EL CASTILLO DE CLARA
Publicado en Dec 16, 2020
Prev
Next
Image
 
EL CASTILLO DE CLARA.
 
Clara no conseguía coger el sueño. Esa noche vendría Papá Noel, y deseaba verlo. Los anteriores años se había dormido, porque aún era pequeña, no podía resistir el cansancio,  pero había cumplido diez años, ya casi una adolescente, y creía que conseguiría ver el trineo, por eso se asomaba cada cinco minutos a mirar por la ventana. De repente saltó de la cama, no sabía cómo había ocurrido, pero era por la mañana, escuchó a su madre gritar diciendo que algo le esperaba. Clara bajó descalza, no quería perder tiempo en ponerse zapatillas, ni  bata. El salón aún tenía las luces encendidas, la chimenea llena de brasas, y su padre puso un villancico donde Papa Noel hablaba. Estaba nerviosa, había muchos paquetes bajo el árbol, y no sabía por cual empezar, aunque estaba un poco extrañada, porque su mayor deseo ese año era que le trajeran un Castillo de Princesa, y no veía ningún paquete grande, quizás debía esperar, porque seguro que había una explicación. Empezó por el libro, Papá Noel se empeñaba en traerle uno siempre. Clara pensaba que era idea de su madre, porque a ella solo le gustaba bailar y jugar con sus muñecas, la lectura la veía para mayores, pero su madre insistía en leer  juntas uno cada año. Dio las gracias, sin tener muy claro a quien, y siguió con los paquetes: un cd de su grupo favorito, un abrigo que vio en una tienda, unas muñecas, un set de maquillaje, todo lo que  había pedido, hasta que abrió un paquete que ponía Lego de Castillo. Se decepcionó, no era lo que había pedido, la construcción no era su fuerte, y seguro que no sería tan bonito como el que vio en el catálogo de los juguetes. Sus padres se miraron, y ella insistió en que Papá Noel se había confundido. Lo negaron, y le dijeron que si conseguía hacerlo, vería como era digno de un Princesa. Pasaron un día bonito, y cuando oscureció su padre insistió en abrir el Lego, para ayudarla a montar lo que había pedido. No tenía ganas, pero creía que no debía ser desagradecida, su padre lo colocó en la alfombra, y en el suelo se sentaron los dos, ante un montón de piezas, que para Clara no tenían sentido. Su padre le fue explicando, mientras miraban los dibujos, poco a poco todo fue cogiendo color, y Clara se animaba al poner cada falso ladrillo. Sobre las doce de la noche estaba terminado, y casi llora de emoción al ver en lo que se había convertido. Era un Castillo casi de tamaño real, con puertas que se asemejaban a las de madera, e incluso parecía que había vida dentro. Su padre le abrió la puerta, mientras sonaban las campanadas del reloj. Clara no dudó en entrar, entonces su ropa cambió, se convirtió en un vestido precioso, sus zapatos parecían de cristal, su pelo creció hasta la cintura, y una alfombra roja se extendió para que pasase a su nuevo hogar. La rodearon muchos animales y seres fantásticos, que la aplaudían y vitoreaban, sin saber el motivo de ese clamor. Bailó con ellos, hasta que un tobillo se torció. Estaba cansada, y se sentó en una mesa larga, ataviada de flores y de manjares, a la vez que  sus  nuevos amigos cantaban una nana, para que el ambiente volviera a ser más tranquilo. Miró alrededor,  vio como una pequeña hada, con un vestido lleno de esmeraldas y alas alteradas, se posó en su hombro, se miraron y con una dulce voz mencionó: “disfruta de todo, porque lo conseguido con esfuerzo, siempre llena el corazón de orgullo y deseos”. Dejaron de sonar las campanadas, despertó, se había vuelto a quedar dormida, miró por la ventana, y esta vez sí vio a Papá Noel diciéndole adiós, mientras sonreía…
Página 1 / 1
Foto del autor Sandra Mara Prez Blzquez
Textos Publicados: 58
Miembro desde: Nov 23, 2012
2 Comentarios 252 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Cuento infantil

Palabras Clave: Castillo

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Infantiles



Comentarios (2)add comment
menos espacio | mas espacio

kalutavon

Me agradó este relato navideño porque se adentra en los pensamientos de los niños en el momento de abrir los regalos de los padres-Papá Noel, además de la descripción tierna y llena de fantasía del ensueño de la niña. Buena aportación Sandra. Saludos.
Responder
December 16, 2020
 

Sandra Mara Prez Bl�zquez

Muchas gracias, me alegra mucho tu comentario, y me hace estar mas orgullosa de él, y del mensaje q envía
Responder
December 16, 2020

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy