• Luciano Buzeki
buko
Y cuando tu mente este distraida
no dejes que te atrape
la común sensación de felicidad
que carcomio a falsos talentos.
Recorre viejos bares
donde locos y malditos dejaron sus pieles.
  • País: Argentina
 
Errores que no lo son,fragmentos desacompasados de una derrota,el sinsabor agrio a la altura del paladar......el instante corrupto en el que dijiste adiós.Una lluvia en blanco y negrose dejaba caer, pesada, sobre ciudad cansada;vidas a la derivay excrementos de perros en las aceras.Horas muertas que engendran cuervos,cuervos carroñeros de fauces insaciablesprestadas por demonios menoresa golpe de talonario.Triste es la tristeza del animal castrado,agudo es el dolor del torturado,insondable la profundidad del abismodel desarraigo......Hay varios ganchos clavados en la pielde las invisibles víctimas del desamor...y, de repente, el grito mudo del mecanismo del dolordinamita el silencioal ponerse nuevamente en marcha
Nada.
Autor: Luciano Buzeki  183 Lecturas
Es el instante, o sería apropiado escribir la rugosa noche, de la no convicción y del mal sueño que se prolonga. Hasta dudo ya de que realmente more bajo este techo y no en el de Rodeo o en el de La Sal. Si ni creo ser yo quien me invento en lugares diferentes, sin pasión, sin desprecio, o soy el que admite su error y se diluye en la torpe ortografía. Sucede que me emborracho con frecuencia de ciclos improba­bles y me desorienta ese azar. Cómo, si no, se justifican mis ganas de retirar las ramas de los paleros que me impiden ver el lago. Si todo es terror y decadencia física que abrasa, pese a tenerla ya sabida; si uno nunca fue dichoso en la querella barata del bienestar y de la copita llena. Habría que añadir que la copita bien pudo servirse repleta de beleño, del tirano y subjetivo que aturde y que, si bien nosotros porfiamos, no nos mata. Que lo confirme mi ropa amontonada en una esquina del cuarto, en tanto yo le sorprendo otro punto de fuga al dolor, mi conseje­ro habitual, y toco mis manos y me consta que no se hospedan aquí ya, cobardes manos mías. Y ahora qué hago yo. Sin ellas.
22 de noviembre.
Autor: Luciano Buzeki  333 Lecturas
(Pausa de silencio)Un sonido sucio, apagado,Un rumor de discusión, un ladrido,Luego: la inquietud de una botella vacía rodando por el suelo,Por el suelo de una habitación muerta,La luz mortecina en un lavabo apocalípticoDonde yacen millones de almas arrojadas a la fuerza,-llamémosle problema relativo a las vísceras-,Y el hombre que se arrastra por el sueloSorbiendo desesperadamente las gotas de whiskyQue copulan con la moqueta.Ya sabemos que es un acto que denota vileza,Pero el hecho es que está ahí, delante mismo de nuestros deseos,De nuestro crimen de ser humanos.Y el hombre de nuestra habitación sigue lamiendo su vergüenza,Su pudor,Su insatisfacción,Su hedor social,Su misticismo amputado en aras de la ciencia del confort,Purgando su odiosa dependencia al dios de nuestra era,Que enfundado en trajes a medida,-trajes de aparente poder-,Lo observa todo desde la sucia silla de un director de banca.Mil relojes bramando,La cloaca apestandoY los reptiles arrastrándose por infernales catacumbas,Pasillos de metro atestados de insatisfaccionesY sudor de soledad,De miseria,De ilusión de invulnerabilidad,De deseo sexual,De muerte,De no necesito pensar,No necesito...Y el escarabajo de oro que se oculta,Se oculta, oculta. Sé.No sé.Las crucifixiones vuelven a estar de moda,Los yonquis, los parricidas, la inmundicia, los parias, el desespero,Todo se consume, todo se absorbe, todo se asimila...Tiempo... Suero,El suero que nos mantiene vivos como zombis comatosos,Y la eterna pregunta en la boca de los parias: ¿sientes algo?
Pausa.
Autor: Luciano Buzeki  148 Lecturas
Los sanitarios, los operarios,los camareros, las secretarias,los mecánicos, los obreros,las prostitutas y los administrativos,son material fungible.Los alicates, los cacahuetes, las espinacas,el tequila, las balas y los ventiladores,también lo son.Prácticamente todo:las excusas, las promesas, las sandalias,los toros, y los estados aunque menos;todo, todos, somos material fungible.Lo único que no parece ser perecederoes el hondo espíritu del egoísmo,del poder y la codicia de cada gobernante,y nuestra firme convicciónde las necesidades más necias.Eso a un lado de la vida.Al otro lo demás, lo contrario, si quieres.En lucha constante, quizás,en derrota asequible, como todo aquelloque se ha de romper o debe morir.Material fungible.
Nuestro paraiso.
Autor: Luciano Buzeki  157 Lecturas
Hay noches,pero dormires una tarea amarilla.Hay calles: afectadasde una prognosisdeformante, concélulas idiotas que migrande secreto en secreto,de miseria en miseria,sin hallar un malditoagujero paraventilar su angustia.Hay ojos,ojos como gritos, comorugidos de café hirviente, comoácidos mudos,como muros.Hayuna palabra infectadade corduracomo unniño que interroga aun muerto.También estoyyo,un cuervo expulsadode las pesadillas, unantiguo guerrero conun odre de vino amargodonde vaciarsus venas, el antojoque persisteen el cuerpo desollado.Yo. Peroqué importa
Hay noches.
Autor: Luciano Buzeki  198 Lecturas
El milagro humano.La muchedumbre hipertensa que entra y saleque entra y sale.Sus tópicos,las negativas categóricasen las mesas redondas, desangeladas, sin noticias de una relativa importancia. Por la pantalla, una franja de color rojo pálido dice que no puedo ver tu cara en mi mente. Ahora se resuelve todo a golpe de sms. A ver si puedo.Ver.Lo que dicen, lo que está bien o más allá del mal en el genoma, las incógnitas de lo que tú y yo, pequeña, deberíamos ser el uno con el otro, cómo amarnos fuera de la cama, en estado salvaje, y no,por la fricción tecnológica y las perífrasis sociológicas y demás neologismosnosotrosno tememos a las sendas electrificadasni a las concertinas disuasoriasni siquiera a caernos en la duchaotro golpe másque ya no nos duela.
Milagro.
Autor: Luciano Buzeki  182 Lecturas
Secuestra el pudorvulnera el espaciointerroga a la voluntad.Embriaga de noche lo cómpliceporque la entrega, es clandestina...Libera a los verdugos del objeto,a los reos del deseoa las víctimas de la carne...Esta cárcel,premia a los proscritosa los culpables.Esta puerta, no es secreta.Tomad aire, coged impulso, empujad,desplegad vuestro acento...Estáis dentro.En la grutadonde rendirsedonde regalarsedonde desplegarlos jugos agradecidos,impúdicos,libidinosos, sangrientos...Venid, enfermos de fuego.Venid...Y lo voraz,reclama lenguas sometidastorturadas por placeres permitidos.Y el instinto,rezuma un apetito delirante.Un goce mortal.Que no mata, hiere.
Solución.
Autor: Luciano Buzeki  190 Lecturas
Ya no puedo ni siquiera sentirme triste,por mucho que me esfuerce en no olvidarque hubo un tiempoen el que solo sabia llorar y clavar la mirada en el suelo.Ahora permanesco en un estadoentre pasividad e idiotezdonde me columpiosonriente y oxidado.Llenandome de tedio, de rutina,de nada.Vaciandome de todo lo que me hizo hombre.Desprotegido ante las amenazas,sin un punto donde apoyar la rabia,tan medio muertocomo los medio vivosque se piensan llenos de todo.Asi, vacio.Por eso quiza escribo, hablo,pienso.Para llenarme al menosde palabras.
Yo.
Autor: Luciano Buzeki  195 Lecturas
Mi prisión bien amada en tu inestable sombraDescubrió mi mirada por descuido un secreto.Tuve sueños que el mundo ignorabaDonde se ahoga el espanto.Tus lóbregos pasillos son meandros del almaY su masa de sueño organiza en silencioUn ingenio que tiene del verso el parecidoY el exacto rigor.Tu noche hace fluir de mi ojo y mi sien Una tinta tan densa que de ella hará surgir Estrellas floreadas como se ve de golpe La pluma que humedezco.Avanzo en un líquido negro donde complotsInformes al principio lentamente se fijan.¿ qué auxilio pediré? Mis gestos se fatigan y son bellos mis gritos.Nunca podréis saber de mi oscura destrezaMás que extrañas bellezas que el día hace surgir.Los golfos a los que oigo tras sus miles de girosAl aire libre se unen.
A la locura.
Autor: Luciano Buzeki  206 Lecturas
Y puedes creerte que estás donde siempre quisiste estar, sentir, aprender, impulsado por tu no materia, como si tus percepciones abriesen su diámetro de succión y la presión de todo aquello te mandase a quién sabe dónde, -kilómetros mentales- quizá hasta el último plano, o quizá al primer plano más cercano al terrenal pero siendo todo tu cuerpo una aspiradora de sensaciones, pero todo suena tan bonito, todo es tan majestuoso hasta que llega el momento en que te quieres morir, sí, eso quieres, te sobra el cuerpo, eres sólo mente, tu carne machacada por los latidos de tu corazón, tu cerebro muerto, rota la conexión entre la tierra y tu universo, tú que no esperabas nada de todo aquello, yo que no esperaba nada de todo aquello, nosotros que nos bendecimos con agua y pusimos en marcha la revolución transconciencial, que sellamos el autoconocimiento, todo eso y más, todo eso y menos, y mil cosas más, decidimos acabar con la doble moralidad, la aceptación de la naturaleza, las cabezas rotas, los sexos inmaculados de salvajes bisexualidades entrometidas en el paisaje de la droga, y fuera de ella, todo se concibió dentro, con las pupilas dilatadas pero todo se realizará fuera, y empezamos la cuenta atrás para la apertura de las conciencias - y todos volveremos a renacer como a todos nos pasó con los ojos en blanco alguna vez. Esto es lo que tramamos, sólo esto.
Solo esto.
Autor: Luciano Buzeki  179 Lecturas
Ser bueno era un problema.Muy grave si lo eras en muchas cosas.Todos esperaban que cayeses,que fallases estrepitosamente.Un fracaso que evidenciaraesa imperfección que tú ya conocías.Tu punto débil.Rabiaban por conocerlo.Te enfermaba su hipocresíapero te aterraba estar solo.Y te dejaste devorar por ellos.Caíste.Dejaste que te superaranlas veces que fueran necesariaspara lograr que te tuvieranmás pena que envidia.No volviste a levantar cabeza.Pero tampoco volviste a estar solo:los hombros de todoslos triunfadores a los que aupasteaguardan a que llores en ellos tu fracaso.
Solo.
Autor: Luciano Buzeki  203 Lecturas
Yo,quien se escurre en giros,que se escudriñabajo la sombra interminablede los últimos versos punzantes,afilados, ladeados,ecualizador de la verborreasin piel, escamasni saliva espumosa,no soy poesía Estono espoesíaAquíy ahoranada es poesía. Y te preguntarás:¿y entonces, qué es la poesía?¿Dónde se encuentra?La poesíano es másque todo lo que creíasque no era.Todo lo queno has sabidosentirni vivir,hasta esta palabrahasta este verso.
Poesia.
Autor: Luciano Buzeki  206 Lecturas
+++
Los viajeros sólo desean llegar y partir de los puertos, nunca permanecer. En los puertos, la vida es una aburrida parodia. Hay pianistas, payasos y toda clase de inventos para entretener a los que viajan. Hay amores para acompañar la soledad y juegos dramáticos para perder el tiempo. Al atardecer de los sueños, el marino siempre se asoma a esa mágica sensación de que la vida empieza al borde del abismo que separa los mundos. El mundo de los muertos que parece vivir y el mundo de los vivos que simulan estar muertos. La aventura es más allá, en el Mar de Nunca Jamás, donde Alguien nunca se olvida que es Nadie. Al marino no le interesan las noticias que circulan en la Tierra de Siempre. En esa tierra, la realidad son modas que el tesorero acumula en los cofres de la ausencia. Todos los días nos vemos obligados a escoger entre ser el guerrero-pirata-loco-extraterrestre o ser el lame-mocos que solo quiere casarse-escribir el libro-alquilar el depto-comprar marihuana para llenar de escombros su vacío. Es más cómodo viajar en sillas de ruedas en la autopista de las emociones controladas. Es más cómodo que andar rengueando por caminos desconocidos. Es mas cómodo internarse en el asilo de las costumbres que seguir recorriendo nuestro miedo a la oscuridad. Este 31 de diciembre, uno de esos días en que el gris de la ausencia alcanza su mayor brillantes, quizá sea bueno asomarse nuevamente a esa peligrosa escollera. Por eso voy a brindar con ustedes, mis amigos, para que esa noche nos encontremos en el espacio imaginario de nuestros sueños. Brindo por todos aquellos que insisten en desconocer el misterio de la existencia. Por que en el brindis cierren los ojos y que al volver a abrirlos el escenario sea otro y la obra maravillosa. Brindo por los intrépidos que hoy están tristes, por los vagabundos que se creen perdidos, por los rebeldes que están resignados, por los perseguidos que tímidamente poseen el secreto. Que se cumplan sus peores propósitos. Que gocen el peor momento. Que sigan siendo polizones ocultos entre los pliegues de la pesadilla colectiva. Que nunca los encuentren, que siempre lleguen a tiempo o que no exista el tiempo, para que puedan llegar. Brindo por mis invisibles amigos, los que saben que no saben, los que deseando vivir, viven simplemente deseando. Que funden su reino, que encuentren su magia, que hagan la fiesta, que nunca se pierdan. Y de no ser así, que el mundo se pudra en el infierno que nos sugieren.  
Algo.
Autor: Luciano Buzeki  217 Lecturas
+++
NOSOTROSNosotros,Desterrados de corazones ajenospeces que afloran a la superficie al morirIncapaces de olvidar, perdidos,árboles nómadas que van de un lado a otro.Somos pájaros con el nido cambiadoNuestra verdad y sombra es igual de oscuraNos agarramos el uno al otro para no caerVivimos como abrazados por un muroLa soledad nos viola cada noche en nuestras camasansiosos pecesQue se comen el uno al otroque afloran a la superficie al morirvivimos con las raíces en carne vivaY no nos arraigamos a nada, a nadie.Que morimos deshidratados por falta de sedQue no de aguaLa caricia del tiempo nos vuelve arena
Nosotros.
Autor: Luciano Buzeki  210 Lecturas
Puedo ir y venir cien vecessin involucrarme.No los conosco, no los añoro,ni le tomo las manos.Puedo ir a su lado sin mirarlos.No tengo ganas,no me dan nada.Ni vivos ni muertos.
Puedo.
Autor: Luciano Buzeki  179 Lecturas
Lo que esta y no se usa nos fulminara, somos culpables, de semejante terror manifestado a la luz del dia: de modo que, desde lo alto del sentimiento por nosotros mismos; desprovisto de ambiciones y prudencias personales, y no buscando nada para mi.Estoy al final de mis 29 años, la mitad de la vida.Ahora bien, llegado a esa mitad de la vida, estoy tan acorralado por la muerte que me podria llevar en cualquier momento, la indole de mi sufrimiento me inclina a pensar en una muerte subita, convulsiva, (aunque preferiria una muerte lenta y lucida que me permita hablar con amigos, debe ser más dolorosa), En el fondo, ya hice la prueba de mi consideración a la vida:muchos la harán todavía. Hasta esta mismo instante mi ánimo no ha flaqueado bajo los sufrimientos persistentes, me parece que los siento de manera más serena y condescendiente que durante toda mi vida anterior: ¿a quién tendría que atribuir esta acción que me ha fortificado y mejorado?el programa será relajarme, descansar de mis pensamientos -lo que no ha sucedido en años.detrás del pensamiento está el diablo.Años me beneficiaron mucho en cuanto a la purificación y a la limpieza del alma -y para eso no tuve necesidad ni de religión ni de arte, sólo el desamparo total me permitió descubrir mis propias fuentes de salud.Ningún dolor ha podido ni podría inducirme a un falso testimonio contra la vida tal como yo la concibo.Mi existencia es una carga espantosa: la hubiera rechazado hace mucho tiempo, de no ser por las experimentaciones tan instructivas en el dominio intelectual y moral, precisamente durante ese estado de sufrimiento y de renunciación casi absoluta -ese alegre humor, ávido de conocer, me eleva a alturas donde triunfo sobre cualquier tortura y cualquier desesperanza.El consuelo son mis pensamientos y mis perspectivas,créanme,  gozo de mi libertad y deseo ese placer a todos los que tienen derecho a la libertad espiritual y apenas me ha sacudido una desolación de dos días cuando ya de nuevo mi locura se echa a correr tras cosas inconcebibles.Considerando la enorme actividad que debe realizar mi sistema nervioso, me asombra su sutileza y su resistencia maravillosa: largos y pesados sufrimientos, una profesión inapropiada, ni siquiera una terapéutica equivocada han podido dañarlo en lo esencial. El sol de agosto está sobre nosotros, el año corre, un silencio más grande, una paz más grande recomienzan sobre las montañas y en los bosques. En mi horizonte se levantan pensamientos que nunca había visto, ¡no los dejaré traslucir y me mantendré en el seno de una calma impasible¡.A fin de cuentas, si no pusiera tanta fuerza en mí mismo, si necesitara esperar la aprobación, el ánimo, el consuelo de afuera, ¡dónde estaría! ¡Quién sería!! ¡Si al menos fuera un derroche por el placer de derrochar!. Me acabo de mirar al espejo; nunca habia visto semejante aspecto, un buen humor ejemplar, bien alimentado y diez años más joven de lo permitidoEl mundo está radiante, pues Dios está sobre la Tierra.Los cielos se alegran de que yo este aquí... También he estado colgado en la cruz.Aquí el sol sale un día tras otro con la misma implacable plenitud y claridad . .además me permite oír sentado a la mesa la soberbia música ejecutada debajome hago yo mismo el té y las compras, sufro por los zapatos agujereados, y a cada momento doy gracias al Cielo por el mundo antiguo, con el que los hombres no han sido lo bastante simples, ni lo bastante silenciosos. Como estoy destinado a divertir a la próxima eternidad con malas farsas.Este invierno, vestido de la forma más miserable, asistí dos veces seguidas a mi propio entierro. Hasta el paisaje  carece de talento.
Ensayo.
Autor: Luciano Buzeki  337 Lecturas
No hay choque pertinaz ni sentencia perentoria que mate a una rosa. La rosa de los Azules. Los colores son importantes, se escriben en minúscula. Tus mejillas se hunden hasta transformarse en nidos, después, huecos vacíos. Abismos como mejillas. Labios como protuberancias. La rosa pintada de rojo, como esmaltada hace tiempo, casi descolorada, echando miel importada, anidada o hundida en tu mejilla. Clavada o abismada en tus protuberancias. Protuberancias o huecos. Sólo mis manos pueden matarla, mis sentencias son policías inermes. Mis ojos violetas pueden reírse de la Inmortalidad. Mi conformismo, amigo del Tiempo, puede decolorarla. No hay Azules que hundan labios en esos abismos. Hay mejillas clavadas; la rosa está hundida en mis manos de arena. No hay agua, solo transpiración. No hay color, solo el verde. Arena roja de esmalte caído de arriba. Manos rojas que esperan pétalos.
Incertidumbre.‏ (luciano buzeki)?Has sentido crecer muros dentro tuyo??Has visto tus ojos en los demas espejos,ajenos,doloridos??Nunca te sentiste desbordado,con ganas de vomitar,y el pecho bajo presion? Nervioso frente a los demas, sintiéndote un insecto,que no puede moverse en su caparazon?Y solo me acompaña esta taza de chocolate que hace minutos estaba tibia?La ha helado mi corazon??La habra helado mi miedo a amar?De saber que hay salidas que antes no necesitaba y que ahora temo seguir.Ojala mi pecho hubiese tomado el calor del día, para dormir otra noche bajo el sol. En frías noches de otoño,donde se caen las hojas de mi libro, y las siento quemarse frente a mi.Me arde todo el cuerpo.Me duele todo el alma.Siento al otoño dentro de mis huesos calcinarse.Y tengo el miedo saliendome por la garganta en dulces gotas.?Que me pasa??Que siento??Que necesito?El frio de la oscuridad me esta desollando por la mitad,pero nada vuela fuera de mis entrañasTodo va quedando.?Algun dia se pudrira?Algun día todo eso se pudrirá conmigo.Insertidumbre,compañera mía.He escrito tantos renglones en blanco,para vos.Bajo tu velo me cubristes, me cegastes.Tu esclavo soy,magnifica resultaste.No es fácil decir basta a tus encantos.?Podrás tu decir basta a piel?Que cansada te pide que la dejes respirar,y bañarse con la luz imponente de la confianza.
Incertidumbre.
Autor: Luciano Buzeki  204 Lecturas
LETRAS PARA MI MUERTE. Abandonado a la sombra de lo que se oculta,la mascara espera impaciente la mañana,es la unica manera de salir a la luz. Se aleja el porvenir,nos acechan sueños rotos,esparciendo pedazos de vagas existencias. Vislumbro entre muertos,la flor que emerge del vientorespira entre tanto hastiodevolviendo a mis manos vaciaslo que creyo perdido. Esta la noche,detras de mis ojos puedes verla.Debajo de mi pielya no ilumina la lampara.Estamos a oscuras,solo se percibe sangre y la certeza de que aun se respira,nada retiene lo que una vez me habito,escucho pasos donde ya no hay nadie.                     L.B  
Un cambio en los climas del corazon vuelve seco lo humedo, la bala de oro estalla sobre la tumba helada. Un clima en las comarcas de las venas cambia la noche en dia, la sangre entre sus soles ilumina el viviente gusano.   Un cambio en el ojo advierte a tiempo la ceguera hasta el hueso, y el cuerpo incorpora una muerte, mientras surge la vida.   Una sombra en el clima del ojo es a medias su luz, el mar sondeado irrumpe sobre una tierra sin arpones. La semilla que del lomo hace una selva divide en dos su fruto;y la mitad se escurre lenta en un viento dormido.   Un clima en la carne y el hueso es seca y humeda;el viviente y el muerto se mueven como espectros ante el ojo.   Un cambio en el clima del mundo vuelve espectro al espectro, y cada niño dentro su madre se repliega en su doble de sombra. Un cambio echa la luna dentro del sol, tira de las ajadas cortinas de la piel. Y el corazon entrega a sus muertos.
                      YA ES HORA DE CONTINUAR. Ya es hora de continuar,de despedir la noche tormentosa,la humedad de mi rostroy mi pecho desnudo Es hora de caminarcon la fuerza a futuro,a sueños navegantesde puerto en puerto,de la tierra al cielo. Me despido miedo,aun me despido:             Amor.                 Pasado.                      Sepulcro.                            Hambre.... Me despido porque ya no espero.No tiembloni añoro las mañanas. ¿Que decir?si lo dije todo,me vacie por completo,carne tremula.Desbordante. ¿Que callar?si calle por todos,por la vida, por la muerte.Mas por la vida, y la ausencia. Es tarde, debo irme.El reloj es tirano con los cobardesy el tiempo pasa aun para los que duermen....(Espiritus hambrientos). Es hora de continuarabrir los ojossentir con la piel el mundoy abradar mi alma despojada.         Sin temores.                 Impedimentos.                       Llena de luz.                             Valiente. Para caminar con los pies descalzossobre el mar.
Sombras.   Crepusculo espinoso, ese arder vagabundo que arrastra este cuerpo nocturno sobre las piedras del silencio, me marca, me ensombrece. Acechante esta la aucencia, que enmudece en canto de la alondra, se viste de verdugo, y me condena a volver con los ojos cansados de lagrimas inutiles, de llagas que aun no cierran.
Sombras.
Autor: Luciano Buzeki  242 Lecturas
Abandonado a la sombra oculta que atormenta,el cuerpo espera impaciente la mañana.Y es que todos los hombres que lanzan una mirada sobre sus ruinas pasadas,se imaginan para evitar las ruinas futuras, que esta en sus manos iniciar otra vez algoradicalmente nuevo.Nuestra autialienacion ha alcanzado un grado que nos permite ver nuestra propia destruccion.No se vive por falta de saber, en cuanto se sabe, ya no se esta en armonia con nada,Me pliego a la idea de la decadencia, que va mas alla de lo estetico para abarcarlo todo,Esta oscureciendo y muchos lo confunden con un nuevo amanecer.Poder disponer absolutamente de uno mismo y rehusarse,¿hay don mas misterioso?.Como no puede haber sino un numero restrinjido de posiciones cara a los problemas ultimos,el espiritu se encuentra limitado en su expansion por ese limite natural que es lo esensial.Las ideologias son construcciones de seres degenerados, aterrado de la nada que alli descubre.Todos sabemos que mal fatal llevamos con nosotros, que nos acecha de cuando en cuando,piadosamente, nos da un aviso preventivo,lo presentimos, lo vemos venir,lo sentimos ya en nosotros, en nuestros entorpecimientos musculares, en nuestras coleras sordas, en nuestro tragico despertar.¿que hay mas delicioso que la contemplacion de las bajezas humanas?,¿que hay mas literario que el dolor,el sufrimiento, la mutilacion de cuerpo y alma en pos del cumplimiento de un deseo? 
La caida.
Autor: Luciano Buzeki  285 Lecturas
Y asi camine por las aguas turbias de mi mente, tropezando con la ansiead que aqueja a mi alma rabiosa;encima:la nausea...La nausea de sentirse uno sin destino sabiendo que cada quien tiene uno, anclado como barco en el puerto esperando la señal para partir. Y se siente la inercia de la vida, pero todo es aparente, porque todo, absolutamente todo tiene movimiento, nauseabundo la mayoria de las veces, distorcionando tiempo y espacio. Solo los que no estan ciegos pueden ver este movimiento inerte, solo los que tienen la marca de Cain, los que estan pagando un pecado masivo y lo hacen consiente. No quiero que me hablen de cielo ni de infierno, eso esta vivido, ulcerado en mi piel, y sabido por mas de uno en este planeta. Porque mejor no me hablan de redencion, de amor, si de amor.¿estoy pidiendo mucho?... A vos te digo, a vos, que entre el vaiven de un mundo enfermo encontre tus manos, y aun sin poseerlas, sin tomarlas, hizo que temblara mi voluntad, derrumbando los muros que separan la sutileza de los sentidos, no de aquellos sentidos planos, terrenos,si no de los que se vierten en cada instante realmente vivido, de aquellos que unas pocas veces tenemos oportunidad de conocer. Lo cruel todavia golpea mi piel,(es inevitable), siento las llagas que deja el tiempo, siento como el dedo unico del inquisidor remueve mi carne, y aun asi te siento como la primera vez. Sobrevivo a todo o a casi todo, por eso deseo ya la muerte, la que viene de tus ojos con afan de desarmarme, de dejarme postrado a la respiracion agitada, al movimiento de los huesos cansados.Sobrevivo a todo o a casi todo, por eso deseo ya la muerte, esa que me das en madrugada y se mezcla con la sangre, los cigarros negros y el olor a alcohol apenas consumido.Ignoremos a los colegiales que pasan junto con los colectivos, ya es hora,la muerte se aproxima y cae encima del sillon cubierto de libros y de musica. Bendita muerte que destruye y construye versos,pinceladas al oleo, marcando con precision el contorno de cada suspiro exhalado. Convulsiona mi alma, mi rica y pobre alma, me pregunto si es tan pura como dice aquel pajaro lejano, solo se de pureza cuando tu mano me apuñala dejandome desnudo,parado frente a mi propio espejo.Pero que bellos colores fluyen de mis venas,del acero incrustrado,de tus ojos dorados anunciando partidas,muelles vacios,funebres domingos, y es ahi cuando se me viene encima la vida,las revoluciones postergadas,la billetera vacia y la nausea habitual. La mesa esta servida y yo sin ti... Llego la hora,es nuestra hora,no te distraigas ni le prestes atencion a la tristeza que arrastro,regalo de esa luna infinita,tampoco te sientas amenazada,las prisiones son propias de los extraños,de aquellos que fingen conocerse,nada tiene que ver con nosotros,puedes ver a traves de mi ventana,estas delante del huracan y aun asi te quedas parada frente a mi. A veces vuelvo a nadar en la ceguera universal, en la tortura cotidiana,pero ya no puedo ignorar,lo que se va gestando,lo que implota y explota,ya no puedo negar los mares internos y lo sublime de los momentos que nos regala aquel que no tiene nombre. Salgo del fondo para respirar,para que toque mi cara el sol, tu sol.Tu:tan grande en los pequeños gestos,ahora lo veo,ahora que estas tan lejos,caminando entre tumbas,pronto a despegar a otros mundos,que ciegos somos a veces,me sangran los ojos,la distancia, la condena de extrañarte. Deja todo un instante y antes que nada y despues de todo,te ruego que me mates.Toma impulso y matame,quiero sentir tu lengua deslizandose por la memoria,por los simbolos que nos regalan los sueños,por tus libros vedas.Mirame me he vuelto azul,me pesa la inexistencia de estar entre mapas que me separan de ti. Me diluyo entre visiones y lenguajes que intentan volverse negros y tu recuerdo los pinta coloridos, en lo alto del cielo. Cuanto vuelo nos falta,cuantos viajes internos,cuanto alimento, aun asi nos volvemos aves,¿te dije que recupere mis alas?.Cierto, si solo vos supiste que las tenia escondidas detras de la puerta sin nombre,cuanto tiempo pasaron desapercibidas hasta que se poso tu mirada para descubrirlas y salvarlas de la carroña. No le temo a tu vuelo,como temerle a quien me recordo como volar.Le temo al olvido que lejos o cerca flagele mi ser en ti y entonces ahi si, dejame vivo pero muerto,mas muerto que vivo,la muerte que descompone,no la que absuelve,la que te deja en la espera de que la nada vuelva a tomar forma,que punce la espina en lo profundo,que se vierta lo podrido,recuperando la cordura perdida. Pero mi amor,no quiero ya la cordura de unos pocos,quiero ser el que soy,el que llora en una esquina por las letras perdidas,el que corre detras de lunas nuevas y mensajes sin papel,el que grita por salvar lo que parece insalvable,el que crea con sus manos aunque duelan de vacio y vida. Ya es hora,nuestra hora,ahora nos toca lo sublime como hace siglos,por eso espero nuevamente el verano que te trajo con tu boca llena de flores.La mesa esta servida y yo aun te espero,la direccion sigue siendo la misma,mi puerta tiene tu nombre.   Luciano B.
Carta 3.
Autor: Luciano Buzeki  489 Lecturas
+
<< Inicio < Ant. 1 [2] Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales18726
Textos Publicados64
Total de Comentarios recibidos39
Visitas al perfil11703
Amigos35

Seguidores

2 Seguidores
Oscar Ruano
Vicente Fernández-Cortés
  

Amigos

35 amigo(s)
Mía Luna
GRACIELA BRASCA
Araceli Valverde
Ana Belen Codd
melvin
Bárbara Castillo
Julieta Torres
gabriela baca
Carolina A.
Adri'Pirela
Milagros
nora
Adriana
julieta fernandez
Lorena Mallarino
Silvana Soledad
Dayana
Poema
alita
Paz
sharon desiree
Emme
haydee
Carol Love
Julieta
natalia
Miriam
Serena-SilviaMonica Alfano
margui32
Gustavo Adolfo Baracaldo Valero
Dulce
elbi beatríz
Andica
alma
Enrique Dintrans A:
 
 
buko

Información de Contacto

Argentina
Y cuando tu mente este distraida
no dejes que te atrape
la común sensación de felicidad
que carcomio a falsos talentos.
Recorre viejos bares
donde locos y malditos dejaron sus pieles.
kafka_96@hotmail.com

Amigos

Las conexiones de buko

  Mía Luna
  propuestas
  Ari
  belen mallorca
  melvin enrique
  Babi Castillo
  Isadora Tor
  gabriela.b
  Carolinaa93
  Isabela14
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 Próx. > Fin >>