Narrando una pena.
Publicado en Jun 29, 2020
Prev
Next
Image
Busqué ver la hora del reloj sobre el velador: Ocho cuarenta de la mañana. Era temprano para comenzar el día con tragedias.
Franjas luminosas se filtraban por la ventana.
Enrabiada pasé el dorso de la mano para secarme las mejillas, por donde se deslizaban unas estúpidas lágrimas.
Bajé mis pies descalzos desde la cama y crucé, inconsciente, por el tramo del frío  parquet que me separaba de la ventana y, al llegar, con un gesto de aflicción, blandí mi brazo en el aire para descorrer  el cortinaje, dejando que la luz del sol atravesara los cristales. Ésta, festiva y socarrona, invadió con gran fulgor la sala,  mostrando su indolencia, pudiendo ver yo que mi dolor nada le importaba.
Mis ojos volvieron a llenarse  de llanto, quedando ahora más convencida que antes, que las evidencias podían envolverme con la cruel sentencia de haber sido traicionada.
Y nuevamente, al borde de la cama, con las piernas desnudas, la bata mal amarrada, intentando porfiadamente limpiar mi cara llena de  lloriqueos y los desagradables fluidos que me corrían desde mis fosas nasales, paseé abatida la mirada por el entorno y -- era de esperar--  me lo hallé a él:  Alguna vez el indiscutible príncipe de mis sueños y el innegable padre de mi hijo; sin embargo, ahora, el traidor detestable. Ahí estaba,  derrumbado en una silla, con sus largos brazos por entremedio de las piernas, sumido en un dramático gesto de arrepentimiento, mientras la sombra deformada de su cuerpo se proyectaba patéticamente en una de las paredes del dormitorio.  
Miré hacia el piso de la entrada y noté con desagrado los estragos recién causados: La tacita de café, de fina porcelana, clisada; a su lado, el platillo hecho trizas y el contenido volcado sobre las pulcras piezas de madera, esparcido bajo las patas del arrimo. Recordé con amargura el anterior instante cuando él, atrapado y con sus párpados apretados, admitió inevitablemente su inequívoca culpa y yo, enloquecida, le arrojé la taza de café por sobre su cabeza.  
Luego de ello, y por un momento, se instaló impertérrito un gran silencio, intentando intervenir como mediador  para que no se añadiera más daño.
Fue uno de esos silencios eternos, de aquellos que aprietan y sofocan, con los cuales se lucha tenazmente para hacer surgir una palabra.
--¿Por qué? – le pregunté con la voz ahogada por la rabia y por la pena.  
No contestó nada; solo atinó a esconder el rostro y meterlo muy dentro de su cuello.
--¿Porque es más joven que yo..? ¿Porque es más linda..? ¿Porque  es morena y  te da cosas que yo no he sabido darte..? En la cama, acaso… ¿Ha sido mejor..?  
No me daba respuestas; solo mordía moviendo su mandíbula baja de lado a lado.
--¡Contéstame, cobarde!
En ese instante noté cómo el alma se me agrietaba: Me sentí socavada, envejecida, menospreciada y empobrecida… Vi que las páginas de nuestra historia una a una eran arrancadas y tiradas rápidamente por el desagüe.
Fue una sensación de pena que me embargó el alma.
Hice un esfuerzo y saqué la voz nuevamente:
--¿Sabes..? Creo que el daño ya está hecho. Es mejor que te vayas… ¡Vete..! ¡Vete pronto de mi lado!—le grité duramente--. No quiero que continúes humillándome con tu presencia… Según lo estúpida que he sido, quizás termine aferrándome a tus rodillas rogando que no te vayas.
Me incorporé violentamente desde la cama y crucé hasta el armario; saqué desde lo alto el más grande de los bolsos y se lo arrojé sobre los pies,  diciéndole entre sollozos:
-Llévate todo cuanto quieras, especialmente tu egoísmo, tu impresionante virilidad y  todo cuanto a mí me quede grande…
 
De aquella manera triste finalizó una parte de mi historia.
 
                                                    ¿Continuará?
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor María José Ladrón de Guevara
Textos Publicados: 44
Miembro desde: Oct 12, 2019
8 Comentarios 42 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

.

Palabras Clave: .

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Personales



Comentarios (8)add comment
menos espacio | mas espacio

Gustavo Adolfo Vaca Narvaja

“Traigo la palabra, y el sueño, la realidad y el juego de lo inconsciente, lo cual quiere decir que yo trabajo con toda la realidad” Tuñón

En este ensayo encuentro a un embrión de novela. Los protagonistas ahora son descriptos de otra forma, con una mirada más integradora, con un escenario mejor diseñado, con símbolos que muestran acciones previas a la descripción. Muy interesante evolución y se ha dado en forma natural. La narradora, ha tomado intervención y en primera persona lo cual es difícil de mantener en la novela, pero en este ensayo ha demostrado que puede. Con respecto al tema en sí mismo. En mi calidad de hombre y ante esta situación de una traición, tengo una postura más de reflexión que de condena. Esto equivale no a justificar pero sí a no condenar, porque no sé lo anterior de esta pareja que interviene. Tampoco puedo ni debo inmiscuirme pero lo interesante es que de este tema tan frecuente y doloroso está el núcleo a desarrollar, agregando más conocimiento de sus integrantes. Como lector no condeno y no perdono, solo me corresponde leer y tal vez con mayores datos a futuro, estar más cerca de una interpretación más equilibrada
Felicitaciones Marijó Un gran salto, una promesa como dice Tuñon: “Yo…trabajo con toda la realidad”
Responder
July 01, 2020
 

María José Ladrón de Guevara

Vaya, amigo. Haces un análisis detalladamente competente de mi breve relato y, además, agregas una cita de Manuel Tuñon de Lara ( importante persona de la que yo no tenía la menor idea y que Google me la aclaró), que interpreta perfectamente el contexto de mi escrito.
En realidad, Gustavo, eres un baúl de conocimientos que, supongo, ha sido lo que te ha dado ese dulce don que traspasa fronteras.
Gracias por el rico apunte de tu comentario, especialmente porque lo has hecho de manera pública.
Cariños
Marijó.
Responder
July 01, 2020

Enrique Gonzlez Matas

Tu extrovertida forma de narrar, amiga María José, muestra evidente de tu carácter, escribe magníficamente las situaciones. Este capítulo puede engrosar el de una novela realista.
Felicidades con mi abrazo.
Responder
June 29, 2020
 

María José Ladrón de Guevara

Al venir de ti este comentario, amigo querido, me produce un inmenso orgullo, puesto que se de tus pergaminos.
También quiero agregar que me tienta el deseo de hacer una novela con mis cuitas; sin embargo, reflexionando, me acobardo.
Tus palabras siempre han sido para mi un bálsamo.
Te aprecio más de lo que puedas imaginar.
María José.
Responder
June 29, 2020

Raquel

¡Ay..AY...Ay...amiga!!..Me dio tristeza leer "Narrando un poema" y pude vivir entre tus letras cada instante tal cual los describes..Y las lágrimas..Esas lágrimas que son paredes rasgadas del alma. son las que más lastiman cuando cruzan la frontera de las mejillas hasta llegar a los labios, porque allí, como un pequeño sorbo de agua, se siente el sabor del engaño, de la mentira,de la traición y se convierte en poema por el solo hecho de estar armado con dolor...Sí!!!! , yo también le habría tirado una maleta pesada desde arriba de algún mueble..Ay amiga..Esos son los momentos en los que se desea pelear contra el mundo y arrancarlo de cuajo hasta que no quede nada de lo que causó la pena, el dolor.."El dolor de una mentira" como dicen las letras de una canción...besos..TQ Rq

"CUANDO LAS LUCES SE APAGAN, SE ENCIENDEN LOS SUEÑOS..""
Responder
June 29, 2020
 

Raquel

¡Sí continuará...!!! amiga..Que descanses..Raquel
Responder
June 29, 2020

María José Ladrón de Guevara

Mi querida Raquel. Gracias por el calor que trasmiten tus palabras y por la comprensión exacta de mis detalles.
Es probable que se me halla hecho fácil transcribir estos sentimientos porque fueron experimentados realmente. No quiero decir con esto que quienes no hubieran vivido hechos, no pueden describir historias en fantasías, tan solo explico el por qué puedo dar vida a mis pormenores.
De cierta manera tú también trasmites mucho sentimiento.
Un abrazo enorme.
Marijó.

(Linda frase aquella última)
Responder
June 29, 2020

Raquel

Besos...Besos...Besos..Felices sueños... te quiero..Raquel

"LA VIDA ES UN RETO : VÍVELA..SIENTE..AMA.. RÍE.. LLORA.. JUEGA,..GANA ..PIERDE..TROPIEZA.. PERO SIEMPRE

LEVÁNTATE Y SIGUE HACIA ADELANTE"

Descansa---hasta mañana..!!
Responder
July 01, 2020

Gonzalo

Hola Maria jose! enriquecido texto con muy fantasticos detalles que hacen trabajar la imaginacion a quien lee. Y en cuanto al sentimiento, debe ser parecido a la muerte, por un momento sin ningun deseo por delante, hasta que luego el destino te ofrece una historia mejor.
Saludos!
Responder
June 29, 2020
 

María José Ladrón de Guevara

Es halagador advertir que consideras enriquecedores los términos que definen los hechos de mi cuento y estimulan la imaginación de quienes leen. Y me encanta la interpretación que realizas al comparar el dolor de la muerte con el sufrido en el cuento.
Gracias y saludos, amigo.
María José.
Responder
June 29, 2020

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy