Astillas del tiempo...
Publicado en Jan 29, 2019
Prev
Next
 
 
 
         
 
                                                      Enero 29 de 2019 
 
   
      Después de muchos años, volví a mi pueblo natal. Cuando mi hermano me comentaba que haríamos la visita a nuestras tías y primos, mi corazón comenzaba a latir....¡Es que me iba a encontrar con los colores de mi feliz infancia...!!
      Los preparativos para este viaje de dos horas aproximadamente , me había causado profunda emoción.Partimos muy temprano en la mañana..La ruta no había cambiado mucho, pero allí mismo , al llegar a la ciudad de Concepción, al sur de la provincia de Tucumán,los recuerdos asaltaron a mi mente y se apropiaron de ella, porque habíamos pasado por el mismo frente del Colegio de la Consolación , donde yo había cursado la primaria y me vi en ese amplio patio cubierto por un gran tinglado, actuando de paisana en un pesebre viviente , con una falda larga con matices de muchos colores; una blusa aldeana; unas zapatillas rojas ,con la puntera de la plannta de goma hacia arriba ; un pañuelo rojo atado en la cabeza..
   Y lo más recordado, porque yo lo deseaba con alma y vida, pero había que dejarle para el Niño Dios en el pesebre era : El patay..
     Mirada nostálgica y recuerdos presentes...Esa misma falda que me hizo mi madre para actuar, fue el estreno que yo tuve para ese Año Nuevo , porque me la había transformado en un hermoso vestido..¡No tenía nada nuevo para ponerme!! Mi padre trabajaba en el Ingenio de la Trinidad ...Y la situación no era muy buena...¡Había que cuidar para el estudio!!.
     Continuamos el viaje por la ruta que nos llevaría hasta el mismo pueblo. Un kilómetro antes, vi con sorpresa un gran y luminoso arco que atravezaba la curva de la ruta  con un letrero que decía:"BIENVENIDOS A LA TRINIDAD"..Eso no estaba antes...
      Mirando hacia los costados de cada lado , observaba un caudal de casas desconocidas, o al menos mi memoria no las registraba en ese lugar ni con esa fachada. Ahí, muy cerca , pude ver la escuela..La que se llenaba de chicos con guardapolvos blanco... La misma a la que yo concurrí mis primeros tres años primarios antes de entrar al colegio. 
       Dimos unas vueltas antes de llegar a la casa de los tíos.¡Todo silencio !!...La tranquilidad asustaba...La ausencia de gente en la calle era asombrosa; la pasividad no me era conocida ; el pueblo, con mucha decepción de mi parte..¡No había cambiado en su misma estructura de antes...El paisaje era el mismo en cuanto al cuidado de árboles y jardines....Luego de almorzar, salimos con mis primos a recorrer ese...¡Nuestro querido barrio de infancia..!!
     ¡Ahí estaba ,aquella, la que era mi casa!!...La que amaba..La que se quedó con mis sueños de infancia encerrados entre sus paredes...La que tenía la enredadera más hermosa del mundo en su galería...La que tenía el panal de abejas  y del cual mi padre, con perfecta experiencia, extraía un trozo  y con mucho cuidado me lo daba para que yo me lo pusiera en la boca y succionar la miel...
     ¡Ahí estaba,aquella, la que era mi casa!!..Yo me detuve frente a ella...¡No miraba a sus moradores sino a mis recuerdos ..:Los buscaba...Los sacaba de mi mente...Los hacía actuar...Miraba también con suma melancolía ese poste, muy...Muy...Pero muy gastado ya , casi solo una dura raíz que no quería borrarse del pasado , y a donde posaban sus pies aquellos amigos imborrables que prestaban sus bicicletas, a mi hermana, a una amiga y a mí...¡Y nos dejaban dar vueltas y más vueltas hasta que mi madre nos decía:__"adentro ya"___
     Escuchaba las voces de cada una de nosotras cuando de noche jugábamos en "la esquina de doña Clara", como llamaban a nuestra esquina el barrio..Como si mi madre la hubiera comprado, porque ella era "doña Clara"...Escuchaba la canción:
 __"juguemos en el bosque porque el lobo no está.....___""; escuchaba  el """Aldón...Aldón firulero...cada cual...cada atienda su puesto...____" y era un despliegue de instrumentos imaginarios que cada una de nosotras tocábamos hasta cuando el que dirgía el juego, se le ocurría cambiar de instrumento...Y zás..¡el que se equivocaba perdía...!! .
    Veía saltar a mis amigos a la rayuela...Jugar al "pisa pisa pisuela " poniéndonos  todas las amigas en fila con las piernas estiradas , mientras alguien recorría  diciendo "pisa..Pisa..pisuela.." y si a alguien le tocaba el pie debía pasar al frente...
    Veía cuando jugábamos al tren..." el que esté al  último ..No pasará" y quedaba atrapado .
   También veía esconderse a mis amigas cuando se jugaba a la mancha o a las escondidas..¡Ellas se escondían detrás del auto estacionado; detrás de un árbol; detrás de una mamá que siempre estaba viéndonos...
    Escuchaba a mi padre, desde ese comedor, hoy ya transformado, ejecutar con su violín canciones que me acompañaron toda mi infancia... Y que la gente al pasar se paraba para escucharlo..
    Al pasar por frente del Club Palitroque (así lo llamaban), sentía la música que ponían especialmente los fines de semana: Cumbias..Romántico...o el fúlbito los sabados, porque allí era uno de los jugadores mi hermano...¡Y si le hacían gol al cuadro contrario, le pagaban con una gaseosa y un sandwih...¡Y el gritaba como si hubiera hecho el gol del mundial!!
    Escuchaba el bullicioso jugar de nosotras, quienes muchas veces aceptábamos la participación de los varones...Sobre todo en juegos de carrera... O era como ver el imaginario escenario y la pasarela por donde desfilábamos como modelos..¡Y con movimiento y todo!! y ellos aplaudiendo..¡¡Todas queríamos ser modelos...!!
     Vi a mi pueblo triste...Sin risas de niños...Sin infancia ...Sin bullicio...Sin colores..Sin fantasías
     Vi a mi pueblo triste sin juegos que despierten alegrías ... Vi a niñas cargando a su propio bebé en brazos  cuando aun son niñas...Vi a niños con auriculares ajenos a su camino...
      Sentí profunda nostalgia de aquel pasado ya perdido...Sin huellas que invitaran a niños a caminar por ellas...
      Sentí en mi corazón las astillas del tiempo que lastimaban cada recuerdo que de mi mente surgía...
     Sentí en mi corazón las astillas del tiempo que me hicieron soñar ser niña todavía y volver a mi pueblo para llamar a cada una de quienes compartieron la infancia de mi vida...¡Y junto a ellas...Junto a ellos, mis amigos y amigas de aquel ayer....Poner en mi pueblo el color de la alegría.!!!  Donde los niños...¡¡Vuelvan a ser niños  en una infancia feliz!!!
                                                             Raquel
Página 1 / 1
Foto del autor Raquel
Textos Publicados: 242
Miembro desde: Jul 22, 2018
11 Comentarios 141 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Historia de un da de paseo en mi pueblo natal...

Palabras Clave: Pueblo; infancia; alegra; juegos; casa; violn ; club; bicicletas...

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (11)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2
 1 2

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy