La tecnología: ¿beneficio o adicción?
Publicado en Apr 10, 2019
Prev
Next
  La evolución del ser humano como ente pensante ha puesto de manifiesto el desarrollo de capacidades impensadas siglos atrás. Éstas se han ido logrando, en gran medida por el desarrollo de la tecnología.
  Según la Plataforma Estatal de Asociaciones del Profesorado de Tecnología (PEAPT), el término Tecnología se define como el conjunto de conocimientos y técnicas que, aplicados de la forma lógica y ordenada, permiten al ser humano modificar su entorno material o virtual para satisfacer sus necesidades, esto es, un proceso combinado de pensamiento y acción con la finalidad de crear soluciones útiles.
  La historia cuenta que los primeros asentamientos de tecnología fueron en la agricultura, luego vino la invención de la rueda, y marcando una era, fue el desarrollo de la industria metalúrgica. Posteriormente, la tecnología tuvo su auge en la Revolución Industrial entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX en el Reino Unido en primer lugar, y en el resto de Europa después. Ya transcurrido el siglo antes mencionado, hubo avances tecnológicos en construcciones, transportes y comunicaciones. Para el siglo XX nos introducimos a la etapa de la automatización, en éste la tecnología tuvo avances rápidamente, desembocando en la inteligencia artificial y la era de la información.
  Ahora, nos centraremos en el que a mi parecer es el más preocupante, la tecnología en el siglo XXI, a ella me referiré en cuanto al avance de celulares, computadores, televisores, y todo aquello que nos posibilita más interacciones virtuales, y menos relaciones interpersonales.  
 
“El siglo XVII fue de las matemáticas, el siglo XVIII el de las ciencias físicas, el siglo XIX el de la biología y nuestro siglo XX es el siglo del miedo”.
                                                                                                                                                                     (Albert Camus, Neither victims nor executioners,1946)
 
   
  Albert Camus, Premio Nobel de Literatura, plantea aquello en su obra traducida al español como “Ni víctimas, ni verdugos”. Él, en la década del 40 ya tenía la inquietud, sobre cuán dependientes estábamos de la tecnología, ya que los caprichos del hombre eran cada vez más grandes.
  Y   así es hoy, la tecnología no discrimina, edad, lugar, ni sexo. En pleno 2019, niños de 4 años juegan con celulares, tienen el hábito de ver videos mientras se alimentan, y muchas veces los papás, ocupan estos aparatos como vía de entretención para que el menor no entorpezca los quehaceres de los adultos. ¿El lugar?, no importa, puedes ir en el transporte público, estar en el aula, en medio de una reunión de trabajo, hasta compartiendo una cena familiar, y no parecerá extraño ver a más de una persona con su móvil en la mano, o queriendo encender el televisor. Si eres hombre o mujer tampoco influye, la tecnología se ha encargado de satisfacer al consumidor hasta al más mínimo detalle, existen aplicaciones específicas para gustos femeninos, y así mismo para el sexo masculino. Todo está calculado a tal punto que ni lo notamos, pero no podemos estar más de una hora sin algún aparato electrónico, inclusive hay personas que duermen con su celular al lado, pudiendo llegar hasta a una “nomofobia”, que es el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil.
  Hay ciertos hábitos respecto a la “tecno-dependencia”, que los adultos tal vez podemos cambiar sin mayor esfuerzo, pero ¿qué hay de las nuevas generaciones?, aquellas que nacieron con el celular bajo el brazo, esos jóvenes que antes de ir al colegio ya tenían un computador en su pieza, esos niños que no necesitan ni adaptación ni aprendizaje si hablamos de tecnología, en ellos debemos enfocar nuestra atención, mostrarles que hay un mundo más allá de la web, que los juegos no sólo están en el celular o computador, sino que en las plazas y áreas verdes, que para tener amigos no necesitas agregar gente a Facebook, sino que conversando en el colegio o universidad también los tienes, y lo más importante, que no necesitas compartir publicaciones, sino que compartir con tu familia y seres queridos.
  No podemos olvidar que el ejemplo que les damos es lo primordial, los adultos no están exentos de estas secuelas, no en vano en algunos restaurantes del mundo se emplea el “Anti-phubing”, phubbing es la acción de ignorar a la persona que se tiene por delante por atender al móvil, así estos lugares buscan combatir esta mala educación, ofreciendo el postre gratis si no tomas tu celular durante la comida, o de manera más directa te sugieren dejar tu móvil en un canasto al momento de ingresar al restaurante. Lo ideal hubiese sido jamás llegar a la instancia donde un desconocido te pide que le prestes atención a tu acompañante, pero ya que es algo latente e inevitable, lo que podemos hacer, es tomar conciencia y poner en práctica estas acciones.
  Enfrentarnos a esta realidad es chocante, sí, pero no es todo negativo, existe un lado benéfico, y es la facilidad que nos brinda para realizar trámites, acortar tiempos de espera, comunicarnos con personas que están lejos, entretenernos, hacer más placentero un viaje en metro o micro. Saber que estamos a un click de aprender e instruirnos sobre el tema que deseemos en el minuto, que sólo con encender el televisor ya podremos informarnos del acontecimiento nacional e internacional, que no necesitaremos esperar a comprar el diario para poder leerlo, y hasta para poner en práctica nuestros conocimientos, como lo estoy haciendo en estos momentos, escribiendo este ensayo desde un notebook, con la comodidad que me brinda este aparato portátil.
   Ya expuestos los dos polos de la tecnología, el primero, es el que nos consume de manera que ni lo notamos, dejando pasar momentos importantes de nuestra vida, y el segundo, que es el que muchas veces nos saca de apuro, y nos facilita el día a día.    Sólo debemos entender, y llevar a cabo lo que proponen algunos psicólogos, como lo fue Erich Fromm, destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista de origen judío alemán, quien plantea:
            “Las máquinas y las computadoras deberán volverse una parte funcional en un sistema social orientado por la vida y no un cáncer que empieza por hacer estragos y acaba por matar al sistema”
(Erich Fromm, La Revolución de la Esperanza, 1970).
 
  Concluyendo el tema, lo concebible es plantearnos una premisa: La humanidad debe aprender a manejar la tecnología y no permitir que ésta nos maneje a nosotros.    
 
 
Fuentes:
Tecno-dependencia: http://www.eumed.net/rev/cccss/2016/03/tecnodependencia.html
 
Albert Camus, Neither victims nor executioners, Combat, the daily newspaper of the French Resistance, 1946.
 
Plataforma Estatal de Asociaciones del Profesorado de Tecnología: http://peapt.blogspot.com/.
 
Página 1 / 1
Foto del autor Daniela Aránguiz
Textos Publicados: 1
Miembro desde: Apr 10, 2019
4 Comentarios 179 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Este ensayo habla de lo dependientes como sociedad que nos hemos vuelto a la tecnología, especialmente al teléfono móvil. Por medio de lecturas complementarias, sinteticé mis pensamientos de manera objetiva.

Palabras Clave: tecnología compartir dependencia

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Sociedad


Derechos de Autor: Dani Aránguiz


Comentarios (4)add comment
menos espacio | mas espacio

Raquel

UNÁNIME ACUERDO DANIELA EN LO PLANTEADO AL FINAL DE ESTE IMPORTANTE MENSAJE EN "LA TECNOLOGÍA...¿BENEFICIO O ADICCIÓN'?.CON CERTERA INTELIGENCIA SE DEBE EVITAR QUE LA TECNOLOGÍA MANEJE A LA HUMANIDAD...DE OTRA MANERA SERÍAMOS SUS PROPIOS ROBOTS..FUE UN PLACER..RAQUEL BESOS
Responder
April 11, 2019
 

juan carlos reyes cruz

Como primer apunte para este interesante texto, debo destacar mi gran sorpresa por hallar en un conocido personaje de ribetes polémicos de mi querido país, virtudes impensadas por muchos, pero que a lo mostrado nos deja una clara evidencia.
(En lo personal este matiz de Daniela, me satisface doblemente, toda vez que desde siempre he sido un admirador de su persona por la fuerza de su personalidad, por la demostración de su integridad, compromiso y constancia de sus pensamientos mostrados en el aparato público, por su especial belleza y por ser la esposa del fantástico Jorge Valdivia).
En segundo término debo establecer que comparto absolutamente el enfoque de los argumentos, tanto en la primera parte, donde se muestra el comportamiento social frente a los avances tecnológicos, como en la segunda, cuando se indican los defectos y los beneficios de este avance.
Como tercer aspecto de mi comentario, se me hace necesario destacar el uso adecuado de la redacción de este ensayo, lo que me lleva a pretender que en un futuro continuaras participando en estas humildes páginas de escritores aficionados.
Con mucho afecto,
JCRC.
Responder
April 10, 2019
 

Daniela Arnguiz

Hola Juan Carlos! Gracias por valorar mi escrito, sólo una acotación, no soy la esposa de Jorge Valdivia, es sólo un alcance de nombre... Jajajajaja tengo 22 años, estudio ingeniería estadística, y no tengo nada relacionado a la otra Daniela Aránguiz! Jajaja saludos y gracias nuevamente.
Responder
April 10, 2019

juan carlos reyes cruz

Mil solicitudes de perdón por mi confusión y, a pesar de no ser quién creí estaba detrás del ensayo, al menos puedo mantener una parte de los conceptos que destaco del perfil de quien sí lo hizo; como por ejemplo en la coincidencia con la idea planteada y con mi deseo sobre que continúes actuando en la página.
Mis simpatías, Dani.
JCRC.
Responder
April 11, 2019

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy