Cmo no quererte
Publicado en Jan 03, 2022
Prev
Next
Image
Nota de la autora: Siendo víctima de la administración de este sitio me siento en la necesidad de reinstalar este escrito, porque si se nos da la posibilidad de publicar nuestro trabajo, creo que es injusto que lo expongan solo uno o dos días.
Aljana Pausinni.                                         
 
                                             ¿Cómo no quererte...?
 
He vuelto la mirada por detrás de mis espaldas y he podido notar con nostalgia cómo nuestras sombras unidas se difuman en la lejanía del curso del pasado. Ciertamente la armonía de aquellas dulces y formidables formas se han ido llenando de feas líneas y el gris, junto con los blancos, poco a poco se han ido adueñando de la vieja aventura de la orgullosa hermosura y quedar solamente registradas en nuestras fotografías.
Te vi ayer frente al espejo del cuarto de baño repasando la cantidad de cabellos canos que aun te quedan en el costado de tu brillante calvicie y luego te vi también palmotearte resignado la porfiada panza que ya se te asoma.
Yo por mi parte he notado con pavor que las venas de mis manos intentan circular notoriamente por su superficie; que la piel de mi cuello fue, alguna vez, de una talla más amplia; que las líneas alrededor de mis ojos requieren de abundante maquillaje para ocultarlas; y he tenido que fingir indiferencia cuando me embromas hoy por lo enjutado de mi otrora atractivo trasero.
Pero tú, es cierto que ya no eres como la esbelta figura de torero que lucías antes de nacer nuestros hijos, porque dedicaste todo tu tiempo personal a cautelar sus bienestares con tus desvelos y tus arduas jornadas de trabajo que aseguraban el ingreso económico familiar y salías cada mañana apresuradamente rumbo a tu trabajo con un miserable café en el estómago como alimento. Nos mimabas con tu sacrificio.
 Aparte de ello te preocupaste de no dar espacio a mis celos por la notoria preocupación hacia ellos, cautivándome constantemente con flores y obsequios bajo cualquier pretexto, además de seducirme con renovadas triquiñuelas propias de un adolescente.
Y has sido consecuente con esos raros sueños con los que nuestra mente caprichosa juguetea: Cuando me has sorprendido admirando la musculatura del hijo de nuestro vecino cortando el césped a torso desnudo.
“Te gustaría tenerlo entre tus manos, vieja golosa”, me dices riendo.
Pero lo que más confirma el amor que por ti siento son tus besos diarios llenos de ternura y tus cálidos brazos rodeándome mientras me cobijas en tu pecho cuando me siento abatida, desconsolada o con miedos, porque tengo la total confianza que tu corazón jamás dejará de estar conmigo.   
Página 1 / 1
Foto del autor aljana pausinni
Textos Publicados: 42
Miembro desde: Nov 11, 2021
1 Comentarios 83 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

.

Palabras Clave: .

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Personales



Comentarios (1)add comment
menos espacio | mas espacio

juan carlos reyes cruz

Para no cargar más culpas al administrador, digamos que ha sido un error.
Respecto de tu relato, he quedado sorprendido con las expresiones de tus confesiones, porque tus años (los que en privado me has contado) están lejos de ellos.
Responder
January 04, 2022
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy