Tensin sexual
Publicado en Jul 01, 2013
Prev
Next
Image
Desde que entré me sentí observada. En un principio revisé mi maquillaje en el gran espejo que presidía la sala. Mi cabello seguía recogido, en su lugar. El escote de mi vestido ceñido no dejaba mostrar más de lo pensado y las medias finas no estaban corridas. Más tranquila con la evaluación de mi aspecto decidí  olvidarme de esos ojos analíticos que me incomodaban.
Intenté distraerme entre conversaciones triviales, reí cuando se esperaba y callé fingiendo interés en los temas que planteaban mis compañeras, aquellos  que parecían serios. Sin embargo, comprendí que mientras la noche entraba por los ventanales gigantes, mi cuerpo no se relajaba. Una tensión curiosa y que no quería reconocer, me obligaba a controlar si ahí estaba, atento a mí, si seguía estudiando mi postura, mi conducta, mi cuerpo.  Me desconocí, noté que suavizaba mis modales, que no reía a carcajadas y que reprimía mis comentarios en voz alta. Me intimidaba y contra lo que suponía, me gustaba.
En la primera oportunidad que tuve me coloqué desde un ángulo que podía controlar el salón completo, escondida detrás de unas columnas,  lo observé. Me detuve en su espalda, delineé con la mirada sus hombros rectos, sus brazos gruesos y acaricié sus manos bronceadas. Vestido de  impecable  negro sus dientes blancos  y sus ojos grises resaltaban desde lejos. Parecía guardar dos perlas preciosas entre cortinas oscuras y espesas y  al sonreír se convertían en pequeñas chispas. Mostraba seguridad en su postura, conversaba poco y revisaba detenidamente a su alrededor mientras asentía a su interlocutor que desapercibía su inquietud.
Me expuse apoyándome en una de las columnas y esperé que sus ojos me alcanzaran. Fue mágica la sensación cuando se detuvieron en mí. Siguió de oyente mientras me bañaba con su plata todo el cuerpo, me absorbía, me secaba la garganta y en un acto involuntario pasé mi lengua por mis labios.  Desde lejos lo percibí,  una fuerza irresistible me envolvió y  luché  contra el impulso que me empujaba;  me vi corriendo hacia él y sin embargo la rugosidad de la pared en mi espalda me ubicaba en la realidad. Extraña, blanda, con el piso temblando con mi inseguridad me dejé llevar. Mudo, bajo un halo de misterio indefinido me llamaba con su mirada y desde mi interior alguien sin cordura salió a su encuentro.
Corrí entre los invitados, empujé con mis codos, abrí un pasillo que me llevó hacia él. La distancia que nos separó fue insignificante cuando me detuve, sin embargo para mí parecía infinita. Mis manos sujetaron mi vestido a la altura de mis caderas y arrugué mis ganas entre ellas. Sólo sentí la caricia de su aliento al acercarse y rozarme con su voz grave mi oído; su fragancia embriagó mis sentidos, los anuló y a otros los intensificó. Sorda y muda; con una sensibilidad en mi piel desconocida y las piernas  inseguras, sentí que todo sucumbía. Algo me dijo, su nombre creo. Besó mi mano sudada y acomodó un mechón de  cabello que cubría mi mejilla. Su caricia fue eléctrica y la chispa circuló fácilmente por mi cuerpo ya mojado. Creo que perdí la visión por un segundo, la boca se me secó de nuevo  y necesité que me sacudieran para regresar a la realidad.
Desperté de mi viaje, la espalda estaba contagiada del frío de la pared que me sostuvo en la aventura soñada. Mareada y con la visión nublada me enderecé buscando el equilibrio que creí por siempre perdido.  Busqué al protagonista de mis sueños y lo vi acercándose con el ceño fruncido, preocupado. La gente  se abrió a su paso decidido y aunque se detuvo a pocos centímetros quise obligarlo a acorralarme. Me tomó de la cintura cuando las piernas ya no soportaron mi peso, resbalé entre sus brazos y al sujetarme con más fuerza nuestros rostros se enfrentaron y creí sucumbir ante tanta belleza. ¡No!, ¡no!, grité por dentro, no podía desmayarme justo ahí, con esa visión, con una sed inmensa y una manantial tan cerca… Antes de cerrar los párpados, lo escuché, lo olí;  y confirmé que me había anticipado en esa extraña  osadía, era tan perfecto como lo imaginé.
Ahora, inconsciente para el resto, permaneceré así sólo un momento. Dejaré que su mano siga recorriendo mi cuerpo, mi rostro; que mi cerebro reconozca esa voz grave como mi dueño y que el corazón no me delate, que se calme, que no festeje. Quiero  recobrar  la energía que él me absorbe y abrir los ojos cuando   tenga una mirada curiosa bañándome de una plata caliente. 
Página 1 / 1
Foto del autor Silvana Pressacco
Textos Publicados: 304
Miembro desde: Nov 16, 2012
22 Comentarios 1026 Lecturas Favorito 5 veces
Descripción

Un flechazo nos avisa que sin dudas, es distinto.

Palabras Clave: amor a primera vista qumica tensin sexual

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos


Creditos: Silvana Pressacco

Derechos de Autor: reservados


Comentarios (22)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 3 > 

Esperanza Gerardo

*o*!
Responder
July 25, 2013
 

Silvana Pressacco

jaja gracias Esperanza! un gusto tenerte en mi rinconcito.
Responder
July 25, 2013

oscar

mirada felina de aquel hombre ,que despertó los sentidos,sensual e inquietante, muy bello.
Responder
July 16, 2013
 

Silvana Pressacco

Así es, no me había dado cuenta pero su descripción es la del mío preferido..."la pantera"
Gracias Oscar por tu paso en mis escritos.
Cariños
Responder
July 16, 2013

MARCA

Una muy sensual narración que va despertando en una toda la expectativa sexual. Me gusto especialmente "arrugando mis ganas entre ellas". Se siente ese magnetismo entre los protagonistas e involucra al lector a vivirlo!
Te felicito!
Responder
July 04, 2013
 

silvana press

Gracias Marca!!! eso es lo que más me gusta, lograr contagiar al lector con los sentimientos o sensaciones de mis protagonistas; ponerlos en el mismo lugar... me agrada leer tu comentario, me da un empujoncito más.
Cariños
Responder
July 04, 2013

DEMOCLES...(Mago de Oz)

UFF.....FASCINANTE TEXTO EN EL COMPAS VAS MEZCLANDONOS EN LA HISTORIA...Y ME GUSTA SER PARTICIPE EN ELLAS, ASI PUEDO SENTIRLAS Y EN LA PRIMERAS LINEAS ASI LOGICAMENTE ILOGICO, TE VI CON TU VESTIDO CEÑIDO....TE VEIAS REALMENTE GUAPA......UN SALUDO ESTUVE DENTRO DE TU TEXTO...Y LO VIVI....
Responder
July 03, 2013
 

silvana press

jajaja no sé si era yo, jajajaj ya no me atrevo a que sea ceñido jajajaaja...
Me alegro transmitirte esas sensaciones, cumplo mi objetivo cuando el lector se mete allí y lo vive. Gracias! y cariños amigo.
Responder
July 04, 2013

Gustavo Adolfo Vaca Narvaja

Un relato interesante. La imagen ingenua que de repente se ve traspasada por una mirada y atraída por esa persona desconocida que es capaz de despertar toda esa inquietud grata que la protagonista es incapaz de renunciar; es más, desea permanecer en ese lugar, en ese estado, aunque sea un sueño, es tan real, que ella misma asegura de su existencia Esa actitud final de la entrega a lo soñado, es rematada con las últimas palabras del relato que cierra en el baño de plata
Felicitaciones Silvana
Responder
July 03, 2013
 

silvana press

Gracias amigo, lo imagina tanto que después se le concreta; dicen que para que algo suceda hay que desearlo con el alma y se cumple... en mis textos por lo menos pasa... jejeje
Saludos Gustavo!
Responder
July 04, 2013

p0374 51u 430r

Muy bueno*********
Responder
July 02, 2013
 

silvana press

Gracias! y bienvenido a mi rinconcito...
Responder
July 02, 2013

Singer


me he deleitado leyendo este texto... gracias por compartirlo.

Responder
July 02, 2013
 

silvana press

Gracias a ti por dedicarle tu tiempo. Cariños.
Responder
July 02, 2013

MARIA VALLEJO D.

Silvana.
Que esperas, ánimo!! No- ve- las, No - ve - las.........
Buen texto amiga.
Abrazos
Responder
July 02, 2013
 

silvana press

Jajaja, tengo, tengo pero... llámalo miedo, vergüenza, falta de dinero.... pero ahí están; ¡corregidas y releídas tantas veces! alguno de estos días los sorprendo...jajaja
Responder
July 02, 2013

Guiller

Yo también quiero ser uno de los primeros en leer tus novelas... me encantan tus textos
Responder
July 02, 2013
 

silvana press

Oh qué lindo!!! gracias Guiller, cariños
Responder
July 02, 2013

Carolina Aguilar Vlez

¡Ay Sil! Existe otro Andrés Castro jajaja me parece estarme viendo y sintiendome acorralada por la presencia de mi esposo, ese hombre hechicero e irresistible que hace que mis rodillas tiemblen y la tensión se apodere de mí. Una descripción fantástic la que logras. Aún estoy esperando tus novelas no lo olvides. =)
Un abrazo Sil!
Responder
July 02, 2013
 

silvana press

jajajaja...las mias son eternas jajajaja, no podría subirlas aqui...pero alguna vez me doy el gusto, alguna publicaré y ya sabes te llegará una seguro.
Responder
July 02, 2013
 1 2 3 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy