Revivir gracias a ti.
Publicado en Apr 04, 2010
Prev
Next
La vida cuando menos lo esperas te puede presentar a la persona que estuviste esperando toda tu vida. El mundo es demasiado grande pero eso no prohíbe que haya casualidades.Esta es mi historia..
Principios de Septiembre del 2009, mi mundo se derrumbaba. Ver cómo todo lo que había soñado y construido con cada centímetro de mi corazón caía a pedazos. El tiempo pasaba transpasándome, sin modificar ni un poco mi estado anímico. Levantarme todas las mañanas sin esperanzas ni esperando algo. Vivir por vivir, sin significado alguno. El diagnóstico de mi alma empeoraba cada día, iba de mal en peor. Los días transcurrían como eternos, no encontraba el punto final a mi tristeza. Mi cabeza era un ir y venir de recuerdos que vivían acechando mi corazón esperando el momento indicado para atacarlo. El dolor me consumía, no sabía que hacer con mi vida. Estaba totalmente atascada. Tanto amigos como familia intentaban sacarme del pozo donde mi cuerpo y alma yacían pero era imposible. Intentaban intentaban pero nada de eso servía. Era un caso sin salida, un problema sin solución. La única salida momentánea e inútil que le encontraba era dormir. Dejaba de pensar en eso que tanto dolía por unos instantes, y qué bien se sentía. Quería dormir para toda la vida, no quería saber más nada de este mundo lleno de traición y mentiras. Escapar, morir.
Llevaba la carga de mis recuerdos a todos lados que frecuentaba. No había momento ni lugar en el cual podía evitar ese boomerang de pensamientos.  Me prometí a mi misma no volver a enamorarme nunca más. No quería volver a sufrir de esa manera, no quería volver a sentir mi corazón contrayéndose, agujereándose y por último desangrar por doquier. O eso había prometido hasta que...
Un día como los demás (ya que todos me parecían exactamente iguales), conocí a la persona que me haría romper la promesa y detener mi caída eterna al abismo. El amor me había dado otra oportunidad, y mi corazón no la iba a dejar pasar.
14 de Diciembre del 2009.  El día que retome las riendas de mi vida que se habían descarrilado por allí. Me dió todo lo que necesitaba. Comprensión, apoyo y afecto. Todo lo que necesitaba estaba encerrado en esa persona que en tan poco tiempo se hizo tan especial. En algún que otro momento me preguntaba: ''¿Esto será real? ¿O acaso lo estoy imaginando?''. No lo creía posible. Cuando uno siente angustia lo último que tiene es esperanza. Y esta persona me hizo volver a creer. No te conocía lo suficiente pero te deposité toda mi confianza, y sin querer mi corazón. ''Lo mejor llega cuando menos lo esperas''. Al fin había podido citar es frase tan cierta en mi vida. 
Poco a poco se adueñó de mi herido corazón. Lo arregló poquito a poquito poniendo cada pieza en su lugar. Mi vida era un descontrol, no iba para atrás ni para adelante. Él supo ponerle fin a tanto sufrimiento a través de sus palabras, las únicas que realmente llegaron a mi alma que buscaba ayuda y no encontraba. Él le dio luz a mi túnel de oscuridad. Me abrió los ojos otra vez y me hizo ver que no todo estaba perdido y que siempre la vida te da una segunda oportunidad. Y llegué a una importante conclusión..
Él resultó ser mi segunda oportunidad.  No podía alejarme de él, era mi fuente de esperanza y el único lugar donde quería ser feliz era junto a él. Al principio me costaba acercarme ya que no lo conocía mucho, pero aún así, con esta actitud mia, él me supo esperar. Nadie tuvo tanta paciencia conmigo. Dejaba que el tiempo haga lo suyo, pero él también ayudaba. Con cualquier cosa, grande o chica, él me ayudaba. Ponía cada minuto de su tiempo en mi, en mi progreso y en sus ganas de que yo salga para adelante. Tropezaba de vez en cuando, pero sabía que esta persona me iba a sostener y evitar que me caiga. 
Pasaba el tiempo y me recuperaba, siempre juntos. Al final, me di cuenta de que él era la persona que esperé toda mi vida. Era justo lo que necesitaba, mi complemento. El perfecto complemento para mi. Analicé después de tanto tiempo mi corazón y los resultados fueron extraordinarios. Mi corazón estaba arreglado y me encontré con otra gran sorpresa. Ya no me pertenecía, era de él. Caí en la realidad y me di cuenta que...estaba totalmente enamorada.
El sentimiento más hermoso lo volvía a sentir, y cada vez más fuerte. Volví a sentir ganas de vivir y de empezar de nuevo realmente a partir de eso. Es hasta el día de hoy que lo amo, cada día más. 
 
Página 1 / 1
Foto del autor Carolina A.
Textos Publicados: 46
Miembro desde: Apr 02, 2010
1 Comentarios 242 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Palabras Clave: amor

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Personales



Comentarios (1)add comment
menos espacio | mas espacio

raymundo

La vida no sólo nos da una segunda oportunidad, sino que nos ofrece millones de oportunidades , que nosotros no las queremos ver por estar enfrascados en nuestros problemas y, hasta cierto punto, es normal por falta de experiencia. Hay que recordar que nadie, o casi nadie, se casa con su primer amor. Ummm ¿Te habías dado cuenta de eso? Si un amor se va...duele pero ya vendrán otros y generalmente mejores que el primero. Hermoso texto narrativo, te felicito por ello y recibe un cordial saludo de mi parte.
Responder
November 06, 2010
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy