FE Y RELIGION
Publicado en Aug 01, 2016
Prev
Next
A través de la historia el Ser Humano tiende a unificar o confundir el concepto de
Fe con la idea que tiene de la  Religión, con lo cual se ha desperdiciado el poder
de la una tanto como las grandes enseñanzas que nos dejan las vivencias
referidas en la otra.  La Fe es la aceptación de toda realidad como una 
circunstancia  perfecta,  mucho más allá de que para nosotros sea buena o mala,
solo es perfecta.  La Religión, por su parte, narra algunos hechos que trascienden
la  historia para convertirse en ejemplos para la vida cotidiana en todos los lugares
del mundo, para todas las personas del mundo y en todas las épocas de la vida. 
 
Permanentemente utilizamos o nos apoyamos en la expresión “pedid y se os dará”
para implorar a un Dios externo: empleo, amor, dinero, salud, etc., a un Dios
externo que da o quita a voluntad propia, y único responsable de nuestras
condiciones  materiales individuales (y a esto cándidamente es a lo que llamamos
fe), desconociendo de paso la oportunidad que posee cada persona para construir
su vida y su mundo.  Evadir esta responsabilidad es renunciar al gran Poder del
Libre Albedrio que el Creador universal tan generosamente nos brinda.  La 
Religión mal ejercida deja en manos de un Ser externo una determinada petición o
deseo con lo cual desconoce su derecho y su deber para crearlo y disfrutarlo.
 
A la falta de argumentos materiales (visibles y palpables) para explicar ciertos
fenómenos físicos que escapan  a la comprensión fácil de la mente humana  la
religión le llama dogma, esto quiere decir que  no se piensa, no se analiza; se cree
y ya, es y punto; no se contradice porque estos prodigios son la manifestación o 
expresión espiritual que aún no logramos descifrar para asimilar e interpretar su
reseña ejemplar.  Sin embargo es imposible aniquilar el proceso mental ante
tantas y tan hermosas historias contadas de manera tan romántica; entre otras
cosas, porque el gran mérito de la religión  debe ser llevar al Ser Humano a su
crecimiento y desarrollo permanente y para esto es indispensable el análisis
mental, el ejercicio del raciocinio sobre todo aquello que para él sea importante,
incluida su religión.  Por tanto cuando la mente inquieta se quita la mordaza que le
impusieron, cuando la mente se libera de los lazos que la atan, generalmente se
pierden la fe y la religión,  llevándose consigo las dos más poderosas
herramientas para la evolución de toda la creación.
 
 
A través de la historia le entendimos a la Religión que los hechos narrados en los 
Libros Sagrados fueron milagros realizados y realizables tan solo por Seres
Superiores a nosotros, Seres Superiores en dones y talentos, con poderes  especiales
que nos fueron negados al resto de los mortales.  Seres Superiores que vivieron y
desaparecieron hace miles de años.  Si esto es así, entonces para que nos sirve el
ejemplo de su enorme sacrificio?  Qué sentido tiene, cuál fue la razón de ser de su
horrenda inmolación?   “Todo lo que yo hago, vosotros también lo podéis hacer”  son
palabras del Eterno que animan y soportan nuestra Fe Interior.  La Fe Interior
comprometida con su Divinidad individual, es el camino directo a la evolución, la
Fe interior fundamenta la tolerancia, el respeto por todos los elementos de la
creación porque reconoce y acepta en cada uno de ellos una única Divinidad
expresada en diversas formas.  La fe interior es indiscutiblemente el motor que
impulsa toda labor.  En el resultado de todo trabajo y toda misión está reflejada la
fuerza de nuestra fe interior.
 
El trabajo real y efectivo por el desarrollo y evolución de la persona hacia Ser
Humano y como Ser Superior Creador debe cimentarse sólidamente sobre la
consciencia de su Poder Infinito que surge de adentro de toda creatura, esa es la
Fe que mueve a las montañas.  La Fe ciega es la confianza en ese Poder Interior,
reconocerlo, aceptarlo y practicarlo es nuestro serio y delicado compromiso con el
fiel avance del proceso evolutivo de la especie.  Este  trabajo aunque es muy duro
porque requiere de mucha constancia, también es muy gratificante y productivo
porque permite realizarlo en la cotidianidad y desde la rutina. 
 
No obstante, para desarrollar la titánica labor de desarrollo y evolución del Ser
Humano son indispensables estas dos herramientas, la fe y la religión…  el trabajo
de crecimiento y desarrollo del Ser Humano debe hacerse con base en las
enseñanzas aprendidas de la fe y la religión porque estas son las armas que mejor
nos ayudan a interpretar el maravilloso ejemplo  que nos ofrece  toda, toda la
creación.
 
Cuando el sentimiento religioso particular  nos permite analizar imparcialmente lo
que nos cuenta la religión hay lugar a una  sabiduría incalculable que tan solo
puede ocasionar bienestar, provecho y  crecimiento.  Así entendida la religión  y
apoyada en la fe interna se conforma una  llave poderosa e invencible, es decir,  fe
y religión la llave que abre todas las  puertas, fe y religión la llave maestra.
 
La persona con verdadera fe encuentra detrás de cada dificultad una mano divina
protegiéndola, haya en toda caída una parte de aquello que anda buscando,
fuerza  y coraje para levantarse a seguir luchando.   Para quien ha desarrollado su
fe  interior desaparece el miedo, porque no está amarrado a criterios duales como
bueno o malo, triunfo o pérdida, porque cualquiera que sea la circunstancia, esta
Fe es el impulso que lo lleva a continuar.  Para la persona de Fe, la oración
constituye su gran protección y apoyo para el maravilloso proceso de cocrear su
mundo, un mundo cada vez mas urgido del desarrollo espiritual y de consciencia
que nos permita avanzar, con paso firme y seguro, hacia la realización individual,
hacia la creación del hombre nuevo sin frenos ni cadenas que lo sometan a
parámetros estáticos que desvirtúan totalmente la Presencia de la Divinidad
Única en  infinidad de seres físicos.  La persona con Fe reconoce y acepta al uno
inmortal y perfecto en su multiplicidad de formas y apariencias. 
 
Sin embargo y teniendo en cuenta que todo ser humano tiene una concepción
distinta de ellas, la fe  y la religión son una pareja indisoluble y maravillosa que
conforma una sola fuerza, una poderosa energía, pues se complementan entre sí;
la una es indispensable para la otra, ninguna es ni más ni menos importante que la
otra, son la llave maestra para la continua y constante creación del universo, pero
que nos sirvan o no, depende tan solo de cada quien, no se pueden forzar,
simplemente se van dando a la medida del crecimiento y desarrollo interior
individual.  Muchas veces se da el caso de que personas muy religiosas tratan de
inducir a la práctica de algún culto a quienes no lo son tanto, pero el momento
para iniciar la vida religiosa y de oración no  lo puede determinar nadie ni nada por
fuera de nosotros mismos, es decir, el momento, la manera y las circunstancias
para que una persona adopte una filosofía religiosa o se adapte a una práctica
espiritual viene de adentro de sí misma, lo contrario es ir en contra de la
naturaleza y así no funciona.
 
La oración es el instrumento que une a estas dos fuerzas  en un solo poder porque
por medio de ella se motiva a las personas, independientemente del grado de su
fe, pero con Fe y sin importar su concepción religiosa, pero sí orientada por una
religión; ya sea para pedir una ayuda o para agradecer algún beneficio.  Los
resultados de la oración individual o en grupo son incalculables.  La oración es el
gran fortín sobre el cual se sustenta la esperanza humana que muchas veces
deposita en ella toda la carga de la responsabilidad por el logro de un determinado
objetivo.  Pero también la oración necesita de nuestra acción para tener algo que
empujar; la oración necesita ante todo y para todo de nuestra voluntad
permanente.  La oración no puede ser sinónimo de inactividad para nadie y para
nada, todo lo contrario, a la oración se le encomiendan nuestras acciones; oramos
para ofrecer nuestras obras a nuestro Ser Superior o para agradecerle por ellas, o
sea que, de todos modos hay que hacer nuestra obra material y hacer nuestro
esfuerzo físico es algo irremplazable; al fin y al cabo pedir por el resultado de un
trabajo, material, físico o espiritual, es el gran objetivo de la oración.
 
Generalmente se cree que la oración individual  o colectiva exige ser practicada en
el silencio y en  el aislamiento total.  Sin embargo, si la Fe se practica como
filosofía de vida permanente y con el apoyo de un credo religioso particular, la
oración se convierte en un excelente ejercicio mental que no requiere  de
condiciones físicas o materiales especificas, de tal manera que en el silencio al
igual que en el bullicio, en la soledad de la misma manera que en  la multitud,
basta con atender al deseo y necesidad de orar.  Deseo y necesidad de orar?  Sí,
deseo y necesidad de orar que surgen de la fe interior, esa fe ciega que va con
nosotros a todas partes y que se alimenta de una infinita gratitud por la vida y se
nutre de un agradecimiento firme e invariable por toda circunstancia y todo lugar.    
 
La  oración constante, la oración que no depende de rituales ni normas es una
magnifica terapia para ocupar la mente de manera sana y productiva, la oración
constante es una práctica de higiene mental que repercute en la buena salud y el
bienestar integral del orante para lo cual tan solo necesita utilizar un don que se
nos ha dado gratis y por partes exactamente iguales a todos los Seres Humanos
como lo es el pensamiento.
 
Indudablemente en los momentos en que con mayor frecuencia acudimos a la
oración, que como ya vimos representa y necesita de fe y religión,  es cuando se
nos presentan los problemas y las dificultades.    Ya sea para pedir ayuda o para
hacer reclamos, invocamos con vehemencia al Ser Superior con la fiel esperanza
de que se facilite o se dé la solución a nuestra manera, para que se cumplan
nuestros deseos.  Raras veces, rarísimas veces nuestra oración es para aceptar
alguna circunstancia, y mucho menos si esta es adversa, o que de una u otra
manera lesiona nuestros intereses particulares.  Grave error cuando hablamos de
fe y confianza en un Ser Superior perfecto que vela y cuida nuestros intereses con
una inteligencia infinitamente mayor  que nuestro intelecto material humano.
 
Pero Fe no es tan solo la esperanza depositada en un Ser Superior externo, la Fe
primordialmente es un sentimiento de confianza interior, una actitud de plena
seguridad de sí mismo con la absoluta certeza de que hay un Poder Superior que
sabemos invocar pero que jamás podremos descifrar y que sí presenciamos,
según todas las religiones del mundo, por medio de la Oración.   También es
razonablemente lógico gratificar a nuestro Poder Superior Interno; de igual manera
es muy inteligente y provechoso prestar atención a esa vocecita silenciosa que
brota desde nuestro interior, que algunos llaman intuición y algunos otros la
pueden llamar ángel, pero que, llámesele como se le quiera llamar, constituye   la
más poderosa herramienta para nuestro crecimiento y desarrollo integral;
constituye una insuperable fuerza, indispensable y útil,  para darle forma física y
material a nuestros anhelos, sueños, deseos, etc.
 
También cuando perdemos la Fe en nosotros mismos y en un Ser Superior,
cuando los conceptos o teorías religiosas no tienen un cimiento solidificado
debidamente en nuestro interior, nos es muy fácil caer en la construcción de
miedos y temores que limitan nuestras innatas e infinitas capacidades humanas.  
 
Por consiguiente, perder la fe es  primordialmente, la pérdida del  poder más
grande que pueda calcular la mente humana; la carencia de fe es una enorme
debilidad y,  ante todo, significa perderse de una  ayuda tan poco costosa,
abundante y poderosa que muchas veces la pasamos por alto.
 
Además Fe no es solamente Religión, de igual manera que Religión tampoco es
necesariamente Fe, aunque se complementan y se fortalecen la una a la otra en
una llave perfecta y muy útil para el proceso del desarrollo y crecimiento personal;
la Fe y la Religión conforman un punto de apoyo inamovible capaz de soportar la
pesada carga emocional de nuestros miedos y temores internos, la cruel
sensación de dudas e incertidumbres que nos pueden afligir, siempre con la
voluntad recia para transformarlos en la energía suficiente para iniciar la labor
adecuada para la meta, olvidándonos un poco del  resultado de esta obra.
 
Pero así como esa unión mágica de Fe y Religión nos sirve tanto cuando estamos
frente a situaciones físicas o emocionales angustiosas o mortificadoras, también
en su ausencia se dan creaciones mentales o materiales, de ilusiones o logros de
toda índole y necesitamos de  esa fuerza inagotable que nos impulsa y que está
conformada mediante la mezcla intangible e invisible de la Fe y la Religión para
esperar o disfrutar de todo efecto o consecuencia de aquellas.
 
Obviamente, como en la vida todo, todo nos ha sido dado dentro de ese equilibrio
de la naturaleza donde nada falta y nada sobra, también en la vida todo, todo debe
ser merecido y ganado y nada se da ni fácil ni gratis; todo tiene exigencias y
condiciones; nada cae del cielo ni mucho menos se da  por arte de magia, claro
está  que semejante Poder, semejante Energía tan enorme como lo es la fuerza
conformada por la unión de la Fe y la Religión no podría ser la excepción; por lo
tanto cada quien decide si se acoge a ella o no.  Para todo aquel que  resuelva no
hacer uso de esta maravillosa fuerza no pasa absolutamente nada, simple y
sencillamente no disfrutará de su ayuda y muy seguramente el resultado de su
obra será el mismo. 
 
Esto (lo de no hacer uso de  esta energía)  no requiere un tratamiento especial o
deferente, todo lo contrario  con ignorarla sin remordimientos ni resentimientos es
muy suficiente, no tenerla en cuenta y ya.
 
Algo muy distinto le sucede a aquel que se decide a tomar ese auxilio superior
indescifrable representado en la unión de la Fe y la Religión porque este infinito
Poder sí requiere ante todo y primero que todo de la acción humana y segundo
exige constancia, disciplina y  perseverancia para su obrar tan generoso.
 
Para establecer una disciplina de trabajo hay que tener muy claro el objetivo que
se pretende alcanzar y el camino adecuado para llegar  a la meta, solo así se
puede definir un reglamento propio siempre atendiendo y respetando un
reglamento general.  Además de la disciplina, la Fe y la Religión en su fusión
llamada Oración, también necesita o depende totalmente de la constancia en el
trabajo personal por el objetivo deseado.  La energía de la oración se moviliza
alrededor de una causa humana, física o mental, una labor sostenida en el tiempo
y constante en su maniobrar para el logro de un objetivo, por la llegada a una
meta.  Cuando se encuentran la disciplina y la constancia en el trabajo y la
Oración por alcanzar el objetivo previsto, surge en el interior de la persona un
sentimiento movilizador que aquí podríamos denominar como perseverancia, un
muro contra  el cual se estrellen todos aquellos momentos de angustia, decepción
o desilusión tan propios cuando no se dan los resultados o cuando esos
resultados no corresponden a nuestro anhelos.  Disciplina, Constancia y
Perseverancia  (en el trabajo material y en el trabajo espiritual) sin límite ni medida
porque aquí no se trata de orar y sentarse a esperar un milagro, no,  esto no
funciona así, no es tan simple.  Aquí se habla de trabajar y orar exactamente en la
misma proporción de tal manera que se perfeccione la obra personal con la
consciencia pura de que el resultado que se dé es perfecto, porque un resultado
así elaborado solamente puede ser Divino, independientemente  de si nos gusta o
no; sin importar si era lo que  esperábamos o no…
 
Así como es una herramienta extraordinaria para la evolución del Ser Humano con
miras en la construcción de un tejido social multi-diverso, también puede y suele
ser  utilizada para ocasionar todo tipo de daños pues esta es una fuerza interior,
un Poder Personal que esta siempre dispuesto para todo aquel que desee usarlo;
ya las intenciones dependen de cada quien porque ella no hace juicio, no analiza
si es bueno o malo,  simplemente apoya, impulsa nuestra obra; ella no entiende de
sinceridades ni hipocresías; únicamente responde al llamado vehemente de
nuestros sentimientos e intenciones, solo acude a obedecer, no razona, no juzga y
tampoco castiga, ni mucho menos premia.  Tal vez por eso es tan común, aunque
nos sorprenda y a veces hasta nos moleste mucho,  ver como personas que han
cometido un crimen o muchos crímenes  atroces resultan  convertidas o
profesando fervorosamente algún credo religioso de un momento a otro, sin más
ni más y facilito, pensamos.   Pero quizás no sea así; sino que ya tenían Fe y
recurrían también a algún ejercicio religioso solo que hacían sus invocaciones
para impulsar su mal proceder, pero cambiaron tan solo su percepción de la vida,
desarrollaron una consciencia diferente frente a su misión o sencillamente
cambiaron de opinión.  El hechizo de la Fe, el embrujo de la Religión y la magia de
la Oración está en lo más  recóndito de la Persona Humana, allí mismo donde
fluyen y confluyen el Ser Humano y el Ser Divino para conformar un solo y único
ser llamado Ser Sagrado, intocable, inalcanzable aún para nosotros mismos.
 
 
 
 
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor Magnolia Stella Correa Martinez
Textos Publicados: 44
Miembro desde: Apr 04, 2011
0 Comentarios 306 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

La diferencia y la similitud entre Fe y Religión.

Palabras Clave: Divinidad Fe Religion Ser Humano Creación Oración triunfo derrota Consciencia Evolución dones y talentos.

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Sociedad



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy