EL PROCEDIMIENTO
Publicado en Oct 31, 2010
Prev
Next
Image
Eran más de las diez y media, cuando notó que alguien estaba en la puerta de su casa, iluminado quizás por el escaso resplandor de la luna.
Ajustó sus zapatos, su cinturón y abrochó su camisa hasta el botón del cuello e inició el camino hacia la puerta, justo en el preciso instante en el que un hombre con un habano en la boca, vestido con una campera de cuero, jean y botas estaba a punto de tocar el timbre, pues mientras se arreglaba las ropas, le seguía con la mirada a través de la ventana que desde su habitación daba a la calle.
Sus pies parecían no responder a sus deseos de averiguar que estaba haciendo aquel hombre detenido en la puerta. Tuvo que hacer una pausa a mitad del recorrido, pues necesitó un vaso de agua del cual apenas pudo probar sólo un trago, porque su camisa comenzó a pegársele al cuerpo, como si estuviese sudando.
Habría podido ir directamente a su habitación, para cambiarse, pero el fisgoneo le hizo continuar. Al llegar tomó el picaporte con la mano izquierda y con la otra, como pudo, trató de girar la llave varias veces, mientras espió con un ojo por la mirilla como intentando saber si aún estaba del otro lado, ya que no se escuchó siquiera el menor ruido.
- ¿Quién está ahí? - dijo casi con inquietud
- Abra la puerta señor Dream - replico el hombre con voz grave. Al abrirla, el hombre se paró firme y de inmediato le enseñó una credencial al tiempo que le dijo:
- Buenas noches,
- Buenas noches ¿pero?...
El hombre no le permitió continuar y le indicó:
- ¿Ve usted a esos caballeros que están en el automóvil? - señalando un vehículo de color verde oscuro
- Sí - dijo - los veo. ¿Qué sucede? - inquirió
- Somos agentes de la brigada y estamos realizando un procedimiento por la zona - al decir esto, guardo rápidamente la credencial.
- ¿Un procedimiento? ¿A qué se debe?
- Cálmese. No es usted quién debe hacer preguntas, más bien deberá responder las mías, pues tenemos precisas instrucciones para interrogarle.
- ¿Cómo? ¿Interrogarme dijo?
- Es inútil, insiste con sus preguntas - dijo uno de los agentes, quien descendió lentamente del automóvil
- ¿Qué ha estado haciendo temprano por la mañana en el burdel de la otra cuadra? - preguntó el agente recién llegado.
- De haber estado ahí, pues, lo que hacen todos, supongo - replicó Dream
- ¡No mienta!
- No estuve ahí. Y yo no miento.
- ¡Miente! - dijo el agente de campera acercándose a su rostro.
- Usted quiere que mienta. Mire, estoy descansando de modo que, sean breves por favor. - dijo Dream a modo de ruego.
- No señor. ¡Usted miente!, como mintió cuando dijo que veía a mis hombres dentro del automóvil, lo cual era imposible debido a la distancia y escasa iluminación, sin contar que los vidrios del automóvil también son oscuros, naturalmente.
- No mentí. Los había visto desde mi habitación y cuando usted se paró en la puerta de mi casa, decidí investigar quién era y que ocurría...
- ¿Por qué no lo mencionó antes, entonces? - dijo el agente volviendo a interrumpir
- No lo creí necesario.
- ¡Silencio! No intente ridiculizarnos; usted estuvo en el burdel y no ha respondido como corresponde a nuestras preguntas.
Por un instante, que pareció eterno, Dream agachó la cabeza, como resignado ante los cuestionamientos de los agentes. Hasta que repentinamente levantó la cabeza, fijó su mirada en uno de ellos y dijo:
- Sí, lo hice
- ¡Ah! ¡Reconoce que estuvo en el burdel! - dijo el otro agente apuntándole con un dedo y en un gesto como si hubiese pillado a un rufián.
- Para nada. Me refería a las respuestas en relación a sus preguntas - en ese momento lo sujetaron de ambos lados esposándole contra la puerta fuertemente sus manos.
- ¡Un momento! ¿Por qué me hacen esto? - Exclamó casi en un grito - ¿Por qué me obligan a decir lo que no es cierto? ¿Quizás, para facilitarle su tarea y quedar bien con su jefe? ¡Por qué! ¡Miren vecinos! - elevando la voz, mientras se encendían algunas luces en los umbrales de las casas lindantes -; ¡El gran agente que por fin arrestó a alguien! Sin importarle, naturalmente, si soy o no culpable de algo por lo cual aun ni siquiera he sido notificado como manda la Ley - continuó defendiéndose Dream, al tiempo que los agentes, con prepotencia, lo empujaron contra la puerta oprimiéndole con fuerza del cuello y él luchaba por esquivar la pestilencia a habano que emanaba de su boca el agente de campera, quien no perdía de vista al otro, como si su deber tuviera que concluir en ese mismo instante...
...Al despertar Dream, se encontró en su cama totalmente transpirada; suspiró con alivio y excitación; decidió tomar una ducha, quizás para relajarse. Entonces se enderezó, entró al baño, abrió la canilla de la ducha y al tirar de una toalla que colgaba de la pared, se encontró con las esposas del procedimiento.
Página 1 / 1
Foto del autor Gustavo Milione
Textos Publicados: 148
Miembro desde: Apr 02, 2010
6 Comentarios 878 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

El seor Dream, despierta de una pesadilla... lo era?

Palabras Clave: sueo culpa

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos


Creditos: Gustavo Gabriel Milione

Derechos de Autor: Reservados


Comentarios (6)add comment
menos espacio | mas espacio

Guillermo Capece

Gracias por tu coemtario, por la idea que me das y el incitarme a escribir. Vere si lo hago.
Abrazo
Guillermo
Responder
November 29, 2010
 

Gustavo Gabriel Milione

Guillermo: Adelante con tu relato de operación de vesícula!!, sería una muy buena idea Guillermo, un relato sobre esas apestosas burocracias de las obras sociales, teniendo en cuenta que nos afecta a todos, considero que sería una narración donde muchos nos sentiríamos identificados. ¡La espero con ansias, a escribir amigo! Un abrazo enorme.
Responder
November 25, 2010
 

Gustavo Gabriel Milione

Amigos: Muchas gracias por sus elogios (no los merezco). Pero reconozco que esos elogios sirven para alimentar la creatividad. Jesús: es muy cierto lo que decís, de hecho Kafka es "mi musa inspiradora", tal vez como si me hubiese dado cuenta, hubo de ser una herencia de mi abuelo José M. ¡Muy agradecido por el recuerdo del gemial Franz Kafka!
Responder
November 25, 2010
 

Guillermo Capece

Gustavo G.:
estupendo el relato, con gran intriga. Precisamente me acaba de ocurrir algo parecido, pero en torno a una operacion de vesicula y la gran "burrocracia" que hay en las Obras Sociales y las Clinicas.
Felicitaciones
Guillermo
Responder
November 24, 2010
 

leticia salazar alba

ME PARECIO UN TEXTO MUY INTERESANTE CON UN FINAL IMPACTANTE, TE FELICITO MANEJAS LA NARRACIÒN DE UNA MANERA INCREÌBLE, TE MANDO BESOS, LETY
Responder
November 24, 2010
 

Jesus Eduardo Lopez Ortega

Amigo me ha gustado mucho tu relato.
Me recordó al Proceso una novela de Kafka.
"El que sufre un proceso lo tiene casi perdido".
Mis estrellas para su obra.
A favoritos.
Responder
November 23, 2010
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy