Los Cuentos de Textale. Capítulo Quinto: Sofisticación Poética, un Puro Acto de Fe.
Publicado en Apr 05, 2021
Prev
Next
Pero continúe usted, que ya pareciera que se extiende demasiado tal vez.

¡Sí, sí! Por supuesto, disculpe. Pero es que si le digo la verdad, … 

Bueno, cuente, cuente, a ver, por dónde iba usted. Pues eso, que tras marcharme del parque y tras escuchar aquellos bellos versos de la actuación poética. Iba recordando, porque andaba desubicado en la ciudad, un pueblito que pasé y que me traía a la memoria los años 50 de nuestra era. Y como ya casi era la hora de la comida, buscando una panadería, ví un rótulo en una pizarra que ponía: Pan de Avena, … (Oferta: 2 X 1). Entonces me paré, para tomar un tentempié. 

Verá, señor, la panadería quedaba cerca de una Iglesia y muy próxima a ella observe, una curiosa escena. Un sacerdote conversaba con una chica que por lo que pude oír se llamaba Beatriz. Y mencionaban al hijo de un ingeniero alemán. Después vi como una mujer que parecía la madre de la chica, entraba rápidamente a la Iglesia. Y como la vi entrar tan a prisa, pensé, voy a ver. Me acerqué sigilosamente, por aquello de la curiosidad, hasta la puerta de entrada, donde luz através, me dejó entre ver, que la mujer se había arrodillado y estaba rezando. Como ya había satisfecho mi curiosidad y el aún no había comprado el primer pan del viaje, me retiré. Con tan mala suerte, que me tropecé con un hombre que parecía un militar, por sus ropajes, iba borracho, y parecía que venía de estar con mujeres toda la noche en la cantina. Pero yo me disculpé, fuí, compré, me monté en mi coche y comiendome mí tentempié, proseguí el viaje. 

Pero como le decía, iba recordando, la escena de aquel pueblito, cuando me dije: Voy a escuchar mientras me ubico en la ciudad mi cadena de radio preferida: Radio Textale, donde la mañana suena como un cuento. 

Y de ese modo, encendí la radio del coche, mientras daba vueltas y vueltas por las calles. Cuando de repente, se cruzó alguien en un paso de peatones, y como yo iba mirando la radio, por aquello de sintonizarla. Se me cruzó una mujer de talla ancha y me dijo: ¡Mendrugo! ¡Mira por donde vas! que me vas a …. Y menos mal, que frené a tiempo, porque si no, hoy no hubiera llegado a tiempo. 

Y por fin, cuando aquella mujer dejó de insultarme, … yo sonrojado, pues seguí adelante. Conseguí sintonizar la radio, cuando salió en ella, la voz del presentador. El presentador que era muy gracioso y muy dicharachero. Dijo: Hoy señores oyentes les presentamos a uno de los grandes Textaleros, a uno de los escritores mejor posicionados en el ranking del año. El señor J. Ibarra. Buenos días, señor Ibarra. Buenos días respondió, hoy en nuestra sección de poesía al día, ¿qué nos trae?.  Pues bien como sabe, soy un poeta apasionado de las letras, y me gustaría leer a los seguidores de radio Textale, una poesía que titulé: Un viaje inesperado. ¿Y sobre qué trata? Pues de la búsqueda de un lugar de paz, en el cual poder descansar. Que bien suena caballero, estoy convencido de que no decepcionará a sus seguidores. Bueno eso espero, ya que me gusta: el buen conversar, las palabras diestras y las conductas rectas. 

Pero espere un momento por favor, que me pierdo en su narración. ¿Pero usted venía todavía de camino hacia la entrevista de trabajo? Sí, sí, a eso voy. Le digo.

Con todo, mientras iba escuchando en la radio, la hermosa poesía que se retransmitía, en aquella brillante mañana, pensé, que quizás debería aligerar, sí no quería encontrar una larga cola, para la entrevista en su hogar.

Bueno, bueno, dijo el escritor. Caballero vaya acabando, por favor. 

Si, sí eso es lo que le trato de contar, es que fui avanzando poco a poco, hasta llegar a este lugar, porque estaba por la ciudad, como si fuese un no-lugar. De hecho, cuando llegué, aparqué dos calles más abajo del edificio donde reside usted. ¿Y a que no sabe que me pasó? 

Pues hombre, no se, yo estuve aquí entrevistando a otro hombre de buena fe, que quería que contratase, a su personaje, para mi cuento, sin ni tan siquiera entrevistarle. 

Pues yo se lo cuento, verás, me bajé en cuanto aparqué, y ya venía medio irritado, porque a mi paso me encontré con una multitud de personas, que estaba escuchando a una chica, la cual estaba vertiendo una justa crítica sobre el Sistema Educativo. La chica habló muy bien, de muchos temas: hizo referencia al sistema de evaluación, a las exigencias de los padres y al esfuerzo no reconocido de los hijos, … Y claro, yo que iba pasando por entre la multitud, no pude menos que oír un poco de aquel pequeño mitin callejero. Aunque mientras la chica era oída por muchos, que compartían su opinión sobre la posición de los padres por su experiencia, … Había un par de hombres conversando entre ellos, entre la multitud, en mi camino, pero como ajenos, al mitin; uno de ellos hablaba sobre el comportamiento humano de las personas en Venezuela y el otro le hacía referencia a un reportaje informativo que había leído sobre Venezuela en el prisma del Tiempo. 

Pero, ya, cuando salí de aquel multitudinario mitin de personas. Pensé: bien, ya estoy aquí, y podré entrar a ver, si me atiende ese buen señor de la entrevista para el cuento. Pero cual fue mi sorpresa, que abajo, en un banco, estaba sentado a la puerta del edificio donde está su casa. Me encontré con un señor con sombrero, que estaba mirando su teléfono móvil. Y a mi paso por allí, ví que se le había caído un períodico, yo me agaché y le dije: Buen señor, ¿es de usted este períodico? Y me dijo: ¡Oh, sí, muchas gracias, se me cayó y no me dí cuenta? 

En ese instante, con ojos de lince, saltó el escritor que lo estaba escuchando y le dijo: ¡ese, ese! Ese mismo es el que estuvo aquí antes. Y mira que se le ve buen hombre, pero, me pareció que le había dado un donaire (mientras hacía muecas con la cara de intriga). 

Bueno, pues eso, que le dí su periódico, y me dijo: De todos modos, hoy no hay cosas muy interesantes en el periódico, tan sólo, ví una en la sección de cine: una nueva película que se llama: “Rojo Carmesí”; y dentro de la misma sección de entretenimiento una novísima novela titulada: “Mi mama y yo en cuarentena”. Ambos tienen muy buena pinta, se las recomiendo. En cuanto artículos, leí un par de ellos, interesantes, uno titulado: “Queridos hermanos de vida” y otro, titulado: “Los Buenos o Malos Recuerdos”. 

Después, le dije: Bueno, encantado de conocerlo, ¿cómo se llama usted? Yo me llamo Franz K. Pues encantado señor Franz. Que pase usted un buen día. Igualmente. ¡Ah, señor, una anotación, sólo recuerde, que esto es un cuento, y no es pagado por el mejor postor!

Muchas gracias, señor, lo tendré en cuenta.

Luego, ya me dirigí a la puerta de este edificio, y una señora que salía por el portal me dijo: ¿Va a pasar usted? Yo le dije que sí, que venía a una entrevista de trabajo, donde no existen los atajos. 

Saltó entonces el escritor y le dijo: ¿Por qué dice usted eso de que no existen los atajos? Pues hombre, sí llevo toda la mañana contándoselo, yo pensaba llegar rápido, y la ciudad se transformó casi en un laberinto para llegar hasta acá. Vamos, que llegué casi, por un acto de fe, y todo para ver si soy apto para ser un personaje. 

Por lo que a mí respecta, aunque aún no se quien es, le puedo decir una cosa con franqueza: No se sí es un personaje, pero que está hecho todo un personaje, de eso puedo dar fe.
Página 1 / 1
Foto del autor J. C.
Textos Publicados: 141
Miembro desde: Jul 05, 2016
4 Comentarios 49 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Los Cuentos de Textale.

Palabras Clave: Cuento Humor Fantasía

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Fantasía



Comentarios (4)add comment
menos espacio | mas espacio

Daih

Bueno estimado J.C. Hiciste una pasada por los últimos textos que has comentado y los hilaste en una ambientación de un viajero. Me trasladé con la imaginación por los pasares del sujeto que vivió los relatos y poemas textaleros.
Responder
April 06, 2021
 

juan carlos reyes cruz

No me cabe una duda para imaginar que varios se han de sentir orgullosos al ver que han sido tocados de alguna manera. Me hizo pensar en aquellos que cuando ven una cámara de televisión en la calle, buscan ubicarse en el fondo de su enfoque para aparecer en la toma (con el celular en la mano, por supuesto llamando a casa para que le vean apareciendo en TV). ¿Cuál será el triunfo?
Mi saludo.
Responder
April 05, 2021
 

Daih

Jajajaja yo salí en la tele!! Yuhuuuu!
Responder
April 06, 2021

J. C.

Gracias compañera y compañero de viajes. Pero, el espectáculo aún a de continuar.
Responder
April 06, 2021

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy