14. La qumica del amor.
Publicado en May 15, 2019
Prev
Next
 
Eso me parece un gran patraña, nunca un mismo gustar es correspondido y cuando ha sucedido fue una manipulación para celar a otra persona la cual ya es polvo y huesos. Cada cierto tiempo mi corazón se emociona mucho al ver a unas persona, un golpe químico que se activa rápido haciendo que el mundo pierda su centro para tambalearse de un lado a otro en un intento burdo de entender que está pasando. Llevo unos meses trabajando en esta salmonera, ocho meses para exactos, ocho meses en que he estado cruzando miradas con Erika, me trae de la baba, mi corazón arde, mis sentimientos se vuelven locos y siento desmayar, creó mundos perfectos con ella una y otra vez, para luego verme en soledad. Usa un perfume que seduce, no es algo sexual lo que siento por ella, es química de amor, he cruzado palabras con ella un par de veces, pero me han rechazado tantas veces que no quiero perder la dignidad una vez más. Bueno no es tanto eso, es afrontar el número 25 o 30 en rechazo, cansa saben, la vida para mí es un juego, pero a veces la ilusión se muere cuando charlas con esa persona o cuando finalmente la tienes, los ideales son creados en la mente y cuando chocan con el vidrio de la realidad no queda otra que caminar descalzo sobre los trozos rotos, filosos, finos y puntiagudos. Digo; una vez anduve enamorado de una mujer unos 10 años y cuando me fui a vivir con ella resultó ser la versión ogra odiosa, a las dos semanas la deje y me devolví al sur. Ahora Erika tan bella como un deseo de verdad, como volver a nacer luego de pasar por una amargura. Pero el hablarle es un riesgo, puede que la ilusión sea hermosa y la persona sea la versión contraria a lo que me gusta soportar. Mírenme aquí escribiendo algo acerca de ella y ella embalando salmón sin preocuparse, de seguro todo lo que les relató está en mi mente, el enojo con ella, el amor para ella, las ganas de besarla, de rozar sus heladas manos. Quizá yo no me tenga la confianza suficiente, o sólo no es para mí, ya que si estuviese en mi destino de su boca debería y de sus palabras me alimentaría. En todo caso está obsesión no es de ahora, desde pequeño me imaginaba mundos con las niñas más lindas, luego en el liceo y luego ya en todos los trabajos. Enamorado de tonto, quedándome con las ilusiones vanas de lo que pudiese ser, amigo de fantasías y caminos solitarios, es como una droga ahora que lo pienso. Ahora un amigo le acaba de decir que tiene un admirador secreto, a lo que respondió -tengo novio-. Bueno es una apuesta que había que hacer, no perdí nada, sólo el apagado de una llama, sabe que era yo el admirador secreto si la persona que fue es de la misma área que yo. Fue un rechazo sutil, pero bueno. Hay otra que se parece a ella su nombre es Maribel y trabaja en las cajas, quizá por ahí va la micro, está es más joven al igual linda, miren que curioso una nueva llama se ha encendido. Maribel ahora a jugar a las miradas contigo. La mente es un vehículo de emociones, vale sentir algunas cosas, por ejemplo si no me hubiese prendido yo sólo con todo este rollo de Erika  no hubiese nacido este escrito y probablemente tu no hubieses sentido todo lo que he relatado, puede que  hasta ella este leyendo este escrito en este momento pero no lo notará ya que la salmonera en realidad es una ferretería y el salmón es su celular y yo seguiré en mi juego, digo; hay que pasar la tarde en algo… Todo esto de los sentimientos es como jugar a la lotería, te emocionas con el boleto pensando que es el ganador y resulta que nunca lo fue. Pero ahí vamos pilotando nuestro bote a la deriva en una tormenta de ilusiones perecederas que nunca llegarán a algún puerto, es mejor divertirse siendo náufrago en el océano con pasadas por tierra sin olvidar que siempre se ha estado perdido. Bueno esto refleja un pensar pasajero que es solo eso, otro tripulante de esta bote humano que yace en el caos mental, en la tormenta mental. ¡Ay! Erika hubiésemos tenido unos bellos hijos, un perrito y una casa lejos de todo, pero tú la jodiste estando enamorada de un ser real y no de uno ficticio como tu servidor. Es tarde ya, el crepúsculo se deja caer con una llovizna y en lontananza se dibuja un arcoíris y miren, llegó  Mariela, la niña del aseo, es extranjera, le pregunto en un impulso si es soltera y me dice que sí, -yo también, le digo- le hablo explayadamente  del porque cuesta hablar a algunas mujeres y sin darme cuenta se me produce una erección que ella vio y me dijo entiendo y siguió su camino, al hablar con ella sentí el mismo fuego que con Erika sólo que en ella no me había fijado, bueno si algunas cosas sexuales, como con toda mujer que veo. Quizá todo esto es un juego de sectores de sentires el cual disfruto, siempre es bueno conocer a otras mujeres en la parte relación amorosa, aunque en su mayoría todas terminan en frascos de conservas contra las paredes.
Página 1 / 1
Foto del autor Jonathan Ibarra Luman
Textos Publicados: 141
Miembro desde: Feb 15, 2019
0 Comentarios 4 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

14. La qumica del amor.

Palabras Clave: 14. La qumica del amor.

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy