Los Cuentos de Textale. Captulo Sptimo: Estar al Corriente, de la Cuenta Corriente.
Publicado en Apr 06, 2021
Prev
Next
El escritor, mirando a la señora, le preguntó: ¿Señora es usted un poco guerrera, no?

Y le respondió: Pues puede ser. Verá usted mijito. ¿Por qué cambia usted ahora de lenguaje? Porque yo viajo mucho y conozco muchos paisajes: países, pueblos y ciudades. Me da igual, por eso de que usted me contrate, hablarle: en Francés, en Inglés, en Mapuche o en Chino y Ruso, también, ya que todos los idiomas son elegantísimos. Como verá usted, yo puedo hacer muy bien cualquier papel. 

Ya veo, le dijo, el escritor. Pues ya que usted no deja hablar al señor “Tempo”, al menos, díganos: ¿quién es usted? Pues me pasa como al señor “Tempo”, aunque no soy el “Contratempo”. Es decir, me llaman de muchas formas, desde hace mucho, unos me conocen por Diana Cazadora, otros, me mencionan como Proserpina, Venus Prehistórica, … pero en realidad, por aquello de que soy cetrera, me gusta que me llamen, como decía un filósofo de ego “el superhombre”, pues a mí, me podeis llamar: Madre Naturaleza la “Supermujer”. 

Pero eso sí, que conste en acta, yo no soy tan engreída como el señor “Tempo”. Y señor “Tempo”, ya rechinando entre los dientes, no aguantó más y le dijo: ¡Señora, ya está bien, hasta aquí podíamos llegar! ¡Deje de insultarme, o vamos acabar mal!. La señora viendo, que ya el señor “Tempo” se había molestado un poco, le dijo: Pero señor, no se lo tome a mal, que es usted el que busca estar en paz. Además, lo de engreído o lo de mendrugo no es ningún insulto, aunque usted lo interprete como tal el asunto.

Pero señora: ¿Qué está usted diciendo? Pues lo que oye, que no es ningún insulto. Verás, usted dice que su nombre es “Tempo” y que todos se quejan de usted: unos por extenso, otros por efímero, otros por temprano, otros por impuntuales y otros por que no superaron el récord. O sea, que por lo que entiendo, usted, cree, que todos o todas, son sus siervos. 

Señora, mire que lo vamos a tener: ¡que yo no he dicho eso, caray! Ni hao, amigo, está despierto, o aún estás durmiendo. Porque como dices, que a veces, partes a los viajes somnolientos. Señora: ¿Cómo sabe usted eso? No, se, supongo, que: por magia, por ilusión o por una buena intuición. Pero cómo le iba diciendo, le llamé engreído, porque sí usted es el señor “Tempo”, quiere decir, con eso, que es como la previsión del Tiempo ¿no?. El clima de las Estaciones (los estados del ánima). ¡Señora, me pone usted de los nervios!. Pero hombre: ¿es usted el clima o no? Señora, ya me está usted enredando demasiado y no la comprendo. 

A ver, se lo intentaré explicar de nuevo, ¿es usted un mendrugo o no? Señora, no se que me está diciendo. Sí hombre, sí que lo sabes, se lo diré con una frase: “Si Lope levantara la cabeza, se tiraría de los pelos de la cabeza”. 

En ese momento, el escritor, jocosamente, viendo que el ambiente se estaba calentando, dijo: ¡Tiempo Muerto!; ¡Hagamos un receso!. 

Y el señor “Tempo”, pensando que se estaba cachondeando, con la señora, le dijo: ¡Pero hombre usted también va ha entrar al trapo! No sí le parece, me voy a poner en contra de la Leona, para que me coma a mi también. Pero usted vio que empujon me dio cuando entró, que parecía que había entrado por la puerta la ballena del cuento de Movy Dick. Aunque a decir verdad, no se que fue peor, sí cuando me empujó o cuando me levanto. La cosa es que me ha dejado conmovido. 

Bueno, señores, vale ya de tantos honores, que van a sacar los colores. Señora, usted no necesita: ni prima, ni madre, ni abuela ¿verdad? Bueno, bueno, basta de tanto cumplido, que se de buen tinte, que mis armas de mujer lo tienen absorbidos. 

Lo que le decía señor “Tempo”, ¿es usted un mendrugo o no? No sé señora, ahora mismo me tiene embelesado y desarmado. Por no decir, que me tiene arrodillado, ante sus palabras bien afiladas. Pues eso, que no es un insulto. Verá el mendrugo de pan, se hace muy de mañana, en las panaderías de los pueblitos, y es quien alimenta, como las palabras el alma de los esqueletos bien andantes. Lo que le dicen los intelectuales o los nóveles: alimento del alma. Y de ahí, que cuando yo le dije, mendrugo, es porque entiendo que usted es el artífice de que se alimente el alma, de aquellos, para los que están hechos esos marcos de las puertas: los esqueléticos.

Señora, no se ante tal cumplido: si enfadarme o descubrirme la cabeza como un caballero andante con reverencia elegante. 

Pues no se yo espero que todo este malentendido, haya quedado resuelto.

Bueno, señora, dijo el escritor. Pues ahora, que parece que ya nos entendemos, díganos, ¿cuál es su experiencia para optar al puesto de trabajo? Porque el cuento, será un cuento muy exigente. Y los papeles no se los voy a dar a cualquiera, sin entrevistarle. 

Pues le digo. Como ya intuyen por mi desde antiguo bailan las matronas, son fértiles las mujeres, nacen los descendientes grandes y fuertes, por mi se ama ardientemente, … como en los cuentos de las princesas de disney, repuso el señor “Tempo”. Y esas son algunas de mis credenciales: buena hija; buena madre; buena esposa, compañera, amiga, conocida; buena profesional y sobre todo, una buena persona. Aunque la verdad, no se si valdré como personaje, porque la mayoría de las veces, me escogen de fondo, como paisaje, … y la verdad es que estoy un poco harta de ese papel. 

En ese mismo instante, desde lo alto del piso de arriba, a través del suelo, comenzó a sonar un gramófono, que alguien había puesto, en la música: el Himno de Ugarit. 

¿Qué música es esa? Preguntó el escritor al señor “Tempo”.

Señor “Tempo” usted que entiende más de música: ¿Qué música es esa? Pues verás, es el Himno de Nikkal, y es la pieza conservada de música más antigua de la Historia, se dice que era una marcha sinfónica guerrera. ¡Ah, pues no la había escuchado antes!

Saltó, la señora y le dijo: Sí es verdad, es esa bonita marcha, hoy recogida como patrimonio por la paz. Señora: ¿pero eso es verdad? Pues que se yo, decía un escritor que conocí hace mucho tiempo, en una torre, recuerdo: La Vida es Sueño. 

Entonces, el pensador saltó y dijo: Y los sueños, sueños son. Pero no lo comprendo. Entonces esto que estamos viviendo, es real o no es irreal. Es decir, ¿existe esa canción de verdad? Sí hombre, existe de verdad, dijo el señor “Tempo”. Pero que no es un invento, del cuento. No, no, qué va, si buscas en Internet, verás cómo la puedes escuchar. ¿Pero entonces es completamente real? Por supuesto, existimos como existes en un cuento. Vamos, que es como estar al corriente de tu cuenta corriente. Es decir, como querer definir lo indefinible, como querer ser personaje, persona y pensamiento, lenguaje e invento.

Página 1 / 1
Foto del autor J. C.
Textos Publicados: 141
Miembro desde: Jul 05, 2016
0 Comentarios 14 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Los Cuentos de Textale.

Palabras Clave: Cuento Humor y Comedia

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Humor



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy