Vincent y Theo
Publicado en Nov 12, 2009
Prev
Next
Image
Los girasoles de Van Gogh brillaban como soles embriagados ¿Serian una alucinación producida por el hongo del centeno y el laudano? o quizás una interpretación de los algodones enchastrados de sangre después de cortarse la oreja? (Querido Vincent: las putas no quieren orejas, quieren dinero, escribió con razón el tío Hank luego del tercer vaso de whisky). Menos mal que fue la oreja y no por ejemplo un dedo o la mano, a ver si todavía ese fatal suceso nos hubiera privado de sus girasoles y sus cuartos y sus comedores de patatas. Y Theo ¿seria el mecenas generoso sabedor del talento de Vincent o un frío contador que calculaba en términos de pérdidas y ganancias? ¿Por qué la historia habla del genio demente y el hermano generoso? Theo da asco. Los Theos del mundo dan pena. Hombres grises que a lo sumo se prenden como garrapatas al lomo del talento y la fuerza ajena. Vincent agonizaba, Theo apenas percibía la vida a través de los ojos del geniecillo. Theo seguía la bucólica y segura vida del burgués, acumulaba. La oreja sangrante es mucho más que una ofrenda al amor, es un acto de desprecio y despojo (las novias no quieren actos pasionales, quieren sentirse seguras, me dijo una novia al abandonarme por un Theo). La seguridad es el concepto de policía de la sociedad burguesa, es el orden, la inmutabilidad de los porotos y la propiedad de las patatas. Preferible ahogarse en pedos que surfear enloquecidos en el ojo del huracán o emborracharse hasta la inconciencia junto a Gauguin en los burdeles de la France. Gracias Vincent por tu oreja, les diste de que hablar.
 
Página 1 / 1
Foto del autor facundo aguirre
Textos Publicados: 713
Miembro desde: Dec 24, 2008
8 Comentarios 1144 Lecturas Favorito 2 veces
Descripción

Los girasoles de Van Gogh brillaban como soles embriagados ¿Serian una alucinación producida por el hongo del centeno y el laudano? o quizás una interpretación de los algodones enchastrados de sangre después de cortarse la oreja? (Querido Vincent: las putas no quieren orejas, quieren dinero, escribió con razón el tío Hank luego del tercer vaso de whisky). Menos mal que fue la oreja y no por ejemplo un dedo o la mano, a ver si todavía ese fatal suceso nos hubiera privado de sus girasoles y sus cuartos y sus comedores de patatas. Y Theo ¿seria el mecenas generoso sabedor del talento de Vincent o un frío contador que calculaba en términos de pérdidas y ganancias? ¿Por qué la historia habla del genio demente y el hermano generoso? Theo da asco. Los Theos del mundo dan pena. Hombres grises que a lo sumo se prenden como garrapatas al lomo del talento y la fuerza ajena. Vincent agonizaba, Theo apenas percibía la vida a través de los ojos del geniecillo. Theo seguía la bucólica y segura vida del burgués, acumulaba. La oreja sangrante es mucho más que una ofrenda al amor, es un acto de desprecio y despojo (las novias no quieren actos pasionales, quieren sentirse seguras, me dijo una novia al abandonarme por un Theo). La seguridad es el concepto de policía de la sociedad burguesa, es el orden, la inmutabilidad de los porotos y la propiedad las patatas. Preferible ahogarse en pedos que surfear enloquecidos en el ojo del huracán o emborracharse hasta la inconciencia junto a Gauguin en los burdeles de la France.

Palabras Clave: Los girasoles de Van Gogh brillaban como soles embriagados ¿Serian una alucinación producida por el hongo del centeno y el laudano? o quizás una interpretación de los algodones enchastrados de sangre después de cortarse la oreja? (Querido Vincent: las putas no quieren orejas quieren dinero escribió con razón el tío Hank luego del tercer vaso de whisky). Menos mal que fue la oreja y no por ejemplo un dedo o la mano a ver si todavía ese fatal suceso nos hubiera privado de sus girasoles y sus cuartos y sus comedores de patatas. Y Theo ¿seria el mecenas generoso sabedor del talento de Vincent o un frío contador que calculaba en términos de pérdidas y ganancias? ¿Por qué la historia habla del genio demente y el hermano generoso? Theo da asco. Los Theos del mundo dan pena. Hombres grises que a lo sumo se prenden como garrapatas al lomo del talento y la fuerza ajena. Vincent agonizaba Theo apenas percibía la vida a través de los ojos del geniecillo. Theo seguía la bucólica y segura vida d

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (8)add comment
menos espacio | mas espacio

Hoz Leudnadez

el viejo Hank tenía razón igual que con Shakespeare... él no, nunca lo hizo
todos los Theos son mañosos y como se dice por acá el mañoso es pito chico

bien por este no le conocía pero esto si es literatura carajo!
Responder
September 09, 2011
 

facundo aguirre

gracias amigos
Responder
November 15, 2009
 

Jesus Eduardo Lopez Ortega

Amigo Aguirre Felicidades por este gran cuento espero que no sea producto de una alucinación del hongo de centeno y el laudano. Este cuento va a dar de que hablar al igual que la oreja de Van Gogh. Me lo llevo a favoritos y espero comentar más escritos como este. Me gustó. Todas mis estrellas para su obra.
Responder
November 15, 2009
 

doris melo

Facundo te felicito pore esta ingeniosidad tuya aludiendo a Van Gogh
Responder
November 15, 2009
 

facundo aguirre

gracias amigos
Responder
November 13, 2009
 

inocencio rex

genial!!!... de pie ante una joya como ésta, que se viene a favoritos... realmente me gustó mucho



Responder
November 12, 2009
 

Carol Love

Para mí que le picaba y de exagerado, se la cortó...
Muy bueno el texto, marca bien dos polos, dos posturas, dos elecciones de vida.

Saludos
Responder
November 12, 2009
 

facundo aguirre

theo van gogh pasaria las facturas?
Responder
November 12, 2009
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy