Viceversa
Publicado en Aug 29, 2009
Prev
Next
Image
-Positivo. Dijo uno de los ingenieros en la cabina de grabación.
Y se hizo un silencio denso en el ambiente; una mezcla de ansiedad, de nerviosismo, de euforia contenida.
-Chécalo una vez más. Contestó el Dr. Coté. Tenemos que estar seguros al 100%.
El ingeniero sonrió y con la voz emocionada le contestó por el intercomunicador que lo había revisado 20 veces contando el último resultado.
-No hay la menor duda. Es positivo.
La alegría contenida en la cabina estalló al unísono, todos se abrazaban, algunos tenían lágrimas de regocijo en las mejillas. Habían dado con un descubrimiento científico que inscribiría sus nombres en los libros de historia. El mundo entero se entendería distinto a partir de ese instante.
Querían llamar a los medios de comunicación, querían hablar a la prensa, con el presidente; querían que el mundo entero lo supiera.
Casi como un accidente, el Dr. Isaac Coté había hecho un hallazgo fantástico con una simple grabadora de mano. Con el mismo equipo, que los periodistas comunes grababan las conferencias de prensa o los discursos de los políticos. Curiosamente había sido la grabación de un discurso político lo que había dado pie al descubrimiento.
Después de 30 minutos de grabar a uno de sus mejores amigos dando una conferencia, agradeciendo el nuevo cargo público que ostentaba en la ciudad, intentó revisar lo que llevaba grabado hasta ese instante y accidentalmente pulsó el botón de reversa en la grabadora. Atónito encontró un mensaje compuesto de oraciones cortas y precisas que hacían alusión al  discurso del político pero con significados diferentes, con referencias casi opuestas y contradictorias a las que había dicho su amigo.
En su última intervención, el político dijo: “por el bien de todos” pero esa misma frase en reversa decía “Ahora es mi turno”. Al principio pensó que era una fortuita coincidencia, una casualidad, una increíble jugada del azar. Pero desde ese momento y durante los siguientes 5 años, se dedicó a grabar a cuánta persona podía y a revisar minuciosamente todas esas cintas.
Apenas dos años después de su hallazgo, su amigo, el político que inconscientemente facilitó toda esta aventura, era destituido de su cargo por encontrársele culpable de enriquecimiento ilícito.
La frase de su discurso en reversa: “Ahora es mi turno”, retumbaba y cobraba una fuerza descomunal en la cabeza del Dr. Coté.
El escrutinio era titánico; tuvo que echar mano de los mejores investigadores en diferentes áreas de la ciencia: Semiólogos, Ingenieros de Audio, Psicólogos, comunicólogos, analistas de voz…
Cada uno de ellos sumó al proyecto, desmenuzando aquel misterioso hallazgo. Las conclusiones, parciales, de aquella aventura científica apuntaron claramente hacia lo impensable; la complejidad del cerebro humano, se las había arreglado para emitir dos mensajes cada vez que alguien decía algo. La comunicación humana era bi- dimensional.
La voz consciente lo hacía hacia adelante usando el lenguaje y las palabras; la voz inconsciente lo hacía en reversa usando los sonidos, la fonética, las inflexiones de la voz, las pausas, los acentos, la velocidad con la que se generaban los mensajes. Esa era la razón por la que todos hablamos a ritmos distintos y en determinados momentos hacemos inflexiones de voz, aparentemente, azarosas, casuales.  Ninguna casualidad, el azar no jugaba en este fenómeno. Durante años lo probaron con pláticas casuales, con discursos de artistas, de políticos, de figuras públicas. Incluso la gente común, generaba estos dobles mensajes todo el tiempo. Era la voz del alma, hablando sin censura, sin ataduras, sin las cadenas del deber ser, sin guardar apariencias sociales.
Los discursos en reversa, era la esencia misma del hombre hablando, implorando, decretando, diciendo la verdad de lo que sentía y pensaba directamente desde su voz más profunda.
Mientras el grupo brindaba por la confirmación final del descubrimiento y ultimaban los detalles para dar a conocer al mundo la noticia, el ingeniero se refirió a todo el equipo diciendo:
-Señores lo hemos logrado. Y alzó su taza con café en señal de brindis.
El Dr. Coté sonrió con una mueca forzada y agregó:
-Ha sido un verdadero trabajo en equipo. Felicidades a todos.
Pasaron 12 horas, antes de que el ingeniero de audio descubriera que el equipo de grabación se había quedado encendido durante todo el acto y los discursos. Con morbosidad revisó la cinta entera y se detuvo en el mensaje de felicitación que el Dr. Isaac Coté les había dirigido. Lo corrió en reversa y claramente escuchó:
-Este descubrimiento es solamente mío, bastardos de mierda.
Página 1 / 1
Foto del autor Arturo Palavicini
Textos Publicados: 57
Miembro desde: Jul 06, 2009
24 Comentarios 2131 Lecturas Favorito 2 veces
Descripción

Palabras Clave: Inspirado en los descubrimientos de David John Oates

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos


Creditos: Fotografa Image Bank

Derechos de Autor: Arturo Palavicini


Comentarios (24)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 3 > 

Arturo Palavicini

Jajajajaja Gracias Sergio, qué bueno que te gustó. En reversa eso significa: (Maldita sea estaba esperando tu comentario).

Un abrazo.

Arturo Palavicini
Responder
September 02, 2009
 

Sergio Pellegrini

Arturo, ya no me llama la atención cada texto que te leo, sencillamente porque son todos geniales. En los primeros textos que te leía me dejaban boquiabierto... ja ja ... ya no... Ahora para sorprenderme algún dia tendras que subir algún texto malo, mediocre o simplemente bueno (o viceversa, jeje)...
Del texto como pensamiento (reflexion) me devuelvo a mi frase predilecta " no hay mal que por bien no venga" (que no es mia, va) y su viceversa: "y no hay bien que por mal no venga"
Mis cinco estrellas y saludos cordiales.
Sergio
Responder
September 02, 2009
 

Arturo Palavicini

Elvira:

Gracias por dejarme tus opiniones. Te mando un beso muy grande; en un rato más leo tú última entrega de la novela.

Arturo Palavicini
Responder
September 01, 2009
 

Elvira Domnguez Saavedra

¡Muy bien! Un relato muy ameno, que nos deja una reflexión muy interesante: "El pez, por su boca muere". Es importante ser prudentes en lo que decimos, sobre todo si nos encontramos en situaciones comprometedoras. Saludos
Responder
September 01, 2009
 

Arturo Palavicini

Negrita:

tus palabras siempre son un motor, una invitación abierta a seguir adelante.
Gracias por ellos y, sobretodo, por tu entrañable amistad.

Un beso amiga.
Arturo Palavicini
Responder
September 01, 2009
 

Claudia Riquelme

Amigo querido, tu imaginación, tu pasión y ese juego que logras conmigo, siempre me llevas a donde te place. Una vez que comienzo, no puedo parar de leerte. Y el final... tú y tus inesperados y codiciados finales (dime cómo se hace con las letras). No te pido autorización y me lo llevo.

Mis estrellitas y cariños de siempre,
LaNegra

Responder
August 31, 2009
 

inocencio rex

gran relato arturo, y digo que me parece uno de los mejores que leí en textale. (que dicho en la cinta en viceversa sería: cómo escribe este maldito, lo envidio). haha.
gracias por cambiar el mundo ideando ese invento fantástico en un estupendo relato.
5 estrellas merecidas y más.
Responder
August 31, 2009
 

Serena

Hola amigo Arturo, que mas te puedo decir yo, que no te hayan dicho,me resulto muy crativo, claro y atrapante, me agrado leerte.Cariños .Serena
Responder
August 31, 2009
 

JUAN CARLOS

Hola Arturo ..Un cuento atrapante como siempre en tu estilo,sin pausas y lleno de detalles. Diriamos que el personaje habria tonado un poco de su propia medicina al dejar lel audio y grabacion abeirto!!!! Notable texto amigo mìo..Te dejo estrellas .. !!

Un abrazo desde mi Chile !!

Juan Carlos..
Responder
August 31, 2009
 

solimar

(continúo, una falla en e el computadot) te decía que tus descripciones son entretenidas, el tema... no lo encuentro tan lejano a la realidad, ya se han encontrado mensajes ocultos en este estilo, yo creo que si no es tan evidente como lo plantea tu cuento, es únicamente porque te adelantaste al descubrimiento. Te felicito, tanto este cuento como los otros son muy buenos.
Responder
August 31, 2009
 
 1 2 3 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy