Mi otro perfil.
Publicado en Jan 21, 2019
Prev
Next
Image
.                                              MI otro perfil.
La mayoría de las veces he volcado en estas páginas la profundidad de un sentimiento íntimo que, sin lugar a dudas, ha sido  un pilar fundamental en mi vida. En cuentos, ensayos y poemas he plasmado un determinado perfil que muchos de ustedes conoce en detalle su continuidad, refiriéndome, por supuesto, al evidenciado amor de toda mi vida, mismo que el  implacable destino se encargó un día en  alejar de mí.
 En consecuencia la identificación que me corresponda ha de ajustarse a las características de ese sentimiento referido.
Sin embargo, aparte del gran amor de mi vida, existe en mí ser una persona con infinidad de matices que en este sitio de amistad son, prácticamente, desconocidos y me gustaría un poco hablar de ellos.
Cumplí  hace unos pocos años la edad suficiente para ejercer los derechos que otorga la ley y retirarme de mis obligaciones laborales y vivir de una pensión y de los ingresos económicos adicionales que por derecho me han correspondido.
Vivo solo, en la misma casa  que me vio nacer, pero no exactamente en la misma construcción, porque a través de los tiempos transcurridos he hecho derrumbar muros y levantar otros nuevos, buscando siempre ir tras una evolución acorde con las costumbres y tratando de encasillarme en la definición de  un hombre moderno.
De este aspecto quisiera destacar una de mis ostensibles satisfacciones, cual es el haber tenido el importante placer de haber intervenido directamente en dicha transformación habiendo utilizado mis propias manos, a la par como un obrero más, acción que me dejó  con el corazón lleno de orgullo, porque he sido siempre un profesional de la medicina mental, pero que uno de los oficios que siempre admiré fue la del carpintero y cuando al construir las partes de mi casa y tuve que golpear un clavo con el martillo, o hacer un corte en la madera para hacer calzar un ángulo, el placer que me inundó el alma  fue enorme, porque me hizo sentir como si fuera un artesano de verdad.
He dicho que vivo sólo, pero en la praxis no ha sido tan cierta la soledad, porque tengo en mi contorno, a tan solo una pedrada de distancia, los domicilios propios de los hijos y los de una vastedad de familiares que, al igual que yo, se negaron a emigrar del suelo que les vio nacer, es decir, de las tierras heredadas. Destinamos, dentro de los límites de la gran propiedad familiar, una amplia fracción destinada para la habitación, la que en un minuto dado dividimos en partes equitativas entre todos quienes resolvimos quedarnos,  formando como resultado un exclusivo condominio.
No obstante, la diversidad de los imperios me enseñaron que era necesario establecer fronteras y, afortunadamente, encontré  la manera amable de cercar mis dominios sin necesidad de agredir los estilos ajenos: Creé jardineras de rojos ladrillos en niveles dispares, setos vegetales recortados con pulcritud y guías aéreas de madera blanca, convirtiendo así el diseño de mi jardín en un pequeño paraíso. En definitiva la realización del espacio me ha brindado también la oportunidad para que el cuidado y dedicación a  plantas y flores me tome una buena parte de las horas del día y termine allí  alimentando las reflexiones de mi mente.
En tales menesteres siempre cuento a mi lado con Benito, mi fiel amigo perro que no tiene una raza específica, pero tiene un hermoso pelaje negro azabache; el que no logra levantar completamente  su oreja derecha  y tiene las patas grandes como las de un león y llega a pesar con  facilidad los treinta y cinco  kilos. Es el que me sigue a todas partes, me salta, me lame, me pide caricias y le encanta juguetear con el chorro de la manguera en las tardes soleadas del verano, porque en las temporadas de frío, al sentir que se abre la llave del agua, el muy cobarde corre para esconderse. 
Benito es mi amigo incondicional y es uno de los recipientes que recibe la gran cantidad del afecto que desde mi interior desborda. Además, para nuestro entendimiento, tenemos una exteriorización particular que solo él y yo comprendemos.
Sin embargo, también he sabido acompañarme de gustos mundanos que me han ubicado en el segmento del hombre vulgar. Muchas veces cuando pude me gustó ir de parranda con amigos y montarme en la pirotecnia de humaredas etílicas, estallar en comicidades y terminar en el sillón de un domicilio ajeno preguntándome dónde estaba. Después de todo, por mucho que cumpliera estrictamente con mis deberes maritales y entregara mis sentimientos en el lugar debido, también había divertimento al otro lado de la calle.
Afortunadamente nunca algunas de mis locuras festivas se enredaron en conflictos desastrosos o no solucionables; sin embargo, debí soportar calladamente las reprimendas pertinentes de quienes se inquietaron por mi inesperado comportamiento.
Fui un personaje de tránsito normal  que observó el natural equilibrio entre virtudes y defectos y que luchó franca y tenazmente por preponderar a las primeras y ocultar lo más posible  los segundos: Amé a una mujer con el pecho completamente abierto y le expresé a través de todos mis matices la existencia de ese sentimiento: La retraté en mil posturas con mis pinceles, le dediqué mis corregidos verbos y mis mejores poemas; le entregué la perfección en mi rol de padre y con todo pudo ella dibujar en su rostro una sonrisa de orgullo cuando el entorno social debió advertir que ella era la dueña de la mejor familia.
Cuando el destino determinó llevársela me quedó, al menos, el consuelo de verla partir en paz.
Ciertamente al inicio esos fueron mis peores momentos; tiempos muy difíciles y muchas veces insoportables al extremo que  en una de las obscuras curvas de tal descenso me lancé al abismo en procura de una esperanza siniestra.
Es obvio que no morí, pero el  tránsito a la sobrevivencia fue aun más contaminante, porque habité en los suburbios de la indecencia, frecuenté los bares e inhalé la basura, me rodeé de mujeres y conocí las enfermedades venéreas y bastaba presionar un poco más el acelerador para haberme desbarrancado nuevamente, y esta vez para siempre.
No obstante hubo un freno una mañana cualquiera, un despertar de aquellos en que el cuerpo simplemente se niega a transportar las estupideces y le grita a la mente: ¡Basta!
Desperté entonces y al abrir bien los ojos descubrí que aun permanecían dentro de los límites de mi imperio todas las dichas y todos me estaban incondicionalmente esperando.
 
En el último tiempo las consecuencias físicas de los años vividos me han tenido algo anclado al perímetro de mis dominios, pero no siempre había sido así, porque el viajar y el tener la oportunidad de empaparse con el espectáculo paisajístico que ofrece el mundo es definitivamente una suerte impagable. Antes había sido  un gusto que portaba en mi esencia y en esta otra oportunidad puntual le utilicé como vehículo  para alejarme del infierno.
No en ésta ocasión entraré en los detalles de las maravillosas aventuras que me tocó vivir en las latitudes del planeta, pero sí les puedo asegurar que han sido ellas baluartes ideales en el enriquecimiento de la perspectiva de mi vida y la intelectualidad que definitivamente llegan hoy  a ocupar mi corazón.
  
Ha sido así que he aprendido a creer en la mayoría humana y en el trasfondo de sus intenciones. Así mismo he comprendido que toda existencia, todo movimiento y todo objetivo en este universo, forme parte de un todo y que tenemos la obligación no solo de conocer, sino de respetar celosamente para no ser causantes de la ruptura de su curso natural.
En resumen, para despedirme en paz con todos, permítanme decirles que mi afecto es sincero, porque en la medida que amo toda esta vida, no hay espacio para reparos ni resentimientos, menos para los que han sabido darme solo dichas.
Hasta pronto, amigos.
Juan Carlos Reyes Cruz.
Página 1 / 1
Foto del autor juan carlos reyes cruz
Textos Publicados: 94
Miembro desde: Aug 15, 2017
4 Comentarios 43 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

.

Palabras Clave: .

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Pensamientos



Comentarios (4)add comment
menos espacio | mas espacio

Elvia Gonzalez

Me ha gustado tu relato, es sincero, honesto y como seres humanos con defectos y virtudes, siempre tendremos un lado que no siempre nos regocija, pero también es bueno reconocernos no tan perfecto, afortunadamente uno puede enmendarse que por otro lado fue esa necesidad de saciar el alma que nos deja con un vacío muy difícil de llenar, es como si nos enojaramos con la vida por llevarse ese ser tan hermoso de nuestro lado, nuestro compañera/ra luz de nuestros ojos, entonces comenzamos a caer al abismo hasta que el mismo cuerpo, mente dicen basta y nos reinventamos de nuevo, llenando horas, con lecturas, jardines, algunas salidas, pero entre cuatro paredes, ese dolor se va diluyendo y lo vamos transformando en una compañía ya no física, sino espiritual, hasta cuando tenga que ser, esta el afecto de los hijos nietos. pero es distinto. son otros amores. excelente relato, te felicito, una excelente auto retrospeccion, grato leerte siempre.
Responder
January 22, 2019
 

Raquel

SINCERO PERFIL DE TU VIDA..ERES UN SER QUE SIEMPRE TENDRÁS EN ALTO TU DIGNIDAD....TU INTELIGENCIA...TU EXQUISITO EXPRESAR...TU CAPACIDAD PARA SEGUIR EN EL MÁXIMO AXIOMA QUE ALCANZASTE EN LA VIDA ..RQ
Responder
January 22, 2019
 

Enrique Gonzlez Matas

Tu sinceridad, amigo mío, es manifiesta: te desnudas abiertamente hablándonos de tu pasado y de tu gran amor, y, también, de tu familia. Creo que eres un gran vitalista, que te gusta apurar los goces de la vida y que, por ello, has seguido caminos peligrosos que pueden llevar a la perdición; y, ahora, has recobrado la calma y vives con sabiduría lo ya aprendido en tu apasionado camino. Enhorabuena por ese reencuentro con tu intimidad y aprovecha cada día porque aún has de vivir tiempos felices.
Aunque suene a despedida tu "otro perfil" espero que no sea así y que nos sigas regalando tu saber y buena literatura. Un gran abrazo, amigo del alma, Juan Carlos.
Responder
January 22, 2019
 

juan carlos reyes cruz

Mientras exista en mi un aliento, procuraré estar presente frente a esta página blanca para responder realmente a quienes nunca han fallado.
Dichoso me haces, amigo, al transitar constantemente por mis letras.
Gracias y abrazos.
Responder
January 22, 2019

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy