VANA COMPETICIN
Publicado en Nov 22, 2013
Prev
Next
Image
Cuenta la leyenda urbana, que desde el anonimato del anonimato fue enviado a dioses, personajes y mortales una invitación al Primer Gran encuentro de la Inventiva. Quienes se enseñorearon en la mentira a lo largo del tiempo y en la mente de los humanos, se aprestaron para asistir al envite donde se prometían extraordinarios premios al triunfador.

Fue en un lugar apartado en los arrabales de un país que no se desea mencionar, donde coincidieron grandes personajes de la literatura, la tradición oral, dioses y hombres comunes que sólo tenían como particularidad el ser afamados mitómanos. Solamente Pedrito el del lobo y Pinocho no fueron aceptados en el evento por ser menores de edad y don García, el mexicano, no quiso apartarse de Madrid, pues pensaba que de un momento a otro doña Joaquina aceptaría sus amoríos. Quienes asistieron fueron verdaderos artífices al engarzar una mentira tras otras en el hilo de la estulticia o de la credibilidad del prójimo.

Japeusá, el señorón del engaño de la mitología guaraní fue el primer en llegar al lugar del encuentro, pidió de inmediato una sopa de cangrejo, su comida preferida y se dispuso a esperar a los otros asistentes. Sopesaba sus posibilidades de ganar aquella competencia, mejor dejó de pensar en eso, no fuera ser que terminara engañándose a sí mismo, como le había ocurrido ciento de veces.
 
Luego llegó Sísifo, dejó fuera la gran piedra, su eterna compañera, se sentó junto a Japeusá y guardó medroso silencio, no quiso dar lugar a una conversación en donde resultara engañado. Había de ir a tientas en aquella reunión, tratándose de la “principal cualidad” de quienes asistían a competir.

—Está Loki en la puerta—.  —Escuchó Sísifo que le decía Japeusá. No le dio atención, no estaba dispuesto a ser víctima de una argucia.

—Estoy seguro que es Loki— —Insistió el guaraní, pasando por alto el desdén que le hiciera el rey del antiguo Corinto.

—¿Seguro qué es Loki?—  —¿El nórdico al que Richard Wagner  inmortalizó en su ópera Das Rheingold? —Se atrevió a preguntar Sísifo.

—¡Claro que es él!—  —Esta competencia va a estar muy reñida. Concluyó el guaraní. Mientras el recién llegado se aproximaba a ellos.

Tras de él también hacían acto de presencia Madame Bovary del brazo de Eróstrato y del barón de Münchhausen los tres muy ufanos por haberle dado sus respectivos nombres a sendos complejos psicológicos.

Reunidos todos alrededor de una mesa, departían en espera del último participante de aquella sui generis competición. Sin excepción, ellos y ella tenían la plena seguridad en el triunfo. Sin embargo, todos aseguraban a otro que sería el vencedor, finalmente, mentir, ahí no costaba nada.

Pasado un buen rato, llegó un mensajero del participante que faltaba, éste mandaba recado en donde les decía que en vista de la genialidad para mentir de quienes ya estaban presentes, él, modestamente se retiraba del magno evento y les deseaba suerte a todos.

Se dispusieron entonces a contar la mejor mentira que pudieran inventar con el afán de ser el mitómano ganador. Iba a tomar la palabra Madame Bovary con su bovarismo a cuestas, por ser la única mujer y en el momento en que Eróstrato apagaba la tea que mantenía encendida… se abrió de golpe la puerta del lugar y en el quicio se distinguió la figura señera en cuestiones del mentir: Pedro Urdemales, el chileno adalid del engaño y la mentira. ¡Los había engañado a todos! cuando les mandó decir que no se presentaría a la competencia.

Ante la portentosa demostración, el grupo en pleno se puso en pie y abandonó el lugar. Iban convencidos de quien era el campeón de la mentira. 
 
Página 1 / 1
Foto del autor kalutavon
Textos Publicados: 157
Miembro desde: Jun 19, 2012
7 Comentarios 569 Lecturas Favorito 4 veces
Descripción

Palabras Clave: mentiroso

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (7)add comment
menos espacio | mas espacio

Elvia Gonzalez

bellas letras, me gusto mucho
Responder
November 24, 2013
 

kalutavon

Elvia, agradecido con tu lectura y comentario. Afectuoso saludo.
Responder
November 25, 2013

LUZMA54

Hola Amigo:
Reciba mis cordiales saludos, junto con abrazo de felicitación
Es grato poder leerte, cuanto me alegra tenerte como amigo en este portal

Responder
November 24, 2013
 

kalutavon

Gracias Luzma, me conmueve tu comentario, también para mi es un alto honor tenerte como amiga. Afectuoso saludo.
Responder
November 25, 2013

Romn Romani

Bien amigo, hiciste una historia que aparte de entretenida es ingeniosa, aunque, me hubiera gustado que quedara más llena la brevedad o en todo caso un poco más de lo que hay que contar, creo que quedó corta( extensión) e iba para más. Opinión muy personal, por el hecho de que quería seguir leyendo.
saludos cordiales .
Grata mi visita a tu espacio
Responder
November 24, 2013
 

kalutavon

Gracias Roman por estar por acá. Consideraré desde luego tu apreciación y otras que me han sugerido en privado. Trataré en lo posible conciliar todas ellas. Aunque debo decir que el mensaje que se pretende es bien sencillo: Mostrar que en todos los aspectos de la vida, en los buenos y en los que no lo son, siempre hay seres que destacan por sobre los otros. Son como los toros de lidia, llevan muy a la vista su divisa. Saludos cordiales.
Responder
November 24, 2013

MARIA VALLEJO D.

Hola Kalutavon.
Has descrito una historia que a diario sucede y con protagonistas diferentes,
en casi todos los lugares de la tierra, donde la competencia por algo, o por alguien,
hace que se active la horrenda mentira.
La imagen que colgaste, es sencillamente fabulosa, mira que a todos los seres, nos la han puesto de ejemplo.
Puedo recordar a mi madre diciendo: " SI DICES MENTIRAS . . . "
Nada amigo, gracias por compartir esas historias, que en mi concepto, siempre dejan un mensaje.
Abrazos amigo.!
Responder
November 22, 2013
 

kalutavon

Estimada María, todo es parte de lo que me mueve al escribir, sólo es divertimento, sin ningún otro afán. Pero cuando algún texto producto de mi ejercicio lúdico se convierte en un mensaje para los lectores, como ha sido el caso contigo amiga, no puedo negarlo, —disculpa el arrebato— me llena de felicidad. Te agradezco tanto el que de alguna forma me lo hayas hecho saber. Abrazos.
Responder
November 22, 2013

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy