ESCAPE
Publicado en Jul 29, 2019
Prev
Next
                           Contemplo  esa  imagen  que  el  espejo  me  devuelve,  temblando  acerco  mi  mirada  a  ese   rostro,   no me  reconozco,      años   guardada   entre   cuatro  paredes,   tiempo    sin  saber   si  seguiría   viva   y  hasta   cuándo. 
                         Me  observo,  mi   mirada  la  noto    muy    cansada,   arrugas   tengo   pocas,  en  eso   fue   generoso   el  tiempo,   respeto  mis  sueños,   me  retiro   del  espejo,   vuelvo   a   acercarme y  me   interrogo,  ¿esa   soy  yo?     Mi   mirada   anegada   de  lágrimas,  trato  de  superarlo,      dándome    manotazos   intentando   secar   mis  ojos,    me  tiro   en  la  cama   dirigiendo  la  mirada  al   techo   sin  nada   a  ver,  la  dejo  errante,  sin  detenerse   en  ningún  lugar,   con  las   emociones    desordenadas,  lucho   por   calmarme,  me  siento  perdida,   confundida,  nadie   toca  a  mi  puerta,  nadie   me  apura,   no  me  gritan,  respiro  largamente   temiendo  quedarme   dormida.   
                     El  miedo   me  invade   y  si   entra   gente   de  la   calle   y  son  ellos,   ¡calma,  calma!!   Están  muy  lejos,   estoy   distinta    y   tengo   otro   nombre   y  la  habitación    es  interna , por  las   dudas   me  escondo   debajo de    la  cama,  escucho   pasos,  voces   nadie  se   acerca,  asustada      me  incorporo,   me  baño,    tengo   cinco  minutos    para  hacerlo,   ni  a  mirarme   me   atrevo,   estoy   preparada   ya  vienen   a  buscarme,   no  pasó   nada,   al  rato,   tocan    a  mi  puerta, salto    un  metro   del  suelo,   no  contesto,   me  habla  la  hermana   María    y  me  dice   es  tu   desayuno   si   no  quieres   abrir ,     corre   la  ventanita  de  la   puerta   para   entregártelo,  así   lo  hago, 
                          No  Salí  de  mi  cuarto   por  tres   días,   nadie   me  presiono,  no  me  miraron  raro  todo   fue   normal,   lo  que  me  animo   a  salir   de mi  encierro  voluntario,   me  acerque  a  un  gran  salón,   muchas   chicas,  mujeres   grandes,   mamas   con  bebes   de  cunas,   todas   haciendo   algo,  tejiendo,  cociendo,  otras   cocinando ,  tomando   mate,   todas   reían,    miraban  la  TV,         fui  invitada   a  unirme   al  grupo , preguntándome    si   tenía   conocimiento   de  labores   manuales,  conteste   que  no,  por  hoy   observaras   y  decidirás  lo   que  te   gustaría   aprender   y  mañanas  nos  lo    dirás   dijo   la   coordinadora,  pero   no  te   salvaras   de   hacer   ronda    de  mate,  sino  sabes cebar   hoy   aprenderás,   por  si  acaso   me  senté   cerca   de  una  puerta   y  ventana,   
                        Mi  desconfianza,  mis  temores,   me  jugaban   en  contra,   no  era   capaz   de interactuar   y  la   coordinadora   me  dice   que   vendrá   una   psicóloga   para   evaluarme  y  para   dar   respuestas   a  todas   esas   dudas   que   taladran   mi   cabeza,  no  te  presiones   los   procesos   y  cambios  llevan   mucho   tiempo   así  que  no   corras,  no  te  exijas    más  de  lo     que  das  y   no  te   cuestiones,    me  dice,  eso   es  fundamental.  
                       Dormía,  no,  dormitaba,   finalmente   fui  vencida  por   el   agotamiento   de  noches  de  desvelos,  mis  pesadillas   no  me  daban  tregua,  siempre   sirviendo   en  distintos   bares,   con  ojos   al  acecho   que  no  me   perdían    de vista,   tampoco   podía    tardar  en   el      baño  pues  era  sinónimo   de    sacar    la  vuelta   y  no   generar     dinero. 
                        No  tengo   barreras   ahora,  pero   en  mi   mente   no  he   evolucionado,  sigo    sumisa,   con   miedos   de  no   agradar,   que  todo    este   mal,   dependiendo   del  humor  de   mi    dueño,  pues   era   lo   que  siempre    nos   decían,   sin  libertad,   no   eres  nada,   no     tienes   escapatoria,   siempre    pertenecerás   a  alguno   de  nosotros   y  como   tal   nos   debes    servir,  horas   extenuantes    de   trabajo   eran  lo  habitual.    Dormir   no  más   de    cinco   horas,   se  supone   que   eran   suficientes,   fines   de  semana   se  triplicaba    la   demanda   de  clientes,   y   nos   trasladaban   a  distintos   puntos,   en   camionetas   cerradas,   así   no     reconocíamos    el  camino    y  de  preferencias   feriados   y   domingos   no  muy   temprano,   así   las   carreteras    están     más   solitarias.   
                        Nunca   hubo   quien   se  interesara   en   saber   de  mi  vida,  quizás   porque  nací   en   pueblo   chico,  olvidado  por  el   tiempo.      mis  padres   ya  no   estarán,   mis  hermanos  no   me   acuerdo,    yo  tenía   16   años   cuando   me  subieron   a  una   camioneta,  estuve   encadenada   mucho   tiempo,   hasta   que  la  debilidad    no  me  dejaba   ponerme    de  pie   y   de  ahí   recorrí   muchos   bares   hasta   que  por   esas    cosas   de  la  vida  hubo   un  accidente  en  la   carretera,   la  camioneta   donde  me  llevaban    quedo   calcinada    todos   murieron   y  yo  para   que   no  me   encuentren    me    metí   a  unos   pastizales   y    me    adentre    por    huellas,  corría,  caminaba,   me  caía,  el  miedo   me  consumía.   hasta    que   me   desvanecí    en  lo   que  parecía   una  plazuela    rural    y   ahora   despierto   en  esta    especie    de   internado,   por   lo   que   observo    no  soy   la  única,   muchas    mujeres   sufridas,   las   huellas    de   sus   rostros   las   delatan   y  sus   miradas    sin  brillo   como  la   mía,  cuando   nadie   las   mira,  quedan   suspendidas     en  el  tiempo,  buscando    algo  en  que   perder   la  mirada. 
                   Han  pasado   como  2   meses,   estoy   aprendiendo   costura,  a   cortar   el   cabello    a   cocinar,   vino   una   madre  superiora   para   conocer   mi  historia,   no  sabía   por  dónde    comenzar   pero   ha  sido   muy    paciente   y  solo   hace   una  o   dos   preguntas    sin   apresurar   las    cosas,  paso  a   paso   tomo   dimensión   de  las   cosas,   de   lo   sucedido   conmigo ,  he   llorado   tanto,  todas   las  lágrimas   guardadas    por   años   interminables, 
                  Será   que  la  vida   todavía   me  pide    luchar   porque   sigo   estando.   Comenzar   de  cero   es  lo  mejor   se  me  ha  dicho,   todo  a  su  tiempo    se  ira   acomodando,  tengo    nuevo  nombre,   mis   cabellos   teñidos    con   nuevo   corte,   otro   estilo   de  ropa,   cada   paso   que voy    dando   es   como   juntar   y   remendar   mis  pedazos,  duelen    y  mucho,   estoy   aprendiendo   a   escribir,   a   leer,   mi   proceso   será  muy   largo    pero  depende   de  mí,   tengo  casi   cuarenta   años  y   por   ahora    no  debo    pensar    en  buscar    si  me   queda   familia.  Porque   no   hay   grandes    recursos  y   si    hago   publica     mi  situación,    estaré    expuesta   ante    los  medios   y  como   yo   otras   mujeres   correrían   riesgos   sus    vidas   y  seria    localizado    el    refugio. 
                 Han   pasado   casi   dos   años,   voy    avanzando   en   la  recuperación    de  mi   vida    muy   lentamente,   tengo   periodos   de  retrocesos    muy    marcados,  fui   ubicada   en    una    casa    en  el   cuidado   de   personas   mayores,    hago   limpieza   y  los   fines    de  semana    voy   al    refugio,  todas   ayudamos,   ya  tengo   mi  documento,  no  he   encontrado   a  nadie   de  mi  familia,  si  voy   juntando  dinero   para   ubicarlos   por   medio   de  un   investigador   privado,    que  no  lucra   y   tengo   asesoramiento   que   lo  provee   el  refugio, en    cada   paso  dado   no   estamos   solas,   Aprendí  a  leer,  escribir   a  usar   internet  muy   restringido    pero   voy    adaptando    mi    existencia   a   la  nueva    era.   Si    aprendí    a  no   confiar    en  nadie,  a  no   esperar   nada   de  nadie,   el  proceso    de  abrirme   todavía   lo  desconozco,   me  protegí     ignorando   mis  emociones    y    ahora    comienzo   a   descubrir   mis   emociones   a   entender    que  pasa    por   mi  mente,  las  sensaciones   de  mi  cuerpo,   los   dolores,  como   es  tener   sueños,  conquistar   ideales,   es   recuperar   años   que  me  fueron   robados  y  me  doy   cuenta   que  las   etapas   en  nuestra   vida   no   las   saltamos,  las   vivimos   mucho   más   tarde,  parece   ridículo   porque   revivo   mi  adolescencia    en  un   cuerpo   más  viejo,   me   doy   ánimo   y  fuerza   para   contemplarme   en   un   espejo,  conocer   arrugas,   lunares,   muecas,  gestos.  Ver   mis   dientes,  verme   toda,   por    mucho,   mucho,    tiempo      fui   incapaz    de   contemplar  mi   cuerpo    desnudo.  
                 Es  un   proceso    muy   largo,   un  replantearse   dilemas   cada    día,      la   soledad   también   toca   a   la  puertas,   los  miedos    no   se  marchan,    las  pesadillas   recobran   realidad   en  las   noches,  no se  duerme   sin  luz,   los  fantasmas    siguen   esperando   el  ataque   y   yo   siempre   alerta.  
Página 1 / 1
Foto del autor Elvia Gonzalez
Textos Publicados: 272
Miembro desde: Mar 24, 2013
12 Comentarios 110 Lecturas Favorito 2 veces
Descripción

ESCAPE

Palabras Clave: ESCAPE

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos


Creditos: ELVIA GONZALEZ

Derechos de Autor: ELVIA GONZALEZ


Comentarios (12)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 > 

Daniel Florentino Lpez

Excelente relato
Coincido con Enrique, parece que es un genero que te sienta muy bien
Felicitaciones!
Un abrazo
Responder
August 06, 2019
 

Elvia Gonzalez

Agradezco tu pasar por estas letras y comentario, me gusta el relato e intento incursionar cada tanto en este genero. gracias.
Responder
August 08, 2019

Lucy Reyes

¡Qué relato tan interesante, recorrer un camino que empieza desde el retrovisor de un espejo, a partir de los diez años, sobre una vida inclemente, de miedo, de soledad, de tristeza, de incertidumbre,de reflexiones, tal como es la vida de tantas personas, pero que algún día, fuera de la soledad encuentra seres que apoyan, que ayudan, que aconsejan y logran que ese querido ser, salga adelante, con todo lo aprendido y sentir la dicha de la superación.
Te felicito Elvia, ha sido un maravilloso escape.
Abrazo cordial.
Responder
August 02, 2019
 

Elvia Gonzalez

Efectivamente, has hecho un muy buen análisis del texto, lo comprendiste muy bien, agradezco tus palabras y pasar , para este escrito. te envío abrazos.
Responder
August 02, 2019

Jonathan Landin Melo

wow me encanto sigameme tengo escritos romaticos
Responder
July 31, 2019
 

Elvia Gonzalez

Gracias por pasar por estas letras, por ahí andaremos, te envio abrazos
Responder
July 31, 2019

carlos reyes navarrete

Cuán maravilloso relato nos haces de una vida que es más recurrente de lo que uno comúnmente pueda pensarlo. Y digo maravilloso relato no porque la situación en sí lo sea, puesto que los hechos por si mismos son bastante dolorosos; no obstante, las circunstancias y las consecuencias están explícitas en su contexto de un modo excelentemente bien trabajado que no deja lugar a dudar que han sido rescatados desde la realidad.
El último párrafo es el que mejor describe el punto que cito: "Los miedos no se marchan - Los fantasmas siguen esperando el ataque..."
Realmente éste es un caso especial que refleja las delicadas oportunidades que reciben algunos seres humanos para rehacerse desde sus propias cenizas, pero asumiendo que el camino hacia la felicidad irá siempre por el borde del abismo... Cada siguiente paso habrá de ser inteligente.
La felicito, Elvia.
Saludos.
Responder
July 30, 2019
 

Elvia Gonzalez

Agradezco tu análisis de este trabajo, que fui armando de a poco, sin quedarme en el dramatismo de la situación, sino resaltando que el personaje fue capaz de recuperarse, con retrocesos, pero fue reinventándose de nuevo, iniciar una nueva etapa en su vida, recomponiendo su parte emocional, conocerse, aceptarse, quererse, vivir etapas que se salteo, se viven tarde, pero se viven, en un muy largo caminar, que lleva mucho tiempo. afortunadamente para ella, fue a dar con un refugio de gente anónima que no busca aplausos en este tierra, pero es feliz con cada ser que ayudan a ponerse de pie. agradecida, que te gustara este trabajo, que lleva muchos secretos entre lineas, pero ha salido a la luz, te envío abrazos.
Responder
July 30, 2019

carlos reyes navarrete

Tu respuesta muestra que tu talento no solo radica en la composición literaria: existe conocimiento psíquico y manejo en el tratamiento comunicacional. Son materias muy valorables.
Salud.
Responder
August 01, 2019

Enrique Gonzlez Matas

Relato detallado, realista, de buenas letras.
Te felicito, Elvia, ese campo creativo te va muy bien.
Un gran abrazo.
Responder
July 30, 2019
 

Elvia Gonzalez

Gracias Enrique, el dia que tenga tiempo quiero llegar a una novela, por ahora incursiono en relatos cortos y cuentos también, vamos a ver como me va, agradezco tus palabras, te envío abrazos.
Responder
July 30, 2019

Mara Vallejo D.-

Buen relato de principio a fin; bueno, es mi pensar !
Gracias por compartir vuestras letras, amiga Elvia.
Abrazos.
María
Responder
July 30, 2019
 

Elvia Gonzalez

Me alegro que haya sido de tu agrado, este trabajo, encierra distintas etapas, que fui armando para que no sea pesado o muy dramático, porque el tema en si lo es. te envío abrazos
Responder
July 30, 2019

gabriel falconi

Parece un texto sacado de la realidad !!!! Muy bueno
Responder
July 30, 2019
 

Elvia Gonzalez

Gracias por comentar, en efecto es un trabajo que llevo un tiempo volcar los miedos, redescubrirse, empezar de nuevo, retroceder, en fin me deja conforme que quedó bien plasmado el objetivo, a pesar de toda su desventura el personaje se levanta y comienza su caminar de cero, te envío abrazos
Responder
July 30, 2019
 1 2 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy