Sirena
Publicado en Apr 26, 2020
Prev
Next
Dos años pasaron antes de que la mujer dejara la clínica de rehabilitación. Por eso, en el momento en que puso sus pies fuera del antiguo edificio colonial, miró hacia todas las direcciones como si buscase algún objeto perdido en algún lugar del horizonte. Lo que ocurrió fue que, al volver al salir al mundo exterior, este le parecía completamente ajeno a sí misma y sufrió aquello que los psiquiatras denominan un episodio de desrealización. Y para cuando al fin pudo volver a sentirse dentro de sí misma, el fugaz evento le pareció tan absurdo que no pudo hacer otra cosa que echarse a reír con una sonoridad peculiarmente desmedida.
Para cuando su risa cesó, notó que sus carcajadas habían dejado tras de sí un eco suspendido en el aire. Este detalle en principio le asustó, ya que se encontraba en pleno campo abierto y la resonancia acústica en un espacio como ese resultaba imposible. Ahí cayó en cuenta de que las risotadas que escuchaba eran menos chillonas y más débiles que las suyas. Se volteó con brusquedad y vio a dos muchachas jóvenes, de no más de veinte años, mirándola con los ojos semiabiertos y el rostro enrojecido de tanto reír. Ella, un tanto curiosa, volvió a reírse con incluso mayor vehemencia y las muchachas por poco se desmayan por lo hilarantes que esto les resultaba.
Ahí fue que supo que había renacido. Supo que los dos años de encierro le otorgaron un don. Consciente de que la reinserción laboral para los yonquis retirados no era otra cosa sino un mito, vio en su nueva facultad la oportunidad de salir adelante y llegar a lo más alto de la escala social.
Al día siguiente recorrió la ciudad de extremo a extremo visitando los circos que se instalaban en la periferia de la urbe. Los primeros tres la rechazaron apenas la vieron entrar, pero el cuarto, un hombre de rostro amargo pero cándido e inteligente, vio el potencial crecimiento de su negocio si contrataba a una mujer con tal carismático poder. Por supuesto, no se equivocó. Las carcajadas del público aumentaron en un doscientos porciento y las entradas se sobrevendieron a tal punto que el pequeño empresario temió que la carpa fuera a colapsar. Aquellos fueron los meses más prósperos por los que su negoció había pasado y pasaría jamás.
Sin embargo la suerte no le duró mucho al hombre. Se corrió rápido la voz de que existía una mujer con una capacidad legendaria para hacer reír de oreja a oreja incluso a aquellos afectados por una parálisis facial. Esto llamó la atención de un reconocido director ejecutivo de un canal de televisión abierta, quién había escuchado sobre esta mítica figura a través de uno de sus directores programáticos, quien a su vez lo había escuchado de un supervisor de cámara que escuchó a un tramoyista comentar sobre uno de los espectáculos circenses durante la construcción de un plató.
Así la mujer fue contactada y recibió un lucrativo contrato para trabajar en televisión. Su trabajo consistía en posicionarse entre el público de aquellos programas nocturnos cuyo humor no podía sostenerse de otra forma sino recurriendo a un agente externo que obligara al espectador, por medio de la risa forzada, a creer que todos los sketchs de los mediocres comediantes eran de una calidad excepcional.
Ahí fue cuando alcanzó la cima.
Durante un año la mujer apareció en noticiarios, videos virales y reportajes melodramáticos que hablaban maravillas de su historia de superación personal. El presidente de la república, conmovido e influenciado por lo que en términos políticos se conoce como “ventaja situacional”,  solicitó su presencia en el palacio de gobierno y apareció junto a ella frente a las cámaras en una transmisión de cadena nacional,  entonces le dijo:
—    ¿Qué es lo que le ha motivado tanto a llevar felicidad a cada rincón de nuestro territorio nacional?
Entonces la mujer se quedó pétrea por unos segundos, detuvo sus ojos ante la cámara con la mirada perdida y respondió:
—    Yo solo quiero que mi hijo me encuentre.
Página 1 / 1
Foto del autor cesar adolfo rojas
Textos Publicados: 1
Miembro desde: Apr 26, 2020
1 Comentarios 95 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

relato

Palabras Clave: relato

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (1)add comment
menos espacio | mas espacio

kalutavon

Este es para mi gusto un excelente texto, puedo ubicarlo con toda facilidad entre los mejores diez que ya leí en esta página. Veo que es el primero que públicas Cesar, ello da pauta para imaginar que pronto nos regalarás otros de la misma calidad. Gran inicio, seguro lo que viene será igual. Felicitaciones.
Responder
April 27, 2020
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy