2- Vacio
Publicado en Aug 12, 2019
Prev
Next
2- Vacío
Esta vez les comparto una pequeña parte de mi vida. Espero sea de su agrado.
-Vladimir
 
 
 
Reitero: No soy escritor, ni pretendo serlo. Soy un aficionado al arte de escribir, compartir mis vivencias y relatar mi vida.
 
 
 Amor es lo que me lleno en esta etapa de mi vida, pero hay algo que contrarrestaba todo eso y era el vacío que se producía al ya no ser querido por ese alguien que hacía más cómodo el seguir adelante.
 
 
A medida que el tiempo pasaba, sentía como me iba carcomiendo cada vez mas las intenciones de poder tener a alguien cerca, como un compañero para convivir. Vivía en casa y la verdad que no me sentía solo, era la sensación de tener a alguien que fuera ajeno a mi circulo personal, cariño que uno se gana. No había tenido novia nunca, no he besado a nadie y me siento algo raro al ver a tanta gente hacerlo frecuentemente y sin valorar lo que se están obsequiando en ese momento y las sensaciones que ellos a veces ignoraban, pero yo deseaba descubrir.
Tal vez podía experimentarlo con cualquier persona, sentir algo emitido por mi cerebro y ya, algo vacío que podía de una vez, saciar la curiosidad de mi mente. Pero no soy de esas personas, trataba de buscar lo mas conveniente para mi y hacer de ese momento (si se llegase a dar) algo mágico. Tal vez porque en casa me educaron de una forma en la que, valoraba todo lo que me daban, aun así, cuando me regalaran calcetines en mi cumpleaños. Pero ahora estas cosas perdieron su significado, a menos que sea las personas correctas. Aquí es donde muchos nos equivocamos, porque escogemos a las personas incorrectas para dar lo que realmente nos importa, cuando tal vez no es reciproco.
Solía dar a todos mi confianza, tal vez porque era un niño o puede que haya tenido un reflejo del cariño de mi madre. Pero no lo creo, porque depende del medio; no confiare más en alguien que conocí en una fiesta que con alguien que conocí en una biblioteca, son situaciones diferentes que varían según caracteres de la persona. Y eso era mucho. Tal vez sea yo el sujeto raro y los demás normales, pero no puedo afirmar eso porque no he conocido a todos y todos no me conocen ¿Por qué? Porque no los dejo.
Dije que daba mi confianza a todos, pero no dije que dejara que todos me conocieran. Era muy cerrado y cortaba todo indicio de inicio de conversación, con cualquiera. Aunque cuando me ponía nervioso, ya sea porque una chica linda se me acerco a hacerme preguntas como la hora, o si sabía la ubicación de algún lugar, solo en esas circunstancias solía relacionarme mejor. Me considero amable con quienes me conocen, aunque siempre ando con una cara de “pocos amigos”, unos lentes de medida o unos de sol, un jean y una camiseta de cuello “camisero”. Se que no parece una descripción completa, pero no me veía mucho en el espejo para poder verme bien porque eso me parecía vacío. Y esa palabra sonara mucho por aquí, porque sinónimos hay bastantes, pero esta palabra me agrada.
Veía como se les hacía fácil poder relacionarse a varias personas y como su lenguaje no es complicado, es conciso y entendible. No cae en lo vulgar, aunque algunas veces lo escuche, aunque usado de forma amena.  Pude hacerlo en el colegio, pero no ahora, no puedo porque siento que me estoy amargando, mermando poco a poco, madurando más rápido que los demás. Puede pasar, pero a veces cometía estupideces dignas de alguien de mi edad.
Pocos son los que logran sus cometidos personales, quiero pertenecer a ellos, aunque sin mucho esfuerzo. Soy algo perezoso, sedentario seria mi perfecta definición. Pero salir a caminar, ver las nubes, tomar café, eso me agradaba. Pero hay algo mas que caminar solo, mirar al cielo solo y tomar café solo, eso era estar acompañado. Como te dije antes, yo he cometido errores garrafales en mi corta existencia y te contare algunos.
Cuando me proponía ingresar a una universidad, me propuse estudiar y analizar si es que era posible tener algún acercamiento amical con una chica o alucinar con tener algo mas que eso. Cuando entré a clases, vi a todos centrados en estudiar y estudiar, conversar era de pocos. Estudiar me parecía bien, conocí amigos fácilmente porque entre hombres se me hacía más fácil socializar (porque en mi colegio éramos en su totalidad varones), era mas simple; una simple broma y encontrar puntos en común era básico para ser compatibles. Pero con las chicas era más complicado, me sentía encerrado porque me miraban y yo a ellas, pero yo lo hacia sin respirar; lo que ocasionaba que me pusiera rojo inconscientemente, cosa que era malinterpretado por ellas. Pero pasaba el tiempo y nada, ningún contacto con una chica. Hasta que mi amigo Gerardo me presento a su compañera Grace.
La vi y me agrado y supongo que yo a ella, conversamos e inmediatamente fuimos compatibles. En el receso compartíamos esos cortos 15 minutos hablando de las clases y los profesores, como es que estos eran tan diferentes entre sí, que pensábamos hacer a futuro, música que escuchábamos y aun mas que ya no recuerdo. Ella me trataba bien, pero no la miraba como una potencial pareja, porque pensaba que ella sentía algo por Gerardo y yo no suelo meterme en esas cosas. Los días pasaron y cada vez se ponía aun mas cariñosa conmigo, fue poniéndose mas intenso cuando descubrió que teníamos la misma ruta para tomar el autobús. Pasábamos mas tiempo y aunque suene de locos, nunca le pedí su numero porque me centre en mis estudios. Pasaban los días y mientras yo convivía mas con Grace, a la vez convivía con mi compañero Jesús, el cual es demasiado inteligente, un crack. Era el primer lugar de mi clase y creo que tiene un IQ elevado. Era parecido a mí, aunque un poco más inmaduro, lo cual me termino agradando. Pasábamos tiempo juntos y fue cuando vi a mi perdición, Dayana. Esta chica era bajita, piel blanca como la nieve y con una voz y risa que me hacia perder la cabeza inmediatamente. Me propuse conocerla mejor, claro que con ayuda.
Para esto Jesús ya estaba teniendo un acercamiento con su amiga Daniela, la cual seria su novia poco después. Ella me ayudo a averiguar lo que le agradaba y cosas que ella tenía en común conmigo; solía ponerme en mi clase a estudiar incluso en el receso cuando no podía encontrarme con Grace. Pero todo cambiaba cuando veía a Dayana, era la señal que debía seguirla o al menos ver cual era su patrón de comportamiento. Pero mi curiosidad e ingenuidad me daría un golpe muy fuerte, ella entraba a otra clase para verse con un chico.
Recuerdo que solté una lagrima, después me puse a pensar el resto de las clases, siendo punto de preguntas que respondía correctamente, pero perdiendo las ganas de seguir haciéndolo. La motivación había sido cambiada y poco a poco ya me iba haciendo la idea de solo estudiar (que era lo correcto). Entonces Grace regreso, me sentí bien. Pero aun no sabia que yo le gustaba.
Una vez caminando por la plaza, me cogió de la mano. Era caliente y suave al tacto, mientras mi mano era fría y no sé si será suave. Me sentía raro porque no encontré respuesta ante su comportamiento, fue entonces cuando dijo:
-          ¿Está bien si hago esto? ¿Acaso no te incomoda?
-          No te preocupas, me agrada.
Esa oración basta para que su cabeza cayera en mi hombro. Esta era la primera vez que sentía eso y se sentía relativamente bien. Ella no dejaba de sostener mi mano y sentí que algo andaba mal, no sabía si preguntárselo o dejar las cosas cómodas para mí. Pensé que era egoísta de mi parte no preguntar cómo se encontraba ella, mas aun no hacerlo porque podría ella dejar de agarrar mi mano. Pero lo hice. Teniendo un contundente: “no que no te incomodaba”. Me calle y ella dejo mi mano y cogió todo el brazo y lo agarro con más fuerza, esto ya me asustaba.
Caminábamos relativamente lento, la hora no ayudaba y solo quería irme a casa y pensar en mañana, en mis tareas y la posibilidad de poder preguntarle a ella porque hizo todo eso. Pero ella lo dijo todo en un instante. Después de escucharla supe que era despecho y no cariño o algo mas intenso. La entendí, le aconseje que lo buscara, que solucione sus problemas con él. Pero se negó, diciendo: “Contigo me siento mejor”. Me sentí lleno.
Después de eso, ella dejo de venir casi 2 semanas y yo no pude contactarla porque no sabia su apellido para buscarla por alguna red social. Soy idiota y solo este es el comienzo.
Comencé a escribir cuando en el colegio hicieron un concurso de redacción de historias. Como mi cabeza solía delirar, decidí comenzar a redactar como es que quiera tener mi primer amor, con una gran influencia de Sofia.
 Ella fue mi primera ilusión y la más bella. Tenia como 12 Alos cuando la vi por primera vez y fue una foto de Facebook. Mientras yo tenia una imagen de Bugs de perfil, ella me acepto la solicitud y comencé a hablarle. Si recuerdo bien, estaba nervioso al escribir “hola”, porque desde allí le temía al rechazo. El destino sabía que pasaría y me pase 2 semanas pensando si mandar o no ese “hola” o no. Así pasaron los días, meses y llegue a secundaria. Un año después de no poder mandarle un “hola”, me anime a hacerlo. Por obra de un ser desconocido ella me respondió y se produjo un “clic”, una ocasión que no se repetiría hasta mucho tiempo después. Hablábamos casi todos los días, después del colegio. Solo por ella es que corría a mi casa, comía rápido y hacia mis deberes en tiempo récord para poder hablarle a la misma hora, era como algo religioso. Y ella era mi diosa.
Pasaba el tiempo y poco a poco sentía que podía publicar algo mío, algo que tenga que ver con mi rostro. Sufría de falta de autoestima y decidí subir una foto. Ella fue la primera en decirme que me veía bien, casi muero. Entonces recibí un regalo por parte de mi padre, que por cierto estuvo ausente en mi vida por casi 4 años. ¡Era un teléfono táctil! Y no saben cómo disfrute por fin tomarme una foto que no este tan pixelada, aunque no la publique, se la compartí a ella. Cada vez que compartíamos fotos, era satisfactorio saber que ella al menos me aceptaba como era. Entonces empezaron las llamadas y audios. Y su voz me cautivaba y me hacia delirar.
Créanme que estudiaba porque imaginaba que seria defraudarla si salía bajo en mis cursos. Pensaba mucho en ella y pasaba mas tiempo. Era febrero y decidí conocerla. Tenia 14 años y los granos me invadían y decidí hacer dieta, todo por ella. Mi plan era conocerla en 14 de febrero a las 14:00 horas cerca a su casa, se que me demore 1 año para hacer esto, pero es solo la punta del iceberg de idiotez que poseo. Cuestión que llego el día, me alisté, me puse mis zapatillas nuevas, y decidí ir a verla. Pero el clima no me ayudo, ese día llovió, mi madre era sobreprotectora y al ver las gotas de lluvia me negó el permiso. Tuve que llamarla y cancelar todo, supe que la perdería. Tonto, iluso y poco valiente Vladimir.
Pasaba el tiempo y llegamos a sus 15 años. Paso mucho tiempo y no podía conocerla porque temeroso de mi apariencia, sentía que me rechazaría. Me dijo que fuera su pareja de baile en su fiesta que pasaría en su casa. Créanme que me puse nervioso e inventé la excusa más idiota jamás imaginada por alguien en este jodido planeta. Le dije que me iría de viaje con mi padre por motivos de cercanía con el y conocer lo que hacia por allí. Ella no me creyó y sabia que evadía la situación. Entonces por primera vez en mi maldita vida, me agarre de los huevos y acepte ser su pareja de baile después de 2 días de pensar eso. Lo sé, la valentía me llego tarde, pero llego ¿no?
Me cito a las 7 en su casa, yo estuve preparándome desde las 4 de la tarde, como si fuera mi jodida fiesta. Temeroso de lo que dijeran de mi apariencia, recurrí al aliado de emergencia que tenia a la mano. No podía recurrir a mi padre porque el era un hombre que estaba integrándose a mi vida de a pocos y yo iba comprendiendo que no era buena idea decirle esto a él. Entonces recurrí a mi abuelo, que en sus épocas era la seducción en persona, apodado como “el azúcar” porque hacia que las mujeres se le peguen como moscas. Me ayudo diciendo que tuviera valor y confianza para hacer todo lo que me propusiera y que actuara con naturaleza, que ella apreciaría lo auténtico. Por eso es que quería a mi abuelo.
Tenia en la mano su regalo, créanme que sufrí para escogerlo. Tenia que ser representativo y especial, pero de bajo costo, bonito pero barato. Mi presupuesto era bajo, contando con ahorros que aduras penas me alcanzaban para una caja de chocolates decente. No le comentaba casi nada de esto a mi madre, que problemas ya tenía y no quería sobrecargarla con niñerías. Pero ella siempre tenia tiempo para escuchar las idioteces que le proponía y entonces decidí contarle todo. Ella me dijo si me gustaba, si enserio quería sorprenderla. Entonces me dijo que me cambiara de ropa, que iríamos a ver que regalarle. Yo pensaba en una cadena de fantasía con algún detalle que ella podría apreciar. A lo que mi madre rechazo rotundamente e hizo lo que menos pensé. Fuimos a una joyería, y cotizo precios de cadenas o anillos de plata. Al escuchar esto me quede sorprendido, mi madre no le importo el hecho de no conocer a esta chica e ignorar que yo tampoco la conocía aún. Compro una cadena de plata con un precio nada cómodo, diciéndome que esto era un regalo digno, que ella se sorprendería y que podría llegar a darme un beso. Créanlo o no, soñé toda la noche con eso.
Estaba caminando con mi madre hacia su casa y la vi pasar con su vestido a través de la calle. Era hermosa y yo le pregunte a mi mama si a ella le parecía bonita, me respondió con un: “Lo es, no lo arruines”. Con esas palabras me anime a conocerla de una buena vez.
 
 
Estaba escuchando la canción de The National “Rylan” al escribir esto, había puesto la lista de “Melancolía Indie” en Spotify, entonces sentí la melancolía al recordar todo esto y como es que erre y sigo equivocándome en lo mismo.
 
 
 
 
 
 
 
Pensé que podría ser el mejor día de mi vida, cuando con un beso en la mejilla y el nerviosismo entre los dos se hizo presente. Primero me recibió su hermana la cual era bellísima, pero después vi a Sofia, ella era lo mejor de esta realidad. Tenia un peinado con bucles que hacían resaltar mas su bello rostro, el labial hacia de ella mi mayor sueño hecho realidad. Yo estaba nervioso y no se si ella lo estuvo, pero yo no sabia que hacer mas que solo seguirla y sentarme en una silla y seguir viéndola. Supongo que ella se admiro de mi físico, no sé si su admiración fue positiva o negativa, no lo sé. Tonto, tonto.
Hacia dos semanas que ella me dijo que me quería y que no desea nunca abandonarme o que yo la abandonara a ella. Me sentí feliz ese día y creo que la felicidad regreso a un chico de 14 años que la había perdido desde que sus padres se separaron. Entonces empezaron a llover mensajes de amor e imágenes que decían lo mucho que le importaba a ella ¿Esto era enamorase? Se siente bien, es bueno. Fueron las 2 semanas mas felices de mi vida hasta ahora, tengo 19 años y daría lo que fuera por revivir esto una vez mas y no arruinarlo. Pero ¿Qué hice?
Me senté y ella se me acerco y charlamos un poco, llegaron sus invitados y allí fue donde me encontré solo de nuevo. Me hablo una de sus amigas y resulto que todas me conocían y me preguntaron acerca de mi y como es que conocí a Sofia, si es que en realidad la quería y hacerme saber que ella si me quería. Empezó la música y me saco a bailar, créanme que intente, pero mi esfuerzo fue por nada. Ella se disponía a recibir a sus invitados y le di su regalo para que se quedara. Lo vio y le gusto, mi madre tenía razón. Solo que olvidé un pequeño detalle, nunca puse una pulsera en mi vida. Ella me lo pidió y fracase, me miro y salió a ver a sus invitados. La estaba perdiendo y cuenta no me daba. Solo lo sentía.
Me senté y sus amigas se dieron cuenta de mi dolor, me dijeron que si en verdad me quería ella entendería mi nerviosismo. No fue así, ella se quedó afuera, conversando. Yo estaba tranquilo y solo bailaba con sus amigas y me divertía, pero seguía pensando en ella. Ella me vio y yo a ella, se volteo y entro con unos chicos. He de admitir que eran mucho mas guapos que yo y con mejores atributos físicos, como ojos verdes y cabello claro. Me sentí una mierda.
Sus amigas me decían que ella regresaría pronto, pero no pasaba. Ella estaba fuera, conversando con un chico muy guapo y no pude evitar llorar. Si, llore. Vladimir derramo lagrimas de amor y dolor, él no lo sabía aun, pero era solo el inicio de una cadena de dolor. Ella entro y solo me miraba y era a veces indiferente. Me lo gané, no debí estar con sus amigas y no debí haberme comportado como un idiota, debí ser su caballero y ser su chico. Tal vez tuve toda la culpa, no lo sé. No le daré vueltas esta noche. No podre dormir porque la tendré en mente y probablemente sea motivo de reflexión y melancolía absoluta.
 
 
(Para ambientar, te sugiero a Tash Sultana “Can’t buy happiness)
Paso el tiempo y sus amigas me consolaban, aunque yo solo quería salir de allí e irme a la mierda, directo a la mierda, un avión que me llevara a la mierda en primera clase. Y la vi, bailando con un tipo y sonreírle, hablar cerca a el y me vi caer a un abismo de perdición. Ver como la persona que me ayudo a sobrellevar mi puta existencia, mi maldita insignificante vida, me auxilio y me llevo a un cambio para bien. Pero verla con alguien más, me mato. Mas aun verla y que ella me viera a mí, para después reírse con él. Vacío.
Aquí es donde pude sentir otras cosas mas que el amor, la sensación de ser compatible y aceptado. Fue una noche donde la vida me abrazo y me degolló cruelmente. Donde supe que era la vida y que no todo era bueno para mí, también se sufre. Entonces supe que ella ya no seria mi chica. Llore un poco mas y gracias al cielo llego mi madre. Me aviso para salir, cogí mis cosas y me despedí de ella. Saben que es doloroso, es que además de verla con otro de esa forma y recibir estas sensaciones tan pronto, de golpe, es acercarte a ella, evitar llorar al verla a los ojos, sentir su indiferencia y la frialdad de sus palabras diciendo: “Chau, espero hayas disfrutado de la fiesta. ¡Ah! Y gracias por el regalo”. Si ya me encontraba muerto, no se imaginan lo que sentí al salir de allí, después del último contacto físico con ella. El beso más frio de mi vida.
Imagínense en un video donde el propósito es transmitir tristeza, ahora imagínenselo con un chico promedio, caminando a las 10pm, en una noche fría, donde la única bulla es producida por 2 cosas: la fiesta y su mente que acaba de ser trastornada. Caminar hacia la avenida y rescatar lo positivo, aunque muy poco, de esta situación. Y saben que, recuerdo pensar que lo bueno de todo esto es que: “me enamore por primera vez”. Y si fue bueno. Pero después de eso, era obvio que mi madre se daría cuenta de que algo andaba mal. En cuanto llegamos a casa me pregunto acerca de lo ocurrido en la fiesta y no fue fácil abrir la boca. Tenia un nudo en la garganta por tratar de no llorar y no chillar al hablar.
Le conté lo ocurrido y no pude evitar soltar mi lagrima, mi madre me dijo que así eran las cosas en este juego del amor. Tenía mucha razón y yo poca experiencia con eso. Recuerdo ponerme a llorar toda la noche hasta que los ojos se me secaron, seguí con esta situación casi 2 semanas. Pero el dolor y desesperación por saber que hice mal, teniendo la respuesta tan cerca, me trajo más consecuencias y aún más dolor.
Pasaron 2 semanas desde que paso todo esto y estaba en casa de mi primo, contándole todo lo ocurrido. Para esto jugaba fut para poder olvidar todo lo ocurrido, pero mas me empedernía en pensar en ella y ver sus fotos, revisar mensajes y abrir mas la herida y limpiarla con lágrimas. Me lo merecía- repetía constantemente en las madrugadas de dolor.
Agonizante, jugaba al play en casa de mi primo. Me consolaba y recomendaba que hacer, pero todos somos diferentes y no serviría de algo. Pero paso lo mas inesperado, ella me hablo.
Sentí revivir, tomar ese dolor y mandarlo a la mierda. Pero como todo lo que parece mágico, resulta ser solo un truco. Ella jugaba conmigo y me hacía sentir nervioso y temeroso al no responder los mensajes que le dejaba, ella era fría e indiferente. Y lloraba de nuevo, una y otra vez, buscando el por qué ella así eso si yo le dije por última vez: “si tu deseas que me aleje de ti, lo hare por el cariño y aprecio que te tengo, cuídate y no olvides que te quiero”.
Tonto sujeto enamorado. Ella quería hacerme sufrir, pero creo que o era quien quería hacerlo después de todo porque acepte hablarle después de todo, y sabiendo que no era bueno para mí, yo seguía allí. Suplicaba su atención y pare. Me puse cortante y después de todo ceso el ataque de ilusiones que ella me proponía. Vacío es lo que sentí ese año. Ahora la soledad se postulaba como reina de mi corazón y alma. Asustado de todo, preferí encerrarme en mi cuarto y tratar de seguir adelante con mi vida rutinaria y poco interesante, dejando de lado las ideas de amor e ilusiones tontas que solo envenenan el alma. Pero como te puedes dar cuenta, solo es una forma de aprender y seguir cayendo.
Ella siguió en mi vida tiempo después, pero ya he cambiado.  Por eso el siguiente relato se titula: “Cambio”.
Somos seres que se adaptan al cambio. No pude adaptarme a estar sin su compañía.
 
 
Siento que dilate mucho la historia, que no complete la historia con Grace y Dayana. Pero siento que Sofia era el punto por el cual iniciar y que puedan entender el porqué es que se me hace difícil socializar y confiar en los demás. Después de esto, no volví a ser el mismo. Me ha marcado y no puedo volver. Fue lo que marca a todos en algún punto de sus vidas y quería compartirlo con los que lleguen a leer esto.
Siempre te querré, te respetare y guardare en mi corazón, Sofia.
Página 1 / 1
Foto del autor Vladimir
Textos Publicados: 2
Miembro desde: Aug 04, 2019
0 Comentarios 6 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Un poco mas de mi.

Palabras Clave: Vacio amar.

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy