En la obscuridad de la noche
Publicado en Jan 31, 2015
Prev
Next
 
La obscuridad de la noche
nos lleva a atenuaciones de la verdad.
 
Sin embargo,
también dicta el curso de lo querido.
 
Cómo saber quién está del otro lado,
bajo el signo capital,
esa barranca agreste con su paja muda.
 
Tal vez la visión de una rosa
no sea la rosa,
sino el deseo indeleble hacia la rosa.
 
G.C.
Direc.Nac.del Derecho de autor 
Foto del autor Guillermo Capece
Textos Publicados: 464
Miembro desde: Jul 27, 2009
7 Comentarios 407 Lecturas Favorito 2 veces
Descripción

Palabras Clave: el curso de lo querido

Categoría: Poesa

Subcategoría: Poesa General


Derechos de Autor: Dire.Nac. del Derecho de autor


Comentarios (7)add comment
menos espacio | mas espacio

Elvia Gonzalez

cuando baja la oscuridad, no la mala, sino la de la quietud, después de un día movido. con el silencio cómplice, nos ayuda a entender mejor las cosas, a ver lo que pasamos por alto, y analizar con mesura lo que interpretamos tal vez de otra forma, nos abre el entendimiento mas allá de lo banal es aquí donde se percibe a la rosa mas allá de sus pétalos y descubres el deseo imperceptible de la rosa. Trabajo delicado, con mucho sentimiento, me gusta
Responder
February 07, 2015
 

Guillermo Capece

Elvia:
lo que es imperdible son tus comentarios ! deberías ser critica literaria porque siempre das en el centro con tus excelentes análisis. Te agradezco mucho.
Abrazo
Guillermo
Responder
February 08, 2015

German Karel Hnisch

Me gusto la escena de la rosa, fue interesante y bien desarrollada.

Saludos!
Responder
February 07, 2015
 

Guillermo Capece

German :
agradecido por tus conceptos; vaya mi abrazo
Saludos
Guillermo
Responder
February 07, 2015

Enrique Gonzlez Matas

ME HA GUSTADO MUCHO, GUILLERMO, LA ÚLTIMA ESTROFA POR LO ORIGINAL: EL DESEO DE LA ROSA ES, AVECES, MÁS IMPORTANTE QUE LA ROSA.
TE FELICITO CON UN FUERTE ABRAZO.
Responder
February 02, 2015
 

Guillermo Capece

Muchas gracias, amigo Enrique.
Abrazo
Guillermo
Responder
February 03, 2015

Mara Vallejo D.-

Hola Guille.
Y así, la vida sigue cual mar con su oleaje diurno, nocturno
arrastrando las emociones que encuentra en la desértica playa,
para luego volverlas al sitio de origen
unas renovadas, otras como llegaron.
Disculpa mi osadía.
Me gustó mucho tu texto.
Abrazos
María
Responder
February 02, 2015
 

Guillermo Capece

Amiga Maria:
te agradezco tus palabras sobre mi poema.
Abrazo
Guillermo
Responder
February 03, 2015

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy