El Huacal
Publicado en Mar 12, 2013
Prev
Next
Image
 
 Elotes  hervidos, fruta jugosa, chiles secos, cadáveres marinos, carne deshidratada y sudor humano, son los ingredientes del caldo aromático de recepción.
 Faltaba el oxigeno y el calor asfixiaba.
 El mercado bufaba y sollozaba, como los animales convictos en el rastro, mientras arriban los camiones de redilas para desembarcar, seguidos por perros amorosos, y ratas desesperanzadas.
Ya desde la oscuridad del amanecer, las naves del mercado, huelen a sangre tibia.
 La muerte danza con la vida, y las reses destripadas, desfilan como streepers en pasarela, los pollos decapitados y calladitos, se entregan por toneladas,  los camioneros apilan las cajas con pescado frío, una sobre otra, como los ataúdes de un cementerio marino.
 La clientela serpentea a través del comercio,  vocifera, acapara, selecciona y califica los frutos, las carnes y los vegetales, que los marchantes comercian.
En el puesto de las legumbres, atendía una verdulera gorda, chichona, y muy tenaz,
vendía plátano macho, mango petacón,  naranjas de Ecatepec y chiles secos,  con tonos que iban desde el ocre Prusia,  hasta el humo óxido.
  Chile morita, pasilla, chile ancho, estragón, chile manzano y piquín.
 Pero su orgullo eran los acociles enchilados con limón, los preparaba tres veces a la semana y ése día sólo le restaba un cuarto,  y por ser domingo de resurrección, era factible vender un kilo o más., así que la gorda muy confiada hizo  cuentas en su mente, y allí, complacidos, le sonreían sus acreedores recibiendo el pago de sus manos.
 Se desató el reboso con el que llevaba a su hijo en la espalda, envolvió al niño y lo acomodo en un huacal.
 Pensaba sólo en atravesar la calle y comprarle al camionero que viene de Hidalgo, los acociles.
 No más de ochenta pasos tendría que caminar de ida y otros de vuelta, y no había dado todavía tres, cuando la aventaron con fuerza y enojo.
 Cayó de cara y la patearon dos mujeres más gordas que ella en el estómago.
 ¡Por puta!,
 Fue la última frase oyó la verdulera.
 Después todo era risas y luces estroboscópicas, quedó un estado semiconsciente que terminó por fulminarla.
 Su dinero voló con su conciencia, las monedas cayeron al piso, y la mujer se vomitó
 -Setenta pesos en monedas de cinco, un tesoro-
Se decía el organillero que levantaba las que podía, al tiempo que hacia sonar su instrumento.
 Con el vestido en la cabeza y las piernas acalambradas, inconciente, enredada entre sus años y sus kilos, la tragedia de la verdulera, pasó de ser espectáculo a molestia y finalmente, la indiferencia de la ciudad la dejó morir de asfixia.
 El mercado  estridente por naturaleza, lucia además, alborotado y jarioso, los perros ladraban, las ratas acechaban, los gatos huían, y las cucarachas volaban.
 El forense llegó para declarar oficialmente muerta a la occisa, se llevaron el cuerpo, y  el festivo operar del mercado volvió a la calma.
 Se aplanaban bisteces, se pelaban nopales, y se desgranaban mazorcas en medio de gritos, consignas y pregones, el pescado muerto de frío nadaba en el hielo,  los pollos soñaban con su cabeza, mientras el sol caía radiante, sobre los cargadores y los marchantes.
 En el puesto de las flores una abeja saltaba entre alehelis y rododendros, y en  el puesto de ultramarinos, las moscas se amaban entre  botellas de jarabe de tamarindo y guanábana,  zumbaban entre las cubetas de mole rojo y adobo, anunciando el cierre del comercio.
Las despensas quedaron surtidas, los empaques embalados, las ventas pagadas, y el mercado se desvaneció con la tarde.
 Dejando basura para las ratas, hambre para los perros, gatos para la noche, y en un huacal, un niño para la calle.
Página 1 / 1
Foto del autor Sat Rodrguez
Textos Publicados: 5
Miembro desde: Mar 10, 2013
2 Comentarios 333 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

La orfandad se refugia en la calle, se alimenta de basura, y el mercado es su mejor proveedor.

Palabras Clave: Mercado Huacal pescado moscas ratas cucarachas fruta

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (2)add comment
menos espacio | mas espacio

kalutavon

Ah que texto tan pintoresco. Un día de mercado con todo su esplendor, un cuadro lleno de vida aunque hable mucho de muerte. La orfandad completa encubierta o descubierta en una narrativa ágil, sarcástica, a veces mordaz, por instantes cruel como suele ser la crítica social. Forma y fondo, a mi entender, de los mejor de por acá. Saludos.
Responder
March 12, 2013
 

Sat Rodrguez

Qué amable, muchas gracias,

Saludos.
Responder
March 13, 2013

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy