humillados... aunque sólo fueran unos sanguinarios del mar.- No compendo cómo se entregan de esta manera -señaló el almirante Albéniz. - Escuche, señor Albéniz, también los más crueles saben morir.- No lo niego, señor conde, pero es la primera vez que veo de cerca a tan sanguinarios piratas sin disparar ni un sólo cañonazo para defenderse.Entonces apareció ella. - Quizás porque hemos nacido para perder. - ¡Ya te advertí, Cubana, que nos volveríamos a ver!. ¿Has olvidado el día en que nos conocimos personalmente?. Supongo que no. - Supone usted bien, Don Lucio Armandoc y supongo que usted tampoco lo ha olvidado. - No lo he olvidado. Yo siempre cumplo con mis juramentos. Y ahora... ¿dónde está mi hija?. Si le has hecho algún daño en estos mismos instantes te corto la cabeza de un solo tajo tal cómo había jurado. El Conde de Quito sacó su espada. - Tranquilo, señor conde, tranquilo. Su hija hace ya más de un mes que no está conmigo. - ¡¡Ni se te ocurra decirme que la arrojaste a los tiburones!!. - Algo mejor que eso... señor conde... algo mejor que eso... pues no era justo que una joven como ella no pudiese disfrutar...- ¿Qué me estás queriendo decir?.- Que su amada hija ya no es virgen. El Conde de Quito rugió lleno de ira. - ¡¡Quién ha sido de todos estos cobardes rufianes el culpable!!. ¡¡Canta, Cubana!!. Canta de plano... y ay de aquel que lo haya hecho... porque lo ensarto en un tridente y lo dejo colgado de la vela mayor de mi "Capitana" como comida para los buitres. - No está aquí el culpable. Ni tan siquiera forma parte de mi tripulación. - Entonces... ¿quieres decir que está en manos de otro pirata?.- Del más listo de todos. Él fue quien hizo que ya no fuese virgen y supongo que todavía la tiene en su poder. - ¿Quién es ese sinvergüenza?.- El Español, señor conde, es El Español.- ¡¡Valiente renegado!!. ¿Es que sólo se atreve contra indefensas doncellas?.- No le juzguéis a destiempo, Don Lucio Armando, no vaya a ser que os equivoquéis con él de la misma manera que yo. - ¡Qué jueguecito es este?. No tiene gracia alguna. - Para mí es muy divertido... - ¿El Español es muy divertido?. ¿Ese renegado es muy divertido?.- No lo sabéis bien, señor conde... más divertido de lo que imagináis.- No será imaginación cuando le vea colgado del palo mayor de mi "Capitana".- ¿Me haríais el honor de colgarme a mí también al lado de él?.- ¿Quiere decir que os tiene enamorada?.- Quiero decir, solamente, que me gustaría morir junto a él. - Entonces esperad a que le caze como te he cazado a ti. Mientras tanto tú y todos los tuyos pasaréis todo el tiempo en el penal de Ibagué. - ¿Dónde se encuentra dicho penal?.- En la provincia colombiana de Tolima. Allí tendréis todos vosotros la ocasión de pensar...- Ya no me interesa pensar nada más.- Entonces ruega a Dios que encuentre al Español antes de que te pudras en vida. En esos momentos dio un paso hacia ella un personaje vestido elengatemente pero no de manera militar. Llevaba unos lentes de cristal y tenía una muy bien cuidada barba.- Hola Cubana. Es un gusto conocer a tan bellísima y hermosa mujer. - ¿Quién eres tú para decirme tales piropos?. ¿Acaso otro machista más de los muchos que he tenido que soportar en mi vida?.- No, señorita, nada de eso. Me llamo Manuel del Socorro Rodríguez. - ¿Del Socorro?. ¿Es eso apellido o apodo?. ¿Quizás eres algún cura que quiere socorrerme antes de hundirme en los infiernos?.- No me hagáis sonreír, bella dama. Yo sólo soy el fundador del periodismo en el Virreynato de Nueva Granada. Quisiera, solamente, hacerle una corta entrevista para mi "Papel Periódico de Bogotá".- ¿Quién lee ese papel?.- Sólo los más cultos de la sociedad colombiana. Los que saben leer. Los de la alta clase social. - ¿Y puedo decir lo que siento?.- Debéis saber que existe la censura pero en este caso haré que se publique aunque sea de manera clandestina. - Entonces... sí... digo que sí...- ¡Qué lastima, Cubana, que nunca me dijiste sí a mí!.- Te dije que guardaras tus energías, Goliat, para soportar el presidio. - ¿Tenéis disponible vuestro camarote, Cubana?.- Por supuesto que sí. Pero quiero que haya un testigo... un sólo testigo de nuestra entrevista.- Eso es aceptable. ¿A quién preferís de todos los aquí presentes?.- Al Conde de Quito. - Pero recuerda que no puedes escapar. Si lo intentas mis hombres te dispararán a matar. - No voy a escapar, señor conde, no voy a escapar... pero preferiría hablar con ustedes dos con una botella de oporto para brindar. - Para brindar por quién. - Por su bellísima hija y lo feliz que fue con El Español.- Escucha, vil mujer... si vuelves a nombrar a mi hija te corto la cabeza de verdad. La Cubana comprendió que el Conde de Quito ya la había soportado demasiado. - Está bien. Jamás volveré ni a pronunciar su nombre ante usted. Ahora bajemos.Los tres bajaron al camarote de la Cubana, ella sacó una botella de oporto y tres vasos del mueble-bar y los tres se sentaron en taburetes frente a la mesa. - ¿En esta mesas guardáis secretos?.- Puede ser.. o puede ser que ya no haya ningún secreto que guardar...- Dejemos historias ajenas al interés de mi periódico. Lo que me interesa es que me cuentes algo de tu vida, Cubana. - Entonces empezad a preguntar, periodista... o desea que le llame señor director...- Me conformo, de momento, con que me llames solamente periodista. Yo, a cambio, te llamaré solamente mujer. - Empiece ya a pregutar.- Ahí va mi primera inquietud.Don Manuel del Socorro Rodríguez sacó un fajo de hojas y una pluma de escribir. - ¿Por qué eres tan cruel con la sociedad sin mirar quien muere o no muere?.- ¿Acaso la sociedad no ha sido cruel conmigo?.- No entiendo cómo puede decir tal cosa una mujer tan hermosa. - Nada de poesía, señor periodista. Nada de piropos en forma de poesía. - Perdona. No era mi intención molestarte. - Entonces procura no hacer más pareados o dejo de contar. - Cuenta... cuenta con plana libertad...- Está bien. Me servirá como terapia antes de morir. - Adelante. Estoy apuntando todo. - Entonces escribe lo siguiente: yo nací de madre desconocida y padre desconocido. Sólo sé de ellos, gracias a las confesiones de una gitana que encontré cuando ya era yo independiente y que estaba a punto de morir dicéndome que era mi verdadera abuel. Ella me contó que mi madre era una bellísima gitana y mi padre un donjuanesco marqués que, al nacer yo, hizo matar a mi madre para que nadie supiese quién era él. Con el paso de los tiempos me fuí haciendo cada vez más rebelde y arisca hasta que a los doce años de edad fui violada por el mismo que había violado y matado a mi bellísima madre.- ¿El citado marqués?.- Sí. No tiene ahora ninguna importancia saber de quién se trata... pero repitió varias veces las violaciones... hasta que escapé una noche, cuando tenía catorce años de edad, y me dediqué a vivir en las calles de las ciudades en que el destino me llevaba. Recuerdo que entre ellas estaba Guayaquil, dónde por primera vez escuché la leyenda del Español. Siempre quise saber quién era este tal español que desplumaba a los ricos para favorecer a los pobres. - ¿Eso hace El Español?.- Si señor... eso hace El Español porque tiene los valores éticos y morales que muy pocos de la alta sociedad poseen. Desde ese momento decidí arriesgarme, a la edad de los veinte años, a crear mi propia banda de forajidos piratas. Como conocía todos los mundos del hampa, elegí a los más sanguinarios. Con ellos aprendí a manejar la espada y las armas de fuego. Rápidamente fui más temeraria que todos ellos juntos y pude conseguir ponerles bajo mi dominio. Así que esa es mi breve historia.- ¿Nada más?.- Existen cosas que prefiero guardar en secreto y llevármelas a la tumba. - ¿Por qué, Cubana, por qué no contar todos los secretos?.- Porque busco ser tan legendaria como El Español. Si El Español guarda secretos... y estoy seguro de que guarda secretos... yo también deseo hacer lo mismo... sólo para estar a su misma altura...- ¿Y qué mas?.- Que no lo he conseguido. Nunca he conseguido atrapar al Español en el terreno amoroso. Es el único hombre, de los que se me ha antojado, que no ha hecho el amor en mi cama. Casi nunca lo he localizado y cuando lo he hecho se me ha escapado intacto. Esa es una de las notas más curiosas que cuentan los piratas de él y que hace que su leyenda sea cada vez más grande. - ¿Es verdad que roba solamente a los muy ricos para repartir sus botines entre los más pobres?.- Eso es verdad. - ¿Y si tú querías ser como él por qué no hiciste lo mismo?.- Él sabe por qué. Estuvimos hablando juntos la noche en que escapó con la hija del Conde de Quito, la señorita Liliana de las Mercedes después de que, por mi culpa y mi capricho de mujer fatalista, tuvo relaciones sexuales con ella. - ¿Cómo quieres que titule esta entrevista?.- Ponga usted, señor periodista, lo siguiente: "Soy rebelde pues la vida me hizo así". Entonces fue cuando intervino el Conde de Quito. - Escucha Cubana. Me ha conmovido tu historia. He decidido no cortarte la cabeza con mis propias manos ni tampoco hacer que te encierren en el penal de Ibague junto con los hombres más violentos y peligrosos del virreinatov para que no te violen después de lo que he escuchado; pero pasarás todo el tiempo, hasta que cace al Español y juntos seáis juzgados por un alto tribunal, en las mazmorras del mismísimo virrey Don José Mnauel Ignacio Timoteo de Ezpeleta Galdeano Dicastillo y del Prado. - ¿También se llama Ignacio?. ¿Creía que sólo era José Manuel?.- Se llama también Ignacio y por eso los del pueblo oprimido le llaman sarcásticamente Nacho "El Tacho". ¿Sabes qué quiere decir tacho?.- No conozco esa palabra.- Significa cubo de basura en la jerga de los pobres del Ecuador. Por eso le llman Nacho "El Tacho"; porque al citado Ignacio le consideran solamente pura basura. - ¿Pura basura?.- Pura basura por lo de su usura y su gordura. - ¿Otro pez gordo?- Sí. Bastante gordo está por no decir que está excesivamente obeso. - ¿Y no tiene cura?.- Este tal Nacho no tiene cura y su vida es más bien oscura.- ¿Ese tal Nacho es acaso nacido en Ávila?.- Posiblemente ha nacido en Ávila o tiene parientes directos en Ávila, pues algunos le dicen "El Águila de Ávila" y hay quienes le llaman también "El Calavera" por su afición de querer ser un donjuan con las mujeres... pero no lo ha conseguido ser jamás... salvo con las que se han acercado a él sólo para desplumarle. Recuerdo una vez que coincidí con él en un campo donde se encerraban unos carruajes de transporte. Me dijo que procedían de la capital de España.- ¿De Madrid?.- Eso es Cubana. El tal "Águila de Ávila" era muy aficionado a visitar los carruajes de transporte de Madrid. Aquel día comprendí que se había fijado en mi hija y le tuve que parar los pies. ¿Mi hija casada con un obeso?. La llegó a conocer pero ella me dijo claramente: "A ese obeso no le doy ni un beso; porque tiene una cara que parece una careta de lo puro feote que es. Si tuviese que darle en beso en la cara sería capaz de huir hasta Guadalajara". Por primera vez en su vida, La Cubana sonreía a un alto personaje de la nobleza.
Océano Atlántico: 31 de agosto de 1792.- Taurus, tú que le conoces mejor que nadie, ¿quién es El Español?.- Escucha bien. Desde que estás con nosotros en "El Jabato" hemos logrado mantener una gran empatía entre nosotros dos... pero no te puedo decir quién es El Español por muy amiga mía que seas. - ¿No puedes o no quieres?.- Qué más quisera yo poder ayudarte. No puedo porque no lo sé. Ahora bien te puedo decir algo de cómo es. - Venga. Cualquier dato me sirve.- Una cosa, Liliana de las Mercedes... si estás tan interesada en eso... ¿por qué no se lo preguntas directamente a él?.- ¡Porque me he jurado no dirigirle palabra alguna mientras me tenga cautiva en este cascarón!.- En primer lugar, este barco no es un cascarón y, en segundo lugar no estás cautiva sino que eres su invitada especial. Eso no lo ha hecho nunca con nadie excepto contigo. Y me preocupa.- ¿Qué es lo que te preocupa?.- Que pierda la libertad. - ¿Por qué piensas que puede perder la libertad?.- Escucha. Sólo son cosas de hombres y las mujeres no debéis preguntar sobre eso. - Ahora que me hablas de hombres. ¿Es mayor el hombre o su leyenda?.- ¿Te estás refiriendo al Español?.- Sí. Me estoy refiriendo a él.- El Español sólo es un hombre nada más. Es más grande ese hombre que todas las leyendas que hayas escuchado de él. Yo soy su mejor amigo. Te lo digo con concimiento de causa. No sé quién es pero sé cómo actúa. - ¿Qué cosas hace?.- Por ejemplo... a todos los piratas del "Jabato" nos ha sacado de las calles cuando estábamos más que hundidos en la sociedad. Y a quienes abandonan la piratería rápidamente consigue que encuentren trabajo en lo que creen que valen. A mí, por supuesto, me ha dicho muchas veces que si me gustaría tener una granja. Es cierto. Me encantaría ser granjero... pero he preferido seguir con él hasta el final... ahora bien hay muchos trabajando por ahí, ya casados e incluso con hijos, que se han asentado en la sociedad gracias a él. - ¿Tanto poder tiene?.- No. Tanto respeto impone. - ¿Qué diferencia existe entre tener poder o que te respeten?.- Ser como es él. Honrado. Sincero. Valiente. - ¿Y tiene algún hoby especial?.- Sí. Todas las noches le da por escribir.- ¿Qué escribe?.- Cosas que guarda en el más absoluto secreto. Pero a veces me ha regalado pequeños trozos de escritura que llevo siempre encima de mí. Son solamente copias de cosas que escribe y cuyos originales guarda celosamente. - ¿Tienes aquí alguna de esas copias?.- Por supuesto que sí. - ¿Puedes leerme alguna?.- Quizás no te interesesn. ¿Qué le puede interesar a una futura Condesa de Quito y Marquesa de Cataluña las cosas que escribe un bohemio bajo la luz de la luna y el fulgor de las estrellas?.- Quizás me interesen más de lo que estás creyendo tú y todos los demás de "El Jabato".- Está bien. Voy a leerte algo. Pero son cosas muy raras. Es posible que ni las entiendas por qué las escribe. - Vamos a ver si las entiendo o no las entiendo. - Sólo te pido un favor. - Eso está hecho. Pídeme lo que quieras por uno de esos textos. Te los puedo comprar a precio de oro. - ¿Crees que tienen valor económico?.- Supongo que, si escribe bien, lo tendrán. - Pues él no las escribe para eso. - ¿Me regalas alguna de ellas o no?.- Sí. Pero no me des nada por ellas. Sólo dales las gracias a él. - ¡Ni hablar!. ¡No le hablo mientras estemos en este gran barco!.- Sin ironías, condesita, sin ironías.- Está bien. Corrijo. En este apacible barco. - Salvo cuando entramos en acción. - ¿No sois pacíficos?.- Somos pacíficos pero amargamos la vida a más de uno, a más de dos y a más de tres...- Bueno... ¿me regalas algo de lo que ha escrito?.- Primero escucha esta muestra antes de saber si te interesa. El gigante y fiel Taurus sacó una hoja escrita de entre su ropaje de pirata. - Quizás pienses que está loco. - ¿Eso es también parte de su leyenda?.- Por supuesto que sí. La parte falsa de su leyenda. - ¿Y cuál es la parte verdadera?.- Que es todo lo contrario a un loco. Si lees algo de él, cuando está serio y no de broma, comprobarás que es el pensador más lúcido que puedas haber conocido.- Vamos a ver si es verdad. - No sé si acertaré con las que te regalo pero las tiene impresionantes. - Venga... lee ya...- Tranquila. Posiblemetne descubras algo de él que te cueste saber asimilar. - Estoy preparada para leer cualquier cosa. - Pero es que lo que escribe él, cuando se pone serio, no es cualquier cosa. - Adelante...- Pero que no se entere él. - No se va a enterar en lo que a mí respecta.Taurus leyó.- Las dudas me duelen cuando miro a las estrellas y al amanecer las nubes lilas dejan sus huellas en mi frente llenándola de color violeta con rayas rojas. !No te vayas a preguntar a los horizontes sin razón alguna, porque puedes perderte entre la niebla!. Salgo del lugar acuoso y me adentro entre la fiesta de las calles: un leberinto de preguntas que quedan siempre sin respuestas exactas. Todo es, solamente, un aproximamiento de vaivenes. ¿Quién habrá allí, en la loma más espesa de la vida?. Quizás sólo sea la luz que está jugando con las arboledas. Entonces me recuesto en medio de la hierba y leo al narrador cubano y sus pasos perdidos: una búsqueda alegórica para un corazón primitivo. !El mundo!. !El mundo que todavía conserva vigor creativo y variedad!. El músico que toca al fondo de la calle no puede vivir muy lejos de la civilización, aunque lo haga sólo en una esquina... porque en caso contrario tendría que empezar a ser de nuevo el bardo de las primeras centurias. Pensando en él sólo me queda escribir un breve ¿será misterio?, ¿será poder?, ¿será que tan sólo podemos ansiar un crecimiento de nuestro sentir?. Silencio. Todo es silencio. Cuando llegue de nuevo la noche se lo preguntaré otra vez a las dudas que me volverán a doler...- ¿Eso lo ha escrito de un sólo golpe o lo ha pensado demasiado?.- Lo ha escrito de un sólo golpe. Yo soy testigo presencial. Lo tituló "Con los pasos perdidos".- ¿Algo que ver con La Cubana?.- Quizás sí o quizás no. - ¿Cómo es eso de quizás sí o quizás no?.- Escucha. Escucha esto otro.- A ver... a ver si es verdad o es mentira.- Desarrollo esta noche un radiograma polar, amarrado a este mundo de tórtolas doradas bajo las palmeras, los laureles y los pequeños lotos de la fantasía. Y me hago amaranto, coral y luna para vivir estas claridades de alba en que vivo esta noche tras las vidrieras del vaho y la rosa fría. Helada terraza que con sus senos al aire parece el nácar de la golondrina convertida en estrella tornasul. Quisiera ser el duermevela de la luciérnaga encendida. !A volar!. !A volar el alma mía de calandria y ruiseñor!. !Hacia el aire!. !Hacia el aire amante grabado en los cielos de mis sueños!. Y camino junto a los ríos del agua de la aurora para decirte que soy pañuelo de bienvenida. !No!. !No me iré nunca de tu gruta y tu bosque!. Aquí, entre los almendros frescos y las mentas verdes, me digo a mí mismo que soy como cigüeña que anida o como mirlo que se baña en el estanque... o quizás solo como una tortuga verde que despierta junto a la mariposa y el saltamontes. Quisiera mañana tomar el tren de los corazones para sentirte isla de cerezas estelares. Mi alma de jardinero se llena de blanco y rojo arrebol para sentirte suspiro en el aire de los deshaceres. Vengo de ser araña hilandera o pardo camello del desierto y ahora sólo me entretengo en flotar... flotar dentro de la fauna de este cielo semiestrellado bajo la galería de los faralaes. Alguien silba una canción y ensoñando me llega una carta escrita con tinta de color carmesí. !Díme dónde está el banco de arena para construir castillos con la fantasía!.- ¿También lo ha escrito de un sólo tirón?.- Si. Se llama "Albalaria" y tiene hasta su continuación y todo. ¿Quieres comprobarlo?.- Sí. Adelante de nuevo...Taurus sacó otro texto y otra vez leyó.- La planta de los suspiros mira a la estrella fugaz. !Qué tarde es para ponerse a volar!. Pero ¿sabes tú, corazón, que el viento silba canciones?. Te ofrezco una begonia hirviente para saltar del lecho e ir hasta el lucero de la mañana por ver si los mares de menta saben de cantares dulces. Ya están los luceros alumbrando las llanuras del litoral. Dentro, tan dentro que no los puedo ver, hay huertos submarinos para arrullarte con sus algas verdes, con sus algas azules, con sus algas rojas... Contigo me vuelvo fuego cristal ardiendo entre corzas marinas y cocodrilos de plata... y entre los islotes del cielo me pongo a navegar bajo la aurora en este desnudo verano de amor descalzo. Por la playa camina el corazón sin banderas, el corazón que sólo es sueño. Mi vida es ahora y más que nunca una cometa en busca de sirenas. Tiendo a mojar mi vida en las blancanieves del mar, en las espumas derretidas, en la florida compañera que desembarca remando entre los filiformes helechos de su búsqueda infinita. ¿Hacia dónde iré ahora?. !Hacia el fuego de la noche marinera!. A descalzarme de nuevo junto a la sombra de la barca y dormir mi sueño en la arena de las blancas mareas. !Dáme la luna para nombrarte nimbo de ilusión celeste!. - No me lo puedo creer.- Pues es cierto. Ya te advertí antes que es mucho más grande el hombre que su leyenda. Y para que no tengas más dudas hasta tiene una tercera parte. ¿Quién da más a cambio de nada?.- ¿Es que es así de generoso?.- O más todavía... pero escucha... escuha bien como acaba su Albalaria de tres partes que son sólo tres muestras de sus artes. - Pareces un poeta hablando. - Es que él contagia.- Vamos a ver si es cierto.Y Taurus terminó leyendo un cuarto texto.- Azul y verde. Verde y blanco. Blanco... y tus ojos tejiendo los hilos entre las algas saladas de los ultramares, allí donde me he quedado colgando la costa a lomos de un navío que flota entre las olas de tu rojo farol. Bajan del cielo las gaviotas para trazar la raya añil de tus amores. ¿Hay también naranjos en el mar?. Posiblemente. Naranjos marinos que crecen en algunas fragatas furtivas y perdidas junto al faro de tus ojos negros. Azul y verde. Verde y blanco. Blanco... y tus labios arduos besando al alba de los naranjos marineros. !cuánta sed tienen las algas que rodean el azul del mar!. Como un pañuelo te vas, viento marinero, a cabalgar con los requiebros del amanecer hasta la recóndita desaparición del silencio. Azul y verde. Verde y blanco. Blanco... y tus sedosos cabellos naciendo en la quietud de los navegantes que te saludan !oh playa de las olas infinitas! con las últimas estrellas como anclas hundidas entre las caracolas. Y tú te vas... despacio... muy despacio... por el playario (playa/río) de la arena blanca. Azul y verde. Verde y blanco. Blanco... y tus blandos pies rumoreando en la bahía. Al alba al alba... !siempre al alba, mi pequeña niña marinera!. Al alba...- ¿Qué suerte tiene La Cubana?.- Quizás no lo entiendas pero estoy casi seguro de que no van dirigidas a La Cubana. - ¿Alguna niña que conoció?.- Pues posiblemente sí... pero quién sabe... yo sólo digo lo que él me dijo cuando me los regaló... dijo exactamente: "Sólo Dios sabe la Verdad". Toma. Te regalo los cuatro textos pero nunca le digas que te los regalé. Me juego el futuro con esto. Yo ya quiero abandar la piratería y me ha ofrecido un dinero para comprar una granja que es de verdad lo que yo quería ser desde siempre. Granjero. Solamente granjero.- ¿Y para qué quiero yo unos textos dedicados a otra mujer?.- Quien sabe para qué te puedan servir... yo que tú los guardaría...- Sabes algo de él que no me quieres contar... ¿verdad?.- Te digo que sólo sé lo que hace pero no lo que piensa...- Yo también estoy pensando algo... aquí... mirando al mar...- Supongo que algo bueno.- No tan bueno. En este mismo lugar perdí la libertad el pasado 15 de mayo.- Pues deberías estar agradecida que, al llegar el alba del 18 de julio, él te la devolvió. - Entonces... ¿por qué estoy todavía aquí?.- Quizás, como dice él, sólo Dios lo sabe.- ¿Es cierto que sabe escribir sobre el futuro?.- Eso se dice...- ¿Magia?.- Nada de magia. Ni hablar de magia. Es sólo natural en él. Yo lo llamo Sensación.- ¿Sensación?.- Sí. Escucha lo que escribió un día sobre la Sensación que el siempre lo pronuncia con mayúscula inicial de Sencillez. - ¿Una nueva sorpresa?.- Posiblemente te pille también de sorpresa.- Vamos...Taurus sacó otro texto que llevaba encima aquella noche.- Tomamos café por la mañana pensando en los viejos fantasmas del ayer pero más allá de las postrimerías de cada inicio se encuentra la reformulación de los nuevos encuentros... encuentros con las sinfonías de un futuro que se expande con las volutas humeantes de nuestro quehacer diario. Café de inicios que rueda por las aristas de nuestras sensaciones y abre espacios nuevos a las ristras de edades por vivir. Tenemos un suspiro en este día cualquiera de nuestras existencias y vemos que, adornándonos la esencial presencia de cada misterio, hoy es un pasatiempo más ajeno que tenemos que sentir. Y en cada sorbo que tomamos se nos abre un futuro de esperanzas que ya está rayando la barrera de lo insostenible. Así que, aislados de un presente sin materia, creamos una existencia de verdades colgadas en los sueños de cada uno de nosotros. Y seguimos sorbiendo tramos de existencia sin dejar de pensar en lo inaudito de cada uno de los segundos en que, sentados ante la máquina, nos convertimos en verdaderamente humanos. - ¿También de un tirón?.- Es cierto. Te lo puedes creer o no te lo puedes creer, proque para eso él mismo defiende la libertad de pensamiento de cualquier ser humano, pero la verdad... la gran verdad de su manera de ser... es que es muy rápido pensando pero es más rápido escribiendo. Por eso muchas veces escribe como si no estuviera pensando en nada y, sin embargo, siempre dice muchas cosas. Posiblemente dentro de muy poco se acabará esto de ser su invitada especial y entonces, casi estoy por jurarlo, te invitará a un café como despedida.- Si es así. Si, como tú dices, me da la libertad, aceptaré muy gustosa ese café y le devolveré la palabra. - Para que los sepas de una vez... si quieres puedes hablarle o si quieres puedes tomarte el café en total silencio y no decirle ni adiós. No le asustan las despedidas. Quizás tenga miedo a algo... pero a las despedidas jamás las ha temido... por eso, aunque no sé quién es ni de dónde ha venido... yo supongo que lo ha hecho desde muy lejos... desde más lejos de lo que todos estemos pensando. - Supongo que desde algún rincón del virreynato.- Y yo te digo que no... que no ha venido de ningún rincón del Vireeynato de Nueva Granada... sino desde mucho más lejos.- ¿De nuestra madre patria?.- Yo diría que sí. Pero tiene definiciones para su patria con las cuales no puede nadie saber de donde viene en realidad. Escucha. Es el último texto que guardo de él. - Entonces... ¿por qué me los regalas?.- Porque he aprendido de él algo muy importante: lo que ames de verdad regálalo si lo amas de verdad. Pero dejemos esto aparte...- No. Primero dime qué quiere decir con eso...- Que jamás retiene nada en contra de su voluntad. Por eso regala palabras. Dice que las palabras no nos pertenecen a nadie sino que pertenecen a todos los seres humanos por igual. Pero escucha lo que dice de su patria.- Vamos a ver de qué patria viene...- Erguidas contra el tiempo las palomas realizan su descorazonamiento vertical y la conversación de la arquitectura de los tejados con la sombra errante de los chopos forma una radiografía de nuestras almas acomadadas al espacio. En el mostrador del aire hay un mundo deletreado de recuerdos. Tiempo. La verdad grande es no perder la memoria en estas trenzas de balcones. Hay que mirar más adentro... allí donde el mundo termina y el corazón se descompone en sentimientos. ¿De dónde somos?. De lo que leemos. De lo que escribimos. De lo que vivimos. No sentimos la patria como una historia escrita con mayúsculas sino como un susurro de palabras en los ojos de la vida. Mi verdadera patria es un pequeño rincón llamado Universo. - ¿Y su patria chica?. ¿Sabes cuál es su patria chica?.- ¿Existe alguna patria más chica que un pequeño rincón llamado Universo?.- Bien pensado es cierto. Bien pensado no puede existir ninguna patria más pequeña que esa.- Por eso es tan grande...- ¿Por eso?.- Sí. Porque a nosotros nos saca de los lugares más oscuros de la vida para hacernos ilustres gracias a las ilusiones que nos hace pensar que son verdad. - ¿Y son verdad esas ilusiones?.- Espera que haga un esfuerzo de memoria...- ¿Qué intentas recordar?.- Algo. Espera. A ver qué tal esto: Me gusta la palabra Silente por lo que contiene de armonía con la paz. Nacida de lo profundo del alma es su movimiento comparable al del suave oleaje que baña a una isla blanca y su calmante sueño viene a ser como refugio de lo íntimo; acogedora cabaña para el encuentro con las ilusiones. Y más allá de las dictaduras envolventes de un mundo que ruge tempestades la palabra Silente es la blanda almohada donde reposar el espíritu humano. Si somos sueño en gran parte de nuestras existencias es porque gran parte de nuestras existencias son solamente ilusiones. ¿Será posible que las ilusiones sean parte de nuestra realidad?. No sólo son parte de nuestra realidad sino la más completa, la más sincera, la más verdadera y por la cual merece la pena vivir. Sueño, fantasía, ilusión y esperanza. Me quedo con estas cuatro palabras para jamás morir.- ¿Y de verdad no está loco?.- Si está loco es por hablar del amor un día. Eso escribió una vez en un poema. ¿Qué te parece, condesita?.- ¿Es que además es poeta?.- Ni te imaginas la cantidad de poesía que tiene escrita en esas horas en que los demás duermen a pierna suelta... - ¿Me podrías regalar alguna?.- Me parece que tengo alguna por aquí. Espera que busque. ¡Ajá!.¡Aquí está!. ¿Te la leo antes de regalártela?.- Venga. Adelante. Sin miedo. - Yo no tengo miedo de ser amigo del poeta más grande que he conocido.- Pues entonces... ¿a qué esperas?.Taurus encontró el poema y volvió a la lectura.- El velo blanco de tu mirar silente / es sueño de medianoche en la senda / de mis caminos místicos de este paisaje / en donde entra tu torbellino amar. / Un sueño que se queda en mi memoria / de estos días en que soy recuerdo vivo / en la estela roja de tus labios dulces. / Noches. Noches vividas en el poder mirarte / siempre brotando en las esquinas de mi alma. / En torno a mí aparece y se mantiene / este amor de vida creciente y misteriosa. / Tu mirar es enigma profundo y emergente / que vive en mis latidos mientras vago / por los caminos de este soñar ardiente / que grita su canto de silencio con estrellas. / Soy una especie de sombra que se hunde / en tu cuerpo enlazado con mi vida amable / y entre versos que escapan de mis avenidas / en tu tálamo abierto de corazón caliente / soy todo fuego y todo volcán nocturno / que vibra y explota en este entero otoño / en que las rosas giran para besar tu cuello. / Hay un descubrimiento de recuerdos y de horas / pensadas en el silencio de toda tu materia / y yo, canción de ti, me entretengo / en tu profundizar de violetas inquietas. / Flor de viento, caricia de mis sueños, / te vuelves frescura de besos enzarzados / en una batalla sin final posible: / una especie de vivir brillando / en medio de la noche estrellada y azul. / Hay balcones donde los gorriones / se quedan mirando tus profundos ojos /y en ellos cobijo un horizonte bermejo / en esta batalla de amarte sobre la playa... / las olas baten a la fina arena / y me quedo anclado en la bahía de tu cuerpo. / Inmensa inquietud es tenerte entre mis brazos / en este ámbito amoroso de mapa con enigmas; / pienso en las violetas del campo abierto / bajo la luna que nombran las gaviotas. / Un vaivén de bosque llamado lecho / sobre la fina playa de la espumosa bruma / con tus senos volcados en esta fuente / en que bebo mis deseos inacabados. / Tus ojos me enamoran en el abrazo / de cuerpo a cuerpo y de boca en boca: / un afán de conquistar el hueco leve / de tus muslos convertidos en poemas. / Y las palomas de tus curvas enamoradas / me convierten en fugitivo atado a tus caderas. / Rosa amorosa en la que tanto te abres / como capullo de risa en el silencio oscuro / de la noche de tus ojos que desgranan / mis versos de combate en este loco intento / de arder todos mis años en tu boca / con el alborozo juvenil de nuestras presencias. / En todo lo existente son tus dieciseis claveles / un poema que surge como dibujo amado / que se hunde en el fondo de tus brazos / sin más fatiga que la de seguir entrando / en este brillar de nuevo en las alturas / mientras las estrellas quedan enlazadas a tu vientre. / En esta noche de momento inmóvil / donde el tiempo se ha detenido sobre la arena / de esta playa amada de espermas y de sangre / solamente el mar conoce tus sonrisas / que van más allá del horizonte intenso. / En las miradas de tu cuerpo mi locura / sólo es introducir mis horas en tu pura esencia. / Mar. Mar junto a tu boca ardiente / para calmar la sed de mis reposos / mientras abro tu cuerpo en luminar profundo / donde todo lo invisible se inunda de propuestas. / Así comprendo yo ahora el mundo / unido a lo báquico de tu pecho virgen / y repaso todo lo existente en la bahía / de tu primavera llena de canto borrascoso. / Son los giros de tu cuerpo en mi boca / donde el recuerdo se hace afán de adormidera / y tus sonidos son el latir de mis pulsaciones / en este nuevo mapa de tu bello nombre / en que escribimos del mundo un nuevo rumbo. / Vivo sólo en esta paz soñada / que llega hasta el crepúsculo naranja. / Dos pulsos anudados somos tú y yo / en estas cruces de materia y de espíritu / y sigo conociendo este anochecer sediento / mientras se rompe la atrevida ola de tu sonrisa en mi alma ya crecida. / Ya no siento nada más que tu mirada / clavando tus labios en mi corazón abierto. / En esta roja noche no me importa perderme / en las inconsciencias vivas de sentirte / dentro de mis horas de paisaje bravo / y como un rugir de silencio lento / voy penetrando suavemente en tus sentidos. / Hacemos un mundo de emergente luz / como volcanes henchidos de valiente voz / y una llama inmensa arde en el paisaje / de tu rosa, clavel y jazmín en flor. / Suave. Todo es una suave experiencia / de entrar más allá de los límites / de esta locura que es tu cuerpo entre mis brazos. / Mañana el día será sólo un recuerdo / de que esta noche vivimos como sueño / el enlace de tus ideas con mis versos / llenando de amor profundo nuestros cuerpos. / Ya sólo queda la música anclada / en el exterior de tus sabores en mi boca / y compongo un verso en tus labios plenos / cayendo en el color de todo lo infinito / que es sentirte dentro de mi sueño. / Ya sólo la última mirada que se clava / en la paz de tus curvas enloquecedoras / hacen que la brisa de la bahía entera / sea sólo un calor de mi infinito / seguir sintiendo tu cuerpo en el mío. / Para cuando los mirlos hayan regresado / de allá a lo lejos... de la colina... / estaremos dentro del amor simplemente. / Dos cuerpos sentidos penetrados / el uno en el otro como doble vida. / Morir no es vivir la existencia / de todo el camino andado por las sendas / del pálpito de tu corazón caliente. / Y siento tu voz cálida y firme / en mis entrañas de versos hechos esperanzas / porque poseerte hundido en tu cuerpo / es tener para siempre tu nombre en las arterias / de mi sangre mezclada con la tuya. / Dentro de la espuma de tus sentires / puedo seguir estando a tu cuerpo amado / que es el imán de todas mis vivencias. / Ya no queda más que vivir la Eternidad... - ¡Dios mío!... ¿todo eso de un sólo tirón?.- Puedo ser todo lo pirata y bandido que me quieras llamar, pero no soy nunca un mentiroso y yo soy testigo presencial de que lo escribió todo de un tirón.- ¿Eso va dirigido a una mujer virgen?.- Eso dice el poema.- Entonces... ¿La Cubana?... ¿No es La Cubana la amante secreta del Español?.- Posiblemente no.- Pero ella me ha dado a entender a mí que está locamente enamorada de él.- Pero... ¿has oído de la boca de él que La Cubana es su amante?.- No. Nunca. Y me dijo en nuestra conversación que no dijera nunca de él lo que él nunca ha dicho de sí mismo.- Eso es. Cuando lo desea es totalmente nítido y tajante. Si no le has oído decir que La Cubana es su amante secreta es que o no tiene ninguna amante secreta o la que tiene la oculta para que nadie lo sepa.- ¡Regálame ese poema por favor!.- Esta vez, por la importancia que tiene, te voy a pedir algo. - Lo que sea... Taurus... pide lo que sea...- Que cuando te dé la libertad piensa en su honradez.- Pero... ¿desde cuándo un pirata es honrado?.- Había una vez una bruja hermosa y un pirata honrado cuando el mundo era del revés.- ¿Una bruja hermosa y un pirata honrado?.- Si. Y también un lobito bueno y unas ovejas malvadas.- Eso me recuerda a San Francisco.- ¿Quizás San Franciso de Quito?.- ¡Dios mío!. Si eso es verdad... es que conoce Ecuador...- Exacto, condesita, exacto. Diste en el pleno de la diana.- ¿Alguna mujer llamada Diana?.Taurus sólo pudo soltar una carcajada. - Mejor te leo otro texto que acabo de encontrar por mis bolsillos. Mira. Aquí está. No es un poema. Es otra reflexión. Esta vez habla del amor. - Estoy interesada en saber quien esa tal Diana.- No le des más vueltas a la cabeza y escucha.- Te advierto que estoy tranquila.- Bien. Digamos que estás tranquila. ¿Leo?.- No. No soy Leo sino Cáncer. - Sólo decía que si leo el texto. Por cierto, él es Capricornio. O sea que estáis a la misma distancia del centro del mundo los dos. Tú en el hemisferio norte y él en el hemisferio sur.- No me lo compliques tanto y lee.- Dos sílabas compuestas. Rojiblanca. Blanquiazul. Dos sílabas compuestas formando un verbo vivo. Rojiblanca el alma. Blanquiazul el corazón. Dos sílabas unidas por la sencillez del pueblo humilde. Rojiblanca el alma. Blanquiazul el corazón. Jugamos a ser sinceros mientras ellos se pelean por las preseas doradas de la fama, por las preseas plateadas del honor y por las preseas bronceadas de la vanidad. !Qué nos importan a nosotros sus preseas!. Nosotros sólo somos pueblo... sencillo y humilde pueblo... Rojiblanca el alma. Blanquiazul el corazón. Dos sílabas compuestas que hablan de Paz y Amor. En este juego del vivir entre el Amor y las palabras compuestas podemos encontrarnos con el alma rojiblanca y el corazón blanquiazul de aquella nuestra infancia siempre recordada como el sueño de lo que quisimos ser jugando... jugando con la fantasía de que hacemos un pleno en la conquista del trofeo más amado. Una copa nada más. Pero que sea la copa del árbol donde los gorriones hacen sus nidos. Una copa nada más. Pero que sea la copa de la cima alcanzada entre el sentimiento del amor y las secuencias del amor fluyente; el amor que nos depara, cada día, una nueva sorpresa a través de los ojos de una mujer. Un sólo trofeo: el beso dado a la niña del Sueño mientras crecemos y nos hacemos un poco más niños cada vez para volver al mismo beso de entonces. - Caramba... eso sí que me está haciendo pensar. ¿A quién va dirigido?. ¿Sabes o no sabes a quien va dirigido, Taurus?. Soy capaz de regalarte mi catalejo de oro macizo si me lo dices. - El catalejo bien merece la pena porque vale una verdadera fortuna pero está visto que no nací para ser el afortunado que lo obtenga. ¡No lo sé!. - ¿No me lo quieres decir?.- ¡No lo sé, Liliana de las Mercedes!.El apuro de Taurus terminó justo cuando llamaron a cenar...Allí, todos ellos reunidos alrededor de ella, la hija de los Condes de Quito se sentía admirada por todos pero protegida por todos... pudiera ser que deseada por todos pero, a la vez, respetada por todos. Se quedó mirando fijamente al Español mientras éste sólo observaba el movimiento de las olas del mar y guardaba un total silencio.- Taurus...- ¿Qué quieres, condesita?.Pero no dijo nada...
Clasificación General Final:1.- La Regenta (Leopoldo Alas "Calrçin").- 686 puntos. 2.- La Celestina (Francisco de Rojas).- 673 puntos. 3.- Cien Años de Soledad (Gabriel García Márquez).- 638 puntos.4.- La Colmena (Camilo José Cela).- 636 puntos. 5.- La Metamorfosis (Franz Kafka).- 635 puntos.6.- El Extranjero (Albert Camus).- 630 puntos. 7.- La Ilíada (Homero).- 613 puntos. 8.- La Divina Comedia (Dante Alighieri).- 613 puntos.9.- Hamlet (William Shakespeare).- 625 puntos. 10.- Don Quijote de La Mancha (Miguel de Cervantes).- 601 puntos. ------------------------------------------------------------------------Duelo Cervantes-Shakespeare.Cervantes 6 - Shakespeare 4. -------------------------------------------------------------------------Desarrollo.- Primera Serie:Hamlet (87), La Regenta (85), Cien Años de Soledad (74), La Colmena (67), La Divina Comedia (64), La Ilíada (64), El Extranjero (59), La Celestina (59), La Metamorfosis (56) y Don Quijote de La Mancha (54).Segunda Serie:La Metamorfosis (83), Cien Años de Soledad (81), La Regenta (77), Don Quijote de La Mancha (71), Hamlet (68), La Divina Comedia (66), La Colmena (62), La Celestina (61), El Extranjero (59) y La Ilíada (50). Tercera Serie:Don Quijote de La Mancha (82), El Extranjero (77), La Regenta (72), La Divina Comedia (70), Las Celestina (70), Hamlet (65), La Metamorfosis (59), Cien Años de Soledad (59), La Colmena (56) y La Ilíada (56).Cuarta Serie: La Ilíada (80), La Regenta (68), Cien Años de Soledad (67), La Colmena (67), La Metamorfosis (65), El Extranjero (65), Hamlet (62), La Celestina (60), Don Quijote de La Mancha (50) y La Divina Comedia (49).Quinta Serie: La Ilíada (68), La Colmena (68), La Metamorfosis (67), El Extranjero (66), Hamlet (64), Cien Años de Soledad (60), La Divina Comedia (59), La Regenta (53), Don Quijote de La Mancha (46) y La Celestina (45).Sexta Serie: La Ilíada (73), La Divina Comedia (70), La Regenta (68), La Celestina (63), Cien Años de Soledad (63), Don Quijote de La Mancha (62), La Colmena (62), La Metamorfosis (59), El Extranjero (55) y Hamlet (49).Séptima Serie: Hamlet ((68), La Regenta (68), La Metamorfosis (67), El Extranjero (64), La Divina Comedia (62), Cien Años de Soledad (54), La Celestina (51), La Colmena (50), La Ilíada (47) y Don Quijote de La Mancha (40). Octava Serie: La Regenta (74), La Colmena (74), El Extranjero (71), Don Quijote de La Mancha (68), Cien Años de Soledad (65), La Metamorfosis (65), La Ilíada (53), Hamlet (52), La Divina Comedia (49) y La Celestina (43).Novena Serie:Don Quijote de La Mancha (74), La Regenta (67), La Colmena (62), La Ilíada (62), Hamlet (60), La Celestina (60), La Metamorfosis (59), Cien Años de Soledad (52), El Extranjero (50) y La Divina Comedia (49).Décima Serie: Las Divina Comedia (75), El Extranjero (74), La Colmena (68), La Regenta (64), Cien Años de Soledad (63), La Celestina (61), La Ilíada (60), La Metamorfosis (55), Don Quijote de La Mancha (52) y Hamlet (51).
Spanish Town, Jamaica: 12 de octubre de 1792.A las 8 de la noche del 12 de octubre de 1792, El Español y Liliana de las Mercedes caminaban, agarrados de la mano, por las estrechas calles mal alumbradas con lámparas de acetie vegetal y peor adoquinadas todavía, en dirección a un sitio totalmente desconocido para ella que sentía una especie de nueva sensación en su cuerpo; algo así como una energía cálida proveniente de la mano izquierda del capitán pirata. La luna ya estaba sobre el cielo y se divisaba la playa.- Tengo miedo, Español. No estoy acostumbrada a estos paseos nocturnos por sitios tan peligrosos como este.- No existen sitios peligrosos si somos capaces de saber que los sitios peligrosos siempre son los más vigilados. - Eso no es cierto. - No me estoy refiriendo a los guardias y vigilantes nocturnos del virrey. Ellos ni se atreven asomar sus narices por aquí a no ser que vengan en gran grupo y armados hasta los dientes.- Entonces... ¿a quiénes te estás refiriendo?.- A los líderes de todo este laberinto de pasiones.- Pues yo quiero irme de aquí. No me interesan ciertas pasiones porque ya sé a cuáles te estás refiriendo. Ya sabía yo que, bajo tu capa de hombre honrado, lo único que estabas esperando era el lugar y la ocasión oportuna para venderme como si de un objeto de subasta fuese yo. ¿Cuánto esperas obtener por mí?.El Español no dijo nada y ella apretó un poco más su mano con la de él. A pesar de todo seguía intensamente molesta. - ¿No quieres decirme cuál es el precio que vas a poner de salida en la subasta?. ¿Quiénes son los que vienen a pujar?. ¿Peces gordos como los llamáis vosotros o gentuza de la peor especie?.- Gentuza de la peor especie.Ahora el terror se reflejó en el bellísimo rostro de ella.- ¿Asustada?. ¿No decías que no te daba miedo ni tan siquiera la muerte?. Esto es así. Y esto es lo que hay. Estamos en Spanish Town, el llamado "pueblo español", y no en el Palacio del Virrey de Nueva Granada. Aquí sólo vienen a pujar los más feroces animales de dos piernas que te puedas imaginar. ¿Quién te ha dado más miedo cuando estabas prisionera de La Cubana?.- Ni me lo recuerdes. No me recuerdes para nada a ese viejo gordinflón inglés. - Pues yo espero encontrarle...- ¿Esperas encontrar a ese animal?.- Sí. Quizás sea el que más puje por obtener lo que se merece.- ¿Qué estás diciendo, canalla?. ¿Me quieres hacer entender que Silverado es el que más merece poseerme?.- He dicho que quizás sea el que más puje para obtener lo que se merece. Está claro.- ¡Ya sabía yo que tú eres el mayor sabandija que existe en estos bajos mundos!.- Calla un momento. Hemos llegado a la Calle del Monje y nos metemos en la zona más oscura y peligrosa de la ciudad. Por aquí es mejor no levantar la voz. Si tienes algo que decirme hazlo en voz baja, como si estuvieses musitándome una canción al oido. - ¡Pero serás indeseable!. ¡No sólo me vas a subastar públicamente sino que además lo tomas a broma!. ¿Tú de verdad crees que yo te musitaría una canción al oído aunque fueses el único hombre sobre la tierra?.- Sobre la mar... condesita... preferiría que fuese sobre la mar...- ¡Te tenían que haber devorado los tiburones aquel día!. - Ya... pero resulta que yo no quería morir tan joven... - ¿Y se puede saber dónde va a ser la subasta?.- ¿De verdad quieres saber donde va a suceder la pelea por ti?.- ¡Ni te entiendo ni te enderés jamás!.- Pues por aquí cerca existe un monasterio... quizás te apetezca pasar el resto de la vida allí... a lo mejor así comprendes mejor los designios de Dios.- ¡Estás loco de remate!. ¿Tú crees que yo he nacido para ser monja?.- No... pero me pregunto si por el camino no te han dado ganas de serlo...- Pues para que te enteres no tengo miedo...- Claro. En esos momentos llegaron a la puerta de "Candelas".- ¿No me irás a hacer entrar en ese antro de mala muerte?.- Pero... ¿tienes miedo a morir o no tienes miedo a morir?.- Pero no de mala muerte.- Pues es lo que hay. Venga. Vamos para adentro. Realmente "Candelas" era un verdadero antro de mala muerte. La luz emanaba sólo de unas cuántas velas puestas en las paredes y, bajo esa escasa y amarilla luz, todo lo allí presente se veía sólo de forma difuminada. El olor a alcohol y sudores apestaba y más apestaba ver a tanto borracho, mujeriego y soez, hablando al mismo tiempo. Ella escuchaba palabras pero no podía entender por culpa del ruido que hacían todos a la vez. Unos se envalentonaban contra otros echando pulsos encima de las mesas y con un cuchillo con sus afiladas puntas a cada lado de cada brazo; las pocas mujeres que había en el local eran sólo las camareras porque ninguna mujer se atrevía jamás a entrar en "Candelas". Los patibularios rostros de aquellos hombres salvajes daban miedo hasta al más intrépido de los aventureros que osaban pasar dentro de aquel maloliente antro donde, además, el humo de las pipas de los viejos lobos de mar, que reían a carcajadas viendo a los más jóvenes intentando ser los que más aguantaban en pie bebiendo copas de ron tras copas de ron, desdibujaba aún más la escena. Al entrar ella estuvo a punto de sentirse mareada... pero la mano de El Español la agarraba firmemente... ¡hasta que ocurrió lo que ella tanto temía!.- ¡¡Hola, hola y hola!!. ¡¡Vaya, vaya y vaya!!.- Hola Silverado... ¿cómo tú por aquí?.- ¡Me cansé de La Cubana, odioso Español, y ahora sólo busco carne fresca... así que esa hembra que llevas contigo es para mí!. ¿Me has entendido bien?.- Así que te cansaste de La Cubana y aspiras a algo mejor... Está bien... Te he entendido perfectamente... siempre he dicho que tienes una forma de hablar más entendible que el mugido de una vaca.- ¿Cómo se te ocurre insultarle? -le rogó la hija de los Condes de Quito sin soltarse de su mano. - No le estoy insultando. Sólo le estoy diciendo la verdad. Y la verdad es que él te desea a ti. - ¡¡Parece que tú también hablas claro, Español!!. ¡¡Has acertado como siempre!!. ¡¡La deseo y es para mí!!.- ¿Esa es tu última palabra, Silverado?.- ¡¡Por supuesto que sí!!. ¡Y no pago nada por ella!. Cualquiera de todos estos animales estarían deseando estar en mi lugar... pero Silverado es el más grande, el más poderoso, el más capaz... y resulta que Silverado soy yo. Por eso juro por todos los diablos que esta noche yo montaré a esa hermosa jaca.La hija de los Condes de Quito pensó, para sí misma, que aquel bruto era verdaderamente un cerdo.- ¿De verdad la quieres para ti?.- No, por favor, Español, no me entregues a este bestia.- ¡Él te desea y como te desea se merece, como te dije por el camino, que yo cumpla como se merece!.- ¡¡Qué pasa!!. ¿La sueltas o no la sueltas?.- Escucha Silverado. Si la quieres ven a por ella. Yo no soy tu criado y tú eres lo suficientemente bravo y valiente para tomarla y hacerla tuya. Yo no digo nada. Silverado se acercó a ella y la sujetó del brazo izquierdo, justo en el mismo instante en que El Español la soltaba y lanzaba su puño izquierdo contra la boca del gordinflón inglés que, ante la sorpresa de todos los allí reunidos, perdió el equilibrio y cayó sobre una de las mesas donde se encontraba un viejo lobo de mar de esos que fumaban con pipa. Del labio inferior de Silverado salía un abundante reguero de sangre y dos de sus dientes habían caído por el suelo. - ¡Vamos, Silverado, dale lo que se merece! -gritó un jovenzuelo pirata con un arete en cada oreja.El viejo lobo de mar soreía mientras Silverado intentaba otra vez ponerse recto.- Ese jovenzuelo seguro que es un sarasa, condesita -bromeó El Español.- ¿Qué es un sarasa?.- Uno de esos que no se sabe si son de aquí o son de allá. Tú ya me entiendes, Liliana de las Mercedes...- ¿Quieres decir que ese jovenzuelo es marica?.- No hace falta nada más que verle para saber a qué viene aquí. Debe ser uno de los enamoramientos de Silverado. En ese momento el tal Silverado se lanzó, con la cabeza por delante, contra El Español quien, mucho más rápido de reflejos que nunca, le propinó un rodillazo con su pierna derecha en plena mandíbula. Silverado dio un giro de cuarenta y cinco grados sobre su eje mientras el Español le atizaba un directo al hígado con su puño izquierdo, luego Silverado se dobló apretándose las tripas con ambas manos y El Español culminó la faena golpeándole con los dos puños cerrados sobre ls espalda. Silverado lanzó un aullido infrahumano y cayó al suelo. Ella supo por fin lo que quiso decir cuando estaría dispuesto a darle lo que se merecía si se atrevía a pujar por ella y le admiró de nuevo en su fuero interno. - ¿Nos vamos o deseas pasar la noche conmigo?.- Deseo pasar la noche contigo pero sólo para aclarar ciertos asuntos. - Eso es lo que yo también estoy pensando. ¿Qué crees que quería decir?.- Perdona. Me estoy dando cuenta de que contigo a veces soy muy mal pensada. El Español dio un paso hacia adelante por encima de Silverado que, aunque totalmente aturdido por la paliza recibida, tuvo fuerzas para levantar medio cuerpo y sacar una daga dispuesto a clavarla en la espalda del pirata español... pero Liliana de las Mercedes fue más rápida que él, cogió uno de los taburetes que habían quedado libres porque casi todos los parroquianos estaban de pie observando atónitos la pelea... y le incrustó el citado taburete en la crisma. El taburete se rompió en dos pedazos; uno de ellos fue a caer a los pies del viejo lobo de mar que era el único que permanecía sentado mientras seguía sonriendo. El otro pedazo salió rebotado hasta darle en la cabeza al jovencito que tenía un arete en cada oreja. - ¡Uy, por la madre superiora, que me matas a mí también!.El viejo lobo de mar ahora soltó una profunda carcajada.- Está bien, granujas... ¡tomadle en brazos entre los que podáis todavía caminar si es que no estáis borrachos del todo y sacadle afuera!. Cuando se despierte decirle de parte mía que nunca jamás quiero verle, en la vida, cruzándose en mi camino. Un marinero de unos treinta años de edad, fuerte y sano, tomó el cuerpo de Silverado y, desde la puerta, lo lanzó al centro de la polvorienta calle.- ¿Ya sabes lo que ha dicho mi capitán, gordinflón?. No será él el que te mate si te vuelves a cruzar en su camino sino yo mismo. - Quien... eres tú... para decirme... tal cosa... - ¿Todavía tienes ganas de hablar?. Recuerda sólo lo siguiente: soy el amigo invisible del Español... ¿entendido?... tú sólo recuerda eso porque si te atreves a cruzarte en su camino será lo último que recuerdes antes de espicharla definitivamente.- ¿Qué quiere decir espicharla, Español?.- Nada interesante, condesita... nada interesante... ¿quieres seguir conmigo?.- Sólo por un tiempo nada más. - Suficiente.- Suficiente... ¿para qué?.- Para algo que verás con tus propios ojos y para algo que oirás con tus propios oídos. Nunca digas de mí lo que yo no he dicho de mí... ¿recuerdas?.- Ahora no me interesa hablar de ello.- A mí tampoco. Vamos. Él la volvió a tomar de su mano derecha y se dirigió hacia una mesa del fondo cuando dos hombres con la cara llena de cicatrices se levantaron camino de la puerta de salida. - ¿Estás viendo bien, condesita?.Ella estaba sorprendida pero seguía sin querer saberlo. - Eso es porque son dos de tus esbirros.- Te confundes de nuevo. Sólo me conocen nada más. - ¿Y te dejan el sitio?.- Te dije que verías cosas que, en principio, parece que no son lógicas. Y si me das un poco de tiempo más quizás te asombres de algo.- No me deslumbras... ¿lo sabes?...- Ni es esa mi intención. Me parece que sigues sin entender nada. - Bien. Dejemos ahora esa cuestión. - Sí. Las cuestiones no se pueden dejar pero se pueden olvidar... ¿no es cierto?...- ¿A qué te estás refiriendo?.- A que quizás estés olvidando algo...- Que yo sepa tengo buena memoria. - Entonces el equivocado seré yo... quien sabe... a lo mejor el tiempo me da la razón o me la quita para siempre... vamos a sentarnos...Nada más sentarse él llamó a alguien.- ¡Sombrita!. ¿Puedes atendernos un momento?.Al momento se acercó hasta ello una fantástica mulata jamaicana.- ¿Qué os sirvo?.- Dos cafés. - ¿Sólo o con leche?.- Lo que diga ella.- Puestas las cosas como están... que sean dos cafés tintos...- Bien. Eso quiere decir que quieres que charlemos un buen rato. - Espero que tengas que contarme algo interesante. - Quizás sea algo interesante o quizás sea algo sin sustancia pero espero que sea, al menos, esencial.- Como... ¿por ejemplo?...- Como, por ejemplo, que existen 78 países productores de café en el mundo y una tercera parte de ellos es de origen Arábica; la primera cafetería europea se inauguró en Venecia en el año de 1645 y, en España, la primera apertura de cafetería tuvo lugar en Madrid en 1764. Eso quiere decir que las cafeterías europeas comenzaron a existir hace 77 años y en España hace sólo 28. - Vaya. Parece que tienes bastante cultura para ser un vulgar pirata.Sombrita llegó con el pedido y lo puso todo sobre la mesa. - ¿Algo para comer?.- Lo que diga ella. Siempre lo que diga ella porque es de un escalón social mucho más alto que el mío. - Espera, Español, si vamos por ese camino me levanto y me voy de inmediato- Sólo que una mujer como tú no puede pasear sola por estas calles del diablo. Y no es un piropo sino una realidad. - Está bien. Pero que conste que me quedo en contra de mi voluntad. - Escucha. Si crees que es en contra de tu voluntad nos vamos los dos en estos momentos.Ella se quedó pensando. De verdad le interesaba seguir estando a su lado por algunas horas más.- ¿Me prometes que después me llevarás hasta mi padre?.- No lo prometo...- ¡Sabía que eras sólo un traidor!.- No lo prometo... sino que lo juro... y te pido que, por favor, aprendas a guardar silencio hasta que el otro o la otra termine de decir la frase. No sé jurar en falso por si dudas otra vez de mí y de mis intenciones. - Si no fuese porque te odio tanto no estaría contigo ni un minuto más. - Eso eso quiere decir que sí. - ¿Que sí?.- Que sí tengo yo que aprender a guardar silencio de vez en cuando. A ella comenzó a darle un ataque de risa. - Observa el café que nos han servido y escucha lo siguiente: negro como el demonio, caliente como el infierno, puro como un ángel, dulce como el amor. - ¡Sensacional frase!.- Pero no es mía...- Me decepcionas. - Pero... ¿no te gusta hablar con caballeros de gran cultura?.Ella ya no sabíá qué decir. - Esa frase la escribió un príncipe francés. - ¿Un príncipe francés?. No tengo ni idea...- Sí. ¿Quieres la historia completa?.- ¿De verdad que no es tuya sino de un principe francés?.- Es de un príncipe francés. Yo tengo otras diferentes pero quizás sean más interesantes para los lectores o por lo menos igual de interesantes.- Me interesaría conocer algo tuyo sobre el café. - Espera. Primero sepamos quién fue el príncipe francés.- ¿Por qué ese empeño?.- Porque quizás no deberías casarte con un marqués y merezcas casarte con un príncipe de verdad. Por tu físico, por tu corazón, por tu alma y por tu inteligencia lo mereces.- Gracias. - No es un piropo preparado. Me ha salido de repente y yo soy así. - Venga. Cuéntame la historia mientras se enfría el café. - Esa frase la escribió Talleyrand. Maurice Talleyrand y Perigord nació el 2 de febrero de 1751, como primogénito de una de las familias más poderosas y prestigiosas de Francia, familia que pretende ser descendiente de Adalberto, Conde de Périgord, vasallo de Hugo Capeto en el año de 990, algo que muchos coetáneos así como historiadores no respaldan, sin embargo sí es indiscutible que el linaje de esta dinastía provenía de la alta nobleza francesa, lo que es demostrado por patentes reales que datan de los años 1613 y 1735. Miembros de esta ilustre familia ocuparon cargos de elevada importancia durante el reinado de Luis XV y como cualquier familia típica de la aristocracia de aquella época disponían de diversas propiedades, méritos, títulos y conexiones políticas. El joven Talleyrand, en consecuencia, fue educado en las clásicas maneras de su estrato social, enseñándosele modales refinados, tradiciones y formalidades propias de la alta sociedad francesa y se le inculcó a siempre mostrar un altísimo nivel de sofisticación en cada cosa que hiciese o dijese, algo que el joven y por lo cual es célebre en Francia. Como es costumbre entre las familias de la aristocracia, la suya se plantea el futuro del joven heredero como una carrera militar, donde eventualmente podrá ascender hasta alcanzar altos méritos y reconocimientos. Sin embargo Charles Maurice padece el Síndrome de Marfan, enfermedad que supone para el joven un debilitamiento de múltiples estructuras del cuerpo (esqueleto, pulmones, vasos sanguíneos, ojos, entre otros), y por lo tanto frustra los intereses de su familia de que se desempeñe en el ámbito militar, quedando así relegado a su segunda opción, ser destinado a una carrera eclesiástica, algo que no le hace precisamente mucho entusiasmo pero que le permite disponer de un oficio acorde a su estatus y que también le significa el perder su posición como heredero de los títulos familiares, viéndose privado de sus derechos en favor de su hermano menor, no pudiendo así ostentar el título de conde y la mayor parte de los bienes familiares, así como la posibilidad de transmitir a sus futuros hijos el patrimonio ancestral. Esto es una herida de la que Charles Maurice nunca se recupera y que definirá muchas de sus acciones futuras. El padecimiento de este síndrome le provoca la deformidad en una pierna, lo que le produce una cojera que le vale el apodo, entre sus compatriotas, de le Diable Boiteux (el Diablo Cojo), resultado de combinar su increíble capacidad para engañar y manipular a los demás en beneficio propio, con su característica manera de andar. Pero indudablemente la mayor consecuencia que le trae su enfermedad es la ambición, dado que siempre busca consolidar su posición y recuperar aquello que considera le ha sido arrebatado. Con cierto rechazo, en 1769, a la edad de quince años, tras haber completado sus estudios básicos en el reconocido Colegio de Harcourt, ingresó en el seminario de San Sulpicio, para iniciar su carrera en la Iglesia, sin embargo su siempre presente "ligereza de costumbres" no se desvaneció por ello; de hecho, frecuenta a una reconocida actriz de la comedia francesa. Luego en 1774, después de haber recibido su ordenación, asiste a la coronación de Luis XVI, siendo un tío de Talleyrand coadjutor del obispo. Al cumplir los 25 años, en 1779, obtiene una licenciatura en teología de la Sorbona, adquirida gracias a su origen más que por su trabajo, lo que le permite ser ordenado como presbítero. Finalmente, en 1780, se hace Agente General del Clero de Francia y es encargado de defender y administrar los bienes de la Iglesia y de mantener los privilegios fiscales de la misma ante los intereses monetarios del Rey Luis XVI, siendo éste quizás un cargo más acorde con su personalidad y la misión que implica, cumpliéndola de la manera más efectiva imaginable, pero nada comparado con el nombramiento que le sigue, al ser elegido en 1789 Representante del clero a los Estados Generales. Talleyrand, aquí ha encontrado el lugar donde su maestría para las interacciones sociales, la manipulación, la sofisticación y elegancia casi arrogante que posee, son precisamente las llaves que le permitirán su ascenso. En su desempeño como diputado en los Estados Generales, Talleyrand comenzó a hacer alarde de su personalidad, al respaldar el sector revolucionario del tercer estado, sugiriendo y participando activamente en la confiscación de bienes de la Iglesia, al afirmar que "éstos no eran mas que muestra del despotismo con que la Iglesia se había imbuido", y con ello buscando la aceptación y el respaldo de la población y de los revolucionarios en la nueva etapa en la que está entrando Francia. En una muestra de las increíbles influencias de su familia sobre el clero, Talleyrand, por el momento un conocido diputado opuesto a los intereses de la Iglesia, no sólo conserva sus cargos sino que fue nombrado Obispo de Autun. Sin embargo con el apogeo de la Revolución Francesa, Talleyrand, ha cedido a sus ambiciones políticas y se ha separado definitivamente de la Iglesia. Para 1789, la Revolución francesa cobra cada vez más fuerza, el pueblo manifiesta su apoyo a la Asamblea Nacional de Francia a través de la Toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789 y ese mismo día, en medio de la histeria, Talleyrand es nombrado miembro del Comité de Constitución de la Asamblea Nacional, donde ejerce un rol de extrema importancia. La Constitución presentada al rey y aceptada por él el 14 de septiembre de 1791 es firmada por Talleyrand, quien a su vez es autor del artículo VI de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: "La ley es la expresión de la voluntad general y debe ser la misma para todos, sea quienes la protegen, sea quienes son castigados por ella". Con plenas intenciones de hacer referencia a su trágica exclusión de la línea sucesoria de su familia y deseoso de aprovechar la Revolución para sus fines, Talleyrand se pronunció gustoso en 1789, haciendo acto de presencia en la Asamblea para leer el discurso del difunto marqués de Mirabeau del año pasado de 1791, sobre el reparto a partes iguales de las herencias que implica la supresión del derecho de primogenitura. El 14 de julio de 1790, en el primer aniversario de la Toma de la Bastilla, Talleyrand celebra la misa que tiene lugar sobre el Campo de Marte durante la fiesta de la federación, con lo cual consagra una imagen para sí mismo de ser el "Sacerdote de la Revolución". Además en su desempeño político, que todavía sigue siendo Obispo y miembro de la jerarquía eclesiástica, sugiere y participa activamente en la confiscación de los bienes de la Iglesia por la Revolución durante 1790, al tildar a tal institución de "abusiva y corrupta", además ese mismo año ejerce la presidencia de la asamblea y el año siguiente jura la constitución civil y se separa definitivamente de la Iglesia, dedicándose exclusivamente a sus labores en la Asamblea Nacional, pero aún así, gustoso juramentó en febrero a los dos primeros Obispos Constitucionales, que fueron denominados popularmente como "Obispos Talleyrandistas". Finalmente, ahora, en 1792, se dispara su carrera diplomática, porque ha sido enviado en misión como Embajador de Francia a Londres, con el fin de informar a la monarquía inglesa sobre la política francesa. A pesar de la atmósfera hostil, obtiene la neutralidad de los ingleses. Vuelve a Francia en julio y, anticipándose al llamado Reinado del Terror, se va nuevamente aprovechando un pasaporte que le expidió Danton".- ¡Asombroso!. Pareces un universitario de verdad.- Hay algo mucho más importante que ser universitario o universitaria de verdad.- ¡No puede ser!.- Sí puede ser. - Dímelo... si te atreves... a convencerme...- Mucho más importante que ser universitario o ser universitaria de verdad es ser persona de verdad.Ella quedó sorprendida pero reaccionó dando un trago a su café. - ¿No querrás decir que mi familia es de esa clase de innobles?.- ¡Nunca jamás he dicho que lo sea tu familia!. En todas partes cuecen habas y hay de todo en las viñas del Señor. He visto grandes hombres ser pobres hombres y hombres pobres ser grandes hombres... pero espera un poco antes de contestar... también he visto grandes hombres ser hombres grandes y pobres hombres ser hombres pobres.- ¿No te gustaría haber sido relaciones públicas?.- No me hubiese importado... pero prefiero la libertad...Liiana de las Mercedes murmuró para sí mismo.- Se me escapa... definitivamente se me escapa...- ¿Qué has dicho?.- Que quiero saber algo de lo que has escrito tú sobre el café ya que la frase de Talleyrand no me interesa, ahora, para nada. - Cambiar de opinión también es signo de libertad o quizás el mayor signo de libertad que existe. - Está bien. Demuestra que has escrito algo importante sobre el café. - Espera que saque algo de mis ropas. El Español buscó entre sus bolsillos, sacó una hoja y leyó.- Miro la puerta abierta de la casa, por donde tú acabas de salir esta mañana, con tu cuerpo alado, hacia la frontera de aquello que está muy lejos de mi. Y mientras miro la puerta abierta de la casa bebo despacio, muy despacio, el café caliente preparado por tus amorosas manos. Pienso. Medito mientras te alejas más allá de la esquina de los árboles redondos... en este amor que, al querer definirlo, se queda detenido en las palabras. !Cómo se viven los secretos!. !Cómo se viven esos secretos ocultos entre tú y yo que nadie conoce salvo nuestros besos de menta y fresa!. El amor. Esa condición humana que nos precipita a la impaciencia. Y miro la puerta abierta de la casa y tu nombre se escribe en las páginas con letra impaciente, nerviosa, tratando de recordar y retener cada centímetro de tu boca prendida en mi corazón. Escribo mientras un silencio terrible me azota este túnel incrustado en mi mirada. Nadie puede entender por qué el amor avanza entre la impaciente sensación de trazar bosques de sílabas en la página blanca. Y me desbordo en el café caliente y recuerdo, una vez más, a tus ojos arrojándome al vacío de este universo de palabras. - ¡Realmente sensacional si lo has escrito de un solo tirón!.- Así ha sido... - ¿Y quién es la afortunada?.El Español ya no respondió proque en esos momentos acabó de acercarse a ellos una increíblemente hermosa joven. Liliana de las Mercedes pensó que, como todo aquello parecía producto de la magia, aquella chica era la verdadera amante del Español. El nuevo monumento de mujer se sentó en uno de los dos taburetes libres, al lado izquierdo del Español, sin pedir permiso. - Hola. Soy periodista y me llamo Lara Álvarez de Cienfuegos -dijo mirándole a él.- Menos mal que tampoco es ella -pensó Liliana de las Mercedes. - ¿Algo que ver con el escritor, periodista, poeta y dramaturgo madrileño Nicasio Álvarez de Cienfuegos?.- Precisamente sí. Soy sobrina de él... y cómo he oído tanto hablar de ti por la ciudad de Madrid he decidio venir a buscarte.- ¿Para conquistarle? -preguntó, ansiosa, la hija de los Condes de Quito. - Sí. Para conquistarle unas cuantas palabras para el periódico donde trabajo.- ¿Qué periódico es ese?.- ¿Estás muy interesada en saberlo?.- Ni lo más mínimo. Sólo lo hago porque soy una mujer educada y antes de sentarme ante dos desconocidos suelo pedir permiso y preguntar por sus noombres.Ya estaban las dos dispuestas a enfrentarse verbalmente cuando El Español cortó la posible discusión.- Déjame adivinarlo Lara... ¡escribes para La Gaceta de Madrid!. - ¿Cómo lo has sabido?.- Quizás porque la vida me enseñó a fijarme en ciertos detalles. - ¿Cómo cuáles?.- Cómo saber en qué lado de la mesa te has querido sentar... para disimular...- ¡Dios mío!. ¡He sido descubierta!. - Bueno... pero no te vayas todavía... no te vayas por favor... que hasta la guitarra mía... está suspirando amor...A la hija de los Condes de Quito le hizo tanta gracia aquello que comenzó a reír de buena gana. - Vaya. Parece que a tu amiguita le ha hecho mucha gracia. - No es precisamente mi amiguita y no permito que le llames eso.- Perdona, Español, le presento mis excusas a tu amiga.- Eso ya está mejor -terminó de decir El Español.- Entonces... ¿quieres decir algo para La Caceta de Madrid?.- ¿Quieres un texto que hable de la sinceridad?.- Me estás poniendo verde...- No es esa mi intención... ¿quieres o no quieres un texto que hable de la sinceridad?.- Sí, quiero. - Eso es lo mismo que comprometerse a casarse con un hombre para toda la vida. - ¿Puede ser?.- No lo sé. Cómo voy a saber eso. - Intentándolo.- Espere, espere señorita periodista de derechas sentada en la izquierda... ahora está conmigo...- Bien. No quiero salir malparada. Venga ese texto. - Voy a ver si encuentro algo...- ¿Qué hace este hombre?.- Saca textos de sus bolsillos, señorita periodista. - Está bien... siempre que sean publicabes por eso de la censura y otras cosas que suceden en España. - Mira, Lara... ¡he encontrado uno!.- ¿Me lo dejas leer?.- Sí. Pero en voz alta.Lara Álvarez de Cienfuego cogió el papel escrito y comenzó a leer.- Quiero dejar mi huella con profunda sinceridad. Yo también quiero dejar mi huella con esa sinceridad profunda con la que Jesucristo habla cada día para quienes desean escucharle. Los otros bastante trabajo tienen con hacerse los sordos, los mudos y los ciegos. Yo quiero dejar una huella que cruce las barreras de todas las fronteras y que pueda ser escuchada o leída por todos los seres humanos para quedar como recuerdo de la humanidad. Jesucristo nos habla de lo que es la Verdad de este mundo... y hay quienes sabiendo que están metidos hasta lo más hondo del fango intentan hacernos creer que esa es su sensibilidad. ¿Y dónde queda nuestra sensibilidad?. Sí. ¿Dónde queda la sensibilidad de los que queremos un mundo sano?. ¿Qué les ocurre a tanto farsante que publican tantas porquerías y no se acuerdan de la sensibilidad de quienes, como ocurre con Jesucristo, aborrecemos esa porquería?. ¿Qué sucede?. ¿Hay una doble medida para medir la sensibilidad?. ¿Es que tenemos que guardar silencio?. ¿No saben que Jesucristo dijo que cuando su Voz no quisiera ser escuchada hasta las piedras de los caminos la gritarían?. !Basta ya de tanto embudo: ancho para quienes escriben porquerías y estrecho para quienes decimos que eso son porquerías!.- Madre mía... no sé si me van a dejar publicarlo. - Tú inténtalo. - Pongo en juego mi puesto de trabajo. - Pero ganarás en dignidad si te sucede eso. - Parece que hablas con experiencia propia. - Pudiera ser... pudiera ser que lo sepa por experiencia en mí mismo...Ahora Liliana de las Mercedes estaba más perpleja todavía. - ¿Tú has hecho eso?.- Sí. Por alguien. Lo he hecho por alguien. - ¿Otra mujer?.- No. Por otro tipo de humanidad diferente.Las dos guardaron silencio. - ¿Qué me dices ahora, Lara Álvarez de Cienfuegos?. ¿Quieres que te entregue otro texto que hable, ahora, de la dignidad?.- ¿Lo tienes aquí?.- También. También llevo la dignidad en todos mis bolsillos. - Adelante. Lee tú ahora porque yo ya no puedo...- ¿Se te ha encogido la voz o se te ha congelado el alma?.- No puedo responder. - No respondas. Ahí va lo siguiente reflexión para finalizar esta noche. ¿Quiénes son los que se esconden para murmurar y pegar puñaladas traseras a los que antes les llamaban más que amigos verdaderos hermanos?. Sólo los impotentes, envidiosos y rufianes de mil calañas. Quien murmura no dando la cara sino escondido en las sombras cuando te llaman más que amigo un verdadero hermano son los hombres que menos valor tienen en la vida. Son los que terminan yendo de cantina en cantina para beber su impotencia balanceándose en la barra, trastabilleando con la sillas y las mesas y perdiendo salud y dinero con las prostitutas porque son incapaces de saber amar. Si no aman al amigo a quien le meten una puñalada por las espalda ¿cómo van a saber lo que es el amor salvo eso de gastarse el dinero en prostitutas porque no sirven nada más que para comprar unos inútiles minutos de placer mientras se olvidan y traicionan hasta de quienes les dedicaron poemas de amistad salidos del corazón de la nobleza?. ¿Pero qué pueden saber de Poesía Amorosa quienen no saben tan siquiera lo que es la amistad verdadera?. Imposible pedir a un bellotero que produzca algo que no sean bellotas que, ya se sabe, es el alimento de los cerdos. Para irnos a la cama a meditar un poco... y quienes sufran de insomnio por ello que aprendan a ser honestos. No seré yo quien me deje bajar los pantalones por ellos. Que la dignidad o se tiene o se conquista pero nunca se debe perder ni dejar que se te pierda. Quien no tiene dignidad no merece la pena ser considerado un hombre.- ¡¡Ostras!!. ¿Lo dices por alguien en particular?.- Sí. Lo digo por alguien en particular.- ¿Puedo saber quién es ese indigno personaje?.- No es un personaje. - Entonces... ¿es una imaginación tuya nada más?...- Pues no. Es real pero no es un personaje. - Pues no lo entiendo, colega. - Pues escucha algo importante, colega también tú... en la vida hay damas y caballeros que no son personajes sino personajillos... ¿me entiendes ahora?.- Pero... ¿por quién lo dices?.- Lee bien el texto y graba lo de las bellotas. ¿Quiénes comen bellotas?.- Los cerdos y las cerdas. - Pues ya está. Tú lo has dicho, colega. Y algún día podrás escribir sobre él. - Pero quiero la primicia... ¿por qué no me lo dices ahora?.- Porque hay otra persona en medio y mientras esa persona esté en medio no pienso decir ni media palabra sobre él... pero si esa persona que hay en medio es capaz de abrir los ojos... entonces sus ojos y los tuyos y los ojos de quienes lean con la mente abierta y sin prejuicio alguno sabrán a quién estoy buscando...- Sólo algo inédito para finalizar por favor. - Escribe. Lara Álvarez de Cienfuegos sacó papel y pluma.- Más allá de la dignidad de un ser humano... ¿qué es lo que hay?... Algunos creen que nada porque han definido a la dignidad como la consecueción de sus ideales. Y eso es precisamente lo que estamos haciendo continuamente. Confundir la dignidad con los ideales del poder. ¿Qué dignidad respalda el hecho de que en estas partes de la Tierra, existan hombres y mujeres que sufren de esclavitud?. Hay quienes creen que gozan porque cantan canciones en las barracas donde duermen hacinados después de haber sido explotados desde que sale el sol hasta que se oculta. Pero ellos no cantan por eso. Ellos cantan para no morir. Quizás los caballeros procedentes de Jerez, sepan muy bien de lo que hablo. Quizás haya todavía látigos restallando sobre las espaldas de alguno o alguna que ha aprendido a cantar a las conciencias humanas. ¿Es la dignidad pasear a caballo?. ¿O es dignidad trabajar a pie?. Quien sabe si detrás de un caballero adinerado y proveniente de Jerez de los Caballeros, curiosa paradoja sí señor esa del jerez y los caballeros de atildadas vestimentas, existe todo un reguero de sangre que algún día germine para declarar algo más importante que el silencio cómplice de los que visten de negro, con un rosario en la mano, dando sermones de caridad mientras ellos sólo cantan para no morir o para no irse de esta vida sin saber lo que es poder comunicar que son personas... aunque sólo les escuchen los animales del campo que, al parecer, saben explicar mejor qué es la dignidad. Ser libres. Ese es el verdadero poema que necesitan los esclavos. - Adelante... ¿por qué te paras?.- No. No voy a seguir ahora, Lara, no voy a seguir porque soy libre hasta para callar cuando quiero callar... ¿has entendido ya lo que es el periodismo?. ¿Sabes ya lo que es la libertad de expresión?. Pues mi expresión es tan libre que hasta calla cuando deseo callar... y eso es la dignidad, Lara, eso es la dignidad. A veces es mejor esperar tal como yo he tenido que aprender a hacerlo hasta que llegue el día que diga la verdad cuando esa persona abra bien los ojos para poder entender lo que digo... lo que estoy diciendo... y lo que tendré que decir... y sí... pon ahora que es terreno personal y privado y habrás acertado...- Me dejas de piedra, Español.- Espera. ¿Quieres algo sobre la conciencia?. También llevo muchas conciencias en mis bolsillos.- Si puede ser. Es para completar mis artículos.- Pues hasta lo puedes considerar como si fuera un artículo de fe... ¿entiendes lo que estoy diciendo?.- No del todo.- Entonces... espera...Tras unos segundos de búsqueda serena, El Español encontró el papel que buscaba y lo leyó en voz alta para que lo escuchasen bien unos cuantos patibularios que estaban muy interesados en escuchar conversaciones ajenas.- ¡Va por ustedes, señores cotillas!. Reflexionen si tienen tiempo para hacerlo.Y ante el silencio de todos los presentes habló bien firme, sincero y profundo.- El peregrino no es un viajero por el espacio, sino un viajero por el tiempo. El peregrino es un desterrado voluntario que se siente siempre a disgusto con su tiempo presente y busca un instante atemporal. Busca. igualmente, un lugar donde se produzca el éxtasis físico y químico para que él pueda convertirse en una especie de topografía de cualquier cronología nueva, una cronología sin presente que vaya más allá de todo lo conocido; porque el tiempo del peregrino pone todas las cosas en su sitio salvo a las agujas del reloj... un reloj que no es para él más que una deconstrucción de su tiempo. El ritmo de vida palpitante del peregrino es una banda sonora que intenta buscar lo humano de las ciudades y los pueblos por donde discurre; unos sonidos reales y reconocibles, de tono sutil y penetrante a la vez, que van más allá del presente cambiable. El peregrino siempre se dibuja en la concienciación social, que es la manera más eficaz de comparar la vida anterior con lo posterior de esa misma vida. Es un personaje tomado de la realidad filosófica de las preguntas y convertido en una pulsación decididamente humana. Es pronto para decir, mientras vive el peregrino, si su vida será inolvidable o no; mas el mundo siempre podrá ser explicado por la forma en que lo entiende el peregrino. El atractivo vital de todo ello va directamente ligado a la libertad de movimientos del peregrino. Los expertos en analizar la condición social de la humanidad no saben bien donde ubicar y catalogar la vida del peregrino... porque ésta es un caso único de pronunciación de la palabra libertad. Y esta vida no es autista, como creen muchos falsamente, sino una clara y profunda voz en medio de la sociedad manifiesta y uniformemente alienada por el consumismo de las modas etarias. La pregunta del peregrino siempre es paradójica e imposible de atrapar; puesto que sus respuestas a la vida son siempre una forma diáfana de vivir el yo y de acabar, de una vez por todas, con este absurdo e intolerable relativismo en que vivimos actualmente. ¿Por qué digo ésto último acerca del peregrino?. Porque la vida de éste huye tanto del absolutismo como del relativismo y es, simple y llanamente, una llama candente, una antorcha encendida en mitad del camino que aspira siempre el aire para crecer hacia adentro. Esa es la cuestiön: crecer siempre hacia adentro como lo hace el peregrino.- ¡Sensacional!. ¡También lo voy a publicar!. Y ahora me tengo que marchar pero... ¿puedo darte un beso en la cara?.- Si mi invitada no tiene inconveniente. Ella decide.- Bien. Que sea sólo en la cara no me ofende.- Entonces... si a ella no le importa... adelante...Lara Álvarez de Cienfuegos dio un pequeño beso en la mejilla izquierda del Español y se marchó rápidamente de allí con toda una compañía de hombres fornidos que la acompañaban para que nadie la pudiese daño alguno y que la escoltaban fielmente.- ¿Has sentido algo, Español? -dijo, preocupada, Liliana de las Mercedes.- Sólo un beso de amistad nada más. Ella respiró profundamente.- Escucha, condesita, hoy hace exactamente 300 años que un grupo de españoles, enteramente españoles y solamente españoles, descubrieron estas tierras americanas para el resto del mundo. Fueron ellos, por orden de relevancia, Ramón de Triana, Cristóbal Colón, los valientes hermanos Martín Alonso, Vicente Yáñez y Francisco Martín Pinzón y, después, Américo Vespuccio.- ¿Dices que todos eran españoles?.- Efectivamente. La Historia demuestra que cuando Cristóbal Colón y Américo Vespuccio llegaron a las Américas ya eran españoles y habían dejado de ser italianos. Luego el Descubrimiento de América para el mundo fue obra de los españoles. Y no lo digo porque yo sea español sino porque es verdad, una verdad tan absoluta que por eso despierta envidias en otros europeos que no pueden soportarlo... ¿sabes lo que es la envidia, condesita?. Hasta hay hombres por las Américas que se apellidan Muro o Jara por ejemplo y niegan la honra de haber sido los españoles los descubridores de este continente a pesar de que sus apellidos y sus etnias demuestran que si no hubiese sido por los españoles ellos jamás hubiesen nacido y, por lo tanto, jamás hubiesen existido para decir tantas imbecilidades juntas.- ¡Bravo Español!. ¡Yo me siento digna de ser ecuatoriana y española al mismo tiempo!. Sé lo que es la envidia pero me gustaría escucharlo de tus labios.- Bien. A mí me gusta también ver tus labios rojos... y como hablas sinceramente a través de ellos y tus ojos... y perdona pero no quise hacer un pareado.- No me importa que me piropees si no eres maleducado. - ¿Acaso he sido maleducado alguna vez contigo?. Me dijiste que no hablarías conmigo durante todo el tiempo que estuvieses como invitada especial en "El Jabato" y jamás te coaccioné para que no cumplieses con tus deseos. Sé que si ahora me hablas es porque deseas ya obtener la libertad. Algunos me envidian por tenerte a mi lado pero no saben la verdad de por qué lo hago.- Yo tampoco lo sé... pero siempre cumples con lo que deseo...- Para ser caballero es necesario haber nacido caballero...- ¿Cuál es tu origen?.- El origen de los hombres de verdad... y eso no tiene nada que ver con títulos de nobleza en algunas ocasiones pero en otras sí... ¿ves cómo lo de ser conde, ser marqués o incluso ser duque sólo es relativo nada más?.- ¿Tú tienes envidia de él?.- No. No tengo envidia de él aunque desee casarse con la mujer más bonita que he visto en el mundo.Ella guardó silencio. De verdad que no sabía qué responder... así que él cambió el tema y volvió al origen de la conversación.- ¿Quieres que te lea algo sobre lo que puede ser la envidia?.- Adelante...- Uno de los problemas emocionales más frecuentes es la envidia que suele definirse como la tristeza por el bien ajeno; un sentimiento desagradable que se produce al percibir en otro u otros algo que se desea y que dificulta el desarrollo del que lo sufre y sus relaciones con los demás. Se mezclan emociones de naturaleza contradictoria, como por ejemplo, el deseo de tener lo que otro u otros tienen, la admiración por lo que otro u otros han conseguido, el dolor por no tenerlo, la indignación por considerar injusta la diferencia que se observa o la incertidumbre por no entender a qué se deben las diferencias que producen la envidia. La envidia se produce como consecuencia de dos tendencias que llevan al envidioso a desear lo que no tiene y a compararse con los demás. La naturaleza destructiva de la envidia, que permite diferenciarla de la envidia sana, se refleja en que la primera origina malestar emocional, sentimiento que en lugar de ayudar a superarla dificulta tremendamente esa superación. El envidioso es incapaz de ponerse en el lugar del envidiado o los envidiados, para poder comprender su situación. El envidioso no sabe lo que es la empatía. ¿Qué significa sentir empatía hacia alguien?. Significa sentir lo que siente el otro o los otros. Y es la base de la comprensión y la solidaridad. La envidia origina una serie de reacciones negativas y unos trastornos mentales que pueden hacer que el envidioso se aísle de los demás y tenga serias dificultades para relacionarse adecuadamente. Entre los valores más envidiados suelen encontrarse el prestigio, el reconocimiento público, el estatus ocupacional, el éxito, el dinero, el poder o los símbolos espirituales y las posesiones materiales. La envidia es una grave enfermedad psicológica que no deja vivir al envidioso que intenta no dejar, por eso, vivir a los demás. Para lograr desprenderse de la envidia, sobre todo a ciertas edades ya avanzadas, es necesario acudir a la asesoría de los psicólogos o a centros de prevención de salud especializados en trastornos mentales. ¿Quieres que siga o me he vuelto demasiado serio?.- Quiero que sigas.- Termino con lo siguiente: La envidia es consecuencia de dos procesos psicológicos necesarios para el desarrollo de los seres humanos: el deseo y la comparación. Para prevenir la envidia no se pueden suprimir dichos procesos, sino que deben controlarse sus efectos. El envidioso es un enfermo mental que no consigue mantener ese equilibrio. Para que los dos procesos mencionados produzcan una lucidez sana, es necesario desarrollar habilidades que ayuden a comprender lo que se siente y por qué se siente, convertir el malestar emocional producido por la envidia en un motor para conseguir lo que uno desea tener, y controlar la hostilidad que dicha situación de envidia puede generar, evitando que se deterioren las relaciones con los demás. El envidioso que quiere curarse de esa enfermedad, como ocurre con todas las enfermedades mentales, debe ser consciente, primeramente, de que es una enfermedad que puede curarse sólo cuando él asume que la padece. El problema inicial, por tanto, es que el envidioso quiera dejar de serlo. La envidia es incompatible con la empatía, que desempeña un papel importante en el desarrollo sano de la personalidad humana para la comprensión de uno mismo y de los demás. Para prevenir la envidia es importante tratar de estimular la empatía y, a través de ella, la capacidad para ponerse en el lugar del otro o de los otros. La envidia se produce siempre en situaciones vividas como una amenaza. El envidioso cree que todos los demás son sus enemigos. Por eso, para prevenir la envidia es preciso favorecer la confianza básica en uno mismo. El envidioso siempre es un ser con baja autoestima y con complejo de inferioridad ante los demás. El envidioso nunca acepta los éxitos de los otros. Es necesario, para curarse de la envidia, desarrollar expectativas y modelos positivos sobre las relaciones sociales ya que el envidioso siempre está dispuesto a rechazar dichas buenas relaciones y suele recurrir a los insultos porque carece de fundamentos para entender que los demás no tienen la culpa de su enfermedad. Por eso, una de las terapias que usan los psicólogos para curar al envidioso, es trabajar con él para que pueda adquirir habilidades con las que poder responder beneficiosamente a su tensión emocional porque el envidioso no puede vivir en paz ya que siempre está en alteración nerviosa y eso afecta a su espíritu y le hace un ser amargado. La envidia es incluso más dañina que los celos. Envidiosos y celosos están incluidos en cuadros psiquiátricos muy parecidos. Uno de los mejores remedios contra la envidia es aprender a afrontar las situaciones de éxito y de fracaso siempre con optimismo, centrando la atención en los aspectos positivos de la realidad. La envidia se produce casi siempre hacia personas que ocupan posiciones superiores dentro de una relativa cercanía porque el envidioso se enferma al querer competir contra los demás. Cuando se establecen relaciones de cierta igualdad los envidiosos, al no tener éxito en sus ansiedades, convierten esa igualdad en una desigualdad asimétrica y pasan a ocupar una posición de inferioridad y de ahí sus complejos que no aceptan aunque sea evidente. Por eso, para prevenir la envidia es preciso establecer desde la infancia relaciones adecuadas con los iguales. El problema de la envidia es que si no se la vence en la infancia después amarga la existencia de quien la sufre y cuando más avanza la edad más daña la mente y el cerebro. Por eso es una enfermedad del alma y de la mente. Para prevenir la envidia se debe aprender a relativizar las diferencias sociales. Los envidiosos sólo absolutizan todo y no saben relativizar la vida y adquirir habilidades para elegir adecuadamente con quién, cómo y cuándo compararse, para evitar que dicha comparación tenga efectos destructivos y evitar convertirse en un humano con sentimiento de inferioridad. Insisto en que cuando la envidia ya está muy desarrollada, por ejemplo en hombres que han superado los 50 años de edad, es necesario ponerse en manos de expertos psicólogos o acudir a centros especializados en salud mental. La envidia es curable pero sólo cuando el envidioso es consciente de que padece de esa enfermedad. ¿Qué te ha parecido?.- Que eres el capitán pirata más lúcido y lucido que he conocido jamás.- No es casi nada mío. Tiene mucho de investigación periodística.- ¿De verdad has estudiado periodismo?.- En Madrid.- Déjame que te diga algo, Español... admiro a los periodistas que saben investigar y considero que lo que investigan es su verdad; luego no están plagiando nada... sino dando a conocer que entienden lo que saben y saben lo que entienden.- Te has merecido una exclusiva. Apunta lo siguiente en tu memoria: Vivir siempre envidiando es vivir siempre muriendo...- Eso... ¿seguro que es enteramente tuyo?.- Seguro. Y apunta esto otro en tu memoria: Es la envidia la que destruye el alma de los seres humanos...- ¿También enteramente tuyo seguramente?.- Seguro. Y para que nunca me olvides del todo ahí va mi tercera exclusiva para ti: Es la envidia la que hunde al envidioso cuando desea lo que está fuera de su alcance. Ya está. ¿Nos vamos?.- Espera. Sólo quiero que me digas la verdad. ¿Sientes envidia de él?.- Jamás... porque quizás tenga yo en mis recuerdos algo que él nunca podrá tener aunque tenga lo que yo no pueda tener. A veces tener algo es más que tenerlo todo.- ¿Te estás refiriendo a alguna mujer de tu pasado?.- Escucha, condesita, ¿quién te ha hablado del pasado?.- Tú lo acabas de hacer...- Pero no estoy hablando de un pasado como lo entiende la mayoría de la gente. - Ahora sí que no entiendo nada de nada. Me hablas de algún recuerdo y que yo sepa todos los recuerdos forman parte del pasado.- Pues te equivocas. Todos los recuerdos forman parte de una vida entera sin principio y sin final. Por eso él no podrá tener lo que tengo yo... quizás hasta se lea en mi mirada.Ella no se atrevió a mirarle...- Está bien. Hablemos del presente, Liliana de las Mercedes.En esos momentos se acercó un pirata de etnia gitana.- ¡Español!. ¡Dichosos los ojos que te vuelven a ver por aquí!.- Precisamente algo de eso estaba yo pensando.- Es que los gitanos sabemos leer e interpretar.- También te equivocas tú en algo muy importante.- La sabiduría gitana nunca se equivoca. Una mujer importante entrará dentro de poco a formar parte de tu existencia.- Eso no es nada extraordinario. Cualquier mujer puede formar parte de la existencia de cualquier hombre.- Te estoy hablando de La Cubana...- Y yo te estoy hablando de algo más que La Cubana...- Me voy. No se puede razonar contigo.- Perdone, caballero, pero estoy hablando yo con él.- ¡Cielos!. ¡Vaya mujer más bella!. ¡Es la mejor estrella!.- No te preocupes, Liliana de las Mercedes... los gitanos siempre hablan de las estrellas.- Pues no me ha hecho gracia.- A veces hasta los gitanos nacen estrellados.Ella no pudo nada más que sonreír...- Entonces no es La Cubana... ¿no es verdad?.- No, Mejías. No es La Cubana. El gitano Mejías se marchó todo apesadumbrado. No era, como él creía, La Cubana.- ¡Español!.¡Español!. ¡Dos tipos preguntan por ti!. Yo les he pedido sus nombres y he dicho que no sabía si estabas o no estabas... hasta que tú me digas qué debo hacer...- Muy bien hecho, Sombrita... ¿cómo dicen que se llaman?.- Uno es alto, delgado y moreno y dice llamarse José Contreras Donoso "El Chileno" y el otro es bajo, gordo y pelirrojo y dice llamarse Mariano Helguera Salinas"Panocho".- Diles que vengan y hazlo sin miedo alguno. Forman parte de mi tripulación.- Está bien... pero noto algo extraño en ti, Sombrita... - Yo también noto algo extraño en tu mirada...- No te preocupes. Está todo calculado, condesita. Es quizás sólo un poco de nostalgia pasajera nada más. - ¿Alguien a quien echas en falta?.- Alguien a quien podré echar mucho en falta...- ¿Otra mujer acaso?. ¿Pero cuántas mujeres hay en tu vida?.- Y si te dijera que solamente una... ¿me creerías?...- Pues no. - Pues quizás lleves razón o quizás te estás equivocando.Les interrumpió el tenso diálogo la llegada de los dos piratas.- ¿Podemos sentarnos, Capitán?.- Sin miedo, Panocho.El nombrado Panocho se sentó a la derecha del Español y el silencioso Chileno se sentó a su izquierda. - Perdona, Capitán... pero acabo de recordar que tengo algo que hacer y es muy urgente.- Lo que tengas que hacer, Panocho, hazlo pronto...- Bueno... en realidad no tengo tanta prisa... puedo esperar un poco...- No. Lo que tengas que hacer, Panocho, hazlo pronto.- ¿Por qué tanta prisa, mi querido Capitán?.- Porque dentro de muy pocos minutos tenemos que llevar a este precioso bombón de mujer hasta donde está su padre.Ella quedó boquiabierta. El Español arriesgaba su vida por ella.- No, Español, no a ese precio...- Silencio, condesita, yo soy quien pone el precio de mi vida. ¿Vale la pena morir por culpa de algo tan precioso como los ojos de la mujer más bella que muchos han conocido?.- Vale la pena, Capitán.- Gracias, Chileno... ¿y tú a qué estás esperando, Panocho, no te he dicho que tenemos que llevar a la condesita hasta la presencia de su amado padre o no conoces lo que es la palabra de un caballero?.El gordo pirata pelirrojo se encontraba muy nervioso y medio sentado en su taburete.- Espera, Capitán, espera sólo una hora. ¿Puedes esperar una hora, Capitán?.- Puedo esperar una hora. Una hora son sólo sesenta minutos. Si te das cuenta los minutos pasan muy rápidos pero no olvides llamarme, a partir de ahora, Español. Deja lo de Capitán para cuando estemos en el barco.- Espera sólo diez minutos entonces, Español.- Eso está mucho mejor para no hacerle esperar a ella.- Yo puedo esperar una hora más.- Pero tu padre no... y si dije que te devolvería hoy mismo es que es hoy mismo cuando te devuelva a él. Sólo son las doce menos veinte de la noche y en el momento en que salgamos a la calle se habrá cumplido tu ansias de libertad. Después depende de ti si quieres que te acompañe. - Yo prefiero que me acompañes.- Con una condición.- ¿Cuál?.- Que ninguno de mis hombres sea perseguido por ello.- Te lo juro. - Sé que también sabes cumplir lo que juras. En ese sentido somos iguales, condesita.- ¿Me puedes llamar Liliana de las Mercedes solamente, por favor?.- De acuerdo. Te llamaré como prefieres. Lo de condesita y marquesita será para el estimado caballero Don Fernando Alfonso.- Yo me marcho ya. Vuelvo en diez minutos, Español.- Si puedes volver en cinco minutos todavía será mejor, Panocho.- De acuerdo, Español, sólo tardaré cinco minutos.- Y tú, Chileno, márchate ya. "El Jabato" ya no volverá a navegar y prefiero quedarme a solas con ella... ¿me has comprendido, amigo?.- Del todo, mi Capitán. Hasta siempre.- Hasta siempre si Dios lo quiere...El Chileno le dio un emotivo abrazo y se levantó dispuesto a perderse por el laberinto de las calles de la oscura ciudad.- El mar te va a echar de menos, Español...- Yo no, Chileno. Yo no voy a echar de menos al mar... porque lo llevo dentro de mí aunque me toque acabar en la tierra... al fin y al cabo nací en una porción de tierra sin mar a mi alrededor.Panocho se levantó una vez que desapareció El Chileno y de lo nervioso que estaba tropezó con el taburete del Español y cayó al suelo... - No te pongas nervioso, pelirrojo... hay cosas que o se hacen bien o no se hacen bien... pero se deben hacer lo mejor posible... aunque nos estemos equivocando...Una vez solos ella tomó la palabra.- Tú lo has dicho. Te estás equivocando.- Tengo también derecho a equivocarme. En realidad me he equivocado muy a menudo. - Pero no de esta manera...- ¿Es que hay maneras distintas de equivocarse?.- Maneras distintas no... pero yo creo que hay muchas maneras diferentes de equivocarse...- Entonces... ¿crees que me equivoco al dejarte completamente libre?. ¿No es la libertad el don más preciado de un ser humano sea varón o sea mujer?.- No de la manera en que lo estás haciendo.- Escucha, Liliana de las Mercedes... para darte a ti la libertad es necesario que quien te la dé pierda la suya...- Pero... ¿se puede saber por qué te sacrificas tanto por mí?.- Un día sabrás algo más sobre ello y entonces quizás sepas por qué lo hago.- ¿Y por qué no me lo dices ahora?. Estamos completamente solos tú y yo y nadie más lo sabrá.- Es que no deseo que lo sepas precisamente tú.- Si no fuese porque sé que tienes las que quieras diría que estás enamorado... - ¿De verdad crees que estoy enamorado?. ¿Se puede uno enamorar de un imposible?.- Pero... ¿puedo ya saber quién es ella?.- Alguien que no recuerda nada del pasado...- O sea... un amor perdido... ¿es eso?.- Quizás un amor perdido pero un amor vivido de verdad...- Pues no lo entiendo...- ¿Y para qué quiere una futura condesa y futura marquesa entender a un simple pirata que acaba de arriar su bandera para siempre?.- Porque eres otra cosa...- Eso es, Liliana de las Mercedes... soy solamente una cosa...- Perdón. Me equivoqué. Quise decir otro hombre.- Y yo que creía que siempre he sido igual...- Ni sé qué es lo que está pasando por tu interior. Todavía puedes marcharte y escapar.- ¿Escapar?. ¿De qué tengo que escapar?.- De las iras de mi padre.- ¿Por qué tengo que tener miedo de tu padre?.- Porque por mí es capaz de cortarte la cabeza... así que sácame de esta ciudad y vete a un lugar donde no te encuentre jamás.- Te equivocas. Si eso hiciese no merecería la pena haber hecho todo lo que hice.- ¿Por La Cubana?.- Tienes obsesión por La Cubana sin darte cuenta que es inferior a ti.- ¿Entonces dime quién ocupa tu corazón?.- Solamente hay una. Un día, teniendo sólo siete años de edad, miré a la Luna...- ¿Ya vuelves a ser poeta?.- Es que no puedo evitarlo...- Dime al menos cual es su nombre.- Depende...- ¿De qué depende?. No te entiendo.- Depende de si quieres saber cual es su nombre de día y cual es su nombre de noche.- ¿Es que tiene dos nombres diferentes?.- Sí. Tiene dos nombres diferentes.- ¿Y de verdad no estás loco?.- ¿De verdad?. ¿Quieres que te diga yo lo que creo de la verdad?.- ¿Llevas en tus bolsillos algo sobre la verdad?.- Pues sí. Es el último que te leo...- Venga. Es el último que quiero escucharte.- Liliana de las Mercedes, el presente texto es un pequeñísimo fragmento de un relato enteramente mío... pero es importante porque es el fragmento final de dicho relato... luego piensa que es lo último que te leo ya.Ella asintió, entristecida, con la cabeza antes de musitar.- No lo hagas...- Si. Lo voy a hacer no sólo por ti sino sobre todo por mí mismo. Escucha y guarda silencio. El relato entero se llama la última frontera. Su final dice así: Estamos solos. Es hermoso que el tren corra, definitivamente liberado, hacia esa ilusión que pervive entre las algas asustadas por tanta y tan desesperada espera. Es hermoso entrar, desapercibido por los demás, en el envoltorio "azul-verdad" de las mayeúticas y socráticas preguntas.- ¿Qué buscas? -interrogan los labios de ella.- Gorriones de mar... -responden los míos.- !No me equivoqué! -sonríen sus labios. E, inesperadamente, toda ella se convierte en cristal. Quizás al emitir por fin la voz (al igual que el viento rastrea el perfume de las rosas), nuestros acentos no duerman jamás mientras, a lo lejos y cercano al maquillaje de los campos, se escuche el minúsculo murmullo.ooo "Si siempre va hacia adelante ¿qué hace el tren cuando llega al final del mundo...?".ooo "El tren siempre vuelve, Juan... ".Tal vez ella y yo volvamos en algún momento porque tal vez sea cierto el regreso, pero sabemos que sólo será cuando el final del mundo haya terminado de verdad y vuelvan a nacer todos los universos de este planeta llamado Aire, todos los universos de este planeta llamado Tierra y todos los universos de este planeta llamado Mar. Mientras tanto seguimos buscando la última frontera de nuestra sensación. "En el ecuador de nosotros mismos está la última frontera"- Debe estar muy bien escrito ese relato.- Para escribir bien lo importante es escribir bien para tí mismo o para ti misma. Si lo consigues... si haces que lo que escribas te guste a ti... el resto ya es menos importante. - Pues yo diría que muchos escriben sólo para lucirse ante los demás.- No importa. Cada cual escribe como lo que es. El humilde escribe con humildad y el vanidoso lo hace con vanidad.- Gracias, Español.- ¿Por qué?. ¿Por haber dicho algo tan lógico me das las gracias?.- No es por eso. Te doy las gracias por haber respetado mi virginidad.- No fue por falta de deseos... así que no tiene tanto valor lo que hice... ¿si supieras las veces que pensé?.- Pensar no es pecado, Español, así que gracias por eso mismo... por la de veces que no quisiste hacerlo a pesar de que lo pensabas. - Luego soy como los demás.- Nada de eso. Para mí eres distinto a los demás.- Supongo que pasa con el resto de los mortales. - Te equivocas. Pocos serían los que no hubiesen abusado sexualmente de mí de haberme tenido en su poder.- Tú nunca has estado en mi poder.- ¿Te has preguntado alguna vez si yo deseaba o no deseaba hacer el amor contigo?.- No tiene la menor importancia lo que deseamos sino solamente lo que hacemos. - Por eso te doy mil veces gracias.Les interrumpió la llegada del Panocho quien, rápidamente, le tendió la mano derecha al Español.- ¡Hola, Español!. ¿He tardado mucho?.El Español le dio la mano.- Hola, judas... has sido puntual...En esos momentos se presentó el Alguacil Mayor de Jamaica acompañado de un total de veinte soldados armados hasta los dientes. - ¡En el nombre de la Ley quedas detenido, Español!. Gracias, Panocho, por haberme señalado quien era...- ¿Cuánto te han pagado por esto?. ¿Unas cuántas monedas de plata como pasó con jesucristo?. - La vida es así, Español. - Lo sabía y lo sé. - Espera, Español... ¿sabías que Mariano Helguera Salinas era un judas traidor?.- Sí, Liliana de las Mercedes, lo supe desde el primer momento que subiste al "Jabato".- ¿Cómo pudiste descubrirme, Español?.- Muy sencillo, judas pelirrojo. Eras el único de toda mi tripulación que la mirabas con lascivia y deseo de poseerla. - ¡Ya está bien de charla!.- ¿Cómo se llama usted, señor Alguacil Mayor?.- No me importa decirlo, señorita Ordóñez y Sánchez Garre; mi nombre completo es Don Antonio David Muro y Jara, nacido en Loja y siempre a su servicio y al servicio de las gentes del bien.- Entonces... ¿usted es español de Granada?.- No, señorita. Yo soy ecuatoriano de Loja. No español de Loja sino ecuatoriano de Loja.- Y entonces... ¿por qué detiene a este hombre si estamos en Jamaica?.- Le detengo porque se le acusa de haberla raptado y violado en contra de su voluntad, señorita Ordóñez y Sánchez Garre. Ya sabe que estoy a su entera disposición para todo cuanto guste.- Déjese ya de tantas ceremonias y zalemas señor Alguacil Mayor... ¿también usted me propondría cosas indecedentes si estuviese en su poder?.- Me abochornáis, señorita Liliana de las Mercedes.- Porque es quizás que esté acertando... pero no me importa lo que usted esté pensando de mí... yo le juro que este hombre ni me ha raptado ni me ha violado jamás... luego déjele en libertad porque no hay cargo alguno contra él. - Perdone señorita... pero eso lo tendrá que decididr el virrey José Manuel Ignacio Timoteo de Ezpeleta Galdeano Dicastillo y del Prado. - ¿Nacho "El Tacho?".- Por favor, señorita, un poco de respeto al virrey o tendré que detenerla a usted también.- Eso es lo que le estoy pidiendo. Yo quiero ser detenida junto con él. - ¿Usted está loca?. ¿Cree que me voy a arriesgar a perder mi alto cargo de Alguacil Mayor por el capricho de una mujer aunque sea la más hermosa del mundo?. ¡No voy a cometer esa tontería!.- Pues entonces deje que le acompañe a donde le lleven.- Le advierto que el viaje es bastante largo y pesado. Durará, entre unas y otras cosas y debido a que debemos ir reposando para arreglar varios asuntos pendientes pero de poca monta, una semana entera. - No me importa si dura una semana entera o un año entero... quiero ir con él...- ¿Y si se entera el Señor Marqués de Cataluña?. Le repito que no quiero perder ni mi trabajo ni mi condición social. - Si no lo hace le acusaré de acoso sexual a usted y entonces si que perderá ambas cosas. - ¿Pero yo no la he acosado sexualmetne a usted?.- Será porque no se está mirando en un espejo. Será mi palabra contra la suya. Será que mi padre hasta el virrey me dará a mí la razón. - Bueno... bueno... pare... pare... no quiero jaleos... si me da la palabra de que no se acercará a él en todo el viaje puede acompañarnos. - Hacia donde nos vamos.- Hasta el Palacio de San Carlos de Bogotá. Nos esperan el virrey Ezpeleta, sus padres los Condes de Quito y su futuro esposo el Marqués de Cataluña.- Motivos más que suficientes para que yo acompañe al Español. Y en cuanto a tí... ¿lo sabías de verdad?.- Sabía de verdad que el pelirrojo Panocho me iba a traicionar y, es más, lo tenía todo preparado para que fuese así. - ¿Por qué estás tan loco?. ¿Por qué no escapaste cuanto te lo dije?. ¿Sabes lo que te espera en Bogotá?.- Yo sí lo sé, señorita Ordóñez y Sánchez-Guerra... le espera lo mismo que a La Cubana. El Español sintió como si le hubiesen clavado una daga.- ¿Tienen a La Cubana detenida?.Liliana de las Mercedes se puso terriblement triste.- Yo también sabía que era ella la que ocupa tu corazón.- No es por eso, Liliana de las Mercedes, no es por eso. - Pues no entiendo tanto interés que pones por ella. - Porque merece la oportunidad que nunca jamás tuvo.- ¡Vámonos ya todos!. Se hace tarde y tardaremos una semana en llegar. - ¿Y yo?. ¿Cuándo me van a pagar lo prometido?.- Te pagaríamos los justo si tú no te hubieses apoderado de lo injusto. Serás también sentenciado Mariano Helguera Salinas, alias Panocho...- ¡¡Me ha engañado, señor Alguacil!!. ¡¡Me ha engañado como a un vil conejo!!.- Apunta lo siguiente en tu cerebro: A conejo sin madriguera la muerte es lo que le espera.Ella sonrió con ganas.- Buen chiste, señor Alguacil Mayor, buen chiste. - Pero no es un chiste, bellísima señorita.- Perdona si lo consideras un piropo más... pero para mí, desde esta noche, serás siempre La Flor de Jamaica. - Gracias, Español... muchas gracias otra vez por considerarme una rosa...- Roja, Liliana de las Mercedes... roja como mi sangre y la tuya...- Sí. Roja como las abandonadas amapolas. - También.Y atrás quedó la silueta de "Candelas" cuando, ya en plena madrugada, el grupo abandonó la ciudad camino de la capital del Virreynato de Nueva Granada.
Palacio de San Carlos, Santafé de Bogotá: 19 de octubre de 1792.El Palacio de San Carlos se encuentra en la ciudad de Santafé de Bogotá, capital del Virreynato de Nueva Granada. Su construcción data del siglo XVI y es una de las sedes del Virrey Ezpeleta. Fue mandado construir por Francisco Porras Mejía, Arcediano de la Catedral, a finales del siglo XVI (aproximadamente 1580). La mansión fue levantada con piedras de las canteras de la sabana y vigas traídas de las selvas granadinas. Se utilizó como vivienda particular hasta el 18 de octubre de 1605, cuando los herederos del Arcediano la vendieron al Arzobispo de Santafé, fray Bartolomé Lobo Guerrero, quien la adjudicó bajo la dirección de la congregación de los Jesuítas quienes la convirtieron en un seminario y lo regentaron hasta su expulsión en 1767 por orden del rey Carlos III de España. A partir del 7 de enero de 1777 se convierte en primera sede de la Biblioteca Pública de Santafé, que comienza a funcionar con los libros confiscados a los Jesuitas, siendo el más destacado de sus primeros directores, por designación del virrey José Manuel de Ezpeleta, el poeta y escritor cubano don Manuel del Socorro Rodríguez. A partir de este momento fue declarado propiedad de acceso público. En 1783 parte del edificio se destinó para Cuartel del Batallón Auxiliar.Este día de 19 de octubre de 1792 se encuentran reunidos en el más amplio de los calabozos de dicho edificio, frente a la detenida mujer pirata llamada La Cubana, quien está sentada en una silla y con las manos atadas a su espalda, el citado Virrey Ezpeleta, el Conde de Quito, la esposa de éste y el Marqués de Cataluña. Todos ellos están respaldados por un grupo de soldados del citado Batallón Auxiliar de Santafé de Bogotá bajo el mando de un joven capitán, de tan sólo 26 años de edad, que es un español proveniente de las tierras de Cantabria. Este joven capitán se llama Juan José Francisco de Sámano y Uribarri de Rebollar y Mazorra. Perteneciente a una familia con una larga tradición en la milicia, en 1771 era cadete, y teniente ocho años después. Fue profesor de matemáticas en la Academia Militar de Barcelona, donde estuvo 5 años. En 1780 fue trasladado a Indias; primero Puerto Rico, luego Cuba y finalmente Cartagena de Indias, con el empleo de teniente. En 1785 regresó a Europa, en 1789 alcanzó el grado militar de capitán, y en lucha con la Francia revolucionaria a órdenes del general Ventura Caro; en uno de los combates fue herido en ambos muslos. En 1794 fue nuevamente destinado a Nueva Granada, a petición propia.El joven capitán español, de tan sólo 26 años de edad, arde en deseos de conocer personalmente a Liliana de las Mercedes Ordóñez y Sánchez Garre, la hija única y única heredera universal de los Condes de Quito; para poder comprobar con sus propios ojos lo que se dice de que es la mujer más hermosa y bonita de todas las Américas y eso de que quien la mira directamente a sus bellos ojos queda totalmente enamorado de ella. Ya la conoce de haber visto su fotografías en los periódicos pero está deseando poder verla de cerca y en primera persona. Es joven y ardiente y le gusta jugar con fuego en cuestiones de amor. Es dia de jolgorio y fiesta en el Palacio de San Carlos de Santafé de Bogotá porque han llegado buenas noticias. Se han publicado en los periódicos de toda Latinoamérica. El Virrey de Nueva Granada tiene, entre sus manos, uno de estos periódicos. Es el llamado "Papel Periódico de la Ciudad de Santafé de Bogotá", considerado el mejor periódico de Latinoamérica de la época y que hace un año que ha fundado Don Manuel del Socorro Rodríguez, llamado el padre del periodismo de Nueva Granada aunque, paradójicamente, es cubano. - Excelentes noticias las que vienen hoy en el periódico, amigos, excelentes noticias. Alegre ese rostro señor Conde de Quito porque en pocas horas tendrá de nuevo a su hija sana y salva. Mire lo que escribe Don Manuel. ¿Puedo leer en voz alta?.- Adelante, señor Ezpeleta, yo estoy deseando saber algo concreto de mi hija. - Y yo le acompaño en ese deseo, señor Conde...- Oiga, jovenzuelo, que es mi prometida. - ¿Acaso un joven español no tiene derecho a quedar prendado de una belleza así?.- Pero... ¿esto qué es, infame?. Le digo que dentro de muy poco será mi esposa. - Y yo le digo que en ese espacio de un poco de tiempo puedo hasta enamorarme de ella.- Señor Conde de Quito... ¿va a permitir esta osadía delante de mis propias narices?.- Señor Marqués de Cataluña, en realidad, este joven capitán lleva toda la razón. Todavía no es su esposa luego puede hasta enamorarse de ella. En realidad mi hija sólo tiene 20 años de edad y usted ya sobrepasa los 50 años luego es muy lógico que un joven de 26 se fije en ella.- Dejen de discutir señores míos. Y escuche lo que dice la noticia. - Pronto, señor Virrey. Como padre de ella tengo prisa por saber qué le ha sucedido. - No se precupe. Está viva y sana y dentro de unas pocas horas estará aquí presente. Escuchen lo que viene escrito: "Detenido el temible pirata conocido como El Español. A pocos minutos de acabarse el día 12 de octubre del presente mes de 1792, justo cuando se conmemoraba el Tercer Centenario de la Conquista de las Américas por un grupo de sensacionales marineros, españoles todos ellos para gloria de la Madre Patria y envidia de muchos otros europeos, fue detenido en la tasca de "Candelas", en Spanish Town, capital de Jamaica, y extraditado para Nueva Granada, el temible capitán de piratas conocido como El Español cuando se encontraba en dicho antro intentando subastar al mejor pastor, y después de haberla violado varias veces, a la señorita Liliana de las Mercedes Ordóñez y Sánchez Garre, única hija y heredera universal de los Condes de Quito, el Excelentísimo Señor Don Lucio Armando Ordóñez Palacio-Valdés y Cervantes de Quevedo y la Exceclentísima Señora Doña María Augusta Sánchez Garre y Campoamores y prometida, así mismo, del Ilustrísimo Señor Don Fernando Alfonso Reixach de Codorniú y Messeguer de la Cerda, Marqués de Cataluña. La detención fue llavada a cabo por un grupo de soldados gubernamentales de Jamaica, dirigidos por el Alguacil Mayor Don Antonio David Pérez-Moreno y Yagüe, quien se encontraba en Jamaica actuando con permiso del gobierno de la Gran Bretaña, y gracias a la traición de uno de los hombres de El Español llamado Mariano Helguera Salinas, apodado en el mundo de la piratería como "Panocho" por tener el pelo de color pelirrojo. Con la detención el pasado mes de julio de La Cubana y la actual detención de El Español la pirarería internacional de los Océanos Atlántico y Pacífico más el Mar Caribe ha sufrido un duro golpe. A decir verdad, el asunto de si la señorita Ordóñez y Sánchez Garre ha sido violada o no ha sido violada todavía no se ha confirmado en ninguno de los dos sentidos pero, aunque parezca mentira y muchos no se lo crean, resulta que El Español no sólo es un hombre culto y educado sino que sabe escribir con gran genialidad y es un gran profesional del periodismo. Para quienes quieran comprobarlo he aquí uno de sus famosos textos: "Si queremos de verdad saber lo que es la libertad de expresión debemos saber antes qué es la Libertad, para qué sirve la Libertad, por qué pedimos Libertad, qué función debe cumplir la Libertad y que no hay Libertad si no existe la Verdad dentro de dicha Libertad. Si de la Libertad hablamos debemos recordar aquel episodio sucedido cuando Galileo descubrió que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol (heliocentrismo) y no el Sol el que giraba alrededor de la Tierra. Recordad cómo la Inquisición (que de Santa sólo tenía el nombre) le excomulgó y le amenazó con hacerle morir en la hoguera si seguía diciendo en público que la Tierra giraba alrededor del Sol. Él respondió que de acuerdo, que sí, que era el Sol el que giraba alrededor de la Tierra pero que la Verdad era que la Tierra giraba alrededor del Sol. Ante tal acto de fe y convicción la Inquisición (que de Santa sólo tenía el nombre) no le quedó otra opción que anular la excomunión y aceptarle de nuevo en el seno de la Iglesia. Si de la Libertad hablamos debemos recordar, ya que citamos a Galileo, que a Jesucristo le llamaban Jesús el Galileo y que jamás se retractó nunca, nunca jamás, de ninguna de todas las Grandes Verdades que dijo, aunque por ello lo crucificaron antes de volver a renacer. Si de la Libertad de Expresión hablamos hablemos de lo que es la Sensibilidad. ¿Qué sucede con la Sensibilidad?. ¿Acaso la Sensibilidad es sólo propiedad de quienes cometiendo actos antinaturales y se ofenden cuando se les dice la Verdad?. ¿Acaso los que decimos la Verdad no tenemos Sensibilidad?. ¿Acaso debemos ser hipócritas y fariseos para no herir la "sensibilidad" (yo mejor diría sensiblirería de algunos) y callarnos y mantener silencio en vez de decir que están equivocados?. Yo, como los dos Galileos citados (Galilei y Jesucristo) no solo digo que la Tierra gira alrededor del Sol sino que proclamo que las Verdades que dijo Jesucristo sí están cargadas de Sensibilidad, de tanta Sensibilidad que se sacrificó por el Mundo entero. Y si alguien se siente "sensiblero" por todo esto que lo exponga con razones suficientes para que entiendan que jamás callaré mis Verdades porque son las que he aprendido de Galileo Galilei pero, sobre todo, de Jesucristo".- No se dejen impresionar por ello, señorías, yo sé que ese tal Español es sólo un renegado de la fe católica, luego es más falso que una moneda de madera.- ¡Mientes como un bellaco, Marqués de Cataluña, porque sólo sois un mentiroso!.- Señor virrey... ¡o hacéis callar a La Cubana o la callo yo de un sólo disparo!.- ¡Eres lo suficientemente cobarde para matar a una mujer que se encuentra atada de las manos!. ¿Eres capaz de enfrentarte conmigo los dos con espada?.- No tengo ninguna necesidad de manchar mi honor luchando contra una mujer pirata y que sólo es una cualquiera de los bajos mundos. - Como si tuviéseis honor... una vez que vuestra condesita ya ha dejado de ser virgen...- ¿Es cierto eso o no es cierto?.- Yo digo que sí es cierto señor Conde de Quito, aunque también le digo que estoy arrepentida de haberlo hecho. Estaba realmente celosa y no pude evitarlo. - ¡Calma y serenidad a todos!. Yo creo que, como dice el periódico, todavía no se puede confirmar ni que siga estando virgen o que haya dejado de serlo. Por mi gusto me da lo mismo una cosa que otra porque ardo en deseos de verla con mis propios ojos. - Pues he de deciros que tenéis buen gusto, capitán Juan José Francisco o como demonios se llame usted. - ¡Llamadme Juanjo simplemente!. ¡Usted también es preciosa y un halago para la vista, pero lástima que haya cometido tantos pecados mortales!. Que pena que una belleza así termine ahorcada de un árbol. Es una verdadera lástima.- Escuchen un momento. Todavía el periódico, en la página de Opinión de Escritores Invitados, publica un texto de El Español que también habla de la libertad. Escuchen. Escuchen.- Escuchamos, señor Ezpeleta.- Está bien Señora Condesa de Quito. He aquí lo que escribe: "He despertado con la claridad de la mañana y veo que tengo otro día ante mí. Y que tengo que vivirlo. Saludos a todos y todas. Lucio Anneo Séneca, que nos observa desde la Antigüedad del pensamiento humano, expresó en su dia que "La vida es una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada". Tengamos en cuenta este pensamiento para vivir el día de hoy. En primer lugar, es necesario ir ligando segundo tras segundo con nuestras ideas (no importa de qué color las vayas pintando para hacerlas más brillantes aún) y que los errores que siempre los hay vengan a ser ésos mínimos detalles que se escapan sin querer y que hacen dar a la existencia un cierto sentido de interrogativas que hay que despertar en nuestras conciencias y absorberlas como responsabilidades propias si es que somos seres humanos con dignidad. En lo bueno y en lo malo hay que seguir al pie del cañón esperando la victoria diaria. Que lleguemos de nuevo a la cama tas haber conquistado algún minuto de gloria que haya servido para hacer este nuevo día ya inolvidable. Segundo lugar: las leyendas nacen repentinamente cada día. Hoy, desde ahora mismo, cuando os levantéis (yo lo he hecho a las 6 del amanecer) hacer del día una leyenda viva. Recordad, aunque no seáis ni creyentes ni católicos (insisto en que no soy ninguna de las dos cosas sino cristiano), que el Santoral de Occidente contiene santos en el día de hoy. No te angusties por lo tanto y échale el suficiente valor como para vivirlo. Puede ser que hoy, como ocurre diariamente, Dios te esté esperando para darte la sorpresa de una Tranformación Milagrosa. Yo creo en el 16-18 sea cual sea la fecha que esté viviendo. Y Jesucristo siempre cumple. Entiendo muchas cosas que pasan y otras muchas cosas que no pasan. Pero no las entiendo como algo que aprendí a formular en algún momento de la concurrencia de esas cosas en mi ánimo. Es más, reconozco que en principio no las entiendo casi nada... porque entender las circunstancias de las cosas que nos ocurren o que ocurren a nuestro alrededor no es un aprendizaje de escuela o de universidad ni tan siquiera un aprendizaje del intelecto... porque nos pillan casi siempre de sorpresa. Y entonces es cuando tenemos que aprender sobre el mismo terreno de batalla. Gracias por comprender ese hecho de las equivocaciones. ¿Quién, siendo humano, no ha aprendido a aceptar las equivocaciones como escuela del aprendizaje diario?. !Cuántas veces quisiera haber podido detener los minutos de la vida y haberme puesto a pensar... cuántas veces!. Pero la vida es un torbellino que a veces nos pilla impensados. Y tenemos que actuar porque estamos vivos. Y ahí es cuando algunas veces acertamos y otras veces nos equivocamos. Entonces es cuando me pongo a pensar y comprendo ciertas cosas que no comprendía, y entiendo a ciertos seres que no entendía, y asumo ciertas responsabilidades que no asumía... y, en definitiva, maduro aspectos que antes no habían madurado del todo. Lo importante, después de todo , compañero lector, es tener una vida por delante para superar momentos y para crecer... y es por eso por lo que me encanta tener amigos y amigas en este planeta llamado Universo... porque no sólo está el hecho de recurrir a los amigos concretos del día a día, sino que es gratificante y hermoso saber que hay otros seres humanos más allá, en otra distancia llamada comunicación, en la misma onda, que te entiende y te comprende, para hacerte sinónimo de pertenencia a la Humanidad. ¡Buen Día, amiga Humanidad!.- Señor Virrey, ese Español, del cual me avergüenzo ser su compatriota, me deja impresionado. O es un verdadero genio o es un loco de atar.- ¡Es sólo un cobarde seductor de mujeres nada más!.- ¡Qué falso eres, marqués, qué falso eres y cuánta envidia le tienes!. Yo, que le conozco mejor que todos ustedes, no sé si es un genio... pero puedo afirmar y afirmo que es genial...- ¡Que alguien calle a La Cubana o le corto el cuello de inmediato!.- ¡No seáis tan violento delante de mi presencia, marqués!. Esta mujer dentro de poco pagará con la horca todos sus crímenes pero sed por lo menos hombre ante ella porque, aunque errática, no deja de ser una mujer preciosa.- Gracias, señor virrey... pero guardaros vuestros piropos para cuando veáis a la condesita. En eso momento toda la conversación fue interrumpida al entrar en la sala un soldado del batallón.- ¡¡Mi capitán!!.¡¡Mi capitán!!. ¡Acaban de llegar ya!.- ¿Viene ella en el grupo?.- He distinguido a una mujer impresionantemente bella, luego debe ser ella. - Pues déjales a todos pasar. Y la expectación quedó colgada en el ambiente... mientras el silencio se hizo tenso... tan tenso que apenas se escuchaba el zumbar de las moscas.Si con la belleza de La Cubana la mitad de los duros soldados allí presentes estaban verdaderamente hipnotizados ahora, con la inmensurable belleza de la trigueña Liliana de las Mercedes Ordóñez y Sánchez Guerra el cien por cien de aquellos mismos duros y fieros soldados quedaron completamente hechizados y, después de unos largo segundos sin que nadie dijera palabra alguna, acertó a hablar el joven capitán Juan José. - ¿Os han dicho alguna vez que sois la mejor flor que pueda existir en un jardín?.- No es la primera vez que me lo dicen, engreído capitán, sino que hasta me han comparado con la flor de jamaica... pero le advierto a usted y todos los que son como usted que no acepto para nada ninguna clase de piropos. No estoy hoy de buen humor para eso. - Esto... yo... - Usted haga el favor de callarse porque yo soy su futuro esposo. Preséntele sus disculpas o le hago encerrar de por vida. - ¡Caramba!. ¡Qué fiero se pone usted por un simple piropo, señor marqués!. - ¡Que le presente de inmediato sus disculpas!.- Está bien... perdone señorita... pero yo sólo tengo 26 años de edad y veo mejor una boda conmigo que con un carcamal que, además de carcundia, sobrepasa ya los 50 años.- ¿Cómo se atreve a llamarme carcamal y, además, carcundia, simple capitán simplón?.- Seré todo lo simple y simplón que usted quiera, señor marqués, pero mientras yo aspiro algún día a llegar a ser Virrey de Nueva Granada usted quedará siempre siendo un pobre viejo. - ¡Esto se acaba ya de inmediato! -elevó la voz el Conde de Quito -¿O guardan silencio los dos o aquí u hoy va a haber más de dos ejecuciones!.Ante la potente voz del Conde de Quito, tanto el capitán Juan José como el Marqués de Cataluña no tuvieron más remedio que resignarse y guardar silencio. - En cuanto al Español... ¡que le sienten junto a La Cubana atado de manos y pies!. Es muy peligroso a simple vista.- Pues yo lo que veo es que es muy atractivo además de bastante guapo por cierto. - ¡Calla, María Augusta!. ¿Olvidas que es causante de la desgracia de nuestra hija?.- Espera papá. En este tema hay una confusión. - Nada de confusiones ahora, hija mía... ¡vamos!... ¡hagan con él lo que he dicho!.Cuatro soldados del batallón del capitán Juan José hicieron la labor. Buscaron una silla, sentaron al Español jutno a La Cubana y le ataron las manos a la espalda y los dos pies. - Hola Cubana... ¿qué tal estás?... -sonrió El Español.- Si tú me hubieras hecho caso... si tú me hubieras dicho que sí... si tú me hubieras aceptado como pareja... ¿Por qué lo has hecho?.- Porque quizás prefiero morir a tu lado colgado del palo mayor de "La Capitana" para ser pasto los dos de los buitres.La hija de los Condes de Quito estaba muy atenta a lo que hablaban ambos y se sintió celosa por primera vez en su vida. - ¡Así que era verdad que La Cubana era quien ocupaba tu corazón!. ¡Eres un mentiroso!. ¡Un vil mentiroso y un repugnante mentiroso!.- No se enfade tanto conmigo, condesita... no todo es lo que parece...- Pero tú no pareces un caradura sino que eres un caradura. Inmediatamente actuó el Conde de Quito sacando su espada de acero toledano.- ¡Dime cuántas veces abusó de ti y le clavaré la espada en el corazón tantas veces como lo haya hecho!.- ¡Estás confundido, papá!. ¡Lo voy a decir bien alto para que todos se enteren!. ¡El Español jamás me ha violado ni una sola vez y si estoy todavía virgen es sólo gracias a él... porque en todo momento me defendió ante el posible acoso de los demás piratas y machistas como el malvado Silverado que espero nunca jamás olvide la paliza que este hombre, con mi ayuda, le propinó!.Ahora fue La Cubana la que entró en celos.- ¡Así que me engañaste a mi, asqueroso truhán!. ¡Hiciste que me creyera que estabas haciendo el amor con ella!. ¡Y usted que mira, Alguacil Mayor, ilustre Don José Antonio David Pérez-Moreno y Yagüe, que está tan esmirriado que con razón le llaman todos "El Magro Facha" y que en verdad tiene usted una cara de ajo que espanta sólo de verle y por lo mal que huele... que parece que sólo come ajos crudos como dieta y por eso está tan escuchimizado!. ¡Vaya facha Dios mío, vaya facha!. - No es para enfadarse tanto, Cubana, ahora que vamos a morir juntos los dos. Antes de que se lleve a cabo la ejecución... ¿puedo decir unas cuántas palabras?.- Es justa dicha petición -habló entonces el cura dominico que acababa de llegar al lugar de los sucesos.- ¡Bienvenido a la fiesta, fray Domingo!. No es que sea hoy domingo pero su llegada es crucial. Confiese a los dos. - No es esa clase de confesión a la que yo me refiero, señores, es la que pido que se me de la palabra como lo último que tengo que decir antes de morir. - Petición aceptada -se impuso la voz del Virrey Ezpeleta. - Entonces oigan lo siguiente: Numerosos son los millones de hombres y mujeres que desarían volver a nacer para vivir una vida diferente a la que han vivido. Muchos millones más de los que creéis. Pero todos debéis saber que, muy lejos de lo que dicen los budistas y ciertas religiones y filosofías orientales, eso es totalmente imposible. No. No existen la múltiples reencarnaciones en esta Vida. Cuando morimos pasamos a otra dimensión y nunca volvemos ya a la Tierra aunque en esto último puede que esté totalmente equivocado. Que os quede bien claro que es mi propia opinión y tanto vosotros como vosotras sois libres de opinar y creer lo que deseéis. Volvamos, una vez hecha esta aclaración, al tema. Si fuese posible volver a vivir una nueva vida en la Tierra, cosa imposible insisto según mi manera de pensar pero reconozco que puedo estar totalmente equivocado... ¿quiénes serían los merecedores de ello?. No los que tuvieron libertad absoluta para vivir como decidieron vivir porque ellos tuvieron la Libertad e hicieron de sus vidas, libremente, lo que libremente desearon como es el caso mío. Quienes merecerían una segunda oportunidad de vivir de nuevo en esta Tierra, y perdonad que os repita que bajo mi personal punto de vista y respetando las vuestras, eso es totalmente imposible pero reconozco que puedo estar totalmente equivocado y es seguro que en esto último estoy equivocado, pues sólo serían aquellos que vivieron bajo el yugo de la esclavitud, los numerosos y diferentes yugos de esclavitud que existen en la Tierra y que os dejo libremente que penséis cuáles son, los que tendrían derecho a ello. Ellos y ellas. Los que jamás pudieron gozar de la Libertad. Ellos serían los merecedores de una posible nueva vida en esta Tierra... porque no pudieron elegir libremente su forma de vivir como es el caso de La Cubana. Dios sabe lo que hace... aquí en la Tierra y allá en los Cielos... y recordad que Dios nunca puso ningún yugo de esclavitud a ningún ser humano pues Jesucristo los liberó a todos. ¿Quién puso y pone yugos de esclavitud a los seres humanos?. No penséis. Os lo voy a decir yo con su verdadero nombre. !Los que no han dado más oportunidades a algunos seres humanos, como es el caso de La Cubana... y por eso os ruego que la dejéis libre y me matéis sólo a mí!. - ¡Caramba!. ¡Tienes dignidad hasta para morir!. Pero tú tuviste raptada a mi hija y aunque nunca la has violado y la has defendido ante todos los que lo intentaron, tienes que pagar el daño que me has hecho por tenerla raptada en contra de su voluntad!.- ¡Te vuelves a equivocar con él, papá!. Jamás me ha tenido retenida en contra de mi voluntad. Sólo he sido, durante todo el tiempo que estuve junto a él, una invitada especial y él sólo estuvo preparando el día apropiado para devolverme a vuestros brazos. Eligió, por propia voluntad, darme la libertad la misma noche en que se cumplió el Tercer Aniversario del Descubrimiento de las Américas como homenaje a nuestros dignos compatriotas. Si estoy viva es sólo gracias a él y debéis saber que él solo ha decidido caer prisionero. Podría haberse escapado cuando hubiese querido, como yo le dije, pero no me hizo caso y prefirió entregarse a las autoridades. A eso él lo llama libertad aunque para muchos les parezca una locura. - ¿Así que tampoco le has hecho caso a ella, Español?.- ¿Qué dices, Cubana?. No olvides que es por ella por la que estoy aquí.- ¿Cómo osas dirigirte así a mi prometida, renegado?.- Señor Marqués de Cataluña... ya me estáis aburriendo con eso de vuestros celos... -exclamó el Conde de Quito. - ¡Pongan de pie al acusado! -volvió a ordenar el Virrey Ezpeleta. Así lo hicieorn los mismos cuatro soldados que le habían atado de pies y manos.- Ahora os ordeno yo a que me digáis a cuántas personas habéis matado y a cuántos rehenes habéis retenido en contra de su voluntad. - Señor Ezpeleta... ni El Español ni ninguno de sus hombres tienen por costumbre matar a ningún ser humano y no han matado jamás a ningún ser humano... y en cuanto a lo de rehenes tampoco son partidarios de retener a nadie en contra de su voluntad... la leyenda de El Español es cierta. ¡Jamás ha abusado de la libertad de decisión de los demás! -salió en su defensa la hija de los Condes de Quito. - Entonces... ¿por qué se convirtíó en pirata?.- Que responda él a esa pregunta porque yo ni le comprendo ni le entiendo.- Sólo ha sido por una razón. Jamás abordé un barco de personas decentes sino que siempre elgí aquellos donde se encontraban los avaros, los que nadando en la abundancia del oro, la plata y las monedas, nunca tuvieron ni tan siquiera un poco de misericordia para con los más pobres, los más desvalidos, los más necesitados... jamás me quedé con dinero alguno ni con joya alguna ya que, es cierto lo que dicen de mí.- ¿Qué repartiáis todo lo que robábais a los ambiciosos y avarientos sin escrúpulos para dárselo todo a los más pobres, a los más desvalidos y a los más necesitados?.- Si lo sabéis, señor Conde de Quito... ¿para qué me lo preguntáis?. Esa es la única verdad. - ¡Mentís, bellaco pordiosero!.- Tened la lengua quieta, señor marqués, no sea que alguien, algún día, os la tenga que cortar de cuajo. - No seréis vos, inmundo pirata, el que haga tal cosa.- Tal vez sí... tal vez no... eso sólo los sabe Dios...- Pero... ¿cómo osáis dirigiros a mí de esa manera?.- Quizás porque sea mucho más noble que tú.- Te atreves a tutearme. - Sí. Es posible que yo sea superior a ti, infame marqués.- Callaos los dos de inmediato -intervino Liliana de las Mercedes- y en cuanto a tí, Español, ¿tienes algo más que decir antes de colgaros del palo mayor junto a vuestra querida Cubana?.El Español se quedó mirando fijamente a los ojos de la condesita y sólo se limitó a decir una sola frase.- Eres el pedazo de cielo más lindo que he conocido en mi vida. La hija de los Condes de Quito quedó como petrificada. - ¿Cómo has dicho?.- Eres el pedazo de cielo más lindo que he conocido en mi vida. - ¿Tú?. ¿Tú eres el chico de las calles de Guayaquil?.El Español ya no quiso decir nada más.- ¡Insolente!. ¡Pagarás con tu vida haber dicho eso a mi futura esposa!.- ¡Con razón está ofendido el señor Marqués de Cataluña!. ¿Cómo habeís osado decir eso a mi hija que es su futura esposa y qué es eso del chico de las calles de Guayaquil?.- Espera un momento papá... yo puedo explicarlo todo eso... pero primero deja que compruebe si es verdad...- ¿Qué quieres comprobar?. ¡Te recuerdo que tenemos un compromiso pactado de boda entre tú y yo!.- Lo sé, Fernando Alfonso... pero no me vas a detener ahora... necesito saber si es verdad...- Pero... ¿a qué te refieres, hija mía?.- Ahora lo explico, papá. Deja que me acerque al Español.- ¿No será peligroso?.- Nada de peligroso, papá.Ella quería comprobar si El Español era el chico de las calles de Guayaquil o había sido sólo una casualidad que hubiese repetido aquella frase. Así que se acercó y le puso la mano sobre su corazón. Sintió que éste latía acelerado.- Acércate un poco más, condesita.Ella se acercó lo suficiente para que El Español le diese el beso que estaba esperando y, efectivamente, éste le dio un dulce y suave beso en su mejilla izquierda que hizo que todo su cuerpo vibrara de excitación. ¡¡Era él!!. - ¡Papá, suelta de inmediato a este hombre!. Nunca os he contado un secreto que he estado guardando siempre dentro de mí pero este hombre, cuando sólo era un chico de 14 años de edad y yo una niña de tan sólo 7 años de edad, me salvó la vida en Guayaquil poniendo la suya a cambio. Por suerte no murió sino que los dos salimos ilesos del accidente. Casi le mata un carruaje de caballos por salvarme a mí. Además me ha estado salvando de la muerte continuamente.- ¡¡Te recuerdo, Liliana de las Mercedes que tienes una boda pendiente y yo soy quien se casará contigo!!.Mientras el Conde de Quito pidió permiso al Virrey Ezpeleta para que los soldados liberaran al Espaool, su hija miró con repugnancia al cincuentón Marqués de Cataluña. Era la primera vez que miraba a un ser humano con repugnancia.- ¡No tengas miedo, Fernando Alfonso!. ¡Habrá boda hoy mismo!.La Cubana ya no quiso guardar más silencio...- !Quiero decir algo si se me otorga la libertad de poder decir algo antes de morir!.- ¡¡Tú no tienes derecho a decir nada, mujer criminal!!.Y sacando su pistolón, el Marqués de Cataluña apretó el gatillo y su certero disparó penetró en el caliente corazón de La Cubana matándola en el mismo instante.- ¡¡Cobarde!!. ¡¡Sólo eres un cobarde, Fernando Alfonso!!.- Y tú sólo un envidioso porque yo soy quien me casaré con ella. - ¿Quién os ha dado la orden de matar a esa mujer? -inquirió el Virrey Ezpeleta.- Era sólo una víbora capaz de matar a cualquier ser humano que se cruzara por su camino.- Pues yo ordeno que os detengan de inmediato hasta aclarar por qué no la habéis dejado hablar. - De acuerdo. Pero antes exijo que se celebre mi boda con la hija de los Condes de Quito.- Vuelvo a repetirte, Fernando Alfonso, que esa boda se va a celebrar hoy mismo. La novia sigo siendo yo, la misma Liliana de las Mercedes Ordóñez y Sánchez Garre todavía más rejuvenecida gracias a la felicidad que me embarga en estos momentos... pero el novio no serás tú... sino El Español... si es que él me quiere...- Llevaba razón el gitano de "Candelas". Sí. Siempre he querido casarme con la mujer más bella de las Américas y esa eres tú.El Marqués de Cataluña cogió un látigo que había en el suelo.- ¡¡Apartate de ese peligroso pirata renegado, Liliana de las Mercedes, que al parecer os ha embrujado!!. Quitadle la ropa que yo le haré confesar hasta saber quien es en realidad.- ¡Usted no va a hacer nada de nada, señor Marqués de Cataluña, porque yo he ordenado que seáis detenido y guiado al calabozo mientras se aclara esa cuestión! -volvió a rugir el Virrey Ezpeleta. - ¿Qué suerte tiene? -exclamó el joven capitán Juan José -ahora hasta tiene la dicha de casarse con ella.- ¿Quién eres en verdad, Español?. Ahora que sois el futuro esposo de mi hija... ¿podéis decirnos cómo os llamáis y quién sois?.- Ahora sí que puedo y sí que quiero. Mi verdadero nombre es Julián José Esteban de Alonso y Araújo y soy madrileño de crianza aunque nací extremeño.- ¡¡El Duque de Pastrana!!.- Exacto, Don Lucio Armando... soy el hijo de vuestro más íntimo amigo, Don Florencio Esteban de Alonso y Estévez, Duque de Pastrana, que en paz descanse. - ¿Y vuestra madre?. ¿Qué ha sido de vuestra madre?.- Mi madre, la duquesa Doña Rosa Esteban Iglesias del Corral ya murió y descansa junto a mi padre.- Ya decía yo que era demasiado guapo y atractivo para ser un simple pirata.- Llevas razón, María Augusta, se notaba que tenía la clase y el estilo de todo un noble de alta graduación. Hasta tiene un rango de nobleza superior al del marqués.- Don Lucio Armando, tengo otra sorpresa más para usted. - ¿Otra sorpresa más?.- Sí. ¿Podemos hablar en privado?.- ¿Nos permite hablar en privado, señor Virrey?.- Podéis hacerlo con toda libertad.El Conde de Quito y el Duque de Pastrana entraron en la sala que servía para recibir a los más altos dignatarios que acudían al Palacio.- Os voy a enseñar unos documentos que guardo en secreto y os voy a explicar lo que de verdad sucede con respecto al Marqués de Cataluña. ¡Mirad el contenido de este sobre manila que llevo dentro de mi ropa!.El Duque de Pastrana sacó el sobre que había recogido del camarote de la ya extinta Cubana.- ¡Cielo santo... pero si son las diversas rutas que tenían previstas seguir los barcos que asaltaba La Cubana!.- !Exacto, señor conde!. ¡Alguien le avisaba siempre sobre esas rutas y se las pasaba por escrito!.- ¿Y qué tiene que ver el Marqués de Cataluña con todo esto?.- Mire lo que viene escrito en el sobre.El conde de Quito leyó.- ¡Aquí dice "Instrucciones de la cerda GB"!. Luego el que le pasaba los datos a la Cubana era un británico y deduzco que era Silverado.- ¿Cómo deduce eso?.- Porque la GB sólo pueden ser las iniciales de Gran Bretaña y porque el tal Silverado era tan gordo como una cerda porque además se dice de él que era aficionado a las mujeres y también a los hombres.- Se equivoca, Don Lucio Armando, se equivoca. - ¿Dónde me equivoco?.- En todo. Para empezar, las mayúsculas GB no se refieren a Gran Bretaña. Es un código secreto muy fácil de descubrir. Yo lo hacía desde que era muy niño cuando no quería que nadie se enterase de mis escrituras secretas. Consiste en poner la letra posterior a la que de verdad queremos poner. Es muy fácil deducir que GB significa en realidad FA. - ¿Y eso qué significa?.- Que no se refiere a ningún país sino a una persona cuyos nombres empiezan por F y por A. - Ya entiendo. ¿Estáis diciendo que era Fernando Alfonso?. Esa deducción no es suficiente.- Pero es que hay algo más. Si os dais cuenta la frase "de la cerda" no se refiere nada más que al apellido De la Cerda del Marqués de Cataluña. Y todavía hay más.- ¿Todavía hay más?.- Si. El abominable Marqués de Cataluña violó desde los doce años de edad a La Cubana cuando ésta estaba trabajando a su servicio y tiene guardado en la capital de Bonaire todo el dinero, joyas y tesoros que La Cubana robaba para dárselos a él. Todo lo hacía con la intención de volver algún año a España y levantar en armas a toda Cataluña para independizarse del resto de la Península Ibérica. Por eso le fue tan fácil detenerla en Bonaire cuando ya no le interesaba que siguiera estando viva porque se había comprometido con su hija no por amor sino ni tan siquiera por su sensacional belleza y cuerpo físico, sino por el interés de apoderarse de toda su inmensa fortuna y así conseguir tener más que suficiente para levantar a Cataluña en armas contra nuestro Rey Carlos IV y la reina consorte María Luisa de Borbón-Parma.- ¿Hasta ese punto llega la avaricia de un ser humano?.- ¿Quiere que le diga algo que escribí un día sobre la avaricia?.- Adelante. Necesito relajarme después de tantas emociones juntas.- Escuche: Callar no puedo este alma que me vibra al compás de todos mis sentidos y el humano corazón hecho de experiencias hondas. Callar no puedo estas injusticias de hombres hambrientos de gloria y de poderes sin importarles quiénes caen ya abatidos,ya heridos o ya simplemente errantes, por sus ansias y avaricias existenciales. Callar no puedo cuando veo a los gorriones sucumbir ante las pesadas armas del podery observar cómo lloran estos niños cuyo rostro son sólo sombra de vida porque les han despojado del sol que les hacía sonreír hacia el futuro. Callar no puedo cuando veo a los ancianos encorvados por el peso de las deudas míseras de un puñado de centavos mientras ellos llenan sus bolsillos de oro acaudalado por el esfuerzo que tuvieron que hacer estos ancianos encorvados por la vida. Callar no puedo ante la usura del gordo banquero que flirtea con las chicas modelos de las pantallas que los pobres miran solamente por soñar que están tres segundos junto a ellas. Callar no puedo cuando observo y miro las guerras que invaden al planeta de armas mortíferas para los humildes que sólo desean un alto el fuego definitivo y así tener la oportunidadde saber lo que es la paz en esta Tierra. Callar no puedo cuando veo a los muertosque caen en la batalla de banderas, símbolos solamente del deseo, de alzarse unas sobre las otras. Callar no puedo cuando al amor lo han confundido con modo de hacer sexo solamente y, en medio de las botellas y la droga, se arraciman los unos y las otras en la orgía petrarquista de estos mortales que confunden lo noble con lo librey sólo son materia acumulada movida por los hilos del guiñol de unos cuantos filósofos de la mentira. Callar no puedo cuando observo y miro cómo las tenazas de los cangrejos maquinistas destrozan en pedazos a esos inofensivos seres humanos que no pudieron conocer la vida por el ansioso afán de enriquecerse ante la ignorancia.Callar no puedo cuando veo a millones de personas caminando entre horizontes perdidos y lejanos de sus tierras porque les han cerrado la existencia en sus natales lugares y sus patrias. Callar no puedo... callar no puedo... cuando veo a las mujeres doloridas por el férreo puño de unos hombres que las violan con su bruta fuerzaen vez de amarlas con sus almas mientras las embozan ocultándoles la vista de su propio género y belleza para que no puedan ser tal como desean en el íntimo rincón de sus corazones.- ¡Simplemente genial!. ¡¡Veo que mi hija no se ha equivocado al elegirte a ti!!. En esos momentos entraron en el salón su propia hija Liliana de las Mercedes, su madre la Condesa de Quito y el cura dominico fray Domingo. La futura condesa de Quito y duquesa de Patrana fue directa al asunto.- Ni un minuto más. Sobran los invitados. Con el señor cura y mis padres de testigos es más que suficiente. ¡A ver, Julián José Esteban de Alonso y Araújo, prometes amarme y protegerme en lo bueno y en malo, siempre, simepre y siempre, hasta que la muerte nos separe!. - No.Todos quedaron pasmados. El golpe fue tan duro para ella que comenzaron a surgir las lágrimas de los hermosos ojos de la condesita pero El Español le limpió suavemente y con profunda ternura las mejillas. - ¡¡Prometo amarte y protegerte en lo bueno y en lo malo, siempre, siempre y siempre, no hasta que la muerte nos separe porque no habrá nunca ni muerte ni separación entre nosotros dos, sino hasta la Eternidad. Seremos solamente dos cuerpos, uno de mujer y otro de varón, pero en uno solo por toda esa Existencia dentro de la Eternidad.Ella reaccionó con la más linda de sus sonrisa. - ¡¡Yo también!!. FIN
Si me dices que me odias te envío un recuerdo de violetas envuelto en un papel dorado donde escribo la palabra GRACIAS; porque tu odio me abre aún más las puertas de mi felicidad que empieza por fe.
COPA LATINA. Jornada 1.- Colombia (26) - Ecuador (18) / España (45) - Francia (13) / Italia (26) - Portugal (26) / Rumanía (41) - Venezuela (17).Jornada 2.- Venezuela (14) - Colombia (16) / Ecuador (42) - España (14) / Francia (31) - Italia (57) / Portugal (41) - Rumanía (23).Jornada 3.- Rumanía (15) - Ecuador (34) / Colombia (12) - Francia (14) / España (47) - Portugal (28) / Italia (38) - Venezuela (24).Jornada 4.- Venezuela (37) - Francia (17) / Portugal (05) - Ecuador (35) / Colombia (20) - España (11) / Italia (12) - Rumanía (18).Jornada 5.- Rumanía (15) - Colombia (26) / Ecuador (14) - Venezuela (04) / España (49) - Italia (19) / Portugal (23) - Francia (21).JOrnada 6.- España (27) - Rumanía (50) / Colombia (13) - Italia (05) / Venezuela (00) - Portugal (28) / Ecuador (40) - Francia (33).Jornada 7.- Rumanía (06) - Francia (37) / Italia (15) - Ecuador (11) / Portugal (11) - Colombia (27) / Venezuela (20) - España (21). Jornada 8.- Ecuador (40) - Colombia (28) / Francia (61) - España (00) / Portugal (35) - Italia (13) / Venezuela (47) - Rumanía (14). Jornada 9.- Colombia (13) - Venezuela (23) / España (25) - Ecuador (45) / Italia (00) - Francia (21) / Rumanía (14) - Portugal (46).Jornada 10.- Ecuador (22) - Rumanía (24) / Francia (30) - Colombia (26) / Portugal (18) - España (15) / Venezuela (11) - Italia (13). Jornada 11.- Francia (46) - Venezuela (24) / Ecuador (03) - Portugal (25) / España (23) - Colombia (05) / Rumanía (61) - Italia (22). Jornada 12.- Colombia 835) - Rumanía (06) / Venezuela(13) - Ecuador (16) / Italia (35) - España (10) / Francia (36) - Portugal (31).Jornada 13.- Rumanía (11) - España (28) / Italia (11) - Colombia (46) / Portugal (25) - Venezuela (25) / Francia (25) - Ecuador (22).-Jornada 14.- Francia (58) - Rumanía (20) / Ecuador (00) - Italia (02) / Colombia (51) - Portugal (11) / España (55) - Venezuela (18).CLASIFICACIÓN FINAL GENERAL 1.- Francia.- 9 (432-289).2.- Colombia.- 9 (400-309).3.- Portugal.- 8 (374-285).4.- Ecuador.- 8 (332-274).5.- España.- 7 (370-384).6.- Italia.- 6'5 (268-326).7.- Rumanía.- 4 (314-479).8.- Venezuela.- 3'5 (271-354).Campeón:FranciaSubcampeón: ColombiaTerero:Portugal. Más Goleadore: Francia (436), Colombia (400), Portugal (374), España (370), Ecuador (332), Rumanía (314), Venezuela (277) e Italia (268). Goles 1 Partido.- Ruamnía (61), Francia (58) y España (55). COPA GRAN COLOMBIA.Jornada 1.- Colombia (14) - Ecuador (08) / Panamá (19) - Venezuela (03).Jornada 2.- Venezuela (17) - Colombia (04) / Ecuador (11) - Panamá (04).Jornada 3.- Venezuela (06) - Ecuador (31) / Colombia (22) - Panamá (12).Jornada 4.- Ecuador (15) - Colombia (25) / Venezuela (25) - Panamá (18).Jornada 5.- Colombia (63) - Venezuela (28) / Panamá (11) - Ecuador (71). Jornada 6.- Ecuador (03) - Venezuela (14) /b Panamá (15) - Colombia (32)CLASIFICACIÓN FINAL GENERAL.1.- Colombia.- 5 (125-80)2.- Ecuador .- 3 (139-74)3.- Venezuela.- 3 (93-128)4.- Panamá.- 1 (79-164)Goleadores: Ecuador (139), Colombia (125), Venezuela (93) y Panamá (79).Goleados: Panamá (164), Venezuela (128), Colombia (80) y Ecuador (74)Diferencias: Ecuador (+65), Colombia (+45), Venezuela (-35) y Panamá (-85).
Suceso Número 1: Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... un cocodrilo, un buey y un pavo real se han escapado del zoológico de Beijing. Hay qe tener cuidado con ellos, sobre todo y de manera muy especial con el pavo real, porque saben practicar el kung-fu. Se ruega a quienes los encuentren que avisen a la señora Encarnación de la ciudad de Madrid para ver si los convence a que vuelvan al zoológico o, en último caso, decírselo a Lord Shen para ver si escribe un libro titulado "Cuano el cocodrilo quiso ser un buey y terminó convertido en pavo real".Suceso Número 2: Tal día como hoy; o sea, hoy mismo...un mono se ha puesto a hablar con una víbora en medio del Paseo de los Melancólicos de Madrid. El tema de la conversación ha girado (se dice girado que es un modo muy bonito del decir de los periodistas) sobre la cuestión del sarpullido a causa de las cremas para tostarse bajo el sol. El mono ha terminado por dormirse justo en la acera y está estorbando el paso de los peatones seguidores del Atético de Madrid Club Fútbol y de la víbora nada se sabe pero, al parecer, tras la conversación mantenida con el ya dormido mono parece que ha decidido emigrar hacia el Halliput que se encuentra entre la India y otro país que me parece que es Cachemira pero que mira que me puedo equivocar y sea Hadrasut el lugar que ha elegido la víbora para seguir con sus morfinómanas conversaciones. Suceso Número 3: Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... un panda se ha unido a una pandilla de sinvergüenzas que están apedreando la Embajada de Mongolia en Italia. ¿Será verdad que Mongolia tiene embajador en Italia?. Yo lo único que sé es que el panda no hace más arengar a los de la pandilla de sinvergüenzas para que no dejen de tirar cáscaras de plátanos contra la citada Embajada de Mongolia en Roma. Los romanos no saben qué hacer pero quizás alguno de ellos sufra de un ataque de colesterol por haber comido demasiados huevos fritos esta misma mañana. El caso es que el panda y su pandilla están en plena efervescencia estomacal y para curarse van a tener que visitar al Doctor Frankestein (si es que el famoso actor Pedro Osinaga decide aceptar la prouesta de hacer de panda en la próxima película de este famoso monstruo). Suceso Número 4: Tal día como hoy; o sea, hoy mismo...un consumo excesivo de crisis ha roto los nervios de los altos directivo de Ferrovial y es que los trencitos del amor han dejado de circular en la ciudad de Quito porque al señor presidente de la República de Pakistán le ha dado por decir que los trencitos del amor suponen una ofensa para los imanes. ¿De qué imanes está hablando el señor presidente de la República de Pakistán?. De momento se ha abierto una investigación para ver si dichos imanes son devueltos a la Ferretería Paco de la ciudad de Murcia; porque, al parecer, algunos cacos bolivarinos del país de Nunca Jamás (que podemos señalar sin equivocarnos que se trata de Venezuela)asaltarona durante la amdrugada a dicha ferretría y ahora el ferretero Paco está que como alguien le diga buenos días suelta una palabrota de muy señor mío.Suceso Número 5.- Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... se están movilizando las empleadas de El Corte Inglés de la ciudad de Valladolid para que les den más tiempo para el bocadillo porque dicen que las empleadas de El Corte Inglés de Madrid tienen 5 segundos más que ellas para meterse dentro del cuerpo un bocata de chorizo a la brasa. Sin comentarios. Suceso Número 6.- Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... hasta un total de 60 ciudades españolas están pidiendo la independencia absoluta, total e irrevocable. Según un cable que me envían desde el Perú, al parecer dichas ciudades empiezan todas por la letra M; o sea, que entre ellas (que no todas son españolas porque esa noticia es un poco falseta) están Madrid, Málaga, Marraqués, Moscú, Manila, México D.F., Molinos de Papel, Miami, Molina de Aragón, Molina de Segura, Mollina, Mogadicho, Maracaibo, Mazarrón, Murcia, Mascate, Minneapolis, Madrid de Estados Unidos, Mendoza, Mejorada del Campo y 40 más. Así que se vayan preparando los profesores de geografía si es que 80 nuevas naciones independientes surgen por el horizonte... por allí donde el sol se oculta en las aguas del Mar Negro que, por esa causa, no se puede ver nada de nada si te pilla allí la noche en un barco de los de vapor. Por cierto a una señora de Cantimpalos se le está quemando el cocido y sale un enorme chorro de vapor de la cocina de su casa.Suseso Número 7.- Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... se acaba de descubrir una osamenta... o sea... o sea... o sea... que no se sabe si pertenece a un oso de las cavernas (el famoso Oso Buco de las pastelerías de España) o es de la época de cuando Pérez jugaba en la Real Sociedad de San Sebastián. Desde San Sebastián de los Reyes, en la provincia de Madrid, me mandan un mensaje: "la citada osamenta pertenece o sea... o sea... o sea... a un oso portugués que estaba veraneando en las costas de Galicia". Ante la confusión que existe con dicha osamenta... o sea... o sea... o sea... lo mejor es decir que pertenece a Osuna, en la provincia de Sevilla o a un seguidor del Osasuna... o sea... o sea... o sea... que hasta en Navarra existieron y todavía existen osos. Suceso Número 8.- Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... el famoso David Villegas (nada que ver con David Bisbal ni el David bíblico) acaba de idear un nuevo plan para intentar ligar con chavalas modélicas. Lo más destacable de dicho Plan es que lleva adherido un traje de supervivencia en caso de que la modelo diga que sí. Dicho traje consta de capucha capuchina por si las moscas; de antifaz a lo Juana la Loca (porque seguro que alguna loca se apunta y no explico más esto no sea que me digan alguna barbaridad) y unos pantalones de felpa en caso de que haya que huir a toda pastilla. Por cierto en el Plan también va unida una pastilla de sopicaldo de Avecrem para comer algo porque seguro que lo de ligar con alguna modelo falla.Suceso Número 9.- Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... un tío barcelonés por parte de padre me está llamando por teléfono para que le preste un euro con cincuenta céntimos porque quiere fumar tabaco alemán. Yo me he hecho el alemán y he contestado. "Ich habe nicht, weil ich nicht sein Vetter bin". Al parecer me amenaza con colgarse de una viga del edificio de la Sagrada Familia. Insisto en decirle lo mismo y allá él lo que quiera hacer con su vida: "Ich habe nicht, weil ich nicht sein Vetter bin". Súceso Número 19.- Tal día como hoy; o sea, hoy mismo... no me llega ninguna noticia de haber sucedido nada sucesible en el País de las Mandrágoras (literaria forma de llamar al País de los Cedros o sea, al Líbano). Adiós.
Un claro interior del porvenircomo puerta de vida y de concienciahace que la luz arañe la nieblay siga hacia delante como sombra de hombre.Bebe la sed en todos los poemasdel grito profundo por vivir esta existenciacomo recuerdo que pasa encendidoen el juego de las lunas dormidas sobre el césped.La vida es un asunto de ganas de andary cruzar rompiendo ondas en el subir y bajarde las estaciones del curso de los tiempos.Hay que ver cómo el mundo sonríeentre los brillos del amor de los astrosy el corazón enamorado de la luz.Maduran ya las esquinas de la nieblay no se ve más que el sol flexionando rayos.El agua habla con los árboles con frutocomo templanza de locura delicada.Cantan los pájaros y el airehace que se muevan las ramas de los almendrosal compás del brillo de los pajonalesy el hermoso calendario de hace un momentoresurge de nuevo para ser presente.Al país de aquel tiempo que grabó una lunade amor legendario sobre las piedrasle surgen las hiedras en sus puertas arrinconadasy se duermen al otro lado de las horas.Ya no hay desamparo en las antiguasolas del pasado y aturdido fuego…y la pasión del silencio caprichosose abre para ir junto a las cariciasde la piel con infinitas complicidades.Para buscar el fondo de las caricias de la lunase enreda el aire con los besos de la noche.
Hora H del Día del Frío Mundo. Suena el teléfono no cuelgues por favor. - Aló. - Hola José María, que te llamo porque tengo muchas ganas de hablar contigo y a ver si tienes disponibbles aunque sólo sean diez minutos para poder hablar contigo.- Lo siento pero ahora tengo que hacer caca. - ¿Y después de hacer caca puedes tener sólo diez minutos de tu vida para poder hablar conmigo?.- Lo siento pero después de hacer caca, siempre tengo tres horas seguidas de meditación trascendental hasta que mi cuerpo vuelve a su estado natural.- ¿Y después de que tu cuerpo vuelva a su estado natural tienes solamente diez minutos para poder hablar contigo?.- Lo siento pero hoy tengo la visita de un hombre muy bien trajedo de color verde con corbata de lujo y zapatos de más lujo todavía y que es un señor muy importante en esto de las finanzas.- ¿Y despúes de la visita de ese señor tan importante en el mundo de las finanzas que hasta viste un traje elegantísimo de color verde, corbata de fantasía y unos zapatos tan finos puedes tener diez minutos para hablar conmigo?.- Lo siento pero es que me voy a concentrar religiosamente para organizar un esquema muy bien desarrollado, con toda clase de detalles, y no puedo perder ni un segundo con un hombre tan normalito como tú. - ¿Y después de todas ese grandioso y magnífico esquema tan bien desarrollado sobre la comunicación interpersonal puedes tener diez minutos para poder hablar contigo de persona a persona?.- Lo siento pero después de elaborar ese maravilloso esquema sobre la comunicación interpersonal no admito que ninguna persona hable interpersonalmente conmigo porque entro en una especie de letargo ya que espero una llamada muy importante dentro de cinco horas y que es desde los Estados Unidos.- ¿Y después de contestar dentro de 5 horas a esa llamada de los Estados Unidos tienes sólo diez minutos para charlar conmigo?. - Lo siento pero después, a las 7 de la tarde, ya corto toda mi comunicación porque religiosamente ceno a la 7 de la tarde y religiosamente tengo que estudiar las Concordancias Bíblicas para mi gran sermón del domingo que viene.- ¿Y después del domingo que viene, sabiendo que estamos en miércoles, tienes diez minutos para poder hablar conmigo?.- Lo siento pero después de mi gran sermón el próximo domingo tengo un viaje para Sudáfrica dentro de diez dias pero tengo que prepararlo al detalle y no tengo ningún minuto libre porque andan por ahí muchas personas que me necesitan y tú puedes esperar porque no eres tan importante. - ¿Y después de ese mes de visita s Sudáfrica tendrías diez minutos para poder hablar conmigo?.- Lo siento pero después de volver de Sudáfrica tengo que ir al Aeropuerto a recibir a una chavala muy guapa, muy rubia y con muchos ojos azules, muy inteligente y muy sueca y como comprenderás tú eres menos agraciado que ella y por lo tanto debes esperar a otro momento. - ¿Y después de esperar a otro momento tendrás diez minutos para hablar conmigo?.- Lo siento pero después de atender a esa chavala tan guapa, tan rubia y con tan hermosos ojos azules y tan sueca pues entro en fase de meditación y me paso 4 días y pico meditando sobre la posibilidad o imposibilidad de hacer un campamento.- ¿Y después de meditar cuatro días y pico sobre lo del campamento tendrías diez minutos para hablar conmigo?. - Lo siento pero después tengo que organizar todo lo relacionado con el campamento que como sabes se va a celebrar dentro de tres meses pero las cosas o se hacen bien o no se hacen.- ¿Y después de este tiempo de planificación del campamento y después de tres meses, tienes unos diez mintutos para poder hablar conmigo?.- Lo siento pero después viene Jorge y ya sabes que Jorge es muy importante y además es tan importante que le conocen en el mundo entero porque hasta libros tiene publicados y a ti no te conoce nadie y por supuesto tengo que hablar con Jorge con quien hablo todos los días por teléfono y muchas veces en persona y tú pues no das la talla que tiene Jorge.- ¿Y después de esa grandiosa y grandilocuente comunicación personal con Jorge tras vuestra sabia y eminente conversación, puedes tener diez minutos para hablar conmigo?.- Lo siento pero me reuno después con un gran grupo de teólogos de muy alta cualificación incluídos teólogos de otras religiones y ya sabes que tú de teología no tienes ni idea y yo tengo muchas ideas de teología y así que tienes que seguir esperando a poder hablar conmigo. - ¿Y después de esa reunión con los más famosos teólogos sabios del mundo entero tendrías diez minutos para hablar conmigo?. - Lo siento pero después resulta que Alfredito hace dos años que tuvo una chinita en su zapato y tengo que hablar con él sobre la chinita en el zapato y saber si ahora sigue la chinita en el zapato o ya no tiene esa chinita y me voy con él a su casa a medir los metros cuadrados que tiene y los kilómetros, metros y centímentros que hay de distancia entre su casa y el aeropuerto y después pues aprovechando que estoy en el Aeropuerto pues me voy a la India para dar a conocer alguno de mis profundos discursos sobre la comunicación y lo importante que es comunicarse con las personas. - ¿Y después de ese otro viaje a la India para hablar como un superdotado orador sobre lo que es la comunicación humana tendrías diez mintuos para hablar conmigo?.- Lo siento pero puedes escribirme un email.- ¿Y después de escribirte otro email de los muchos que te he enviado ya y a los cuales ni los has leído ni mucho menos los has contestado, puedo tener solamente diez minutos para habla contigo?.- Lo siento pero después de no leer tus email para no contestarlos porque no eres importante tengo una suculenta comida con Luis Eduardo que es todo un tío con unas ideas increíbles, que canta mejor que Caruso y que me parece todo un personaje por sus grandes pensamientos sobre cómo hacer el amor en tríos o más de tríos y no como tú que no eres famoso y no eres como él porque él no solo canta y pinta muy bien sino que tiene unos pensamientos personales increíbles con unas ideas icreíbles y no dice tantas tonterías como tú.- ¿Y despúes de haber comido suculentamente con Luis Eduardo y de haber hablado con él de cosas tan importantes como el triángulo amoroso de dos hombres con una mujer todos al mismo tiempo y de cuál es el cangrejo más común que se cria en las diversas aguas del mundo entero podrías tener diez minutos para poder hablar conmigo?.- Lo siento pero después tengo religiosamente que echarme la siesta y he dado la orden de que nadie, absolutamente nadie, me moleste.- ¿Y después de la religiosa siesta tendrías diez minutos para hablar conmigo?.- Lo siento pero despues tengo que seguir tumbado en la cama y ver la televisión para tocarme las narices a gusto.- ¿Y después de tocarte las narices a gusto tendrías diez minutos de toda tu vida para poder hablar contigo porque tengo urgencia de hablar contigo?.- Lo siento pero mi agenda está ocupada hasta el año 2015 con citas como, por ejemplo, el portero del equipo del barrio que está desmoralizado porque le han marcado 14 goles y la señora vecina que ha perdido un peine y hay que encontrarlo antes de que pase de largo el siglo XXI.- ¿Y después del año 2015 tendrías diez minutos para hablar conmigo?.Etcétera, Etcétera y Etcétera. NOTA 1.- José María: ¿Sabes ya por qué hablo en voz alta pero con voz muy bien medida y por lo bajo, o sea que no doy ni voces ni gritos como otros para que los demás lo vean, con Jesucristo que sí que tiene diez mintuos para hablar conmigo y por eso hablo con Él en voz alta moderada o en voz baja en silencio, porque él no sólo me da diez minutos de su tiempo para hablar conmigo sino que también pueden ser dos horas o incluso la 24 horas de día?. Pue eso... vuelve a leer la Biblia por enésima vez a ver qué dice la Biblia de cúando, cómo, cuánto y en dónde se puede hablar con Jesucristo y no contigo que eres tan famoso en el mundo entero y te echas la siesta religiosamente antes que perder diez mintuos conmigo porque yo digo muchas tonterías y no el famoso Luis Eduardo que encandila tanto que hasta le pagas la suculenta comida y al tío le sale hasta gratis toda su estadía además de que cobra un mogollón de dólares por cantar eso de o me llevo a tu mujer o entre los tres nos las apañamos para pasarlo bien en la cama etcétera, etcétera y etcétera.

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales695851
Textos Publicados5312
Total de Comentarios recibidos889
Visitas al perfil175560
Amigos132

Seguidores

25 Seguidores
magda mora
Maria Jose Acuña
esmeralda
Dario Eulufi
Claudio Gabriel
Javiera Barriga
zailé palacios
daniela.soprano
federico.gonzal
Guadalupe Mendoza
Andrea Bilbao
Andrea Bilbao
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

132 amigo(s)
Raquel Garita
Ovidio Lopez Cabanna
milagros
Evelin Zapata
Isaí D. Sotto
susana
javier castillo esteban
Camila Romero
Q
raymundo
**Leticia Salazar Alba**
En otros lados
SARTRE
Luis Antonio Aranda Gallegos
Marìa Vallejo D.-
Turmalina
lourdes aquino
marcel.. R.
Maru Flores
ruth
Juan Carlos Calderón Pasco
Enzo
Cristofer G
LUZMA54
Dayana
Eliza Escalante
GLORIA MONSALVE..
Araceli Valverde
Ana Belen Codd
carolina
javier lopez
zulay lopez
Bilis Negra
Edisson Martinez
Ger Kleiner
jesus Castillo Cardozo
eon
aidee montserrat aguirre varela
Luis Eduardo Lopez
Alvaro Montes
Victor hugo hernandez freyre
Les Liébana
Fabiana
Lucia Esteban
Sergio Soria
Marisol
ayelen
Silvana Pressacco
Rocio Sandri
antonia
Jaime Pasquel Brash
Vocla
katrix22
Ángela Rodríguez Olán
Senior
José Gregorio Cova Cordero
NICOLAS VILARO
Giovanni Hernando Rodiguez Laverde
Alice Sapiains
Tatiana
marcia duran mattaz
RAFAEL GAMERO BORREGO
Maria Ines
Rixy
Andrea
Angie Monroy
Marina Campano
Luna Fate
Deborah Gomez Archetti
Andrea Estefania...
lorena rioseco palacios
marlyn ruiz
Laura María
María de Montserrat Zenteno Palacios
Ro
Wilder Zumarán
javier tovar
Uriel Delgado Méndez
Agustina Aguirre
Greyzibeth Andreina Farias Villarroel
Juan Martín Sáenz
Luz Margarita Cadavid Rico
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
karla lorenzo
Karla Paola
jesus.bardon.11
Elian
jesuseduardo.mo
VERONICA MOLINA DIAZ
Emmanuel Alvarado
cynthia
Karmen HG
Stella
mar
Celina
Kanade
German Karel Hänisch
Eduardo Cle Vicente
Yamilex Aponte
 
diesel

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de diesel

  Raquel Garita
  juan tero
  michiyosama
  Evelin Zapata
  Radical 360
  marisu
  raskolnikov
  VoyageEtLivres
  QQQ
  raymundo reynoso cama
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 14 Próx. > Fin >>