El Rey del Rock and Roll. Una Visin Disidente.
Publicado en Jan 08, 2020
Prev
Next
Se cumplen ochenta y cinco años del nacimiento del Rey del Rock and Roll, Elvis Presley.
Es considerado como una de las figuras más importantes de la música popular del siglo veinte y su fenómeno ha trascendido su muerte (hace cuarenta y dos años) de una manera pocas veces vista en un cantante de rock. Pocos o tal vez ningún otro cantante estadounidense tuvo un viento de cola tan grande como el que le sopló a él durante su carrera. Todos los medios norteamericanos lo difundieron profusamente, los disc jockeys (lo hacían sonar día y noche), las presentaciones en vivo, luego el cine y la televisión.
¿Era tan bueno? Cantaba muy bien, no componía, o al menos las canciones que aparecen como compuestas por él lo eran en colaboración con otras personas; tenían, sus primeras canciones (esas algo más espontáneas y sin tanto laboratorio como las últimas), algo pegajoso que atraía; ¡y cómo no iba a atraer! si era plena época del rock and roll y él aparecía en los escenarios contorneándose de manera algo escandalosa para esos años y cantando letras que no se habían visto antes. "You ain’t nothing but a haund dogger..." (no eres más que un perro sabueso) le cantaba a su amada, una canción de otros autores que se hizo conocida gracias a él y a la campaña publicitaria que lo empujó; porque había que empujarlo, había que contrarrestar el tremendo éxito de esos años que estaban teniendo los músicos negros como Jimmy Hendrix, Little Richard, Ray Charles o Chuck Berry que sí interpretaban sus propias canciones; se estaban apropiando del rock y del negocio y, lo peor de todo, del público, sobre todo del público femenino; había que evitar que los negros conquistaran a las mujeres blancas con su música (a Little Richard casi lo linchan por darle un beso a una fan de color blanco, ¡qué atrevimiento!... a Chuck Berry lo arrestaron por transportar a una prostituta apache de un estado a otro, ¡qué degenerado!), entonces, los blancos del sur de Estados Unidos, que era donde había nacido el rock el cual había sido creado por negros, se vieron en la necesidad de contrarrestar esa influencia negra que amenazaba con mezclas racistas perniciosas para la pureza de los descendientes anglosajones y reemplazarla con un ícono de raza apropiada, que ojalá cantara bien y al cual le apoyarían con una adecuada campaña publicitaria; había que quitarles el rock además, porque se vislumbraba como un buen negocio el explotar un fenómeno que ya no tenía vuelta atrás.
Y encontraron, en un muchacho nacido en Tupelo, Mississippi y radicado en Memphis, blanco, de ojos claros y con atrevimiento y ganas de triunfar, al “elemento” que serviría para ganar dinero y recuperar dignidades estropeadas. ¡Negocio redondo! Aquel viento en popa resultó tan lucrativo que en muy poco tiempo les hizo millonarios a él y a su séquito. La Mafia de Memphis se llamaba ese séquito (con el siniestro coronel Parker a la cabeza) que le controlaba en todo. Cuando hizo el servicio militar en Alemania, le hicieron cantar para los alemanes (Corazón de Madera), luego le hicieron cantar para los italianos (O Sole Mío, Torna a Sorrento), además le hicieron cambiar su forma de pronunciar el inglés que era casi ininteligible en sus primeras canciones, por una dicción más acorde con la nueva categoría que había adquirido: categoría mundial.
A esas alturas, a nosotros, ubicados a diez mil kilómetros de distancia, nos comenzaron a quitar los Luchos Gatica, los Antonios Prieto, los José Alfredo Jiménez para impregnar nuestras radios y oídos con esa música cuya letra no entendíamos nada y nos hicieron olvidar los movimientos de caderas provocados por los mambos de Pérez Prado para reemplazarlos por los movimientos de pelvis que le copiábamos al nuevo Rey.
Hasta que finalmente, debido a los excesos del tipo de vida que llevaba, obligado por la poruña insaciable de sus gestores que le mantenían vital y con energías para los innumerables shows y presentaciones a punta de pepas letales, el “elemento” de los pingües negocios entró en la drogadicción hasta que reventó. Misterio, acusaciones, médicos demandados, autopsia alterada, informes ambiguos, etc., lo mismo de siempre.
Tan poderoso fue el impacto causado por la campaña mediática montada a su alrededor y que impregnó no solo a los Estados Unidos sino a todo el mundo, que cualquier mirada u opinión (como ésta) aun causa rechazo y violentas opiniones en contra, porque lo que se veía era distinto de lo que debió verse: “El fenómeno de Elvis Presley fue un fenómeno inducido creado por los blancos del sur de Estados Unidos para sacar del negocio del rock a sus creadores negros, fenómeno tan perfectamente llevado a cabo, que causó el efecto que sus creadores querían causar, es decir, demostrar que la raza blanca tenía supremacía sobre los descendientes de esclavos negros y, de paso, ganar dinero a manos llenas… hasta que el Rey se les desinfló”.
 
El Rey ha muerto…larga vida al Rey.
Página 1 / 1
Foto del autor donbaldomero.
Textos Publicados: 102
Miembro desde: Apr 22, 2009
0 Comentarios 205 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Una decripcin disidente del Rey del Rock and Roll.

Palabras Clave: Elvis Presley Rock and Roll.

Categoría: Artculos

Subcategoría: Comentarios & Opiniones



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy