La torre del silencio. Poemas olvidados XVI
Publicado en Oct 17, 2009
Prev
Next
Image
Ya dejé a un lado mis viajes galaxiales...

Otrora conocí la soledad intensa de los fríos originales,
la codicia de los agujeros negros,
las miradas ausentes de los niños peregrinos del laberinto perdido...

Me cansé de recoger los ecos  lejanos del triunfo en apogeo,
de escuchar a Zoroastro predicando incesante el camino de la perfección
a la luz de las tardías estrellas de Oriente
y también, y lo siento, de los guiños del buen dios Ahura Mazda,
siempre tan amable y gentil, desplegando a mi paso sus policrómicas alas

Ya mis huesos celestes rehusaron tanta exhibición de camino
y no será malo dejarlos descansar algunas breves eternidades
bajo  las indistinguibles tierras del cósmico ocaso

Ya me siento agotado y llamado a  diluirme,
a convertirme en la arena azul que se escapa hacia la gravedad de la no existencia
desde el silencioso ojo central del infinito

Ya necesito deshacer los pensamientos
dulce, serenamente...
y adormecerme mecido entre los brazos de la sonrisa olvidada
por todo aquello que se fue sin haber sido

...Y quién sabe si tal vez mañana
recorreré un largo tunel de sol
y será preciso amanecer nuevo
confiado, simple, cristalino, ingenuo...
Página 1 / 1
Foto del autor miguel cabeza
Textos Publicados: 199
Miembro desde: Jul 08, 2009
12 Comentarios 1008 Lecturas Favorito 4 veces
Descripción

poema

Palabras Clave: cansancio ahura mazda maana

Categoría: Poesa

Subcategoría: Poesa General



Comentarios (12)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2

Enrique Dintrans Alarcn

Miguel:
Me encantó tu poema, tan sereno, dejas fluir el pensamiento en un examen a la vida. Es llegar a un balance en el que dejas entrever un nuevo estado de conciencia que implica una transformación profunda. Es un poema para releer y meditar.
Saludos
Responder
October 17, 2009
 

norma aristeguy

Excelente poesía Miguel!!!! y no lo digo a modo de calificativo, que no lo necesitas. Lo digo así, desde mi alma, es muy bello, aunque la palabra no se ajuste, perdón, no sé cómo decirte, que siento estos versos, los siento, más que leerlos.
Y es otro que me llevo junto a mí, cerquita, para leerlo cuando quiera.
El abrazo del mismo oso, querido Miguel.
Responder
October 17, 2009
 
 1 2

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy