Genoma y feromonas: La trunca fellatio
Publicado en Sep 08, 2009
Prev
Next
Image
Aquella mañana de jueves (o viernes) de mediados de enero, Matías, el guitar hero, me vio más abatido de lo que esperaba y me dio el viejo consejo del ferretero antibalas.
Me dijo:-un clavo quita otro clavo, Inocencio. 
Consejo inútil, y en cuántos líos me metí por seguirlo. No hay consejo que dar. No hay nada que decir. 
Por aquellos días yo aún tenía mis viejos ojos, mi piel olía todavía a Isabel y ellas me miraban al pasar, insinuantes, abriéndome sus puertas a mundos posibles.
 Aquel jueves (o viernes), ya de tarde, llegaba al incipiente desastre de mi oficina el contador Javier, tan desesperado como el jinete apocalíptico a quien en un descuido le espantaron el llameante corcel; sí, el perfecto bipolar oscilante entre espasmos de pusilanimidad bajo cero y alaridos de magnificencia "hot-rod", con su cándida forma de ser un frustrado no asumido (fuente de toda su psicopatía potencial), con su bronceado de neblinas, sus convulsiones al reverendísimo pedo, sus medias rombo y chaleco a tono, con el alarde del fruto de sus rutinas de gimnasio vidriado y, sobre todo, con sus caretas de una felicidad que enumeraba hasta llegar a supuestas escenas de cenas románticas (en las que, usualmente, se terminaba quemando las bolas al fulgor de la misma vela que derribaba, por trémulo y pacato, al servir chablis en la copa de la damisela), seguía apareciendo de visita sólo por el motivo que yo sospechaba: me creía tan patético como él; y entonces venía a corroborarlo a mi oficina, no una, sino dos veces por semana. Cada vez que lo veía aparecer (para conferenciar, como siempre, acerca de una dicha que lo agobiaba, acaso esperando despertarme una envidia insana) su cara de roedor me producía una alegría comparable a la de la llegada de un acreedor indignado y fuertemente armado. Javier, claustrofóbico, fundamentalista antitabaco como muchos ex fumadores, me obligaba a abrir las ventanas abanicándose con los típicos aspavientos del enemigo de la nicotina, aleteando como murciélago corrector de números rojos. Pero aquel jueves (o viernes), aquel pobre roedor alado, el contador estaba desmembrado, y con trompa pucheril y con una charretera de caca de benteveo (o bichofeo) colgándole de su hombro desdichado, me contó (sin ahondar en detalles) cómo Celia lo había abandonado con alianza en mano (era comprensible). Si, y para cambiar de tema y evitar la malicia esperable de mi inquisición, agregó que, para colmo de males, en una intervención excesivamente  onerosa (textual apreciación del contador), entraría a quirófano para ser operado de una hernia (acaso en esas mismas pelotas trémulas, pacatas y quemadas por el fulgor de la velada de copa y damisela). Dijo, acicalando su corbatín, que temía mucho a la anestesia, y más (era razonable) a ser desmembrado del todo, a perder el par. Sin darnos cuenta, hablando nomás de los palos en nuestras Ruedas de la Fortuna, mientras yo llenaba ceniceros y el contador se abanicaba a pura ala, se nos hizo sábado. Entonces, flamantes novios abandonados, solidarizados y con anchas solapas, nos tomamos unas mil cervezas en Casablanca (tráeme una fresca, Sam) como para a reírnos de nuestros malogrados destinos, ignorantes de la pena inenarrable que nos esperaba con sorna, sorda y sin soda. 
Y ya en el viejo Mentecato Pub pedimos tequila, otro tequila, mas otro y otro... ...y como poseídos por el espíritu desaforado de los mariachis muertos y por el ladrido desafinado de los chihuahuas vivos, disparando al aire y aullando fino buscábamos clavos que clavar para quitarnos aquellos mismos que jamás salen sin dolor. Habiendo bebido a hectolitros y habiendo encarando, obsesivamente, a absolutamente todas las presentes, también me salvé, por pelos, de ser masacrado a trompadas por los novios celosos enfundados en camisas a cuadros. En esas peripecias perdí de vista al imposible seductor y contador, mientras yo tampoco encontraba, en aquella noche, más flores que en las hebillas de una moda, siempre lobotomizada, que las imponía en aquel momento y en aquel lugar en el que se declaraba en bancarrota a mi dandismo de bicocas; porque allí, entre el humo, las luces y unos haces del láser que le seguían el ritmo a Primal Scream, también yo dejaba de ser indómito y bello. Creo recordar que después de todo aquello, luego de otro tequila, bailé cumbias girando con una boluda de volados y flor de hebilla que no sé si se me enojó por algún desatino dicho, o por haberle derramado ebrio, tal vez, mi cerveza en su rojo vestido de sábado... No recuerdo el motivo... Una chica de vestido al rojo vivo, enojada, era el último rastro de una conciencia que volvería recién al despertar, con la camisa rota y los jeans por el suelo, en aquel mismísimo departamento de calle Santiago del Estero en el que todavía rondaba el fantasma de ausencia isabelina. 
Desperté en aquel lugar en el que había vivido amor y desamor hacía sólo unas semanas atrás; desperté a una pesadilla que, desde aquella mañana, fue constante; desperté al insomnio, a los desayunos de Lucky Strikes y agua de grifo. Desperté flácido y una morocha, con el cabello tan confundido y entreverado como mi propio espíritu, me practicaba, de rodillas, una estéril fellatio.
-¿Llorás por ella? -preguntó Vani, repasándose los labios. Ella ya lo sabía todo. (Las mujeres ya saben todo)
Susurrando apenas, sollozando, le respondí: -lloro por mí.
Vanina pidió un remís. La acompañé al palier y vomité en uno de los canteros. De regreso al dos ambientes, me tiré en la misma cama que todavía olía a Isabel. Malditas feromonas.
Un gordo más que bala, una suerte de genio asexuado, mezcla de un Alfredo Casero calvo y mi tía Marta, se materializó al pie de la cama. Sin siquiera poder exclamar: "¡Dios mío! ¡es Buda!", me encogí espantado contra la cabecera. 
El Buda Gay me dijo:-Pregúntame, Inocencio, lo que quieras saber.
¿Cuál es el secreto de la vida? ¿Cuál es su sentido? ¿Hay algo después de la muerte?
No. Sólo le pregunté lloriqueando:
-¿Qué puedo hacer con Isabel?
-Olvidala.
-¿pero cómo? 
-olvidar no es verbo, es sólo tiempo.
-¿entonces qué hago?
Cuando el Buda Casero, luego de hacerme un corte de manga, se esfumó dejándome sólo la evidencia de mi caos agónico, volví a despertar llorando en la oscuridad de cara al cielorraso; volvía a la pesadilla de la vida ya sin luz (sin Isabel), perdiendo los ojos con qué mirar aquella foto en sepia a la que quemaría en un arrebato de pura cobardía. Desperté en un desierto ya sin ojos; en su lugar había sólo dos anodinos cuencos, sólo dos agujeros negros, dos torbellinos, conectados como embudos en directo, que anulaban todo presente y hacían de la memoria ama y señora de mi vida consciente. Tales des-ojos deshojaban margaritas y no hacían más que reflejar nuestros retratos de robots rotos sin la más absoluta realidad actual, con un brillo que aquellas imágenes nunca habían tenido en su momento original, imágenes que cobraban la cobarde rozagancia del amor a la distancia; y así, mirándolo todo sin inocencia con mis nuevos ojos huecos, con unos cuencos ansiosos por encandilarse, supe que se iniciaba la época de ser empujado por el patovica; supe así que la pista de baile ya estaba vacía y las luces prendidas. Supe que era mi hora de ir a llorar a la iglesia.
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor inocencio rex
Textos Publicados: 216
Miembro desde: Jul 22, 2009
20 Comentarios 1044 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Palabras Clave: feromonas fellatio tequila

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (20)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 > 

luisa luque

Inocencio no conocía este texto tan tuyo: Creo que entro en estado de euforia mientras te leo porque tus letras (grotescamente poéticas) me van pateando de un sentimiento a otro. Malditos clavos incrustados en corazones de fresnos! Habría que ser un endeble pino para sacar más fácilmente las marcas que dejan esos putos pedazos de metal. Pero si, un clavo quita otro clavo, está corroborado científicamente... Y si no, siempre está la cervecita artesanal esperando escuchar una historia... Una buena historia... Como la tuya querido. Muá!
Responder
May 20, 2016
 

inocencio rex

gracias por tu paso y por tan lindo comente, srta louise.
Responder
June 07, 2016

inocencio rex

pasar y leer, caretas
Responder
May 20, 2016
 

inocencio rex

(corregido)
Responder
December 24, 2009
 

inocencio rex

es cierto, es redundante lo de la boluda de bolados.. creo que esto va a andar por el comienzo de la historia.. y se conecta con el suceso del yate o malograda náutica..
que bueno tenerte leyendo, roberto!!
abrazo
Responder
December 24, 2009
 

Roberto Langella de Reyes Pea

Ups... Se me había pasado por alto este capítulo.
Bueno, es lo que pasa con los refranes; el 50 % de estos no sirven para nada, y el otro 50% se contradicen entre sí, así que... De cualquier manera, como somos "animales de costumbre" (un cuasi-refrán) terminás (muy bien) con otro cuasi-refrán, eso de "ir a llorar a la iglesia".
Me encanta tu escritura verborrágica y descriptiva. Además... Bueno, ya te dije que sos un seductor, atraés la atención del lector y no la soltás, sabés hacerlo.
Una observación subjetiva: Cuando decís algo tan genial como "una boluda con bolados", al volver a decirlo, pierde fuerza. No importa, la primera vez fue impactante.
Pero yo creo que a los mejores chistes no hay que decírselos dos veces al mismo público. Con el valor agregado de que al no incurrir en este tipo de errores (¿?), a los poetas del "eres bella como una flor", les agarra un ataque de envidia que te va a resultar muy divertido. Hacé la prueba, después me contás. Abrazos.
Responder
December 24, 2009
 

Carol Love

...pierde el don...?... el "don... juan"
(....jajajajajjja...)

Saludos, (qué mejor que una mujer sensible e inteligente...? es como comunicarse con una flor...
jajajjajaa..)
Responder
November 02, 2009
 

inocencio rex

grazie, carol... es cierto: cuesta darle la estructura de "novela"; en eso estamos.
las mujeres siempre saben todo, pero cuando piensan pierden el don...
Responder
November 02, 2009
 

Carol Love

Me imagino el esfuerzo que te estará llevando el tema... no por las ideas porque vocé é demais.. pero el laburo de enlazar...
Me encantó, me encanta cuando un texto me hace reir sola. Te ví, también riéndome, cuando diste el salto hacia atrás en la cama.. jajaja... excelente Rex...
La verdad... que lindo sería tener esto en papel... merece libro che...
( Me gusto mucho la parte en que decís que las mujeres sabemos todo... es cierto..!!!! jajajaj.... )
Beijos
Responder
November 02, 2009
 

inocencio rex

serena: que bueno que te hayas divertido con este delirio.. gracias..
guillermo: otro generoso comentario tuyo, que nunca se merecen los tontos párrafos
Responder
November 01, 2009
 

Serena

Hola Inox, me hiciste pasar un agradable momento, me rei mucho y no senti deseos de dejar de leerlo. texto agil,bien redactado, risueño, mis felicitaciones, amiguito.Cariños.Serena
Responder
November 01, 2009
 
 1 2 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy