Memorias de un Presidiario: Melodas de la muerte
Publicado en Nov 22, 2020
Prev
Next
uanto daría por comenzar de nuevo, con mente y corazón vacío. Llenarlos con más pétalos que espinas, pero la muerte me lo impide cuando por las noches se posa ante mi cama a tocar sus melodías. El corazón fenece lentamente, pierde poco a poco la capacidad de bombear el dolor para desbordarlos por las cuencas del cuerpo, y con ello aflojar su abrazo siniestro. Se multiplica, posee la capacidad de jugar con los sentidos mortales, mientras la guadaña en sus profanas manos toma forma de un instrumento sacado del averno. Y como el marinero seducido por la voz de una ninfa marina el ánima es atraída a su mano tocar, cuando a través de sus sublimes acordes me invita a bailar; y como quien con un impulso despierta de una pesadilla, de la misma forma rompo su magia hipnótica y me resisto. Hoy sufro como los valientes, en silencio; y como los cobardes también, llevando una sonrisa que no es mía, se la copié a otro que finge igual que yo cuando se mira al espejo. Me es inevitable pensar en sus melodías, cuando escucho de alguien que llegó al confín de su existencia con una soga en el cuello; o aquel que expiró por una sobredosis, o quienes se fueron después de tajarse las venas. Fueron víctimas de su hechizo, me digo, y es que cada nota musical define la deplorable manera en que te entregas a ella después de bailar. No puedo negar que la cordura me traiciona por momentos; es tan hermoso escucharla hablar sobre su lecho, esa que comenta que visite, donde el sufrimiento es nulo, y es precisamente lo que requiero: paz. Si la muerte fuese la interrupción al bullicio de la vida, si solo fuese una pausa, no duraría en tomarla y regresar pero es irreversible; o quizá lo fue algún día, pero al verse tan necesitada, y observar a su hermana la vida tan rechazada, prefirió ser eterna. ¿Y qué definición recibe quien llega al límite sin fuerzas y se sostiene? Debería existir un término medio entre estar vivo y muerto, porque a decir verdad, este manicomio al que llaman mundo está repleto de exánimes que se revitalizan y de vivos marchitos. Verdades escribe el herido, verdades llamadas locuras, porque no cualquiera soporta mirar los vastos rostros de la incertidumbre, ni transitar por las tortuosas sendas de las horas. Y al final, cuando pienso en el destino de la humanidad profundizando en mis reflexiones, mis conjeturas refieren que no solo los que logramos un sentido auditivo agudo somos presas de sus tétricos acordes, su potestad es inmensa y rigen nuestros caminos las escuches o no. Porque al final, somos mundos malditos, comprimidos por los tormentos, bailando al son de melodías infernales.
Página 1 / 1
Foto del autor Abelardo Reyes G.
Textos Publicados: 1
Miembro desde: Nov 22, 2020
0 Comentarios 10 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Eres capaz de escuchar sus melodas?

Palabras Clave: melodas muerte

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Pensamientos



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy