Sers su pobre dueo
Publicado en Apr 27, 2015
Prev
Next
Serás su pobre dueño
Me dijo mi abuelo –Hoye mi niño, escucha el lastre de mis consejos  pá que a tus años jóvenes no les falta peso: Ten cuidado con esa mujer hermosa que sin Dios en los labios y con el diablo en el pecho te hará conocer la demasía de su ser, que su ocupación es ir y venir a la caza. En su oficio te hará correr y  trabajar pá cumplir con la ley de su capricho y después de cansado habrá de tenerte atado a estaca, andando a cadena, y así  resignado en sus manos; habrás  de encontrar la suma miseria. Si no me escuchas… te acordarás de mí  cuando con el estómago apurado comas;   tarde, poco y frío.
Mi niño, te lo digo pá que me sigas y viéndome trepar pongas el pie por donde me viste subir.
Yo, dudando le dije. Abuelo,  con mucha librería en los dichos defiendes tu verdad,  ella es un ángel y el azul celeste sus ojos  prueban que del cielo viene.
De niña fue hermosa, como fruta temprana, tres veces más mirada que hablada,
esa tardanza era mi esperanza, que las palabra unas veces atropellan frente a una fresca rosa.
Mi abuelo que no estaba de acuerdo, por eso me dijo - Vendiéndote caro te digo: Dulces halagos de lenguas vanas son esos mi niño.  Por otro lado espero no seas celoso, o no dormirás bien estando siempre al acecho, deseando saber el paradero de ella. Mujer hermosa es y muchos buitres hay, espero no te cause dolor lo que debiera darte placer.
Ya cuando se iba a modo de despedida me dijo: Mi niño, para que no te falte aliento para la huida, el consejo vale, si con el daño se aprende.
La sequía de mi imaginación: La poca prudencia y la mucha vanidad no me dejaron ver el ungüento de sus consejos. Sus abundancias reventaron mis ojos, a tropel, cayendo copioso sobre mi alma hasta no quedar ni palmo de carne, ni sangre  que no me explotara por el pecho; tanto que lo de adentro me quedaba todo afuera y peor aun con no poco acuerdo con mi razón que pierde su camino, entre suspiros que arrancan el alma, hasta dejarme  naturalmente ciego.
Abuelo tenías razón, cuánta verdad había en tus palabras. Su perfume, sus ojos, la audacia de sus miradas compraron  mi razón.
Página 1 / 1
Foto del autor gonza pedro miguel
Textos Publicados: 330
Miembro desde: Nov 03, 2012
7 Comentarios 225 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

micro relato

Palabras Clave: micro relato

Categoría: Poesa

Subcategoría: Romntica



Comentarios (7)add comment
menos espacio | mas espacio

Maritza Talavera

Hola Gonza

Me ha gustado le expresión Literaria que has utilizado y estoy de acuerdo con el refrán de Enrique, "Nadie escarmienta en cabeza ajena" Es una verdad y realidad que se experimenta en la juventud y hasta que estamos en edad adulta o que hemos experimentado en carne propia; le damos la razón a los consejos recibidos por nuestros mayores.

Saludos
Responder
April 28, 2015
 

gonza pedro miguel

Hola Maritza,
Responder
April 28, 2015

gonza pedro miguel

Hola Maritza, yo también estoy de acuerdo con ustedes, cuando somos jóvenes es dificil seguir los consejos, pero cuando lo hacemos por lo general ya es tarde. Querida amigate mando un abrazo.
Responder
April 28, 2015

Enrique Gonzlez Matas

ME HA GUSTADO, GONZA, SOBRE TODO POR SU LENGUAJE ORIGINAL Y EXPRESIVO.
LAS PALABRAS DE LOS ABUELOS SE CUMPLIERON, PERO, COMO DICE EL REFRÁN "NADIE ESCARMIENTA EN CABEZA AJENA".
TE FELICITO CON MI ABRAZO.
Responder
April 27, 2015
 

gonza pedro miguel

Hola Enrique, me alegra que sea de tu agrado, y por cierto tienes razón: no nos enseña la experiencia ajena si no la propia. te mando un abrazo.
Responder
April 27, 2015

Mara Vallejo D.-

Hola Gonza.
Buenas letras y un tema que es vivido por muchos. Me ha gustado la forma como lo guiaste.
Saludos
María
Responder
April 27, 2015
 

gonza pedro miguel

Hola María, que bueno que el texto y su extructura sean de tu agrado, te envío un gran abrazo de amigo
Responder
April 28, 2015

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy